RECORDANDO...

RECORDANDO...

Registrado: Julio 13th, 2006, 1:32 am

Febrero 15th, 2011, 11:38 pm #1

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Agosto 19th, 2009, 7:58 pm

Febrero 16th, 2011, 12:05 am #2

Gracias por la entrevista. Te digo algo, la leo asi, completita, por primera vez. Antes tenia en mis manos, solo uas partes de ella, y esta buenisima. GRACIAS por traerla.

Besitos

Syl
"Eres luz que puede tocar este corazon. No hay nadie mas que Tu, enciendes estrellas en mi interior..."
"Eres como el Sol, que hace brillar hasta la Luna. Cuando estas feliz, como Tu risa no hay ninguna... Una en un millon, eres mezcla de ternura e ilusion!"
Citar
Like
Share

Registrado: Marzo 8th, 2009, 10:51 pm

Febrero 16th, 2011, 2:19 am #3

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Junio 6th, 2010, 7:33 pm

Febrero 16th, 2011, 3:27 am #4

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Muchísimas Gracias por este REGALO!!
Gracias por traeros este RECUERDO!!

La verdad nunca la había visto ni leído nada de esta entrevista!!
Están fantástica, genial!!

Es un placer poder leerla!!

Helenita como siempre es un ENCANTO, UN AMOR DE PERSONA!!
SIMPLEMENTE LA ENTREVISTADORA Y LA ENTREVISTA DICEN LA VERDAD!!

Gracias por compartirla con nosotras!!

Te mando miles de besos y abrazos !!

Aneley de Argentina




Est?n PRECISOS tus armados!!
Me encanta la foto que elegiste y los colores que usaste!!

Gracias por compatrilos con nosotras!!

Te mando miles de besos y abrazos !!

Aneley de Argentina


http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak- ... 3013_n.jpg


http://sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak- ... 8036_n.jpg
Citar
Like
Share

Registrado: Julio 13th, 2006, 1:32 am

Febrero 16th, 2011, 3:29 am #5

Gracias por la entrevista. Te digo algo, la leo asi, completita, por primera vez. Antes tenia en mis manos, solo uas partes de ella, y esta buenisima. GRACIAS por traerla.

Besitos

Syl
"Eres luz que puede tocar este corazon. No hay nadie mas que Tu, enciendes estrellas en mi interior..."
"Eres como el Sol, que hace brillar hasta la Luna. Cuando estas feliz, como Tu risa no hay ninguna... Una en un millon, eres mezcla de ternura e ilusion!"
DE NADA DE NADA...LAS GRACIAS A ROSA...
ME PARECE QUE ELLA FUE QUIEN LA ENCONTRO O NO ENTIENDO BIEN...
EL CASO QUE ESTA ESTABA DESDE EL 99 Y ROSA LA VOLVIO A PEGAR EN EL FORO..HACE UN TIEMPIN,,.

Y BUENO...LA ENCONTRE..Y QUISE VOLVER A PEGARLA...

ES INTERESANTE TIENE MUCHAS COSAS BONITAS.
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Julio 13th, 2006, 1:32 am

Febrero 16th, 2011, 3:32 am #6


Muchísimas Gracias por este REGALO!!
Gracias por traeros este RECUERDO!!

La verdad nunca la había visto ni leído nada de esta entrevista!!
Están fantástica, genial!!

Es un placer poder leerla!!

Helenita como siempre es un ENCANTO, UN AMOR DE PERSONA!!
SIMPLEMENTE LA ENTREVISTADORA Y LA ENTREVISTA DICEN LA VERDAD!!

Gracias por compartirla con nosotras!!

Te mando miles de besos y abrazos !!

Aneley de Argentina




TIENES TODA LA RAZON...

BESOS..
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Febrero 28th, 2009, 7:24 am

Febrero 16th, 2011, 10:12 am #7

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Que bonito que nos tragiste este recuerdo, de esta linda entrevista que yo no habia liedo, me fascino cada cosa que decian sobre Helenita porque no es mas que la verdad y ella como siempre tan simpatica y tan amable
<font> EL SABER QUE EXISTEN ME HACE FELIZ<font><b></font></b></font><center>
<center> <font>MIS REINAS, LAS AMO, GRACIAS POR EXISTIR<font><b></font></b></font><center>



<center>
<center> <font> HACES QUE LA GENTE AGRADEZCA TU EXISTENCIA <font><b></font></b></font><center>
</center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Mayo 18th, 2010, 2:07 pm

Febrero 16th, 2011, 12:44 pm #8

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
muchas gracias por traernos este recuerdo... Que entrevista hermosa!!! Muy lindas y ciertas palabras sobre Helena! Creo que vi algunas partes... pero la mayoría nunca lo había leído... y también me da mucho gusto saber su opinión de otros actores o actrices, por ejemplo de Nuria... yo siempre pensaba lo mismo, porque esa mujer siempre me parecía muy simpática y como Helena dijo "esa chava me cae muy bien" pues me dio la misma impresión...

