ESPEJISMOS.- Capítulo IV

Calipso
Calipso

January 14th, 2004, 2:22 pm #1

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
Quote
Share

María quehubo?
María quehubo?

January 14th, 2004, 3:28 pm #2

Pos yo seguía fastidiando a Armando un tiempito más. O, mejor, le daría una de cal y otra de arena, para que aprenda.

Tanoche teatro y un besito de despedida. Mañana ni te miro. Otra día te acepto una invitación a tomar un trago y no me ha acuerdo... ¡A joderse, macho!

En fin, hoy estoy bastante agresiva, no me hagas caso.

Besicos

María

Quote
Share

Maeva
Maeva

January 14th, 2004, 3:42 pm #3

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
saber cual será esa tercera palabra. Y la verdad... Si ellos no nos entienden... NOSOTRAS TAMPOCO A ELLOS!!! Así que vamos a la par

Un beso,

Maeva
Quote
Share

sofia y encarni
sofia y encarni

January 14th, 2004, 3:48 pm #4

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
entre ellos, aunque no nos parece nada mal la postura de betty, porque asi armando esta recapacitando por todo el mal q le causó tiempo atrás.
un besoo
Quote
Share

Sandra
Sandra

January 14th, 2004, 3:54 pm #5

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
Lo demas son tonterias!! ojojooj bueno, esperemos que Betty no este usando su técnica de: "te seduzco y luego te vas a paseo solito" porque el pobre Armandito creo que va de lo mas ilusionado...

BESOTES!
Quote
Share

belanuri
belanuri

January 14th, 2004, 4:07 pm #6

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
padres. Pero que cotillas. No se pueden escuchar conversaciones ajenas, aunque por esta vez va a venir de perilla para empujarlos un poquito a que se entiendan.
Ciao
Quote
Share

enkarna
enkarna

January 14th, 2004, 4:39 pm #7

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
estos!.. Pero a mí me da que Betty sigue jugando al gato y al ratón. Sabrá que los gatos se comen a los ratones????


Un beso. enkarna.
Quote
Share

Cata
Cata

January 14th, 2004, 6:31 pm #8

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
con ventaja. Ese Nicolás es un bocazas. Claro que a ella también se le nota en cuanto baja las defensas.

Esos papás haciendo de "Celestinos" no sé, no sé.... ¿lo conseguirán?

Besitos, Calipso.

Quote
Share

eternidad
eternidad

January 14th, 2004, 8:22 pm #9

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
alguna cosa y no buena para ARmando, seguro. veremos que sucede.Un beso
Quote
Share

mari
mari

January 14th, 2004, 8:33 pm #10

Él imaginaba que por las tardes, daba un paseo o iba de tiendas con Marcela, y luego tempranico... a casita con mamá! Sí, sí... Su niña, más que casera... había resultado revoltosa!

Quedan los dos en silencio un momento reflexionando. Luego vuelve a hablar Mario.

- Quiere que las sigamos?

- NO! Ni modo! Si las seguimos y nos descubren... Caput!






Capítulo IV.- Argucia femenina?




Llega el día de la boda. Amanece una mañana espléndida y madre e hija desayunan sentadas plácidamente en la cocina.

- Bettica, cree que hago bien volviéndome a casar? Yo no voy a olvidar a Hermes, pero me siento tan sola... aunque ahora usted volvió, pero debe vivir sin tener que estar pendiente de sacar de paseo o divertir a su mamá...

- Mamá, pues claro que hace bien. Papá no querría verla siempre sola y encerrada en casa! Y además, Roberto es el mejor hombre que puede encontrar. No tenga preocupación. Acierta de pleno.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





La ceremonia resulta perfecta, y al terminar salen del brazo los novios sonriendo radiantes, sin ocultar su felicidad, y tras ellos los padrinos... Betty y Armando.

Ella apoya levemente la mano en el antebrazo de Armando, y él con la otra mano cubre la de Betty reteniéndola y acariciándola con delicadeza.

- Armando, tengamos la fiesta en paz, sí? – Le dice entre dientes pero sonriendo a la galería.

- Key! – Y le suelta la mano riendo con buen humor.


Después de la comida anuncian que va a empezar el baile, y los novios se dirigen al centro de la pista. Bailan un vals y luego invitan a bailar a los padrinos, de modo que don Roberto lo hace con Betty y doña Julia con Armando.

Al terminar la pieza, el padre va a buscar a su esposa, y ofrece a su hijo emparejarse con Betty, que sonríe a don Roberto, pero frunce el ceño mirando a Armando, y éste disfruta al notar la prevención que ella le tiene.

Baila correcto y no hace ningún intento de aprovecharse de la situación, así que ella consiente bailar con él varias piezas más.

- Por qué no juegas conmigo y me provocas, como haces cuando sales por ahí de rumba con nuestra querida Marcela? – La pregunta quedamente al oído.

