LABIOS COMPARTIDOS

LABIOS COMPARTIDOS

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

12 May 2016, 12:51 #1

Hola a todos!!! :holas: :holas:

Pues como al final parece que el experimento de mi primer fic salió bien, e incomprensiblemente para mí, parece que hay gente a la que le ha gustado (Aprovecho para agradecer a todos los que habéis leído y comentado :hug: ). Pues he dicho... Ala! A ver si te atreves con otro monina.. y oye, que me atreví jjj. Así que aquí os lo traigo para que vosotros lo juzguéis. :silba: :silba:

Vamos allá!

TÍTULO: Labios Compartidos

AUTORA: saphi.rott

PAIRING: Jensen/Jared

RAITING: NC - 17

ESTADO: Terminado

BETA: Pilar

RESUMEN: No me gusta a mi mucho lo de los resúmenes. Así por encima, Supernatural terminó y los chicos llevan casi cinco años sin verse. Tienen sus familias, viven en distintos estados. Motivos de trabajo les reúnen desencadenando recuerdos pasados y un cambio en sus vidas...

Y hasta ahí puedo leer que decía Mayra ;)


Pues ala..., ya está todo dicho. Vamos con el primero que se puede considerar más como un prólogo.


LABIOS COMPARTIDOS

Capítulo 1


Jensen suspiró aliviado cuando por fin se encontró frente a la puerta de casa. Llevaba casi un mes de duro rodaje en Nueva York para una película de acción e intriga en la que interpretaba a un perseverante abogado empeñado en defender a toda costa la inocencia de su cliente acusado de unos asesinatos no cometidos. El rodaje había sido largo pero todos estaban muy satisfechos con los resultados y él, contaba con que sería un impulso importante en su carrera cinematográfica.

Una vez en el interior, se sorprendió del silencio que allí reinaba. Por la hora que era ya debería haber gente en casa, al menos JJ que ya habría salido del colegio. Dio un breve paseo por la casa echando un vistazo distraído, esperando encontrarse a su pequeña entretenida en algún rincón, aunque era absurdo, tampoco había rastro de la niñera. Quizás estuvieran dando un paseo. Lo de Dan ya era de esperar, últimamente parecía parar poco por casa.

Cansado y obviamente solo, se dejó caer sobre el sillón de la sala frotándose distraídamente el puente de la nariz, después de haber dejado las llaves y el móvil sobre la mesa. Al cabo de un momento y sin darse cuenta, estaba dormido, por eso se sobresaltó al sentir el ruido de bolsas y paquetes soltados sin cuidado sobre la mesa a su espalda. Se giró medio adormilado buscando la fuente del sonido, encontrándose de frente con Danneel que le miraba con gesto serio mientras se despojaba de los guantes y el abrigo.

- Por fin es que apareces... – Jensen cerró los ojos por un segundo mientras daba un pequeño suspiro. Acababa de llegar a casa y ya iban a discutir. Estaba confundido, no sabía cómo ni de qué manera habían llegado hasta allí, pero últimamente era lo único que hacían.

- Cielo, estoy cansado, acabo de llegar. Por favor, no discutamos, vale? – dijo en tono conciliador y con una mirada suplicante hacia su esposa que permanecía erguida, con una mano apoyada en el respaldo de una de las sillas y que seguía mirándole de forma seria. Jensen se acercó a ella cubriendo con su mano la que ella tenía sobre la silla en un intento cariñoso de reconciliación, pero ella se retiró nada mas sentir su contacto, alejándose varios pasos de él, que la miró ahora confuso.

- Estoy harta Jensen…, harta de estar aquí sola esperando el día que quieras venir… – Danneel elevaba cada vez un poco más el tono. Jensen permanecía quieto, sin saber muy bien de que iba todo aquello. – Qué estás diciendo? estaba trabajando Dan, y he venido cada vez que he tenido un momento libre – contestó todo lo calmado que pudo, no quería que aquella discusión avanzara a más. Ella se limitó a soltar un resoplido incrédulo a la vez que se cruzaba de brazos con desdén.

- Crees que yo no echo de menos estar en casa contigo y con JJ?. Yo os quiero! Joder! Tú sabes como es este trabajo.. – ahora era él el que estaba empezando a subir el tono. Ella había sido actriz, de acuerdo que lo dejo tiempo después de nacer la niña, pero él no le había pedido que lo hiciera, fue su decisión. No tenía derecho a reclamarle estar sola en casa mientras él trabajaba. Qué quería? Qué lo dejara?

- Me da igual Jensen, ya no me valen tus justificaciones. Yo ya no quiero esto, estar en casa sola por meses.. – Jensen la miraba atónito, una inquietante idea cruzó su mente despertando una ligera sensación de pánico. – Dan, qué ocurre? de qué va todo esto? Donde está la niña?

La mujer bajó la mirada aparentemente nerviosa, dejando escapar un suspiro, para luego volver a levantarla con determinación enfrentándose a los ojos verdes de su esposo que la miraban inquisitivos y temerosos. – JJ está con mis padres, lleva allí una semana. He estado hablando con un abogado, está preparando la demanda de divorcio, en cuanto los papeles estén listos te los hará llegar. Te rogaría que los firmaras y acabáramos con todo esto de una vez. – Su voz llegaba a los oídos de Jensen como un eco, seco y duro, haciendo que algo en su interior se quebrara.

- Dan... Qué estás diciendo? Cariño… Por favor... Esto tenemos que hablarlo... – ese justo momento es el que escogió su móvil para empezar a sonar, Jensen se acercó mecánicamente a mirar quién era ganándose una nueva mirada furiosa de su mujer, al darse cuenta, rechazó la llamada sin mirar el remitente. – Dan.., lo siento. Hablemos...

- No hay nada de qué hablar. Tú tienes tu carrera y yo, yo quiero otras cosas... – Jensen enarcó una ceja ante las últimas palabras de su mujer. – Estás con alguien? – preguntó.
- No tienes derecho a reclamarme – gritó ofendida.
- Cómo que no? Yo no te engaño con nadie – Jensen estaba ahora furioso. Furioso y dolido.
- No voy a discutir más contigo, ni me voy a justificar ante ti. Eres el padre de mi hija y te quiero por eso, pero ya no quiero compartir mi vida contigo y no hay más.

Toda la rabia de Jensen se transformó en dolor, dolor por haber perdido su familia sin saber cómo. Sentía un malestar creciente por momentos en su cabeza, miraba incrédulo a Danneel sin saber siquiera que decir. Ella le sostenía la mirada en un tono arrogante pero también reflejando lástima. Cómo se atrevía a mirarle con lastima? El sonido del teléfono hizo de nuevo aparición rompiendo aquel duelo de miradas. Danneel aprovechó para coger sus cosas y empezar a salir de la sala.

- Será Eric..., lleva días llamando. – Comentó mientras salía – Y Jensen..., preferiría que te quedaras en un hotel... – cuando las palabras llegaron a su aturdido cerebro, se encontraba de nuevo solo en el salón. Cogió las llaves y el móvil sin mirarlo siquiera y se encaminó a la puerta recogiendo por el camino la misma maleta con la que había llegado hacia tan solo unas horas. Media hora después estaba en la recepción del Westin Austin esperando a que le dieran la llave de su habitación.

Se dejó caer pesadamente sobre la cama extraña, estaba más que acostumbrado a pasar largas estancias en hoteles y caravanas, pero en esta ocasión se le hizo realmente extraña, quizás por saber que probablemente ya no volvería a ocupar la propia. Cerró los ojos cansado, intentando analizar todo lo acontecido. El quería a Danneel, si bien, no era el amor que había sentido por ella en un principio, este se había transformado en cariño, además le había dado una hija preciosa, solo por eso, no podía dejar de quererla. Quizás no debía haberse casado con ella, quizás si todo hubiera sido de otra manera...

- Estas divagando Jensen, aquello acabó – una lagrima corría ahora por su mejilla – querías una familia y la tienes aunque ahora la has perdido. Estúpido cretino...- Se giró sobre la cama abrazando sus rodillas, intentando hacerse tan pequeño como ahora mismo se sentía. El maldito ruido del teléfono le trajo de nuevo de vuelta cuando ya casi había conseguido dormirse y olvidar todo por un rato.

Alargó el brazo con desgana para cogerlo de la mesilla de noche y sin ni siquiera mirar, descolgó llevándose el auricular a la oreja. – Jensen? – una voz masculina e interrogante le llegó desde el otro lado de la línea. – Si.. – dijo como única respuesta. Le sonaba la voz pero no era capaz de ubicarla en aquel momento. – Jensen tío! Por fin! Soy Eric..- la voz sonaba jovial y algo hiperactiva. Recordó las palabras de Danneel – Eric ha estado llamando toda la semana.

- Eric… Cuanto tiempo… – estaba sorprendido, hacía casi cinco años que no sabía de él, desde que Supernatural acabó.
- Si, lo siento... No hemos tenido mucho contacto. Cómo te va? Suenas preocupado.. – preguntó con un sincero interés.
- No..., nada, estoy bien. Solo estoy cansado, acabo de llegar de Nueva York – tampoco iba a ponerse a dar explicaciones.
- Oh, sí.. He visto lo de tu última peli. Tiene buena pinta, espero que os vaya bien en la taquilla. Oye, no quiero parecer pesado, solo llamaba para proponerte algo.
- Tú dirás.. – dijo mientras se sentaba al borde de la cama escuchando con curiosidad.
- Mira, se cumplen cinco años del fin de la serie y aún el fandom es muy activo gracias a las reposiciones y demás. La cadena ha propuesto hacer una convención dentro de dos meses, con una gran fiesta homenaje. Querríamos que estuvierais todos y bueno, yo solo quería preguntarte si estarías interesado.

Jensen quedó pensativo durante un momento, mordiendo distraídamente su labio inferior. Al otro lado de la línea, Eric esperaba pacientemente la respuesta. – Va a ir Jared? – preguntó en un susurro. – Le llamamos hace un par de días..., dice que solo va si tú también lo haces. – Una sonrisa asomó al rostro de Jensen que lamió con su lengua la marca de sus dientes en el labio, que al parecer había apretado demasiado mientras esperaba la respuesta de su amigo. – Esta bien… ponte en contacto con mi agente para cuadrar las fechas, vale? Tengo algunas cosas pendientes..

- Genial! Muchas gracias, sin vosotros no serían igual. Llamaré a Jared. Otra cosa..., tengo un proyecto para vosotros, todavía estoy ultimando detalles pero lo tendré listo para la convención. Ve pensando en ello... Nos vemos! – Prácticamente no le dio tiempo ni de decir adiós, el siempre acelerado productor colgó sin que pudiera preguntarle que era ese proyecto. En fin… ya se enteraría.

Pensó en Jared, había pasado mucho tiempo desde la última vez que se vieron. Su amigo se había mudado a Los Ángeles hacía ya casi tres años, aunque mantuvieron un contacto constante durante mucho tiempo, al final, se había quedado limitado a felicitaciones navideñas y alguna llamada por los cumpleaños, sobre todo el de los niños.

Lo echaba de menos, habían compartido muchas cosas, más de las que el mismo hubiera podido pensar alguna vez. Era una pena, otra cosa para recriminarse hoy por si no tuviera ya bastante. Pensó en llamarle, pero le dio vergüenza, no habían hablado en meses y no le iba a llamar ahora para contarle sus problemas, no era justo. Se verían pronto, a lo mejor entonces.

Los siguientes dos meses fueron un agobio para Jensen, se los paso entre trabajo, hoteles y citas de abogados intentando solucionar los acuerdos del divorcio. Al principio intentó por varias veces hablar con Danneel, intentar convencerla de que podían arreglar las cosas y volver a ser una familia, pero ella no dio su brazo a torcer, es más, había recrudecido sus demandas hasta unos términos que ya no le parecían razonables.

Trataba por todos los medios de que todo esto no saliera a la luz, solo le faltaba el acoso de los medios de comunicación y más con el estreno inminente de la película, pero no creía que pudiera mantenerlo oculto durante mucho tiempo. Pensaba en todo esto mientras hacía las maletas una vez más, ya era todo un experto, en unas horas tomaría el vuelo rumbo a Vancouver y a aquella convención. Ahora tenía dudas sobre si había hecho bien aceptando.

------------------------------------------------

En Los Ángeles, Jared también preparaba las maletas. Con su carácter siempre jovial, se encontraba animado por el viaje a pesar de las consecuencias que había traído en su vida familiar. Gen y él habían pasado por un bache importante en su relación, con esfuerzo por parte de ambos y con algo de terapia de pareja, todo parecía haber vuelto a su cauce, aunque él sentía que en el fondo, todo seguía aún solo cogido por pinzas.

Cuando le comentó ilusionado la propuesta de la convención nunca esperó que su mujer se lo tomara tan mal. – Solo van a ser tres días, cuatro con el viaje. Será genial volver a ver a todo el mundo – dijo con una emoción sincera en su voz. Ella no dijo nada, se mantuvo con expresión sombría mientras acomodaba unos montones de ropa en el armario. El se acercó por detrás rodeando su cintura y besando su cuello con suavidad. – No te enfades, por favor.., por qué no te parece bien? – preguntó con voz baja.

- No entiendo a que viene esto ahora. Ya han pasado cinco años desde que acabó la serie. Deberías promocionar tus últimos trabajos y olvidarte de esa serie, no te conviene tal como va ahora tu carrera que los productores recuerden que hiciste trabajos así.
Jared se separó mirando a su mujer asombrado. – De que estás hablando? Supernatural es la serie que me llevó a la fama, por la que estoy ahora aquí. Nunca podría renegar de ella, es más, estoy orgulloso de haber formado parte de ella. Y lo siento si a algún productor le parece mal, esto es lo que soy. - La morena le miró con desdén mientras seguía ordenando la ropa. – Va a ir Jensen?
- Claro que va a ir Jensen, qué tiene que ver eso? – la morena soltó un bufido molesto mientras cerraba un cajón de golpe para después salir de la habitación sin decir ni una palabra más mientras él seguía confuso en la habitación. Su mujer estuvo dos días sin hablarle aunque él había decidido no ceder a esos arrebatos infantiles a los que ella era últimamente tan dada.

Después de dos meses el tema había quedado aparcado y parecía que hasta olvidado, todo hasta que se dispuso a preparar la maleta, cuando el gesto de su mujer se tornó de nuevo sombrío. – Qué te pasa?, no vamos a discutir otra vez por esto verdad? – preguntó con tono cansado. Ella permaneció callada pero finalmente se acercó a la cama donde toda la ropa estaba preparada ayudándole a acomodarla en la maleta. Jared la rodeó con sus brazos mientras depositaba un beso entre su pelo. – Gracias.. – Susurro – no quiero que estemos enfadados... – ella se dejó abrazar durante un rato para después deshacer aquel abrazo y continuar con la maleta. Jared salía hacia el aeropuerto un par de horas después.

Tras tres horas más de vuelo aterrizaba en el aeropuerto de Vancouver. Un montón de recuerdos le asaltaron de repente. Había pasado una parte muy importante de su vida allí y la nostalgia le llegó sin avisar entristeciendo un poco su semblante. Después de recoger la maleta se encaminó a la salida donde se suponía que le estaría esperando alguien para recogerle. Lo que no esperaba era encontrarse con Jensen.

Su amigo estaba de pie junto a un hombre uniformado que portaba un cartel con su nombre. Cuando sus ojos se encontraron una amplia sonrisa asomó al rostro del mayor. Jared le devolvió el gesto acelerando el paso con los brazos abiertos. La felicidad invadió su cuerpo solo con ver a su amigo dándose cuenta de cuánto lo había echado de menos.

Los dos se fundieron en un fuerte y sincero abrazo, emocionados y felices por el reencuentro. Por la mente de Jensen pasaron fugaces imágenes de otro abrazo, uno mucho tiempo antes, uno que al recordarlo hoy, le hizo separarse azorado de su amigo, dando gracias a quien fuera que estuviera ahí arriba porque Jared no pareció notarlo.



Bueno, espero que os haya gustado. Se agradece la lectura y los comentarios que siempre son bienvenidos
:hug: :hug: :holas:
Reply
Like

Mdb
Human
Mdb
Human
Joined: 10 Mar 2015, 14:43

15 May 2016, 22:31 #2

Bien, la cosa parece que promete, sigue con ello!!
:vueltasss:
Reply
Like

pilar
Vampire
pilar
Vampire
Joined: 31 Aug 2009, 12:37

16 May 2016, 23:20 #3

Ole! uno más, me alegro que te hayas animado. Los J2 separados... que habrá pasado. No me gustan nada sus respectivas mujeres :enf:
Reply
Like

Gloria84
Human
Joined: 25 May 2015, 22:32

19 May 2016, 00:39 #4

Aquí estamos otra vez!! :yuju: :yuju:

Comienzo intenso con esa pelea de jensen y danneel. Y por otro lado tenemos a los otros dos discutiendo también... Todos sabemos a donde lleva eso jajajaja
3 días los J's juntos, y después de cinco años sin verse... Menuda bomba :vueltasss: :vueltasss:

Actualiza pronto porfis!! :luv:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

20 May 2016, 19:18 #5

Hola!!! Allá vamos de nuevo. Primero decir, que el otro día me olvidé, que este fic esta dedicado a mis niñas, Pilar y Gloria, que siempre me apoyan aunque sea en beneficio propio :parte: .
Os quiero chicas :wub: :hug: :wub:

Como ya está terminado y parece que ahora tengo un poquito más de tiempo porque les he escondido el látigo a las brujas. Voy a intentar actualizar cada dos días, así no os olvidéis de uno a otro.

