Noob in Black: Novatos de negro

Aquí los Liberian se reúnen para conversar, investigar, descansar y esperar que llegue el momento de ir en ayuda de todo aquel mundo que lo necesite. Todo aquél que requiera de ayuda o bien quiera conocerlos es libre de franquear las puertas de esta noble y altruista institución.

Moderator: Lucy

Noob in Black: Novatos de negro

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

15 Mar 2016, 20:35 #1

FDI: Viene de aquí.

-¿Xiron?

El zorro picó varias veces a la puerta de la habitación, esperando respuesta al otro lado. Pero ya iban tres y el silencio fue lo único que obtuvo. Llevaba un buen rato temiéndose lo peor, y aquello sólo confirmaba sus peores presagios, así que probó algo que no esperaría que realmente funcionara: Girar el manillar. Y casualmente la puerta estaba abierta. Pero no había nadie dentro.
Fénix permaneció un momento en silencio, contemplando la estancia hasta que finalmente soltó una maldición que, cómo sus creadores quisieron, sonó en un audible pitido censurador. Le importaba un pito la gente. Entonces, ¿Por qué preocuparse por el soldado? Porqué de alguna forma u otra había quedado claro que ambos tenían que aparecer juntos y sin Xiron el asunto se complicaba. Pero si encima se había ido al Pub… Si encima… Apretó los puños y enseñó los dientes, gruñendo por lo bajo.

De repente, la alegría de haber conocido a alguien tan cuadrado como Karn desapareció de su mente y de inmediato regresó su mala ostia habitual. Dando media vuelta salió de la habitación, bajó las escaleras y se fue del hostal sin despedirse de la chica. Simplemente se detuvo en la calle para mirar a ambos lados y mirar de reconocer el camino que hicieron a la inversa, en una climatología y luminosidad totalmente distintas.

”Joder” –por suerte las impertinencias no estaban censuradas en su cabeza. ”Si no le encuentro Edward me preguntará que ha pasado, y si le digo que se ha ido me empezará a… ¡Arg, maldita sea!” aunque luego se le cruzó otra idea por la mente. ”Como encima lleve una mierda de piano se la voy a sacar a ostias. ¡No le va a reconocer ni su abuela!”

Para ser pequeño, el zorro sabía correr bien. Orejas hacia atrás, su enorme cola ondeando al aire y todo el cuerpo en movimiento, esquivando charcos de agua y gente que se interponía. No estaba para ostias, pero tampoco tenía ganas de ir empujando a desconocidos: Si le pillaba la Milicia o algo así estaba apañado. En cuanto llegó a la plaza, frenó en seco, mirando a su alrededor. Ahí estaba el centro, ahí la calle Liberian según las indicaciones de Kaila. Entonces… La calle del Pub no debía de andar muy lejos. Empezó a contarlas una detrás de otra hasta dar con la buena y nuevamente retomó el ritmo para ir hacia el Pub, pero se detuvo al momento cuando, de reojo, perfiló a alguien.

¿Ese tal vez era…?

-Xiron… –sí, era él. Esa forma de sonreír era inconfundible. Con cierto malestar, el zorro se acercó inmediatamente a él y se interpuso en su camino, enseñando los dientes. -¡Tu! –exclamó, con las manos en las caderas y golpeando el suelo nervioso con la pata izquierda. -Me parece mentira que a tu edad deba enseñarte que es un papel y un lápiz. No se, para que aprendas a dejar una nota al menos la próxima vez que decidas irte al pairo sin avisar al resto. Espero por tu bien que no estés borracho o enfermo. Tal vez incluso te ganes otro gallifante si me sacas combinación ganadora.

La apariencia del zorro era distinta. Del mono amarillo ahora llevaba una chaqueta negra abierta por en medio, de donde se podía entrever una camiseta azul, y unos pantalones oscuros a juego, todo decorado por líneas de rombos rodados, y aparentemente de una talla más grande de la que necesitaba el zorro. El cual por el olfato, podía adivinar que no había bebido mucho. Faltaría ver su comportamiento, pero como estuviera ebrio del día anterior andaban apañados. A ver como se lo explicaban a los Liberian.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

16 Mar 2016, 15:22 #2

Tras salir del pub comenzó a andar dirección a la plaza , el fresco aún atacaba así que necesitaba algo más de ropa, pasó antes de nada por una tienda a comprar unos guantes, blancos, desentonaban con su forma de vestir pero eran elegantes, también se hizo con un paquete de tabaco, la carne es débil y lo necesitaría para calmarse después de todas las cosas que tendría que hacer a lo largo del día. A una velocidad relativamente lenta caminaba calle abajo mientras se fumaba el primero del día, tenía que hacer tiempo para que los Liberians estuviesen preparados. Los Liberians. La palabra “Liberian” le recordó algo, había dejado a Fénix en el hostal y se había ido sin decir nada, la que le iba a caer no iba a ser pequeña, para su estatura, el zorro tenía muy mala leche. Apresuró el paso hasta que lo divisó en la plaza. Sonrió como un idiota al verle, mejor sonreír que tener cara de pena.

Se llevó una mano a la nuca mientras pensaba. “Mierda, la que me va a caer...”, redujo la velocidad mientras el otro se acercaba rápidamente echándole el sermón mientras se acercaba. Evadió la mayor parte del discurso mientras le inspeccionaba, “esa ropa le queda grande, no habría de su talla”. Soltó el humo de la última calada que había dado y se agachó para ponerse a su altura, sonriendo.

-Tranquilo, tranquilo, ví que estabas bien acompañado y fui a dar una vuelta, aproveché para desayunar en el pub y conocí a un explorador que me propuso acompañarle, pero era para esta mañana y tenemos que ir al cuartel Liberian, así que lo rechacé. Y no, no estoy borracho ni enfermo. ¿Algún día me dirás lo que es un gallifante? Acompaño sus palabras con su característica sonrisa y agitaba la mano para que olvidase el tema. Después agarró la manga de la chaqueta de Fénix. -Te queda un poco grande, ¿no había de tu talla? Bromeó tan feliz que olvidó todo lo que pasaba a su alrededor.

Una vez le soltó se irguió y buscó la calle de los Liberian, que estaba al lado y comenzó a caminar hacia ella, a un paso al que Fénix no tuviese que esforzarse en alcanzar.

-Vamos, no estaría bien hacerles esperar. Siguió fumando mientras caminaba mientras recordaba la escena que vio mientras salía del hostal. -Siento haberte preocupado, con los que estabas eran buena gente, ¿alguno Liberian por casualidad? No tardarían mucho en llegar al cuartel, solo se encontraba un par de edificios adentrado en la calle.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

16 Mar 2016, 16:08 #3

Claro que sí. Hazle guasa al zorro cascarrabias con mala ostia en vena. Parecía que el mundo estaba dispuesto a tomarle en broma, así que se limitó a seguir enseñando los dientes mientras le cogían de la manga que le colgaba. Realmente no era la mejor ropa, sí, pero ahora mismo tampoco tenía con qué cambiarla de nuevo. Que la pela era la pela, así de claro.

Una cosa podía tachar por las palabras del orgánico: Había dormido en su habitación. Y eso descartaba que se hubiera ido de parranda con el temporal de la noche anterior. No obstante eso no evitó que moviera la enorme cola, efusivo, al encajar algunas piezas en su cabeza: Si ese hombre le había visto 'acompañado' eso quería decir que había sido justo cuando él bajó... ¿Y no le había dicho nada? ¿Qué costaba hacer una señal al menos? Posiblemente de haberle avisado se habría ahorrado un par de encontronazos como Doña Broncas y Don Arisco. Pero entonces tal vez no habría sabido nunca de Karn. Decisiones, decisiones...

