Sombras profundas

Uno de los más importantes enclaves de control de la Marina Real Británica, y una colonia por lo general tranquila, y dirigida con rigidez por el comodoro Norrington. Los piratas han de saber que no serán bienvenidos aquí.

Sombras profundas

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Jan 9 2013, 07:34 PM #1

Mitsuko y Jack finalmente habían partido en su nueva misión. Habían tenido que esperar a que Cid ultimara los preparativos de la nave que se le había asignado a los exploradores. Sin duda, Feler y su equipo estarían como niños con juguetes nuevos. Una vez había acabado, el veterano piloto trasteó con su propia nave hasta dejarlo todo a punto, momento en que los dos liberian habían hecho acto de presencia.


-¡Ah, justo a tiempo! Ya lo tengo todo preparado. Veo que vosotros habéis hecho los deberes también. Eso está bien. Subid, nos pondremos en marcha enseguida. Por esta vez tendré que dejar a Viento Fuerte aquí. Es demasiado grande para pasar desapercibida, sobre todo si vamos a un mundo donde los catalejos son el pan de cada día. Prefiero no correr riesgos en ese sentido, así que iremos en Sierra - anunció señalando con un gesto de la cabeza a la niña de sus ojos.


Sierra, cuyo nombre tenía un secretito bien guardado por Cid, esperaba en el hangar completamente preparada. Realmente se asemejaba más a un barco que Viento Fuerte, si bien que a un barco un tanto extravagante, con los dos palos uno al lado de otro en vez de detrás, y una popa con una gran hélice. Tan pronto como los liberian embarcaron, Cid cerró las escotillas y la nave despegó suavemente del suelo, rumbo al Caribe.

El viaje no empezó mal, pero pronto quedó clara una cosa: el Caribe no estaba siendo atacado únicamente desde la superficie. A medida que se acercaban al mundo marino, varias señales aparecieron en el radar de Sierra. La órbita estaba siendo patrullada continuamente por las negras agrupaciones de naves sincorazón. Cid se detuvo y esperó.


-Los sincorazón no son especialmente organizados, pero quizá sus patrullas sigan algún patrón. Esperaremos un poco hasta comprobar si es cierto. No quiero que, por precipitarnos, tengamos encima a toda una flota de esos @#$%& bichos.

Al cabo de unos minutos, Cid dijo ver un hueco por el que apenas pasaban. Aguardó a que se alejaran las naves más cercanas y aceleró. Los motores de Sierra rugieron y se lanzaron hacia la capa de nubes que tenían delante. La emoción de la velocidad dio paso a la preocupación cuando un pitido anunció que habían sido descubiertos y les estaban apuntando.


-¡Malditos #&*@, ¿queréis un pedazo de mí?! ¡Pues venid por él!

Cid inició varias maniobras destinadas a esquivar y despistar a los enemigos. Desgraciadamente, conforme se alejaba de los primeros, otros que hasta el momento no les habían visto les descubrieron. La zona estaba plagada de naves sincorazón de movimientos erráticos, y a causa de eso y a pesar de estar esforzándose por perderlos, poco después otros les encontraban y habrían fuego. Sierra fue impactada un par de veces, lo que hizo que varias de las maldiciones más pintorescas que Cid conocía salieran a flote.


-¡Parece que no podemos hacer otra cosa, así que voy a descender! ¡Tendréis el tiempo justo de saltar, así que no os durmáis! ¡Coged un paracaídas, un salvavidas y un comunicador y preparaos! ¡Procuraré volver tan pronto me libre de ellos!

Sierra se puso panza arriba y empezó a caer en picado, tan inesperadamente que los sincorazón estuvieron a punto de chocar entre ellos. Eso bastó para librarse de las recalcitrantes naves negras por el momento. Cid aceleró, aprovechando la gravedad para coger más velocidad. Una vez sobrepasada la cortina de nubes, por debajo sólo se vio un inmenso mar azul. Más adelante, en línea recta, se podía divisar una isla.

***Legend of Dragoon - Royal Capital***

Ed desembarcó en Port Royal. El viaje no había tenido incidentes y habían llegado con buen viento, más rápido de lo esperado. No se había aburrido durante la travesía, porque Amy había estado con él casi de continuo. La joven sabía bastantes cosas y muchas historias, algunas de las cuales le fue contando. Cosas como el tesoro maldito de Cortés; Evergreen, una isla misteriosa con animales gigantescos que periódicamente invade el mar que la rodea; la helada Isla de Findelmundo, donde se rumorea que van a morir las ballenas... Toda clase de historias que Ed, debido a su larga estancia fuera del Caribe, no recordaba. Algunas de ellas ni siquiera le sonaban.

Pero a pesar de lo entretenido que era todo aquello no se sacaba de la cabeza la idea que le rondaba. Aquel fantasma se regodeaba en la venganza, eso estaba claro. Y si gobernaba a los sincorazón gracias a su propio interior ennegrecido, quizá hubiera otros. Sabía tan bien como muchos marineros que las leyendas del mal fario y las costas donde vivían los hechiceros vudú no eran para tomárselas a broma. Y de Bastión sabía perfectamente que los sincorazón eran incluso más palpables que muchos de los viejos mitos. Además, el espectro parecía genuinamente complacido de saber que iba a tener su venganza, incluso si no la conseguía por su propia mano.

Port Royal parecía tranquilo. Había en el puerto la actividad que cabía esperar de un día soleado. Gente embarcando barriles y cajones en las bodegas de los mercantes, estibadores que descargaban los productos de otras islas, oficiales de marinería paseándose con aire importante, puestos, mercadillos... Pero así y todo faltaba algo. Faltaba el bullicio. La gente no voceaba para vender sus pollos y frutas, ni se abordaba a los paseantes para que compraran. Hasta los lobos de mar remendaban sus redes de pesca con aire meditabundo, echando a veces la mirada lejos, al horizonte.

***FF VII - Hurry faster!***


-¡Ahí delante! ¡Port Royal! Os dejaré frente a la costa para que no tengáis que nadar mucho. ¡Listos para saltar!

Mitsuko y Jack se acercaron a la compuerta. Jack insistió en ir primero, por si hubiera algún problema... Y lo hubo.

Un proyectil lanzado desde una de las naves sincorazón alcanzó a Sierra en un costado y zarandeándola violentamente. Cid maldijo y apretó uno de los botones de su panel de mandos. Un dispositivo en el fuselaje descargó llamaradas para evitar que pudieran apuntarle, con la suerte de que el sincorazón, que en ese momento pasaba por debajo de Sierra, quedó cegado por ellas y se hundió en el mar.

E inesperadamente, el ataque y posterior movimiento inesperado de la nave hizo que Jack se soltara de su asidero y cayera a través de la compuerta abierta. Afortunadamente, llevaba puesto ya el paracaídas, y afortunadamente también no podría morir ahogado... pero ahora estaba en pleno mar. Mitsuko gritó a Cid para que diera la vuelta, pero el piloto no quiso oír hablar al respecto.


-¡Aquí somos como patos de feria! Si vienen mientras estoy virando y recogiéndole, pueden hundirnos para siempre. ¡Y entonces no habrá manera de salir de aquí, estemos juntos o no! El comunicador que lleva tiene un transmisor, así que no te preocupes, una vez te deje a salvo en la isla volveré a por él. Ya estamos a buena distancia. ¡Vamos, salta!
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jan 11 2013, 10:45 AM #2

Subir a la nave de Cid junto a Sir Jack era como un sueño hecho realidad. Su oportunidad de convertirse en Liberian había llegado antes de lo esperado y, con ella, la de reencontrarse con Edward. Las emociones bailaban en su rostro, ocultas por la capucha de su capa plateada. La ilusión y el entusiasmo se entrelazaban con la incertidumbre, aderezadas con mucha decisión y voluntad. Ninguna duda o temor la haría rechazar la posibilidad de ser tratada al fin como una adulta, como un miembro provechoso de la organización que la había acogido años atrás.

Era además su primer viaje en nave, por lo que observó maravillada la orgullosa propiedad de Cid. Nunca había visto nada igual, ni siquiera en sus breves visitas a los hangares. Pero sabía que estaban en buenas manos, no había piloto más experimentado en Bastión. Así que, una vez dentro, se despreocupó del viaje. Dejando que sus pensamientos volasen hasta el Caribe mientras Jack charlaba con el piloto.

Todo parecía ir según lo previsto, hasta que un pitido agudo sobresaltó a Mitsuko. Las maldiciones de Cid se volvieron más coloridas y el viaje pasó a ser turbulento. Se aferró a su asiento hasta que llegaron las ordenes. Una sombra de temor cruzó sus ojos, pero la presencia de Jack la tranquilizó. No había contado con tener que nadar en mar abierto. No lo había hecho desde que había llegado a Bastión. Pero mientras estuviesen juntos nada iría mal.

Dejando a un lado las dudas, obedeció. Se puso el paracaídas con ayuda de Sir Jack. Protegió el intercomunicador con su capa, que una vez en el mar solo la entorpecería, y lo colocó dentro de lo que debía ser el salvavidas deshinchado. Preparada, o todo lo preparada que podía estar, observó como el mar azul se acercaba velozmente a ellos y aferró la mano de Jack. Como si temiese que si le soltaba pudiese perderle, con un mal presentimiento en el cuerpo. Soltándole a regañadientes cuando la puerta se abrió, marcando que se acercaba el momento de saltar.

A aquello le siguió el caos. Un bandazo y el caballero Liberian caía por la puerta abierta, perdiéndose en aquel amplio mar. Sus propios gritos desesperados acallados por la voz de la experiencia del piloto, negándose a regresar pese a la angustia de la joven maga. Y finalmente, el temido momento. ¡Salta! ordenó Cid y, con el corazón en un puño, saltó.

Hubo un momento de lucha con el paracaídas, de puro terror al ver como el océano se acercaba peligrosamente, mientras tiraba frenéticamente del cordel que debía accionarlo. Unos segundos que se hicieron eternos antes de que este comenzase a hincharse y Mitsuko comenzase a descender lentamente. Sintiéndose indefensa mientras el viento la empujaba hacia la costa, alejándola de su amigo y protector. ¿Sabría este nadar? ¿Llegaría a tiempo Cid para encontrarlo? ¿Se lo permitirían los enemigos?

Esos eran sus pensamientos cuando las olas comenzaron a lamer sus pies, recordó fugazmente el salvavidas pero era tarde y pronto quedó completamente cubierta por el agua salada. Teniendo que dar prioridad a librarse del paracaídas, aliviada al sentir que su cuerpo recordaba lo que había aprendido de niña. Flotaba con facilidad y durante unos segundos se dejó llevar por la corriente, comprobando la dirección de esta. Sus ojos viraron hacia la isla, buscando calcular la distancia a la que se encontraba. La que desde el aire había sido una pequeña mancha de tierra era ahora una gran ciudad portuaria. ¿La habría visto alguien caer del cielo? Comenzó a mover los brazos para hacer señas a los que estuviesen en tierra.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jan 15 2013, 05:30 PM #3

Edward bajó por la rampa de la embarcación con una ligera sonrisa mientras se ajustaba el cinto de donde colgaban sus dos armas. El sol brillaba en el cielo con fuerza. Se puso una mano a modo de visera y observó a su alrededor mientras Amy descendía tras él.

Había sido un viaje tranquilo, de risas e historias. Ella le había contado muchas historias de piratas, él le había hablado de Bastión Hueco, de la batalla contra la oscuridad, y a veces, incluso, de sus amigos. Se había pasado el día en cubierta, afilando sus armas, pensando y charlando.

Lo había notado, había crecido un poco en las últimas semanas. La ropa se le estaba empezando a quedar algo pequeña, quizá ya fuera más alto que Rei, pero sobre todo, notaba que había crecido en otro sentido. Perder la calma se había vuelto algo difícil de ver en él. Incluso cuando su vida y la de Amy había estado en juego se había mostrado frío, a pesar de la furia que le recorría, del bullicio de su sangre. Se notaba más maduro, sus decisiones pasadas de repente no tenían tanto sentido como le habían parecido en su momento, y las presentes estaban más claras que nunca. La duda comenzaba a escasear en sus pensamientos.

Era por ello que tenía claro a dónde debía dirigirse en primer lugar, si aquel hombre, demasiado ocupado para hacer lo que se esperaría de un marinero, no le daba una pista clara. Se acercó a él con paso ligero y se colocó frente a él, tapándole el sol.

- Perdone, ¿ha ocurrido algo raro por aquí últimamente? ¿han aparecido personas o seres extraños? - dijo, con una sonrisa amigable en los labios. Era posible que le tomara por un loco, de no haber ocurrido nada llamativo, pero distaba mucho de quitarle el sueño.

Sí que había algo que no le había cuadrado demasiado, pero no sabría decir qué lo provocaba. De no obtener una pista sólida de aquel hombre, se dirigiría hacia el centro de la ciudad. Los Sincorazón tendían a ser seres llamativos, no se solían andar son sutilezas, a no ser, claro está, que alguien andara comandándolos como todo parecía apuntar. Pero aún así, merecía la pena intentarlo en primer lugar, pues quizá por el camino diera con alguna pista.

Con un poco de suerte, todo sería una bravuconada de aquel pirata destinada a incordiar en sus últimos momentos de vida, pero casi ni contemplaba esa posibilidad. La oscuridad siempre acechaba.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Jan 31 2013, 07:08 PM #4

En la orilla, dos muchachos y un pescador con barba blanca vieron el agitado movimiento de Mitsuko. Concretamente, fue el mayor quien la vio, y enseguida instó a sus jóvenes discípulos a ir por ella. Los chicos, ágiles nadadores, echaron a correr y luego bracearon a través de las olas, hecho lo cual llegaron hasta donde estaba ella y la ayudaron a llegar hasta la arena blanca de la orilla, donde les aguardaba el pescador.

Los ojos azules de éste miraban a Mitsuko con suspicacia, mientras la piel bronceada y curtida de su cara, que contrastaba con la claridad nívea de la barba, se fruncía en arrugas de desconfianza. Se fijaba sobre todo en el pelo blanco de la chica y en sus ojos rojos. Los dos jóvenes aprendices la miraban también, pero por motivos bien distintos. El anciano le alargó una tela basta para que se secara. Por su parte, uno de los chicos, moreno y alto, simplemente se había quitado la camiseta, y el otro, bastante delgado y de pelo pajizo, se había acercado al bote panza arriba donde estaban unos minutos antes para coger otra tela seca que se pasó por la cabeza.

-Bueno... ¿Quién eres tú, y qué hacías ahí? No deberías meterte al agua sin saber nadar, chiquilla. Aquí no es como el puerto, hay corrientes traicioneras cerca de los bajíos. Thorn, acércame la bota – indicó al chico moreno sin perder de vista a la maga. Cuando la tuvo, se la acercó a Mitsuko para que bebiera.
______________________________________________________

El marinero entornó los ojos para mirar hacia arriba, no precisamente por el sol. Se encontró con la cara de un muchacho que sonreía. El hombre escuchó la pregunta de Edward con la boca entreabierta, algo propio de los que están mascando tabaco y que detienen su masticar sólo para prestar atención.

-No sé de dónde has salido, rapaz, pero será mejor que te vuelvas a tu agujero. Aquí las cosas no van bien. ¿No te has enterado de nada o qué? - preguntó antes de escupir por el colmillo y ponerse a parchear otro agujero en la vela que estaba arreglando. A pesar de haber preguntado, no esperó a que Edward le diera una respuesta.

-Mira, no hace mucho una flotilla de la marina salió para no sé qué asunto. Sólo regresó uno de los barcos, y en tan mal estado que dejaron que encallara en los bajíos porque no valía la pena repararlo. Tenía la quilla rota – explicó mientras mascaba su tabaco. El marinero bajó de nuevo la vista a la vela que tenía entre manos y anudó el hilo con que la cosía -. No se ha vuelto a ver a los otros navíos y tampoco se sabe nada de la tripulación o los soldados que iban en ellos. Sea lo que fuera lo que acabó con ellos, es algo gordo. Algunos hablan de un monstruo marino, y otros de piratas malditos. Unos pocos dicen que la flotilla fue a un lugar de aguas traicioneras... cualquier cosa. Hay quien cree que ahora que no tenemos militares ni barcos de guerra nos pueden atacar... pero no lo creo, no mientras el fuerte siga donde está. A mí me da igual todo eso, pero no lo del barco. Mientras no crea que navegar es seguro, no pienso ni salir a la bahía.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Feb 4 2013, 03:19 PM #5

Lograr llamar la atención de alguien hizo que olvidase la función principal del salvavidas, decidiendo que prefería que protegiese el comunicador del agua salada. Aquel pequeño aparato era lo único que la conectaba a Cid y a Jack, si es que el piloto lo encontraba. La posibilidad de que no fuese así era demasiado triste así que se obligó a no pensar en ello, centrandose en su propia situación.

Se encontraba bastante tranquila cuando los chicos le dieron alcance, recibiendo de ella una sonrisa y numerosos agradecimientos. No había temido ahogarse, pero sabía lo bastante del mar como para desconfiar de las corrientes, y en la fuerza de sus brazadas no tenía tanta confianza. Pero con ayuda de ambos llegó fácilmente a la costa. Empapada y nerviosa, lanzando numerosas miradas al mar que había abandonado y al cielo del que había caído. Buscando un destello, algo que le indicase que la nave seguía allí.

La voz del hombre mayor la devolvió al muelle, a sus salvadores. Y en cierta manera, despertó amargos recuerdos. No se le pasaron las miradas desconfiadas, que se detuvieron significativamente en sus cabellos y sus ojos. En Bastión Hueco había de todo, no había llamado la atención más que el resto, quizás había sido ingenua pensando que sería así en todas partes.

-Siento mucho haberles interrumpido, Señor. Caí al agua y, aunque se nadar un poco, no quería arriesgarme a que la corriente me arrastrase. Les agradezco mucho que viniesen en mi ayuda. Mi nombre es Mitsuko. - hablaba de forma suave y educada, con una pequeña sonrisa de disculpa en los labios. Las emociones de su rostro parecían sinceras. Y no había nada en ella que desmintiese lo que parecía ser, una inofensiva jovencita.

Se había cubierto con la tela seca sin pensárselo dos veces, aunque uno de sus brazos seguía apretando contra su pecho el paquete con el que había llegado al mar. Fue la mano libre la que aceptó la bebida que le tendían y, sin querer desconfiar, se la llevó a los labios. Dando por hecho que se trataría de agua, no pensando en un primer momento que de poco le serviría el agua en su situación. Fue por ello que la bebida se le atragantó, sintiendo un ardor en la garganta y no pudiendo evitar toser un poco.

-Gracias - añadió pasados unos segundos. Pensándose bien sus siguientes palabras. Todo parecía tranquilo allí. Salvo por el hecho de que acababan de ser atacados y se encontraba sola, sin saber que había sido de sus compañeros de viaje. El nerviosismo sin duda se haría evidente en su rostro, que se volvió una vez más hacia el mar. Esperando y deseando que Cid apareciese. Pero solo encontró aquel escenario de película, ruinoso barco abandonado incluido. No llegó a ver ninguna otra embarcación, aunque no podía saber si aquello era lo habitual o no. -Estoy buscando a un amigo. Iba a visitar Isla Turquesa, ¿saben si ha llegado algún barco procedente de esa isla en los últimos días? - esperando desviar la atención sobre un detalle de su explicación, desde donde había caído. Si además podía averiguar el paradero de su compañero en ese mundo, mejor. Debía encontrarle cuanto antes. Quizás él tuviese más información sobre lo que allí estaba pasando, o caminase desprevenido sin saber el peligro que acechaba aquel lugar.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Feb 6 2013, 08:58 AM #6

Estuvo a punto de responder a la pregunta, sin embargo, el marinero no esperaba respuesta. Una pena, quería ver cómo reaccionaba cuando le hablase de Isla Turquesa, aunque, claro estaba, la noticia no podía haber llegado antes que ellos, pues habían sido el primer barco que había zarpado del lugar. Aún así, difundiría la noticia, eso infundiría algo de espíritu en el lugar.

Y al parecer, lo necesitaba. La cuidad no tenía una flota con la que proteger las costas. Eso era malo ya sin la amenaza de los Sincorazón, ¿temerían un asalto de la oscuridad o solo se preocupaban por simples piratas? No sería de extrañar que ambos se aliasen, dado el corazón podrido de los delincuentes.

- Y hace bien. Son tiempos difíciles. Aún así, traigo buenas noticias. De camino hacia aquí pasé cerca de Turquesa. Al parecer, el sitio ha terminado y todos los piratas están muertos. Que tengan un buen día. - dijo, despidiéndose con un gesto de la mano antes de continuar.

Tenía suficiente información como para comenzar. Debía ser organizado y procurar no perder el tiempo con rumores falsos. Que una flota de la marina había desaparecido en el mar parecía difícil de creer, pero si todo el mundo había visto como había vuelto el barco moribundo... eso ya era otra cosa.

- Tenemos que averiguar hacia donde se dirigía los barcos de la marina, quizá lo que hundió esas naves venga hacia aquí ahora mismo. Empezaremos por la marina. - le comentó a Amy, a la que quizá le inquietase estar en presencia de fuerzas del orden, después de haberles robado un barco. Sin embargo, nadie les había visto, y la misma Amy, pese a ser una pirata, no había llamado la atención en toda su carrera profesional, un gran logro, por lo que cualquier mentira alejaría las sospechas de ella.

Nunca había usado el hecho de ser hijo de un gobernador en su favor, era un buen momento para ver cómo de bien funcionaba. Con ello en mente, se encaminó hacia la sede de la marina en Port Royal.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Feb 15 2013, 08:21 PM #7

El viejo pescador no perdía detalle de lo que Mitsuko iba diciendo. Tampoco le quitaba el ojo de encima, desconfiado. Al parecer seguía sin convencerle el color que tenía en pelo y ojos, pero no dijo nada al respecto. El anciano asentía de cuando en cuando al tiempo que cerraba la bota de la que la chica acababa de beber. Sonrió ligeramente cuando ella se atragantó.

-Un amigo que iba a visitar Isla Turquesa... No sé qué decirte, niña, no ha habido buenas noticias de ese lugar desde hace tiempo. Claro que podría estar equivocado. De todos modos, estamos bastante mal en lo que a barcos se refiere después de lo de la marina... Darien, tú has vuelto del puerto hace poco. ¿Viste algún barco nuevo?

El muchacho de pelo rubio se acercó. Se acababa de quitar el trapo de la cabeza. Los ojos azulados miraron sin emoción primero al viejo y luego a Mitsuko antes de hablar.

-Había uno. Y justo creo que acababa de llegar de Isla Turquesa. Los de la tripulación venían bastante contentos, la verdad.

-Pues ahí lo tienes – dijo el pescador -. Puede que en ese barco haya venido tu amigo. ¿Cómo se llama, por cierto? - preguntó antes de dar un trago de la bota. El chico moreno, que simplemente se había quedado mirando a Mitsuko sin decir nada, se acercó.

-Oye, abuelo, ¿qué tal si la acompaño hasta el puerto? Por si se volviera a caer.

-Te he dicho mil veces que no me llames así, Thorn. No es mala idea. Acompañadla Darien y tú. Para lo que me ayudáis, más vale que termine yo de calafatear el bote. Venga, aire. Y no tardéis.


Evidentemente decepcionado, Thorn hizo una mueca. No contradijo al pescador, pero era evidente que no le hacía demasiada gracia que Darien se les uniera. Ambos se encaminaron directamente hacia el puerto, mirando atrás para ver si Mitsuko les seguía. Mientras tanto el anciano les siguió con la mirada, negó con la cabeza y se volvió a sus asuntos.
_____________________________________________

El lobo de mar se sorprendió al escuchar de Edward que el problema en Turquesa había terminado. El joven no dudó que pronto se esparcería ese rumor como la pólvora, tan pronto como el hombre estuviera en una taberna... sin contar a los propios marineros que habían venido con él. Más de uno y más de dos estaban ya exagerando las historias para encandilar a sus audiencias. Amy, que iba con él, se despidió con la mano del marinero y le siguió por la calle.


-No creo que eso le anime a navegar, pero al menos a nosotros sí nos sirvió de algo. Si la memoria no me falla, el único sitio al que nunca me acerqué demasiado de este lugar es precisamente al acuartelamiento de la marina. Bueno, allí y al fuerte, que es donde iremos. Es donde tienen las mazmorras y ya sabes... No es el lugar más acogedor de la ciudad. Sígueme, puede que no haya pasado mucho desde que estuviste aquí, pero no me fío de tu sentido de la orientación.

Amy se puso al frente y atravesó las calles con Edward no muy lejos. La impresión que había tenido en el puerto se acentuaba en el interior: poco ajetreo, comerciantes circunspectos, gestos adustos...
Sólo los niños parecían ajenos al raro humor del resto de la población. Amy giró de repente por una esquina y Ed la perdió de vista. De frente venía un grupito de unos seis soldados con sus sombreros y sus uniformes, armados hasta los dientes. Antes de saber qué pasaba, Amy le agarró del brazo y tiró de él hasta que se encontraron encogidos en un portal del callejón. Fuera se escuchaba el paso de las botas de los soldados.