Muchas gracias por leer y por vuestros comentarios. Animaros jj, siempre es gratificante.

Os dejo el segundo. Espero que os guste



Capítulo 2

- Cómo estas tío? – la voz de Jared sonaba emocionada mientras caminaban siguiendo al chofer a través de los largos pasillos del aeropuerto. Con una mano tiraba de la maleta con ruedas que llevaba mientras que con su brazo libre, rodeaba los hombros de su amigo, dando pequeños tirones de él, que hacían trastabillar al rubio que se dejaba hacer divertido, aunque empezaba a temer que en una de esas acabaría de bruces en el suelo.

- Anda, suelta! – contestó entre risas revolviéndose y consiguiendo al fin deshacerse del abrazo de oso al que estaba sometido. – Cinco minutos contigo y ya vas a hacer que me mate... Estoy bien, no me ves? – dijo con sorna y poniendo pose de foto, haciendo reír al castaño que le miró exagerando un gesto de asombro y admiración – Estas divino! Asombroso! Me muero!... ya verás las fans cuando te vean.

Los dos estallaron de nuevo en carcajadas después de que Jensen le diera un empujón con un falso gesto ofendido. Jared se limpiaba las lágrimas provocadas por la risa mientras subían al enorme todo terreno negro que la productora había puesto a su disposición. – Dios! Como echaba de menos esto... – comentó aún entre risas, limpiándose la cara algo enrojecida por el esfuerzo de reír y en la que hacían acto de presencia aquellos característicos hoyuelos producto de una sonrisa que deslumbraba, por lo menos a los ojos de Jensen. El rubio le dio la razón con una sonrisa algo melancólica.

- Si, yo también lo echaba de menos... – los expresivos ojos verdes del mayor viajaron erráticos por el rostro del menor hasta encontrarse con los grises de su amigo donde parecieron perderse. Los ojos de Jared se tornaron dudosos, su gesto interrogante. Jensen avergonzado desvió su mirada hacía la ventanilla mientras sentía los ojos de su amigo aún puestos en él. Durante unos minutos, mientras el coche avanzaba por las transcurridas calles de la ciudad, se instauró un silencio incomodo.

Jensen se sentía estúpido. Estúpido porque se estaba dejando llevar por recuerdos que ya estaban enterrados, si, enterrados por mutuo acuerdo. Tiempos pasados que no iban a volver porque lo habían decidido así. – Sabía que no tenía que haber venido. No ahora que no estoy bien – Estaba en un momento vulnerable y lo sabía, le apenaba no ser capaz de llevar todo aquello y de algún modo comprometer a Jared, de ninguna manera podía hacer eso. No tenía derecho.

- Estas bien Jen? – escuchó la voz preocupada de su amigo. Cerró los ojos un instante recomponiéndose del escalofrió que había recorrido su espalda al oírle usar ese diminutivo para llamarle. Suspirando se giró de nuevo hacia él forzando una sonrisa que pretendía ser despreocupada pero que estaba seguro de que no engañaría a Jared, la persona que mejor le había conocido nunca.

- Solo estoy cansado y algo emocionado, hacía mucho que no estaba aquí, no pensaba que lo echaba tanto de menos. – Jared sonrió pacífico, bajando un poco la cabeza y haciendo que el flequillo cayera descuidado sobre su frente. – Si, tienes razón. A mí me pasó al llegar al aeropuerto. De verdad estas bien?.., Dan, la niña?...

Jensen se revolvió incomodo en el asiento apartando la mirada de los interrogantes ojos de su amigo que le seguía mirando preocupado. – Ya sé que llevamos tiempo sin vernos, pero creía que seguíamos siendo capaces de contarnos todo. – El mayor se sonrojó antes las palabras de su amigo fijando la mirada en el móvil que giraba distraídamente en sus manos evitando mirarle. – Si, lo hacemos.., lo haré. Déjame solo que me acostumbre un poco a estar aquí. Tomaremos algo, vale?

Esperaba sinceramente aplacar la curiosidad de su amigo y ganar tiempo. Estaba seguro de que le vendría bien hablar con él, pero le daba vergüenza admitir el fracaso en el que se había convertido ahora su vida y tenía esperanzas de que con el lio de la fiesta y las actividades de la convención poder eludir aquella conversación. Jared asintió con la cabeza. – Ok, tomaremos algo...

Pocos minutos después llegaban a la puerta del hotel, pequeños grupos de fans se agolpaban ya en los alrededores bajo la atenta mirada de los equipos de seguridad privada contratados por la productora. Los dos se miraron sonrientes. – Listo? – preguntó Jared. El rubio asintió divertido. – Vamos allá! – Ambos salieron del coche y tras una mirada cómplice se dirigieron a las vallas donde se agolpaba la gente a pesar de que la clara intención del equipo de seguridad era de que entraran directamente al hotel.

Durante un rato, firmaron autógrafos, se hicieron fotos y hablaron con aquella gente a la que agradecían sinceramente que después de los años siguieran siendo fieles a la serie y a ellos. Cuando entraron por fin en el hotel los dos se sentían felices y satisfechos. Una de las azafatas les guió hasta uno de los salones donde ya estaban reunidos casi todos los que habían formado aquella gran familia durante tanto tiempo.

Abrazos, sonrisas, comentarios de entonces, preguntas de ahora. Todos intentando ponerse al día con los demás hasta que Eric y el presidente de la cadena interrumpieron las conversaciones con un breve discurso de bienvenida y anunciando cual sería el programa para el fin de semana. Tras eso el productor les buscó apartándolos de los demás.

- Chicos! Qué alegría veros! – saludó primero con un efusivo y sincero abrazo a cada uno que correspondieron de la misma manera. – Mañana quiero una reunión con vosotros dos. No aceptaré un no por respuesta – dijo sonriente – tengo un proyecto que no podréis rechazar.

Los dos se miraron divertidos, el productor seguía como recordaban, con aquel carácter espídico e hiperactivo, casi parecía contenerse de dar pequeños saltitos mientras hablaba con ellos. – Pretendes cogernos borrachos después de la fiesta? – preguntó con sorna Jensen. – Esa es la idea! – contestó el otro de forma pícara, dando sendos golpes en los brazos de los chicos para despedirse. – Mañana!, a las 12!.. – les dijo ya de espaldas mientras se alejaba buscando a otros.

Al cabo de un rato todo el mundo se retiró, la gente estaba cansada, casi todos habían viajado desde lejos y la fiesta organizada por la cadena para la noche, se presagiaba larga. Era mejor dedicar aquellas horas a descansar un rato. Jensen y Jared se despidieron en la puerta de sus habitaciones que eran contiguas. – Te veo luego.. – Claro..

Jared se dejó caer sobre la cama cansado. El viaje no había sido tan largo pero la alegría de encontrarse con todo el mundo y la nostalgia que en algunos momentos le había asaltado estaban haciendo mella en él. Y luego estaba Jensen..., la emoción que sintió al verlo allí de pie en el aeropuerto le había sorprendido. Estaba confuso, realmente él consideraba todo aquello superado, hacía mucho tiempo que ni siquiera pensaba en ello, pero después de sentir la mirada de su amigo en el coche, una sombra de duda le asaltaba.

Desechó la idea que de seguro solo era producto de haber estado reproduciendo situaciones del pasado durante todo el día. Tenían a sus familias y eran felices, ellos eran amigos y no les unía más que eso, no podía ser de otra manera. Cerró los ojos intentando descansar un rato.

............. 6 años antes ..............

- Qué ocurre Jay? – Jensen preguntó preocupado al ver el gesto triste de su amigo, sentándose a su lado en el enorme sofá que presidía el salón de la casa que ambos compartían desde hacía tiempo. Jared permanecía con la cabeza gacha, las piernas recogidas sobre el asiento. El rubio acarició su muslo en un gesto que intentaba tranquilizarlo y hacerle saber que estaba allí. – Qué pasa?.

- Nada..., solo pensaba.. – susurró aún sin mirarle. – Ehh.. – dijo el rubio a la vez que empujaba su barbilla para hacer que le mirara. Despacio, inclinó su cabeza hacia la del castaño depositando un tierno beso al que el otro no respondió. Lo intentó de nuevo obteniendo la misma respuesta. – Jay?.. – sus inquisitivos ojos verdes buscaban los del otro que seguía evitándole. Cuando intento llevar la palma de la mano a su rostro el castaño se levantó bruscamente dejándole aún sentado y sorprendido.

Jared comenzó a caminar de un lado a otro de la sala visiblemente nervioso, frotando sus manos hasta que opto por meterlas en los bolsillos de la sudadera que vestía. Jensen le seguía con la mirada que era una mezcla de sorpresa y preocupación. – Tenemos que acabar con esto – dijo al fin con voz baja y entrecortada.
- De qué estás hablando? – Jensen sonaba incrédulo, pero sentía como pequeñas oleadas de pánico recorrían su espalda, sabiendo sin querer hacerlo, de que hablaba su amigo.

- De todo esto.. – hizo un gesto con la mano abarcando el espacio entre ellos. – De nosotros, de lo nuestro. – Todo su cuerpo estaba tenso, Jensen podía percatarse de su mandíbula apretada, al igual que los finos labios, cerrados hasta casi ponerse blancos de la presión. Los grises ojos parecían fríos, fijos en la mesita frente al sofá sin querer mirarle.
- He hecho algo? Te he molestado con algo? Jared, no entiendo nada. – No quería que su voz temblara, pero no estaba teniendo ningún éxito. Jared exhaló un suspiro cansado negando con la cabeza. – Entonces? – Jensen aún permanecía en el sofá, quería levantarse, zarandear al castaño, exigirle que le contara que es lo que pasaba, pero sentía que si lo hacía, sus piernas no le sostendrían, solo era capaz de esperar reconcomiéndose por dentro.

Jared caminó despacio hasta sentarse de nuevo junto a su compañero, recostándose contra el respaldo y cerrando los ojos. Jensen estaba empezando a cansarse del silencio y de que no le mirara, sentía como el miedo del principio comenzaba a transformarse en ira. En ese momento Jared se decidió a hablar.

- Crees que podríamos seguir con esto durante mucho tiempo? – Jensen volvió a sorprenderse con la pregunta.
- No lo sé, de momento estamos no? – Contestó molesto – Hasta lo que yo creía estábamos bien. No me puse una fecha, que quieres que te diga.. – Jared suspiró de nuevo.
- Jen, con nuestras carreras no es algo que nos podamos permitir. Si todo esto se supiera todo se arruinará.
- Pero que estás diciendo? Todo esto ya lo sabíamos, decidimos mantenerlo así y ver hasta donde llegábamos. – el tono de Jensen iba subiendo por momentos, indignado ante la nueva actitud de su amigo.
- A lo mejor no lo pensé tanto como debía.. – dijo, ahora sí, mirando al rubio con una expresión triste. Jensen se quedó boquiabierto, sin saber que decir, quería golpearlo, golpearlo para devolverle el daño que le estaba haciendo.

- No quieres tener hijos Jen? – Jensen bufó, aquello se estaba volviendo tan absurdo que podría echarse a reír si no fuera porque no le hacía ni puta gracia.
- No lo sé.., no lo había pensado. Supongo que sí. Pero esto es absurdo Jared, no me pongas como excusas cosas que podríamos solucionar en su momento. Podríamos adoptar si viniera al caso.
- Yo quiero mis propios hijos.., y seguro que tú también los querrás.. – la voz de Jared sonaba ahora cansada. Jensen cerró los ojos frotando el puente de su nariz con gesto abatido.
- No me hagas esto...

Jared se levantó despacio acercándose a su compañero. En un gesto lento llevó su mano a la cabeza del rubio deslizándola hasta su nuca que acarició con cariño. Se inclino sobre él y depositó un beso entre su pelo.
- Solo piénsalo..., lo siento... – susurró en un tono bajo y triste, alejándose después y dejando a un Jensen confundido y dolido en el sofá.

................Ahora......................

Jared despertó sobresaltado con el sonido del teléfono, la imagen de Jensen ocupaba la pantalla creando cierta confusión en su mente que aún permanecía imbuida en los recuerdos que el sueño le había traído. Un sentimiento de culpa aún le envolvía haciéndole contestar con voz temerosa. – Diga?
- Eh tío!. Soy yo. Estás listo? – Al otro lado de la línea se mantenía el silencio – No me digas que estas durmiendo. Nos esperan en veinte minutos – la voz de su amigo sonaba jovial y divertida, devolviéndole al presente, ese en el que les esperaban para una fiesta, ese tan lejano de donde su mente se había alojado las últimas horas.
- Si, lo siento. Me dormí... Dame un momento, vale?. Me esperas? – pidió mientras se levantaba camino del baño para darse una ducha.
- Claro, dame un toque cuando estés. No tardes... – se despidió en el mismo tono divertido.

Jared no tardo más de diez minutos en ducharse y otros tantos en ajustarse el smoking requerido para la ocasión, trataba de ajustarse la pajarita cuando le sobresaltaron unos golpes en la puerta, con dos zancadas de sus largas piernas estaba frente a ella abriéndola y dirigiéndose de nuevo al espejo para continuar su lucha con aquel endiablado accesorio, sin mirar siquiera quien era.

- Luces muy bien. El smoking siempre te quedó genial. – la grave voz de su amigo llegó desde su espalda y un segundo después pudo verlo en el reflejo del pulido cristal. No pudo más que tragar en seco ante la imagen. Jensen con su impecable smoking negro, con algo de brillo en la solapa, el cuello de su camisa perfectamente ajustado, su sonrisa resaltando blanca y perfecta como siempre provocando aquellas pequeñas arrugas alrededor de sus verdes y brillantes ojos.

- Gracias.., tú también luces muy bien – contestó tímidamente mientras seguía en su lucha, la cual iba cada vez peor ya que ahora se veía agravada por el temblor de sus manos.
- Necesitas ayuda? – preguntó el rubio con sorna. Jared dejó caer los brazos a los lados rindiéndose a la vez que exhalaba un fuerte suspiro.
- Por favor... – susurro avergonzado girándose hasta encontrarse frente a su amigo.

Jensen le levantó el cuello de la camisa, sacando el lazo para luego volver a colocarlo correctamente. Sus dedos se deslizaron agiles y seguros bajo la atenta mirada de sus ojos verdes. Jared le observaba en silencio, su mente de nuevo perdida por un segundo, regresando cuando sintió las palmas de su amigo dando pequeños golpes sobre su pecho.

- Listo! – afirmó el rubio mientras aún le repasaba las solapas entre sus dedos.
- Listo.. – confirmó él. – Nos esperan en una fiesta....



Pues ya está..., veremos que se cuece en la fiesta jj. Nos vemos!!! :holas: :holas:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

22 May 2016, 17:31 #6

Bueno, lo prometido es deuda jj. Aquí estoy de nuevo con el tercer capítulo de esta historia. La cosa se va complicando :silba: :silba:

Si podéis y os acordáis dejadme un comentario, por saber si os va gustando. Insegura que es una jjj.

De todas formas, gracias a todos por leer :hug:




Capítulo 3

El salón estaba abarrotado de gente. Todo el mundo se movía de un lado a otro conversando entre ellos, disfrutando de la amplia variedad de bebidas que un numeroso grupo de camareros dispensaba diligentemente. Los laterales estaban ocupados por enormes mesas rectangulares llenos de canapés y viandas de distintos tipos, todo de gran calidad. Desde luego la productora no había escatimado en gastos.

Cuando ellos llegaron, toda la actividad pareció cesar, haciéndoles sentir algo avergonzados. La gente aplaudió su entrada y después de un rato de abrazos y saludos, cada cual volvió a su lugar. Al poco estaban de nuevo separados, reclamados por unos y por otros, imbuidos en distintas conversaciones, bromas y hasta algún discurso.

- Mira tú a quien tenemos por aquí! – oyó exclamar Jensen a su espalda a la vez que unas manos se sujetaban con firmeza a sus hombros. Se giró sorprendido enarbolando una amplia sonrisa al encontrarse con los alegres e intensos ojos azules de Misha que le apretaba ahora en un fuerte y cariñoso abrazo.
- Misha! Tío, cuánto tiempo. Te ves genial – los ojos de Jensen se iluminaron ante la presencia de su amigo, mientras su mano apretaba afectuosamente el hombro del moreno.

- Gracias! Tú tampoco estás mal. Un poco más viejo, no? – picó el moreno. Los dos rieron por el comentario, aceptado sin más por Jensen. – Oye, estamos todos por allá – comentó señalando un lugar al fondo de la sala con algunos sofás en forma de U, donde había pequeños grupos reunidos. – Por qué no venís tú y Jared?, por cierto, dónde está el gigante? Yo personalmente ya estoy harto de exhibirme – dijo con gesto de suficiencia provocando otra sonrisa en el rubio.

