ESPEJISMOS.- Capítulo X

Calipso
Calipso

February 4th, 2004, 2:21 pm #1


Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
Quote
Share

Cata
Cata

February 4th, 2004, 2:48 pm #2

que se le va a descubrir pronto la mentira porque Armando va a sospechar y no creo que los papás se lo nieguen.

Parece que Armando está siendo más formalito ¡ya era hora! y eso que Alejandra se lo puso difícil.

Besitos, Calipso.

Quote
Share

María quehubo?
María quehubo?

February 4th, 2004, 3:11 pm #3

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
Sinceramente me parece absurdo, no entiendo cómo se le puede ocurrir algo tan estúpido a una mujer hecha y derecha. Una cosa es no confiar en él como pareja, y otra distinta no ser sincera y afrontar que, más que le pese, él puso esa semillita y dio frutos. Armando no se merece eso.

Espero que en esa conversación sea franca con él, por Armando y por ella misma. Ah, a propósito, doña Julia no tiene autoridad sobre su hija, cómo se nota que el duro de la familia debía ser el finado Hermes...

Un besico
Quote
Share

Sara G.
Sara G.

February 4th, 2004, 3:31 pm #4

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
Armando es el que no tiene razón, esta vez tengo que decir que Betty es la que se está pasando tres pueblos. Es normal que Armando con el pasado de mujeriego que tuvo, tenga a algunas que se le pegan como lapas, pero Betty no tiene que achantarse, con un par de cortes bien dados a aquellas que quieran acercarse a él, verás como terminarán de dejar de molestarlo. Lo peor que puede hacer es echarle sólo la culpa a Armando.
Ese plan está condenado a fallar, no se puede tapar el sol con un dedo, y aunque oculte el embarazo, no puede olvidar nunca que Armando es el papá del niño.
Besos.
Quote
Share

sofia y encarni
sofia y encarni

February 4th, 2004, 4:29 pm #5

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
arriesgado, ya que betty al final tendrá que aceptar que ese bebé es de armadno y tendrá que decirselo, lo que está haciendo ahora es dar rodeos que no la llevan a ningún lado y lo unico que va a conseguir es hacerse daño, bueno a ver si la hacen recapacitar y la ayudan a que se lo diga a armando..
besitossssss
Quote
Share

Almendra
Almendra

February 4th, 2004, 5:04 pm #6

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
ese plan va directo al fracaso!!!!... pero niña respondeme una cosa... Roberto esta conciente de lo que planean la loca de Betty y la abnegada de Doña Julia?...
Besos
Almendra
Quote
Share

Guiomar y Celia
Guiomar y Celia

February 4th, 2004, 6:48 pm #7

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
...Betty, la que actúa como una cría, porque el plan es un tanto descabellado y absurdo.
Armando tiene derecho a saber, ella debería distinguir entre "ser padre" y "ser pareja", y aunque a juicio de ella, Armando sería una pareja espantosa y nada de fiar, debería darle una oportunidad como padre. Él se v aenfadar mucho cuando se entere y con toda la razón. Besos
Quote
Share

ETERNIDAD
ETERNIDAD

February 4th, 2004, 7:57 pm #8

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
ESTOS DOS VAN A TERMINAR MAL. YO CREO QUE EL PLAN DE BETTY PARA SU MAL, TENDRÁ EXITO Y QUE ARMANDO NO LA VA A PERDONAR POR ESTO. VEREMOS QUE SUCEDE AHORA. BESITOS. ESPERO QUE NO LA EMBARREN.CIAO.
Quote
Share

yoly
yoly

February 4th, 2004, 8:20 pm #9

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
no de resultado el plan de betty y q armando se de cuenta o q ella se lo diga aunq sea en un cabreo de celos,porq con lo juicioso q esta armando no creo q se merezca lo del engaño,haver si betty razona y deja a un lado esa testurez tan sulla y le da la oportunidad al probrete armandito
Quote
Share

Sandra
Sandra

February 4th, 2004, 10:18 pm #10

Armando está muy inquieto por su ausencia, tanto que anula su salida “cinegética”.

- Julia, estos días Betty no estaba bien. No la habrá pasado algo?