Al cuerno. Que lo que había hecho Xiron no estaba bien

-¡Mrf -resopló, colocándose bien la chaqueta como pudo al tirar de la cremallera hacia adelante. Tras eso empezó a avanzar al lado del humano con una diferencia de altura considerable. Eso no quitaba que el mal humor del zorro fuera menor. Al contrario, era in crescendo.-No, no había ninguno. Sólo una mujer borde que se ha enfadado conmigo porque he considerado que su Lobo o lo que fuera era una amenaza para MI existencia, un hombre-gato perroflauta con aires de grandeza y prepotencia en lata y un huma que tiene de amigo un tío gigantesco hecho de metal con hombros del tamaño de melones. Esos últimos tenían los humos menos subidos… No como el jefe de la tienda de ropa.

Oh, sí, el de la ropa. Eso sí que había sido divertido. O más bien, no lo había sido para el gerente y para el animal, porque para el resto tal vez habían agradecido que alguien echara en cara el mal asunto de la moda actual en Bastión Hueco. Para las mujeres, sobre todo.

-Simplemente le dije “Oye, ¿Tienes alguna prenda de ropa que no sea del grosor de un papel de fumar y que no sea más feo que tu padre?” pero se puso hecho como un basilisco y me soltó esto en la cara. La gente se ofende con nada. –se alzó un brazo para ver como le colgaba la manga y suspiró. Menudo desastre. Se puso bien la pequeña mochila negra (Muy discreta ahora) donde guardaba las herramientas y añadió: - Espero que al menos hayas hecho los deberes Don Abrazos –porque “Don Tocón” sonaba como el culo. - ¿Has preguntado? ¿Cogido un periódico? ¿Leído un libro? –ojo a la siguiente pregunta: -¿Sabes leer? Porque yo no tengo tiempo para enseñarte ahora.

Fénix y su delicadeza. Una apariencia de zorro antropomórfico que condensaba más mala ostia que un Schnauzer en miniatura. Así, sin paños calientes.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

16 Mar 2016, 18:18 #4

Parece que la mala leche venía de antes, menos mal que Xiron no era quien le había cabreado, eso lo agradecía pero que le den la bomba a punto de explotar no era bueno, sobretodo si se dirigían hacia donde se dirigían. ¿Hombre-gato había dicho? Eso es nuevo, el ex-soldado creía haberlo visto todo con Fénix pero parecía que había más. Parecía que Fénix no había tenido un buen despertar. Aunque lo de la tienda de ropa es algo que tenía que haberse controlado.

-Fénix, no puedes ir entrando a una tienda y soltar algo así, no quiero darte lecciones ni nada pero deberías autocontrolarte, es normal que alguien se ofenda cuando dices algo así. Su sonrisa seguía y su tono de voz era tranquilo pero algo severo. Paró en seco cuando le comenzó a preguntar, su cara se volvió sombría a pesar de seguir esgrimiendo su sonrisa habitual con los ojos cerrados, dio una larga calada al cigarro para rematarlo y lo lanzó a un charco con un gesto de desaprobación. Abrió el ojo derecho y miró al zorro que se encontraba a ese lado. El mote pasaba, lo de los deberes también, pero lo de llamarle analfabeto por toda la cara no era algo tan bueno.

-Conozco todos los lugares importantes de la ciudad, por eso salí sin decir nada. Reconozco que no te gustan las bromas pero estoy empezando a cansarme de tu actitud, eso de llamarme analfabeto a la cara no me gusta nada, no se que te habrán hecho esa mujer y el hombre-gato pero no es para que lo pagues ahora conmigo. Si tienes que decir algo de ese modo, cállate o dale un puño a la pared más cercana antes de entrar en el cuartel, no te toleraré que me dejes sin trabajo por una estupidez. Seremos compañeros pero aún no me dejas llamarte “amigo”. Explotó, quería mantener silencio para no ganar más gritos de Fénix pero debía decir algo antes de que la liase en el cuartel que se encontraba a un edificio de distancia. Aún no reanudó el paso para que el zorro dijese lo que tuviese que decir antes de llegar, para que no explotase allí mismo.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

16 Mar 2016, 19:11 #5

Acababan de cruzar la línea, los dos. El zorro hacía tiempo, de hecho, con la primera advertencia que le dio la noche anterior. Cierto era, podría haberse largado con viento fresco, haber prescindido de él; pero dos cosas le retenían a su lado: La primera era causar una buena impresión. Si los Liberian eran tan ‘amiguetes’ aparecer sólo y decir que había dejado en la estacada a Xiron era una patada en dirección a la puerta. Esa era bien sabida, ya se había mencionado antes.

La segunda, también mencionada, era las leyes de la robótica. Podía ponerlas en juicio, pero hasta cierto punto. Y la primera le obligaba a colocarlo en situaciones de las que no quería saber nada, a relacionarse y a establecer un círculo de contactos. Ya le convenía, pero entraba en conflicto con los recuerdos de su huésped y ahí era un problema de los gordos.

Así fue como el zorro se llevó las manos a los bolsillos de su chaqueta (Al fin y al cabo, los tenía un poco más a mano que los del pantalón) y se quedó un buen rato mirando a su ‘socio’ compartiendo ese silencio. Lo curioso es que lo que iba a salir de su morro… Bueno, no era lo más habitual que se le iba a oír:

-Mira, ¿Quieres que seamos compañeros? Bien, en ese caso la próxima vez no desaparezcas. –a medida que hablaba las orejas se le movían, alzándose y bajándose, o incluso optando inclinaciones varias en todas direcciones. Hasta los bigotes parecían tener personalidad. Sacando la mano derecha del bolsillo, empezó a moverla a medida que iba diciendo lo suyo. - Ocho horas antes estabas calado hasta los huesos por la cabezonería de darme tu ropa y con la depresión de un caballo Frisón. Si vas a decirme algo calla y escucha primero. –relató, comparando indirectamente al huma con un caballo negro de porte elegante. -Me aseguré que tuvieras una habitación que, por cierto, invité yo a cambio de tu ayuda. Lo mínimo que podrías haber hecho, si realmente te consideras ‘compañero’ era haber dado una señal de vida o haber dejado una jodida nota, en vez de dejarme…

¿Iba a decirlo? Fénix se retuvo un momento. Esa palabra tenía muchas connotaciones. Si lo hacía, no había vuelta atrás. Sería un signo de debilidad muy grande e influiría en todo lo que ocurriera a continuación. Lo cierto es que era un detalle que hasta ahora ya se había notado por encima, pero nada lo dejaba tan evidente como una palabra bien escrita. Y ahí vino:

-… Preocupado porque te hubieras pasado a la bebida de nuevo.

Fue la primera vez que el zorro se sintió momentáneamente derrotado. Y frustrado, a decir verdad. Pero tenía la sensación que no iba a ser la última vez que vería a ese orgánico, que lo acabaría teniendo más cerca de lo que quería. Bien, en ese caso, tendría que conocer sus reglas. Y la primera, la más evidente: El zorro nunca mencionaba lo que sentía. En ese sentido, era críptico… Otra cosa era que sus acciones le delataran.

Decidió cambiar de tema. Necesitaba, al menos, recuperar un poco la dignidad que acababa de tirar por el suelo, así que recuperando energías como si nada hubiera ocurrido, volvió a enderezarse.

-Edward es portador de una llave-espada, y Lucy es la líder de los liberian, también portadora de otro tanto. Eso es todo en resumen de lo que he podido averiguar, amén de un árbol que parece ser repele lo que ellos llaman sincorazón. Pero no he podido saber exactamente de que se trata. –le resumió, haciéndole un gesto con la mano. -Mi pregunta venía para saber hasta que punto tenía que detallarte o no la información. Pero dado el punto en el que estamos, te la doy resumida y ya te apañarás en hacer las preguntas.