Betty se separa lo justo y le mira alzando una ceja.

- Cómo así?

- Un pajarito me contó que te gusta insinuarte a papitos... y cuando se animan, les dejas con las ganas.

- Te informaron mal. Eso es sólo un chisme malintencionado. – Miente descaradamente.

- Pues qué decepción! Me hubiera gustado tanto jugar ese juego contigo... – Con sonrisa traviesa.

Betty piensa que también la gustaría, y no descarta hacerlo cuando ella lo decida.

Por otra parte ha comprobado lo que sabe de siempre: su corazón es fiel aliado de Armando, en contra de su propio cerebro. Es un traidor que aún late cuando le ve... y ahora que está entre sus brazos compartiendo su calor, sintiendo sus manos en la espalda y su aliento en la piel... acuden a su cabeza aquellas sensaciones y recuerdos que creía olvidados: esa calidez, esa ternura con que la acariciaba... sus labios rociándola de dulces besos... definitivamente su cuerpo le añora!

- Aaah...! – Se oye suspirar al tiempo que se estremece.

Horrorizada por haberse descubierto, apoya la frente en el hombro de él para que no la vea ruborizada.

Pero está segura que Armando lo ha intuido, pues la ha estrechado más.

Y así es. Confirma que Betty todavía siente por él... y él se muere por conseguir que vuelva a ser suya.

Deja de sonar la música, y viendo que su cuerpo tiene iniciativas propias, sin contar con la autorización de ella... pone tierra por medio y baila con los amigos de siempre: Nicolás, Daniel, Mario...

Armando se consuela observándola con una copa de champán en la mano, y no vuelve a bailar, a pesar de que alguna joven se lo propone.

Se excusa cordialmente, y cuando Betty le mira, levanta la copa brindando con ella.

Finalmente llega la hora de retirarse y la lleva a casa de los Pinzón. Se despiden en el coche parado ante la puerta.

- Betty, no me quedo tranquilo sabiendo que estás sola!

- No tengas ninguna preocupación, Armando, y gracias por traerme.

- Ven a casa. Sabes que sobran habitaciones y no estaremos solos, pues está Chelo.

- Esta es mi casa, y voy a estar perfectamente. Vete tranquilo.

- Pues mira que no me voy tranquilo. Déjame quedarme entonces...

- Ni más faltaba! Ahora mismo conecto la alarma y ya está!

- Me voy, Betty, pero no me gusta. Llámame por cualquier cosa que necesites y en menos de un minuto estoy aquí.

- Te lo prometo, y adiós! – Comienza a cerrar la puerta.

- Te recojo a las siete y media, pero no me voy hasta que cierres, y mañana buscaremos una solución que nos guste a los dos!





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Al día siguiente Armando sigue insistiendo, y dice que de ninguna manera va a consentir que se quede sola una noche más.

Betty comprende que tiene razón, pues aunque no lo confiesa, pasó algo de miedo hasta quedarse dormida.

- Está bien, Armando. Hablaré con Marcela y me quedaré a dormir en su casa hasta que vuelvan nuestros padres.

Él acepta a pesar de no ser su opción ideal, pero al menos no estará sola.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Los padres regresan un sábado, dos semanas después, y Betty ha ido temprano a su casa para empezar a empacar sus cosas.

Armando va con el carro a recogerla, abre la puerta con la llave que le dio doña Julia y sube la escalera.

Escucha hablar a Betty y presta atención, pues creía que estaba sola. Entonces oye la voz de Nicolás:

- Amiga, estará contenta. Va a ver cumplido uno de sus mayores deseos... vivir con Armando...

- Nicolás!

- No me va a negar que sigue loquita por sus huesos!

Armando sonríe en el rellano, satisfecho.

- Deja ya el tema, por favor. Estará a punto de llegar y...

Se calla al volverse y ver a Armando de pie en la puerta.

“Tierra trágame! Seguro que ha oído al imprudente de Nicolás, y ahora... con información confidencial! Lo que le faltaba a este donjuán de pacotilla...” Se dice Betty para sus adentros.

Armando la sonríe y disimula.

- Buenos días, Betty, Nicolás... Ya tienes preparado lo que te llevas?

- Sí. Prácticamente está todo. – Contesta guardando en la última bolsa un muñeco que él la regaló.

Le puso de nombre “Armani”, y Armando se alegra al ver que no sólo lo ha conservado, sino que además se lo lleva consigo.

- Voy bajando las maletas. – Dice.

- Espera y te ayudo a cargarlas en el coche. – Exclama Nicolás y bajan juntos varios bultos.

