CAPITULO 98

Joined: January 1st, 1970, 12:00 am

July 15th, 2003, 9:14 am #1

Capitulo 98
LAURA PIDE A XEVI QUE LE HAGA EL AMOR


*Herida y furiosa con su marido, Laura besa a Xevi y le pide que le haga el amor. Él, aunque está muy enamorado, no permite que la mujer lo utilice*

Mariana, a pesar de que Sergi la estrecha con mucha fuerza, logra apartarse de él. Sergi finge sorprenderse:
--¿Qué pasa, mi amor?
Antes de que ella le diga nada, mira hacia la puerta y dice:
--¿Es por este? -A Patricio- ¿Y tú qué haces aquí? ¿Necesitas algo?
Patricio, muerto de dolor, le dice que no.
Sergi: Pues entonces vete porque no sé si te hayas dado cuenta, pero nos estás interrumpiendo.
Patricio mira a Mariana con mucha tristeza, esperando que ella lo niegue, pero la joven no dice nada.
Sergi: ¿No te vas? ¿No ves que aquí sales sobrando?
Patricio vuelve a mirar a Mariana, pero ahora lleno de odio y se va. Mariana lo ve con mucho dolor. Una voz dentro suyo le dice que lo alcance y le diga que lo que vio no es cierto, pero ella no se atreve a hacerlo.
Sergi la abraza y le dice:
--Ahora sí, mi amor ¿en dónde nos habíamos quedado?
Mariana lo bofetea mientras le dice: ¡En que eres un imbécil!
Sergi intenta volver a besarla, pero ella lo vuelve a bofetear.
Mariana: ¡Estoy harta de ti! ¡Puedes estar seguro de que nunca más volveré a poner un pie en esta recámara!
Mariana se va, furiosa con Sergi y con ella misma por no haberse atrevido a ir tras Patricio. Cuando pasa por la recámara de él, siente deseos de entrar y hablar con él, pero nuevamente el odio desplaza al amor y ella entra a la habitación de su hija.

Mientras tanto, Patricio, furioso, le cuenta Salvador lo que vio.
Patricio: No sé porque te escucho cuando me dices que Mariana no tiene nada que ver con ese tipo, siempre termino quedando como un idiota.
Salvador: No te pongas así, a veces las cosas no son lo que parecen.
Patricio: No digas tonterías.
Salvador: Tal vez Sergi la estuviera forzando...
Patricio: Mariana no se veía para nada forzada, se notaba que estaba con él por gusto.
Patricio habla muerto de rabia y celos.
Salvador: Deberías hablar con ella, tal vez no sea como tú piensas.
Patricio: No voy a exponerme a hacer el ridículo otra vez. Además si las cosas no hubieran sido como yo las vi ¿por qué ella no me lo dijo?
Salvador: Mariana está muy dolida por todo lo que pasó entre ustedes y quiere hacerte sufrir. Y por lo que veo lo está logrando...
Patricio: Te equivocas, no estoy sufriendo, no es tristeza ni dolor lo que siento.
Salvador: ¿Y qué es entonces?
Patricio: Es rabia, odio, desprecio...
Salvador: ¿Estás seguro?
Patricio, lleno de amargura: Sí, pero confío en que también eso dejaré de sentirlo. Aunque me tarde toda mi vida, llegará un día en que no sentiré nada por ella. Absolutamente nada.
Salvador lo mira con tristeza y sale de la recámara de su hermano.

Marcos ve a Laura salir de la habitación de su hijo e intenta hablar con ella.
Laura: ¿Siempre tienes que estar siguiéndome? ¿Qué no ves que no te soporto?
Marcos: Tienes que perdonarme, todavía estamos a tiempo de salvar nuestro matrimonio y volver a ser felices.
Laura: ¿Salvar nuestro matrimonio? ¿Pero te volviste loco?
Marcos: Tú y yo nos amamos y si hacemos un esfuerzo podemos hacer que todo vuelva a hacer como antes.
Laura: ¡Nada puede ser como antes!
Marcos: ¿Por qué no?
Laura: ¡Antes no me habías violado!
Marcos: ¿Por qué siempre tienes que estarme recordando todo lo malo que te hice?
Laura: ¿Crees que es algo fácil de olvidar?
Marcos vuelve a pedirle perdón y la abraza, Laura se aparta.
Laura: ¡Hueles a perfume de mujer! ¡Seguro que otra vez estuviste con la mucama!
Inmediatamente después se arrepiente de lo que dijo, ya que se da cuenta de que Marcos debe haber notado que se está muriendo de celos.
Marcos, desafiante: ¿Y qué?
Laura: ¿Cómo pretendes que algún día llegue a perdonarte si siempre te estás comportando como un patán?
Marcos: ¡Entiende que soy hombre y tengo necesidades!
Laura, llena de odio: Claro, claro que entiendo. Lo que no entiendo es por que abusaste de mí cuando podías satisfacer tus necesidades con cualquier otra.
Marcos: ¡Otra vez con lo mismo!
Laura: ¿Sabes una cosa? ¡No me importa nada de lo que hagas con tu mucama porque es lo mismo que yo hago con Xevi!
Marcos: ¡Eres una cualquiera!
Laura: ¿No puedes entender que yo también tengo necesidades?
Marcos: ¡Te voy a acusar de adulterio y te voy a quitar a mi hijo!
Laura se ríe: ¿Con qué pruebas? Yo no voy a ser tan estúpida como tú de andar exhibiéndome frente a todo el mundo con mi amante. Aquí si hay alguien que puede ser acusado de adulterio ese eres tú.
Marcos, furioso: ¿Sabes qué? Por mí puedes hacer lo que se te pegue la gana. Si quieres acostarte con ese imbécil, hazlo, que yo haré lo mismo con la mucama o con cualquier otra.
Laura evita mirarlo a los ojos para que él no se de cuenta de su dolor.
Laura: Es lo más sensato que has dicho en los últimos años.
Marcos: Pues que bien que estamos de acuerdo.
Laura siente que ya no podrá contener el llanto y se va corriendo. Marcos la mira con dolor y se dice a sí mismo:
--Siempre tienes que arruinarlo todo ¿por qué le dices eso?