- Pues sí. Será genial!. Jared andaba por ahí – comentó a la vez que alzaba la cabeza echando un vistazo por la sala – Allí! – exclamó señalando con el dedo hacia la entrada del salón. – Voy por él, te veo ahora – se despidió mientras caminaba hacía su amigo sorteando a la gente, no pudiendo evitar ser entretenido de vez en cuando por alguien que quería saludarlo o comentarle algo. De forma amable se fue deshaciendo de cada uno de ellos.

Jared estaba de espaldas a él, haciendo un grupo con otras cinco personas que charlaban animadamente, aunque parecía que el simplemente se mantenía escuchando cortésmente. Llamó su atención apoyando la palma de la mano entre sus omoplatos y ejerciendo una leve presión. – Hey, cómo va? – preguntó cuando este se giró a mirarle al igual que el resto del grupo.

Los ojos del castaño se iluminaron al verlo. – Jensen.., qué sorpresa – dijo con una sonrisa. El rubio le devolvió una igual a la vez que saludaba sin interés al resto del grupo. – Señores.., lo siento.., vengo a robarles un rato a mi amigo, tengo que comentarle algunas cosillas.. – dijo con gesto de disculpa a la vez que empujaba la espalda del castaño sacándole de allí.

- Gracias.. – Murmuró Jared haciendo sonreír al rubio – no sabía qué hacer para salir de ahí. Eso sí, me he enterado de los cotilleos más candentes del último mes – dijo riendo – Dónde me llevas?
- Los chicos están allí escondidos – señaló con la cabeza al fondo de la sala para indicar el sitio. – Será más divertido que entretener a toda esta gente.
- Desde luego! – dijo Jared riendo – Solo hace falta que seamos capaces de llegar – continuó, colocándose detrás del rubio con las manos apoyadas sobre sus hombros y empujándole levemente animándole a abrir camino para los dos.

Jensen sintió como el calor de aquellas manos se extendía por todo su cuerpo elevando también el color en sus mejillas. Agradeció enormemente la escasa iluminación de la sala. Al cabo de un momento distinguieron a Misha, haciéndoles señas hacía uno de los reservados. Con una sonrisa radiante se dirigieron allí. Alrededor de una mesa baja, con un surtido de bebidas que haría temblar a la mejor licorería de la ciudad, se encontraban Misha, Mark, Jeffrey, Jim, Rob y Richard.

Todos se levantaron saludándoles afectuosamente y ofreciéndoles después un sitio donde acomodarse y como no, una copa al gusto de cada uno. – Ya estamos toda la tropa! – exclamó Richard, causando risas en todo el grupo.

Las risas debieron de escucharse por todo el salón. Unos y otros bromeaban y se empujaban como críos de instituto. Los gestos eran felices y relajados, las lágrimas asomaban a los ojos divertidas, recordando situaciones pasadas y bromas hechas entre ellos. Jensen ya notaba dolor en las costillas del esfuerzo de reír y el resto parecía estar en las mismas condiciones. Las copas desfilaban por la mesa sin que nadie pareciera preocuparse por ello, aislados de todo lo que ocurriera a su alrededor la noche pasó sin que se dieran cuenta.

Poco a poco, unos y otros se fueron retirando prometiendo repetir la noche siguiente, había que aprovechar al máximo el fin de semana. Todos estuvieron de acuerdo con ello. Con paso vacilante y con una sonrisa algo alcoholizada ambos llegaron a la puerta de sus habitaciones.

Con la tarjeta electrónica en la mano Jared quedó inmóvil mirando a su compañero. - Te apetece una última? - Jensen dudó durante un momento con la mano en el picaporte de su puerta ya abierta. Algo en su cabeza le decía que no era una buena idea pero no fue capaz de decir que no.
- Ok. La última.. Pasa - dijo entrando en la habitación dejando la puerta abierta para que su amigo pasara. Jared mostró una sonrisa triunfal que el rubio no alcanzó a ver. Entró cerrando la puerta a su espalda encaminándose luego hasta uno de los sillones que había en la habitación.

Por el camino se despojó de la americana y deshizo el lazo de su pajarita para después desabrochar los dos primeros botones de su camisa con un gesto de alivio cuando sintió el aire rozando su piel. Jensen había ido directamente hasta el mini-bar enterrando su cabeza en el investigando que le podía ofrecer. - Bourbon? - preguntó asomando por encima de la puerta del mueble. - Perfecto.. - contestó el otro ya plenamente acomodado.

Jensen notó como le seguía con la mirada mientras se movía buscando unos vasos donde servir la bebida, sonrió triunfal al encontrar también algo de hielo. Cuando se encaminó de vuelta hasta donde estaba sentado su amigo, los ojos del alto se encontraron con los suyos, estaban algo empañados, seguramente efecto del alcohol y del sueño, pero aún así desprendían una intensidad que le hizo desviar la mirada. Jared sonrió de medio lado cuando lo notó.

Extendiendo el brazo le ofreció el vaso con la bebida, el otro alzó la mano para cogerlo rozando aparentemente de forma inocente los dedos del rubio que los retiró con prontitud mirándole confuso. A qué venía todo aquello?. Se sentó en el sillón frente a él, soltando el lazo de la pajarita, pero aún con la chaqueta puesta. Cruzando las piernas y adoptando una postura un tanto defensiva, tomo un largo trago de su bebida sin querer cruzar la mirada con el otro.

Jared no le apartaba la vista de encima, transcurrió un tiempo en el que ninguno de los dos dijo nada. Jensen empezaba a incomodarse como reflejaba el incesante balanceo de su pie. – Me vas a contar que es lo que te pasa? – La voz de Jared le sorprendió, haciéndole dar un pequeño respingo.
- No me pasa nada...
- No puedes mentirme Jen.., te conozco demasiado. Además, dijiste que me lo contarías- otra vez aquel diminutivo. Desearía que no lo utilizara, no se daba cuenta de lo que le provocaba?. Quizás sí, de hecho.., seguro que lo sabía. Por qué diablos le hacía esto?

- No hay nada que contar. – Dijo en un tono entre molesto y cansado – solo son algunos problemas... No importa, de verdad. – Jared se inclinó hacia delante apoyando los codos sobre las rodillas con el vaso aún entre sus manos, fijando la mirada aún más intensamente, si aquello fuera posible, en el rostro de su amigo.
- Solo problemas? Qué problemas? Cuéntamelo Jen.. – su voz era amable y con un sentido interés, pero Jensen se estaba crispando por momentos. No podía! No podía estarle haciendo sentir así cuando toda su vida se estaba yendo al traste. Suspiró cansado a la vez que se frotaba la cara con la mano.

- Danneel me ha pedido el divorcio... – dijo con tono derrotado – JJ lleva casi dos meses en casa de mis suegros, solo he podido verla un fin de semana en todo este tiempo – Jensen fijó la mirada en un cuadro de la pared en un intento de controlar las lagrimas que amenazaban por derramarse. Jared le miraba, sorprendido y preocupado por la noticia y por el estado en el que se encontraba su amigo.

- Jen.. Yo.., lo siento. No me lo esperaba. Como no me dijiste? Por qué no me llamaste?- preguntó en voz triste.
- No me digas Jen.., por favor.. – pidió cerrando los ojos lo que hizo que ahora sí, alguna lagrima escapara por sus mejillas. Jared agachó la mirada algo avergonzado dejándose caer de nuevo sobre el respaldo del sillón.
- Esta bien.., yo.. Lo siento, simplemente me sale. Cómo estas Jensen? – el rubio exhalo un suspiro encogiéndose de hombros con una sonrisa irónica.

- Y cómo quieres que este? Dime?.. Estoy cansado.., frustrado.., enfadado. Danneel me ha estado engañando y ahora quiere sacarme hasta el último centavo amenazándome con la custodia de mi hija. Mi vida se ha ido a la mierda Jared... y lo peor es que no sé qué es lo que he hecho mal – su voz era un gemido angustiado, ahogada por las lagrimas y la emoción que ahora le desbordaba una vez empezó a hablar. – No sé que voy a hacer, te juro que no lo sé..

Jared sintió como algo en su interior se rompía al ver la angustia de su amigo. Quería abrazarle, consolarle contra su pecho, pero sabía que aquello no sería una buena idea. No debería estar pensando en ello, qué era lo que estaba mal en su cabeza? Estaban así porque había sido su decisión, él forzó a Jensen a aceptar separarse, sabía que el rubio había aceptado por complacerle, no porque realmente estuviera de acuerdo con los motivos que le dio. Tragó saliva apartando estos pensamientos para centrarse de nuevo en su amigo.

Alargó la mano hasta alcanzar la rodilla del rubio apretándola afectuosamente. – Escúchame..., tú no tienes la culpa de nada. Eres un buen hombre Jensen..., todo se arreglará, yo voy a estar para ayudarte. Lo del divorcio se solucionará, Danneel entrará en razón ya veras, tendrás a tu niña. – Jensen apoyó su mano sobre la del castaño acariciándola distraídamente. Los húmedos ojos verdes le miraron agradecido – Ojalá tengas razón – dijo con un apenas amago de sonrisa aunque en su fuero interno no estaba nada convencido de aquello.

- Ya verás que si.. – Jared atrapo el pulgar de Jensen con el suyo propio parando así la caricia, haciéndole saber que estaba allí. – Todos tenemos problemas en algún momento Jensen. Yo.., yo tampoco estoy muy bien con Gen.. – contó en un susurro haciendo que los ojos del rubio se fijaran ahora en él y no en sus manos.

Jared sonrió nervioso. – Si..Ahora.., ahora estamos mejor.., creo.. Fuimos a terapia, sabes? – dijo tímidamente. – Nos.., nos vino bien. Hablamos y eso.. – el castaño sentía como el calor subía por sus mejillas bajo la atenta mirada de Jensen que le estudiaba detenidamente.
- Menudos dos estamos hechos.. – dijo bufando con sorna mientras una risa algo histérica salía de sus labios. Jared le siguió en la risa Estuvieron así un rato hasta que noto el verde pozo de los ojos de su amigo de nuevo fijos en el. Parecía dudar, si algo conocía a Jensen sabía que su amigo quería preguntar algo y no se atrevía.

- Qué? – preguntó animándole a seguir. Jensen permaneció en silencio. Un gesto melancólico se instaló en su cara y en sus ojos mientras mordía pensativo su labio inferior. Finalmente alzo la mirada fijando los ojos en los suyos.
- Crees que hicimos bien? – pregunta en un susurro si apartar la mirada de la de él. Jared suspira agachando la cabeza hundiéndola entre sus hombros. Cierra los ojos con tantos pensamientos cruzando su mente que le aturden. Jensen permanece en silencio, con el corazón algo encogido, esperando la respuesta. Jared levanta la cabeza aunque no es capaz de sostener la mirada del rubio.
- No lo se... – dijo al fin – hay muchas veces que no lo sé. – Jensen asiente en silencio con la cabeza aunque su amigo no puede verlo, ya que su mirada esta fija en un punto cualquiera de la habitación. Jared aprieta de nuevo la mano sobre la rodilla del rubio para después impulsarse hacia delante levantándose del sillón y retirando el contacto con su amigo.

- Creo que debería irme – dijo en voz baja, con las manos en los bolsillos y la cabeza gacha. Jensen le miró sorprendido, aturdido por el rápido movimiento de su amigo. Se levantó él también frotando las palmas sobre la tela del pantalón que cubría sus muslos, en un gesto nervioso. – Eh.. Oh, sí, claro.. Además es tarde ya. Te acompaño.. – dijo señalando con un gesto de su mano que le invitaba a moverse, aunque deseara que no lo hiciera. Jared estaba tenso, el rubio lo noto en la forma en que sus hombros se cuadraban al igual que su mandíbula que ahora estaba apretada. Con un fuerte suspiro cogió la chaqueta que se había quitado del respaldo del sillón donde la había dejado y caminó detrás de Jensen hasta la puerta.

Cuando comenzó a abrirla para dejarle salir, Jared extendió el brazo, aún con la chaqueta en la mano, empujándola con fuerza para cerrarla de nuevo. Jensen primero se sobresaltó, para luego quedarse mirando al castaño de forma inquisitiva, comenzando a sentir como todo su cuerpo temblaba.

Jared no le miraba. Permanecía con los ojos cerrados y la mano aún apoyada en la puerta, su respiración era pesada, exhalaba fuerte aparentemente intentando controlar algo que le dominaba. Negó repetidamente con la cabeza de forma exagerada hasta que sus ojos se abrieron volviéndose a fijar en los del rubio.

Jensen sintió que podía abrasarse en el fuego de aquella mirada, aquellos ojos que le taladraban, desnudando su alma y haciéndole sentir tan vulnerable. No pudo evitar gemir cuando la mano de Jared se enredó en su corto cabello, tirando de él y haciéndole echar la cabeza hacía atrás dándole el espacio necesario para que su boca cubriera sus gruesos labios.

Sintió el calor de los mismos sobre los suyos haciéndole estremecer. Era un beso ansioso y posesivo, podía notar el sabor del alcohol en la boca del otro, en su lengua que invadía su espacio de forma arrolladora. No era capaz de moverse ni de reaccionar, solo se dejaba llevar por la otra boca que gemía contra la suya susurrando su nombre.

Jared estaba perdido en la dulce sensación de sentir de nuevo aquellos ansiados labios bajo los suyos. No quería parar, no quería porque ahora después de tanto tiempo, sentía de primera mano lo que era tenerlos, no aquel empañado recuerdo que había desplazado a algún rincón de su mente. Su lengua delineó cada centímetro de su contorno, presionando y empujando, abriéndose paso hasta el interior de la otra boca haciéndole gemir al sentir su calor.

Pero una ligera sensación negativa acuciaba su mente, algo no iba bien. Qué era lo que no funcionaba? Abrió los ojos y lo vio. Jensen permanecía quieto, sus verdes ojos temblaban aterrorizados, sorprendidos, inquisitivos... Jared lo comprendió, comprendió el miedo de su amigo. No tenía derecho. Había sido un estúpido egoísta. Apoyó la frente en la de su amigo, sosteniéndole la cara entre sus manos, acariciándole las mejillas con sus pulgares.

- Lo siento Jensen... – dijo con voz ronca y seca, ocultando un sollozo que pugnaba por salir. – Lo siento..., por favor..., por favor, perdóname – depositó un tierno beso en la frente del rubio y se separó de él un par de pasos mirándole con gesto arrepentido. Jensen solo acertó a asentir de forma casi imperceptible, Jared pudo ver las lágrimas que escapaban por sus mejillas y el temblor de todo su cuerpo, haciendo que su sentimiento de culpa aumentara.

- Me… mejor me voy... Nos vemos mañana... Lo siento. – dijo en una voz tan baja que si Jensen no hubiera estado a menos de un metro ni siquiera hubiera escuchado. Con gesto abatido, abrió la puerta saliendo por ella y cerrándola con suavidad a su espalda.




Y ahí nos quedamos, con el pobre Jensen petrificado :blink:
Reply
Like

Gloria84
Human
Joined: 25 May 2015, 22:32

23 May 2016, 16:06 #7

Madre mía, madre mía... Que beso más intenso y tan triste a la vez... Pero me encanta que Jared no haya podido controlarse :yuju: :yuju: aunque el miedo y las lágrimas de Jensen no auguran nada bueno... :unsure:

Gracias por dedicarnos el fic, eres un sol :thank:

Y no te quejes tanto, que el látigo lo sacamos por tu culpa. Nos sueltas una bomba y después nos dejas mordiéndonos las uñasss. :vueltasss: :vueltasss: Pero sabes que es con mucho amor... Entre otras cosas porque no quiero quedarme sin mi dosis :silba: :silba:
Reply
Like

Joined: 09 Jul 2009, 22:24

24 May 2016, 16:18 #8

Con Lo que me encanta entrar al foro y ver cosillas nuevas
:wub:
Yo aquí me quedo esperando leer todo esto :P
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

24 May 2016, 18:42 #9

Hola!!! Muchas gracias por esos comentarios! :wub: :wub: :hug: :wub: :wub:

GLORIA: Muchas de nadas jjj. Ay Jared, Jared... no se yo lo que a traer esa falta de control jjjj

JENNIFER_WINCHESTER: Bienvenida por aquí. :holas: Gracias por comentar y espero que te guste.
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

24 May 2016, 18:49 #10

Bueno y después de agradecer los comentarios, aquí os dejo un nuevo capítulo. A ver si nos aclara algo del pasado de estos dos :silba: :silba:

Ya me diréis... Espero que os guste



Capítulo 4

Jensen aún temblaba tras la puerta cerrada, sentía como sus rodillas amenazaban con fallarle si no encontraba apoyo rápidamente. Vacilante, dirigió sus pasos hasta la cama sintiendo el alivio y la seguridad que le proporcionó sentarse. Con la punta de los dedos acarició sus labios allí donde los otros le habían besado. Aquel beso que había removido tantas cosas en su interior y que le aterrorizaban. No porque no quisiera sentirlas de nuevo sino porque temía el dolor que le habían provocado después.

Odiaba a Jared por hacerle eso, por haber dado aquel paso ahora, en el momento más inoportuno, confundiéndole, volviéndole loco, desesperado, sin saber qué pensar... Si, lo odiaba tanto como sabía que lo amaba, que nunca dejó de hacerlo. Con gesto cansado sus dedos se movieron para empezar a desvestirse. Una vez terminó, se metió en la cama cubriéndose lo más que pudo, intentando combatir el frío que su cuerpo sentía.

