CAPITULO 91

Joined: 11:30 AM - Mar 28, 2003

8:29 AM - Jul 04, 2003 #1

Capítulo 91
MARCOS Y LAURA RECONOCEN QUE SE AMAN


*Marcos, borracho, se meten en la recámara de su esposa. Después de una pelea se besan, confiesan que se aman y hacen el amor. Laura es feliz pero a la mañana siguiente él no recuerda nada *

Patricio da vueltas sobra la cama muy agitado. No puede dormir. Siente que una fuerza lo llama, que algo lo atrae hacia la habitación de enfrente. No puede dejar de angustiarse y excitarse cada vez que piensa que Mariana duerme en la recámara de enfrente. Se abraza a la almohada y piensa en cuando conoció a Mariana, en su falsa boda, en sus besos, sus caricias, las tres veces que han hecho el amor... Lágrimas de melancolía recorren el rostro del atormentado hombre.
--que ganas de besarte –se dice. Luego piensa en todo lo que pasó en el juicio y dice:
--y de matarte ¿porqué me tuviste que hacer tanto daño? ¿porqué tuviste que jugar de mi de esa manera tan cruel...? Yo te amo, te amo y te odio, te odio –llora.
Mientras, Mariana tampoco puede dormir. Recuerda con amargura los momentos más duros de su vida con Patricio: cuando supo que su boda era falsa, cuando Jade le hizo creer que su hija había muerto y lass declaraciones en el juicio.
Hay una luz de amor en su corazón pero el odio que siente es tan grande que la ahoga y no la deja salir.
Patricio se ha puesto una bata y se acerca a la puerta de la recámara. Su corazón va a mil. Una voz de dentro le dice que se vaya, que vuelva a su cama pero su corazón le dice que su otra mitad está tras esa puerta.
Mariana está sobre su cama, se toca el vientre y habla con su hijo. Le habla con mucho amor. Le dice que a él nadie se lo va a quitar, que lo va proteger hasta con su vida si fuera necesario. El alma de Mariana reconoce la cercanía de su propietario. Algo le dice que Patricio está acercándose. Mariana se levanta excitada. Patricio acerca lentamente la mano sobre el pomo de la puerta. Desea abrirla pero tiene miedo.
Mariana está tras la puerta muy alterada.
--Es él, es el –se dice.
La joven desea que entre pero algo de su interior lo rechaza. Patricio duda, pero finalmente agarra el pomo y lo gira. El corazón de Mariana va a mil, recuerda sus besos, su cuerpo desnudo... Patricio queda frustrado, Mariana tiene la puerta cerrada con llave. Sin pensar y lleno de rabia golpea la puerta con el pie.
--ábrele, Mariana, ábrele –le dice a la joven su voz interna.
Mariana no se atreve y se conformo con sentir su presencia y poner su mano y su cabeza sobre la puerta como presintiendo que él está haciendo lo mismo. Los ojos de los dos se llenan de lágrimas. Patricio no se conforma simplemente con acariciar la puerta. La golpea con suavidad . Mariana se altera. Patricio golpea dos veces más, el corazón de Mariana quiere salirse del pecho, lo mismo le pasa a Patricio.
--¿Mariana? ¿Mariana? ¿Estás dormida? –dice golpeando con suavidad.
Mariana lucha contra sí misma. Algo dentro de ella desea abrir la puerta y su mano no le obedece cuando está se pone sobre la cerradura para dejarlo entrar. Mariana lucha para impedirlo.
Patricio muy dulce: Mariana, si estás despierta ábreme... Tenemos que hablar.
Mariana está a punto de abrir la puerta. Llora. Recuerda los malos y los buenos momentos. Finalmente vence el odio y vuelve a la cama a abrazarse a la almohada.
Mariana repite una y otra vez como si quisiera aprendérselo de memoria:
--Te odio, te odio.
Patricio se sienta al suelo delante de la puerta de Mariana y llora:
--Te amo, te amo... Ha pesar de todo lo que me has hecho te amo –se dice para él con amargura.