-¿Pero qué haces? No te quedes pasmado delante de ellos, Teach. ¿Ya se te ha olvidado la que montamos fuera de la taberna? Esto no es Tortuga, diablos, aquí se acuerdan de los que alteran el orden. Es mejor no llamar la atención, ni siquiera aunque no hayamos hecho nada recientemente. Puede que a ti no te busquen, pero no sería la primera vez que me pescan in fraganti, y prefiero que ni se acuerden de que existo -susurró iracunda -. Cuando estemos cerca del fuerte, entrarás tú solo y yo te esperaré fuera. Por si acaso.

Una vez se marchó la patrulla, Amy volvió a guiar a su compañero, esta vez más precavida que antes. Al cabo de un rato apareció ante ellos el camino empedrado que subía por una colina hasta la entrada misma del fuerte. El rastrillo estaba arriba, como casi siempre, y las puertas abiertas de par en par. Desde donde se encontraban no se veía a nadie vigilando en las almenas.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Feb 18 2013, 10:36 AM #8

Las miradas del anciano la ponían tan nerviosa que casi agradeció haberse atragantado, un poco de tos merecía la pena a cambio de una sonrisa. Incluso siendo esta a su costa. Pero la pequeña sensación de alivio mudo en inquietud al escuchar las noticias sobre Turquesa. ¿Que estaría pasando en la isla? ¿Estaría Edward en peligro? Volvió su mirada cargada de preguntas hacia Darien, impaciente. Ganandose su respuesta una amplia sonrisa.

No podía ser casualidad que despues de los siniestros rumores, justo cuando Edward debía llevar una semana en aquel mundo, regresase gente de Turquesa. Gente contenta. Sin duda él estaría con ellos, debía encontrarle y advertirle de que el peligro podía haber ido más allá. Perderse un minuto en sus pensamientos fue suficiente para que los hombres que la rodeaban decidiesen lo que iban a hacer con ella, aunque casi por reflejo respondió al anciano.

-Edward, mi amigo se llama Edward. - se pudo escuchar, cuando ya parecía que la chica iba a esquivar la pregunta. Los jóvenes habían comenzado a caminar y ella debía apresurarse a seguirles. -Gracias, Señor. Que tenga un buen día. - dijo apresuradamente mientras le devolvía la tela que le habían prestado.

Una no debía olvidar la educación, incluso cuando pararse a algo así la obligase a corretear unos segundos tras los chicos. A tiempo de estar tras ellos cuando se giraron para buscarla con la mirada. Les dirigió una sonrisa, ellos no parecían mirarla con la desconfianza del anciano y eso hacia que se sintiese mucho más cómoda en su presencia. Deshizo el bulto que llevaba en brazos y se echó la capa sobre los hombros, para cubrir las ropas empapadas que seguían pegándose a su cuerpo. Se colocó el intercomunicador bajo un brazo, protegido de la vista de los transeuntes, y decidió que sería adecuado averiguar algo del lugar. Cuanta más información tuviesen, mejor sería.

-¿Esta muy lejos el muelle? Espero no tener que robaros mucho tiempo... ¿Que quiso decir él sobre lo ocurrido con la Marina? ¿Ha ocurrido algo malo hace poco? - preguntó finalmente, mirando a uno y a otro. Tanto le daba quien le respondiese, aunque Thorn parecía más amable. Se había prestado rápido para ayudarla, algo loable siendo ella una desconocida que les había obligado a meterse en el mar para rescatarla.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Mar 7 2013, 07:28 AM #9

No era, precisamente, su intención, que el lobo de mar volviera a su hábitat natural. Amy bien debía suponer sus segundas intenciones así que simplemente caminó a su lado con media sonrisa en el rostro ante la desconfianza de la muchacha. Su sentido de la orientación estaba en perfectas condiciones, haciéndosele sabido el camino y las calles que recorrían.

- Gracias, por la parte que me toca. - fue todo lo que añadió mientras caminaban con calma y silencio hasta su destino.

Atento como estaba, no le pasó inadvertida la presencia de los soldados, aunque sí la desaparición repentina de Amy. Cuando tiró de su brazo, pretendió que el movimiento fuera lo más natural posible, como si hubiera salido de él y no fuera la mujer la que lo arrastrara.

- No, no lo he olvidado. Pero si alguien me conoce aquí, será por ser el hijo del gobernador de Turquesa, no por montar alboroto en la puerta de una taberna. Aún así, podemos hacer las cosas a tu manera, si lo prefieres. Venga, vamos. - dijo, haciéndole un gesto con la mano una vez hubieran pasado los soldados.

El camino hasta el cuartel careció de incidencia y una vez llegaron allí se encontraron con que no había vigilancia en el exterior. ¿Andarían escasos de personal? Se despidió de Amy con la mano, sin darle indicación alguna. Se las apañaría para dar con él en cuanto saliera de allí, no hacía falta ir dándole órdenes... en todo caso, ocurría lo contrario.

Hizo memoria de cómo debía caminar el Edward Teach de Turquesa, acostumbrado al caminar del que había crecido en Bastión, y se encaminó hacia el interior del edificio. Se dirigiría al primer oficial que encontrara, informándole de con quién estaba hablando... cosa que solía hacer la gente de poder petulante, pero que resultaba bastante efectiva. Después, decidiría si quería hablar con alguien de mayor rango o le bastaba con la información que pudiera proporcionarle.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Mar 24 2013, 08:27 PM #10

Los chicos caminaban ligeros. No tardaron mucho en salir de la playa seguidos de Mitsuko, tomando un sendero que cruzaba un tramo de dunas y llevaba hasta la ciudad. El ambiente en las calles no era lo que se dice tan bullicioso como cabría esperar en un día de mercado. Darien iba primero, sin quitar ojo de prácticamente nada. Se movía discretamente, sin llamar la atención, y no se escapaba nada de sus ojos serios.

-Tranquila, no está muy lejos - contestó lacónicamente.

Por su parte, Thorn apenas apartaba la mirada de Mitsuko lo justo para no tropezar con las cestas de gallinas y la gente que pasaba. Fue él quien respondió a su pregunta.

-¿No lo sabías? Hace unas semanas una flota de barcos de la marina salió del puerto. Iban bien armados y avituallados. Tenían previsto volver en cuanto acabaran con un cubil de piratas o algo así. Dijeron que alguien dio un soplo…

-Simples rumores.

-¡Bueno, pero es lo que se dice! El caso es que los barcos partieron al sitio donde se supone que estaban los piratas con la idea de apresarlos. Según lo que oí, era una isla llamada… ¿Halifax? Algo así me suena.

-Era Rattray Head. Si vas a dedicarte a escuchar y difundir rumores, al menos hazlo bien.

-Ja, sabía que también estabas escuchando cuando lo contaban – replicó Thorn, burlón -. Bien, pues la flota fue hasta Rattray Head… o al menos esa era su intención. No sé si llegaron, o si les pasó algo por el camino… pero hace unos días vimos una vela en el horizonte. Resultó ser uno de los barcos de la marina, el Mary Celeste. Estaba entero roto, con las velas desgarradas. No había nadie a bordo. El barco tenía la quilla rota y hacía agua, pero se mantenía a flote. Según el abuelo, con esa avería tendría que haberse hundido. El alcalde no quería meterlo en el puerto, pero no logró convencer a nadie para que lo remolcara hasta otro sitio. Y no hizo falta: el barco, como si le hubiera oído, se dejó ir a la deriva hasta encallar en los bajíos, no muy lejos de donde te encontramos. Ningún otro barco ha vuelto, ni hemos sabido nada de los hombres que se fueron. Los soldados se acercaron para investigar el navío, pero no encontraron nada. Desde entonces nadie más se ha acercado a él.

Los tres seguían caminando. La historia no era lo que se dice agradable. Cuanto más oía, Mitsuko notaba que el sol del Caribe no era tan cálido como le había parecido antes. Ahora se entendía que la gente no estuviera de humor. Al cabo de un rato, Darien miró a Mitsuko y señaló hacia una goleta amarrada en el muelle. Había marineros a su alrededor, embarcando toneles y fardos. Su expresión jovial no encajaba para nada con la de los comerciantes y lobos de mar. No obstante, cuando hablaban con éstos, sonreían... por poco rato.

-Ese es - anunció.
__________________________________________

Amy resopló con los ojos en blanco.


-Claro que prefiero hacer las cosas a mi manera. Ya te he dicho que aunque a ti te reciban con aplausos, para ellos yo sigo siendo una delincuente.

A petición de Amy torcieron en varias callejuelas y atajos propios de los criminales. No tropezaron con más patrullas, ni tuvieron problema con las pocas personas que encontraron en el camino. Muchas estaban más interesadas en el fondo de sus botellas, en las piedras del suelo o en sus puestos mercantiles que en la gente que pasaba. Decididamente, el inesperado y preocupante regreso del Mary Celeste había calado hondo en el ánimo de todos, incluso del de los bravucones de callejón, que no les dedicaron más que una mirada desconfiada. Finalmente llegaron a la esquina del local de un tonelero. Amy acordó con Ed que esperaría ahí mientras hacía sus chanchullos.

En el interior del fuerte había apenas un puñado de soldados. Muchos estaban ocupados en labores que normalmente habrían sido desempeñadas con eficacia marcial, pero en lugar de eso ahora se hacían rodeadas de una agobiante sensación de pesimismo. Un par de militares le miraron, y como sucedió con los matones del callejón, únicamente le miraron pasar. Por fin uno de ellos salió a su encuentro. A pesar de ir arreglado, la pulcritud propia de los soldados de Su Majestad había desaparecido de su uniforme. La guerrera estaba arrugada, a la camisa le faltaba un botón y las botas estaban sucias de barro seco. Su gesto era serio y adusto, con la típica cara suspicaz y curtida del soldado veterano.

-¿En qué puedo servirlo, señor…? – dijo receloso. La ropa de Ed era nueva (la que había traído le estaba pequeña, además de estar hecha jirones tras sus múltiples aventuras), y su porte era casi el que cabría esperar en un aristócrata. Así y todo, debía faltarle algo de práctica, o tal vez el recelo del hombre procedía de la visita de un joven a un fuerte de baja moral con apenas guarnición.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Apr 9 2013, 08:47 AM #11

No hicieron falta muchos pasos para que Mitsuko se diese cuenta de que le sería difícil seguir el ritmo que ambos habían marcado. Eran más altos que ella, lo cual tampoco era sorprendente, y estaban más acostumbrados a caminar sobre la arena. Pronto sus mejillas se encendieron y su respiración se volvió más trabajosa, pero no se quejó. Estaba decidida a no ser una molestia, lo cual significaba hacerles perder el menor tiempo posible.

Era demasiado joven e ingenua para percatarse de que quizás uno de ellos estuviese encantado de disfrutar de un tiempo extra en su compañía. Solo veía gentileza en la constante mirada de Thorn, gesto que intentaba corresponder siempre con luminosas y agradecidas sonrisas.

Seguir una conversación con el esfuerzo extra que estaba realizando se le antojaba imposible. Así que agradeció que ambos se dedicasen a intercambiar comentarios el tiempo suficiente para dejar atrás las pesadas arenas y sus dunas, dándole tiempo a recuperar parcialmente el aliento.

La diversión que le provocaban los primeros intercambios se evaporó al llegar a la parte triste de la historia. Su sonrisa se apagó al pensar en todas las vidas desaparecidas, aunque mentalmente anotó el nombre mencionado por Darien. Rattray Head. Aquel debería ser el primer lugar a investigar, una vez que lograse dar con Edward. Y con Cid y Jack... Sus pensamientos volaron al comunicador que permanecía en silencio bajo su brazo. ¿Donde estaba el piloto? ¿Habría logrado localizar a Jack en el mar? ¿Todavía seguiría buscándolo?

Pero no debía olvidar que se esperaba de ella que participase en la conversación, que hasta ahora solo había recibido gestos negativos o afirmativos por su parte.

-Es una historia muy inquietante. La gente estará muy asustada... - fue lo único que pudo decir, dedicándole una mirada cargada de preocupación a Thorn. No quería entrar en detalles sobre sus motivos para desconocer la historia.

Eso explicaba que se viese a tan poca gente por las calles, y que ninguna luciese una sonrisa en sus rostros. Si una flota de barcos de la marina no había logrado vencer al enemigo ¿Que sería de la ciudad? Los Liberian eran las respuesta a aquella pregunta, pero poco podrían hacer en la situación actual.

Pero aquello cambiaría pronto, pues Darien señaló un enorme barco velero. Sus ocupantes resaltaban a primera vista, se les veía alegres y llenos de energía, contrastando drásticamente con los marineros que había desperdigados por los muelles. Buscó ansiosa un rostro familiar, la menuda figura que tan bien conocía, pero Edward no estaba a la vista. Debía estar cerca, lo presentía, la llegada de aquel barco no podía ser una mera casualidad.

Aceleró el paso para adelantarse a sus acompañantes, girándose con los brazos en alto para hacer que se detuviesen. La expresión de la joven era decidida, aunque no tardó en dibujarse en sus labios una cálida sonrisa de agradecimiento.

-Gracias por acompañarme hasta aquí. Confío en que ese sea el barco que busco, y esos hombres puedan indicarme donde encontrar a mi amigo. Habéis hecho ya tanto por mi... No querría reteneros más tiempo del necesario. - no rechazaría su ayuda y compañía si estos insistían en ofrecérsela nuevamente, pero debía darles la oportunidad de volver a sus labores.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Apr 21 2013, 08:58 AM #12

Discutir con un muro de ladrillo sería bastante más productivo, al menos tendría claro desde el principio que no está escuchando. Con Amy siempre había alguna esperanza de que algo se quedara dentro de su cabeza y no saliera por donde había entrado. Injustificadas, al parecer.

No entendía que, como hijo del gobernador de Turquesa, nadie relacionaría a Amy con una pirata conocida, pues, para empezar, siempre había procurado no serlo, y para seguir, bastaba con decir que era un niñera, o algo parecido. ¿Quién iba a hacer preguntas? Pero todo eso daba igual si Amy estaba dispuesta a seguir comportándose como la pirata que ya NO era.

Perdido en sus pensamientos, tardó un segundo de más en responder al hombre que se había dirigido a él.

- Soy Edward Teach, hijo de Francis Teach, gobernador de Turquesa. Este lugar... no luce como la última vez que lo visité. Me he enterado de que habéis tenido problemas. En Turquesa también los hemos tenido, muchos y extraños. Quizá lo que allí aconteció pueda serviros de ayuda, pero, aunque no lo sea, es necesario que la marina lo sepa.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

May 16 2013, 11:06 PM #13

Darien dejó escapar un pequeño suspiro que no daba a entender nada en particular, y ya parecía que iba a darse la vuelta cuando Thorn le cortó al hablar.

-¡De eso nada! ¡Nos quedamos! Si nos vamos y te pierdes o te pasa algo, no nos lo perdonaríamos nunca. Además, así hacemos tiempo hasta que el abuelo termine de calafatear. ¿Verdad, Darien? - dijo dando un codazo al susodicho.

-Sí, sí, lo que tú digas. De todos modos ibas a hacerlo aunque ella te dijera que no.

Con una carcajada, Thorn se acercó al barco. Darien se quedó con Mitsuko y una vez su compañero se alejó, le dio dos golpecitos en el hombro a la chica y señaló hacia Thorn. Éste fue directamente hacia uno de los marineros. Sin embargo, una vez que llamó su atención y el hombre dejó de recoger el cabo que tenía entre manos, se calló de repente. Desde donde estaban, Mitsuko y Darien le vieron regresar muelle atrás. Al llegar a su altura Darien le miró con el ceño algo fruncido.

-Ni siquiera sabías por quién hay que preguntar, ¿verdad? - rezongó, evidentemente molesto.

Thorn se sonrojó levemente y preguntó a Mitsuko por el nombre antes de volver donde el marinero. Una vez le comunicó a quién buscaba, el hombre gesticuló con muchos aspavientos y respondió afirmativamente. Luego de un intercambio algo más largo de lo que cabría esperar, Thorn volvió.

-¡No me digas que tu amigo es un héroe! Me lo ha dicho el marinero. ¡Deshizo él solo la maldición que pesaba sobre Turquesa! ¡Y encima es un noble o algo así! ¿Por qué no nos lo habías contado?

Después de que Darien cortara la verborrea de Thorn, éste confirmó entusiasmado que Edward estaba cerca. Al parecer había desembarcado con una amiga y se habían alejado del puerto en dirección a la ciudad.

________________________________________________________

El soldado se cuadró al escuchar su nombre. A pesar del estado de su uniforme, aún mantenía la disciplina. De alguna forma, le recordó a Ed a los guerreros que luchan con valor pero sin esperanza. Tras un escueto "sígame por aquí, por favor", que quizá no fuera lo más correcto para su cargo, el soldado le condujo a través del patio hasta la base de una de las torres interiores del fuerte, donde se abría una sólida puerta de madera claveteada. El hombre la abrió y la sostuvo para que pasara.

Dentro había una pequeña habitación de la misma piedra con la que estaba construido todo el edificio. Pegada a la pared del fondo había una estantería abarrotada de papeles, mapas y cartas de navegación. Justo delante descansaba un escritorio que había visto días mejores, con una silla a juego y otras dos más contra la pared lateral, presumiblemente para los visitantes. Sentado sobre ella y afanado en escribir se encontraba otro individuo alto, delgado y de uniforme oscuro. La peluca que otros oficiales llevaban puesta de continuo él la tenía colgada de una de las perchas, junto a su sombrero. Unas finas lentes de montura dorada colgaban de sus orejas mientras se inclinaba sobre el pliego de papel y garabateaba sin descanso. El soldado se cuadró dando un taconazo y saludó marcialmente.

-Disculpad, señor, pero hay alguien que desea veros. Con... noticias, de Turquesa.

-Adelante, Wilkins. ¿De quién se trata?

El hombre tras el escritorio levantó la cabeza y miró primero al soldado y luego a Ed. Al contrario de lo que podía pensarse, no tenía la mirada aburrida y suspicaz de un intendente, ni la más cínica y prepotente de los superiores inmediatos. Por el contrario, observaba con intensidad incisiva a Ed. La boca era una línea recta inmutable, como si la hubieran tallado en uno de los sillares del fuerte. Al contrario que otros militares, llevaba unas patillas pulcramente recortadas y finas, no muy al uso de las modas de Inglaterra.

El soldado le refirió exactamente lo mismo que Ed le había dicho al entrar. El oficial no dio muestra alguna de sorpresa ni de emoción después de escuchar al militar. Sin decir una sola palabra, se levantó de su silla y dio la vuelta a la mesa con deliberada lentitud, llevándose las manos a la espalda. Con un gesto despidió al tal Wilkins, que salió con premura cerrando la puerta tras de sí. El hombre completó su recorrido situándose frente a Ed, que tenía que mirar ligeramente hacia arriba para verle la cara. Su gesto adusto era casi intimidante, aunque cuando habló su expresión se suavizó un poco.

-Bienvenido a Port Royal, señor Teach. Soy el capitán Johan Greenville, de la Real Armada de Su Majestad. Confío en que las noticias que traigáis sobre Turquesa sean buenas. ¿Cómo se encuentra vuestro ilustre padre, Lord Francis? Ah, demasiado tiempo sin verle... Servimos juntos de jóvenes, ¿sabéis? - dicho esto, se dio la vuelta y regresó a su sitio tras la mesa. Señaló con garbo con una mano una de las sillas junto a la pared -. Sentaos, por favor, y contádmelo todo. ¿Puedo ofreceros algo de beber?
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jun 10 2013, 04:49 PM #14

La joven ya estaba asumiendo que debería seguir sola su camino, dado que el rubio parecía tener ganas de regresar al suyo, cuando el amable joven salió raudo a ofrecer nuevamente su ayuda. Gesto merecedor de otra luminosa sonrisa de Mitsuko, que le observó alejarse sin perder un momento. Aunque Darien se había quedado con un pequeño detalle que los otros dos jóvenes habían olvidado, Thorn desconocía los detalles necesarios para ser el que llevase la conversación.

La Liberian no pudo evitar sonreír divertida ante aquello, aunque no tardó en forzar una expresión más seria para no avergonzar a Thorn por su olvido. Gustosa le dio el nombre completo de Ed, aun preguntándose por que no era ella la que iba a preguntar. La iniciativa de su salvador era tanta, que casi le daba apuro sugerir que podía encargarse sola de la situación.

Para cuando regresó lo hizo cargado de buenas noticias, Mitsuko parecía que iba a explotar de emoción ante la noticia de que Edward no solo estaba allí sino que además había llegado a tiempo de salvar a su hogar. Por un momento no pudo pensar más que en el hecho de que iba a volver a verle, después de tantos meses de espera.

-Un amigo es solo un amigo - respondió sin darle importancia, comenzando a caminar en la dirección que Thorn había indicado. Andando todo lo deprisa que sus piernas le permitían.

La posición de los padres de Ed nunca había importado, el pasado había permanecido en el pasado. Se alegraba de que hubiese podido regresar a casa, como un héroe ni mas ni menos. Ella no desearía regresar ni por todo el oro del mundo.

-¿Te dijeron hacia donde se dirigía? ¿Donde podremos encontrarlo? ¿Hace mucho que partieron? ¿Estará muy lejos de aquí? - preguntó. La joven callada parecía haber sido sustituido por otra que bien podría competir con Thorn. Las preguntas llovieron en dirección al joven moreno a una velocidad vertiginosa.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jun 10 2013, 06:22 PM #15

No iba a ser el chico el que le corrigiera en su poco pulido protocolo. Él hacía tiempo que lo había olvidado y el hecho de que lo llamaran de usted ya le hacía pararse a pensar por qué diablos lo hacían, aunque mantuviera sus modales en un lugar seguro al que recurrir cada mucho tiempo.

Edward se mantuvo callado, observando todo a su alrededor para terminar por darse cuenta, a groso modo, ante qué tipo de hombre se encontraba. Quería pensar que era un hombre pragmático, más el tipo de oficial que se había curtido en puestos fronterizos que en el centro de grandes urbes como esta.

La impasibilidad era buena cosa en una toma de contacto como aquella. Se mantuvo neutro hasta que el hombre comenzó a hablar. ¿Amigo de su padre? aquello le venía como anillo al dedo, había conocido a otros camaradas de su padre, y todos reaccionaban de la misma forma cuando hablaban de Francis.

- Su nombre me resulta familiar, Capitán Greenville. Es posible que mi padre me hablara de usted. No obstante, no hay tiempo para que haga memoria. - dijo, encimándose hacia el asiento, hacia el que se encaminó, sentándose con el cuerpo echado hacia delante, algo inquieto - Mi padre consiguió salvar la vida en Turquesa, más me temo que muchos hombres valientes no corrieron la misma suerte. Espero, no perdamos el tiempo en cuestiones innecesarias cuando le explique lo que allí aconteció. Lo que le voy a decir es algo difícil de creer, pero deberá confiar en mí, pues hablo en nombre de mi padre.

Cogió aire, no era fácil hablar de hechos sobrenaturales por aquellas islas.

- Un poco de agua, por favor. Isla Turquesa fue asediada por un ejército sobrenatural, liderado por un viejo enemigo de mi padre, antaño ajusticiado por él. Dicho de otra manera, un fantasma lideró un ejército de seres formado de sombras contra la isla de mi padre. Sus últimas palabras me hacen pensar que ciudad, así como muchos otros sitios, van a ser la siguientes, y ahora que he escuchado la noticia de la expedición que fracasó, no puedo dejar de pensar que todo está relacionado. - no iba a entrar en detalles hasta ver cómo de receptivo se mostraba. Si no creía en los Sincorazón y en los fantasmas, malamente iba a poder explicarle como derrotarlos.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Jun 15 2013, 01:23 PM #16

Thorn resopló poniendo los ojos en blanco. Darien no hizo gesto alguno, pero miró a Mitsuko con los ojos ligeramente más abiertos, como si se sorprendiera de oírla decir eso.

-Sí, claro, sólo con un amigo así yo ya me conformaba. Como si fuera poco tener uno de verdad.

-Un amigo es un tesoro.

Thorn asintió con vehemencia, aunque lo que había dicho primero podía hacer pensar que estaba más bien imaginando las ventajas de tener un amigo aclamado como héroe o sencillamente heredero de un gobernador. Cuando empezó la salva de preguntas, levantó los brazos con las palmas hacia Mitsuko pidiendo tregua.

-¡Hey, hey, cálmate! A ver, el barco ha llegado hace un rato, y se bajaron nada más atracar. Y según me ha dicho, no tiene idea de hacia dónde van, pero querían averiguar cómo estaban las cosas por aquí. Si fuera como nosotros iría a enterarse a una taberna, pero siendo hijo del gobernador de una isla, supongo que habrá ido al fortín del puerto... Creo.

-No creo que nos dejen entrar ahí como si tal cosa... - murmuró Darien pensativo. Era algo cierto. Sólo eran tres críos, y dos de ellos no precisamente distinguibles de golfos callejeros. Thorn le miró. Sabía que a su compañero le rondaba algo por la cabeza, y luego dio con el puño en la palma y gritó:

-¡Ah, claro! Tú sabías una forma de entrar en el fuerte sin que te vieran, ¿no...? ¡Ay! -se interrumpió Thorn como resultado de un codazo. Darien le miraba ceñudamente.

-Eso, tú dilo más alto... Si es que...

___________________________________________________

El capitán Greenville cogió una jarra de agua fresca de un armario situado a la izquierda del escritorio, en el que se veían más botellas y una serie de copas, de las que también tomó una. Mientras servía a Edward y se sentaba de nuevo, no dejaba de mirarle tan serio como una estatua. Las únicas expresiones que deformaron esa por lo demás impecable máscara fueron una sonrisa cálida al escuchar que su viejo amigo había salido con bien de sus problemas, un gesto de pesar al escuchar las bajas sufridas por su gente y un sombrío movimiento de cabeza cuando Ed mencionó al fantasma. Greenville aguardó a que terminara de hablar con las manos entrelazadas ante sí y el mentón apoyado en ellas. Poco a poco iba frunciendo el ceño.

-Si bien me alegro por las primeras noticias, aunque lamento las pérdidas, no puedo decir que las nuevas que traéis sean muy alentadoras, señor Teach. No es la primera vez que tenemos contacto con no muertos. Hace tiempo la tripulación maldita de la Perla Negra nos hizo una visita en plena noche. En aquel entonces yo sólo era guardiamarina, y por suerte no estaba de servicio. Pero les vi. Destruyeron numerosos negocios y viviendas, dañaron el fuerte con sus cañones de largo alcance y secuestraron a la hija del gobernador. Sin contar las bajas que sufrimos al intentar detenerles. No caían bajo las espadas, los disparos no hacían mella en ellos, y ni las explosiones de los edificios les hacían flaquear. No se detuvieron hasta conseguir su objetivo. Confiaba en no volver a escuchar nada parecido – aseveró, irguiéndose en su asiento. Al poco recompuso su fachada de circunspección inalterable y progisuió.-Sin embargo, doy por hecho, por lo que me contáis, que el fantasma fue derrotado y sus legiones vencidas. Es cierto que nuestras naves no han regresado, y seguimos sin saber la causa... y por el momento no podemos enviar más barcos a averiguar nada en tanto no llegue la flota de la Compañía de las Indias Orientales; pero si el fantasma ya no existe, no tengo tan claro que ambos hechos puedan estar relacionados. Tal vez, si ese ser atacó los barcos antes de que le hicieran frente en Turquesa... Esa sería una posibilidad.

Pero todo eran conjeturas, ni más ni menos, y una persona pragmática como parecía ser el capitán pronto las desechó a favor de hechos comprobables. No dejaría caer en el olvido las nuevas de Ed, pero por el momento prefería andar con pies de plomo y actuar sobre lo que podía y sabía con certeza.

-¿Hay alguna otra noticia que traigáis? ¿Algo más que deba saber, o sobre lo que creáis que la marina debe actuar?
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jun 19 2013, 01:16 PM #17

Minutos en el pasado
(Pero no demasiados)


Sir Jack murmuró mientras se ahogaba y seguía avanzando; una inconveniencia menor. Las armas suponían un considerable peso (sobre todo el escudo), pero no podía dejarlas tiradas; lo hubiera hecho si la elección fuera morir, pero no era ese el caso. Los ojos se le llenaban de sal y las vendas de agua, una sensación desagradable cuando bajo ellas estaba la carne embalsamada, quemada y desnuda con la que al parecer había pasado a mejor vida. Una brazada detrás de otra con miembros que se fatigaban y dolían pero realmente no se cansaban, y podría estar así día tras día... que, sinceramente, era lo que iba a pasar si no encontraba otro modo.

Unos diez minutos después estaba en un islote en el que apenas cabía sentado, tratando de accionar el comunicador. Sin respuesta. O se había roto con el choque, casi tanto como por cierto se había roto él (pero ahora estaba mejor), o había cualquier otra razón para que no funcionase. En su momento se había instalado para que pudiera transmitir incluso si las condiciones del mundo eran hostiles a ello, pero suponía que la falta de revisiones tenía su efecto. Suspiró, porque tanto sabía él de mecánica electrónica como de magia goética.

-Hummmm...

Un barco venía. Y a la ocasión la pintaban calva.

-Sí. Es hora.

El resto del viaje lo realizo enganchado en la quilla de un barco, evitando los remos y aferrándose lo máximo posible a algo que no había sido diseñado para ser aferrado, luchando contra la resistencia del agua y la propia velocidad del barco. Un calvario que acabaría terminando cuando pudo soltarse de ella, ¡dulce libertad!, al estar el puerto cerca. Nadó hasta el lugar y puso una mano, por fin, en tierra arenosa, jadeando por la ahora notable irritación de los ojos y sus pulmones llenos de agua. se encontraba en esa situación, en cuatro y tratando de acostumbrarse, cuando pudo levantarse.

"Oh, demontres..."

No llevaba nada encima. Las armas estaban firmemente sujetas, y eran el material más duro... las ropas que había llevado, no tanto. No llevaba NADA para disimular en aquel lugar, y aquello eran muy malas noticias. tendría que conseguir una capa y un embozo, y conseguirlos pronto.

...en cuanto pudiera ver con claridad de nuevo algo que no fuera un horrible arcoíris de dolor. Ayyyyyy.

-¿Hola? -preguntó, tratando de adaptar su lenguaje al que se hablaría allí, para no llamar la atención más de lo que ya haría- He sufrido un... siniestro en alta mar, y necesito ayuda. ¿Alguien podría ampararme, y decirme dónde me encuentro?
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jun 19 2013, 02:37 PM #18

La educación, demasiado arraigada en ella, evitó que Mitsuko siguiese su inclinación de volver a insistir en que el pasado de Edward a ella no le importaba. Tenía la sensación de que al repetirlo sonaría descortés a la fuerza, y era evidente que ellos no lo decían con mala intención. Pero la pequeña sabía perfectamente lo valioso que era un amigo, no por nada había encontrado el primero en Bastión Hueco no hacía tantos años.

Por suerte había cosas más importantes que tratar, como las respuesta que Thorn tenía para ella. Era gracioso que alguien tan parlanchín reaccionase así a un puñado de preguntas, aunque seguramente sería porque estaba acostumbrado a hacerlas él. Sopesó la información que le iba llegando e inevitablemente llegó a la misma conclusión que ellos, sin duda Edward no desaprovecharía la oportunidad que su condición de celebridad le otorgaba. Si la situación era tan mala como ella pensaba, recurrir a los ocupantes del fortín era la mejor opción para la ciudad.

-Seguro que ha ido al fuerte pero... ¿Por que no iban a dejarnos entrar? ¿Acaso no está para proteger a la gente? Si pregunto por Edward deberían avisarle de que estoy aquí... ¿no? - no eran pocas las preguntas que la joven tenía al respecto.

No era cuestión de que no valorase que quisiesen hacer que entrase a escondidas en un cuartel de la fuerza de seguridad local, era valiente por su parte, sino más bien que todavía no entendía porque iba a ser necesario. En Bastión nadie tenía problemas para llamar a la puerta de cualquiera de los cuarteles y hablar con sus ocupantes. Y antes de hacer algo ilegal preferiría que le explicasen los motivos para ello.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jun 19 2013, 08:32 PM #19

El joven tomó el agua, dio un sorbo, y se olvidó del vaso mientras el hombre iba desarrollando su línea de pensamiento. No le sonaba demasiado bien lo que estaba escuchando, y lo peor de todo es que sabía que lo que dijera Greenville iba a ser definitivo así que poco que discutir habría.

Volvió a recordar la existencia del vaso de agua, lo miró, dio un sorbo, y se levantó.

- Capitán Greenville, no le pido que instaure la ley marcial, solamente quiero que esté atento, quiero que sepa que pueden tardar más o menos, pero los Sincorazón llegarán. Y cuando lo hagan, quizá lleguen con más no-muertos. - dio un paso al frente, dando un último sorbo al agua para dejarla sobre el escritorio.

Comenzó a registrar sus ropajes en busca de algo, acabando por sacar una roca que desprendía un brillo intenso. La dejó sobre el escritorio de Greenville y esperó un par de segundos a que la observara.

- Pedidle a un herrero que forje armamento con este material, no importa qué: balas, sables... Lo que sea. La mayoría de los no-muertos recordarán lo que es la mortalidad si son tocados por él. - dijo, con la seriedad acorde a la situación.

Lo cierto es que esperaba sacar algo más de aquella visita, y dicho esto, no había demasiado más que añadir, así que tendría que seguir recabando información mientras se avecinaba la tormenta. ¿Quizá estuviera exagerando? ¿quizá tomaba demasiado en serio las palabras de un ser ruin? merecía la pena correr el riesgo de quedar de mentiroso con tal de que existiera la posibilidad de salvar a alguien.

- Nada más que añadir, estoy a su disposición si necesita ayuda. Hasta pronto, Capitán, ha sido un placer conocerle. - dijo, girándose para encaminarse hacia la calle. Empezaría por buscar de nuevo a Amy, y comenzaría a frecuentar zonas menos recomendables.

Cedo una Roca Luminosa a la marina.
Like
Share

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: Nov 2 2005, 10:56 PM

Jun 21 2013, 09:37 PM #20

FDI: ***PotC - Multiple Jack***Tema acorde para la parte de Jack, que es el único que no tiene.

Por toda respuesta, Jack vio un movimiento por el rabillo del ojo y un objeto alargado y plano se le acercó desde el borde de su ángulo de visión. No llegó a golpearlo, pero se interpuso entre él y quien lo blandía.

Se trataba de un remo. El sol de la tarde, que ya empezaba a retirarse hacia el fin del mundo, se reflejó en su húmeda superficie pulida. El madero estaba siendo sujeto por un hombre mayor, de aspecto nudoso y curtido como cualquiera de la tablazón de un barco viejo. Era moreno, de barba blanca y ojos azules que miraban desconfiados y furibundos a la aparición de ultratumba que acababa de salir del agua ante él. Su mueca fiera no revelaba nada más que malas intenciones, pero Jack fue capaz de atisbar un fondo de miedo en las pupilas centelleantes del anciano.

-¡Escucha, demonio! No sé qué quieres ni qué has venido a hacer aquí, pero sé lo que eres. En esta ciudad nadie tiene nada que pueda interesarte, salvo quizá ropa en condiciones. Mis aprendices vendrán pronto y te conviene haber desaparecido antes de que les diga que vayan a por la guardia. ¡Ve a buscar el fin de tu maldición a otro sitio! Aquí ya estamos cansados de aparecidos – espetó sin dejar de sostener el remo entre ambos. Sin embargo, a pesar de su actitud, no hizo intento de atacar o avanzar. Tal vez no deseaba empezar una pelea que sabía no estaba perdida de antemano.
________________________________________

Darien miró a Mitsuko como si acabara de nacer. Thorn hizo algo parecido, pero no de un modo tan evidente. Sin duda estaban extrañados.

-De verdad no sabes cómo funcionan las cosas por aquí, ¿verdad? A gente como nosotros nos protegen cuando les conviene. El resto del tiempo protegen a los ricos. Si vamos al fortín por la puerta grande, el primer guardia que nos vea nos parará. Ya sería una suerte que no nos echara nada más vernos. ¿Crees que aunque sepamos el nombre de un héroe recién llegado le darán un recado de parte de tres críos harapientos?

-Oye, que ella no va harapienta... Como mucho algo mojada.


Darien desestimó el comentario de Thorn con la mano. Para él estaba claro que no les dejarían entrar, y si el guardia de turno se dignaba a escucharles, bien podía no hacer caso del encargo de todas formas. Y dado el reconocimiento de que gozaba Edward ahora, cualquiera podría ir afirmando que era amigo suyo para que el tabernero le haga un descuento. Naturalmente, el taberneno no iba a picar; tanto menos un soldado.

-Darien, no seas tan aguafiestas. Si quiere ir por la entrada que lo haga. Yo pienso acompañarla de todos modos, tú puedes volver con el abuelo a remendar redes.

-No voy a intentar convencerte de nada
– repuso Darien mirando a Mitsuko -, pero lo que dice Thorn es cierto. Conozco una manera de entrar. Si tan mal quieres ir al fortín para encontrar a tu amigo, tú verás qué modo prefieres. Aunque te aviso que el camino secreto no es fácil de recorrer. Está oscuro y a veces hay murciélagos. Y está anocheciendo – añadió. De no ser por el tono neutro de su voz, se habría dicho que intentaba convencerla de no coger su opción, aun creyendo que la puerta principal no era una alternativa. Es más, aun sin mucha emoción en su voz, algo sí que se notaba. Quizá le faltó decir "no es lugar para niñas pequeñas".
________________________________________

-Sincorazón... - murmuró Greenville -. Imagino que ese es el nombre que dais a esa amenaza sobrenatural de la que me habéis hablado. No creo haber visto uno nunca.

El militar se acomodó hacia atrás en su silla, meditando con los dedos entrelazados y la mirada perdida en algún punto de la mesa como si la pulida superficie pudiera permitirle ver más allá. Por un momento, dio la impresión de que el capitán iba a desestimar las preocupaciones de Ed, pero al momento se encontró mirando de nuevo a los mismos ojos sagaces que al entrar le habían llamado la atención.

-Por otro lado, vos los habéis visto. Los habéis enfrentado. No tengo motivos para dudar de ello, y puesto que sois de los dos quien los conoce, seguiré vuestro consejo. Es una lástima no disponer de más hombres en estos momentos, pero me ocuparé de que los que dispongo no se entreguen a la molicie. Redoblaré las guardias, aunque naturalmente no pondré sobre aviso a la población. Como bien habéis dicho, no es preciso recurrir a la ley marcial si no es absolutamente indispensable -admitió, dándole la razón.

Cuando Edward sacó el fragmento brillante, Greenville abrió los ojos con genuino interés y se la acercó sosteniéndola cuidadosamente con la mano derecha y girándola sobre sí misma. Parecía que intentase captar cada mínimo detalle del corte y la composición.

-Extraño material. Si esto es todo con lo que contamos, creo que lo mejor será alearlo con acero común para fabricar armas de cuerpo a cuerpo. Las balas pueden ser desperdiciadas fácilmente, y algo me dice que podríamos necesitar incluso más de lo que podamos hacer con este mineral. Haré llamar a los herreros locales y al maestro forjador del fuerte para que se pongan a trabajar de inmediato y sin hacer preguntas. Dispondré también de un almacén donde mantenerlas a buen recaudo hasta que sean necesarias.

Dicho esto, el joven liberian se encaminó a la puerta. El capitán, que a pesar de ser militar conservaba intactos sus modales, se levantó y le acompañó al tiempo que le daba las gracias. Estaba ya anocheciendo, y seguramente Amy estaría más que harta de esperar. Seguramente luego le tocase aguantar al menos un par de pintorescos insultos marineros.

-Es posible que, si la peor de las previsiones se cumple, os debamos la vida, señor Teach. Confío en que todo esto no sea más que un exceso de precaución por nuestra parte, pero intuyo que lo que habéis pasado es algo que no debe ser ignorado. Quienes desconocen la historia están condenados a repetirla, dicen, y nosotros hemos tenido ya bastantes historias de aparecidos. Comunicad a vuestro padre que estaré encantado de recibirle si desea hacerme una visita. Iría yo mismo, pero el deber es el deber. Buena suerte y hasta pronto - concluyó. A la salida, el soldado Wilkins esperaba obedientemente para escoltarle hasta la puerta. Wilkins le ofreció enviar un par de hombres con él como protección, aunque mientras se giraba y regresaba a su despacho, Greenville estaba seguro de la respuesta del joven.
________________________________________

Edward gana: 3 puntos de Fama para los liberian.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jun 23 2013, 10:30 AM #21

No era algo que no se esperase; de hecho, que no llegase a darle fue un buen aviso.

Fue recuperando la vista tras un poco. Un remo. Un remo que brillaba, así que o había visto poco o ningún oso (por la capa de cera y barnices) o mucho uso(porque era el agua la que daba el mismo efecto). El hombre que lo portaba no parecía un estibador, ni un descargador de muelle, ni cualquiera de estas cosas, pero parecía tener una piel de barco; debía ser un marinero ya mayor, un segundo de a bordo o quizás... un pirata. No podía descartar aquello, según tenía entendido aquel lugar estaba lleno hasta los topes de piratas, que donde hay mucha riqueza y el terreno es grande se prestan rápido los hombres a vivir de las malas intenciones si le son más convenientes. Era feroz, pero tenía miedo. Miedo... hum. Estaba claro que sí se hacía una idea de lo que es.

-Ropas serían gran merced de su parte -dijo, levantándose despacio, para mostrarse cuan largo era, que no era poco- Mi nombre es Jack, si lo queréis saber, y no he venido con otra intención que la de ayudar con todo lo que está pasando; no tengo el más mínimo interés en saquear vuestras tierras, aunque me pregunto para qué demontres querría algo como lo que describís vuestras posesiones.

Al menos era más verboso que las apariciones a las que estarían acostumbradas.

-¿Podríais hablarme de esos aparecidos? Quizá sean exactamente la clase de maldición que he venido a paliar...

¿No sólo tenían que hacer frente a una amenaza Sincorazón sino que los muertos famélicos se agolpaban a sus puertas? Realmente toda ayuda que llegara un segundo más tarde lo haría demasiado tarde. Era todo un caso, y quizás acabaran necesitando pedir más ayuda a la base, si las cosas se extremaban demasiado.
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jun 23 2013, 01:59 PM #22

Bastaron el par de miradas para que la joven se ofendiese, irguiéndose en toda su estatura, que por desgracia tampoco era mucha. Ellos conocían mejor como funcionaba su mundo, por supuesto, pero no estaba bien que mirasen a la gente como si estuviese loca. No por sugerir llamar a una puerta y hacer una pregunta. Al menos uno de ellos parecía dispuesto a comprender que la joven no estaba por la labor de realizar actos ilícitos así porque si.

En cuanto al otro, bueno, se encontró con un ceño fruncido y una mirada cargada de decisión. No se le había pasado la insinuación de que quizás no se atreviese a bajar allí, a enfrentarse a unos cuantos murciélagos. No era mucho el genio que gastaba la joven maga, pero si el suficiente como para contestarle a Darien como se merecía.

-Agradezco toda la ayuda que me habéis brindado, de verdad. Pero me parece muy presuntuoso por tu parte suponer que la oscuridad, o algunas alimañas, pudiesen ser la razón de no querer tomar ese camino.

Quiero encontrarme con mi amigo, no te haces a la idea de cuanto. Pero he venido aquí por una razón y no para colarme en un edificio gubernamental, mucho menos sin haber intentado llamar primero a su puerta.

Así que lo siento. Pero, sola o acompañada, iré a llamar a esa puerta. Si pudieseis indicarme la dirección os dejaré libres para que volváis a vuestras casa. Ya que está anocheciendo.
- el tono de Mitsuko no había llegado a dejar ser educado en ninguno momento, ni siquiera había alzado la voz, pero sus palabras habían estado cargadas de intensidad. Y su mirada, bueno, digamos que no se le daba especialmente bien disimular cuando algo le molestaba.

Eso si, todas sus palabras parecían sinceras. Haría falta algo más que murciélagos y oscuridad para amedrentar a la joven aspirante a Liberian.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jun 24 2013, 05:11 PM #23

El joven no pudo más que asentir. No era su intención llamarlos Sincorazón, pero llevaba tanto tiempo haciéndolo en Bastión que no había podido evitar dicho nombre durante toda la conversación. No obstante, el que tuvieran un nombre los hacía solo más peligrosos, no menos reales.

- Gracias Capitán, no le puedo pedir más. Significa mucho que se fíe de mi testimonio exclusivamente. - dijo, agachando educadamente la cabeza en señal de respeto. Aquel movimiento podría ya resultar sospechoso para la población, pero lo achacarían a mil razones antes que a la verdadera. Que pensasen.

Es cierto, resultaba mucho más útil un sable que cien balas. Al fin y al cabo, el sable podía seguir cortando aún tras ser quebrado, la bala se perdía para siempre. Se sintió ligeramente culpable por no tener más objetos de aquel calibre. En el pasado los había vendido pensando que no tendrían importancia en un mundo donde te los encontrabas a cada paso.

- Lo siento, exceptuando esto... - dijo, desenfundando medio palmo de acero de sus dagas para mostrárselo - Es todo lo que tengo. - por un momento había pensado que se iría de allí sin conseguir nada, pero aquel hombre... ¿le estaba probando? ¿pensaba hacerle caso desde el principio? quién sabe, los hechos hablaban por sí solos. Aquel hombre se convertiría en un héroe si la situación se volviera trágica, si es que no lo era ya. - Ojalá no me debáis nada nunca, Greenville. Se lo diré a mi padre. Cuídese. Usted y sus hombres. - tras un educado gesto, se marchó.

Negó educadamente toda ayuda de Wilkins y una vez en la calle, regresaría hasta donde Amy debería estar esperándole. Se disculparía por la tardanza y le diría que lo llevara a beber, si es que le creía, claro, de no ser así, tendría que revelar sus intenciones para con la gente de "bien" de aquella ciudad.
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jun 24 2013, 10:37 PM #24

La respuesta del no muerto venido del mar dejó al anciano algo confuso. Hablaba, con educación, y pese a saberse inmune a cualquier arma, no desenvainó las suyas ni trató de atacarle o amenazarle. Eso no cuadraba mucho con situaciones vividas hacía un tiempo. Encima decía venir con intención de ayudar en lo que fuera. ¡Y quería saber de los aparecidos!

-Vos... ¡Vos sabéis bien lo que son! Muertos andantes como vos. Piratas, el azote del mar. Hace años vinieron en un barco negro, de velas negras, y saquearon y mataron a placer. Al principio no supimos qué eran, porque al parecer su maldición se revela con la luz de la luna y... y...

Y estaba aún atardeciendo. No había luna. Sólo unas nubes de tormenta que se acercaban rápidamente a la costa guiadas por el viento.

-Dios santo... No sois como ellos. ¿Qué... quién sois?
____________________________________

Darien simplemente se encogió de hombros. No parecía especialmente afectado por la forma en que Mitsuko lo miraba. La maga blanca incluso creyó ver cierto movimiento en la comisura de su boca, como si hubiera estado a punto de sonreír pero lo estuviera ocultando.

-A otras niñas les dan miedo esas cosas. Lo que no iba a hacer es llevarte hasta allí para que quisieras dar media vuelta. No es un sitio seguro.

Ahora fue el turno de Thorn de darle un codazo a su compañero mientras le miraba con reproche. Por alguna razón, el joven parecía algo molesto al escuchar tanta vehemencia de Mitsuko, aunque Darien no parecía ser la causa de su gesto algo mohíno.

-Venga, no seas así. Está claro que está desesperada por verle – Darien puso los ojos en blanco ante la evidencia de su comentario, pero no dijo nada más -. Tranquila, llegar es fácil. Sólo hay que seguir la calle principal. Va todo recto hasta la misma puerta del fortín. Vamos, te acompañamos. Yo también quiero ver a ese tipo.

Los tres siguieron entonces la calle principal, esquivando a los escasos transeúntes y pasando de largo de los puestos y tiendas.
____________________________________

***PotC - The Kraken***

Por su lado, Edward dejó que Wilkins le acompañara hasta la puerta. El soldado, tras no verse necesario para escoltarlo, regresó a su puesto de guardia. Amy esperaba no lejos de allí, en el callejón donde habían quedado. Al verlo salir le miró con una mezcla de expectación y escepticismo.


-Bueno, ¿cómo ha ido? ¿Has conseguido algo?

La pirata había estado ojeando por su lado, sin decirle nada a Edward, el exterior del fuerte. No había visto muchas patrullas entrar o salir, sólo dos. Las murallas estaban casi desprovistas de guardias. La situación no le parecía muy buena, en especial luego de tener en cuenta las noticias obtenidas de aquel lobo de mar.

El sol se ocultó finalmente tras el horizonte. Las nubes negras siguieron su avance y se cernieron sobre Port Royal como si se hubiera corrido un velo de algodón brumoso sobre la ciudad. Fue poco después del decaer de la luz.
____________________________________



*BOOM*

Un zumbido acompañó a lo que muchos creyeron que era un trueno temprano, pero el segundo estampido no se parecía en nada al eterno compañero del rayo. Una de las almenas del fuerte estalló hecha gravilla entre alaridos de los pocos soldados que vigilaban la muralla. Un grito se dejó escuchar desde una de las torres y resonó en toda la ciudad al tiempo que una campana tañía dando la alarma.

-¡Fuego de artillería!

Aunque abotargados por la inactividad, los soldados estaban acostumbrados al entrenamiento y no tardaron en responder con sus propios cañonazos a la amenaza. Ésta se encontraba en el mismo centro de la bahía. Cómo había llegado hasta allí sin que nadie lo hubiera advertido era algo que se escapaba de la mente de quienes lo vieron, disparando salvas hacia la ciudad. Unos temibles cañones de proa apuntaban y disparaban a una velocidad endiablada en dirección al fuerte, mientras las baterías de estribor daban al traste con los cañones del Sunglance, el navío en que Edward había arribado.

Los habitantes de Port Royal no tardaron en levantar el campamento. Las tiendas quedaron vacías y sus dueños las cerraron y atrancaron lo más rápido que pudieron. Los pescadores y lobos de mar no tuvieron problema en dejar sus redes donde estaban. Sabían que sus barcas de faena serían de escaso interés para el enemigo, a quien ya habían identificado sin lugar a dudas como pirata. Los golfillos callejeros desaparecieron en un instante por sus callejones y agujeros secretos en almacenes abandonados, mientras las explosiones sacudían los edificios más grandes y barrían las calles. Muchos mercaderes intentaban desesperados recoger sus mercancías antes de que ocurriera lo inevitable. En este caso, lo inevitable tenía forma de barco enemigo bien armado.



Los cañones triples de proa seguían disparando una y otra vez contra el fuerte, donde los soldados intentaban sin éxito traspasar el casco. Por alguna razón, la madera de aquel barco era sumamente resistente. Mientras, lo inevitable llegó justo cuando los cañones laterales del barco enemigo enmudecieron. A los disparos y explosiones subsiguientes les sustituyeron voces roncas y aullidos que helaban la sangre. Los piratas estaban llegando ya al puerto en sus botes de remos.

Una pequeña formación de soldados se personó en el muelle. Eran las patrullas que habían estado recorriendo la ciudad. El cambio de turno no llegaría para ellos tan tranquilo como otras noches. Un sargento daba las órdenes habituales: “¡Primera línea, fuego! ¡Al suelo y recargad! ¡Segunda línea, fuego!” Algunos de los piratas cayeron de sus barcas chillando y barbotando maldiciones. Parecía que los soldados iban a ganar algo de tiempo a que llegasen sus camaradas, cuando un grupo de figuras de ropas negras y caladas salieron del agua justo frente a ellos. El primer rayo se reflejó en las pieles correosas, las lapas y percebes, las deformadas bocas que eran mezcla espantosa de hombre y pez. Los monstruosos piratas se abalanzaron como lobos sobre ellos y dio comienzo la carnicería.
____________________________________

En la playa, Jack y el anciano fueron testigos de excepción de la llegada del barco. De no haber sido imposible, habrían jurado y perjurado que acababa de emerger del mar justo en la bahía. No se había acercado al faro, ni al farallón. Simplemente había salido a la superficie como si hubiera sido un tapón de corcho que un niño empuja bajo el agua.

-¿Qué demonios...? - fue lo único que dijo aquel hombre antes de escuchar el primer cañonazo. Al momento, agarró el remo con más fuerza y se dirigió hacia la ciudad corriendo como un poseso, dejando a Jack atrás.

-¡Los niños! ¡¿Dónde se han metido esos malditos críos?!

Mitsuko había visto cómo de un cielo encapotado, pero aún sin señales de lluvia, caía un granizo formado por pequeñas piedras. El estruendoso ataque del barco pirata había tenido lugar justo cuando enfilaba la cuesta que llevaba hasta el fuerte. Pudo ver cómo un grupo numeroso de soldados se encaminaban hacia la entrada y salían en dirección a la ciudad, mientras otros se afanaban en subir a las almenas y hacer hablar a sus propios cañones.

Y Ed y Amy, que ya se encaminaban hacia el muelle siguiendo el entramado de callejas que ella prefería, se encontraron pronto envueltos en nubes de polvo y humo, resultado del bombardeo a que era sometido Port Royal. La gente corría tratando de alejarse de la lluvia de acero y fuego, intentando acercarse al fortín. Otros se desesperaban y buscaban cualquier puerta abierta que les permitiera cobijarse, quizá a sabiendas de que el golpe sería más contundente en las duras y viejas piedras del fuerte. Mientras, más y más disparos iluminaron la noche y la llenaron de humo negro, hasta que las nubes se hartaron y empezó a llover.

El Holandés Errante había llegado a Port Royal.
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jun 29 2013, 12:48 PM #25

Piratas. Piratas que habían vuelto de entre los muertos y no veían por qué cambiar su modo de vida, pese a que el infierno aún bostezaría con ellos. No encontrarás más escoria y villanía que en estas tierras.

-Os agradezco el quién -dijo, inclinando levemente la cabeza- Mi nombre es Jack. A título de sire, pero eso no es tan relevane como todo lo que está ocurriendo, y estoy a vuestro servicio; al vuestro y al de todas las personas en este lugar que hayan necesidad. Esa es una manera decente de emplear el tiempo de más allá de la fría losa.

Nubes de tormenta llegadas de ninguna parte en una noche sin luna. No tenían necesariamente que significar algo malo, pero... era ominoso. Como sí...

...

"Brujería del averno"

-¿Qué demonios...?

-Precisamente -dijo, mientras el anciano huía- ¡Ocupáos de que todos se oculten en lugar seguro!

Desenvainó conforme todo empezaba a ocurrir. Una espada y un escudo contra una fortaleza marítima y un ejército entero de criaturas inmortales, agresivas y carentes de todo propósito más que la destrucción y el saqueo. Una perspectiva que haría temblar a cualquiera, pero que cuando tenías que enfrentarte a los Heartless descubrías que era exactamente igual. No había miedo, sólo respeto, y necesidad de pensar rápido y bien para descubrir cómo abortar el peligro antes de que este consiga abortarte a tí... y aquí el abortaje juega con ventaja. Por eso, cuando el barco apareció empezó a correr hacia él, lo que parecería a priori la peor estrategia del mundo.

Y en honor a la verdad, lo era. Pero no dirigía la base, no tenía fortalezas, no tenía fuerzas y no podía asumir riesgos para con los locales. El número de opciones con estas condiciones se reduce muy pero que muy drásticamente.

Nota: ¿Siguen disparando los cañones? En ese caso voy a intentar meterme en el barco e inutilizar a los cañoneros... lo que implica entrar y llegar hasta los niveles de la artillería, sí
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jun 29 2013, 09:32 PM #26

Y allí estaba, la insinuación hecha palabras. Niña. Mitsuko estaba acostumbrada a ser considerada como tal, seguía siendo menuda a pesar de haber cumplido los trece y a su alrededor todos la trataban igual que a la niña de diez que había llegado años atrás a Bastión Hueco. Pero había aprendido muchas cosas en todo aquel tiempo y eso le había ganado aquella oportunidad. No dejaría que las burlas de un desconocido le picasen la paciencia. Lo mejor que pudo hacer para no soltar una bordería fue ignorarle y dedicar su atención a Thorn.

-No estoy desesperada. - le respondió, con paciencia. A su entender, visto todo lo que le habían dicho, de estarlo habría aceptado corriendo la entrada secreta por ilícita que fuese. Pero mucha desesperación iba a ser esa. Lo que no podía negar era la impaciencia y emoción que sentía ante la perspectiva de volver a verle. -Gracias. Vayamos, hay cosas de las que debo informarle cuanto antes. - fue todo lo que se animó a añadir, mientras comenzaba a seguirles calle arriba.

Su mirada seguía bajando hacia el intercomunicador, sin resultado alguno. ¿Cuanto rato pasado? ¿Sería normal que tardase tanto en tener noticias? Dudas razonables visto el recibimiento que aquel mundo les había dispensado, dudas que no harían más que crecer con los posteriores acontecimientos.

Estaban a apenas unos metros de su destino cuando una tormenta pareció estallar. Un estruendo resonó por las calles y Mitsuko no necesitó ver caer los cascotes del muro para darse cuenta de lo que estaba pasando. Quizás no había escuchado personalmente un cañón antes, pero teniendo en cuenta el mundo en el que se encontraba sumo dos y dos rápidamente.

A su alrededor la gente comenzó a recoger y huir, mientras una pequeña guarnición de soldados salía del fuerte. Mitsuko ni siquiera se lo pensó. Sin dedicarle ni una sola mirada a los muchachos comenzó a correr. Pero no buscaba refugio, todo lo contrario, parecía dirigirse directamente hacia el peligro.

-¡Resguardaros! Yo estaré bien. - gritó cuando ya les sacaba un par de metros de ventaja. ¿Quien iba a suponer que una "niña" como ella correría en esa dirección?

No miró atrás. Su instinto le decía que, estuviese donde estuviese Ed en ese momento, iría a toda prisa hacia el peligro. Era lo que se esperaba de un Liberian como él, lo que ella debía hacer. Habían viajado a aquel mundo para salvarlo de un peligro inminente y parecía que habían llegado justo a tiempo. Con un poco de suerte, Jack habría sido capaz de llegar a tierra y estaría haciendo exactamente lo mismo que ella.

Para cuando la joven maga llegó al muelle, unos hombres que parecían sacados de algún mundo submarino estaban luchando una batalla encarnizada contra los soldados. Mitsuko podría pasar inicialmente desapercibida, una menuda figura envuelta en una capa, pero eso iba a cambiar drásticamente. Ni siquiera buscó el origen de los cañonazos, debía ayudar a los soldados cuanto antes y solo tenía una manera de hacerlo. Una a la que no estaban acostumbrados los habitantes del Caribe.

Algunos podrían llegar a pensar que la lluvia se había convertido en tormenta, tal y como se esperaría de ella, pero para otros los relámpagos que cayeron sobre el muelle les parecerían demasiado numerosos y localizados. Cualquier lobo de mar podría jurar no haber visto nada semejante. No menos extrañados se quedarían los soldados, que verían como sólo sus enemigos eran alcanzados por lo que podrían confundir con la fuerza de la naturaleza. La joven peliblanca miraba la escena con intensidad un par de metros por detrás, uno de sus brazos alzados y la electricidad chisporroteando entre sus dedos.

- Magia expansiva (6 PX): Puedes gastar 3 PM adicionales por cada objetivo adicional que quieras afectar con un hechizo hasta un máximo de cinco objetivos extra. Solamente se puede usar en un hechizo por turno. Si el hechizo provoca un estado alterado que se prolongara durante varios turnos, éste sólo durará un turno.

-Turbo PM: Gastando el doble de PM puedes duplicar el daño base de un ataque mágico. Requiere Valor 7.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía del arma)= 36. Ataco a 6 enemigos gastando 15 PM más por la magia expansiva.

-PC: 12/12
-PM: 71/92
-PV: 60/60
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jun 29 2013, 11:09 PM #27

- Justo lo que que quería. Ahora solo necesito tiempo. - no se detuvo a su lado, pasó de largo, esperando que ella lo siguiera. No necesitaba demasiado para intuir que la joven no se había mantenido ociosa, además, no podría haber ido lejos de allí si quería estar de vuelta para cuando él regresara. No hacía falta explicarle la situación, ya se haría una idea ella misma. - ¿Crees que los delincuentes de la zona baja confraternizarían con la ca...?

*BOOM*

Fue la señal de salida. El joven emprendió la carrera antes que Amy, demostrándole durante todo el camino que él también se sabía guiar por esas callejuelas, más que nada, porque se había aprendido el camino de ida desde el Sunglance, por lo que ni por un momento pensó que podía sorprender a la muchacha con aquello.

La gente huía y se refugiaba. Él, por el contrario, comenzaba a trazar un plan sin aún haber visto el campo de batalla. Lo que tenía claro, y Amy estaría de acuerdo, es que el fuerte no tenía suficiente gente como para resistir un ataque directo de aquello que los esperara en la bahía, aún sin haberlo visto.

Una vez el puerto se abrió frente a él se frenó. Miró a su alrededor y dio con el Sunglance, que estaba teniendo problemas.

- Ve con los hombres y llévatelos a todos al fuerte. Buscad al Capitán Greenville y decidle que vais de parte de Teach. Yo los retendré en la costa todo lo que pueda para que podáis preparar todo. Después... - dijo, mirando hacia el barco que tenía frente a él - intentaré alguna cosa de héroe - sonrió, antes de despedirse de la muchacha y correr al encuentro de los botes. Los cañones se habían detenido de momento, así que toda la fuerza de choque se concentraba en aquellos hom... bres. Por llamarlo de alguna manera. Sea como fuere, detenerlos allí resultaba bastante conveniente.

Como un torbellino de acero, el joven corrió hacia los nidos de moluscos y... se detuvo en seco. Los rayos surcaron el cielo y al momento se dio cuenta de que aquello no era natural, y mucho menos en aquel mundo. El chico sonrió instintivamente, pero prosiguió, aprovechando la confusión reinante para caer sobre sus enemigos.

El primero solo pudo ver un refulgir justo debajo de él antes de que una figura de poco más de metro sesenta intentara clavar dos palmos de acero mágico en su poco salubre costado. Rápidamente rodó por el suelo, atacando desde abajo hacia arriba al siguiente dispuesto a dejarle un recuerdo justamente desde la barbilla hasta la frente. Giró sobre sí mismo, intentando aprovechar la inercia del golpe para clavar su daga en el hombro de un enemigo a sus espaldas con la esperanza de que no se hubiera percatado aún de su presencia. Si no, un machetazo en el hombro seguía resultando algo doloroso para cualquier pirata, esperaba que también para estos.

No perdió ni un instante, dio algunos pasos atrás, en pose defensiva. Sabía que no podía ser tan fácil derribar a seres tan corpulentos. Una puñada no bastaría. Su cabeza se perdió en otros asuntos por un momento, desvió la mirada a su espalda, buscando el origen de los rayos como harían sus enemigos.

-Velocidad Extrema: Puedes hacer dos ataques por turno. Requiere Valor 17 y Poder 16.

-Dual (10 PX): Puedes usar dos armas ligeras a la vez en el combate, dándote una acción extra (no de combos). Las armas no tienen por qué ser del mismo tipo, por lo que puedes, por ejemplo, tener un ataque con una espada y con una pistola. En el caso de un arco, por ejemplo, que es ligero pero difícil manejar dos a la vez, puedes comprar dos arcos y usar solo uno interpretativamente el doble de rápido.

-Confianza: si gastas un punto de corazón, todos los ataques y defensas del próximo turno hacen el doble de su valor base. No es acumulable con otras habilidades que multipliquen el daño base. Requiere Valor 11.

Activación elemental: por el pago de un PM, cualquiera de los ataques hecho con las dagas puede tener añadido el elemento Viento o Rayo a antojo del usuario. Se tiene que pagar una vez por ataque.

-[A] Maniobra Inesperada (6/2+1-2) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. + 8 (Poderío físico) + 9 (Fuerza del arma) + Elemento rayo (activación elemental) -2 PM (habilidad especial de los mitones) = 23/1 que anula la defensa y es de elemento rayo contra enemigo A.

x2-[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. + 8 (Poderío físico) + 9 (Fuerza del arma) -2 PM (habilidad especial de los mitones) = 23/1 que anula la defensa contra enemigo B y C. (No resta dos PM, porque el mínimo siempre debe ser 1)

-Corazón: 16/17
-PM: 30/33
-PV: 82/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jun 30 2013, 03:46 PM #28

***PotC - Barbossa is hungry***
¡Zafarrancho de combate!

Los cañones seguían escupiendo fuego en dirección al fuerte. Jack, en la playa a un lado del mismo, empezó a correr de regreso al agua. Allá, en la bahía, resplandecían los fogonazos. Incluso con la perdida luz del sol, el barco era fácil de encontrar. A pesar de estar bien harto de dar brazadas con el agua salada recorriendo cada recoveco, le pareció la mejor opción ir a neutralizar a los artilleros. Afortunadamente para él, no estaba tan lejos que no pudiera llegar demasiado tarde. O eso esperaba.

Tras un rato que se le hizo interminable entre el oleaje y el trueno de los cañones, Jack alcanzó la proa del barco. No tenía mascarón; en lugar de eso el bauprés (el palo sobre el mascarón de proa) parecía unas fauces de animal marino con dientes inclinados hacia dentro. Jack vio que tampoco tenía bandera, y que las velas no parecían del trapo habitual. Eran más como un paño burdo tejido con algas, restos de tela y jirones inidentificables. Por encima de su cabeza había dos aberturas por las que asomaban dos cañones triples, disparando en tándem a una velocidad impensable para otras armas de la época.

Jack no tendría problemas para subir. El casco estaba cubierto (o formado, era difícil decirlo) casi en su totalidad por lapas, corales y plantas marinas, con lo que ascender trepando era relativamente sencillo. Si se asomaba por la batayola, podría ver una cubierta con aspecto de resbaladiza y poco cuidada, prácticamente desierta salvo por un trío de marineros. No se parecían en nada a lo que esperaba encontrar, y menos a cualquier otra cosa que jamás hubiera visto.

Si se juntara un hombre con tres especies marinas distintas, y no todas ellas peces, y todo ello se metiera en una batidora para ser echado en un molde humanoide poco restrictivo, el resultado serían ellos. Uno de ellos tenía media cara llena de espinas similares a las de un pez erizo, y se ceñía su deforme cuerpo con ropa de marinero rasgada por varias formaciones coralinas que emergían de sus codos y espalda. Otro directamente no tenía cabeza humanoide, poseyendo en su lugar la estilizada testa de una morena. Iba vestido casi como el hombre pez. El tercero parecía un amasijo de algas embutido en un abrigo negro roto lleno de lapas. Estaban mirando hacia el fuerte, disfrutando del espectáculo.

***

Sin más, los tres muchachos fueron en dirección al fuerte. Ya tenían las puertas a la vista cuando se escuchó el primer cañonazo. Instantáneamente, la liberian en Mitsuko emergió para algo más que para temas de legalidad. Thorn y Darien estuvieron a punto de replicar e insistir en acompañar a Mitsuko. Sin embargo, Darien vio algo en los ojos de ella que hizo que cogiera del brazo a Thorn y prácticamente le sacara a rastras de allí.

-¡Iremos al fuerte! ¡Más vale que no te la juegues y te reúnas con nosotros y el abuelo allí! – oyó decir a Thorn mientras se alejaba.

Al llegar al puerto y ver lo que sucedía, no tardó ni un minuto en escoger el curso de acción. Junto con la lluvia, cayeron los rayos, potenciados por el propio ambiente cargado que se había manifestado como por ensalmo tras la llegada de los piratas. Tuvo buen cuidado de evitar tanto a los soldados como a los civiles que trataban de escapar de la zona más baja de la ciudad. Curiosamente, más de un artesano y tendero se habían unido a los militares, empleando sus herramientas o armas propias, si bien con menos pericia que los soldados, contra los engendros venidos del mar. Éstos gritaron de dolor cuando los relámpagos empezaron a golpearlos de forma infalible, mientras la soldadesca aprovechaba para reagruparse. Detrás de ellos, como un fantasma, estaba Mitsuko, con la capa al viento y la mano extendida en ademán perentorio.

-¡Compañía, al frente! ¡Cargad al frente! – gritó el sargento al avanzar.

Un proyectil inidentificable salió de algún punto entre donde se encontraban y el mar y alcanzó al pobre hombre en la cabeza, derribándolo. Los soldados quedaron helados al ver que el objeto arrojado contra su superior, al parecer una concha de caracol de gran tamaño, sacaba unas patas de cangrejo de la abertura y empezaba a alejarse de ellos en dirección al muelle. Dos manos llenas de lapas la recogieron y la colocaron en lo que parecía el final de un cuello. Una vez colocada la concha, las patas de cangrejo dieron paso a una cara pequeña de ojos diminutos. Fue entonces cuando vieron que más piratas abisales emergían con sus armas prestas.

Esto fue demasiado para algunos de los civiles, que se pensaron mejor cuál era el lado más sensato del valor y empezaron a atropellarse para quedar detrás de sus protectores. Unos cuantos soltaron sus armas improvisadas y echaron a correr. Los soldados empezaron a disparar, pero pronto se les acabó la poca pólvora que tenían, o se les empapó con la lluvia. Debieron empuñar sus armas y atacar con la bayoneta, mientras los piratas los acometían con sus sables y puños endurecidos por el coral. Un herrero y un carpintero hacían las veces con martillos, estacas y furor, intentando aplastar las cabezas horrendas que se les ponían delante.

Ed llegó justo a tiempo de ver el espectáculo climatológico y atacar a los tres piratas más cercanos, que cayeron con los cortes de sus dagas humeando. Una vez visto el percal, Amy había asentido más que encantada a su orden y se había escaqueado tras los piratas por una calle lateral, evitando la marea principal de ciudadanos y llegando al Sunglance. No tenía idea de qué pretendía hacer Teach, pero si al menos empezaba a admitir que tenía madera de héroe, la cosa podía funcionar. La joven ayudó a un par de marineros a los que las astillas resultantes de los destrozos en la cubierta habían dejado feas heridas y ordenó al resto abandonar el barco.


-¡Vamos, grumetillos! ¡Todos hacia el fortín! ¡Moveos!

Al momento se pusieron en marcha. Un par de piratas les salió al paso, pero nada que los avezados tripulantes del Sunglance no pudieran manejar una vez vencido el horror de aquellas caras escamosas y deformadas. Ed no tuvo tiempo de seguirles con la vista para saber si todo iba bien, pues los soldados estaban siendo rápidamente superados, y pronto los piratas desviaron su atención hacia el recién llegado. Inesperadamente, en reacción al movimiento de los enemigos, varios soldados pasaron por su lado, empujando y bregando por luchar y retroceder al mismo tiempo. Antes de saber qué pasaba, Ed estaba al otro lado de la tropa, con un pirata con rasgos patibularios y de monstruo marino, mientras Mitsuko tenía sus propios problemas.

-¡Ven aquí, alimaña! ¡Te voy a ensartar como a un cerdo! – aulló uno de ellos. Dos de los piratas a los que había apuñalado por la espalda se recompusieron (el tercero seguía humeando en el suelo no muy lejos), dejando que escapasen por sus heridas sendos chorros de agua viscosa con restos de pescado y raspas. Ambos engendros marinos cargaron contra él junto con su compañero. Cerca de ellos, un cuarto pirata optó por algo distinto. En un gesto espasmódico, echó la cabeza hacia atrás. Al segundo se adelantó escupiendo un chorro de agua salada a presión directo a la cara de Ed, que ya tenía bastantes problemas encima.

No lejos de allí, dos piratas de cabeza de caracol dieron cuenta de un par de civiles, y viendo que estaban más cerca de Ed que sus camaradas, decidieron que aquel premio sería suyo para lanzarlo al abismo. Empuñando toscas hachas de coral, cargaron contra él un por cada costado, medio desplazando a los demás. Entre gritos e improperios, los cinco piratas avanzaron sobre Ed.

Por su lado, el otro bígaro había estado atento y pudo localizar, no lejos de allí, el origen de los rayos.

-¡Allí! ¡Es esa mocosa! ¡Invoca a la tormenta para atacarnos! ¡Acabemos con ella! - gritó señalándola.

Dos piratas deformados con unas narices afiladas y finas que hacían que sus caras recordasen a peces espada imitaron a su compañero y dispararon chorros de agua. Por su lado, el bígaro hizo algo curioso: se dio un golpe en la cabeza con el hacha, haciendo que la concha que la formaba se cayera. La recogió por poco con las manos, y orientando su cara hacia la maga, echó la mano hacia atrás y lanzó. En pleno vuelo, la cara se metió en la concha y dejó salir sus patas de crustáceo, rechinando y arañando.
_______________________________

Aparecen (y desaparecen) Piratas Pez x ????

Aparecen Piratas Bígaro x 3


Pirata Pez
Los piratas Pez forman el grueso de la tripulación de Davy Jones. A pesar de su nombre, muchos tienen características diversas de otras formas de vida marina (corales, algas, cangrejos, estrellas de mar, tentáculos). Son combatientes que no temen a la muerte después de decenas de años de servidumbre en el Holandés Errante. Están equipados con crueles armas hechas de hueso o espinas afiladas, y su piel escamosa resiste a los golpes como una armadura.

Pirata Bígaro
Los piratas bígaro son raros incluso entre la tripulación del Holandés. Son delgaduchos, apenas van vestidos y su piel está recubierta por el coral, las lapas y los mejillones, con placas aquí y allá que asemejan conchas y caparazones, haciéndolos increíblemente resistentes. Su misma cabeza puede ser independiente de su cuerpo, actuando como lo haría un cangrejo ermitaño. Una de sus manos es tentacular, y sostiene con ella un arma hecha de coral afilado que usa sin piedad.

Seis Piratas Pez hacen:
-Débiles a Rayo
-[D] Escamas: (15/2) + 5 Resistencia mágica + 2 Ropa vieja = 22 contra Mitsuko. Entran 50 PV a cada uno.

Pirata Pez 1 muere. Ed y Mitsuko reciben 5 PM cada uno.

Pirata Pez 2 hace:
Aguantar: 10 Resistencia física + 5 Ropa vieja = 15 contra Ed. Entran 8 PV.
-[A] Espada de espinas: (5/0) + 10 Fuerza + 5 Sable = 20 contra Ed.
-PV: 58/??
-PM: 2/??
-Juramento: ??

Pirata Pez 3 hace:
Aguantar: 10 Resistencia física + 5 Ropa vieja = 15 contra Ed. Entran 8 PV.
-[A] Espada de espinas: (5/0) + 10 Fuerza + 5 Sable = 20 contra Ed, combinado con el anterior para un total de 40 PV.
-PV: 58/??
-PM: 2/??
-Juramento: ??

Pirata Pez 4 hace:
-[A] Escupir agua: (7/1) ataque a distancia de elemento Agua + 10 Fuerza + 5 Sable = 22 a distancia de elemento Agua, contra Ed.
-PV: 50/??
-PM: 3/??
-Juramento: ??

Pirata Pez 5 hace:
-[A] Escupir agua: (7/1) ataque a distancia de elemento Agua + 10 Fuerza + 5 Sable = 22 a distancia de elemento Agua, contra Mitsuko.
-PV: 50/??
-PM: 3/??
-Juramento: ??

Pirata Pez 6 hace:
-[A] Escupir agua: (7/1) ataque a distancia de elemento Agua + 10 Fuerza + 5 Sable = 22 a distancia de elemento Agua, contra Mitsuko, combinado con el anterior para 44 PV.
-PV: 50/??
-PM: 3/??
-Juramento: ??

Pirata Bígaro 1 hace:
-[A] Hachazo: (12/0) + 5 Fuerza + 7 Hacha de coral = 24 a Ed.
-PV: ??
-PM: ??
-Juramento: ??

Pirata Bígaro 2 hace:
-[A] Hachazo: (12/0) + 5 Fuerza + 7 Hacha de coral = 24 a Ed combinado con el anterior para un total de 48 PV.
-PV: ??
-PM: ??
-Juramento: ??

Pirata Bígaro 3 hace:
-[A] Lanzamiento de bígaro: (12/2) a distancia. Puede combinarse con un ¡A los ojos! + 5 Fuerza + 7 Hacha de coral = 24 a distancia contra Mitsuko.
-PV: ??
-PM: 2/??
-Juramento: ??

Aparece Pirata Bígaro (cabeza)
La cabeza de un pirata bígaro es independiente de su cuerpo, y puede vagabundear a su aire usando para ello patas articuladas de crustáceo. No es un oponente muy capaz, pero sí una molestia resistente, rápida y un tanto repugnante, sobre todo cuando te salta a la cara.

-[A] ¡A los ojos!: (15/5) ataque a distancia. Puede combinarse con un Lanzamiento de bígaro Si hace daño, Ciega al objetivo + 5 Fuerza = 20 a distancia, combinado con Lanzamiento de bígaro para 44 PV.
-PV: ??
-PM: 5/??
-Juramento: ??
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 1 2013, 02:33 PM #29

Volver a bracear el mar era una indignidad, pero seguía siendo preferible a que una andanada de cañones más destruyera los edificios y lo que en ellos se contenía; por evitar aunque sólo fuera una de esas merecería la pena aquel esfuerzo. Así que nadó a todo lo que daban sus brazos, esperando poder llegar allí para evitar el máximo daño posible, y confiando a su vez que con aquel enorme barco nadie le viera llegar nadando, porque en ese caso sería una presa extraordinariamente fácil, no muy distinto a pescar peces en un barril. Las olas parecían montes inabarcables que era mejor atravesar por debajo que no orear, y los truenos de las cañonadas le impedían realmente ver nada más que no fuera aquella mole impía.

-Por vida de...

Empezó a trepar por el barco, una nao que parecía más estar formada por vida marítma que cubierto por ella. Subir no era difícil para un hombre atlético y de largos miembros como él, pero la piel quemada con la sal hacía malas compañías, y cada tacto de las yemas de sus dedos eran como pequeñas cuchillas. Apretó los dientes para ignorarlo: unos segundos de tiempo le hubieran dado suficiente tregua, pero unos segundos podrían ser el tiempo necesario para encender otro cabo y preparar la munición. Miró las aperturas, y negó rápidamente: entrar por allí sería tarea imposible sin una cuerda desde la que aferrarse. Tenía que llegar hasta la cubierta y desde allí buscar el departamento del barco desde donde los cañones se disparaban; ahora que sabía dónde estaba localizado, imaginaba que eso y el olor harían su labor menos imposible. Y hablando de olor, mientras se aferraba (con dificultad) a la baranda de madera, llamada con propiedad batayola, aferrándose con los brazos para no perder peso en aquella húmeda madera... el olor era otra característica inconfundible.

"Y el Infierno es este mar"

La cubierta parecía un pecado, descuidada, resbaladiza, con la humedad y el salitre por bandera, en la que no había nadie. Había esperado tener que combatir contra todos ellos... ¿sería más fácil de lo que había esperado? ¿O habían desembarcado ya absolutamente todos? De ser ese el caso, pensó, buscando con la mirada la entrada más rápida a las bodegas y entrañas del barco, he de encargarme de la artillería con la mayor celeridad posible. Sólo tres marineros presentes en aquel lugar... si es que a aquello podía llamársele marineros. Lo que había esperado eran muertos en vida, ánimas errantes, no... lo que quiera que fuese aquello. Lo que fuera que los había creado tenía un sentido del humor cuestionable. Una cara llena de espinas destrozándola y salpicado por corales, un hombre con cabeza de pescado y... bien, un hombre hecho de algas. Si estaban allí, ¿serían los oficiales al mando? ¿Tenían sistemas de jerarquías?

Tanto daba. Se dispuso a escabullirse antes de que le localizasen al interior, ahora que estaban distraídos, para buscar la sala de los cañones. No tenía planes lunáticos como enfrentar a un ejército todo él sólo, pero sí le resultaba más factible encargarse de los cuatro, cinco o seis que habría a custodia de los cañones y deshacerse de éstos. Después de eso, si es que todo salía bien y conseguía su objetivo... bien, ya vería cómo salir de aquella encrucijada.
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 2 2013, 09:11 AM #30

Mientras observaba el efecto de su magia en el enemigo, algo captó su atención. Una figura menuda que se movía a gran velocidad entre los hombres pez, rematando a uno de ellos sin dificultad. Le había estado esperando y, aun antes de ver su rostro, supo que se trataba de Edward. Su corazón se aceleró sin poder evitarlo, pero mantuvo la posición. Sabía que intentar acercarse a él solo les pondría a ambos en peligro, ella era demasiado vulnerable y él bastante tenía con cuidar de si mismo. Pero no quiso la suerte que el Liberian lograse llegar hasta su compañera. Apenas logró verle el rostro antes de que los soldados, superados por el enemigo, lo arrastrarán todavía más lejos de ella.

Lo único que podía hacer en esas circunstancias era ayudarle en lo posible, a todos los valientes que seguían luchando contra la amenaza. Muchos de ellos sin experiencia alguna en situaciones como aquella, ni armas adecuadas para el combate. Pero lo primero era lo primero, pues un grito la alertó de que había pasado a convertirse en objetivo de la rabia de aquellos extraños hombres. Rápidamente, casi por instinto, un escudo de rayos se elevó para protegerla de un potente chorro de agua que iba en su dirección. Saliendo casi ilesa de aquel primer ataque.

No sería tan afortunada con el siguiente, tan extraño que la pilló totalmente desprevenida. Intentó esquivar el objeto que volaba hacia ella pero no fue lo bastante rápida y, aunque levantó los brazos para cubrirse, sintió como unas pequeñas patitas intentaban arañarle los ojos. El dolor hizo que estos se le llenasen de lagrimas, dificultando su visión y haciendo que retrocediese un par de pasos.

Necesitó de un gran esfuerzo para encontrar a los enemigos que quería rematar, agradeciendo el hecho de que fuesen tan claramente distinguibles, y logró concentrar magia suficiente para que nuevos relámpagos cruzasen el campo de batalla. Quizás no con la misma intensidad que antes, pero todavía temibles y a tener en cuenta. Buscaba golpear a aquellos que ya estarían lastimados, reducir el número de enemigos si es que eso era posible. Pues ¿cuantos hombres podían salir de un barco como aquel?

Dolorida e impotente, con los ojos enrojecidos, se concentró en hacer que una nueva esfera de rayo apareciese a su alrededor. Se parecía a la que había utilizado para defenderse, pero en este caso se mantuvo a su alrededor, preparada para protegerse de los siguientes ataques. ¿Que clase de ayuda sería si se dejaba neutralizar con esa facilidad? Debía defenderse mejor, sobreponerse al dolor, mantenerse firme. Edward la encontraría y entonces todo iría a mejor.
[+] spoiler
Aro de hierro: 200 Platines
-Integridad: 4
-Protección: 0
-Clases: Todas

-[D] Escudo de rayos (7/3): escudo mágico de elemento rayo creado alrededor del cuerpo de Mitsuko. Reciba un ataque físico o mágico, siempre usará su resistencia mágica para defenderse. Los ataques de agua le harán la mitad de daño, anulara los de rayo, y le harán el doble de daño los de tierra. Requiere Sabiduría 12. (Nivel 2, 3 PH) + 7 (Resistencia mágica) + 4(integridad)= 18. Como el ataque es de elemento agua se reduce a la mitad, pasando a ser de 22. Me entran 4 pv

-[D] Reflejos: (8/1) Requiere Poder 10. + 7 (Resistencia física) + 4(integridad)= 19. Me entra daño del primer ataque, así que se convierte en ataque de 44. Me entran 25 PV y me causa Tinieblas.

Turno 1 de Tinieblas

-Turbo PM: Gastando el doble de PM puedes duplicar el daño base de un ataque mágico. Requiere Valor 7.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía del arma)= 36 y gasto 12 PM más para atacar a 4 objetivos más. Así que ataco a los Pirata Pez del 2 al 6

Velocidad Felina: Por cada punto de corazón que gastes, puedes hacer un ataque adicional (no de combos) hasta un máximo de tres por combate. Requiere Poder 6 y Valor 4. Gasto 2 PC

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía del arma)= 36 a falta de confirmar que sean débiles a rayo. Al bígaro 3.

-[A] Esfera voltaica (7/3) Se añade a una defensa aliada o de ella misma. Mitsuko podrá utilizar su magia para potenciar la defensa de un aliado contra ataques tanto físicos como mágicos, cubriéndolos con una esfera de electricidad que se mantendrá durante este turno y los dos posteriores. Los ataques de agua harán la mitad de daño, anulara los de rayo, y harán el doble de daño los de tierra. Requiere Sabiduría 15. (Nivel 2, 3 PH) + 10 (poderío mágico) + 6 (energía del arma)= 23/3 que se suma a la defensa de Mitsuko los dos próximos turnos.

-PC: 10/12
-PM: 40/92
-PV: 31/60
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jul 2 2013, 06:58 PM #31

Ed ya había previsto que de nada iban a servir la infantería en ese combate. De hecho, su próximo movimiento iba a ser instarles con un pequeño engaño a que se replegaran en el fuerte, donde serían de mucha más ayuda para los muchos refugiados que confiaban en el ejército para su protección.

No hizo falta gesto por su parte para que siguieran esas órdenes a rajatabla, quizá demasiado pues no se amedrentaron por el hecho de arroyar a un muchacho tal y como él era. Mantuvo la compostura empujando, pisando, siendo pisado, y, en general, procurando mantener en pie, cosa que consiguió no sin bastantes dificultades solo para encontrarse con cinco piratas abisales habían recaído en su presencia. Era normal, teniendo en cuenta que tres de ellos habían sido apuñalados por él, quedándose uno de ellos tendido en el suelo con la herida aún chisporroteando.

Los dos primeros embistieron hacia él espadas en mano, sin embargo, el joven no tuvo problemas en esperar al último momento para dar un salto hacia delante, esquivando sendas armas al mismo tiempo que rajaba sus costados con el arma electrificada. Corrió hacia delante y cuando el chorro le sobrevino se lanzó al suelo, deslizándose por él para rasgar las piernas del que le había lanzado el chorro, levantándose para encontrarse con dos de los que debían ser los oficiales.

Se mantuvo de nuevo a la espera con un ojo en la nuca por si sus enemigos decidían vengarse y fue en ese momento cuando escuchó uno de ellos exclamar que había encontrado el origen de los rayos. ¡Con tanto alboroto lo había olvidado! corrió hacia los dos bígaros sin tener muy claro qué hacer con ellos pero deseando acabar rápido. El primer hachazo obtuvo como recompensa un puñal clavado en la muñeca del ser, arrebatándole el arma para lanzarla lejos de su alcance antes de propinar otro tajo en el cuello. Con el otro fue suficiente con agacharse y embestir como un toro, obviamente con mucha menos fuerza pero sí con más filo, apuñalándole con ambos cuchillos en el pecho para después retorcer la daga con saña esperando que el rayo atravesara su cuerpo.

Tenía cosas más importantes que hacer ahora mismo, para empezar, aquellos seres eran peligrosos si no eras tan rápido como Ed, y Mitsuko, al menos la última vez que la había visto, concentraba sus puntos fuertes en otros aspectos, así que apartó de un empellón a uno de los guerreros y buscó al bígaro que había afirmado encontrar al origen de los rayos, corriendo hacia él todo lo rápido que pudo.
[+] spoiler

Recibo un ataque de 40, uno de 22, y un último de 48.

-Borroso: Durante tres trunos, el daño de todos los ataques se reduce la mitad por el pago de un PC. Requiere Valor 7 y Poder 10. Activado.

Además, por Confianza mis ataques y defensas multiplican el daño base durante este turno.

x3-[D] Esquiva (5/1) Si evitas todo el daño, puedes hacer un ataque más este turno. x2 (Confianza) + 8 (Resistencia física) + 14 (Mitones) = 32. No entra daño pues los ataques pasan a ser de 20, 11 y 24 y gano tres acciones extra. Además, añado esto al ataque de los bígaros:

-Robar (2) Se añade a una defensa cualquiera. Un enemigo pierde su arma hasta el final de la batalla. Si estaba desarmado, ganas una cantidad de dinero igual al daño que evitaste por 10. El bígaro 1 pierde el arma.

En total, tengo dos acciones de combo (velocidad extrema y el ataque de serie) y cuatro ataques (no de combos) (3 por Esquiva y 1 por Dual)

x2-[C]Combi: (0/2) Puedes hacer dos ataques de hasta nivel 1 (no de combos). Requiere Valor 6.

x8-[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. Requiere Poder 7. x2 (Confianza) + 9 (arma) + 8 (Poderío físico) = 29/1 (me costaría 3 PM por hacerlo de elemento rayo, pero reduzco en 2 PM el coste de mis ataques) todos de elemento Rayo que anulan la defensa.

2 contra Bígaro 1, 3 contra bígaro 2, 1 contra Pez 2, 1 contra pez 3, otro contra pez 4.

-Corazón: 15/17
-PM: 13/33
-PV: 82/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jul 4 2013, 10:28 PM #32

Los tres piratas seguían jugándose las pestañas a los dados y observando cómo los cañones triples abrían boquetes en los muros y mandaban volando a los soldados que manejaban los cañones del fuerte. No fue un problema para Jack deslizarse en silencio hasta alcanzar un tambucho que le condujo por un estrecho pasaje escaleras abajo hasta una cubierta inferior. Dentro del barco el olor era peor. Las paredes estaban invadidas de algas, cáscaras de lapa, percebes, gusanos marinos y coral teñido del verde y marrón que caracteriza las cosas que pasan mucho tiempo bajo el agua.

Cada cierto tiempo retumbaban los cañonazos. Aunque no era sencillo orientarse en la penumbra del interior del Holandés Errante, a Jack le bastaba con seguir el estruendo de la pólvora ardiendo. Su oído le guió poco a poco, tropezando y asqueándose, hasta un tramo corto de escaleras que terminaba en una habitación pequeña en la que se desgañitaban voces roncas.

-¡Más, más! ¡Vamos, soldaditos, arded como la yesca! ¡Sois madera! ¡Más madera! ¡Es la guerra!

Otras voces rieron a coro la gracia de la primera. Se escuchó claramente un estampido, luego otro, y luego otro más.

-¡Venga, a recargar! ¡Ese fuerte no va a caer sólo con insultos!

Jack pudo asomarse desde la esquina. Había, al menos desde donde se encontraba, tres piratas que pudiera ver, muy parecidos a los anteriores en la medida en que los hombres se parecen entre sí, si se los compara con demonios. Uno de ellos tenía una especie de bigote formado por púas negras y tenía una pipa recta en la boca. Otro podría haber sido pariente del engendro de cara de congrio que había visto en cubierta, y el tercero parecía hecho de una mezcolanza de escamas, coral y tentáculos, con una cabeza redondeada en la que asomaba una aleta. El de la pipa parecía ser el que daba las órdenes, mientras los otros se limitaban a recargar y hacer avanzar el cañón hasta la escotilla. Todavía riendo, el primer pirata se apartó de su puesto y se dispuso a vaciar su pipa. Mientras la llenaba con la pericia que da tener patas de cangrejo por dedos. Si tan sólo levantaba la cabeza, descubriría a Jack.

El no muerto tuvo reflejos y presencia de ánimo suficiente como para ocultarse tras la esquina de nuevo. Se quedó con la espalda contra la pared, escuchando, por si el demonio marino se acercaba. No oyó pasos, pero algo justo enfrente de él, en el mismo punto donde clavaba la mirada mientras se concentraba en sus oídos, algo se movió. Un agujero en la pared se hizo más grande y algo brilló dentro de él. El montón de algas y madera muerta que componía el casco del barco se agitó cuando un ser que asemejaba un muñeco de paja hecho de algas sobre un maniquí de pólipos coralinos se desprendió como un insecto de su crisálida y se arrastró a velocidad endiablada hasta el cuarto de cañones.

-¡A las armas! ¡Un polizón! - siseó.

Los otros dos hombres pez dejaron lo que estaban haciendo y se volvieron, desenfundando sus armas. El pirata de cabeza de morena sacó su propio sable y avanzó gruñendo, mientras el que había emergido del casco, que no llevaba armas, se quedaba más rezagado. Su cabeza, similar a una roca con zarcillos verdosos, tenía los ojos ubicados en profundas cuencas, que se clavaron en los suyos. Entre alaridos, los condenados del Holandés se lanzaron a por el paladín. Al menos, habían dejado los cañones.

Los dos piratas pez cargaron frontalmente, enarbolando sus armas hechas de espinas y púas de animal marino. Aunque parecían descoordinados y poco eficientes, el ataque fue a la par y bastante más complicado de esquivar de lo que parecía a primera vista. El engendro de cabeza serpentiforme no fue tan sutil, y prefirió realizar un tajo brutal destinado a partir en dos su cabeza con su machete. De improviso, por debajo de los brazos de su enemigo, Jack notó un dolor frío en su pierna y algo que se le intentaba enredar. Dos largas algas habían sido arrojadas contra sus pies como látigos por el último pirata entre las piernas de su compañero.
______________________________

Aparecen Piratas Pez x 2, Pirata Murena x 1, Pirata Sargazo x 1

Pirata Murena

La mayor particularidad de este pirata es su cabeza, que se ha convertido en la alargada y serpentiforme de una murena. Un combatiente feroz, despiadado y ladino, que no duda en usar artimañas para descentrar a sus oponentes antes de asestarles un golpe mortal. Son temidos por su mordedura venenosa y pocos se les acercan incluso entre las otras almas condenadas del Holandés Errante.

Pirata Sargazo
A primera vista, un pirata Sargazo parece un montón de algas apiladas con forma vagamente humanoide y mezcladas con harapos... hasta que sus malignos ojos se fijan en una presa. Aunque no son tan temibles como los piratas Murena ni tan numerosos como los Pez o tan resistentes como los Bígaro, los Sargazo son un enemigo a tener en cuenta. No en vano llevan el nombre del alga gigante que atrapa y enreda a los barcos hasta que su tripulación muere...
[+] spoiler
Pirata Pez A hace:
-[A] Espada de espinas (15/0)

-PV: ??
-PM: ??

Pirata Pez B hace:
-[A] Espada de espinas (15/0), combinando con el anterior, para un total de 30 PV.

-PV: ??
-PM: ??

Pirata Murena hace:
-[A] Machete: (35/2) apuntado a la cabeza.

-PV: ??
-PM: 2/??

Pirata Sargazo hace:
-[A] Latigazo: (20/3) apuntado a las piernas.

-PV: ??
-PM: 3/??
______________________________

Aun con dificultad para ver, Mitsuko no tuvo problemas en acertar a sus oponentes. Los piratas pez atraían las descargas cual si de campanarios se tratase, y sus empapadas ropas y organismos no hacían más que favorecer el trabajo de la electricidad. Varios cayeron, no así el pirata sin cabeza, que con el misterio palpable de cómo lograba ver, se arrojó sobre Mitsuko hacha en ristre para vengar a sus compañeros. Imposibilitada para ver con claridad, la maga negra no fue consciente de que algo se arrastraba velozmente entre sus piernas, y cuando la cabeza del mismo pirata que se le echaba encima se puso tras su talón al recular, perdió el equilibrio. El pequeño y asqueroso ser no se quedó para contemplar cómo su parte inferior acometía a la chica, sino que echó a correr sobre sus diez patas.

No lejos de allí, Ed se había hecho un hueco entre los otros dos engendros de coral. El joven descargó tajos y cuchilladas a diestro y siniestro, pero a pesar de los gritos de dolor parecía que eso sería lo máximo que podría sacar de aquellos cuerpos a los que sólo la electricidad, y al parecer no siempre, hacía mella. Ambos piratas fueron a por él con sus terribles hachas de coral, pero un súbito movimiento enganchó el arma de uno de ellos y la arrojó lejos. Sin preocuparse demasiado, el ser atacó a cuerpo limpio. Su compañero aprovechó el momento de sorpresa de Ed ante la falta de autopreservación del otro bígaro y descargó un tajo a su vez. Y de nuevo, salido de ninguna parte, la cabeza del otro pirata había recorrido una tapia. Cuando Ed se giró para hacer frente al segundo adversario, la horrenda criatura saltó sobre él, arañando su cara y su ropa.
[+] spoiler
Piratas Pez 2-6 mueren. Recibís 25 PM

Pirata bígaro 1 hace:
-Débil a Rayo
-[D] Quitina reforzada: (30/2), del ataque de 58 de Ed entran 28 x 2, total 56.
-[A] Hachazo: (17/0)

PV: 56/??
PM: 2/??

Pirata bígaro 2 hace:
-Débil a Rayo
-[D] Quitina reforzada: (30/2), del ataque de 58 de Ed entran 28 x 3, total 84.
-[A] Hachazo sinuoso: (24/3) Anula defensas a Ed, combinado con el de Pirata bígaro 1, para un total de 41 que anula defensas.

PV: 84/??
PM: 5/??

Pirata bígaro 3 hace:
-Débil a Rayo
-Descabezado: sólo después de Lanzamiento de bígaro. Mejora sus defensas en 5 PV y su armadura en 5.
-[D] Quitina reforzada: (30/2), del ataque de 72 de Mitsuko entran 42.
-[A] Hachazo: (24/0) a Mitsuko.

PV: 42/??
PM: 2/??

Pirata bígaro (cabeza) hace:
-Diez patas corren más que dos: sólo después de Lanzamiento de bígaro. Realiza dos ataques por turno.
-[A] Zancadilla: (12/0) Cuesta 2 PM más defenderse de este ataque y anula la armadura combinado con el del Bígaro 3, para un total de 36 que anula armadura y cuesta 2 PM más defenderlo.
-[A] ¡A los ojos!: (20/5) ataque a distancia. Puede combinarse con un Lanzamiento de bígaro Si hace daño, Ciega al objetivo, combinado con los hachazos, para un total de 61 que anulan defensas

PV: 42/??
PM: 10/??
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 6 2013, 02:12 AM #33

El juego fue un vicio útil en esta vez, y que se aferraran tanto a los crímenes que les habían abrazado en vida sirvió para que él pudiera escurrirse sin perder el más mínimo tiempo, lo que confirma que, gracias a la Llave, los cielos no cierran una puerta sin abrir otra. Sus miembros desencajados y zambos, pero asombrosamente ágiles para lo que podía esperarse, se escurrieron en un momento sin hacer ruído, desapareciendo en las sombras y sumergiéndose en el mundo de la oscuridad y lo salobre. MUY salobre, no era una forma de hablar; era como concentrar la esencia de las profundidades fuera del agua, con el aire del mar y el de la tierra luchando en tu pituitaria. Una ofensiva pituitaria que podría considerarse crimen de guerra para hombres menores... pero los muertos están hechos de otra pasta, acostumbrados a sí mismos durante tanto tiempo.

BOOOOOM!!!

El ruído era atronador, pero además de zurrir sus tímpanos le ayudaba a orientarse por encima del olor y la madera uniforme de aquel barco, en el que nadie que no fuera un biólogo experto, o quizás nacido de la misma calaña, podría identificar al primer golpe de vista unas habitaciones de otras. Todo aquello era la más antinatural de las brujerías, y no sabía si serían realmente almas en pena o acaso los dioses de las profundidades habían decidido maldecir aquel mundo. Eso haría dos dioses ya en su portafolio, algo extraño para alguien con recelos de piedad como era Sir Jack. En fin, cosas veredes, que dijo una vez cierto hombre.

"Sólo tres. Sólo tres y con uno de ellos a las órdenes, pueden manejar una batería entera de cañones. Estos son realmente problemas..."

Pudo ver perfectamente a los tres, y a punto estuvieron de descubrirle, si no hubiera sido por una oportuna adaptación al terreno, obra de la falta de relleno corporal propiamente dicho, le hubieran localizado. Sólo necesitaba unos segundos, lo suficiente como para cortar los cabos, y quizás pudiera salir de allí lo suficientemente rápido como para defender el at- oh, por las barbas de belcebú, ¿qué le hicieron a ese POBRE HOMBRE?

-Tanto da, pues -suspiró resginado ante lo inevitable y se dejó caer, desenvainando espada y escudo en un movimiento rápido- Tendréis cuartel si tiráis las armas y salís de aquí... que intuyo no es el caso.

Y, en efecto, no lo era. Puede decirse lo que sea de la técnica de los piratas: depurada o no, no importaba si era efectiva. Y aquellos hombres llevaban a sus espaldas toda una vida, y aun más, de combatir en lugares estrechos, defendiendo sus pellejos en ello con la experiencia que proporciona, mientras que lo más parecido que Jack habría visto en su vida sería combatir en los rescoldos de murallas y ruinas: similar, pero no lo suficiente como para que los avezados no tomasen ventaja de ello.
[+] spoiler
Gasta 1 PC con Armadura del Corazón en reducir el de la cabeza en 8

-[D]Espada y escudo (4/1) Si se consigue parar por completo el ataque enemigo, se puede usar un contraataque inmediatamente, además del ataque normal. A este ataque se le suma el daño el arma además de la armadura - +12 Escudo, +9 Resistencia, +5 Arma - (30/1, contra el machete cabecil, no entra daño)

-[A]Do las dan, las toman (8/0). No puede usarse como un ataque - +12 arma, +9 Poderío - (29/0, contra el mismo)

-[D]¡Atrás, bergantes! ¡Cuán estrecha es esta nao! (4/1) - (32/1, contra los ataques de los espinados)

-[D]¿Plantas contra espadas? No la mejor decisión, desdichado... (4/1) - (32/1, contra la sargazada)

-[A]Buen intento, pobre ejecución, caballeros (8/0). No puede usarse como un ataque - +12 arma, +9 Poderío - (29/0, uno contra cada pirata)

-[A]Mandoblada (5/0) - (26/0, contra el cañón para tirarlo, o los amarres que lo sujeten al barco)

PC 17/18
PV 90/90
PM 31/34
A veces desearía no tener razón en esta clase de intuiciones...

El ataque parecía torpe e inexperto, pero eso parecen a ojos de los no iniciados los movimientos dentro de un barco, y si Jack no era uno de ellos iba a recibir un bautizo a la de ya. . Tuvo apenas tiempo en unos segundos para interponer el escudo antes de despedirse de la tapa de sus sesos cortesía de un cruento sablazo por parte del capitán de la garita y de interponer el sable entre el ataque de los otros dos piratas, haciéndolos retroceder tras sendas estocadas que golpearon con fuerza. Fue entonces cuando notó las algas trepándole, el látigo intentando hender sus carnes, que fue respondido de la misma manera y aprovechando el movimiento natural del arma, realizando un molinete para sajar las vides a la vez que tomaba distancia del oficial golpeándole el cuerpo con la plana del escudo.

-Una vez más, pero mi paciencia es limitada: rendíos, y decid la causa (y causante) de esta sinrazón. Venimos para aliviar las penas, y no es la vuestra pena pequeña.

Golpeó las cuerdas del cañón mientras retrocedía, tratando de romper los amarres para que fuera inutilizable y lanzarlo al agua. Era realmente la única victoria que necesitaba en aquel lugar; vencer a unos rufianes sería extenuante y dudaba que del todo útil. No estaba allí para enfrentar a su acero a los que se mostrasen dignos, sino para hacer su trabajo, y evitar que gente inocente fuera disparada con andanadas de cañones le sonaba como una gran forma de empezar.
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 6 2013, 11:00 AM #34

Aliviada, pudo vislumbrar como parte de los enemigos caían bajo sus relámpagos. No podrían volverse contra Edward, que solo tendría que lidiar con un par de bígaros. Ya no tendría que preocuparse por él, y por eso su atención no tardó en centrarse en el enemigo que corría hacia ella con intenciones vengativas. Los ojos seguían escociéndole, las lagrimas caían por sus mejillas sin que ella se diese cuenta dificultando todavía más la visión. No tuvo posibilidad alguna de evitar la zancadilla, cayendo irremediablemente sobre su trasero, en una posición para nada digna.

Por suerte, sus defensas naturales seguían activas. La esfera eléctrica había permanecido intacta , fortaleciéndose con el mero intuir el peligro inminente. El bígaro no solo se quedó con las ganas de venganza intactas, no habiendo sido capaz de alcanzar a su presa, sino que la electricidad del escudo llegó hasta él. Pasando por el arma que había impactado contra el escudo y aprovechando la humedad de sus ropas para electrocularle, mientras la maga hacía descender otro par de ellos hacia sus compañeros.

Ni siquiera se había molestado en levantarse, una de las ventajas de la magia. La rapidez había apremiado más que recuperar la dignidad, y no fue hasta que los relámpagos hubieron hecho su trabajo que se puso rápidamente en pie. Preparada para enfrentarse con los que quedasen en pie, y con quien hiciese falta. Se frotó los ojos con una de sus manos, con suavidad, intentando que estos recuperasen la normalidad, pero lo único que logró fue limpiar los rastros de las lagrimas. Aun así, buscó a Edward, ahora que el campo de batalla se había vaciado el reencuentro era inevitable.
[+] spoiler

-[D] Escudo de rayos (7/3): escudo mágico de elemento rayo creado alrededor del cuerpo de Mitsuko. Reciba un ataque físico o mágico, siempre usará su resistencia mágica para defenderse. Los ataques de agua le harán la mitad de daño, anulara los de rayo, y le harán el doble de daño los de tierra. Requiere Sabiduría 12. (Nivel 2, 3 PH) + 7 (Resistencia mágica) + 23 (Esfera voltaica)= 37/5 No entra daño, pago 2 PM más por defenderme.

Turno 2 de Tinieblas, que solo afecta a ataques físicos.

-Turbo PM: Gastando el doble de PM puedes duplicar el daño base de un ataque mágico. Requiere Valor 7.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía del arma)= 36/6. Gasto 6 PM más para atacar a 2 objetivos más. Así que ataco a todos los bígaros.

-PC: 10/12
-PM: 48/92
-PV: 31/60
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jul 6 2013, 05:23 PM #35

El muchacho esperó algún momento de duda al haberlo desarmado repentinamente. Este no llegó y el ataque lo pilló por sorpresa. Saltó hacia un lado, aún así, esquivando el ataque sin mayor problema, cuando se preparó para encarar al otro enemigo algo que no logró distinguir se lanzó contra su cara.

La cabeza del bígaro lo empujó hacia atrás propiciando así que evadiera el ataque del segundo pirata, pero no evitando recibir numerosos arañazos en el rostro. No tuvo demasiado paciencia con aquello, pues le podría salir caro. Sus dagas centellearon con la energía mágica que contenían, y fue con ella con la que golpeó al ser, o más bien, pasó el filo cerca, suficiente para que la corriente de aire generada lo lanzara lejos de allí. No hacía falta arriesgarse a autolesionarse estúpidamente.

Una fea brecha le taponó la visión con la sangre que ya caía sobre sus cejas, pero eso no impidió que se escabullera tras el bígaro al que había desarmado y le propinara una puñalada con un potencial eléctrico mucho mayor que los anteriores ataques, retirándola justo antes de que un rayo, mucho más potente, cayera sobre él.

Fue en ese momento cuando corrió hacia Mitsuko, aprovechando el haber quedado a espaldas de ambos piratas. Vio a la muchacha en el suelo, y pese a la sangre que caía sobre uno de sus ojos, la reconoció sin dificultad alguna. No se distrajo, justo antes de caer sobre el otro pirata sin cabeza se tiró al suelo, deslizándose por él hasta quedar bajo las piernas del pirata abisal, apuñalándole ambas rodillas con los golpes eléctricos, colaborando estos con las descargas mágicas de la joven.
[+] spoiler

El ataque de 61 se reduce a la mitad. 31 - 14 (Integridad) - 8 (resistencia física) = 9 PVs. Sufro Tiniebla.

x2-[A]Tempestad: (10/1) + (10/1): dos ataque mágicos (uno de rayo y otro de viento) a los que se le añade las características físicas en vez de las mágicas. Si se usa esta habilidad no se podrá disfrutar de la ventaja de Dual por este turno. +8 (Poderío físico) + 9 (arma) = 27/1.

Cuatro ataques, dos de Viento y dos de Rayo. Los de Rayo, combinados con los Electros de Mitsuko al Bígaro A y C, resultando un ataque mágico de 57 de rayo. Los dos de viento contra la Cabeza de Bígaro.

-Corazón: 15/17
-PM: 29/33
-PV: 73/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jul 8 2013, 06:07 PM #36

Una vez repelidos con aparente facilidad, los piratas retrocedieron con la vista fija en Jack. La mirada de la cabeza de morena no auguraba nada bueno. El pirata tritón raso bizqueó ante el despliegue de acero del paladín no muerto, mientras, entre quejidos, el montón de algas que formaba al que le había sorprendido recogía sus zarcillos. Por su lado, el artillero jefe no se dejó amilanar y las púas que conformaban su bigote se agitaron perceptiblemente.

-¡Ja! Mirad, si no es más que un cadáver. Alguien cogió algo de oro en la Isla de Muerta, ¿eh? Qué raro que te defiendas tan bien cuando no puedes morir. Por desgracia para ti, tampoco nosotros podemos... y dado que somos más, espero que te guste pasar la eternidad sin brazos.

En ese punto Jack empezó a hablar. Los piratas se miraron entre sí. Parecía que no supieran responder... o no quisieran. Un nuevo movimiento captado por el rabillo del ojo le puso en guardia mirando hacia la tablazón que había del lado contrario a los cañones. Lo que al comienzo había parecido un afloramiento coralino medio tapado por cajas de munición y sacos viejos se movió, revelando algo aún más enervante que el hombre de sargazos.

Una figura humanoide de complexión verdosa se separó entre crujidos de la madera, como si se estuviera desarraigando. Los rasgos de lo que antaño fuera un rostro humano tenían arrugas y manchas en aquellas partes de piel visible entre las conchas y los nidos de moluscos que parecían forúnculos. Los ojos, pequeños y pálidos, se abrieron y se clavaron en las pupilas de Jack.

-¿Aliviarnos? ¿Decís... que venís a alivar nuestras penas? Es tarde... Demasiado tardeDe no haber sido algo terriblemente surrealista, Jack habría creído escuchar a lo lejos un órgano de iglesia interpretando una melodía estremecedora. Y siguió tocando mientras el pirata susurraba quedamente. El hombre, o más bien lo que quedaba, se movió, intentando separar sus miembros de su lecho de algas. Los otros piratas se volvieron hacia él con claros signos de reconocimiento. Bajaron las armas, pero no retrocedieron. El pobre diablo se llevó la mano sarmentosa a la sien y se rascó dejando caer arena y pedazos de concha mientras negaba una y otra vez.

-No podéis aliviarnos. No podéis liberarnos. Todos los que estamos aquí juramos. Cien años... cien de servidumbre. Cuando se realiza un juramento ante el Holandés ya no hay marcha atrás. No hay escapatoria. Sólo él puede liberarnos... y no lo hará. Si el capitán... no nos libera, todo lo que podemos hacer es servirlo hasta que...

-Salvo que lo maten... - dijo el pirata tritón. Inmediatamente su jefe le dio un codazo, pero ya estaba dicho. El bucanero incrustado en la pared alzó la cabeza para mirarlo, pero de nuevo la movió negando.

-Pero no pueden... No se puede matar lo que no tiene corazón. El Holandés siempre debe tener un capitán. Nosotros... nosotros servimos. No tiene sentido para mí ser liberado. Ya soy parte de la tripulación... y del barco.

A medida que hablaba entre susurros, su voz se fue desvaneciendo y conforme se apagaba, su cuerpo se reclinaba sobre su hueco entre las cajas. Las algas y gusanos de mar se movieron hacia él como si lo abrazaran, y sus ojos se cerraron una vez más. Cuando se quedó quieto apenas era distinguible del corrupto aspecto de lo que le rodeaba.

Jack se giró de nuevo. Los piratas avanzaban con un brillo salvaje en la mirada. Se dio cuenta de que decían algo, todos a la vez pero descoordinados. El paladín logró aislar lo que decía el jefe entre los murmullos de las algas y el siseo de la morena.

-Parte de la tripulación... parte del barco. Parte de la tripulación... parte del barco. ¡Parte de la tripulación, parte del barco! ¡Parte de la tripulación, ¡PARTE DEL BARCO!!

Los engendros volvieron a cargar, esta vez con más ímpetu todavía. El pirata más grande avanzó con su machete de nuevo, pero no fue problema para el paladín frenarlo en su estado de rabia. Sin embargo, de improviso abrió las fauces en toda su longitud y su cuello se estiró, lanzando a Jack un mordisco a una velocidad endiablada. El pirata raso y el jefe hicieron lo propio, el primero escupiendo un chorro de agua directamente a la cabeza de Jack, que intentaba evitar que le arrancaran la cara; el segundo también se abandonó a su maldita naturaleza e hizo emerger multitud de espinas en toda su anatomía, buscando cargar con el cuerpo contra su enemigo. Hasta el aparentemente tímido montón de algas de cabeza de coral cargó contra él dirigiendo un puñetazo a donde debiera estar su estómago. En lugar de eso, chocó contra algo metálico que hizo un chasquido.

Mientras, la tormenta bufaba de rabia. El órgano tocaba furiosamente.
[+] spoiler
Pirata Pez Jefe hace:
-[D] Escamas: (30/2)
-[A] Púas de pez erizo: (27/2) sólo se puede hacer después de defender con Escamas un ataque cuerpo a cuerpo. Anula la defensa enemiga.

PV: ??
PM: 4/??

Pirata Pez raso hace:
-[D] Escabullirse (17/0) Entran 12 PV
-[A] Escupir agua: (22/1) ataque a distancia de elemento Agua.

PV: 12/??
PM: 1/??

Pirata Murena hace:
-[D] Resbaladizo (17/0) Entran 12 PV
-[A] Proyectar mandíbulas: (35/3) a distancia. Se puede combinar con otro pirata de Davy Jones.

PV: 12/??
PM: 5/??

Pirata Sargazo hace:
-[D] ¡No hay dolor! : (20/0) Entran 9 PV
-[A] Puño de coral: (20/2) Causa Confusión. Anula la resistencia física si el objetivo tiene un estado alterado negativo.

PV: 9/??
PM: 6/??
______________________________

De nuevo a pesar de su visión afectada, Mitsuko había logrado conectar varios ataques relampagueantes. La magia recorrió su cuerpo y en cuanto intentaron tocarla pasó a discurrir también por los suyos. Los efectos espasmódicos y los aullidos de dolor de los empapados piratas hablaron por sí solos de su efectividad, y el horrendo olor a quemado confirmó su derrota.

Ed no tuvo apenas trabajo, sino más bien al contrario. Al acercar sus armas chispeantes al subser que le arañaba la cara, éste chisporroteó y emitió un chillido. Al momento medio saltó medio fue proyectado de su cara y fue a dar al suelo. Entre espasmos le faltó tiempo para que sus patas traquetearan los adoquines del puerto, buscando zambullirse en el agua del cercano muelle cuanto antes. En cuanto al resto, hubo de tener mucho cuidado, pues cada golpe de daga que intentaba descargar terminaba a unos centímetros de ser golpeado por los rayos de su compañera, aunque al menos se las ingenió para no toparse con los duros puños y terribles hachas de los filibusteros hasta que dejaron de moverse sin otra causa que la electricidad que les dominaba.

Ambos liberian se tomaron un tiempo para recuperarse y mirar alrededor. Aún quedaban algunos piratas en el muelle, que los soldados intentaban devolver al mar a fuerza de bayonetas. En las calles se escuchaban gritos entrecortados de cuando en cuando, con lo que se podía asumir que también algunos habían logrado traspasar las líneas y aterrorizaban ahora a los civiles que no eran lo suficientemente rápidos para huir.

No lejos de allí, el mismo oficial que había sido atacado por la cabeza de concha se levantó. Tenía en la cara peores heridas que Ed, pero no estaba acabado. A no tardar se puso a ladrar órdenes a sus hombres, que se reorganizaron a pesar del cansancio, las heridas y lo sobrenatural de la situación. Ya apenas quedaban ciudadanos en el distrito portuario desde su punto de vista. Era hora de retirarse ordenadamente, recoger a los heridos y acabar con los invasores aislados.

Inesperadamente un sonido chasqueante se alzó desde la mano de Mitsuko. Sobresaltados se miraron y luego miraron hacia su mano, temiendo que el pequeño diablo de mar les hubiera saltado de nuevo encima. Pero no, el sonido procedía del comunicador.

-...i paciencia es limita … endíos, y decid la … ra aliviar las pena ...

Era indudablemente la voz de Jack, que pronto se encontró mezclada con gritos roncos y sonido de aceros. Era obvio que estaba peleando, pero ¿dónde?

Entonces todos se dieron cuenta de un pequeño detalle. El barco atacante seguía aún en la bahía. Las velas superiores estaban desplegadas, agitadas por la lluvia y el viento tormentoso, aunque la mayor parte del trapo estaba recogido y el navío no se movía. Y los cañonazos...

Los cañonazos habían cesado de pronto.
[+] spoiler
A Mitsuko: no, no atacas a todos los objetivos. Hay una pequeña cabeza con patitas que se ha escapado a tu capacidad de observación. Si no fuera por Ed, te habría vuelto a la cara xD.

Los tres piratas bígaro mueren. Recuperáis 1 PC.

Pirata bígaro (cabeza) escapa.
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 11 2013, 07:56 PM #37

La duda era todo lo que necesitaba para amilanarlos: eran bandidos, y aunque fueran más, no tenían disciplina. Si lograba espantarlos con las penas de su diestro hierro, aquella pelea podría ser escasa... pero como las cosas nunca podían ser fáciles en aquel mundo, el artillero jefe demostró tener muchos más hígados de los que serían creíbles de un bandido y devolvió al resto a un estado que no le convenía en absoluto, todo ello trufado de burlas que Jack no entendía en absoluto, un cruce cultural.

-Dado que este cuerpo es todo lo que me queda, ¿no creéis que debería valorarlo sobremanera? -retrucó- No sé de monedas, ni de gente que no puede morir, pero sé mi tanto de los que ya están muertos... y de que este, en concreto, sea quizás un hueso demasiado duro de roer para lo que podéis abarcar, ni tú ni tu camarilla.

...

Se presignó con la Llave en el pecho al ver aquello. Por todo lo sagrado al corazón del hombre, ¿qué Infierno era aquel barco en el que las almas penaban así? ¿Qué habían hecho para merecer semejante purgatorio? Un alma como la suya se afligía ante semejante desgracia y ardía de indignidad ante la suprema injusticia que se hacía allí. ¿Por un simple engaño, o un momento de debilidad, aquella gente tenía que penar con su barco? A aquel hombre lo que la muerte le había arrebatado del cuerpo se lo había sustituido con... con el barco. Un amante inmisericorde y brutal, que los reclamaría por los siglos de los siglos.

...

Agachó la cabeza conforme aquella pobre alma condenada desapareció. Se giró para ver como todos aquellos que habían sido en su momento hombres se dirigían hacia él, con sus ansias inflamadas. Hizo un gesto, trazando una línea con su espada, y se encaró hacia ellos.

-Sea como queréis pues. Es vuestra carga y contrato, no os hago en más responsables de ello. Y si no se puede matar a lo que no tiene corazón, tampoco se puede negar a lo que requiere una merced -dijo, interponiendo el escudo ante el machetazo- Pues es lo que quiso el buen Dios. Veremos cuál es más fuerte.

La respuesta de Jack fue el escudo, que detuvo todos los golpes que llegaron, con una técnica y maestría fruto de la experiencia, y que no sonarían a aquellos hombres que no habían visto un escudo en su vida incluso antes de que la maldición de aquel barco los reclamase. Pudo parar todos los golpes, pero cuando fue a colocar de nuevo el escudo ante las fauces del pirata...
[+] spoiler
¡Empieza el combate en serio!

-[D] ¡Detección de Jack bloqueó el ataque! (4/3): Funciona contra ataques que anulen las defensas - +12 Escudo, +9 Resistencia, +2 Armadura (27/3) - No pasa daño de las púas

-[D]¡Aguas a mí! (4/1) - (30/1 contra el squirtle)

-[D]¡Aguas a mí! (4/1) - (30/1 contra el squirtle)

-[D]Eso... HA DOLIDO (4/1) - (30/1 contra el squirtle)
-...¡POR VIDA DE-!

Era la reacción lógica y natural a que un hombre-pez te arrancase jirones de carne con sus vendas de un mordisco que perforaba tu cuerpo. Lo que quizás no esperase fuera que retuvo la cabeza, llevándose la mano para arrancarla de sí aguantando entre dientes un gemido y aprovechando para elevarla por los aires, descargando un impresionante mandoble vertical de abajo arriba que casi lo empotró contra el techo. Y los siguientes fueron sus otros dos amigos, a los que el acero les llegó: un acero que, quizás se dieran cuenta tarde, además de morderles las carnes como el metal que era estaba sirviendo para hacerse camino.

-Vamos... vamosssss...
[+] spoiler
Y ahora la ofensiva. Elijo hacer un ataque adicional

-[A]Fierro retaliante (29/0). No puede usarse como un ataque - Uno para el escupidor y el otro para sargazos

-[A]Un caballero no usa los dientes, pero HACE ESTO (15/5) Sólo puedes hacerlo si has recibido al menos 5 de daño en este mismo turno - +12 arma, +9 ofensiva (36/5 contra el de los dientes dientes, que es lo que le jode)

Utilizo la acción de ataque extra para empujar los cañones, a ver si ahora que salieron algunas cuerdas puedo desencajarlos de su sitio. Y si puedo enviarlos contra ellos, pues ya mejor que mejor.

PC 17/18
PV 85/90
PM 17/34
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 12 2013, 11:15 AM #38

A duras penas, sus ojos lograron confirmar lo que oído y olfato le habían dejado intuir. El enemigo, al menos la parte que se había lanzado sobre ambos, había sido reducido. Aquello significaba que no había nada que impidiese que se reencontrasen por fin. Mitsuko, tras comprobar que no había peligro inminente sobre ellos, comenzó a caminar la escasa distancia que ahora la separaba de Edward. Apenas consciente del movimiento de los soldados a su alrededor, nerviosa ante el momento que llevaba meses esperando.

Su aspecto no era el que habría elegido para la ocasión, pero al menos las lagrimas habían cesado. Aunque sus ojos permanecían enrojecidos y los arañazos resaltaban sobre su pálida piel. Además, seguía empapada bajo la capa que colgaba a su espalda, la capucha caída casi desde el comienzo del combate. Ni siquiera tenía que preocuparse ya porque alguien la mirase de forma extraña por el color de sus cabellos, después de mostrarles su magia poco importaba ya.

Ya casi podía tocar a Edward, y le estaba dedicando una brillante sonrisa, cuando el pequeño aparato que durante tanto rato había cargado sin recompensa decidió volver a funcionar. Todo aquel tiempo sin soltar ni el más mínimo pitido, sin darle ninguna esperanza, y ahí estaba. Algo distorsionada, casi incomprensible, pero indudablemente la voz de Jack. Haciendo que la atención de ambos jóvenes se centrase en lo que parecía estar ocurriendo a su alrededor. Una lucha. Para Mitsuko, que había temido que su amigo desapareciese en el mar, ni siquiera el peligro en el que parecía estar fue suficiente para borrar su alivio.

Fue entonces, cuando iba a preguntar el voz alta donde podría estar, que todo el mundo pareció darse cuenta al unísono de un detalle importante. El potente sonido de los cañones había cesado súbitamente, a pesar de que el barco seguía allí y el ataque contra la ciudad se mantenía. Los ojos de la maga se separaron de Edward para mirar tras él, hacia la bahía, donde reposaba el silencioso navío. Y no tuvo la menor duda de que si alguien podía ser capaz de haber llegado hasta allí, y acometer con éxito tal tarea, era él.

-¡Jack! - se limitó a decir. Buscando, entonces si, de nuevo la mirada de Edward. -Debemos ayudarle... ¿Como llegaremos hasta allí? - una vez más, algo se interponía entre el reencuentro soñado y ella. Pero no importaba, había sido ingenua al pensar que tendrían la posibilidad de un momento para ellos antes de que todo aquello hubiese terminado. Lo único que contaba es que por fin estaban juntos, y no se le ocurría mejor compañero para asaltar un barco pirata.
[+] spoiler

Doy por hecho que recargamos los PM como pasa al final de cada combate.

-PC: 11/12
-PM: 92/92
-PV: 31/60
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jul 12 2013, 01:16 PM #39

El joven estaba acostumbrado a pelear al lado de Mitsuko y no tenía problema alguno para evadir los rayos de la muchacha, pues no era él el objetivo. Además, con el fin de evitar que se electrocutase a sí mismo con el filo mágico el mango estaba completamente aislado. Los golpes de los piratas eran otro asunto bien distinto, pero aún así consiguió lidiar con ellos sin problema alguno.

El único contrincante que aún no estaba retorciéndose de dolor por el suelo resultó ser la cabeza que había intentado, en dos ocasiones, arrojarse contra la cara de cada uno de ellos y les había dejado diversas marcas a lo largo del rostro. Lo dejó ir, no le pillaría ni aunque corriese tras él y no tenía ningún arma de fuego encima.

Avanzó hacia la muchacha, observando todos los cuerpos de los piratas, asegurándose de que todos tuvieran complicado o imposible causar más daño. Más valía apuñalarlo a tiempo que lamentar después. Los soldados, para su tranquilidad, se encargarían de abatir a todos aquellos que se habían adentrado en la ciudad, un trabajo menos para ellos.

Le tranquilizaba el hecho de que fueran inmortales, más que inquietarle. Al fin y al cabo, habían quedado fuera de juego y, además, no tenía por qué temer por sus vidas. No quería cargar con más muertes de las necesarias sobre sus hombros, aún no había matado a nadie, jamás. Sabía que en el campo de batalla no le temblaría la mano, pero después... eso era otro asunto.

Se despegó de semejantes pensamientos y con una sonrisa en los labios se acercó a la peliblanca, dispuesta a darle lo que hacía tiempo se habían prometido en sus cartas... pero fue demasiado ingenuo, no había lugar para el descanso en aquella cruzada. El joven sumó dos más dos. Se giró hacia el barco, no molestándose en hablar por el comunicador. No iba a ser posible tener una conversación fluida.

- Yendo por donde vinieron. ¡Corre! - pero ni siquiera hacía falta que lo dijera, a la chica no le iba a quedar otra que hacerlo, pues Edward la había cogido de la mano con la que no sujetaba el comunicador y había emprendido la carrera hacia el mar. - No he olvidado la promesa. - dijo, girándose para cruzar miradas con ella, con una sonrisa como bandera.

Una vez en el borde del muelle buscó con la mirada uno de los botes en los que habían llegado los piratas y se dejó caer en él, extendiendo la mano para hacer ver a Mitsuko que podía hacer lo propio sin miedo. Lo ideal hubiera sido amortiguar los remos con un par de trozos de tela pero no tenían tiempo para florituras, así que la tormenta y su pericia con los remos tendría que bastar para no ser escuchados.

El liberian comenzó a remar, de espaldas a el Holandés, todo lo rápido que pudo, intentando que las remadas no superaran el ruido ambiental. De vez en cuando miraba hacia atrás, el resto del tiempo observaba sin pudor el rostro de la muchacha, alegre de volver a verla a pesar de las condiciones.
[+] spoiler

Activo Sigilo. En la medida de lo posible al ir acompañado de Mitsuko y montado en un bote.

-Corazón: 16/17
-PM: 33/33
-PV: 73/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jul 13 2013, 10:20 PM #40

La ofensiva de Jack hizo que los piratas enajenados retrocedieran dando tumbos al chocarse con el muro de acero que era su escudo. El pirata de bigote de espinas se rehizo enseguida y junto con el pirata de cara de congrio volvieron a cargar, esta vez al mismo tiempo y con más ímpetu. El otro pirata tritón no dio señas de querer acercarse, limitándose a volver a lanzar otro chorro de agua a presión. El sargazo acusó el golpe al perder varios de sus zarcillos, pero se regeneró tan rápido como antes y volvió a atacar.

No contaba la maraña de algas con el inesperado vaivén del cañón. La cureña se desplazó, separando la habitación en dos partes. El bucanero vegetal no llegó a destino, maldiciendo y golpeando con su puño el bronce del cañón. Dada la altura del arma, se dispuso a rodearla por el otro lado.
[+] spoiler
El cañón se desplaza. Pirata Pez Jefe y Pirata Murena quedan del lado de Jack. Los otros dos sólo podrán hacer ataques a distancia, y viceversa.

Pirata Pez Jefe hace:
-[A] Espada de espinas (15/0)
PV: ??
PM: 4/??

Pirata Pez raso hace:
-[D] Escabullirse (17/0) Entran 12 PV
-[A] Escupir agua: (22/1) ataque a distancia de elemento Agua.

PV: 24/??
PM: 2/??

Pirata Murena hace:
-[D] Desviar golpe (25/2) Entran 11 PV
-[A] Machete: (35/0) combinado con el del jefe, para 50 PV.

PV: 23/??
PM: 5/??

Pirata Sargazo hace:
-[D] ¡No hay dolor! : (20/0) Entran 9 PV
-[A] Puño de coral: (20/2) Causa Confusión. Anula la resistencia física si el objetivo tiene un estado alterado negativo. [ANULADO por el movimiento del cañón]

PV: 18/??
PM: 8/??
______________________________

Por su lado, Ed y Mitsuko tuvieron poco rato para celebrar su encuentro, y menos aún para alegrarse de haber encontrado a Jack... precisamente por haberle encontrado. Estaba claro que el paladín no se encontraba en una situación precisamente fácil.

Ed buscó un bote que pudieran utilizar. Sólo había tres de los piratas en condiciones: los otros estaban ya hundiéndose. Al parecer los habían utilizado aun con vías de agua, lo que no dejaba de ser normal. No es que temieran ahogarse, dada su fisonomía. Al final opinó que era mejor coger una de las chalupas de pesca que los lobos de mar usaban en sus faenas cotidianas.

Avanzaron poco a poco, en la oscuridad y la niebla. Mitsuko podía ver, desde su puesto en la popa, cómo el Holandés iba creciendo conforme se acercaban, como una ominosa fortaleza de madera y trapo. El barco era grande y se preguntó cómo harían para subir. Con la neblina y la distancia no apreciaba que hubiera una escalerilla.

Edward guió el barco con las indicaciones de su compañera acercándose a la proa. Era el punto más bajo del barco, aquel donde el castillo de proa descendía para juntarse con la quilla en forma de mandíbulas de pez abisal. No lejos de allí escucharon sonidos de chocar de aceros y un movimiento de rodar pesado. Al mirar hacia arriba vieron las escotillas de los cañones. Uno de ellos estaba asomado y apuntando en dirección al fortín. El otro no se veía desde donde se encontraban.
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 19 2013, 11:22 AM #41

¡Derribar un cañón es, parece, una tarea difícil!

Pero esto también me favorece, pensó, así que saquemos lo que podamos de ello y las cuentas al diablo

Dejó que maldijera todo lo que quisiese y se concentró en los otros dos rivales que seguía teniendo en frente: el jefe de bucaneros y su secuaz, ambos dos con armas que parecerían risibles si no se hubiera estado ya en ese barco y se hubiera podido ver qué clase de fauna marítima tenían en aquel barco que parecía sacado de los astilleros mismos de Dite.
[+] spoiler
-[D] No hay necesidad (3/0) +12 Escudo +9 Resistencia (24/0) - No pasa daño del agua.
Se ocupó sin problemas del ataque acuático, apenas acusándolo; muy oportuno, puesto que tenía que concentrar todas sus energías en un asalto de machetes y brutales cuchilladas por parte de dos enajenados que ni penaban ni temían. Los escudos chocaron contra los hierros, pero ni siquiera él con toda su técnica pudo impedir que llegasen cortes aquí y allí; la falta de espacio, que conocieran el terreno y que le superaran en número eran demasiadas ventajas juntas como para poder sobreponerse a ellas.
[+] spoiler
-[D]Cortes, cortes por todas partes... (30/1) - Pasan 20 de daño
Hizo un esfuerzo para apartar el hierro espinal del capitán, que estaba clavado en su hombro, con un esfuerzo y apretando dientes, momento que utilizó para golpearle con el hombro y apartarle de un escudazo, para poder encararse con el otro. Su brazo le ardía como el infierno, y si no estaba desangrándose por el lugar era porque a aquellas alturas no era algo de que preocuparse... y mientras combatía, el dolor le recordaba, eso sí, que su cuerpo ya estaba luchando para volver a su estado original.

-Vos... -murmuró- Preparáos.

Y se lanzó hacia él con todo su espíritu, que el que avisa no es traidor, descargando sobre ambos una salva de golpes como no se habían visto en mucho.


[+] spoiler

Recupera 9 PV por Regeneración. Elige el ataque adicional.

Y una consulta, debido a la pregunta de un miembro del foro, ¿esta gente se vería afectada por Valentía del Corazón? En caso de hacerlo sumaría +9 al daño de todos los ataques.

-[A]Escudazo (5/1) +12 Escudo +9 Poderío (26/0) - Contra el boss del sable de pinchos, se considera a los brazos

-[C]Lluvia de hierros (0/1) Puedes hacer hasta tres Mandobles seguidos
-[A]Golpe (5/1) +12 Escudo +9 Poderío (26/0) - Para el Murena
-[A]Golpe (5/1) +12 Escudo +9 Poderío (26/0) - Para el Murena
-[A]¡Y venga golpe! (5/1) +12 Escudo +9 Poderío (26/0) - Para el Murena one more time

PC 17/18
PV 74/90
PM 14/34
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 20 2013, 11:33 AM #42

La respuesta a su pregunta había llegado con rapidez, resultando ser tan obvia como sencilla. Se vio arrastrada tras Edward, con su mano en la suya, teniendo que esforzarse para seguirle el ritmo a pesar de que sus ojos volvían a ver con normalidad. Se había ejercitado, aconsejada por Dash, intentando aumentar su resistencia física. Pero dudaba que algún día pudiese estar a la altura de la rapidez de su compañero.

El recordatorio del chico no había hecho nada por mejorar la situación, haciendo que un incontrolable rubor cubriese sus mejillas, obligando a la adolescente a desviar instintivamente la mirada. Solo esperaba que su rostro hubiesen estado ya algo enrojecido por el esfuerzo de la batalla, y que su vergüenza pasase lo más desapercibida posible. Algo que iba a resultar tremendamente complicado, porque incluso cuando estuvo sentada en el barco, pudo notar como la mirada de Ed apenas se separaba de ella.

Diciéndose que lo hacía por el bien de la misión, se cubrió bien con la capa, poniéndose la capucha para ocultar tanto sus llamativos cabellos como una mirada que parecía incapaz de enfrentar la de su amigo durante mucho rato. La ansiedad seguía allí, pero debía concentrarse en la misión, en los peligros que les esperaban una vez hubiesen llegado hasta el navío. Habría más enemigos allí, y no había salido tan bien parada de su primera pelea como le habría gustado.

Si desde el muelle el Holandés había parecido enorme, desde cerca le parecía inaccesible. ¿Como habría logrado Sir Jack alcanzar la cubierta? ¿Como lo harían ellos? No dudaba de que Edward tuviese la agilidad y fuerza necesarias para trepar, pero ella... Bueno, no había sido la primera en la clase de gimnasia en su mundo natal, y sus aptitudes físicas no habían mejorado mucho desde entonces.

-Parece que nadie nos ha escuchado... ¿Como llegaremos hasta Jack? - olvidando la incomodidad previa, centrada en la lucha que llegaba hasta ellos, Mitsuko se había desplazado con mucho cuidado hacia Ed, susurrando entonces muy cerca de su rostro.

Dudaba que alguien pudiese escucharlos sobre los ruidos de los aceros entrechocando, y el de la marea chocando contra el barco, pero más valía prevenir que perder el factor sorpresa. Solo esperaba que los allí presentes siguiesen reaccionando a su magia como lo habían hecho hasta ahora. Por lo demás, confiaría plenamente en el plan que su amigo propusiese y daría su mejor esfuerzo por intentar llevarlo a cabo.
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jul 22 2013, 10:17 AM #43

El joven avanzó con toda la calma necesaria para que no hundieran su pequeño bote de un cañonazo a sabiendas de que de nada le serviría eso a Jack. Confiaba plenamente en que el caballero aguantaría sin problemas y que, posiblemente, podría salir de aquel entuerto sin su ayuda. Aún así se exasperó un poco al ver que los cañones no estaban siendo disparados, llamándose a la calma para seguir tomando las precauciones oportunas.

Cuando Mitsuko le avisó de la cercanía del barco Ed frenó el bote usándose del Holandés y de los remos para no chocar bruscamente contra él. Seguramente cuando volvieran la chalupa habría sido arrastrada por la corriente, pero ahora mismo solo necesitaba llegar hasta el origen del problema y lo demás poco importaba.

Sin mucho esfuerzo Ed trepó por la dentadura que suponía el mascarón de proa. Que estuviera a tan baja altura ayudó bastante en su propósito y ayudo a la joven a subir sin más problemas, tendiéndole una caballerosa mano. Ahora estaban en el barco y frente a él tenía los dos orificios donde habían estado apoyados los cañones que habían bombardeado el puerto y el cuartel.

Ya podía escuchar a Jack cruzar filos con sus enemigos. Uno de los cañones aún estaba asomando por la escotilla, pero no estaba seguro de si el otro lo estaría, así que haciéndole una señal de silencio de Mitsuko avanzó despacio y se asomó cauto, para ver que el cañón se había separado de su lugar original, dándole la oportunidad perfecta para colarse en el interior del Holandés Errante.

Le hizo una señal a Mitsuko para que le siguiera. No le costó demasiado saltar por el orificio limpiamente, rodando por el suelo para recomponerse y comenzar a atacar a los enemigos aprovechando el factor sorpresa.

El primero en sufrir dicho factor fue el pirata con cabeza de murena. A pesar de que no era el líder, para Edward, que desconocía dicho dato, parecía el rival más fuerte de entre los dos, por lo que recibió una puñalada en el hombro al mismo tiempo que otra en el hígado, seguido de un rápido corte en el talón antes de saltar contra el pirata pez, clavándole ambas dagas en la en los omoplatos, retorciendo la hoja después para que el rayo recorriera todo su cuerpo.

Se separó de ellos rápidamente volviendo junto a la escotilla para asegurar la entrada de Mitsuko, dejando a dos enemigos a su izquierda y otros dos a su derecha. Dedicó una fugaz mirada a Jack, seria, centrada, segura. No debía dejarle ni una oportunidad al enemigo, aunque confiaba en que cuando Mitsuko entrase en acción aquel combate acabaría aún más rápido que el del puerto.
[+] spoiler

-Confianza: si gastas un punto de corazón, todos los ataques y defensas del próximo turno hacen el doble de su valor base. No es acumulable con otras habilidades que multipliquen el daño base.

-Dedos libres, dedos ligeros: Los ladrones, Luchadores desarmados o Tiradores reducen en 2 PM el coste de sus ataques

Acción extra dual

-[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. +1 PM (Elemento rayo) - 2 PM (Dedos libres) + 8 (poderío físico) + 9 (Arma) + 7 (Movimiento furtivo) = 30/1 de elemento rayo, que anula la defensa, contra Pirata Murena.

Acción normal:

-[C]Combi: (0/2) Puedes hacer dos ataques de hasta nivel 1 (no de combos).

x2-[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. +1 PM (Elemento rayo) - 2 PM (Dedos libres) + 8 (poderío físico) + 9 (Arma) = 23/1 de elemento rayo, que anula la defensa, contra Pirata Murena, dos veces.

Acción extra (sí de combos) de velocidad extrema.

-[C]Combi: (0/2) Puedes hacer dos ataques de hasta nivel 1 (no de combos).

x2-[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. +1 PM (Elemento rayo) - 2 PM (Dedos libres) + 8 (poderío físico) + 9 (Arma) = 23/1 de elemento rayo, que anula la defensa, contra Pirata Pez jefe, dos veces.

-Corazón: 15/17
-PM: 24/33
-PV: 73/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jul 22 2013, 11:12 PM #44

***PotC - Skull and Crossbones***
¡Al abordaje!

Jack continuó con su defensa a ultranza. El ataque combinado del jefe y del viejo "cara de congrio" le valió un feo corte en el hombro del escudo, con el cual se cubría con mejor o peor suerte. Del ataque acuático logró evadirse simplemente agachándose, pues al ser bastante alto el pirata apuntaba más arriba de lo que levantaban sus congéneres. A su vez repartió acero a dos bandas, hiriendo a los dos adversarios. "Cara de congrio" acusó más el golpe, pero no así su líder, que avanzó hacia el caballero con la consabida intención de embestirle. Bien sabía Jack que eso podía implicar convertido en un colador, gracias a las espinas de aquel engendro.

La llegada de Ed fue poco menos que fulminante, en más de un sentido. El golpe en el hombro no fue especialmente dañino, pero el siseo de dolor que lanzó el objetivo le confirmó que la electricidad hacía su trabajo. Con tajos bien precisos trasladó el daño eléctrico a sus órganos internos antes de derribarlo con un corte al duro talón coralino. Jack remató el trabajo seccionando la horrenda cabeza de una vez para siempre. Ed no se paró a ver cómo caía, prefiriendo golpear al siguiente objetivo, que estaba de espaldas.

El joven liberian tuvo suerte de haberse apartado, porque las espinas ya empezaban a asomar bajo los harapos y en los brazos del jefe. El pirata líder se detuvo en su embestida hacia Jack y se dio la vuelta para cargar contra Ed, a quien juzgó más pequeño y por tanto más fácil de someter. Éste se encontraba ayudando a Mitsuko a entrar, por lo que el bucanero sonrió malignamente pensando que podría ensartar a los dos a la vez. No pensó siquiera en que Jack le diera algo más de impulso contra el escudo, mandándolo contra la pared. Eso bastó para dejarlo inconsciente al parecer, pues cuando uno se queda clavado por sus propias espinas a la madera, lo normal sería tratar de liberarse. Dadas las circunstancias, con dos enemigos a la espalda y dificultades para moverse, realmente era mejor que no.

Al otro lado del cañón, los otros dos piratas que quedaban seguían intentando pasar sin demasiado éxito. El montón de algas andante se cansó primero, y en vez de intentar atacar por encima, salió corriendo y voceando. El otro no tardó en seguir su ejemplo.

-¡Alarma! ¡Nos han abordado!
[+] spoiler
Sí, se verían afectados.

Pirata Pez Jefe muere. Recuperáis 5 PM.

Pirata Murena muere. Recuperáis 5 PM.

Pirata Pez raso y Pirata Sargazo huyen.
_____________________________________________________________
Ese habría sido un buen momento para huir... o no. Podían intentar sabotear los cañones, claro, pero Ed bien sabía que todo sabotaje de esas máquinas de guerra en concreto era bien inútil. Eran demasiado grandes para tirarlos al agua, pues no cabían por la escotilla. Tampoco era fácil moverlos de donde estaban. Si se deshacían de la pólvora o las balas, poco les costaría traer más desde la santabárbara. No era eso lo peor.

Lo peor era que, si creían que tenían tiempo para pensar en qué hacer, se equivocaban.

Como si siempre hubieran estado ahí, varios engendros marinos mitad hombre mitad criatura marina emergieron de la pared. Un par de ellos salieron por donde estaba empotrado el jefe, tirándolo al suelo al emerger. No se preocuparon de levantarlo ni le prestaron mayor atención que a los restos del otro bucanero. Eran más que antes, con una mueca feroz. En medio de ellos había uno especialmente grande y de aspecto feroz. Su cabeza era normal de pómulos hacia abajo... pero el resto había sido sustituido por la testa de un tiburón martillo. Sus dos ojos de humano miraban con furia a los tres polizones. En una mano que parecía fusionada con un cangrejo, siendo las patas del mismo sus dedos, sostenía un hacha. Ahora los piratas estaban cerrando su ruta de escape más inmediata. Sólo quedaba tras ellos la puerta por la que Jack había entrado.

-Vaya, ¿qué te parece? Dos mocosos y un maldito. El capitán estará encantado de teneros a bordo. ¡Cogedlos! - gritó.

En un santiamén los piratas se lanzaron a por ellos como una manada de lobos. Usaron sus armas, tanto de acero como naturales, contra Jack y Ed, que pronto se dieron cuenta de que la situación no era precisamente favorable. Ed tuvo su déjà vu particular cuando una concha de caracol dotada de patas de crustáceo voló hacia su cara. Mitsuko seguía detrás de su compañero liberian, ahora además respaldada por Jack, a quien acababa de encontrar. Pero ninguno de los dos pudo hacer gran cosa cuando, como si de pringosas enredaderas se tratara, varias algas se movieron para atrapar primero sus piernas y luego su cintura. Y poco a poco siguieron subiendo, tratando de enmarañarle los brazos y enroscarse en torno a su cuello. El tacto viscoso de las plantas marinas era frío, gélido incluso, lo que hizo que empezase a entumecerse a pesar de sus intentos de resistir.
[+] spoiler
Aparece Contramaestre Martillo.

El contramaestre Martillo es un pirata cruel y despiadado, con la cabeza convertida en la plana y extravagante testa de un tiburón martillo. Su piel tiene el tacto de la lija, y los dedos una de sus manos están articulados como las patas de un cangrejo. El contramaestre va vestido con harapos algo más resistentes y enteros que los de otros marineros, y lleva consigo un hacha de aspecto brutal. Cuando sus ojos se vuelven rojos es señal de peligro inminente, aunque su sed de sangre no quita que sea igual de temible combatiendo u organizando a sus subordinados. Este temible pirata se jacta de arrancar la piel de sus víctimas con cada latigazo, ya sean hombres o diablos.

Aparecen Piratas Pez x ????
Aparecen Piratas Bígaro x ????
Aparecen Piratas Murena x ????
Aparecen Piratas Sargazo x ????

Contramaestre Martillo hace:
-Donde manda capitán, no gobierna marinero: todos los ataques de los piratas cercanos al contramaestre Martillo hacen 5 PV más durante tres turnos. No se puede usar al tiempo que Sed de sangre (si se usa se cancela).

-[A] Latigazo del Contramaestre: (5) A distancia. Causa un 10% de la vida actual, que sólo puede ser resistido por la resistencia física. A Ed.

PV: 0/??
PM: 5/??

4 Piratas Pez hacen:
-[A] Espada de espinas (25/0) x 3

-[A] Escupir agua: (27/1) ataque a distancia de elemento Agua x 1

Dos Espada de espinas combinan contra Jack para un total de 50 PV. Otro para Ed. El Escupir agua a Mitsuko.

PV: 0/??
PM: 0/??

Pirata Murena hace:

-[A] Mordisco: (35/2) causa Veneno. Si el objetivo tiene Veneno, causa Ultraveneno. Si se combina con otro pirata murena, causa Ultraveneno directamente. A Ed, combinado con el pirata pez de antes, para un total de 60 PV.

PV: 0/??
PM: 2/??

Pirata Bígaro (cuerpo) hace:

-[A] Lanzamiento de bígaro: (29/2) a distancia. Puede combinarse con un ¡A los ojos! A Ed.

PV: 0/??
PM: 2/??

Pirata Bígaro (cabeza) hace:

-[A] ¡A los ojos!: (25/5) ataque a distancia. Puede combinarse con un Lanzamiento de bígaro Si hace daño, Ciega al objetivo. Combinado para un total de 54 PV. A Ed.

PV: 0/??
PM: 5/??

Pirata Sargazo hace:

-[A] Presa de algas: (0/5) causa Virus a un enemigo que se considera atrapado, y reduce en 5 sus ataques y defensas. El pirata Sargazo no puede atacar (pero sí defenderse) mientras esté usando la Presa de algas, durando hasta un máximo de tres turnos. A Mitsuko.

-Algas Pegajosas: Causa el estado alterado Lento a un objetivo apresado gastando 2 PM.

PV: 0/??
PM: 7/??
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 24 2013, 12:33 AM #45

Si se hubiera dejado llevar por la sorpresa estaría muerto (más). Pero eran Liberians, y estaban acostumbrados a luchar en las peores de las condiciones: sin recursos, sin armas, sin apoyos. perdidos en un mar negro sin nada en lo que apoyarse excepto ellos mismos. Una situación que hace que en momentos como este baste simplemente una mirada y un asentimiento para ubicarse en posiciones establecidas de combate y reaccionar naturalmente. Los milicianos podían ser más, estar mejor preparados, tener mejor entrenamiento, pero los de la "ONG" aprendían una cosa en concreto: a luchar.

Y una cabeza saltando cierta distancia al ser separada de sus hombros es una demostración bastante buena.

-Celebro que estéis vivos y bien, pero creo que es momento para-

Su conversación se interrumpió apenas un momento para que su escudo golpease al otro individuo, al que pilló por sorpresa y especialmente por banda, in crustándole sobre la pared. Perder de vista a un hombre con ciertas ideas sobre golpear niños que se piensa indefensos es una decisión cuestionable.

-movernos. No creo que tengamos realmente tanto tiempo...

Y en efecto, antes casi siquiera de que terminara de hablar, los otros piratas se marcharon antes de que pudiera detenerlos. Jack podía no tener la más mínima idea de la compleja estructura de un barco, algo que no dejaba mde ser menos cierto que hacía... como unos diez segundos o así, a ojo, pero sí que tenía un dominio de la matemática esencial como para saber que incluso la cantidad de gente que se hubiera quedado de reserva en aquella fortaleza les superaba muy ampliamente. Por ello no fue sorpresa ninguna, aunque sí disgusto considerable, oír el ruído que reflejaba la llegada de gente. Golpeó con una patada el cañón, murmurando entre dientes, porque ni siquiera podía haberse encargado de aquello. Y por supuesto, no tendría tiempo para haberlo hecho de haber podido siquiera, porque el infierno volvió a bostezar por ellos, derramando una carga impía.