................. 7 años antes .................

Jared observaba a su amigo cargando cajas desde la camioneta que habían alquilado hasta el porche de su nueva casa. Después de un tiempo en el que ambos vivían separados y viendo que la serie parecía ir bien y se auguraban nuevas temporadas, habían decidido compartir casa y ahorrar gastos. Total, se llevaban genial y con aquellos horarios de rodaje ya casi pasaban todo el día juntos. A los dos les había parecido una buena idea y a él, ahora se la parecía más.

Su relación con Jensen siempre había sido buena, desde el mismo día que se conocieron en el despacho de Eric, haciendo aquella prueba de lectura para ver cómo encajaban juntos. Su amistad había crecido a unos niveles de complicidad y confianza que nunca creyó posibles, tanto que a veces se sorprendía a sí mismo pensando si sería posible que fueran un paso más allá.

Este era uno de esos momentos, él descansaba apoyado en una de las vigas del porche agradeciendo la poca sombra que le prodigaba. En su mano una fría cerveza a la que dio un largo trago mientras miraba a Jensen cogiendo otra de las cajas de la furgoneta. Hacía un sol de justicia, por lo que su corto cabello, húmedo por el sudor, desprendía pequeñas gotas del mismo que corrían por sus sienes y su cuello, empapando la tela de su camiseta que se adhería mojada a su piel, marcando los fuertes músculos de sus hombros y su espalda ahora tensos por el esfuerzo.

El rubio paso la lengua sobre su labio superior mientras con sus brazos impulsaba la caja un poco más arriba sobre su pecho, alcanzando una posición más cómoda para llevarla. La simple visión de aquel gesto hizo que las manos empezaran a sudarle y que un calor aún mayor al del día, recorriera su cuerpo. Jensen pasó por su lado con la caja mirándole con reproche. Con un gemido cansado la soltó junto a las otras que se acumulaban en la entrada, luego tendrían que distribuirlas por la casa.

- Muy bonito! No había una para mí? – dijo mientras le arrebataba la cerveza de la mano una vez que salió fuera. El rubio le dedicó una sonrisa triunfal mientras echaba la cabeza hacia atrás y se llevaba la botella a los labios dándole un largo trago. Jared tuvo que tragar saliva para atajar la sequedad de su garganta provocada por la visión, a través del transparente cristal, de la lengua de su amigo introduciéndose por el cuello de la botella al beber.

- Lo... Lo siento… Te traigo una? – dijo avergonzado, esperaba no estar tan rojo como sentía sus mejillas. Jensen le observaba curioso. – No, da igual.. Ya acabo con esta. – contestó divertido. – Acabamos con las cajas o qué?
- Claro! Vamos… Veo que te cuesta... – dijo mientras salía rápidamente del porche fuera del alcance del otro. Jensen tardó un segundo en reaccionar para luego salir corriendo tras su amigo saltando sobre su espalda, colgándose alrededor de su cuello. – A quién dices que cuesta? – dijo riendo – No peso tanto, verdad? – las carcajadas salían de su pecho vibrando en la espalda de Jared que en ese momento trastabillaba sorprendido por el asalto del mayor.
Giró bruscamente intentando deshacerse del otro tirándole al suelo, pero este estaba bien afianzado y el resultado fue que cayeron los dos entre risas y quejidos de Jensen que fue el que salió peor parado ya que el cuerpo gigante de Jared le cayó encima. El castaño reía a carcajada limpia señalando el rostro dolorido del mayor que le devolvía la mirada con un fingido odio que solo provocaba al otro más risas.

Jensen fue el primero en levantarse con la respiración aún agitada por las risas, frente a su amigo, extendió la mano para ayudar al otro a levantarse. Jared la sujetó con firmeza aprovechando el impulso del rubio para ponerse en pie. Un gesto de dolor cruzó el rostro de su amigo que llevó automáticamente la otra mano a su hombro. – Uff.., creo que me hice daño. – empezó a mover el brazo haciendo círculos primero y luego de derecha a izquierda intentando que lo que quisiera que fuese se colocara de nuevo.

- Estás bien? – Jared le miraba preocupado, apenado por ser el responsable de la lesión.
- No es nada tío... Se me pasará. Vamos! Aún queda un montón de trabajo. – dijo con tono despreocupado y encaminándose de nuevo hasta la furgoneta. Por Dios que odiaba las mudanzas, pero cuantas cosas se guardaban en una casa? Y eso que no era la definitiva.

Durante un buen rato estuvieron dando viajes yendo y viniendo por el empedrado camino que separaba el porche de la asfaltada calle. Cuando terminaron de entrar las cajas no pudieron más que emitir un lastimero quejido viendo las montañas de ellas apiladas ahora entre la entrada y el salón mirándose los dos compungidos. – Mañana...? – preguntó Jensen dudoso. El rostro de Jared se iluminó con una sonrisa enorme, junto con esos hoyuelos que tanto llamaban la atención del mayor. – Si! Por favor.. Gracias! – contestó exhalando un cómico suspiro que hizo sonreír a su amigo.

- Necesito una ducha.. – comentó el rubio con cara de asco después de arrimar la nariz a su axila. El otro le miró divertido y echando un vistazo sobre sí mismo, no pudo más que confirmar que estaban en igualdad de condiciones. – Te veo ahora.. – comentó de camino ya a las escaleras para subir a su cuarto, seguido por su amigo que se quedó una habitación antes.

Jared se vistió solo con unos cómodos pantalones de pijama. El calor por el esfuerzo y la temperatura del día, todavía hacían mella en él aún después de la ducha. Bajó descalzo caminando hasta el salón donde escuchaba el sonido del televisor. Asomando la cabeza por la puerta pudo ver a Jensen sentado en uno de los lados del sofá. También había optado por un pantalón de pijama, pero él sí llevaba una cómoda camiseta encima. Con los pies sobre la mesa parecía relajado.

– Ha empezado ya el partido? – preguntó aún desde la puerta. El mayor se giró hacía la misma concentrando el verde de sus ojos sobre él. Jared sintió un escalofrío recorriendo su cuerpo cuando noto por unos segundos aquellos ojos deslizándose por su pecho durante más tiempo del que podía parecer políticamente correcto. – Aún no... – Dijo el rubio – tráete unas cervezas.. Y algo de picar – pidió con una sonrisa sin apartar la mirada ni un ápice del otro.

Jared se encaminó a la cocina, dispuesto a cumplir con el encargo, algo confuso por lo que acababa de pasar. Era real que su amigo se fijara en él o eran solo imaginaciones suyas alentadas por todas esas ideas que últimamente cruzaban su cabeza? Regresó al salón haciendo equilibrios para sostener todas las cosas que traía en las manos. – Aparta! – gruñó a la vez que lanzaba una patada a las piernas del rubio. – Podías pasar por el otro lado – protestó el otro encogiéndolas para dejarle pasar. – Por aquí es más cerca hombre. No ves cómo voy?

Se inclinó sobre la mesa soltando todo lo que cargaba, un pack de cuatro cervezas, varias bolsas de frutos secos y un plato con varios sándwiches. No sabía cómo estaría Jensen pero él, desde luego, estaba hambriento. Le pasó una de las botellas a su amigo y se dejó caer pesadamente sobre el sofá, haciendo sonreír al otro porque de tanta fuerza casi les había hecho rebotar a ambos. – Si quieres tírate más fuerte.. – dijo en tono reprobatorio.

Jared le miró con fastidio encogiéndose de hombros – “Si quieres tírate más fuerte...”- repitió con retintín de manera infantil gesticulando con la cara, empujando ahora con el pie en la rodilla del otro haciendo que sus piernas cayeran de nuevo de la mesa. – Pareces un crío... – bufó el rubio divertido mientras se colocaba de nuevo prestando ya atención al partido que comenzaba en ese momento.

El partido estaba interesante, los dos lo estaban disfrutando, vibrando alentados por los puntos de su equipo y gritando frustrados por los de los contrarios. Las cervezas habían sido repuestas ya varias veces como combustible indispensable para animar a los suyos. Jared estaba atento al juego pero tampoco había perdido de vista a Jensen, acuciado por una inexplicable necesidad de verlo, de conocer cada detalle de él. Precisamente mirándolo estaba cuando el rubio se inclinó al plato donde quedaba el último sándwich. Una idea traviesa le impulsó a moverse más rápido, retirándolo de su alcance para llevarlo a la altura de su pecho.

El rubio se quedó por un momento sorprendido para luego protestar con un mohín. – Tío! Te has comido cuatro! No te enseñaron a compartir? – Jared sonreía satisfecho de su maldad, mirando a su amigo con ojos brillantes y divertidos. – Es mío! – Dijo triunfal – yo los hice. Además, soy muy grande, necesito comer más – Jensen sabía que le estaba desafiando, por no decir que tenía hambre y él solo había comido uno. No, definitivamente no era justo, ese sándwich era para él, tenía su nombre, Jensen, Jensen Ackles. Si, estaba seguro. Fijando la mirada en el plato cual águila con su presa, se lanzó en un movimiento rápido sobre su amigo, que aunque le estaba esperando fue un poco lento en reaccionar.

Jared cogió el sándwich en la mano, estirando el brazo para dejarlo fuera del alcance del rubio. Parecían dos críos pequeños pero a quien le importaba? era divertido. Forcejearon tirando, empujando y sujetando el uno al otro mientras se gritaban de todo riendo sin parar. En uno de esos movimientos, Jared sujetó el hombro de su compañero para echarle abajo en una de sus acometidas provocando un grito de dolor tan agudo en el rubio que soltó el sándwich de la impresión, cayendo éste sobre la alfombra.

Los dos pararon al momento, Jensen sujetaba su hombro con gesto dolorido mientras miraba el sándwich en el suelo con un puchero. – Pues ya no lo quiero... para ti… – dijo compungido. – Jared le miraba sin entender todavía sorprendido por el grito, pasó la mirada de su amigo a la alfombra alternativamente hasta que comprendió exasperado la tontería de la que hablaba el rubio.

- No seas idiota – le regañó – Qué te pasa?
- Es el hombro..., creo que antes me hice más daño del que creía – contestó lastimeramente.
- Déjame ver... – El rubio se giró en el asiento dando la espalda a su amigo mientras este le subía la camiseta para poder examinar la zona dolorida.
- Joder Jensen! – exclamó – Que? – preguntó el rubio. Jared tocó despacio presionando en algunos puntos notando como el otro se encogía ante el contacto.
- Tienes un buen morado y además esta hinchado. Quédate ahí anda, voy a buscar alguna crema antiinflamatoria, creo que tengo en mi habitación.

Jared se levantó disgustado dirigiéndose a la habitación tratando de hacer memoria de donde estaría la crema. Había sido culpa suya, porque como siempre, no era capaz de medir su fuerza. Rebuscó enojado hasta que encontró el maldito tubo bajando de nuevo al salón. – Quítate la camiseta. Se manchara… – Jensen le hizo caso tirando de ella hasta sacarla por la cabeza.

Jared se echó algo de aquella crema de olor mentolado en sus dedos para después extenderla suavemente sobre la zona afectada. Jensen dio un respingo apartándose de su mano. – Frio! – exclamo de forma infantil. El castaño rió divertido. – Quién es el crío ahora? Ven aquí hombre... – dijo tirando de su hombro bueno y sujetándole por él para mantenerlo a la distancia adecuada. Con la otra mano, se dispuso de nuevo a extender la crema en pequeños círculos, presionando ligeramente para facilitar la absorción e intentar aliviar la inflamación. Jensen se relajó bajo sus manos haciendo que la mente de Jared se perdiera ante la suavidad de aquella piel bajo las yemas de sus dedos. Los círculos, inconscientemente, se hiciera más grandes deslizando ahora toda la palma, llenándose del calor que desprendía el cuerpo frente a él.

Se asustó..., se asustó en el momento que fue consciente de lo que estaba haciendo, no podía ver la cara de su compañero pero vigilaba su espalda, la parte de atrás de su cabeza, todo, esperando alguna reacción negativa pero el otro no hacía nada, no se movía. Probó con otra cosa. Con el pulgar de la mano que sujetaba el hombro sano de su amigo comenzó a acariciar la nuca del otro, un pequeño camino arriba y abajo desde el nacimiento de su pelo hasta el hueso de la cruz haciendo pequeños círculos cada vez que llegaba a ellos, siguiendo fascinado el movimiento por la suave piel.

Jensen no sabía por qué se estaba dejando hacer. Se sorprendió cuando notó la enorme mano de Jared extendiendo el contacto mucho más allá de la zona que tenía afectada. Pero se sorprendió aún más cuando descubrió, que sinceramente, anhelaba ese contacto y que su mente reaccionó con júbilo al notarlo. Ahora cerraba los ojos concentrándose en aquella caricia mucho más íntima en su cuello. Le gustaba, estaba seguro de ello pero no se atrevería a decir nada, por eso se mantenía quieto, esperando que su compañero le comprendiera o se sintiera más seguro para continuar. Deseaba que lo hiciera.

Jared estaba nervioso, su respiración se volvió pesada mientras que la mano que había usado para extender la crema bajaba por el costado de su compañero, afincándose vacilante en su cintura. – Jen... – una corriente recorrió el cuerpo del rubio al escuchar por primera vez a su amigo llamarle de aquella manera. – Estas bien…? – preguntó asustado – Sí... – contestó el mayor con una voz ronca y áspera que hizo tragar en seco al castaño, deshaciendo en parte sus dudas aunque no sus nervios.

Rodeando la cintura deslizó su palma sobre el firme estomago del mayor, tirando de él para acercarlo más. La piel de su pecho en contacto con la espalda del otro le hizo suspirar. Un aliento cálido que erizó el vello de la nuca de Jensen que se aferraba ahora a la mano que acariciaba su vientre, entrelazando los dedos con ella. Jensen jadeó cuando sintió los tersos labios del castaño sobre su hombro, marcando un camino de besos por su clavícula que le hacían enloquecer.

Giró la cabeza para verlo, los verdes ojos cruzándose con los ambiguos del castaño que lo miraba con los labios aún sobre su piel. Jensen entreabrió los labios que ahora parecían resecos, deslizando la lengua sobre ellos haciéndoles brillar como un faro para el menor. El verde de sus pupilas oscurecido por el deseo, retándole con la mirada a algo a lo que él ya no se podía resistir. Sin apartar la mirada del rubio, pidiéndole permiso con ella, se acercó hasta aquella pecaminosa boca cubriéndola con la suya. Probando aquellos mullidos labios con un temor que rozaba lo reverente. Los labios se unieron y se separaron, con las miradas fijas la una en la otra intentado descifrar lo que cada uno sentía.

Esta vez fue Jensen el que tomó la iniciativa, con su lengua lamió el contorno de la otra boca, presionando suavemente, tentando al otro a recibirla en su interior. Jared cedió con un gemido que desembocó en los otros labios. La lengua del rubio acariciaba su interior curiosa, deslizándose con lentitud saboreando con satisfacción cada porción de piel que tocaba.

La lengua del castaño salió a su encuentro, compitiendo por el espacio en una batalla tranquila y deseada, reconociéndose y amoldándose la una a la otra. Encajando a la perfección como si hubieran estado hechas para ello. Las manos de Jared acariciaban el pecho y el estómago del rubio apretándolo contra él porque sentía que ningún contacto en este momento era suficiente.

Jensen se giró entre sus brazos sin parar el beso. Con un gruñido Jared le elevó sobre él haciéndole sentar a horcajadas sobre sus piernas provocando un gemido de ambos al rozar sus duros miembros solo cubiertos por la fina tela del pijama. El rubio le sujetaba ahora la cara entre sus manos, dominando el beso, aumentando por momentos su intensidad. Mordiendo y lamiendo, volviéndole loco a cada segundo que pasaba mientras sus manos recorrían con adoración cada centímetro de piel que quedaba a su alcance.

Excitado y jadeante, intentando recuperar algo de control y el ritmo de la respiración perdido, Jensen rompió el beso. Con una mirada intensa escudriñaba el interior de los ojos contrarios que parecían perderse en los suyos. Los ojos de jade cambiaron, durante un momento se llenaron de dudas y temor.

- Qué estamos haciendo? – preguntó con voz ronca no exenta de miedo. Jared dudó brevemente sin apartar la mirada de ese verde que le quemaba.
- No..., no lo sé... Pero lo quiero… – afirmó con rotundidad, más seguro que nunca, sabiendo que lo había deseado durante mucho tiempo.
Jensen seguía mirándolo en silencio, con el ceño fruncido. Jared pudo ver el momento en que su mirada se volvió de nuevo firme, segura y por momentos más y más oscura. El rubio trago saliva mientras le acariciaba el rostro con la mano.
- Yo también lo quiero...