Xevi y David están en un avión rumbo México. Xevi está con sus hijas y David al otro lado del pasillo. Las niñas están muy emocionadas mirando por la ventana. Se les ha olvidado ya su enfado por irse sin ver a su mamá.
Padre e hijo hablan.
Xevi: ¿porqué no has querido decirle a Sergi dónde vamos?
David: Le pedí a prometí a Mariana que no lo iba a decir nada a él para protegerla. A pesar de todo Mariana está con su hija y no quiero que Sergi le haga aún más daño.
Xevi: ¿y crees que Gabriel esté preparado para quedarse al cargo de la empresa?
David: Yo creo que sí pero eso depende de ti... Yo no quiero volver a esa empresa... No podría. Si no te gusta como trabaja él cuando desees puedes ir a substituirlo. Quiero estar una buena temporada fuera. Cuando murió tu madre me refugié en mi trabajo, ahora lo haré en mis nietas... Por eso Sergi se torció, le falta una madre.
Xevi: Sergi es responsable de sus actos, no hay que echar las culpas a nadie y ¿no crees que se molestará al saber que Gabriel está por encima de él?
David: Seguro pero no podrá hacer nada. Yo no quiero saber nada de la empresa, Gabriel hablará contigo y si hay algún problema con que tomes el primer vuelo... Yo no pienso volver a Barcelona hasta que mis heridas hayan cicatrizado y aunque tú también estés dolido... Ester está viva y siempre las cosas se pueden arreglar y bueno no es tan duro perder a una esposa porque murió, que por una traición... Eres joven olvidarás a Ester.
Xevi llora y su padre cree que es por Ester. Él no sabe cómo decirle que sus lágrimas son por el mismo motivo que él, porque él también perdió a Eulàlia. Xevi se siente aligerado al alejarse de una tierra dónde ha sufrido tanto y espera que un cambio de aires lo ayude a olvidar la amargura. Mira a sus hijas que las acaricia. Sus hijas son su tesoro y por ellas quiere vivir y luchar. Se emociona al verlas tan ilusionadas con el viaje.

Patricio va a la cocina y ve a Marcos que sale de las dependencias de las mucamas.
Patricio: ¿tu persiguiendo mucamas?
Marcos: ¿y me lo dices tú que has tenido que ver con todas las mucamas jóvenes que han pasado por La Hermosa? Incluso las de prueba... le prometías trabajo si se acostaban contigo y luego las corrían igual.
A Patricio le duele recordar ese pasado, fue su adicción a las mujeres las que lo destruyeron.
Patricio: Pero tu siempre me criticaste.
Marcos con frustración: Ahora te entiendo... Si uno no tiene amor, al menos que no le falte el sexo. Un hombre necesita una mujer, ya sea por amor o sólo por instinto. ¿A ti no te pasa igual?
Patricio con amargura: yo tengo deseos de mujer pero mi cuerpo no responde, sólo se adapta al de Mariana... Mariana, mi Mariana.
Marcos: No sé que tendrán las hermanitas que han vueltos locos a los Rivero.
Sonríen con tristeza.
Patricio: Al menos Álvaro si es feliz...
Los primos toman una botella de licor y empiezan a beber para calmar el dolor. Beben y hablan...
Patricio: ¿y de verás ya no amas a Laura?
Marcos: ¿y tú no amas a Mariana?
Patricio: ¡la odio¡
Marcos: ¡como yo odio a Laura¡
Repiten que odian a sus parejas para convencerse de eso y beben con amargura.