Fénix tenía toda la culpa, toda entera. Él se había buscado las castañas, él las sacaba del fuego. Pero eso no había impedido poner los puntos sobre las íes. Con una confianza rota según su huésped ya tenía suficiente. Si Xiron quería una, se la tendría que ganar, poco a poco, y no sería nada fácil que el zorro dejara de mirar todo el rato por sus espaldas.

-Ahora ya puedes entrar con la ventaja de tener esas cartas bajo tu manga y jugarlas en el momento oportuno para asegurarte un puesto y demostrar que te has informado por tu cuenta e interés. -no dejaba de ser estratégico. Y de pensar en Xiron. Increíble. -Pero te aseguro que un puñetazo en la pared sólo te romperá los nudillos, posiblemente te aplaste las uniones intertendinosas y, en resumen, estés una semana sin poder usar la espada al no ser que alguien te lo arregle como hice yo. Por lo que no vayas dando ese consejo a la gente, que no estamos para ir regalando el trabajo a los médicos. Bastante dinero gana un dentista privado.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

17 Mar 2016, 13:51 #6

Suspiró con reticencia ante las palabras de Fénix, en si no le faltaba razón alguna, debería haber avisado, pero también merecía un poco de tiempo solo, aunque fue poco ya que se sentó con Reddo. Las siguientes palabras le hicieron sonrojar un poco, ¿dijo que estaba preocupado? ¿Fénix? Era difícil de creer pero parecía verdad. Sacó una pequeña sonrisa avergonzada mientras daba un par de pasos adelante.

-Ya dije que lo siento. Siento haberte preocupado. Lo dijo con un tono bajo, quería que no le escuchase pero con esas orejas como para no hacerlo. Avanzó a paso lento mientras el zorro le informaba, vaya, parecía que en esa mesa se enteró de muchas cosas podría haberse enterado igual si se hubiese sentado con el, pero lo de la mujer borde y el hombre-gato perroflauta y más que tenía le habría salido mal, ya que Xiron era todo lo contrario a esas descripciones. Le vino bien saber la parte de Ed y Lucy, ambos portadores, puede que por eso Ed se negó a mostrar el arma que solía usar.

-Creo que no deberíamos usar esa información como arma, deberíamos mostrarnos amigables, no agresivos. Y lo del puño a la pared solo era una forma de hablar, me refería a que te desahogues con algo que no fuese una persona. Comenzó a andar tras dejar las palabras en el aire. El cuartel ya se alzaba enfrente suya un edificio de aire austero, quien diría que era el cuartel de los Liberian, esperaba más ostentación, al menos algo que lo resaltase bien. -Hemos llegado, ¿preparado? Dijo la pregunta retórica algo nervioso, este era su momento, el de los dos. Ahora era todo o nada.

Avanzó sin mediar palabra hasta la puerta, golpeándola varias veces para llamar la atención de quien estuviese dentro, esperaba que no fuese demasiado temprano como para haber venido. También esperaba que la paliza que les dio Edward la noche anterior sirviese para algo y no solo para reventarles.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 25 Jun 2006, 22:35

22 Mar 2016, 11:49 #7

El cuartel se encontraba en un silencio casi absoluto, una circunstancia que se había vuelto habitual desde el momento en el que los niños lo habían abandonado para irse a vivir bajo la protección de Hada Madrina. Esta mañana había un segundo motivo, el hecho de que los miembros estuviesen o bien emprendiendo sus tareas del simulacro en otro lugar, o leyendo en la biblioteca en busca de información que pudiese servir para prepararles ante lo que venía. Así que aun de querer, lo único que los nuevos reclutas podrían escuchar sería las suaves pisadas de alguien acercándose para contestar a su llamada.

Cuando la puerta se abriese, en el umbral aparecería una adolescente bastante menuda. Su estatura apenas si alcanzaría el metro cincuenta, haciendo que Fenix no tuviese que hacer demasiado esfuerzo para poder mirarla a la cara. Los ojos rojos de Mitsuko pasarían de uno a otro, dando por hecho que serían el par de personas que Ed había mencionado de pasada la noche anterior. Ahora que lo recordaba, ni siquiera había preguntado sobre ello, inmersa en otras preocupaciones más acuciantes.

-Buenos días - saludó con una voz cálida y comedida, esperando que ellos le confirmasen quienes eran, manteniendo una mano sobre la puerta y la otra colgando a su costado.

Como el frío no se había marchado del todo, Mitsuko llevaba puesta una chaqueta de lana gris que le llegaba hasta mitad del muslo, dejando ver solo un palmo del vestido blanco que llevaba debajo y cuya falda le llegaba por encima de las rodillas. Su juventud era obvia, y muchos la habrían subestimado por ello. Aunque quizás ellos ya habrían aprendido a no hacerlo, tras haber cruzado más que palabras con el otro adolescente que formaba parte de los Liberian. Pronto aprenderían que aquella apariencia inofensiva era tan habitual entre sus miembros como falsa.
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

22 Mar 2016, 13:26 #8

Salvar una situación a coste de pagar su independencia y mostrar debilidad ante otros. ¿Cómo de bajo había caído?

No era fácil para Fénix desahogarse. Básicamente porque él no le veía necesidad. Simplemente su problema residía, como bien había dejado Xiron claro, en cómo debía de tratar a la gente. Pasaría tiempo hasta que finalmente el zorro aprendiera a saber que decir y que no en cada momento. O tal vez simplemente aprendería a esquivar las ostias que le lloverían el día que pillara a alguien que no le hiciera ni puñetera gracia lo que salía de su morro.

Tal vez por eso ya no respondió a Xiron cuando preguntó por la preparación. A él tanto le daba. Aquello no era más que una puerta a un grupo de gente que trabajaba para mantener aquel lugar a salvo, así que no entendía realmente a que se refería el orgánico. Pero por esa vez prefirió directamente no hacer ninguna pregunta al respecto: Ya había picado y los pasos se acercaban. En cuanto se abrió la puerta la primera acción que hizo el zorro fue mantener la cabeza bien alta, ya por costumbre de tratar con gente que medía más que un armario. Pero le desconcertó totalmente que, por primera vez, menos de treinta centímetros de diferencia los separaban. Casi agradecía a quien fuera por los pequeños favores.

-Buenos días.

Si alguien se esperaba un comentario despectivo respecto al género de la chica, eso no iba a salir del morro del androide. Algo bueno que tenía era que sólo era una variable biológica más que rellenar en la base de datos.

-Esto... Creo que eres la tercera o cuarta persona que dice eso y sigo sin pillarlo. –argumentó Fénix, con los ojos entreabiertos y las orejas inclinadas hacia los lados, encogiéndose de hombros. - El sol está empezando a alzarse, aún no ha pasado ni medio día, ¿Y ya se consideran buenos días por adelantado? Voy a tener que alzar la vista para encontrar tu…

Pero hubo un detalle en el físico de la chica que llamó la atención y cortó de golpe la frase del zorro: El iris de sus ojos. Ese color rojizo lo asoció mentalmente a unas cuantas enfermedades que podían darse, pero entre ellas era la falta de melanina que, por extraño que pareciera, también podía darse en ese tipo de órganos. Lo confirmó del todo en cuanto cayó en el color de la piel de la chica y el de su pelo, así que inmediatamente todas las variables apuntaron a un solo resultado:

-... Albina. –alzó las orejas de golpe, atropellando el final de la palabra anterior y cambiando de tema como quien se pone unos guantes. ¿Cuántos albinos se conocían en su mundo? Era más raro que ver a un perro verde, o a un zorro que habla. -Tengo muy pocos casos documentados pero eres el primero en persona que conozco. ¡Si sumamos el mastodonte cachopan de antes tu eres la segunda sorpresa del día!