Yo digo como Jensen... También quiero... eso donde se firma? Además yo tengo la espalda fatal, fatal... :mf_dribble: :mf_dribble:



Nos vemos en un par de días. No os perdáis....
Reply
Like

Mdb
Human
Mdb
Human
Joined: 10 Mar 2015, 14:43

26 May 2016, 06:37 #11

Ufffffff, me has dejado :P :rolleyes: : :wub:

Quiero mas, mucho mucho mas :vueltasss: :mf_dribble:

Sobretodo ahora que se pone interesante. ;)
Reply
Like

Tiela
Winchester
Tiela
Winchester
Joined: 07 Feb 2010, 03:57

26 May 2016, 21:10 #12

Leyendo! muy buena historia. A ver como sigue! :)
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

26 May 2016, 22:23 #13

Hola! Aquí estamos de nuevo. Peleándome con el módem para ver si me deja subir algo.

MDB: Gracias por comentar. Me alegro de que te guste :hug:

TIELA: pues gracias por leer y por comentar. Espero que siga siendo de tu agrado.

Ahora vamos a por el capi. Espero que os guste :holas:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

26 May 2016, 22:53 #14

Capítulo 5

.................AHORA............

Jared cerraba los ojos con fuerza en un vano intento por acallar el intenso dolor que taladraba su cabeza desde el mismo momento en que se había puesto en pie aquella mañana. Las pocas horas de sueño, inexistentes en realidad ya que no había conseguido pegar ojo, el exceso de alcohol y el remordimiento de lo ocurrido con Jensen, le estaban pasando una dura factura.

Tuvo que recurrir al par de analgésicos que ahora caían por su garganta empujados por un sorbo de café que esta mañana, como todo, le sabía especialmente amargo. Se odiaba a sí mismo por haberse dejado llevar de esa forma. El arrepentimiento y la culpa no le habían abandonado desde el mismo momento en que cruzó la puerta de la habitación de Jensen. El recuerdo de esos ojos asustados... él sabía lo que querían decirle, lo sabía. Decían “no otra vez.., no lo soportaré.., te quiero.., no lo hagas de nuevo...”; y él, no podía decir nada contra eso...

Porque se sentía un cobarde, no lo sentía, sabía que lo era, lo fue hace tanto tiempo, cuando se aprovechó de la incapacidad de Jensen para negarle nada, llevándole a aceptar aquella ruptura fruto de su miedo, ahora lo sabía, miedo a la intensidad de esa relación que tenían y que se sintió incapaz de manejar y que le hizo buscar un sinfín de excusas para alejarse. Y era un cobarde ahora por que se había dado cuenta del error que cometió y sabía que no era capaz de dar un solo paso para arreglarlo.

- Y si no vas a hacer nada para arreglarlo… Por qué no dejas de joder? No la líes más, maldito imbécil! – golpeó la mesa del desayuno frustrado consigo mismo pero convencido de que era lo que tenía que hacer. El sonido de su móvil le distrajo de sus pensamientos, sobresaltado pensando que fuera Jensen, aún no sabía cómo iba a ser capaz de enfrentarse a él esta mañana. La imagen de Gen apareció en la pantalla, suspiró mientras una sonrisa irónica se dibujaba en sus finos labios, no es que le aliviara más una conversación con ella en estos momentos.

Con gesto cansado se llevó el auricular a la oreja. – Si? – una alegre risa, seguida de un estruendoso grito le obligó a separar el móvil de su oído. – Papá!!! – la aguda voz de Shepherd le hizo sonreír por primera vez ese día.

– Qué pasa campeón? Cómo estás? – preguntó risueño.
– Bien… – dijo el niño en tono serio para inmediatamente volver al primer estado de excitación. – Papa!!!
– Dime cariño… – Jared reía escuchándolo
– Estamos viendo el partido de Thomas! y Thomas a marcado! y… Y van ganando Papá!! Vas a venir Papá?

Jared suspiró, haciendo un gesto de resignación con su cabeza, un gesto para sus adentros, uno que confirmaba todo aquello que había estado pensando. – Lo siento cariño…, papá está trabajando – dijo dulcemente – pero vuelvo pasado mañana. Oye, anima a Thomas por los dos, vale? Tienen que ganar! – dijo alentando a su pequeño.
– Sí Papá! Yo lo hago – el orgullo de la responsabilidad del encargo se dejo notar en la voz de Shepherd. – Adiós! – y sin darle tiempo a responder su hijo había colgado.

Jared miró durante un segundo el teléfono ya apagado en su mano. – Adiós cariño – susurró para él mismo con una sonrisa. Thomas había marcado, le hubiera gustado verlo, se sintió henchido de orgullo por sus dos pequeños que tantas alegrías le daban, lamentando que el trabajo le privara de momentos como aquellos. Algo más relajado ahora se apresuró a alistarse, la reunión con Eric era en menos de una hora.

Jensen salió camino a la habitación de Eric donde habían quedado en reunirse, ellos no harían aparición en los actos de la Con hasta el día siguiente, con lo cual, tendrían tiempo de hablar tranquilamente. Al salir de su habitación se detuvo frente a la puerta de Jared, durante unos segundos, pensó en llamarlo para ir juntos pero desecho la idea casi de inmediato. Evitarlo en la medida de lo posible sería lo mejor. Se estiró la ropa y pasó de largo sin mirar atrás.

Cuando Jared tocó la puerta de la habitación de Eric, la jovial voz del productor le llegó del otro lado invitándole a pasar. – Empuja! Esta abierto… Te estábamos esperando...
El castaño entró en la amplia habitación donde los otros dos le esperaban alrededor de una pequeña mesa redonda. Delante de Eric, varias carpetas y un montón de papeles perfectamente ordenados. El hombre lo miraba sonriente invitándole a sentarse en la silla que quedaba libre con un gesto de la mano.

Durante el camino hasta la mesa sus ojos se cruzaron con los de Jensen. La mirada del rubio era seria y algo apenada. El arrepentimiento le envolvió de nuevo haciendo que apartara los ojos de los del mayor con gesto avergonzado, que le seguía ahora de forma inquisitiva. Por la enorme sonrisa y el gesto feliz con que Eric los miraba, era evidente que este no había sido consciente de la conversación silenciosa entre ellos dos.

- Me alegra que hayáis aceptado venir chicos! – exclamó feliz. – Este proyecto no puede salir adelante sin vosotros, así que tengo que convenceros.. – anunció mientras les entregaba sendas carpetas a cada uno, guardándose otra para él. Los dos se obligaron a centrarse en su interlocutor, abriendo las carpetas y siguiendo el ritmo de sus explicaciones.

- Mirad.. La serie sigue teniendo un gran apoyo en todo el mundo a pesar del tiempo que ha pasado. La cadena ha pensado que sería una buena idea hacer una mini serie como homenaje. Si estáis dispuestos claro..., sin vosotros, como he dicho, no hay proyecto. Serían siete capítulos pero de una duración mayor a la habitual, unos setenta minutos. La trama empezaría por una serie de extraños asesinatos en un pequeño pueblo, que os llevaran a los dos a reencontraros allí.

-Reencontrarnos? – preguntaron los dos casi al mismo tiempo. Eric los miró divertido.
– Desde luego a pesar del tiempo no os habéis desprendido de vuestros alter ego – rió – acabo de ver a Sam y Dean. – Ellos se miraron incrédulos para luego volver a centrar la atención en el otro. – Lo dejasteis.. – Continuó Eric – dejasteis de cazar juntos por una discusión, lleváis tiempo casi sin hablaros. Os reunís aquí por casualidad y viendo el tamaño de la amenaza decidís volver a trabajar juntos por un tiempo.

Jensen suelta un bufido, asintiendo con su cabeza de forma irónica. Los otros levantan la vista de sus carpetas para mirarlo. Eric de forma curiosa – qué? – pregunta. Jared sabe perfectamente lo que pasa por la cabeza del rubio. Jensen ríe asqueado para sus adentros. – Nada..., sigue. – Eric se encoge de hombros sin entender y continúa con la explicación.

-Los dos estáis resentidos el uno con el otro, cuando Sam sea atacado de gravedad, la preocupación y el sentido de protección de Dean le hará intentar arreglar las cosas y una vez de nuevo juntos podréis vencer. – El productor los miraba ilusionado aunque su gesto empezó a vacilar ante la inexpresividad de lo los otros dos. – Vamos chicos! Es un resumen por encima, todo está detallado en las carpetas. Quiero volver a la esencia de la serie. La unión de los hermanos sobre todo, ellos dos contra el mundo, saliendo victoriosos a pesar de las pérdidas por el camino. Por que juntos son más fuertes. Por Dios! Son los jodidos Winchester!! – gesticulaba con entusiasmo intentando contagiar a los otros dos.

Jared miraba de reojo a su compañero, intentando averiguar su opinión, una pista que le indicara qué camino tomar, pero Jensen permanecía en silencio, con la vista fija en la esquina de su montón de folios que doblaba y soltaba distraídamente con su pulgar. Eric los observaba ansioso dirigiendo la vista de uno a otro alternativamente. El silencio parecía no romperse por ninguna de las partes.

-Tendría que pensarlo Eric... – dijo al fin Jared dando el primer paso. El rubio abandonó la distracción de los folios para clavar una mirada furiosa en el castaño. El otro se la devolvía sorprendido. – Qué he hecho?- pensó el alto encogiéndose ante aquella mirada. – Tenemos que pensarlo... – Intentó arreglar – Jensen y yo tenemos que hablarlo.
- Yo no tengo nada que pensar – dijo el rubio en tono seco – no voy a hacerlo. Lo siento Eric, tengo muchos proyectos ahora. No creo que pueda sacar tiempo para esto.

El productor lo miraba espantado, de ninguna manera se le había ocurrido que pudieran decirle que no. Jared lo hizo apenado. – No hagas esto Jensen – decían sus ojos. El rubio se mantenía firme. – Gracias por el ofrecimiento Eric, tengo que irme. – Jared le sujetó del brazo antes de que pudiera levantarse de la mesa. – Vamos a pensarlo vale? – intentaba convencerlo de forma suave, de otra forma se cerraría en banda. – Eric, danos hasta mañana, ok?

- Sí..., sí, claro... lo que necesitéis – contestó esperanzado mientras miraba de forma agradecida a Jared y preocupada a su otra co-estrella.
- Jared, no hay nada de qué hablar. Mañana mi respuesta será la misma – le dijo mientras tiraba de su brazo logrando librarse de su agarre con gesto molesto. En cuanto pudo moverse se dirigió con rapidez hacia la puerta. El castaño se levantó con rapidez para seguirle, girándose solo un momento para hablar de nuevo con Eric. – Mañana.., te lo prometo.. – el productor asintió con la cabeza de forma ausente por que la verdad, estaba a punto de echarse a llorar viendo su proyecto irse a pique.

- Jensen! – gritó dirigiéndose al pasillo donde el rubio ya había desaparecido. Apresuró el paso en dirección a la habitación, donde supuso que se dirigiría. Al llegar a la puerta tocó con suavidad. Ningún sonido le llegó del otro lado.
– Vamos Jensen… – pidió mientras tocaba de nuevo. – Vamos a hablarlo... abre, por favor... – Ante la falta de respuesta buscó el móvil en su bolsillo dispuesto a llamarlo. Los tonos comenzaron a sonar sin obtener respuesta, pero al no oír la música dentro de la habitación se convenció de que Jensen no estaba allí.

Durante más de una hora lo buscó por todo el hotel sin encontrarlo. Frustrado regresó a su habitación donde pensaba mantenerse atento para descubrir el momento en que volviera. Lo llamó varias veces hasta que finalmente dejó de haber tono, su amigo había apagado el teléfono. Suspiró echado sobre la cama, el proyecto le gustaba y estaba seguro de que tendría éxito. Sabía el por qué del rechazo de Jensen, debía convencerle dejándole claro que no debía temer por él.

A la hora de la cena aún no había ni rastro de él. Misha le llamó para que se uniera al grupo, habían reservado una mesa en el comedor principal. No había salido en todo el día de la habitación así que decidió bajar y despejarse un poco además, alguno de los chicos podría saber de él. A lo mejor, incluso estaba con ellos.

Cuando llegó al comedor pudo constatar que no era así, aunque claramente lo sospechaba. Que todo el mundo le preguntara por él le respondió otra duda. Nadie lo había visto, él se encogió de hombros ante las preguntas de los otros, sin querer dar explicaciones a nadie. La cena pasó en un ambiente distendido para todos menos para él que se mantuvo ausente en todo momento. Al acabar, se despidió alegando cansancio y haciéndoles prometer que tendrían cuidado con lo que tomaban, haciendo reír a los otros mientras se marchaban.

De nuevo frente la puerta de su amigo, probó suerte. Tres, cuatro golpes, la respuesta fue la misma. Desesperado apoyo la espalda contra la lacada superficie, golpeando con su cabeza en ella de forma repetitiva. – Joder… Jen… Donde estás?- se preguntaba cerrando los ojos, intentando pensar. Los abrió de golpe cuando le vino a la cabeza la idea clara de donde estaba. Prácticamente corriendo, pasó a su habitación a coger una chaqueta y llamar a recepción para que le fueran pidiendo un taxi.

Le dio la dirección al taxista, rezándole a todos los santos en los que no creía, porque sus suposiciones no fueran equivocadas. Después de veinte minutos de trayecto y una pequeña parada, llegaron a su destino. El taxi paró frente a la casa. Estaba a oscuras, el césped del jardín lucia descuidado y alto, un poste en el medio del mismo rezaba con el anuncio de Se Vende / Se Alquila y el número de teléfono de una agencia inmobiliaria. En las escaleras del porche, pudo distinguir la silueta de una figura sentada. El corazón le dio un vuelco en ese mismo instante.

Pago la carrera y se bajó del taxi cogiendo la bolsa con lo que había comprado. Con paso inseguro caminó a través del ahora descuidado camino que llevaba de la acera a la casa, según se acercaba, la imagen de su amigo se hacía más clara a sus ojos. Sentado sobre el primer escalón de arriba, tenía la espalda apoyada contra la viga de la que partía la escalera, tenía los ojos cerrados y las rodillas elevadas con los antebrazos apoyados en ellas.

No abrió los ojos cuando llegó hasta él, no necesitaba hacerlo para saber de quién se trataba. Siguió respirando pausadamente mientras escuchaba al recién llegado manipular con algo, plástico o cristal o algo así. Sus dedos se encogieron con un respingo cuando noto el frio y la humedad de algo contra ellos. Abriendo lo mínimo los ojos para ver que era, los extendió ahora para rodear la botella que le ofrecían. Dio un trago y estiró las piernas apoyando ahora las manos sobre sus muslos, cerrando de nuevo los ojos, sintiéndose así menos vulnerable.

Jared se sentó en el escalón de debajo, en la misma postura y con la espalda apoyada en la barandilla. Permanecieron en silencio por un largo tiempo, escuchando solo los sonidos del barrio que a esas horas ya estaba dormido a excepción de algún perro celoso de la seguridad de su hogar y de los grillos y chicharras que poblaban los jardines de aquella zona residencial.

– Cómo sabías que estaría aquí?
- Simplemente lo intuí – contestó el castaño después de un rato, alzando la mirada hacía su amigo y encontrándose con aquellos ojos verdes llenos de melancolía. Jared apartó la mirada casi de inmediato. – Lo siento... – musitó lleno de arrepentimiento. Jensen sabía que su amigo lo sentía de verdad, pero aquello no le borraba sus temores.

- Jared... – dijo con tono cansado – no creo que pudiera pasar por todo eso otra vez. Tienes que entenderlo..., no lo resistiría. Por Dios! Casi no lo hice entonces! – su voz temblaba dejando entrever desesperación y un cierto reproche. Jared suspiró aferrando con fuerza la botella que tenía entre las manos.
- Lo sé... – Contestó apenado – pero es un buen proyecto Jen! Podemos hacerlo! Yo... – el castaño enmudeció al ver como su compañero cerraba de nuevo los ojos mientras negaba con la cabeza, en sus labio la misma sonrisa triste que últimamente no parecía abandonar. – Lo siento – volvió a repetir cuando se dio cuenta de cuál era el motivo del reproche.
– A veces no vale solo con sentirlo Jared.

El silencio volvió a instaurarse entre ellos mientras el castaño digería el resentimiento de las últimas palabras de su amigo. Unas más que se unían a la larga lista de reproches que el mismo se hacía. – Mira... – dijo al fin – se que no puedo dar vuelta atrás y cambiar todo lo que ha pasado entre nosotros. No quiero hacerte daño Jensen, nunca lo quise aunque obviamente lo hice. Anoche me comporte como un imbécil, pero te aseguro que no volverá a pasar.

- Mírame por favor – Jensen abrió los ojos para encontrarse la mirada suplicante del castaño – no lo volveré a hacer. Seamos amigos de nuevo, vamos a hacer este proyecto Jensen, es bueno, tú lo sabes tan bien como yo. Nos merecemos esto, la serie lo merece. Hagámoslo Jensen, por favor…

Una batalla se libraba en la cabeza del rubio, el también estaba emocionado con el proyecto pero lo sucedido la noche anterior lo asustó tanto.. – Déjame pensarlo – Dijo al fin – mañana te diré algo – El castaño lo miró esperanzado y sonrió agradecido. Jensen volvió a cerrar los ojos y a refugiarse en el silencio. Jared lo imitó, los dos intentando relajarse. Reconfortados en la respiración del otro sin querer admitirlo.

-Nos vamos… tengo hambre... – dijo Jensen mucho rato después.
- Traje hamburguesas... – contestó el otro con una sonrisa sin abrir los ojos.