Ester está en la torre de los Balaguer muy alterada. No se puede creer que Xevi haya sacado a sus hijas del país sin decírselo.
--Pero ¿cómo que no dijeron dónde estaban? –pregunta con angustia.
Sólo el hecho que Sergi esté por llegar lo calma. Desea verlo y lleva un rato esperándolo. Cuando éste llega, ella intenta hablarle, le dice que tiene algo muy importante que decirle. Sergi no quiere hablar con ella.
Sergi : ¡pero que fastidio¡ ¡¡En la calle hay mucho hombres, búscate a cualquier otro para que satisfaga tus instintos básicos y si no salen gratis yo te doy dinero para que pagues por un bien servicio pero a mi no me molestes más¡¡
Ester sigue al hombre hasta su dormitorio.
Ester con desesperación: Yo te amo y aunque me humilles mil veces te voy amar aún más.
Sergi: ¡¿y que demonios he hecho yo para tener ese castigo?
Ester: el amor no es un castigo.
Sergi: El tuyo sí, es que ¿no ves que no me interesas ni como amante?
Ester dolida: Pero hicimos el amor.
Sergi: Y demostraste lo que eres... Ya te diste el justo, ¡ahora déjame en paz¡
Ester: ¡nunca¡ ¡nunca¡ ¡Moriré amándote¡
Sergi no puede más y la agarra del cuello y grita:
--¡Si no me dejas en paz te va a ir mal, muy mal¡
Ester está asustada, casi no puede respirar.
Ester medio ahogada: Yo sé que no eres malo, que no eres capaz de matar a nadie.
Sergi piensa en Eulàlia y finalmente la suelta. Ester tose aliviada.
Sergi: has tenido suerte, ahora vete.
Ester lo abraza: ¡No, no me voy a separar de ti¡ ¡te guste o no estamos unidos hasta la muerte¡
Sergi: ¡tú estás loca¡
Sergi se la saca de encima y toma una maleta.
Ester: ¿te vas? No me puedes dejar.
Sergi: ¡Claro que puedo¡
Ester: Yo voy contigo.
Sergi: ¡Estás loca¡ ¡Me voy con mi mujer y con mi hija¡
Ester: Eso no es cierto.
Sergi: Está en México, en una hacienda llamada La Hermosa y voy a buscarla.
Ester súplica que no lo haga, él la suelta con rabia y la joven cae al suelo.
Ester llora: ¡no te vayas¡ ¡no me puedes dejar¡ ¡Estoy embarazada¡ ¡espero un hijo tuyo¡
Sergi ríe: No me creo que estés embarazada y aunque así sea, el padre puede ser cualquiera.
Ester se levanta: ¡Mi hijo es tuyo y me vas a tener que cumplir¡
Sergi la bofetea y la tira sobre la cama. Ester lo mira con horror.


*Ester confiesa a Sergi que espera un hijo suyo. Aún así,
el hombre va a México detrás de su esposa*

Patricio y Marcos, borrachos intentan acercarse a sus amadas. Marcos se mete en la recámara de Laura. La mujer duerme, él se mete en la cama y la besa.
Patricio golpea la puerta de Mariana. La joven oye que está borracho y, aunque le cuesta, no le hace caso. Es Salvador quien se acerca a su hermano.
Salvador: ¿Te volviste loco? Vas a despertar a tu hija.
Patricio: No me regañes, la culpa es tuya... tu trajiste a esa mujer aquí, la mujer que me atormenta.
Salvador ayuda a su hermano a meterse en la cama. Se siente responsable de su estado y piensa que tal vez no fue una buena idea traer a Mariana pero ya es tarde para echarse atrás.
Patricio llora: Mariana, Mariana... ¿porqué fuiste tan mala conmigo?
Patricio se lamenta por la perdida de su amada y no deja de repetir su nombre hasta que queda dormido en brazos de su hermanastro.
Laura se saca a su marido de encima con una buena cachetada.
Laura: ¡lo que me faltaba. Encima eres un Borracho¡
Marcos: Sí estoy borracho y es por ti, por que me vuelves loco.
Laura está conmovida pero se hace la dura: Tú eres el único culpable de todo. Menudo ejemplo para nuestro hijo... espero que no herede nada de ti.
Marcos dolido: ya sé que me desprecia, que para ti soy un puro objeto de placer...
Laura lo vuelve a golpear: ¡eres un imbécil¡
Marcos cae sobre la cama. Laura se acerca a él.
Laura: ¡Párate de ahí¡ ¡vuelve a tu recámara¡
Marcos la agarra y ella cae sobre él. Sus labios se llaman y acaban besándose.
Marcos: te amo.
Laura: Te amo.
La pasión se desborda y hacen el amor. Laura está feliz. Siente que todo ha vuelto a ser como antes.