- Seguro que no. Estate tranquilo, hijo.

Pasea de extremo a extremo del salón como un tigre enjaulado, y continuamente se asoma a las ventanas al menor ruido. La llama un par de veces, pero ella no le contesta.

- Pues yo estoy muy preocupado y voy a salir a buscarla! Si no la encuentro... iré a la policía...







Capítulo X.- Mamá… necesito que seas mi cómplice.




Doña Julia le ve tan angustiado que se compadece de él.

- Armando, Betty está en la casa Pinzón. Se fue dizque a pensar... pero no me gusta que pase la noche allá sola.

Ve el cielo abierto. Sonríe y dice:

- Gracias por apiadarse de mí, Julia. Usted sabe que yo la quiero por encima de todo...

Ella asiente con la cabeza, y él vuelve a hablar, mientras don Roberto asiste a la escena en silencio.

- Voy con ella. Si la convenzo vendremos, pero si no, la acompañaré.

Armando llega a la casa y abre con la llave que le ha dado doña Julia, cierra la puerta y recorre varias estancias llamándola.

Al llegar al estudio de don Hermes la ve sentada en el escritorio, con unos folios delante y un bolígrafo en la mano, con el que juguetea.

- Qué haces aquí, Armando?

- He venido a buscarte. Por qué no me has contestado? – La pregunta amable.

- Estoy en mi santuario y... no eres bienvenido.

Hace como si no la hubiera oído.

- Tu mamá no quiere que pases la noche aquí sola, así que o vuelves conmigo... o me tendré que quedar yo. Elige.

- Dada la alternativa, volveré. – Contesta después de mantenerle la mirada un tiempo.

- Qué has hecho aquí toda la tarde?

- Buscar la salida de un laberinto. – Contesta misteriosa.

- Tienes algún problema de salud, Betty?

- No te voy a comentar nada de mi vida.

- Dime sólo si estás bien de salud. No seas terca! – Insiste Armando.

- Estoy perfectamente. – Responde seca.

- OK! Vamos a casa.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Cuando al día siguiente Betty se levanta, y con fuertes arcadas vomita hasta la primera papilla que tomó en su vida... su madre que la oye, entra en la habitación y la acompaña hasta que pasa el mal rato.

- Bettyca, debemos ir a un ginecólogo y seguramente te mandará algo para aliviar estas náuseas...

- Tienes razón, mamá. Pídeme cita e iré. Y esta tarde cuando vuelva de la empresa tenemos que hablar en privado...

- Quieres quedar en algún lugar y merendamos? – Propone la madre.

- En el café “La placita”, sí?

- Perfecto, m´hija. A las seis y media.

- Key! – Y baja rápida a la cocina.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




La jornada de trabajo transcurre con normalidad, y al terminar avisa a Armando que se va en un taxi porque ha quedado con su madre.

Entra en la cafetería y ve a su mamá que la hace una seña con la mano desde una mesita del fondo. Va hacia ella, se dan un beso y se sienta enfrente.

- Qué tal pasó el día, mamita?

- Bien. Te voy a explicar la posible solución que encontré al problema. – Está deseando contarle su idea.

- Qué desean tomar? – Pregunta la camarera.

- Dos cafés con leche, una ración de tarta de manzana y otra de chocolate! – Dispara Betty con ganas de que la dejen seguir con el tema que la interesa.

- M´hija... qué prisas!

- Ay, mamá, perdona! Como siempre pides tarta de manzana... pensé... Acaso hoy preferías otra tarta? Mira que voy a cambiarla...

- No, no. Tranquila, que está bien. Es que me ha sorprendido lo acelerada que estás. Anda sigue...

- Mamá... necesito que seas mi cómplice!

- Qué deseas que haga? – Pregunta doña Julia interesada.

- Podrías simular que eres tú la que va a ser madre... – Dispara y de pronto la abandona el valor.

- M´hijita... y quién se va a creer que yo pueda estar embarazada...? – Con ojos como platos.

- No tienes aún el periodo?

- Sí, pero...

- Y estás casada! – Razona.

- No sé qué diría Roberto, Betty, pero me atrevo a apostar que no le gustaría.

- El bebé es de tu hija y de SU hijo...