Un leve empujón del hombro de Jensen en el suyo le hizo sonreír más grande mientras se levantaba a por las provisiones que había comprado y el resto de las cervezas, improvisando en el porche de aquel que había sido su hogar durante tanto tiempo.



Pues ya está. En un par de días el próximo. Espero que os haya gustado
:holas: :holas:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

28 May 2016, 23:43 #15

Bueno, otra vez por aquí! Gracias a todos los que entráis por aquí a leer. Un poco tarde de hora pero al final llego con el nuevo capi. Espero que os guste.



Capítulo 6


Jensen estaba cansado. El fin de semana estaba resultando agotador entre el trasnochar, las actividades en las que debían participar y el altibajo emocional al que se estaba viendo sometido. Gracias a Dios todo acababa hoy.

El despertador sonó justo cuando ya estaba pensando en levantarse, después de apagarlo fue cuando se le antojaron unos minutos más. Se regañó a si mismo desechando la idea y, bostezando pesadamente se puso en pie. Una ducha rápida le hizo terminar de despertarse. Cuando ya se estaba calzando unos golpes en la puerta llamaron su atención.
Se levantó dispuesto a abrir. Sabía que sería Jared. Después de separarse de él anoche frente a esa misma puerta, había estado pensando mucho. Pensando en el proyecto de Eric y las consecuencias que acarrearía, más específicamente las que le acarrearía a él.

Jared le había prometido que no intentaría nada, que sería capaz de mantenerlo todo en el plano de la amistad, parecía convencido de ello, arrepentido de lo que pasó solo un día antes. Pero la duda era, - podré yo hacerlo? Si me besa así de nuevo..., si me toca… seré capaz de decirle que no? No seré capaz… Y que pasará entonces?  Si todo se repite, si… yo… no podría…

Tuvo que obligarse a romper aquella línea de pensamiento plagada de conjeturas y suposiciones. - Basta!, es absurdo Jensen. Céntrate! -  se dijo a si mismo. - El proyecto es bueno. Eres adulto y sabes que tienes y que no tienes que hacer. Podrás manejarlo - terminó de decirse antes de dormir. Lo que no se dijo y esto era prácticamente porque debía ser algo implantado en su material genético, no había otra explicación, es que como siempre, era incapaz de negarle nada a Jared.

Abrió la puerta y dejó a su amigo en la entrada para sentarse de nuevo en el borde de la cama y continuar calzándose. Ni siquiera levantó la mirada. Jared pasó dudoso hasta la mitad de la habitación sin perder la vista del rubio. - Hola, estás listo? - preguntó en tono conciliador. El rubio levantó la mirada un segundo. - Si, un minuto.

Jared le miraba nervioso, dudando de si sería el momento de preguntar o si debería esperar a que el rubio se pronuncie. Al diablo! Nunca había sido bueno esperando. - Has pensado en lo que hablamos anoche? - el rubio bufo molesto al recordar toda su discusión interior. - Sí. - respondió sin más.

Jared enarcó una ceja sorprendido. - Y bien...? - dijo dando pie a que el otro acabará la frase. Con cara de fastidio se levantó hasta estar a la altura del castaño mirándole a los ojos. - Sí Jared, sí… lo haré. - Una sonrisa enorme apareció en el rostro del más alto pero Jensen no pudo verla porque ya caminaba hacia la puerta. - Sólo espero no tener que arrepentirme - le oyó decir en un murmullo el castaño.

La sonrisa se hizo algo más pequeña. - Vamos Jen…sen - corrigió rápidamente. - No seas así… Vamos a decírselo a Eric, le alegraremos el día… - Jared seguía divertido a su compañero que ya alcanzaba la puerta del ascensor, cuando llegó a su altura el rubio también sonreía. - Lo haremos después. Tenemos el panel en 15 minutos - dijo con un fingido tono reprobatorio.

-Vale, vale… Lo que tú digas - contestó de forma sumisa pero con la cara de un niño ilusionado porque sus padres le han prometido llevarle a la feria.
- Idiota …

El resto de la mañana pasó a la velocidad de la luz para ambos. En los primeros minutos del panel estuvieron algo parados y nerviosos pero poco a poco recuperaron el ritmo de algo que habían dominado durante mucho tiempo, el contacto con la gente, recibir su apoyo y cariño y darles lo que ellos les pedían.

Se sintieron cómodos y arropados por el resto de la tropa que se les unieron en el escenario para despedir el evento. Jensen terminó de ser feliz cuando los chicos comenzaron a tocar y le pidieron que les acompañara. Hacía mucho que no cantaba en público exceptuando alguna vez que había acompañado a Chris en alguno de sus conciertos en pequeños locales. Cuando terminó, todas sus dudas parecían haberse disipado.

Por la tarde se reunieron de nuevo con Eric. El productor estaba feliz tal y como había predicho Jared. Durante la reunión decidieron salarios, tiempos de rodaje, presupuestos y demás, quedando en que se pondría en contacto con sus respectivos agentes para ultimar los detalles y plasmarlos en un contrato que sería favorable para todos. También se encargaría con ellos de cuadrar las agendas, lo cual ahora parecía lo más complicado, de hecho, no creían que fuera posible empezar antes de seis meses. Eric aseguró mantenerles al corriente de todas las gestiones y después de un par de horas la reunión se dio por acabada.

Tras la misma, ya solo les quedaba recoger sus cosas y esperar a que les recogieran para llevarles de nuevo al aeropuerto. Jensen terminó pronto, aún quedaba tiempo hasta que le vinieran a buscar, decidió pasarlo con Jared, así podría despedirse sin prisa.
Jared le recibió sorprendido con una sonrisa. – Pasa, siéntate. – Jensen se acomodó en uno de los sillones mientras veía a su amigo de un lado a otro recogiendo. – Terminé pronto de recoger, quise pasar a despedirme – dijo el rubio.

Jared paró un momento en su búsqueda de objetos por la habitación, mirando a su amigo distraído. – Me alegro de que lo hayas hecho. Yo aún me queda un rato, me faltan cosas...- contestó mientras miraba por toda la habitación con expresión de extrañeza. Jensen le miró divertido. – Siempre has sido un jodido desastre Jay. Qué te falta? – preguntó resignado mientras se levantaba a ayudarle.

El rostro de Jared se iluminó al instante. – El cargador del móvil… Me has llamado Jay... – Jared... – suspiró el rubio.
- A mi no me importa... – susurró bajito llevándose una mirada reprobatoria del otro. – Ok, ok. Lo pillo..
Al cabo de un rato con la ayuda de Jensen, consiguió recuperar todos los objetos perdidos y terminar con la maleta.
- Quieres tomar algo mientras esperamos? – preguntó al rubio que había vuelto a sentarse. Jensen bajó la mirada a sus manos, frotándolas distraídamente. – No..., no gracias. Creo que ya debo irme – contestó obligándose a mirar a su compañero. Jared observó su mirada triste, la sonrisa algo forzada y notó el ligero temblor de su voz. Sintió de nuevo removerse todo en su interior. Cerró los ojos dándose un minuto antes de contestar.

Al volver a abrirlos, su mirada también era triste, pero su sonrisa abierta intentando reconfortar a su compañero. Metió las manos en los bolsillos para reprimir el deseo de abrazarlo y se quedó de pie donde estaba manteniendo la distancia mientras Jensen se levantaba. – Esta bien – dijo – nos vemos pronto. Hasta luego…
- Hasta luego – musitó el rubio dirigiéndose a la puerta.
- Jensen!
- Uh… – el rubio se detuvo girándose a mirarle.
- Todo va a salir bien..., lo del divorcio y lo de la niña. Llámame para lo que necesites vale? Puedes contar conmigo. Lo sabes verdad? – Jared fijó la mirada en él intentando transmitirle la veracidad de sus palabras. Los ojos verdes de Jensen se quedaron fijos en los suyos, brillantes y algo húmedos.

El rubio deshizo el camino andado hasta volver a estar frente a Jared que le miraba sorprendido. En un segundo estaba rodeado por los brazos del rubio que le apretaba con fuerza contra su pecho. – Lo sé. – Dijo – lo sé... Gracias... – Jared cerró los ojos, rodeando despacio el cuerpo de su amigo, devolviéndole el abrazo. Sin ni siquiera pensarlo comenzó a mecerlo intentando tranquilizarles a ambos. Como había hecho dos noches antes besó su pelo con suavidad. – Cuídate Jensen, nos vemos pronto.

Jensen inspiró con fuerza, la cara enterrada entre el cuello y el hombro de su amigo, llenándose de ese olor que tanto había extrañado, intentando retenerlo en su memoria. – Nos vemos Jared, cuídate tú también. – Se separó despacio, algo sonrojado. – Lo he pasado bien, hasta luego. – tras una última mirada, se giró saliendo rápidamente de la habitación. Jared permanecía de pie, siguiéndole con la mirada, pensando si de verdad iba a ser capaz de cumplir sus promesas.

----------------

Los seis meses se habían convertido casi en nueve. Durante un tiempo parecía que sería imposible cuadrar las agendas de todos con los planes de rodaje, pero por fin la espera había acabado. En ese tiempo varias cosas habían pasado. El divorcio de Jensen, como él mismo había predicho, se convirtió en una batalla campal, avivada por los medios de comunicación que, como era de esperar, acabaron enterándose. Jensen ya solo se preocupaba de obtener la custodia compartida de JJ, no le importaba ceder en lo que Danneel quisiera, cosa que sus abogados, de momento no le “permitían”.

El rubio estaba en permanente tensión, preocupado y asqueado, sin entender cómo aquella mujer que una vez fue su amiga y su amante, se había convertido en semejante arpía. Solo conseguía un poco de paz en los ratos que hablaba con Chris y por supuesto, en los que lo hacía con Jared. Sí, porque el castaño comenzó a llamarle en cuanto todo saltó a la luz y desde entonces, no pasaban dos días sin que hablaran, aunque solo fuera un momento. Jensen estaba agradecido por eso.

En casa de Jared todo se mantenía igual. Gen no se tomó nada bien el nuevo proyecto de su marido y así se lo hizo saber en una guerra fría que duró semanas. Tampoco podía reprochárselo, al fin y al cabo, le había contado hace años la relación que tuvo con Jensen. Nada de lo que le decía, explicándole que las cosas estaban claras con él, parecía surtir efecto, hasta que un día, su actitud cambió de la noche a la mañana, comportándose de manera cariñosa y entregada hasta el punto de parecer extraña.

Jared no quiso darle más vueltas y se dejó envolver por el rol de pareja y familia feliz. Gen se tomó su trabajo en serio, acompañando a su esposo en todo lo posible, organizando excursiones y salidas con los niños y dándole más sexo en seis meses del que habían tenido en cinco años. Jared al principio no sabía cómo tomárselo, pero ahora suponía que las cosas habían vuelto a funcionar, lo cual no estaba mal. Verdad?

- Los niños te van a echar de menos – le dijo ella esa noche en la cama, abrazada a su cintura y con la cabeza sobre su pecho, después de un rato intenso de sexo. Él la rodeaba con su brazo, acariciando distraídamente su espalda. – Yo también voy a echarlos de menos. Están creciendo muy deprisa. Como su padre… – rió distraído por la ocurrencia. – Aún son muy pequeños, necesitan a su padre – continuó ella de manera despreocupada.

Jared, extrañado, se apartó lo justo para poder mirarla. – Tienen a su padre. Van a tenerlo siempre. Gen, es mi trabajo, paso temporadas fuera. Por qué me dices eso?
- Por nada cielo – dijo ella elevándose hasta depositar un beso en sus labios. – No te enfades..., solo quería decir que aún son pequeños. – Después de eso, se colocó de nuevo en la misma postura dejando a Jared aún descolocado por el comentario. Cerró los ojos intentando dormir, a la mañana siguiente volaba de nuevo a Vancouver.


Nos vemos en el siguiente. :holas: :holas: . No os reprimais de comentar. Se agradece :) :)
Reply
Like

pilar
Vampire
pilar
Vampire
Joined: 31 Aug 2009, 12:37

29 May 2016, 18:20 #16

Pero bueno! apenas una semana sin pasarme por aquí y me encuentro esta historia tan avanzada! me he tenido que leer todos los capis por seguido (bueno eso no está mal) :) me encanta la historia y me parece muy real. Danneel realmente es una arpía :angry: por qué le está haciendo eso al rubio con lo buen padre que es! y jared... bueno jared es mi ojito derecho y me cuesta decir algo malo de él pero... bueno voy a esperar al reencuentro para opinar. :yuju: :yuju:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

30 May 2016, 22:44 #17

Hola a todos! Aquí estamos un día más con la actualización.

PILAR: Se te acumula el trabajo jjj. No se puede estar una semana sin entrar jj. Tu confías mucho en Jared pero no se yo... :silba: :silba:


Bueno, vamos con el siguiente. Como siempre, gracias por leer. Y si queréis podéis comentar jjj. Se agradece. :wub: :wub: :wub:


Capítulo 7


Jensen llegó por primera vez al set de grabación envuelto en una cruda discusión por el móvil. Recogiendo la maleta del coche de la productora con la que le habían recogido del aeropuerto, siguió al empleado que le indicaba el camino a su caravana sin dejar la conversación aunque bajando ahora el tono al verse rodeado de más gente.

- He dicho que no! – Exclamaba con gesto enfadado – Quiero que todo esto acabe ya! Me da igual lo que haya que hacer! – continuó andando callado, escuchando lo que la otra persona debía rebatirle, con cara de que no le estaba gustando nada lo que oía. Jared había llegado hace rato y ya estaba instalado, vio pasar a su amigo con el móvil en la oreja, contento, decidió salir a saludarlo.

Jensen ni siquiera lo vio. Concentrado en la conversación, agradeció con un gesto al empleado el haberle acompañado y se metió directamente en la caravana cerrando la puerta. Jared le observó preocupado, desde allí había podido ver la tensión en el cuerpo y la cara de su amigo, el ceño fruncido y la expresión cansada. Ahora llegaban también sus gritos.

- No quiero que vuelva a pasar lo de este fin de semana. Lo entiendes? Puedes entender eso?! Te pago un dineral! Soluciónalo! – Jared lo veía a través de la ventana caminando de un lado a otro. En un momento dado se apoyó contra uno de los muebles dándole la espalda, aún así pudo ver como se frotaba el rostro con la mano con gesto cansado. Ahora no podía escucharle pero podía ver que aún seguía hablando, después de un momento volvió a moverse en un giro violento gritando al móvil. – He dicho QUE ESTÁ BIEN! – pulsando el botón de apagado y lanzándolo a alguna parte que Jared no pudo ver. Decidió esperar un rato, dar un tiempo a su amigo para que pudiera tranquilizarse, luego pasaría a ver si quería contarle que era lo que pasaba y si no, simplemente estaría allí.

Jensen respiraba agitado, era la enésima vez que hablaba con su abogado en los tres últimos días. Los hechos del fin de semana habían sido la gota que había colmado el vaso de la paciencia del actor. Si Danneel quería guerra la iba a tener, en su momento estuvo dispuesto a darle lo que pidiera con tal de terminar con aquel desagradable asunto, pero ahora… ahora no iba a ceder ni en una coma si podía evitarlo.

Enojado y pensando en lo que a partir de ahora iba a ser la línea de acción de sus abogados, empezó a deshacer la maleta, echando un vistazo alrededor y haciéndose una idea de las opciones que la caravana que le habían dado le ofrecía. En eso estaba cuando fue sorprendido por unos suaves golpes en la puerta, que se abrió segundos después ya que no le había echado el seguro.

La cabeza de Jared asomó por el hueco abierto, acompañada de una gran sonrisa. – Hola… puedo pasar? – El gesto enfadado de Jensen se suavizó al verle. Con una tímida sonrisa le invitó a hacerlo – Jared! Claro… claro pasa. Qué tal tío? – Jensen avanzaba con la mano extendida para saludar a su amigo que ya estaba plantado en mitad de la sala. Jared le estrechó la mano con firmeza mirándole a los ojos que aún parecían algo perdidos, sorprendidos por la interrupción.

El castaño no lo dudó cuando dio un fuerte tirón de la otra mano arrastrando al resto de su amigo tras ella, acercándolo hasta su pecho y envolviéndole en un fuerte abrazo con el brazo que le quedaba libre. Jensen emitió un quejido sorprendido cuando chocaron, pero después de unos segundos correspondió al abrazo. – Todo bien? – preguntó el castaño.

Jensen suspiró contra el pecho de su amigo mientras empezaba a separarse de él, algo que realmente le estaba costando. El castaño le dejó ir esperando con paciencia su respuesta. – Si..., sí, bueno... Ya sabes, esto del divorcio esta cada vez peor... – el rubio había vuelto a recostarse en el mueble que tenía a su espalda y no apartaba la mirada de sus manos, frotándose los dedos de forma nerviosa. Jared le miraba comprensivamente, dándole su tiempo para que se animara a continuar.

- Danneel me está volviendo loco, sabes? – elevaba ahora la mirada hacía los ojos grises de su amigo. Jared pudo ver la desesperación, la indignación y la tristeza que empañaban el verde de los de su compañero. – Está sacando lo peor de mí, te lo juro… Después de lo de este fin de semana... yo… yo ya estoy harto! – la ira se unía ahora al resto de las emociones que desfilaban por aquellos ojos.

- Eh… tranquilo… cuéntamelo, vale? – Jared le miraba fijamente a los ojos mientras le apretaba el hombro con su mano en gesto de apoyo. Jensen se derrumbó, llorando toda la rabia y la impotencia que había estado acumulando esos últimos días. El castaño sintió como la preocupación invadía cada fibra de su cuerpo al ver el estado en el que se encontraba su amigo. Siguiendo su puro instinto de protección le abrazó de nuevo sintiendo su camisa humedecerse al contacto con las lagrimas del rubio.

Permanecieron así durante un buen rato, hasta que los sollozos disminuyeron para convertirse en leves hipidos y algún que otro sorbido de nariz. – Eh... no estarás intentando limpiarte los mocos en mi camisa? – bromeó el castaño intentando distender un poco el ambiente. El rubio comenzó a separarse poco a poco, aunque Jared continuaba sosteniéndole por los codos, ofreciéndole una sonrisa que le tranquilizaba.
- No... Claro que no… – respondió con un puchero bajo la mirada divertida de su amigo.
- Yo… Lo siento… – Jared le frotaba los brazos vigilando cada cambio en su expresión. – Cuéntamelo anda... – Jensen tomó aire cerrando los ojos durante un instante, haciendo memoria de todo lo que había pasado.
- El viernes fui a buscar a JJ al colegio. Se suponía que le tocaba pasar el fin de semana conmigo. La saludé en la fila mientras esperaba a que la profesora los fuera entregando por orden. – Jared le escuchaba atentamente, preocupado cuando Jensen paró un instante cerrando los ojos y con un gesto de dolor plasmado en el rostro – Otra profesora apareció en ese momento… – Continuó – cogió a JJ y se la llevó dentro. Yo no entendía nada. JJ se puso a llorar llamándome y yo estaba fuera sin poder hacer nada.
Las lágrimas volvían a asomar a los ojos de Jensen que ya no hacía por evitarlas – Mi niña lloraba y yo estaba en la puerta sin poder pasar! – dijo ahora enfadado, dando un golpe al mueble sobre el que se apoyaba. Jared le miraba incrédulo, tratando de imaginar la situación. – Pero… Qué…? – acertó a preguntar.
- La directora vino después disculpándose – continuó – yo estaba furioso. Me puse a gritar como un loco. – Se rió irónicamente – Había periodistas… Seré imbécil... Como si mi vida no fuera ya bastante circo. – Jared agachó la mirada incómodo ante la última afirmación. Jensen siguió hablando. – Me pidió que la acompañara a su despacho para evitar más escándalo. Allí me dijo que había llegado una orden judicial por la que no me podían entregar a la niña.
- Por qué? – interrumpió Jared, incrédulo de todo lo que estaba escuchando.
- Riesgo de secuestro… – rió cansado – te lo puedes creer?
Jared ya sí que no sabía qué decir. Cómo alguien podía pensar que Jensen sería capaz de secuestrar a su hija. Es que era algo totalmente absurdo. – Es absurdo! – dijo de hecho.
- A partir de ahora solo podré verla una vez al mes en un centro de reunificación familiar y siempre en presencia de un funcionario – negaba con la cabeza incrédulo aún de lo que le estaba pasando. – Veré a mi hija en una puta cárcel.

- Qué vas a hacer ahora? – Jared seguía mirándole preocupado. La expresión del rubio se tornó firme, sus ojos se endurecieron y empezó a moverse de nuevo por la habitación seguido por la mirada del castaño.
- Atacar con todo – dijo decidido – He solicitado la custodia total y he contratado a un detective que investigue que está pasando con Danneel. Esto no es normal Jared, ese cambio de la noche a la mañana tiene que venir por algo y tengo que saber qué es. No me importa lo que me cueste pero voy a averiguarlo. No voy a dejar que me separe de mi hija y mucho menos que me traten como si fuera un criminal.
- Está bien... – Contestó el castaño – Todo saldrá bien ya lo veras. Si necesitas cualquier cosa, lo que sea.. Jensen, sabes que yo voy a estar ahí, verdad? – sus ojos buscaron los del otro de manera inquisitiva. – Si, lo sé... Gracias – contestó con una tímida sonrisa correspondida con un leve asentimiento de cabeza por parte de Jared.
Hablaron durante un rato más hasta que Jared estuvo seguro de que su amigo se había calmado del todo. Aún tenían muchas cosas que preparar, los primeros días los pasarían con lecturas de guión, ensayos y pruebas de vestuario y maquillaje. Todos se volcaron en el trabajo para poder empezar lo antes posible.
La relación entre ellos volvía a ser fluida, pronto cogieron la rutina, tal como hacía años, de pasar casi todo el tiempo juntos aunque ambos se habían auto impuesto una cierta distancia. Jensen en un instinto de autoprotección y Jared porque se había dado cuenta de la tensión que provocaba en su amigo cada vez que estaba demasiado cerca y aunque esto le dolía, intentaba respetarlo en la manera de lo posible.
Jensen estaba en permanente tensión, todo el mundo podía apreciarlo, molesto por todo, estaba claro que su situación familiar le estaba afectando más de lo que quería admitir. Solo parecía encontrar algo de tranquilidad hablando con Jared, pero últimamente también se mostraba molesto con él.

Tumbado sobre su cama, el rubio pensaba en ello, había sido una tontería pero estaba claro que su capacidad para diferenciar situaciones no estaba en su mejor forma. Estaban ensayando el reencuentro de Sam y Dean, una simple lectura de guión y una prueba de luces y marcas. De verdad que ya había leído el texto un montón de veces y no había tenido problema, aún no sabía porque se había puesto así. Suponía que fue porque ninguna de las veces que lo había leído tuvo a Jared delante.

Cerró los ojos y las imágenes de lo sucedido llegaron de nuevo a su cabeza.
- Vamos chicos! Estáis listos? Controláis vuestras marcas? – preguntaba el regidor mirándoles a ambos. Los dos asintieron antes de que el hombre se retirara de la escena. Esperaron la señal y empezaron a actuar.
Rodaban en un aparcamiento, los dos vestidos de traje. Jensen debía salir del Impala e interceptar a Jared antes de que entrara en lo que se suponía que era una oficina de Sheriff. Eso fue exactamente lo que hizo. Salió del coche y paró a Jared poniéndole una mano en el pecho.
Dean: Qué haces tú aquí? – mirando con enfado a su hermano al que hace años que no ve.
Sam: Me han dicho que hay un montón de sitios bonitos por aquí. Vengo a informarme – contesta de forma irónica mientras aparta de un manotazo el agarre de Dean sobre su pecho.
Dean: Vete a hacer turismo a California Sammy. Te pega más… – Sam suelta un bufido a la vez que le mira de forma furiosa.
Sam: Déjame en paz! – Intentando seguir su camino hacia la oficina, el cual es de nuevo interrumpido por su hermano.
Dean: Lo digo en serio. No tienes nada que hacer aquí. Ya lo tengo todo controlado – La amenaza es clara en los verdes ojos del mayor, pero igual de claramente, es ignorada por el pequeño que sigue avanzando hacia su objetivo.
Dean: Te largaste! – grita con furia a la espalda de su hermano. Sam se detiene, su espalda se tensa mientras cierra los puños con fuerza. En un segundo se vuelve caminando hasta donde está su hermano. Cara a cara con él. Con un siseo amenazante responde al otro.
Sam: No me fui… Tú me echaste… – La expresión de Dean cambia ahora, sus ojos brillan tristes y dolidos. Curiosamente los de Jensen adoptan la misma mirada, su pecho alberga el mismo sentimiento que su personaje, extrapolando la escena a otro momento de su vida.
Dean: Te eche?... Acaso no era lo que querías? Te lo puse en bandeja Sammy (Jared) y no dijiste que no. Ni siquiera lo intentaste – El tono de reproche no pasa desapercibido para Jared, durante un segundo mira interrogante a su compañero pero enseguida vuelve a la escena pensando que seguramente había sido una apreciación errónea.
Sam: Creí que no me querías a tu lado. Que estabas harto de salvarme el culo – Sam recitaba textualmente las palabras de su hermano cuando se había separado.

(-Qué no te quería a mi lado..?-) El cerebro de Jensen estaba teniendo serios problemas de discernimiento. Cerró los ojos masajeándose el puente de la nariz con gesto cansado. Jared le miraba sorprendido, sin saber muy bien qué hacer. La voz del regidor interrumpió la escena.
- Corten! Pasa algo chicos? Jensen…? Todo bien? – preguntó mientras todo el mundo volvía a moverse para preparar la nueva toma, reajustando la luz y todas esas cosas que se hacían fuera de cámaras. Jensen se alejó unos pasos buscando despejarse, abandonar esa espiral en la que se estaba metiendo y centrarse de nuevo en el trabajo.
- Jensen. Qué pasa? – escuchó la voz preocupada de su amigo a su espalda. – Estás bien? Pareces afectado. – El rubio se giró nervioso, incapaz de mirarle a los ojos.
- No..., no, todo está bien. En serio… – Contestó forzando una sonrisa – solo me despiste tío. Perdí la frase..
- Seguro?.Tú no eres de los que pierden la frase – Lo dijo en tono algo jocoso, intentando restar importancia a la pregunta.
- Si, seguro… Ya sabes, demasiadas cosas en la cabeza – se justificó. El castaño asintió dirigiéndose de nuevo a su marca, seguido casi al momento por Jensen.
- Céntrate Jensen.., céntrate. Eres Dean tío. Dean y Sam Nada de Jensen y Jared. Respira... Eres Dean… – Jensen se alentaba a si mismo mientras se colocaba de nuevo en la marca.
- Bien chicos! Desde la última frase... Creí que no me querías a tu lado... – el regidor puso de nuevo todo en marcha.

Sam: Creí que no me querías a tú lado. Que estabas harto de salvarme el culo.
Dean: Qué pasó con tus sueños Sammy? (Jared... No, no, no… Joder!) Qué pasó con esas ganas de formar un hogar? Una familia normal! – Dean/Jensen gritaba en la cara de su hermano/Jared. Su voz cargada de rabia, resentimiento y dolor. Sus ojos húmedos, fieros a pesar de la tristeza que reflejaban. Su cuerpo temblaba por la ira contenida.
– Acaso tu mujercita está conciliada con tu trabajo – puro veneno en su voz – o acaso no se lo has dicho? Eso es propio de ti Sammy... (Jared.., Jared en aquel sofá, diciéndole porque tenían que dejarlo. Jared..., aquel día poco después de aquella conversación, cuando le clavó un puñal tan hondo que aún le dolía, que nunca dejaría de dolerle) ...tomar decisiones por los demás.
Sam: Sabes qué Dean? Estoy harto de discutir contigo. Tú ve por tu lado que yo lo haré por el mío – dijo en tono seco empujando a su hermano.
Dean: Oh, tranquilo hermanito... Yo tampoco voy a discutir contigo – dijo con todo el sarcasmo que era capaz de destilar Dean. En un movimiento rápido, sujetó el brazo de su hermano haciéndole girar. Cuando le tuvo delante, soltó un tremendo derechazo al rostro de su hermano que cayó al suelo dolorido sujetándose la mandíbula.

- Corten! – De nuevo la voz del regidor le sacó de su aturdimiento. Eso y el sordo dolor de su mano que ahora llegaba a su mente dejándole sorprendido. Jared lo miraba desde el suelo, acariciaba su mejilla con gesto dolorido a la vez que le lanzaba una mirada inquisitiva. – Qué coño ha pasado tío? – preguntó dolido.

- Lo… Lo siento... – balbuceó nervioso. – No sé lo que ha pasado... Calculé mal la distancia… No sé… No lo sé joder! – Los ojos de Jensen brillaban ahora asustados, mirando alternativamente de Jared a la gente que les observaba alrededor.
- Eh, eh... Tranquilo… – Jared se levantó rápidamente acercándose a su amigo para que viera que estaba bien. – Estoy bien Jensen... – Jared intentó tomarle la mano para ver si se había hecho algo, realmente le había golpeado fuerte. Cuando Jensen se percató de su cercanía se apartó asustado, manteniendo la distancia con los brazos extendidos.
- Lo siento... - repitió de nuevo – lo siento Jared… nunca quise... tienes que creerme. Perdóname vale? – y diciendo esto se giró caminando apresuradamente hasta su caravana.
- Jensen! – gritó el castaño. – Joder! Espera! – pero el rubio ya había echado a correr con la clara intención de no volver hasta que todo el mundo se hubiera olvidado de su existencia. Claro que conscientemente sabía que aquella opción no era posible.



Pues ala, ya está. Nos vemos en un par de días :holas: :holas: :holas:
Reply
Like

Mdb
Human
Mdb
Human
Joined: 10 Mar 2015, 14:43

31 May 2016, 09:39 #18

Diooooosssssss, pobre Jensen, pero que mal todo. Y su ex jodiendolo al máximo!!!!! :boxing:

Si al menos Jared se aclarase un poco y lo pudiese ayudar, no se con un poco de mimos.... :hug:

Espero que su detective encuentre algo para poder parar a Danneel. :enf:

Te espero saphi!!!! :lol:
Reply
Like

Tiela
Winchester
Tiela
Winchester
Joined: 07 Feb 2010, 03:57

01 Jun 2016, 01:42 #19

Ay como sufre el pobre Jen! menos mal que recupero a su Jared... digo la amistad con Jared :silba: Me encanta! y que sigas publicando seguido aunque a mi se me acumulen los capis ... :wub:
Reply
Like

graph.x
Woman In White
graph.x
Woman In White
Joined: 10 Nov 2013, 19:03

01 Jun 2016, 03:16 #20

👋 Hola Saphi 👋

Estoy terminando de leer 📖 tú historia de
un solo tiro, y deja que te diga lo picada
qué me has dejado. Estoy impaciente por
la continuación.
¡¡FELICIDADES 🎊!!

P. D.
Te leo en el próximo capítulo 😘 😘 😘
♥ 💕 💓 💕 💓 💕 💓 💕 💓 💕 💓 💕 💓

Atte.
♋ Ady ♋
Grapa. X :luv:
Reply
Like

Joined: 09 Jul 2009, 22:24

01 Jun 2016, 21:56 #21

:ph43r: santo golpe que le ha dado Jensen a Jared. Bueeno, igual para quedar a mano después de todos esos años XD
No pero que mal que todo le este yendo terrible a Jen, ojalá pronto pueda encontrar su consuelo... con jared... y jj, tom y shep... juntos por siempre. :wub:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

02 Jun 2016, 13:26 #22

Hola! Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Me alegro de que os este gustando esta historia.

MDB: Danneel esta dando guerra. Veremos que pasa con investigación. Jared ahí está, no se si ayudando o no tanto :silba: :silba:

TIELA: Muchas gracias por el comentario. Me encanta que te encante jj. :hug: Jensen sufre veremos si resuelve algo.

GRAPH.X: Muchas gracias! Es genial que te guste, espero que siga dejándoos expectantes jj. :hug:

JENNIFER_WINCHESTER: Digamos que el puñetazo se lo merecía jj. Aunque al pobre le ha dejado a cuadros. A ver que explicación le da Jensen. Gracias por el comentario. :hug:
Reply
Like

saphi.rott
Woman In White
saphi.rott
Woman In White
Joined: 27 Jun 2015, 15:36

02 Jun 2016, 14:01 #23

Bueno, una vez contestados vuestros comentarios, los cuales agradezco enormemente, aquí os traigo el capi.

Me encantó escribir este capítulo y creo que es uno de mis favoritos en esta historia. Espero que os guste tanto como a mi y me encantaría que me dijeseis que os ha parecido.

Como siempre, gracias a todos por leer.



Capítulo 8

Y allí seguía Jensen, tres horas después, aún sobre su cama sin dejar de darle vueltas. Afortunadamente, parecía que los demás le estaban dando algo de cuartelillo, cuando llegó a la caravana, esperaba que alguien aparecería en cualquier momento para pedirle explicaciones, más concretamente suponía que ese alguien sería Jared, pero no, nadie llamó a su puerta. Hasta ahora.

Unos suaves toques le anunciaron que su tregua acababa de terminar. Cerró los ojos apretando el puente de su nariz constatando que el dolor de cabeza no se había ido a pesar del analgésico que se había tomado al llegar. Con un gruñido se incorporó de la cama y arrastrando los pies alcanzó la puerta. Al abrir se encontró de frente con Jared, al contrario que él que aún seguía con los pantalones del traje, la camisa con un par de botones abiertos y la corbata con el nudo aflojado; Jared ya estaba cambiado con unos cómodos vaqueros y una camiseta. En su rostro ya había empezado a asomar un ligero morado provocado por el golpe

Jensen se apoyó contra el marco, sosteniendo la puerta con la mano bloqueando la entrada. No dijo nada, miró a Jared con cara de pocos amigos y el mensaje claro de “dí lo que tengas que decir y lárgate”. El castaño sin embargo estaba decidido, no se iba a ir sin saber que había pasado. – Puedo pasar? – preguntó con tranquilidad. Jensen le miró molesto. – Ahora no Jared… – se echó hacia atrás y empezó a cerrar la puerta.