*Patricio se siente fatal al creer
que Mariana se acuesta con Sergi. Desea olvidarla*

Salvador pasa por la recámara de Esperanza y decide entrar para ver si la niña duerme, pero cuando entra se lleva la sorpresa de ver a Mariana durmiendo a su lado. Él las mira con ternura por unos segundos, pero luego se le ocurre una idea y va a la habitación de Patricio.
Salvador: Ven aquí, quiero mostrarte algo.
Patricio: ¿Pasa algo?
Salvador: No, sólo quiero que veas algo que es muy importante.
Patricio: ¿Tiene que ser ahora?
Salvador: Sí, ahorita mismo. Ven, es sobre Mariana.
Patricio, enojado: ¡Si tiene que ver con esa ni me molesto en levantarme!
Salvador: De verdad, tienes que ver...
Patricio: ¡¡No me interesa!!
Salvador, ofendido: Como quieras, pero no tienes que gritarme.
Patricio le pide disculpas pero vuelve a repetirle que no quiere saber nada que tenga que ver con Mariana.

Laura sale de La Hermosa, llena de dolor. Va a la casa de Xevi. Él se preocupa mucho al verla llegar a su casa tan tarde y le pregunta si le pasa algo.
Laura: ¡Quiero que me hagas el amor!
Xevi la mira sorprendido y confundido. Laura lo besa y él le responde con todo su amor, pero luego se arrepiente y la aparta.
Xevi: No, esto no está bien.
Laura: Me dijiste que me amabas y me imagino que también me deseas. Quiero que hagamos el amor.
Xevi le habla con mucha dulzura: Si tú y yo alguna vez hacemos el amor será porque tú estés completamente segura de que quieres hacerlo, no quiero que hagas nada de lo que después vayas a arrepentirte.
Laura comienza a llorar y Xevi la acaricia con ternura.
Xevi: Dime que pasó ¿volviste a pelearte con tu esposo?
Laura asiente.
Xevi, con tristeza: ¿Y querías acostarte conmigo sólo para vengarte de él?
Laura no dice nada.
Xevi: No te preocupes, entiendo que estés muy dolida y tu primera reacción haya sido venir a buscarme.
Laura: Perdóname, tú no mereces que te haga esto.
Xevi: No importa.
Laura: Me imagino lo que debes pensar de mí...
Xevi: Sigo pensando lo mismo que antes, que eres una mujer maravillosa y que daría la mitad de mi vida por que me amaras como amas a tu marido.
Laura: A mí me gustaría poder enamorarme de un hombre como tú, pero no puedo, en el corazón no se manda.
Xevi sonríe tristemente.
Laura se despide.
Xevi: Es muy tarde, no puedes irte sola...
Laura acepta que él la acompañe y se van juntos.

Al día siguiente, Salvador busca a Mariana para hablar con ella.
Salvador: ¿Por qué le haces creer a Patricio que tú y Sergi llevan una vida de matrimonio?
Mariana se hace la que no entiende: No sé a que te refieres, Sergi es mi esposo y él y yo...
Salvador: Lo sabes muy bien.
Mariana: ¿Y nunca se te ocurrió pensar que tal vez sea cierto?
Salvador: Yo sé que no es cierto.
Mariana: Pues tal vez estés equivocado.
Salvador: ¿Si Sergi y tú son un matrimonio feliz por qué duermes en la recámara de tu hija en lugar de pasar la noche con él?
Mariana se siente descubierta.
Salvador: No sé por qué te empeñas en hacerle creer a Patricio que hay algo entre ese tipo y tú.
Mariana: Claro que lo sabes.
Salvador: ¿Es para hacerlo sufrir o solamente para que se convenza definitivamente de que el bebé que esperas no es suyo?
Mariana: Las dos cosas.
Salvador: No es justo lo que estás haciendo, Mariana.
Mariana: Él se lo merece.
Salvador: ¿No te parece que ya lo has hecho sufrir demasiado? Si lo que querías era vengarte por lo que él te hizo a ti, yo creo que con lo que tú le has hecho ya es más que suficiente. Piensa en lo que te estoy diciendo. Y piensa también en que le estás negando a tu hijos la posibilidad de tener una familia.
Salvador se va.

Marcos se cruza con Laura y la agarra del brazo.
Laura: ¿Qué quieres ahora? ¡Suéltame!
Marcos: ¡No voy a soltarte hasta que me digas por qué llegaste anoche con el idiota ese!
Laura: ¿No habíamos quedado en que cada quien haría su vida?
Marcos: ¡Y tú no te esperaste ni un segundo para ir a revolcarte con ese tipo!
Laura: Era nuestro acuerdo y te pido que ya no me molestes.
Ambos se miran con rencor y se van cada quien por su lado.

David va a La Hermosa a visitar a Esperanza y a Mariana. Ágata lo ve y le pregunta quien es.
David: Me llamo David Balaguer.
Ágata: ¿David Balaguer? ¿El dueño de la empresa de modas más importante de España?
David: Bueno, en realidad es una de las más importantes...
Ágata: Que gusto conocerlo, señor Balaguer. Yo soy Ágata viuda de Rivero.
Ambos se estrechan las manos y Ágata sonríe, con la mirada llena de ambición.


http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/m ... islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
foro grandes guapos
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978
Quote
Like
Share