Sergi se dirige a la puerta de la casa con una maleta. Ester va tras él. Llora y súplica.
Ester: ¡No me dejes¡ ¡yo te amo y espero un hijo tuyo¡ ¡no me puedes dejar¡
Sergi: ¡déjame en paz¡ ¡Aunque tu hijo fuera mío yo no lo quiero para nada¡
Ester: Eso no es cierto, ¡es el fruto de nuestro amor¡
Sergi la empuja justo en la puerta y la joven cae al suelo. Llorando amargamente ve como su amado la mira con desprecie y desaparece en un coche. Ester llora de dolor. Las empleadas, que están muy sorprendidas por todo lo que ha pasado, se acercan a ella.
Empleada: Señora, no se humille más. Ese hombre no la merece.
Ester se levanta y las mira con rabia.
Ester: ¿y ustedes que saben? ¡Ese es mi hombre y no lo voy a dejar escapar¡ ¡y además mi vida no es cosa suya¡
La joven se va muy alterada, las empleadas comentan como se ha destruido esa familia.

Mientras Sergi con la venganza y la ambición escritas en la cara toma un avión que lo llevará a México, Ester tiene su pasaporte en las manos y se prepara a hacer las maletas.
Ester: no te voy a dejar ir... No señor... Mi hijo no se va a quedar sin padre.

Mariana se dirige con Salvador y Esperanza a los límites de La Hermosa.
Mariana: Gracias por acompañarme, don David siempre se portó bien con la niña.
Salvador: Suerte que como Patricio se durmió tarde no creo que se levante hasta pasada la media tarde.
Esperanza: Tengo muchas ganas de ver a mi abuelito y al tío... ¿Y porqué no vino mi papá Sergi?
Mariana: Ya te dije que Sergi no es nada tuyo, era tu papa porqué era mi marido pero todo eso acabó.
Esperanza un poco triste: ¿ya no lo volveré a ver?
Salvador: Tu papá es Patricio, ¿no lo quieres a ir? Él te quiere mucho.
Esperanza: Sí lo quiero mucho pero, si mi mamá y la bruja viven aquí, ¿por qué no pueden vivir juntos mis dos papás?
Mariana: Aún eres muy chiquita pero los niños sólo tienes un papa y ese es Patricio.
La niña está algo confusa. David Y Xevi ya los están esperando. Esperanza abraza muy contenta a su abuelo y a su tío y a sus primas. Luego Mariana y David se funden en un cálido abrazo.


Marcos duerme desnudo en la cama de su esposa. Laura está despierta de hace rato. Está vestida y cerca de la cama. Lo mira excitada y con amor. Está tan feliz, está como loca porque despierte su marido para poder festejar juntos de su reconciliación.
Laura: ya no hay marcha atrás, yo lo amo y él me ama. Hay que olvidar el dolor.
El hombre se despierta. Se confunde al verse en la cama de su esposa. Laura lo mira feliz.
Marcos aturdido: ¿qué hago aquí? ¿qué pasó anoche?
Laura decepcionada: ¿no lo recuerdas?
Marcos se incorpora. Se queja de que le duele la cabeza.
Marcos: No, sólo sé que estaba con Patricio y bebí... No estoy acostumbrado a beber y no recuerdo nada.
Marcos mira bajo las sábanas.
Marcos sorprendido: ¿estoy desnudo? ¿porqué estoy desnudo?
Laura mira a su marido con cierto pudor. No sabe qué decir.