Aunque, iiissshhh… No era tan estupendo como el anterior. Cachis. No se podía tener todo en esta vida.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

24 Mar 2016, 16:18 #9

Su llamada no tardó en ser recibida, para sorpresa de Xiron, que miraba al frente, no vio a nadie a primera vista, la vio cuando bajó la cabeza, ahí estaba a unos cuarenta centímetros por debajo de su umbral de visión se encontraba la pequeña niña albina. “¿Pero qué? ¿Ésto qué es, una guardería?”, Xiron no era del tipo de persona de pensamientos negativos o del tipo de Fénix pero no pudo evitar pensarlo. Tras el encuentro con Edward, sabia que no debía subestimar a los pequeños, así pues, sacó una sonrisa para responder al saludo de la pequeña, tras la respuesta de Fénix al cual miró tras el comentario de “alzar la vista” al creer que se refería a él.

-Buenos días, mi nombre es Xiron, él es Fénix, Edward Teach nos dijo que viniésemos esta mañana supongo que os habrá informado de ello. Su voz grave pero calmada siempre dio una sensación de seguridad y confianza en si mismo, algo que ahora mismo le sobraba.

Examinó minuciosamente a la pequeña que se había posicionado al lado de la puerta y la custodiaba de que entrasen, puede que las palabras anteriores bastasen para que les dejase pasar o algo, el frío permanecía aún cuando pegaba el sol, albina de pelo corto y ojos rojos, muy extraño para un humano promedio, el pelo pasa pero esos ojos eran extraños, a causa del fresco y llevaba una chaqueta de lana que parecía quedarle grande o estaba así diseñada, la moda en su mundo era algo cuanto menos, extravagante. Así que no juzgaría la manera de vestir de otros cuando el llevaba un abrigo largo raído por la parte inferior. Llevaba la misma ropa del día anterior, todo cuanto variaba eran los guantes, seguía con su camisa blanca y sus pantalones vaqueros de color azul oscuro.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 25 Jun 2006, 22:35

02 Apr 2016, 07:32 #10

La mirada rojiza se posaría en Fenix en cuanto este comenzase a hablar. Con una mezcla de curiosidad y paciencia, le observaría mientras él mostraba su confusión ante la forma de saludar más popular de este y otros mundos. Entonces, cuando ya estaba abriendo la boca para explicárselo, el término que tanto dolor le había traído en el pasado apareció en los labios del pequeño zorro. Cerró la boca de nuevo, apretándola mientras todo su cuerpo parecía tensarse, llegando incluso sus ojos a entrecerrarse un poco.

Sintió un inesperado deseo de replicarle, de señalarle la rudeza de mencionar su peculiaridad en voz alta, pero su educación terminó por volver a tomar el control y Mitsuko se obligó a sonreír de nuevo. No sabiendo como responder a Fenix, su mirada pasaría al hombre directamente, quién por fin le daría las respuestas que había estado esperando. Los nombres de ambos y, sobretodo, la confirmación de que venían allí en nombre de Edward. Pensar en él haría que su sonrisa se volviese algo más cálida, mientras se apartaba para invitarles a pasar.

-Si, os estaba esperando. Pasad, por favor. - una vez ambos estuviesen dentro, cerraría la puerta tras ellos y comenzaría a caminar hacia los sofás que podían ver desde la puerta. -Yo soy Mitsuko. Tengo que admitir que Edward no me habló mucho de vosotros. Quizás podríais hacerlo vosotros, mientras me preguntáis cualquier duda que pueda quedaros. - sus pasos se detendrían junto a los sillones, pero no se sentaría sino que mirando a uno y a otro haría la pregunta que cualquiera que la conociese vería venir. -¿Puedo ofreceros algo de beber? - preguntó con una sonrisa amable.

Decir que no le había hablado mucho era casi un eufemismo, pensó la chica, puesto que solo le había dicho que dos personas se pasarían. Ni siquiera les había descrito ni de la forma más amplia, y eso que una de ellas era cuanto menos peculiar, aun cuando no sería ella quién lo señalase. Suponía que al menos les había dicho a que se dedicaban y que recibirían a cambio. De lo contrario... Bueno, esperaba que fuese una de esas preguntas que les había invitado a hacer. Aunque su mirada se posaría un segundo sobre Fenix, internamente preocupada porque le fuese a preguntar por su condición.
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

02 Apr 2016, 17:54 #11

Fénix podía ser muy expresivo (Con esas orejas y esa cola, ¡Como no!) pero también podía captar algunos cambios en los rasgos faciales de los orgánicos. El problema venía cuando no comprendía a que venían y con Mitsuko la confusión fue sonora. Arqueó una ceja, dubitativo si la chica sufría de desdoble de personalidad o parecido. Con dos empalagosos al volante como era el soldado tenía suficiente como para tener que lidiar con un desdoble de personalidad.

Pero el esfuerzo de intentar seguir esa linea de pensamiento (Que posiblemente habría llevado a preguntas aún más ofensivas acerca de las condiciones mentales de la mitad de la gente de esa ciudad, Don Sonrisas incluido) se esfumó en el momento en que puso un pie dentro. El animal, con las manos en los bolsillos, alzó instintivamente las orejas al observar el interior. Y si antes ya se había quedado estúpidamente extraño por los súbditos cambios de humor de la Liberian, el lugar le dejó descolocado.

Alzó un pie descalzo al mismo tiempo que miraba el suelo de baldosas de color claro. Con la mirada puesta en el suelo, el pequeño ser puso las patas de nuevo en el suelo a la vez que iba alzando la cabeza para observar la mesa. A la izquierda, la puerta de cristal dejaba ver el jardín, iluminado parcialmente por la luz del sol que ya cubría buena parte de Bastión Hueco. Se acercó curiosamente y puso una mano en el marco, con la mirada perdida en el exterior.

La oreja izquierda se empezó a inclinar levemente mientras giraba la cabeza para observar como la muchacha se acercaba a unos sillones que había ahí. Fénix no pilló que tal vez lo más educado habría sido tomar asiento, y en vez de eso, siguió andando alrededor de la mesa sin dejar de perder detalle en el entorno. Se acercó a uno de los asientos al final pero solamente lo rozó con los dedos, como si comprobara si aquello era real. Y durante todo aquel rato, el rostro de consternación de Fénix fue notable.

-¿Puedo ofreceros algo de beber?

-¿Eh?

Fénix alzó las orejas de golpe y se dio la vuelta al momento para encararse a Mitsuko, momento en que sus miradas se cruzaron. Por la mirada del zorro quedaba bien claro que no había prestado atención a lo mencionado por Mitsuko. En cambio, su problema era más bien la duda que le generaba aquel lugar en general. El cuartel en sí.

-No. Creo. -se le notaba peculiarmente confundido desde que había entrado. -No sé, tal vez él quiera. Es… Muy… hogareño. La entrada. El lugar.

Vale, tiempo muerto. Cuando le habían dicho cuartel, con una batalla por medio y gente peleando, se había imaginado por momentos un auténtico bloque de artillería, un punto céntrico, una base militar donde se desarrollaba la inteligencia de toda misión. Soldados, gente que le informaría de lo que ocurría. Pero aquel lugar era muy distinto. Desde donde estaba podía ver a la perfección… ¿La cocina? ¿Eso era una cocina? Sí… Una… Demasiado casera. Cualquier bomba tiraría pared abajo aquel lugar. ¿Que coño de broma de mal gusto era ese sitio? ¿Estaban de guasa?

Y las palabras de Kaila de repente cobraron más sentido siquiera.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

04 Apr 2016, 10:31 #12

Una vez Mitsuko les invitó a pasar dio dos zancadas para entrar y quedarse estupefacto mirando todo, era una verdadera ironía el llamar a esto cuartel, claro que podía serlo, pero parecía más una mansión que otra cosa. Mientras Mitsuko se dirigía a los asientos y Fénix hacia... lo que estuviera haciendo, Xiron fue a colgar el abrigo en el perchero de la entrada, pues tenía la necesidad de quitárselo de encima. Se dirigió a los asientos mientras miraba el jardín por la cristalera, se lo tenían bien montado. El jardín tenía su camino empedrado y estaba bien cuidado, las baldosas de la entrada no eran del todo de su agrado pero quien fuese el que diseñase este sitio, invirtió bastante tiempo y dinero. De ahí llegó el hilo de pensamientos, los Liberian debían tener dinero, él había visto ONGs cuyas sedes eran pisos pequeños o salas grandes, nunca llegar hasta este punto, parecía que había escogido bien. Se quedó mirando a Mitsuko después de la pregunta sin pensar nada.

-Estoy bien, no te preocupes. De mi no hay mucho que contar, solo era un soldado. Sonó un cierto tono nostálgico, pero recobró fuerzas con una sonrisa mientras apoyaba el sable-pistola contra la pared y se sentaba en un sillón. Recapacitó la expresión de Fénix, “hogareño”, no se alejaba mucho de lo que aparentaba.

-Yo si tengo un par preguntas, la primera es algo obvia pero exactamente lo que nos dijo Edward no fue una gran explicación. ¿Exactamente que hacen los Liberians? ¿Y que es eso del simulacro? Dio mayor énfasis a la pregunta del simulacro, pues es la que parecía más urgente, había leído sobre ella en un periódico y parecía importante, a él especialmente le preocupó, conocía casos en los que un simulacro no era más que una tapadera para ocultar un peligro inminente, si es que aún no se había desarrollado. Las respuestas, fuesen lo que fuesen no apartarían su mente de querer ser un Liberian, pero necesitaba más detalles aún, no le gustaba trabajar sin ningún detalle.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 25 Jun 2006, 22:35

05 Apr 2016, 09:43 #13

Si bien notó las miradas que el interior del edificio recibió por parte de ambos, Mitsuko fingiría no hacerlo. No dejaba de ser habitual el desconcierto, la sorpresa incluso, en aquellos que pisaban el lugar por primera vez. La gente se esperaba algo parecido al actual cuartel de la Milicia. En su lugar, ante ellos tenían un hogar. La adolescente sabía que era la palabra adecuada y agradecía cada día que Aria les hubiese regalado con aquel lugar. A su entender, la imagen hablaba más que mil palabras, dejando claro que eran un grupo peculiar. Más que eso. Una familia.

Cuando Fenix volviese a hablar, encontrándose sus miradas, la peliblanca se sentiría aliviada de ver que su atención se había desviado por completo hacia el edificio. El término hogareño provocaría que su sonrisa se ampliase, asintiendo, dejando claro que aquello no era ninguna broma. No era ningún desliz, sino el efecto buscado. Cuanto antes lo aceptasen, antes podrían comprender en que tipo de organización estaban metiéndose. Pero, por lo pronto, cuando ambos negaron su deseo de tomar nada, la muchacha tomaría asiento en el sillón junto al que se había parado.

Sería desde allí que miraría a Xiron, asintiendo de nuevo mientras se planteaba como responder su pregunta. Sentada con la espalda recta y las manos enlazadas sobre su regazo, la menuda adolescente distaba mucho de parecer un guerrero. Era, como el lugar que la rodeaba, una incógnita. Con la misma sonrisa tranquila y educada que la había acompañado casi desde que había abierto la puerta, cogería aliento para hablar. Aun sin tener claro como enfrentar el tema del simulacro. Paso a paso, pensaría.

-Los Liberian somos una organización dedicada a la protección de cualquier mundo que solicite nuestra ayuda. Pero esto no es ningún ejército. - comentó, mirando a uno y otro, porque era importante marcar las diferencias respecto a la Milicia. -Aquí no recibiréis ningún sueldo, ni ninguna recompensa más allá de vuestra manutención. Tampoco existe una jerarquía, más allá del liderazgo de Lucy y del respeto por los miembros más antiguos. - su mirada volvió a pasar de uno a otro antes de continuar. -Si os quedáis, deberéis estar preparados para ir allá donde nos necesiten sin saber si volveréis. Si tenemos algo en común con los soldados... Es que estamos en guerra. En una constante e implacable, contra la Oscuridad. - dicho aquello, guardó silencio unos segundos.

No había olvidado la otra pregunta. Pero no sabía hasta que punto confiarles la verdad tras el simulacro. Por lo que habían dicho hasta ahora, ni sabían donde se estaban metiendo, por lo que existía la posibilidad de que diesen marcha atrás. Por otro lado, a diferencia de Ed o Lucy, ella no se sentía con la potestad de decidir quien debía estar alertado del peligro que se avecinaba. Una vez el pensamiento se dibujase en su mente, la decisión estaría tomada, y no tendría problemas para hablar de nuevo.

-Es por esa guerra que el alcalde ha decidido establecer unas medidas de protección y preparar un simulacro. Esta ciudad ya ha sido atacada en el pasado y puede volver a serlo en cualquier momento. Cuanto más preparados estemos, mejor. - sentenció, con seguridad. Pues, por suerte, no había ninguna mentira en sus palabras.
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

05 Apr 2016, 11:57 #14

Lo que se olía desde el principio. Una panda de Hippies.

De no ser por Edward, Fénix habría llegado a la conclusión que eran una panda de aficionados que se dedicaban a la guerra como si fuera un maldito juego de niños que se lanzan las piedras los unos a los otros. Nada más lejos de la verdad: El muchacho andaba muy preparado, así que podía deducir que el resto estarían al mismo nivel o parecido. Potencial tenían ¿A qué venía las pintas de ese lugar?

Con una jerarquía tan simple, ¿Cómo se aguantaba aquel grupo de pie? Ah, esperaba, empezaba a dislumbrar la palabra… Oh, dios, ¿En serio? ¿Por el poder de la amistad? El zorro sintió un escalofrío en la espalda sólo de pensarlo, el recuerdo de eventos de antaño de su huésped volviendo a la mente. Los Liberian eran un grupo de ‘amigos’ que se enfrentaban contra lo desconocido, simplemente por voluntad propia. Lo último era lo más parecido a él que podía encontrar. Claro que la diferencia era notable: Él lo hacía porque estaba programado para ayudar.

Pero si tenía que meterse en ese grupo haciendo amiguetes, estaba bien apañado. Miró a Xiron de reojo, serio, frio. Lo último que buscaba era entretenerse con ese tipo de relaciones. Era meterse en camisas de once varas y construir una débil organización que a la que fallara uno, todos se irían abajo como un castillo de naipes. Ya lo había experimentado antes, y no quería pasar por el mismo aro dos veces. Sufrir una puñalada por la espalda y que te llegue hasta lo más profundo del alma era un proceso del que sólo pasaría una vez en su vida.

Sin embargo, y a pesar de todos los problemas que preveía de quedarse allí… Que remedio, de perdidos al río. Era eso o montar una tienda, pero sabía que no podría centrarse en algo así. La acción era lo que le molaba más y las ansias de batalla le podían.

-Vamos, que sois un grupo de voluntarios de guerra que pelea contra la Oscuridad con ayuda de una cosa llamada “Llaves-Espada” que nos mencionó Edward y que esa tal Lucy también tiene. –resumió el zorro, arqueando una ceja. -Guau. Decidme que no lo hacéis con el poder de la amistad y la fe en uno mismo, porque yo sólo disparo a los enemigos con haz de luz y curo a la gente, no lanzo arcoíris y confeti con mi arco.

¿Arco? ¿Qué arco? Porque no parecía que llevara ninguno encima.

-Da lo mismo. Estáis en guerra y eso nos concierne a los tres, así que a mí me la sopla las recompensas: Sólo quiero poder participar para echaros un cable. Vamos a lo que importa: ¿Alguna prueba que pasar para entrar a formar parte de vuestro grupo? –comentó. -Supongo que alguna en la que el pobre Xiron no salga más apaleado que un bistec adobado. Que las artes de momento no me dan para más que curarle hasta cierto punto.

Bastante rabia le había dado descubrir que disponía de decenas de artes de las cuales la gran mayoría estaban bloqueadas por seguridad. Las podría ir usando poco a poco a medida que fuera conociendo el terreno de combate, pero hasta entonces el sistema operativo había tomado la precaución de no permitir su uso hasta que pudiese graduar su efecto en base a las condiciones de aquel universo. Le limitaba en cierta forma, pero también entendía que si ejecutaba algún movimiento sin conocer los efectos colaterales, podría matar a alguien por error.

O peor, autoinmolarse y provocar una fiesta de tornillos por doquier. ¡Metal pesado por todas direcciones a decenas de kilómetros por hora!

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

05 Apr 2016, 19:00 #15

Las palabras de Mitsuko solo corroboraron la realidad que contó Edward, ayudar a los necesitados, aunque fuese en otro mundo. ¿No saber si volverás? Vamos, eso eran los gajes del oficio de un soldado, era algo a lo que estaría dispuesto. Aunque su contradicción de jerarquía no le acababa de cuadrar, ¿si no existe jerarquía por qué tener un líder? Eran palabras contradictorias en la mente de Xiron. Aunque si seguían en pie, es que funcionaba el método que estaban usando.

Parecía que el simulacro estaba bien pensado, ese alcalde pensaba para su gente, o eso le parecía. Aunque hubiese estado bien que Edward les hubiera avisado de algo así y no tener que haberse enterado mediante un periódico. Dijo que Bastión Hueco fue atacado en el pasado, eso alertó a Xiron, si pudiese volver a ser atacado pronto, podría ser que el simulacro en verdad fuera una tapadera, el ex-soldado ataba las ideas sueltas que iba teniendo, solo eran teorías pero en su cabeza todo parecía cobrar sentido. Tampoco diría nada sobre ellas, simplemente sujetó su mentón mientras firmaba haciendo entender que había escuchado todo con atención.

Lo peor llegó cuando Fénix abrió el morro. Aunque al principio iba bien dirigido, haciendo un resumen de las palabras de Mitsuko, que razón no le faltaba, eran prácticamente voluntarios peleando por la seguridad y con esa “llave-espada” tan famosa por el lugar, ¿si era tan útil por que era tan única? Tan especial, tan valorada, tan secreta por parte de Edward Teach, algo más había detrás de esos jóvenes, de la “oscuridad” y de los Liberian. Y ahora llegaba el problema, justo cuando Xiron vio que arqueaba una ceja. A medida que las palabras salían, la cara de Xiron torneaba una expresión cada vez más perpleja, hasta que decidió taparse la cara con las manos, aguantando las ganas de meter el brazo por la boca de Fénix y arrancarle el módulo de voz o lo que fuese que le permitiese hablar. A decir verdad temía por la reacción de Mitsuko, ¿al final venir aquí para nada o quedarse solo ahí dentro? Retiró las manos para mirar primero mirar a reojo con cierto toque de ira a Fénix, cuando volvió a la joven forzó una sonrisa con un leve tono de vergüenza e incredulidad, la verdad es que no esperaba que Fénix pudiese meter tanto la pata, o que al menos lo intentase.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 25 Jun 2006, 22:35

11 Apr 2016, 15:48 #16

Si le hubiesen preguntado a Mitsuko que reacción esperaba de ellos jamás habría apostado por la que verían sus ojos. Si que se refiriese a la líder de los Liberian como "esa tal Lucy" ya haría aparecer una pequeña arruga en la frente de la adolescente, lo siguiente pondría a prueba su compostura, limitándose a mirar al zorro con los ojos muy abiertos. Muda de asombro en primer lugar y, después, de un sentimiento que pocos despertaban en ella: ofensa. Sería entonces cuando a la primera arruga le seguirían varias, llegando a entrecerrarse los ojos de la muchacha de una forma totalmente antinatural en ella.

La persona frente a ella no solo estaba burlándose abiertamente de dos pilares fundamentales de aquella organización, que eran la amistad y la fe, sino que lo estaba haciendo en su entrevista de ingreso con una honestidad que rallaba la mala educación. No, no iba a excusarle o minimizarlo. Su contestación había sido de mal gusto en el peor de los casos y una falta de respeto terrible. Una que Mitsuko podría haber pasado para con su persona, pero hacía los Liberian... Un grave error que, dijese lo que dijese Fenix, no daría igual. Al menos a ella.

-No se si lo he entendido bien... ¿Te parece gracioso que seamos amigos? ¿Crees que por ello estamos menos preparados para la tarea que hemos decidido llevar a cabo? Porque si es así... No se si habéis llamado a la puerta adecuada. - la sonrisa amable se había desvanecido, siendo sustituida por un gesto serio. Su voz aun así seguía siendo amable y suave, aun a pesar de que Fenix la había ofendido, y no poco. -Me parece admirable que queráis luchar en esta guerra, que queráis ayudar. Pero no tenéis que hacerlo como uno de los nuestros si no creéis en nuestra forma de ver las cosas. La Milicia necesita cada guerrero disponible para defender este lugar. - añadió en el último momento, comenzando a levantarse.

Internamente estaba tan perpleja como ofendida. ¿Como podía Edward haber aceptado a alguien que se reía de lo que Jack había defendido durante años? Alguien que se creía que por ser amigos, con confiar el uno en el otro, eran motivo de mofa. Arco iris había dicho. Confeti... Ni Dash, que tampoco compartía su forma de ver el mundo, y que tenía más confianza con ella, había llegado nunca tan lejos en sus declaraciones. Y Fénix estaba allí para unirse a ellos, ni más ni menos.

Con un suspiro, su mirada se posaría sobre Xiron. Este parecía comprender la gravedad de las palabras de su acompañante y, aun así, no había dicho nada para excusarlas o explicarlas. Quizás todo aquello fuese un malentendido. Quizás realmente no quisiesen ser Liberian y solo hubieran llegado hasta allí porque se habían cruzado con Ed en lugar de con cualquier miliciano. Pero una cosa esta clara para la adolescente, no podían ser uno de ellos sin respetar su forma de hacer las cosas. Ni siquiera tenían que compartirla. Pero reírse de ella era ir demasiado lejos, pensó mientras su mirada regresaba al zorro, a la espera de una respuesta.
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

11 Apr 2016, 17:53 #17

Hay ocasiones en la vida en las que no debes abrir más de la cuenta la boca. No decir lo que se te ocurre por la cabeza, o decirlo pero con unas palabras un poco más suaves. En definitiva: pensar antes de actuar. Y por primera vez en el poco tiempo que permanecía ahí, Fénix había recibido el pago por sus actos. Lo cierto es que Mitsuko tenía toda la razón en su comportamiento y pensar, a pesar que Fénix jamás lo sabría. El zorro sólo estaría al tanto de tres detalles: Las palabras de la joven, directas y frías; sus gestos y el toque de advertencia de Xiron, que posiblemente no llegó a tiempo que el zorro rectificara. Daba igual, eran los ingredientes perfectos para ser consciente que había metido la gamba.

Pero como siempre el zorro no se alarmó tanto por ese detalle como por las palabras que usaba la adolescente: “queráis” “Tenéis” “habéis” metiendo a los dos en un mismo paquete. Un grave error que no podía tolerar ni de lejos y que debía subsanar antes de que todo se fuera al traste. El principio que en su momento alteró su forma de pensar cuando descubrió a Xiron helado volvió a hacer acto de presencia y actuó en consecuencia:

-Eh, eh, eh, un segundo.

El zorro se giró de golpe después de que Mitsuko se encarara a Xiron y por un momento, ambas miradas se cruzaron. El zorro parecía en cierta forma alarmado, por las orejas alzadas y el flequillo totalmente desmoronado, además de haber sacado las manos de los bolsillos y puestas delante suyo, en una clara señal de querer dejar las cosas claras.

-Para el carro. –exclamó. - Si soy yo la persona non-grata saldré por la puerta y jamás volverás a saber de mí, pero Xiron no tiene absolutamente nada que ver conmigo. Somos de dos mundos muy distintos que coincidimos ca… –no, no, rectifica, Fénix. Tienes que arreglarlo. ¿Cómo? ¿CÓMO? -Mira, ¡Da lo mismo! Xiron es uno, yo soy otro, ¿Vale? Pero si según tú esa es vuestra de ver las cosas, ¡Él las comparte! ¡No tan sólo tuvo la paciencia de soportarme si no también cuidó de mi ayer mientras nevaba! ¡A mí, a un total desconocido, a un zorro que habla! Es la clase de persona que buscáis. Yo… Yo no hice nada por él, excepto… Decir cosas que claramente le ofendieron y posiblemente jamás entenderé porqué.

Ahora empezaba a darse cuenta.

No tendría cabida ahí, pero tampoco la tendría en ningún lugar. Las relaciones sociales de los orgánicos se basaban en mutuos acuerdo a ciegas, intentos de ver si el acercamiento fluctuaba o no, riesgos que se corrían a cuenta de uno propio. Los resultados eran a largo plazo muchas veces, pero cerrar la puerta en banda no era la forma de funcionar de ellos. Y él estaba poniendo en peligro que Xiron quisiera entrar aquí.
Si tienes que decir algo de ese modo, cállate o dale un puño a la pared más cercana antes de entrar en el cuartel, no te toleraré que me dejes sin trabajo por una estupidez. Seremos compañeros pero aún no me dejas llamarte “amigo”.
Xiron había perdido un hogar, él no. Xiron se merecía un lugar donde dormir, comer, y relacionarse. Hacer amigos que le echaran un cable, conocer gente a la que tuviera que ayudar. Esa clase de cosas. Podía atender a cualquier con su capacidad de enrollarse como una persiana y de sonreírle a la vida, que por lo visto, era una condición para vivir en Bastión Hueco.

Él sólo necesitaba un enchufe eléctrico. Y eso no dejaba de ser una entrevista.

-Tienes razón. No creo en la amistad Mitsuko. Me han hecho mucho daño en mi vida, empezando por sitios como este cuartel, así que al menos puedo decir que tengo buenos motivos para ello. -se justificó. Al menos que quedara patente porque era capaz de ayudar, pero no era capaz de fraternizar con nadie. -Pero admitiré que le di a Xiron la oportunidad de demostrarme que podía fiarme de él a largo plazo. Sin embargo, lo que estáis buscando es gente que se fie ciegamente de vosotros a pesar de ni conoceros, y ese no es el tipo de persona que soy… Pero él sí. –resumió. -Así que me iré tal y como me estás pidiendo. Pero… A él… –le señaló. -Me quedaré más tranquilo si me dices que le darás una oportunidad cuando yo salga por la puerta. Él ni de lejos tiene mi forma de pensar.

Él jamás se salvaría el culo, pero, ¿Los demás? Si eso implicaba su integridad física y mental, estaba obligado a hacer algo. Aunque eso significara que, sin nadie a su alrededor, no podría combatir contra nadie.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Dec 2015, 08:10

16 Apr 2016, 12:00 #18

La reacción de Mitsuko fue la esperada, posiblemente la peor de todas o al menos se acercaría peligrosamente a ella. Esa expresión en su semblante lo decía todo antes de que articulase palabra alguna. No, espera, hablaba en plural, entonces era cierto, Fénix le había arrastrado al abismo con él. Xiron quería luchar, luchar junto a los Liberian como uno más. Los músculos de Xiron se tensaron con la rabia que comenzó a crecer en su interior, ¿entonces la pelea de la noche anterior fue en vano? ¿Solo para pasar el rato? Al final, la mirada de Mitsuko se posó en él, cuyo rostro comprendía todas sus palabras.

Y Fénix volvió a hablar, ¿le estaba intentando ayudar? Dijo la verdad, no le faltaba razón, intentaba salvarle de quedarse fuera, pero los dos había llegado ahí juntos, peleando juntos, incluso apoyándose el uno en el otro, aunque no mucho ya que Fénix no daba su brazo a torcer. Incluso él lo admitió, le dio la oportunidad aunque fuese a largo plazo.

-Así que me iré tal y como me estás pidiendo. Pero… A él… Me quedaré más tranquilo si me dices que le darás una oportunidad cuando yo salga por la puerta. Él ni de lejos tiene mi forma de pensar.

Esas palabras dieron el pensamiento justo para intentar salvar a los dos, era sencillo, solo tenía que hablar con ella, tenía una oportunidad y debía aprovecharla. Se giró hacía ella y tras un duro esfuerzo habló, tratando de frenar esa discusión que se estaba iniciando.

-Mitsuko, ¿podríamos hablar en privado un segundo? Su voz sonó tranquila, a pesar del esfuerzo de parar las palabras de los dos. En el caso en el que aceptara, apartaría a Mitsuko lo suficiente lejos para que Fénix no les escuchase, sabía como reaccionaría con las palabras que iba a decirle a la joven. En el caso en el que declinase la oferta, solo le quedaban dos opciones, decirlo ahí mismo y que Fénix tuviese la opción de abalanzarse sobre él para intentar matarle o despedirse y salir por la puerta con la cabeza alta.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 25 Jun 2006, 22:35

22 Apr 2016, 17:45 #19

Al primer nuevo sonido emitido por Fenix, Mitsuko se tensaría sin poder evitarlo. Sus palabras, muy alejadas de las formalidades a las que estaba acostumbrada, no hicieron nada por relajarla o aplacarla, ganándose un nuevo suspiro. No sería hasta que fuese plenamente consciente de lo que el zorro estaba haciendo para proteger a su compañero que sus hombros se relajarían. Había pensado que su intención era entrar juntos en la organización. Si eran individuos independientes... Eso lo cambiaba todo, tanto como para que la peliblanca le dedicase una mirada de disculpa a Xiron.

Aunque las siguientes palabras del zorro recuperarían su atención, observándole con una empatía que este no llegaría a comprender. Ella tampoco había creído en la amistad al llegar a Bastion Hueco, pues no la había conocido en su mundo. Al igual que él, había sufrido mucho en el pasado, pero esa era otra historia. Abrió la boca para contestarle, cuando el moreno intentó llamar su atención. Ante su sugerencia se limitaría a asentir, aunque no sin hacerle una señal de que esperase un segundo, para poder contestar a Fenix en primer lugar. Su honestidad así lo exigía.

-Yo tampoco creía en la amistad hasta que los Liberian me la mostraron. Había sufrido mucho cuando llegué a este mundo pero ellos me acogieron sin preguntas. Cuidaron de mi aun cuando era demasiado joven para ser una de ellos... - suspiró, porque seguramente nada de aquello le interesase. -El problema no es que no creas aun en la amistad, porque creo que podrías llegar a hacerlo, sino que te burles de ella. Uno no tiene que compartir o creer en algo para respetarlo, Fenix. - le dijo con paciencia y volviendo a sonreírle. -Piénsalo mientras hablo con tu compañero... Y, Fenix, que crea que puedes ser más feliz en otro lugar no te convierte en persona non grata. - añadió, antes de hacerle una señal al moreno de que la siguiese hacia la biblioteca.