[+] spoiler
Defensas por aquí...

Elijo defender ataque a otros, claro, con semejante ensalada de palos

-[D]Escudo protector (30/1) - Contra el Escupir Agua hacia Mitsuko y contra el de 50 de daño para él mismo
Demasiada gente, demasiados movimientos, demasiado rápido todo ello. Las patas aquella criatura amenas le rozaron, apartándolas con un manotazo irritado, pero pronto no tuvo espacio suficiente para defender a los demás, y Ed y Mitsuko tuvieron que encargarse de toda la ola prácticamente por ellos mismos; sólo pudo ayudar desviando uno de los barridos de agua que se dirigieron hacia la chica, interponiendo el escudo y avanzando contra la presión hasta descargar un espadazo. Las espinas empezaron a desgarrarle la carne, pero no le importaba, el dolor no era nada comparado con todo lo que estaba pasando, y aquellas armas de huesos eran preferibles al tacto viscoso y desagradable.
[+] spoiler
Y en cuanto a ataqueeee...

2 PC para Valentía del Corazón

-[C]Esfuerzo e Resultado (0/3) Puedes hacer hasta cuatro Pruebas de Valor
-[A]Prueba de Valor (5/0) - (44/0) Para Pirata Pez A
-[A]Prueba de Valor (5/0) - (44/0) Para el B
-[A]Prueba de Valor (5/0) - (44/0) Para el C
-[A]Pruebas de Valor (5/0) - (44/0) Para el Tiburción

-[A]¡Atrás con vosotros! (8/0) - (47/0) al de la Pistola de Agua (el D)

PC 15/18
PV 54/90
PM 19/34
Jack quizá no pudiera defenderse del todo bien de tantos ataques, pero no estaba tan malherido, y seguía habiendo cosas que podía hacer para aliviar aquello, como abrir hueco.

Ed seguramente reconoció aquella postura, y sabía qué venía a continuación: la hora de aprovechar el momento. Cuando el caballero se puso en movimiento, comenzó a repartir golpes y estocadas, tan certeras y conseguidas ellas que parecía mentira que vinieran todas de un sólo hombre que más trataba de hacer espacio, y no de un pequeño regimiento. Ninguno de los golpes era una añagaza ni realmente gastado, sino todos ellos con fuerza y bien colocados, esperando apenas un momento para que alguien los apoyase.
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 26 2013, 09:54 AM #46

Al final, la escalada que había temido resultó no ser para tanto. Con ayuda de Edward, y aprovechando la zona más baja de la proa, lograron subirse al barco sin dificultades. Haciendo que la pregunta de la joven casi sonase tonta, donde ella veía posibles problemas su compañero veía fáciles soluciones. Una vez más, agradeció para sus adentros estar llevando aquel asalto junto a él. Si quería ser útil para Jack debería tener más iniciativa, más optimismo.

Ya en el barco, intentó ser todo lo silenciosa y sigilosa posible, caminando de puntillas hacia el agujero mientras Edward echaba un vistazo al interior del navío. Una rápida señal, y el Liberian ya había pasado por el hueco. Ella intentó imitarle, aunque no contase con su agilidad, lográndolo a tiempo de ver como su compañero descargaba las últimas acometidas y regresaba a su lado. Los ojos de la joven recorrieron la habitación, sintiendo un gran alivio al comprobar que Jack se encontraba bien. Sensación que se borró al ver como el pirata que seguía en pie avanzaba hacia ellos.

Sir Jack acabó con sus pretensiones antes de que los jovenes Liberian pudiesen llegar a tomar medida alguna. Pero nada había terminado, todo lo contrario, pues los supervivientes habían huido dando la voz de alarma y pronto el cuarto volvió a convertirse en un campo de batalla. No hubo tiempo para saludos, los sentimientos encontrados apenas pudieron ser transmitidos por miradas y sonrisas. Las palabras de la momia no encontraron respuesta, pues entre los piratas que habían enfrentado en el muelle había uno mucho más imponente que el resto.

Mitsuko lo miró fijamente, sabiendo lo que tenía que hacer. Desde su posición, aparentemente protegida por sus compañeros, pensó que no encontraría impedimento alguno. Una ingenuidad, no podía subestimarse nunca al enemigo, no cuando este parecía materializarse de las paredes como si formasen parte del navío. Nadie pudo evitar que sintiese el tacto desagradable de las algas en sus piernas desnudas, aunque la joven se cuidó de alarmar a sus amigos. No podía moverse, y aunque no lo necesitase, sentía un terrible malestar. Una súbita debilidad atacaba su ya lastimado cuerpo. Y las algas seguían trepando por sus piernas, rodeando su cintura, enredándose en sus brazos. Peligrosamente cerca de su rostro.

Rogó que aquel ser, fuese lo que fuese, tuviese la misma debilidad que sus compañeros y concentró una gran cantidad de energía. El cuerpo de la menuda adolescente empezó a generar electricidad, el aire a su alrededor comenzó a chispear. No fue difícil que la energía pasase directamente al ser que tan firmemente la agarraba, pues recorría cada centímetro del cuerpo de Mitsuko, una gran parte del cual estaba cubierto por aquellas apestosas algas. Pero no se conformó con eso, sino que luchando contra el malestar logró que algunos relámpagos alcanzasen a algunos de los piratas pez.

En un último esfuerzo, la peliblanca cerró con fuerza el puño mientras sus ojos se concentraban en el contramaestre. Este pudo notar una extraña sensación, como si la gravedad con la que siempre había convivido en paz se volviese contra él. Un peso invisible empujaba sus hombros contra el suelo, en una lucha que solo le provocaría dolor. Lejos de allí, la culpable soltó un suspiro, en su situación cada esfuerzo parecía el doble de grande.
[+] spoiler
Quedo atrapada y sufro virus. Mientras siga atrapada mis ataques y defensas harán 5 menos.

Sufro además Lento, así que tendré que elegir entre defenderme o atacar mientras dure. Como este turno no tengo que defenderme, gracias a Jack, pues ataco.

-Turbo PM: Gastando el doble de PM puedes duplicar el daño base de un ataque mágico. Requiere Valor 7.

-Velocidad Felina: Por cada punto de corazón que gastes, puedes hacer un ataque adicional (no de combos) hasta un máximo de tres por combate. Requiere Poder 6 y Valor 4. Gasto 2PC.

-[A]Gravedad: (10) Magia que hace que el enemigo pierda un cuarto de su vida actual, redondeando hacia abajo. Requiere Sabiduría 12. Al señor contramaestre.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x 2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía) - 5 (Presa de algas)= 31/6 al Pez sargazo que me tiene atrapada, Pago 12PM más para que afecte a los 4 piratas pez que han atacado este turno.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x 2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía) - 5 (Presa de algas)= 31/6 al Pez sargazo que me tiene atrapada

-PC: 9/12
-PM: 58/92
-PV: 31/60
Like
Share

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: May 29 2007, 04:25 PM

Jul 26 2013, 06:52 PM #47

El joven asistió a Mitsuko con un ojo sobre los enemigos y otro sobre la muchacha por lo que, al saber erradicado a uno de los piratas, no le prestó mayor atención al otro pues Jack daría cuenta de él sin ningún problema. Al escuchar el impacto esbozó una pequeña sonrisa y se giró de nuevo.

Los Liberian se habían quedado solos en la sala. Edward supuso (mal) que tendría tiempo al menos para sabotear la embarcación y provocar más de un disgusto entre las filas enemigas.

- Sería de gran ayuda hacer cundir un poco el pánico. ¿Crees que podremos disparar el cañón hacia el sue...? ¡tendremos que hacerlo por la vía difícil! - dijo, frunciendo el ceño al escuchar los sonidos del pasillo. Volvió la vista atrás para asegurarse de que Mitsuko siguiera bien, transmitiéndole su confianza con la mirada.

¿Cuántos más podía haber? se sentía con fuerzas como para seguir así mucho tiempo, pero se temía que no se había enfrentado a toda la furia que aquellos demonios podían desplegar. Después de haber observado a los descabezados se esperaría cualquier cosa de aquellos seres.

El grupo era mucho más nutrido que los que había enfrentado hasta ahora, pues aunque en el puerto hubiera más piratas, aquí eran todos nada más que para ellos tres. Pero sentía que con Jack y Mitsuko allí podría sobreponerse a esto y a mucho más. Sabedores tanto el no-muerto como el joven que entre las virtudes de Mitsuko no se encontraba el aguante y la resistencia, si no más bien la potencia, no le iba a faltar a la adolescente protectores.

Lejos de amedrentarse por la vicisitud se lanzó contra sus enemigos esperando ser subestimado. El latigazo surcó el aire hasta su brazo pero Ed dio un paso lateral y lo esquivó sin mayor problema, al igual que los sablazos que intentaron cortar su carne, a los que le bastó con agacharse para conseguir que fallaran en su intentona, rodando rápidamente por el suelo para evitar que la cabeza de bígaro chocara contra su rostro de nuevo.

Ed era todo el apoyo que el no-muerto iba a necesitar, pues el muchacho asistió a Jack sin estorbarle en lo más mínimo, colándose por espacios por los que solo él podía hacerlo y asestando tajos por doquier en lugares tales como la rodilla o el talón, descargando su electricidad contra los enemigos al mismo tiempo que impedía que, por el dolor causado por las cuchilladas, pudieran bloquear los ataques del paladín tan bien como les gustaría.

Se coló a la espalda del Liberian al acabar con su ofensiva y aprovechó la oportunidad y el camino despejado, pues no podían hacer retroceder a Jack, para correr hacia Mitsuko, lanzando dos tajos en carrera, gemelos en ejecución, pero no en repercusiones, pues de una de las armas surgió en remolino que se lanzó contra el Sargazo y de la otra un haz relampagueante que impactó contra el ser al tiempo que los rayos de Mitsuko se descargaban contra él, debido a la conexión que había establecido.
[+] spoiler
-Confianza: si gastas un punto de corazón, todos los ataques y defensas del próximo turno hacen el doble de su valor base. No es acumulable con otras habilidades que multipliquen el daño base. Requiere Valor 11. La usé el turno pasado, así que está activa ahora.

- Borroso : por el pago de un PC reducirás a la mitad el daño total de todos los ataques recibidos este turno. La activo.

Pvs actuales: 73, redondeando, ocho de daño. Tengo 8 de resistencia física. No pasa daño.

-[D] Esquiva (5/1) Si evitas todo el daño, puedes hacer un ataque más este turno. x2 (Confianza) +14 (Guantelete) + 8 (resistencia física) = 32. Como se reduce entre dos pasan a ser ataques de 30 y 27. No entra daño de ningún ataque. Gano dos acciones adicionales.

Acciones adicionales (2) de esquiva.

x2 -[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. +1 PM (Elemento rayo) - 2 PM (Dedos libres) + 8 (poderío físico) + 9 (Arma) + 6 (Confianza) = 29/1 de elemento rayo que anula la defensa.

Los dos combinados con las dos primeras "Pruebas de Valor" de Jack, resultan en un ataque de 73 de rayo que anula la defensa contra los Piratas Pez A y B.

Acción Normal

-[C]Combi: (0/2) Puedes hacer dos ataques de hasta nivel 1 (no de combos).

x2 -[A] Maniobra Inesperada (6/1) Puedes elegir anular la defensa o la resistencia física del objetivo antes de resolver el daño. +1 PM (Elemento rayo) - 2 PM (Dedos libres) + 8 (poderío físico) + 9 (Arma) + 6 (Confianza) = 29/1 de elemento rayo que anula la defensa.

Los dos combinados con las dos últimas "Pruebas de Valor" de Jack, resultan en un ataque de 73 de rayo que anula la defensa contra los Piratas Pez C y el Contramestre.

Acción Velocidad Extrema (Renuncio a mi acción de dual también para hacer Tempestad)

-[A]Tempestad: (10/3) + (10/3): dos ataque mágicos (uno de rayo y otro de viento) a los que se le añade las características físicas en vez de las mágicas. Si se usa esta habilidad no se podrá disfrutar de la ventaja de Dual por este turno. -2 PM (dedos ágiles) + 10 (confianza) + 9 (Fuerza del arma) + 8 (poderío mágico) = 37/1, ambos contra el Sargazo.

El de elemento Viento no es combinado, el de Rayo combinado contra el Sargazo con el segundo electro+ de Mitsuko. 68 mágico de elemento Rayo.

-Corazón: 14/17
-PM: 21/33
-PV: 73/82
Like
Share

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: Oct 31 2005, 04:29 PM

Jul 26 2013, 09:49 PM #48

Los rayos barrieron el interior del castilo de proa haciendo que saltaran chispas por las escotillas. Sin embargo, no era el sonido del trueno el que acompañaba los destellos, sino el del acero. Un dios furioso podría haberse personado en el interior del Holandés Errante aquella noche, si uno tan sólo observaba desde lejos.

Pero no era así.

En lugar de una deidad, un paladín se partía los brazos deteniendo y arremetiendo una y otra vez. En los huecos que él dejaba, un par de dagas electrificadas se encargaban de que no quedase un punto al descuido. Y donde las armas no llegaban, los relámpagos hacían estragos. Por su naturaleza acuática, los piratas acusaron la defensa de los liberian, perdiendo varios efectivos en tan sólo unos segundos. Pero eso no parecía importarles. Más y más emergían de las paredes, del mástil, de entre los barriles. Jack se fijó en cómo hasta aquel pirata, más molusco y algas que hombre, había vuelto a salir de su lugar entre los toneles y los afloramientos coralinos para atacarle con su espada junto con un compañero.

El contramaestre avanzó de nuevo haciendo restallar el látigo.

-¡Vamos, ratas de sentina! ¡No son más que dos mocosos y un mequetrefe! ¡Acabad de una...!

No pudo terminar la frase. Su figura pareció achaparrarse un momento, como si una mano invisible le estuviera aplastando contra el suelo. El ser hizo un esfuerzo por levantarse, por erguirse. La madera del suelo se astilló, pero logró estirarse de nuevo en toda su envergadura. La magia se disipó de nuevo y el contramaestre siguió en pie, algo aturdido. No duró mucho, pues a no tardar se lanzó hacia adelante para atrapar entre sus formidos brazos al crío que no dejaba de moverse a velocidad pasmosa. Por encima de su hombro, la horrenda cabeza de otro bucanero muy similar al viejo “Cara de congrio” se asomó y trató de morder para ayudar a mantenerlo sujeto. El propio contramestre poseía una dentadura digna de los expositores de un pescador veterano, que no dudó en utilizar.

El pirata sin cabeza, lejos de caer fulminado, se lanzó hacia adelante con tajos de su hacha de coral a diestro y siniestro. Como a Jack le pareciera anteriormente, no había orden ni concierto en su manera de actuar... pero cuando el hacha se alzó por encima de su cabeza y fue a caer sobre él, se dijo que la precisión y la letalidad seguían sin tener nada que ver con su capacidad de organización. El caballero se dio cuenta de que algo le retenía, le arañaba y le hacía cosquillas antes de poder apartarse. Era la cabeza del mismo ser, que trepaba arriba y abajo por sus piernas y cintura entre gorgoteos y crujidos de sus patas de crustáceo.

Mitsuko se había librado de las algas, pero por alguna razón, aunque veía con sus propios ojos al pirata caído, se percató también de que los zarcillos no se soltaban. Cuando lo hicieron, no fue porque se cayeran inertes: se estaban lanzando a por Edward, buscando enmarañar sus piernas y limitar sus movimientos. La propia maga no tuvo tiempo de avisar, pues un nuevo chorro de agua apuntaba en su dirección... sin mencionar que otro pirata con más redaños ante el dolor eléctrico había pasado por delante de su compañero escupidor espada en ristre.
[+] spoiler
Contramaestre Martillo hace:
Sufre 30 PV de Gravedad.

-Resistir: (20/0) Entran 53 del ataque combinado.

-[A] Mordisco de escualo: (40/2) Reduce a la mitad la armadura para este ataque. Para Ed.

PV: 83/??
PM: 7/??

Piratas A, B y C mueren. Recuperáis 10 PM.

-Aparece otro Pirata Pez A, y otro B, y otro C.

3 Piratas Pez de refresco hacen:

-[A] Espada de espinas (50/0) A y B combinan contra Jack.

-[A] Espada de espinas (25/0) de C para Mitsuko.

Pirata Pez D hace:
-[D] Escamas: (22/2) Entran 40 PV de Mitsuko, y 25 PV de Jack.

-[A] Escupir agua: (27/1) ataque a distancia de elemento Agua a Mitsuko de nuevo.

PV: 65/??
PM: 4/??

Pirata Murena hace:

-[A] Proyectar mandíbulas: (35/3) a distancia. Se puede combinar con otro pirata de Davy Jones. Combina con el contramaestre, para un total de 75 PV contra Ed.

PV: 0/??
PM: 8/??

Pirata Bígaro (cuerpo) hace:

-[A] Hachazo: (22/0) a Jack.

PV: 0/??
PM: 5/??

Pirata Bígaro (cabeza) hace:

-[A] Zancadilla: (17/0) Cuesta 2 PM más defenderse de este ataque y anula la armadura. Combina con el ataque de su cuerpo, para un total de 39 que anula la armadura. A Jack.

PV: 0/??
PM: 5/??

Pirata Sargazo muere. Recuperáis 4 PM.

Pirata Sargazo de refresco hace:

-[A] Presa de algas: (0/5) causa Virus a un enemigo que se considera atrapado, y reduce en 5 sus ataques y defensas. El pirata Sargazo no puede atacar (pero sí defenderse) mientras esté usando la Presa de algas, durando hasta un máximo de tres turnos. A Ed.

-Algas Pegajosas: Causa el estado alterado Lento a un objetivo apresado gastando 2 PM.

PV: 0/??
PM: 7/??
Like
Share

Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Damian Bandages
Con derecho a Apodo
Joined: Mar 13 2006, 06:07 PM

Jul 26 2013, 11:55 PM #49

De tener todos los huesos cabales, seguramente se los habría partido. Sin embargo él no tenía huesos, Edward no tenía más arma que unas dagas y Mitsuko tenía rayos que podían partir un gran árbol por su mismo centro pero le era difícil mantenerse en sus propios términos. Un hombre menor lo vería como un conjunto irreconciliable. El joven Edward lo veía como una persona a la que tenían que cubrir entre dos. Jack, que no era el mejor espadachín del mundo, ni el más diestro o más fuerte, sabía un pequeño secreto: que cuando no las tienes en tu mano, saber apañárselas con lo que se tiene es nueve décimas partes de la victoria. Los Liberian son ejército después de todo, ¿y qué ha sido nunca el ejército, sino muchos hombres que deben aprender a pelear como uno?

-¡No dejan de venir! ¡Es verdaderamente un barco contra los tres de nosotros!

Un verdadero problema; demasiadas caras, demasiados movimientos, todos ellos viniendo de todas partes, y ni un momento de reposo para ninguno de ellos. Allí en las entrañas del barco no había lugar para huir ninguno de ellos... salvo quizás Mitsuko y Edward, si conseguían un bote allí abajo, pero era arriesgado y no tenía método alguno de comprobar si allí abajo quedaba algo. En esto estaba pensando incluso cuando el hacha bajó, interponiendo el escudo y apartando al interfecto de un empujón, desviándolo justo hacia el chorro de agua que lanzaba otro de sus compañeros y convirtiéndolo en el foco de ese ataque.

-...

Jadeó entre dientes mientras trataba de avanzar hacia el contramaestre, tratando de defenderse de todos los golpes posibles, imposible tarea aunque fuera por el detalle de que no había suficiente espacio como para que de todos ellos, si se concentraban, no le acertase un golpe alguno. Recibió aquella tanda de espadazos cubriéndose como podía, lanzándose contra el pirata de los chorros de agua, desafortunado que se había cruzado en su camino y que desapareció de él por la vía tremenda. Fue el capitán el que se encontró a su vista, e iba a aprovecharlo.

-Vos y yo -dijo, mirándole a los ojos- AHORA

Nadie diga que el caballero nunca avisó a nadie a la hora de decirle que, realmente, las cosas se habían puesto serias.

En unos segundos, fue su espada la que habló por él, descargando un tajo contra el tiburón que por poco no lo ensarta contra la pared escupemalditos del barco. esperaba que así sus compañeros tomasen ejemplo de lo que eran capaces de hacer, y al menos dudaban, si en sus malditas entrañas les quedaba lugar para ello. Jack lo dudaba, pero de lo que no albergaba duda es de que el Capitán estaría fuera de combate después de aquello, incluso si la muerte no estiraba los brazos a por él.
[+] spoiler
Defiendo a Mitsuko del ataque de Pistola Agua y recupero 9 PV por regeneración

-[D] Movimiento táctico (30/1) - Contra el del Hacha y el Pistolaguero (contra el primero cuesta 3)

-[D] El movimiento táctico es importante, pero, trágicamente, no es sinónimo de "invencibilidad" (30/1) - Contra los tres combinados, pasan 20

-[A] ¡Fuera de mi camino! (38/2) - Al de la Pistola de Agua, a la testaraza

Y ahora, Último Estertor.

-[A] Cara a cara. Como hombres. Vuestro acero contra el mío. Pongamos nuestro honor como personas en la punta de nuestra espada (15/5) +9 Poderío +12 Arma +9 Valentía (45x2)
90 PV contra el Tiburón. Y después de eso el equivalente a una prueba de Intimidar, aunque sea inútil y la habilidad técnicamente no exista...

PC 13/18
PV 31 /90
PM 21/34
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... c=95">¡Sir Jack Bandages, a su servicio! ¡Ficha incluída, por supuesto!</a>
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: Jun 25 2006, 10:35 PM

Jul 27 2013, 04:14 PM #50

Cuando la electricidad logró librarla de aquellas algas dio un par de pasos, buscando alejarse de ellas, pero cuando bajó la vista para comprobar que seguían allí se llevó una desagradable sorpresa. No solo no era así, sino que habían decidido que Edward era una presa todavía más jugosa. Fuese como fuese, ella no tenía tiempo para advertirle pues con el rabillo del ojo vio como una espada intentaba trincharla como a un trozo de carne. Tuvo los reflejos de esquivar la mayor parte del daño, aunque no sin llevarse un corte en uno de sus brazos.

Estaba por levantar la defensa de rayo, sabiendo su efectividad contra los ataques de agua, cuando Jack volvió a interponerse en la trayectoria. Y, a pesar de que el guerrero no sufrió daño alguno en el proceso, a la joven no le gustó nada que pareciese dedicarle más atención a protegerla que a la batalla. No se había ofrecido para aquel viaje para que sintiesen que tenían que protegerla de todo mal. Y era el momento de hacérselo saber.

-¡Dejad de protegerme y dedicad vuestra atención al enemigo, no tenemos tiempo que perder!. - exclamó la más joven, con voz lo bastante alta como para que lograse alcanzar a sus compañeros. Quizás no sirviese de nada y no era momento de intentar explicarles porque era innecesario que la protegiesen del agua. Pero cuando estuviesen a salvo la haría, vaya si lo haría.

Pero ahora debía dar ejemplo, y apoyar a Jack en su ataque contra el contramaestre. No tenía ninguna espada que unir a la suya, pero podía comprobar si era tan débil al rayo como sus hombres. La electricidad volvió a concentrarse a su alrededor, recorriendo su cuerpo de una forma reconfortante. En aquel momento la adrenalina hacía que olvidase las heridas y el cansancio, solo quedaba la necesidad imperiosa de luchar. De ganar aquella batalla. Por ellos, y por las gentes que habían venido a proteger.

La electricidad se movió como un latigazo, alcanzando al contramaestre en pleno pecho. Mismo destino sufrieron varios de los piratas que refuerzo, y el Pirata Murena que había sido ignorado por sus compañeros hasta el momento. No se atrevió a atacar a las algas que retenían a Edward, temerosa de lastimarle en el proceso. El ser le tenía tan firmemente cogido que sería demasiado fácil que la electricidad se transmitiese de uno a otro. Debía confiar en su fuerza, en que sería capaz de librarse de sus ataduras.
[+] spoiler
Como el sargazo me suelta dejo de sufrir los efectos de su agarre pero Virus permanece.

-[D] Reflejos: (8/1) Requiere Poder 10. + 4 (integridad) + 7 (Resistencia física)= 19/1 Me entran 6 PV del ataque de 25. Del otro me defiende Jack.

-[A] Electro+: (10/3) Ataque Mágico de elemento Rayo. Requiere Rayo y Sabiduría 11. x 2 (turbo PM)= 20 + 10 (poderío mágico) + 6 (energía) = 36/6 al Contramaestre. Pago 12PM más para que afecte al Pirata Murena y Piratas Pez A, B y C.

-PC: 9/12
-PM: 59/92
-PV: 25/61
Like
Share