Patricio se despierta y se altera al ver que ni Mariana ni Salvador ni su hija están por ningún lado. Patricio se acerca a Jade muy alterado y pregunta por ellos. Jade se hace la angustiada.
Jade: ¡te lo dije¡ ¡Nos han robado a la niña¡
Patricio desesperados se dispone a salir a buscarlas.
Jade: yo voy contigo, es mi hija.
Patricio: tú te quedas aquí por si llegan.
La mujer obedece frustrada. Se queda sola y parece que el espejo le grita.
Jade: ¡ahora no hinches¡
(...)
Jade: ¡No es que me deje pisotear pero es que aún no es mi momento pero ya se arrepentirán de cada uno de las groserías que me han hecho¡

Marcos se levanta envuelto en la sábana. Laura no sabe qué decir.
Marcos: pasé la noche aquí ¿abusaste de mi? No sabía que estabas tan necesitada..
Laura: ¡¡¡imbécil¡¡¡¡
Marcos: ¿¡a poco no hicimos el amor?
Laura angustiada: ¿de verás no recuerdas qué pasó?
Marcos: No y ¿de verás caíste tan bajo? Yo estaba borracho y no sabía lo que hacía... pero tú no... Me parece increíble que te llenes la boca diciendo que me desprecias y aprovechando que me emborraché me hagas el amor... ¡casi me violaste¡
Laura nerviosa: ¡pero ¿cómo se te ocurre? Yo estaba durmiendo tan tranquila y tú te metiste en mi cama desnudo ¡si sobrio me das asco pues imagina borracho¡
Marcos dolido: ¡estás claro que me desprecias¡
Laura lo mira triste y piensa:
--dile que lo amas y que sabes que te ama... ¡Estás loca¡ él estaba borracho, no sabía lo que decía. Se acabó. Marcos no se merece mi amor.
Laura en voz alta: ¡pues sí, te odio cómo jamás odié a nadie¡
Marcos esperaba que su esposa le dijera que lo ama, que sí hicieron el amor y fue porque ella quiso.
Los dos se miran con tristeza. Él se va y Laura llora en su recámara. Marcos en su recámara se viste frustrado.
Marcos piensa en Laura y dice:
--¿por qué no te puede hacer sentir tu amor? ¿porqué me odias tanto?
Solo la llegada de su hijo lo calma.
Víctor: ¿puedo pasar?, papá
Marcos : ¡ven aquí campeón¡
Marcos toma a su hijo en brazos y lo abraza.
Víctor: ¿porqué estás triste?
Marcos: claro que no estoy triste.
El niño le acaricia sus húmedos ojos y le muestra el dedo mojado de sus lágrimas.
Marcos emocionado: te quiero mucho.
Padre e hijo se abrazan.

Patricio llega muy alterado a la laguna. En seguida sale a su encuentro Salvador.
Patricio: ¡menudo susto me has dado¡ ¡Creí que las habías ayudado a huir¡
Salvador: Creí que ibas a dormir hasta más tarde aún. Fuimos a dar un paseo y luego vinimos aquí. No pensaba dejarlas solas. No me voy a cometer el mismo error dos veces pero me pareció bueno venir aquí. Ellas necesitaban un momento de intimidad madre e hija.
Mariana y la niña se bañan felices en la laguna. Patricio las mira emocionado y empieza a desnudarse.
Salvador: ¿qué vas a hacer?
Patricio: ¿No lo ves? Me voy a bañar con mi hija y mejor vete, ya no tienes que vigilarlas. Yo me ocupo de Mariana y mi hija.
Los hermanastros se despiden con complicidad. Patricio se queda en bañador y se acerca al agua emocionado.





http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/m ... islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
FORO MAURICIO ISLAS
http://www.network54.com/Hide/Forum/217068
FORO GRANDES GUAPOS
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978
Quote
Like
Share