- Suponiendo que acepte, sólo servirá para poco tiempo, pues en unos meses se te empezará a notar y... qué haremos entonces?

- Irnos a la hacienda. Diremos que el médico te recomienda reposo y aire puro, y yo como buena hija... te acompañaré para cuidarte y no me separaré de ti.

- Lo tienes muy meditado... – Asegura impresionada doña Julia.

- Me pasé la tarde de ayer encerrada en nuestra casa, en el estudio de papá, pensando. Y al fin se me ocurrió esta posible solución...

Guardan silencio mientras la camarera deja sus meriendas sobre la mesita delante de ellas. Cuando se aleja, Betty continúa.

- Si Roberto accede, esto será un ESPEJISMO para todo el mundo, pues solamente percibirán una ilusión...

- Bettyca… sé tu opinión, pero… Armando ha de saberlo, tiene derecho a saber que va a ser padre. No estás siendo justa con él!

- Mamá, ser padre no es SÓLO poner una semilla!

- Armando ha cambiado, mamita. Apenas sale, te mira con adoración, está muy juiciosito…

- A ver, mamá. Tú eres mi madre o la de Armando?

- La tuya, m´hija. La tuya… - Y doña Julia se calla al ver que no hay manera de hacer cambiar de opinión a Betty.

Don Roberto se aviene después que su esposa le insiste hasta que acepta, pero no está convencido.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Llevan adelante el plan, y doña Julia comunica a familiares y amigos que va a ser mamá de nuevo.

Armando cuando se entera pone cara alucinada, luego sonríe de oreja a oreja y les dice contentillo:

- Serán picarones...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Todo va perfectamente porque Betty apenas aumenta de volumen, y sigue rehuyendo a Armando y autoconvenciéndose de que ella sólo fue un capricho más.
“Fue culpa mía porque yo le conocía. Me arriesgué y perdí...”

Sin embargo, él cada vez sale menos, y está más hogareño y apacible. Da la impresión de que se le ha ido pasando el enfado por su rechazo.

La verdad es que después de Betty, no le llena ni le satisface ninguna, así que decide esperar a ver si consigue convencerla algún día de que es digno de confianza.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




A la presentación de la nueva colección acuden los cuatro juntos y muy elegantes.

Se acercan a saludar a Cata, y hablan con ella hasta que empiezan a llegar los invitados. Entonces los padres van a sus asientos y Betty también echa a andar, pero Armando la toma por el codo:

- Por favor, quédate conmigo y sé mi pareja como anfitriona. Ayúdame a dar la bienvenida y atender a nuestros clientes...

- Armando, yo no...

- Nadie mejor que tú. Por favor... – Suplica.

- Está bien! – Acepta y le acompaña.

La noche transcurre perfecta y Cata se dirige al atril para anunciar el comienzo del desfile.

Armando toma a Betty de la cintura atrayéndola a él para ir hacia la pasarela, cuando una larga y negra melena casi la da en la cara, impulsada por la dueña, que se abraza a Armando sin la menor discreción ni timidez.

Se ha abalanzado sobre él tan rápida que no han llegado a reconocerla.

- Oiga, señorita! – Protesta Armando.

- Cómo señorita? Te has olvidado de mí?

- Alejandra! Cómo así?

- Ya ves! Estaba en Bogotá e iba a llamarte para vernos, pero al saber que hoy presentabais la nueva colección... me hice con una invitación y acá estoy! Dispuesta a dar qué escribir y fotografiar a los reporteros de las revistas del corazón con nuestras aventuras nocturnas... – Declara sugerente mientras sigue pegada a él.

Armando, consciente de que tiene a Betty al lado, quiere cortar la indiscreta verborrea de la caraqueña.

- Alejandra, voy a presentarte a... – La ve alejarse y sentarse junto a Marcela percibiendo dolor en sus ojos. Aprieta los puños con rabia por haber perdido otra ocasión. – Siéntate por ahí, debo presentar la colección!

Pero ella se sienta en el lugar que debió ocupar Betty, y a partir de que Armando termina de hablar y va a su asiento, le monopoliza, le abduce, y se pega a él como un sello.

Después del desfile, Betty no aguanta más y con la excusa de estar cansada, avisa a su madre para que no se preocupe y se va a su refugio.

- Bettyca, Armando no la da pie. Es ella!

- Digo yo que si él quisiera, sabría librarse de ella! Y además, para tomarse esas libertades, él la habrá dado confianzas anteriormente, ah?

Doña Julia baja la cabeza asintiendo.

- Chao, mamá!

Poco después, Armando la echa en falta y la busca con la mirada por todo el salón.

Se decide y la llama al móvil, pero Betty no contesta. Así que se acerca a Marcela.

- Llámala! Hace rato que no la veo y a mí no me contesta. Estoy preocupado.

Ella lo hace pero...

- Lo tiene desconectado, Armando. Que esperas después de la exhibición que has hecho con la señorita Zing toda la velada?

- Yo no he hecho ninguna exhibición, Marcela. Ella ha estado un poco pegajosa, pero no ha hecho nada malo!

- Nada excepto acapararte y sobarte toda la noche... – Puntualiza Marcela.

- Cómo así? Respeta! – Contesta furioso. – Si la ves, dile que la estoy buscando.

Se disculpa decidido con Alejandra y la compensa presentándole a Mario. Ella acepta el cambio algo contrariada, pero allá les deja a los dos.

Sigue buscándola sin éxito, pregunta a los padres y le dicen que se ha ido.




ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ




Tan pronto como puede, se escapa y va a casa, se asoma a su habitación y comprueba con angustia que no está.

De momento se queda bloqueado y no sabe qué hacer, pero de pronto recuerda dónde va ella cuando quiere estar sola: a su santuario...

Toma la llave y se encamina allá.

Va rezando interiormente mientras camina: “Que esté ahí, por favor...”

Recorre varias habitaciones hasta que la encuentra dormida en su propia cama, hecha un ovillo y abrazada al muñeco que él la regaló hace tiempo.

Se da cuenta que Betty ha pasado antes por la otra casa para recoger el juguete, y lo interpreta acertadamente al pensar que le añora y necesita.

Da gracias al cielo por encontrarla y porque está a salvo. Después se acuesta junto a ella, la pasa un brazo por la cintura y se duerme tranquilo.

A mitad de la noche, Betty se sobresalta al tomar conciencia de estar acompañada y se incorpora.

- Tranquila, cielo, soy yo. – Murmura Armando.

- Quién? – Aún insegura.

- Quién más te diría: “Tranquila, cielo, soy yo”? – Responde sin abrir los ojos.

- Armando?

- No, pues! Oye, con cuántos hombres has compartido cama tú? – Pregunta muy seguro de la respuesta.

- A ti te lo voy a decir... Ni más faltaba!

- Duérmete... Todavía es temprano. – Contesta sonriendo amodorrado.

Pero Betty está totalmente despierta.

- Cuánto llevas aquí?

- Desde medianoche... – Con los ojos cerrados.

- Tan pronto? Y qué hiciste con tu admiradora?

- Alejandra? – No le va a quedar otra que despertarse si quiere ser coherente y cuidadoso con las respuestas, pues está pisando hielo quebradizo...





CONTINUARÁ…


Hola, m´hijas!

Yo sé… yo sé… Unas decís que a ver si madura Armando, y otras que Betty está muy terca, y yo estoy más de acuerdo con las segundas que con las primeras, porque la verdad es que el bello bobo… no está muy alborotado, mientras que “su” Betty, le niega hasta el agua!

Qué le voy a hacer si en esta historia es ella la que me ha salido díscola? Yo intento que vayan por el caminito, pero ellos no me hacen ni puñetero caso.

Una incomprendida es lo que soy!

Ah, quería preguntaros algo: Creéis que el plan de Betty para ocultar su embarazo dará resultado?

Besos.
dará resultado o no pero opino que es una marranada como una casa! Y solo falta el tremendo cabreo que pillará Armando cuando se entere de todo el embrollo... ademas si Betty se va con su mama fuera, sin Roberto como que muy sospechoso y Armando no se querrá separar de su amor no? ojojojo mija, aqui haciendo de Sherlok Holmes... bueno a ver que pasa...

BESOTES!
Quote
Share