-Perdóname - fue lo primero que dijo la muchacha una vez estuvieron solos. -Al venir juntos pensé que eráis amigos, que queríais formar parte de la misma organización. Pero si dice la verdad, no hay razón para que tu no seas uno de los nuestros. - respondió, sonriéndole.

Ella no veía como Fénix podría ser uno de ellos ahora, no cuando era evidente que no sabía comportarse. Ellos eran un símbolo para los ciudadanos, no podían ir diciendo ni haciendo lo que quisiesen. Ni mucho menos si eso implicaba burlarse de los pilares de aquella organización. Pero escucharía todo lo que Xiron tuviese que decir, pues era lo justo.
Like

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10 Dec 2015, 10:23

22 Apr 2016, 19:28 #20

Aquella vez, Fénix no respondió a las palabras de Mitsuko. El animal sólo la siguió con la mirada mientras observaba como se llevaba a Xiron a otra parte, lejos de lo que su sistema auditivo podía captar. De haber tenido la opción habilitada en su sistema habría podido amplificar el espectro para saber que decían y cubrirse las espaldas ante cualquier posible tormenta (Ya había perdido una discusión contra Kaila y había quedado como un idiota. No quería repetir la jugada). Pero en vez de eso tenía que limitarse a lo que el oído huma daba de sí.

Al menos una parte de él estaba relativamente calmada. Estaba la mar de seguro que Xiron tendría un lugar allí a pesar de la situación dada y podía irse con total tranquilidad. No había querido preocuparse por nadie de aquella forma pero dada su programación no le quedaba otra. Sin embargo, saber que el soldado no era de aquel mundo y que asociarlo con otros le aportaría una relación favorable le bajaba las alarmas. El hombre se sentía como pez en el agua en un lugar donde todos parecían la mar de confiados los unos a los otros. Edward, sin ir más lejos, a pesar de todo les había dado la oportunidad de estar allí… el mismo día, en tan sólo quince minutos de charla. Estaban en guerra, claro, y toda mano era bienvenida. Teniendo en cuenta que Xiron era de su misma canalla y encajaría como una pieza más de aquel puzle, todo iba sobre ruedas.

El problema era, ¿Qué hacer ahora? ¿Qué quería esa chica de él? Primero le había dejado bien claro (¡O al menos le había dado la impresión a él) de que ahí no pintaba nada. Y ya tenía el billete de regreso a la puerta listo en la mano como quien decía.
Me parece admirable que queráis luchar en esta guerra, que queráis ayudar. Pero no tenéis que hacerlo como uno de los nuestros si no creéis en nuestra forma de ver las cosas. La Milicia necesita cada guerrero disponible para defender este lugar.
A él le quedaba más claro agua.
Fénix, que crea que puedes ser más feliz en otro lugar no te convierte en persona non grata.
No. Al carajo. A tomar viento el invento.

¿Qué cuernos costaba darle una orden sencilla? ¿Se quedaba o no se quedaba? ¿En qué quedaban? El zorro estaba casi al borde de un ataque de nervios. Él sólo quería coger su arma, lanzarse a la guerra, seguir unas órdenes, cubrir a la gente que tuviera que acompañar (Porque al fin y al cabo, era eso: Soporte a otros) y apoyar a aquellos que precisaban de la existencia de ese mundo. Ya está, no había más. Pensándolo fríamente, el zorro era una pieza que podía encajar en cualquier sitio. No era exigente, sólo pedía un mensaje claro a cambio y en vez de eso le tocaba leer entre líneas a Mitsuko. Y como odiaba tener que hacer eso: era jugar a una lotería de la que saldría perdiendo.

Para cuando se dio cuenta ya estaba decidido: ¿Decía que en la Milicia tendría sitio? Pues perfecto, ¡Pues se iría allí! A la mierda la amistad, ¡A tomar por saco todo lo de la confianza y el resto del mundo! Le importaban un pito las recompensas, si era más útil en otro lado ¡Pues mejor que mejor! ¡Ellos se lo perdían! Por la cabeza se le pasó la idea de dejarlos plantados, fruto de la frustración, el cabreo y el pensar que estaban perdiendo el tiempo los tres por algo tan sencillo como estar o no estar. Pero entonces se acordó del humano al cual acababa de ponerle entre la espada y la pared por sus palabras y acciones minutos antes. Eso estaba arreglado pero si otra de sus decisiones paralelas era traducido de forma colateral con una patada a Xiron por la falta de paciencia de la huma ahí acabarían hastiados los tres. Xiron, Mitsuko y él. Se llevó una mano a la frente, con un suspiro: Tocaría esperar a que acabaran de hablar para comunicarles los dos la decisión tomada.

¿Y qué podía hacer de mientras? El zorro miró a todos lados. Guau, no había cuadros ni fotografías de ningún tipo… Sólo pared y más pared. En otras ocasiones le habría importado un bledo pero ahora que necesitaba un método de entretenimiento le habría ido genial que hubiera una de esas imágenes como las del castillo que no aportaban absolutamente nada al intelecto. Así que su mirada acabó en el sofá: Podía ponerse a contar las juntas de las telas del mismo que le daban firmeza y segu-135 juntas en total sólo en los almohadones. Mierda, mente electrónica. Lo había olvidado.

Un segundo… ¿Esa era el arma de Xiron?

Con las orejas alzadas de motivación y la cola meneándose de lado a lado, el animal se acercó sin decoro al sable-pistola del huma. Medía entre un metro cincuenta y un metro sesenta de largo, entre azul y marrón, con unas formas serpenteantes en la parte inferior ornamentales. Con todo el descaro del mundo el zorro la cogió, pero lo hizo con bastante cuidado y profesionalidad para evitar cualquier tipo de rotura o daño y se sentó en el sofá con el arma en la falda, analizándola minuciosamente. Era lo que tenía que se le diera bien reparar máquinas... Al menos, en Athalasia.

Las piezas estaban hechas con materiales desconocidos para él, al menos en su mayor parte, y al final de la misma le colgaba un llavero… ¿Un recuerdo familiar? ¿Del mundo del que provenía Xiron? Era posible. Por lo pesada que era, el zorro se preguntó cómo era posible que un huma como aquel no se hiciera añicos manejando algo así. Luego recordó la batalla que habían tenido en conjunto y dedujo que lo más probable es que el soldado estuviera más cuadrado de lo que aparentaba. No sería él quién le planteara la idea de desnudarse. Era información que no necesitaba almacenar en su base de datos, a decir verdad. Que el espacio era limitado (Y eso que había cogido detalle de Karn el muy pillastre)
A pleno pulmón wrote:-Yo digo que sí. –soltó con firmeza. -Seguro que tiene un par de ases guardados bajo la manga, pero si le demostramos lo que podemos hacer tal vez tengamos una oportunidad de participar. Además…

Por primera vez desde que despertó, Fénix mostró una sonrisa. Pero una pícara, traviesa, de esas que un zorro muestra cuando de repente tiene el coto de caza servido en bandeja. Hasta movía la peluda cola de lado a lado, entusiasmado, aunque eso último significaba que alguien podía acabar comiéndose una silla, tropezarse o directamente recibir un montón de pelo en su cara.

-… Será divertido. ¡Oh! Ya lo creo que sí. ¡Venga, anímate! ¡Con esto te llevas otro gallifante!
Espera.
[+] spoiler
Xiron me dio permiso para coger el arma y una imagen con algunos detalles sueltos. Por si alguien duda de donde me he sacado eso...

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like