Muchísimas gracias por compartirlo con nosotras

Mil besos
Petra

</center>

<center>
</center>
<center>"ME EMOCIONA EL GRAN CORAZON DE PETRA Y LO MUCHO QUE PARECE LA PASARON BIEN. PETRA GRACIAS POR LAS FOTOS SON LINDAS Y TU TAMBIEN"
TE ADORO POR EL GRAN CORAZ�N, QUE TIENES
MUCHAS GRACIAS MI SENORA HERMOSA
TU NINA PETRA
Citar
Like
Share

Registrado: Septiembre 5th, 2008, 2:45 am

Febrero 16th, 2011, 2:35 pm #9

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
para mi recordar las palabras de Helena , siempre sera como volverlas a leer o escuchar como la primera vez, con esa autenticidad que la caracteriza...
gracias Ale,,,
Citar
Like
Share

Registrado: Diciembre 9th, 2008, 5:11 pm

Febrero 16th, 2011, 4:25 pm #10

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
LA LEERIA UNA Y MIL VECES!!!!

GRACIAS ALE POR ESTE "RECORDANDO", ME SUPER ENCANTO!

MIL BESOTES!!!

MAYRA




Citar
Like
Share

Registrado: Diciembre 17th, 2010, 11:53 pm

Febrero 16th, 2011, 5:59 pm #11

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
SIEMPRE ES UN PLACER LEER LAS PALABRAS DE HELENA.
BESOS.
Citar
Like
Share

Registrado: Octubre 12th, 2009, 7:23 am

Febrero 16th, 2011, 7:20 pm #12

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
...POR LA ENTREVISTA. MUCHAS GRACIAS! TE MANDO PUNO PUSA.
TU KATIKA
<center>
<center>

<font size="5" face="Brush Script MT">Helena...la mejor de las mejores
</font><center>

<center>

<font size="5" face="Brush Script MT">Tu me haces feliz...Gracias!
</font><center>

<center><center>

<center>

<font size="5" face="Brush Script MT">Te adoro!!!
</font><center>



</center></center></center></center></center></center></center>
</center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Mayo 11th, 2010, 6:33 pm

Febrero 16th, 2011, 7:33 pm #13

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Esto es un verdadero recuerdo, me gusto mucho un largo recorridoooo.
Besotesss
Maryc

En mi corazon tu viviras
<center>
<center><center>
<center>
Desde hoy y para siempre
<center>
<center><center>
</center></center></center></center></center></center></center>
Citar
Like
Share

Registrado: Octubre 28th, 2009, 8:01 pm

Febrero 16th, 2011, 10:56 pm #14

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Sabes que?

¡Nunca había leido esta nota! Y me encantó hacerlo! Muy interesante...

Muchisimas gracias por traerla!

Un beso!

**" NEREA, ESTUDIAR ES UN PLACER QUE SE EXTRAÑA CUANDO YA NO TENEMOS LA OPORTUNIDAD. QUE BUENO QUE LO APROVECHES. GRACIAS. " H.R.**










Citar
Like
Share

Registrado: Mayo 8th, 2010, 6:59 pm

Febrero 17th, 2011, 7:02 pm #15

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor",.

María Silva

Si el Rojo es pasión y es amor, entonces Helena conoce sus privilegios.

No cualquiera se sobrepone al cansancio de más de 10 horas diarias de grabar. No es fácil oír el ring del despertador en domingo, su único día de descanso, y saltar a la ducha para cumplir con una sesión de fotos ya apalabrada.

Tampoco es cosa de muchas mujeres verse bellas después de tanta fatiga y desvelo.

La actriz se impone fuera y a través de la televisión. Es menuda, de formas atractivas y cutis suave.

Se sacude un poco al comentarle que, pocas veces, en una telenovela, atrapa al televidente esa pasión entre dos esposos maduros (ella y Andrés García, ambos muy galanes) por la química que se registra en pantalla.

"No tengo química con él, ni nada", expresa un tanto desconfiada, "él es mi amigo, no tengo ninguna química con él, nos conocemos desde hace mucho y de hecho me llevo mejor con César Evora".
Este tipo de pregunta arroja cierta respuesta que luego puede ser tergiversada en el contexto de un medio impreso, expresa; ya le ha pasado. Luego entiende que no hay una intención disfrazada en el comentario.

Es como la química que transmiten ella y René Strickler como madre e hijo.