Poco después llegan ellos dos a casa de los Mendoza, y Betty corre a abrazar a su madre y a don Roberto. Hablan del viaje, de los lugares que han conocido y después, doña Julia la guía hasta su habitación, que resulta ser la siguiente a la de él.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Armando la ha invitado varias veces a salir por la noche, pero ella siempre rehúsa.
Sólo van juntos a Ecomoda en el coche de él, y también regresan así cuando Betty no se va con Marcela o con Mario, que la convida alguna vez y salen a tomar una copa, o a cenar, o incluso a bailar...

Esas noches, la espera despierto en su habitación y deja la puerta abierta para verla pasar. “Por si tiene que partirle la cara a su hermano”, dizque.

- Buenas noches, Armando. – Le dice al pasar.

- Buenas noches, Betty. Lo pasaste rico?

- Sí, gracias.

- Te sientes a gusto con Mario?

- Claro. Es un viejo y buen amigo.

- Mejor que yo, verdad? – Pregunta dolido.

- … Distinto. – Dice después de pensar.

- Pero en él... sí confías.

- No creas. En eso vais a la par.

- Pues, entonces no lo entiendo! - Dice cargado de razón.

- El qué? – Pregunta Betty intrigada.

- A mí me rechazas todas las invitaciones y a Mario se las aceptas. Para salir con un hombre en el que no confías... SAL CONMIGO!!!

Betty se queda totalmente descolocada y no sabe qué responder al perfecto razonamiento de Armando.

- Verás... – Dice al fin. – Es que a la falta de confianza que me inspiras, hay que añadirle la mala experiencia que tuve contigo...

- Las personas cambian, Betty.

- Ya! Tú cambiaste de ser un empollón, a ser un conquistador sin corazón!

- Desde que nos volvimos a encontrar... ya me dirás qué puedes censurarme, y sin embargo, terca que terca, me niegas casi hasta el saludo.

Betty va a responder, pero él cierra la puerta visiblemente disgustado.

Entonces sigue hasta su cuarto pensativa, porque Armando tiene razón en que ella le desaira sin piedad. Pero es plenamente consciente… Se está vengando!


Transcurren unos días en que le ve bastante abatido, y ella escarmentada, duda si él estará dando esa imagen para ablandarla, o estará celoso de verdad. Pero, de momento no deja de salir con Calderón, por si acaso...





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





Una tarde, según llegan de la empresa, entran al salón para saludar a los padres y ven que don Roberto les contempla muy sonriente.

- Buenas tardes, hijos. Qué planes tienen para esta noche?

Ellos dos se miran sin entender.

- Ninguno, papá. Quedarme en casa. – Contesta Armando.

- Yo también.

- Pues, ved lo que hemos comprado para vosotros... – Y muestra en la mano dos localidades para el teatro. - “La tercera palabra”, de Alejandro Casona. Sabéis cuál es esa tercera palabra?

- No. – Contestan a dúo.

- Pues si queréis averiguarlo, la función empieza a las ocho de la tarde, así que estáis de afán! Vamos!

- Oh, sí hijos! Nosotros fuimos la semana pasada y nos gustó mucho. Disfrutaréis! – Les anima doña Julia.

- Sí, yo sé papá, Julia. Gracias, pero creo que Betty viene cansada de todo el día y no... – Se adelanta para evitar imponerla su compañía u obligarla a inventarse una excusa, ya que sabe que Betty no quiere nada con él.

- Oh, no Armando! No estoy cansada, y me provoca mucho ir... Gracias.

La mira pasmado.

- Aaah! Sí…?

El bello bobo se ratifica en su convicción: “Jamás entenderé a las mujeres! Cuando más seguro estoy de algo...”

- Sí, Armando. Por favor, vamos! – Suplica sonriéndole con morritos.

- Key... Como quieras... – Asiente alelado por la sorpresa de que admita ir con él y le esté sonriendo… mimosa? a ÉL??? Será alguna argucia femenina de esas que hacen a veces para descolocarnos? Se pregunta receloso.

- Id prontico. Más vale que os sobre tiempo... – Aconseja doña Julia.

Se arreglan rápidos, y se van para que el denso tráfico de la tarde no les juegue una mala pasada.





ÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇÇ





- Roberto, me alegro mucho de haberte sugerido esto. Cuando me contaste la conversación que les oíste la otra noche... me dolió verles tan alejados.

- No te preocupes, Julia. Estos hijos nuestros están condenados a entenderse.

Y se abrazan los dos conspiradores.




CONTINUARÁ…




Hola, m´hijas! Yo también quiero tenerle más tiempo sufriendo y mordiéndose los puños de celos, pero ya sabéis que los personajes muchas veces nos llevan hacia donde ellos quieren, y esta vez los que se me han revelado son los papás de los dos!

Yo voy a seguirme resistiendo, y haré lo que pueda para que Armando no lo tenga fácil.

En fin, besos y si os provoca… me dejáis vuestra opinión.
pero no creo que Betty este mucho por la labor de seguirlo, además se merece sentirse mal por cerdo!!
Me ha encantado el capí.

besos!!!
Quote
Share