Jared fue más rápido al colocar la palma de su mano contra ella evitando que se cerrara. – No me jodas Jensen! A qué ha venido lo de antes? - Hubo un pequeño forcejeo sin mucha intensidad hasta que Jensen soltó la puerta dando la espalda a su amigo y dirigiéndose al interior de la caravana. – Ya te he dicho que lo siento. No voy a disculparme más. No hace falta que vengas a darme la charla. – Cogió un vaso de uno de los muebles y buscó unos hielos en el congelador para servirse después un largo chorro de la botella de Four Roses que tenía en la encimera.

Jared se había parado a escasa distancia y le miraba entre sorprendido y preocupado. Sin decir nada le imitó en sus movimientos sirviéndose otra copa para él. – Jared.., no vamos a tener una sesión de terapia, vale?. Tengo que irme en un rato, me esperan para otras pruebas.- Jared se hizo el sordo, con toda la tranquilidad del mundo se sentó en uno de los lados de la pequeña mesa con la que estaba equipada la caravana.

- No tienes que ir a ningún sitio – comentó con tranquilidad mientras daba un pequeño sorbo a su vaso. – He pedido que hagan algunos cambios, estamos libres hasta mañana – Los ojos grises de Jared se fijaron en los verdes de su amigo que ahora brillaban irritados. Odiaba cuando Jared hacía eso, odiaba su condescendencia. – Por qué has hecho eso? – preguntó molesto. El castaño se encogió de hombros con una expresión inocente pero una mirada directa e inquisitiva. – Dímelo tú…

Jensen se giró hacia la ventana apoyando las manos en el borde de la encimera, sosteniéndose con fuerza. Agachó la cabeza resignado, exhalando un fuerte suspiro. – Lo siento, vale? – Dijo ahora bajito – Vinieron cosas a mi cabeza..., de repente todo se había mezclado, no pude distinguirlo, de nuevo estaba todo mal... Lo siento Jared, de verdad…

- Todo mal? De qué estás hablando? Es por lo del divorcio... Hay noticias nuevas?
- No, no es eso! Todo sigue igual. Déjalo vale? No importa… – Jensen estaba empezando a impacientarse. Acaso no podía entender que no quería hablar de ello.
- Mírate Jensen… No estás bien. Solo me preocupo. Tú no eres así, no en tu trabajo. No puedes guardártelo todo. Me tienes aquí, habla conmigo... - Jensen se rió, una risa amarga que dejó a Jared callado.

- Y no entiendes que no puedo, no..., más bien no quiero hablarlo precisamente contigo... - arrastraba las palabras mientras se aferraba aún más fuerte al mueble, estaba seguro de que si lo soltaba la volvería a pegar, aunque no entendiera por qué se estaba comportando así.

- He de entender entonces que el problema es conmigo? – Jared estaba confundido.
- Entiende lo que te dé la gana – bufó el rubio. La caravana se lleno con el silencio de ambos, cada uno en sus propios pensamientos. Jensen deseaba que se fuera, necesitaba tiempo para poder aclarar todo el caos que reinaba ahora en su cabeza y que empeoraba cuando le tenía cerca. Jared intentando pensar que había hecho ahora mal.

El castaño estaba confundido, los cambios de humor de Jensen le descolocaban y le provocaban sentimientos muy ambiguos. Pero el que prevalecía entre todos era el deseo de arreglarlo, arreglar cualquier cosa que le pasara a su amigo, protegerlo ante todo el dolor que podía ver que sentía. Se sentía frustrado porque no sabía cómo actuar, deseaba acercarse y en la misma medida temía su rechazo. Veía las barreras que el rubio elevaba entre ellos y no sabía si sería capaz de saltarlas, ni siquiera sabía si debía hacerlo.

Su rostro se entristeció cuando creyó entender el sentido de lo que le había dicho. Solo tenía que preguntar para salir de dudas, quería hacerlo o mejor lo dejaba tal cual? No sabía que sería peor. Últimamente parecía no saber nada. Definitivamente mejor acabar de una vez, cuánto tiempo iban a aguantar con este tira y afloja. Había demasiadas heridas abiertas, demasiadas cosas que quedaron pendientes. Pensó que el tiempo habría amortiguado todo, pero desde luego se había equivocado.

- Qué cosas vinieron a tu cabeza Jensen? Vamos a seguir hablando del pasado? – preguntó con tristeza. – Creía que ya lo habíamos superado, ha pasado mucho tiempo...

Jensen cerró los ojos. Se preguntaba si realmente quería seguir adelante con eso. Sabía que Jared le estaba dando el pie para decir lo que había callado durante tanto tiempo, pero cuál sería el resultado? saldrían bien después de todo? saldría él bien? No podía saberlo. Cansado, se giró para poder ver a su compañero. Estaba tenso, pudo notarlo en la forma en que sus manos se aferraban con fuerza alrededor del vaso, sus ojos lucían apagados, tristes, resignados. Esperaba, esa es la imagen que le quedó a Jensen, Jared esperaba que la tormenta le cayera encima.

-Maldito sea! Él y su condescendencia – pensó Jensen con ironía. – Será capaz de quedarse sin decir nada? – pensar aquello le estaba enfureciendo cada vez más. Finalmente se dejó llevar. – Todo tiene que ver con el pasado Jared. Que ha pasado el tiempo? Que lo habíamos superado? – Una risa amarga se escapó de sus labios – Pues no! No Jared! A ver si te enteras. Yo no lo he superado!.

- Lo siento… – Jared iba a continuar pero fue rápidamente interrumpido.
- Deja de sentirlo! Estoy harto de tus disculpas! Lo sientes pero me dejaste. Lo sientes pero me traicionaste. Lo sientes pero me mentiste Jared. Y sabes que es lo peor? – Jared no dijo nada, miraba sus manos encogido, sin ser capaz de hacer frente a su interlocutor.

- Lo peor Jared… – Cada palabra destilaba rabia – lo peor es que ni siquiera la culpa de lo que pasa ahora es tuya. Lo que más me cabrea es que la culpa es mía. Mía por haber dejado que me afectaras tanto, por dejar que condicionaras mi vida, por no ser capaz de decirte que no Jared, porque nunca he sido capaz de hacerlo. Y sobre todo es culpa mía, por haber aceptado estar aquí contigo cuando sabía que no podría manejar la situación, porque no soy capaz de estar a tu lado sin imaginar y sin desear como sería mi vida si no hubieras hecho aquello. – Jensen se quedó en silencio de repente, como si el decir todo lo que llevaba guardado le hubiera dejado sin fuerzas. Miraba a Jared que seguía cabizbajo, en silencio. Un silencio que estaba cayendo como una losa sobre Jensen.

- Yo también lo imagino – dijo al fin en un susurro. Jensen se llevó las manos a la cara mientras suspiraba cansado.
- No me hagas esto Jared... – pidió con tristeza. El castaño se levantó intentando apartar las manos de la cara de su amigo. Jensen se apartó con rapidez. – Vete Jared. Por favor…

- No – contestó el más alto. – Yo también lo pienso, lo he hecho durante mucho tiempo Jensen. Sé que fue un error, lo siento, me asusté. La intensidad de lo que sentía por ti me daba miedo y busqué una salida, una equivocada ahora lo sé. Pero no puedo echar atrás en el tiempo. No puedo aunque quisiera.
- Estupendo- dijo Jensen con amargura – gracias por hacerme sentir aún más idiota. En serio… Vete.
- No – dijo de nuevo. Curiosamente se sentía tranquilo en contraposición al efecto que estaba provocando en Jensen.
- Que te vayas! – gritó ahora el rubio empujando el pecho de su amigo, Jared trastabilló un par de pasos pero se mantuvo en el sitio. – Tienes todo lo que querías Jared, tienes una mujer, tienes unos hijos y una vida respetable. No te atrevas a decirme ahora que me quieres o que te equivocaste. No te atrevas.

- Pero es la verdad Jensen. – Los verdes ojos del rubio brillaron con furia, llenos de ira y de dolor. – Siempre lo supe, lo negué y después del tiempo lo olvidé, lo olvidé en la rutina del día a día, pero cuando te vi aquel día en el aeropuerto, cuando te bese en tu habitación... Lo he intentado, he intentado mantenerme lejos, no incomodarte, pero te veo mal y no puedo…

- Tú te estás escuchando? – Jensen reía, reía con amargura, con decepción, reía por no llorar. – Me lo prometiste..., prometiste que no iba a pasar nada. Acepté este trabajo porque dijiste que no pasaría nada! – El tono de voz subía con cada palabra temblando de rabia y miedo.
- Jensen... – la mano del castaño alcanzó a tocar al fin su hombro paralizándolo al instante ya sin ganas de luchar por quitársela de encima. – Muy bien… – Dijo con una aparente serenidad – Me quieres, y qué? Cuál es el plan entonces? Vas a dejar a tu mujer? Se lo vas a decir a todo el mundo? Has encontrado ya el valor que no tuviste entonces?

Las palabras del rubio se clavaban como puñales en el pecho de Jared. Tenía que admitir aunque solo fuera para él, que no tenía las respuestas a esas preguntas. Aún no lo había pensado, todo iba tan deprisa… – Dame tiempo – rogó – puedo arreglarlo. – Jensen volvió a reír, en qué momento se había convertido todo aquello en una estúpida broma.

- Seis años no han sido suficiente tiempo Jared? Yo no necesité tanto para saber que te quería, para saber que nunca iba a dejar de hacerlo.

Jared sintió la certeza de esas palabras como una dura bofetada, no podía hacer nada por el pasado. Cerró los ojos por un instante incapaz de sostener la mirada interrogante y dolida de su amigo. – Tienes razón.. – dijo cansado – ha sido mucho tiempo, supongo que no tengo derecho... – su rostro lucía apenado, avergonzado, abrió los ojos llenos de súplica buscando los de Jensen que cambiaban una y otra vez dominados por la incertidumbre, la ansiedad, la incredulidad, el miedo…

Las grandes manos del castaño se aferraron a ambos lados de su cara. Jensen comenzó a temblar, llevó sus manos a sujetar las muñecas del otro queriendo apartarlas pero sin fuerza para poder hacerlo. Sentía que de nuevo estaba al borde del precipicio y estaba seguro de que caería por él, caería y ese sería su final. Rogaba, rogaba con su mirada a Jared, pidiéndole que parara, porque él era el único que podía sujetarle. Desgraciadamente, también era él quien podía empujarle si no se detenía.

- Vete Jared… Por favor – pidió de nuevo en un murmullo. Sentía su garganta áspera y seca, su voz salía estrangulada, notaba que se estaba ahogando, el aire faltaba entre ellos dos.
Jared cerró los ojos, no quería ver esa desgarradora súplica en la mirada triste de su amigo, si la veía su conciencia le convencería de la verdad que se estaba negando a sí mismo, la que le decía, que como entonces, volvía a ser un egoísta decidiendo por los dos, rompiendo sus promesas una y otra vez.

– Esta vez es diferente, lo arreglaré, si me dejas Jensen, estaremos bien – Se dijo a sí mismo. Claramente su conciencia estaba equivocada. Apoyó la frente en la de su amigo respirando agitado, notando el otro cuerpo temblar bajo sus manos. – Perdóname Jensen... Por favor, perdóname... – suplicó – perdóname por todo..., perdóname por lo que voy a hacer...

Jared inclinó su cabeza lo justo para que sus labios pudieran rozar los del otro. Jensen sintió como un escalofrió recorría su columna paralizando cada músculo de su cuerpo, se sentía tan tenso que creía que los huesos podrían partirse por la presión de su musculatura agarrotada. Sintió la humedad en sus mejillas provocada por las lágrimas que se habían agolpado bajo sus parpados y que ahora no era capaz de contener.

El pulgar de Jared se movió con delicadeza para recoger alguna de aquellas silenciosas lágrimas. – Shhh...- intentó calmar el castaño mientras depositaba un nuevo beso en sus labios. Besos pequeños y suaves, pidiendo permiso, dejando que el otro se habituase poco a poco. – Por favor Jensen, por favor… – susurró de nuevo contra su boca. Jensen estaba aterrado, inmerso en una terrible lucha interior, sabiendo que la iba a perder.

Los labios del castaño le provocaban, presionaban dulcemente los suyos, atrapándolos, incitándolos a responder. Quería resistirse, quería gritarle que se fuera, que le dejara en paz, que no arruinara de nuevo su vida, quería gritarle tantas cosas… Pero no podía, él y su maldita incapacidad en todo lo concerniente a Jared. Sus labios se movieron por cuenta propia, despacio, respondiendo con timidez. Los labios del castaño se curvaron en una pequeña sonrisa.

La lengua de Jared se atrevió a recorrer el grueso labio inferior de su amigo, deleitándose en él, presionando en su unión con el superior, pidiendo un permiso que fue rápidamente concedido. El húmedo músculo recorrió el interior de la otra boca con delicadeza, explorando cada rincón, amando cada centímetro de piel que encontraba. Jared se tomó su tiempo, tranquilizando a su compañero, queriendo hacerle olvidar las dudas, pidiéndole que confiara en él.

- Estas bien? – le preguntó separándose un momento de su boca. Jensen abrió los ojos hasta ahora cerrados, Jared se sorprendió al encontrarse frente a un infinito pozo de tristeza e inseguridad. – No – respondió el rubio. Jared dudó, soltó la cara de su compañero alejándose un poco desconcertado. Dio un paso atrás asustado, pensando lo estúpido que era, abrumado por aquella mirada.

La mano de Jensen aferrada a su camiseta detuvo su retirada, durante un momento permanecieron así, estudiándose, interrogándose con la mirada, decidiendo ambos si debían seguir o parar. Jensen tomó la iniciativa ahora, con la mano en la nuca del castaño le atrajo hasta sus labios, había más intensidad ahora, había necesidad, angustia, dolor, prisa... era todo lo que Jensen sentía, todo lo que había sentido durante esos años perdidos. Jared le devolvía arrepentimiento, disculpas, agradecimiento..., Jared le pedía perdón. Y Jensen lo aceptaba, por Dios que lo aceptaba aunque en su interior no podía creerle.

Jared soltó su corbata que permanecía floja en su cuello y con dedos temblorosos comenzó a desabrochar su camisa. Las manos se deslizaron por su pecho ahora descubierto, bajando hasta su cintura, rodeándola, acercándole más a él. Jensen se erizó bajo el contacto de aquellos dedos que dejaban un rastro de calor y deseo sobre su piel. Los labios de Jared se movían fugaces por su cuello y sus hombros, depositando pequeños besos y lamidas que le hacían suspirar.

Tironeó del bajo de la camiseta del castaño que elevó los brazos facilitando que se la quitara. Piel con piel, se perdieron el uno el otro durante un tiempo infinito, lánguidas caricias que intentaban reconocer el tacto de entonces en el de ahora. Manos que exploraban, tocaban, presionaban haciéndoles temblar en una mezcla de sentimientos encontrados, mientras sus bocas se llamaban, decían sus nombres abandonadas la una en la otra.

Jensen tiró de la cinturilla del vaquero del castaño incitándolo a seguirle, sin separarse lo más mínimo llegaron a la cama, las manos del rubio desabrocharon el pantalón del otro, dejándolo caer al suelo para luego desabrochar los suyos. Despacio se tendieron los dos en la cama, piernas y brazos enredados, continuando con lo que habían iniciado unos momentos antes. Sus caderas se movían buscándose, entregándose al placer del roce de sus miembros endurecidos, aumentando el ritmo a la vez que aumentaba su deseo.

Deseo reprimido, acallado durante tanto tiempo, empujado y olvidado en algún rincón oscuro de sus mentes para vivir una mentira que ahora no podían mantener. – Jensen, Jensen… – Jared... – era todo lo que podían escuchar, lo que querían escuchar. Se dejaron llevar durante un tiempo que se les hizo eterno y a la vez tan corto hasta que sintieron que no podían retrasar más la ansiada liberación que sus cuerpos les exigían.

Con el nombre del otro en su boca el orgasmo les arrolló con fuerza, dejándoles exhaustos, sudorosos y satisfechos. Intentando regular el ritmo acelerado de sus corazones ahora desbocados, con suaves besos llenos de ternura, promesas y esperanza.



Nos vemos...
:holas: :holas: :holas:
Reply
Like

pilar
Vampire
pilar
Vampire
Joined: 31 Aug 2009, 12:37

03 Jun 2016, 17:17 #24

Del capi anterior que no comenté quería decir: Cómo Jensen se esperaba que Jared le iba a dar un simple estrechado de manos para saludarlo? Ahí va ese abrazo achuchable como los que solo él sabe dar jajajja.
De este último: buenoooo, ya se lió, mira que no quería pero...como resistirse al grandullón. Ya lo tiene otra vez comindo de la palma de su mano. Ay Jared, no me seas malo con el pecas, que ya le hiciste bastante daño una vez. :(
Reply
Like

Tiela
Winchester
Tiela
Winchester
Joined: 07 Feb 2010, 03:57

04 Jun 2016, 21:14 #25

how dare you! :P eh... quiero decir... siguelo, siguelo! a ver como sigue esto ahora que los chicos dieron rienda suelta a sus sentidos! :wub: Solo espero que Jared no vuelva a clavarle un puñal a Jen! :ojitos:
Reply
Like