"Uy, René es adorado, ese muchacho es encantador. Y con Adriana Nieto (Lizbeth) también pasa lo mismo. Te voy a decir algo, cuando te hacen una entrevista, la pregunta implica tu respuesta; ya le da a uno miedo qué van a preguntar, dices, 'Oh, oh... esa pregunta'. Por ejemplo, una niña me dice, '¿Cómo se lleva con Adela Noriega? Por ahí dicen que es diva'.

"Le contesto, '¿Sabes? Yo no tengo nada qué decir de mis compañeros' ".

Helena se hace entender ejemplificando el caso de Evora, cuya capacidad histriónica se intercambia a su medida.

En Gente Bien, por ejemplo, no era cuestión de química la presencia de ambos en escena, porque no se trataba de un marido amoroso.

"Lo conozco de mucho tiempo y hemos trabajado juntos varias veces; no es de química. No hice con él un marido que me quería, que tuviéramos amor. Lo que le gusta ver al público es que los protagonistas se amen, que haya cariño entre ellos y que tengan una fuerza interior que los una; y eso es lo que les pasa a estos personajes (Andrés y Luciana)".

En Retrato de Familia, explica, amaba a su marido e hijos, pero El Privilegio de Amar es más larga, entonces a cada momento se encadenan sucesos y se mantiene el interés constante. Además, tiene buena promoción y horario.

"Uno es feliz viendo felices a otros; será porque de alguna manera todos quisiéramos que nos pasaran las cosas agradables o maravillosas de la vida. Todos vamos en busca de un sentimiento fuerte como el amor y, cuando se da algo en la pantalla, sea telenovela o película, uno dice, '¡Ah!, estuvo muy bonita, muy romántica', a uno se le agrandó el corazón y tiene esperanzas de que exista el amor", y se ríe fuerte.

Helena se la pasó un buen rato en cama, con collarín, moreteada y adolorida en el hospital, cuando sufrió un accidente en la trama.

Presumía un exacto dolor físico; parecía que se esforzaba en cada palabra, pero, la verdad, estaba muy feliz en cama descansando.

"Y como este trabajo está muy pesadito, los horarios están muy fuertes y estamos casi pegados al aire. Cuando me dijeron que estaría acostada yo me puse feliz, tanto, que hasta me fastidié de estar en cama. Ya después lo de menos era actuarlo, porque lo que se veía era grave, los moretones, el collarín y la imposibilidad de movimiento; nada más era sentirlo".

Se les pasó un poquito el tiempo del coma, agrega, para cubrir el tiempo de vacaciones de Navidad y que la gente no se perdiera de más historia; los que se quedaron en casa pudieron ver algunas escenas nuevas a través del "flashback".

Imposible no preguntarle qué se siente estar tan bonita, ser muy guapa, lucir muy fina, si llega al estudio de Mariana Yazbek totalmente de cara lavada con su gran personalidad y belleza intactas. La maquillan, la peinan y está hermosa. ¿Está consciente o acostumbrada?

Se ríe con ganas.

"Son puntos de vista, qué bueno que tienen ese punto de vista, ¡qué horror!", confiesa apenada, "pero no me fijo, ¿para qué me voy a fijar? Ni me veo, ni veo la telenovela. No me gusta verme, cada quién se ve de una manera".

Lo que le llena es la satisfacción personal de actuar, no cómo está por fuera.

"Si estuviera muy pendiente de cómo me veo, no me hubiera dejado moretear, ni salir con cara lavada. Lo que quería era que el personaje lograra el cometido de lo que le estaba sucediendo, eso es lo importante, porque a veces salgo ¡en unas fachas! Yo tengo otra imagen de mí misma que no es la real.

"Uno se ve de otra manera que cuando está en la pantalla; como que esto último no se ajusta a lo que uno piensa. Otros actores se verían para estarse juzgando cómo hacen el trabajo. Yo considero que hago lo mejor que puedo, no tiene caso que me martirice pensando que no salió como yo quería".

La gente de repente se pregunta, ¿cómo es Helena Rojo? ¿Es linda, o muy especial?

Afirmar lo segundo quedaría mejor, si de inmediato se piensa en el papel de Luciana, una mujer fría, en un principio, ante los más comunes sentimientos. Además, su elegancia en cualquier contexto que se ubique, cohibe.

Sin embargo, al primer contacto telefónico con ella se descarta la falsa imagen. Es dulce en su trato y, ya de frente, no es de las divas exigentes al vestuario, peinado o maquillaje.
"En realidad a veces las imágenes están un poco distorsionadas y no nos conocemos, o los actores damos una impresión de acuerdo a los personajes que se proyectan en la pantalla que no tienen nada qué ver con la persona.

"Dicen, '¡Ah!, es mala', y resulta que es un pan de persona, como Carlos López Moctezuma, era adorable, y siempre salía de maldito que daba coraje. A veces dicen '¡Qué buena es!' y resulta odiosa y nadie la aguanta; la gente se deja llevar por esas imágenes. Todos somos seres que tenemos papá, mamá, nietos y las cosas realmente importantes de la vida son ésas".

Ella es glamorosa y muy señora. No tan fácil puede negarlo.

"Sí, hay gente que te impone. A veces, como lo agarran a uno trabajando, dices, 'Perdóname, no tengo tiempo', y puede ser que la gente se quede con esa impresión".

Su más grande privilegio es disfrutar de su familia, es un placer para ella, porque dice que no existe lazo más fuerte que el que se tiene con los hijos, los nietos y la familia.

"Cuando el mundo se derrumba alrededor, es cuando prevalece ese lazo".

Su trayecto artístico también le ha dado la fortuna de conocer a la gente que ha admirado.
"Casi siempre, en todos los trabajos, se encuentra uno con alguien. Uno o dos de los actores que admiro y que sentía afinidad por una razón u otra, por ejemplo, en Retrato de Familia me dio la oportunidad de conocer a Saby Kamalich, quien es una señora encantadora y divina.

"También por fin pude trabajar con Diana Bracho. Siempre habíamos tenido, de alguna manera, el proyecto en nuestras mentes de hacer algo juntas. Alguna vez fuimos con Lucy Orozco para proponerle que hiciéramos las dos una novela, pero la productora no tenía la historia. Después, se hizo posible en Retrato...; ésas son las cosas que empiezan a suceder".

En Gente Bien conoció a César Evora, a quien considera un compañero "súper" y con quien se entiende muy bien en escena.

"Es más fácil trabajar con quien ya has tenido la experiencia; así puedes entrar rápidamente en el personaje y hacer la escena, pero con una intercomunicación muy padre.

"Ahora me ha sido un placer conocer a Nuria Bages. Yo siempre le dije que quería ser su amiga; personas que ves de lejos y dices, 'Esa chava me cae bien, quiero conocerla'.

"Le digo a ella, 'Tanto que quise conocerte y ahora compartimos camerino', platicamos todo el día.

"Marga López... ésta señora que la conoce uno en pantalla de toda la vida; es muy encantadora y es un placer trabajar con ella. Uno los admira, porque creces viendo a esta gente en la televisión, el cine".

Con María Sorté no ha tenido mucho trato, aun ahora que están juntas en la telenovela. Dice que no coinciden en llamados y, cuando se encuentran en maquillaje, platican un poco.

De las jóvenes, su máximo es Yolanda Andrade.
"Yolinda es como mi hijita; me la traigo, vas a ver", y se supone que habla de la telenovela Ramona, donde Helena ya tiene amarrado un personaje importante de la trama.

"No sé cuántos capítulos son. Lucy (Orozco) ya tiene planeado esto. De hecho, hace como un mes y medio me dijo que me iba a mandar los capítulos, pero luego acordamos que lo mejor sería que no, porque estoy en otro personaje y no tengo tiempo ni de leer el periódico.

"Aunque la cosa esté cansada, espero tener un descanso entre una telenovela y otra".

Los pasos de Helena

TELENOVELAS
1976: Mañana Será Otro Día
1977: La Venganza
1978: Extraña en su Pueblo
1981: Extraños Caminos del Amor
1984: La Traición
1992: Las Secretas Intenciones
1995: Retrato de Familia
1997: Gente Bien
1998: El Privilegio de Amar

CINE
1968: Los Amigos
1969: El Club de los Suicidas
El Sabor de la Venganza
Siempre Hay Una Primera Vez
1970: Una Vez Hombre
1971: Fin de Fiesta
Angeles y Querubines
Muñeca Reina
El Payo
Los Cachorros
1972: Aquellos Años
Aguirre, La Ira de Dios
Espejismo
1973: Los Perros de Dios
1974: La Casa del Sur
La Gran Aventura del Zorro
Mary, Mary, Bloody Mary
Más Negro que la Noche
1975: Foxtrot
La Sucesión
1976: Crónica Intima
1978: Los Hijos de Sánchez
1979: Noche de Juerga
1980: Misterio (Estudio Q)
1981: Está Lloviendo en China
1982: Antonieta
1986: En Carne Viva
Dimensiones Ocultas
1992: Los Años de Greta
1993: Guerrero Negro
1994: Luces de la Noche



Escrito desde Feb 7, 1999, 10:38 AM


HELENA ROJO ...La Mejor... Y punto!!...
<center>

<center><center>


<center><center>

<center><center>

<center><center>

<center><center>


</center></center></center></center></center></center></center></center></center></center></center>
Gracias por traerla al foro!


Mil besitos!

Vanessa




Citar
Like
Share


Confirmation of reply: