Moderator: Lucy

Noob in Black: Novatos de negro

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

8:35 PM - Mar 15, 2016 #1

FDI: Viene de aquí.

-¿Xiron?

El zorro picó varias veces a la puerta de la habitación, esperando respuesta al otro lado. Pero ya iban tres y el silencio fue lo único que obtuvo. Llevaba un buen rato temiéndose lo peor, y aquello sólo confirmaba sus peores presagios, así que probó algo que no esperaría que realmente funcionara: Girar el manillar. Y casualmente la puerta estaba abierta. Pero no había nadie dentro.
Fénix permaneció un momento en silencio, contemplando la estancia hasta que finalmente soltó una maldición que, cómo sus creadores quisieron, sonó en un audible pitido censurador. Le importaba un pito la gente. Entonces, ¿Por qué preocuparse por el soldado? Porqué de alguna forma u otra había quedado claro que ambos tenían que aparecer juntos y sin Xiron el asunto se complicaba. Pero si encima se había ido al Pub… Si encima… Apretó los puños y enseñó los dientes, gruñendo por lo bajo.

De repente, la alegría de haber conocido a alguien tan cuadrado como Karn desapareció de su mente y de inmediato regresó su mala ostia habitual. Dando media vuelta salió de la habitación, bajó las escaleras y se fue del hostal sin despedirse de la chica. Simplemente se detuvo en la calle para mirar a ambos lados y mirar de reconocer el camino que hicieron a la inversa, en una climatología y luminosidad totalmente distintas.

”Joder” –por suerte las impertinencias no estaban censuradas en su cabeza. ”Si no le encuentro Edward me preguntará que ha pasado, y si le digo que se ha ido me empezará a… ¡Arg, maldita sea!” aunque luego se le cruzó otra idea por la mente. ”Como encima lleve una mierda de piano se la voy a sacar a ostias. ¡No le va a reconocer ni su abuela!”

Para ser pequeño, el zorro sabía correr bien. Orejas hacia atrás, su enorme cola ondeando al aire y todo el cuerpo en movimiento, esquivando charcos de agua y gente que se interponía. No estaba para ostias, pero tampoco tenía ganas de ir empujando a desconocidos: Si le pillaba la Milicia o algo así estaba apañado. En cuanto llegó a la plaza, frenó en seco, mirando a su alrededor. Ahí estaba el centro, ahí la calle Liberian según las indicaciones de Kaila. Entonces… La calle del Pub no debía de andar muy lejos. Empezó a contarlas una detrás de otra hasta dar con la buena y nuevamente retomó el ritmo para ir hacia el Pub, pero se detuvo al momento cuando, de reojo, perfiló a alguien.

¿Ese tal vez era…?

-Xiron… –sí, era él. Esa forma de sonreír era inconfundible. Con cierto malestar, el zorro se acercó inmediatamente a él y se interpuso en su camino, enseñando los dientes. -¡Tu! –exclamó, con las manos en las caderas y golpeando el suelo nervioso con la pata izquierda. -Me parece mentira que a tu edad deba enseñarte que es un papel y un lápiz. No se, para que aprendas a dejar una nota al menos la próxima vez que decidas irte al pairo sin avisar al resto. Espero por tu bien que no estés borracho o enfermo. Tal vez incluso te ganes otro gallifante si me sacas combinación ganadora.

La apariencia del zorro era distinta. Del mono amarillo ahora llevaba una chaqueta negra abierta por en medio, de donde se podía entrever una camiseta azul, y unos pantalones oscuros a juego, todo decorado por líneas de rombos rodados, y aparentemente de una talla más grande de la que necesitaba el zorro. El cual por el olfato, podía adivinar que no había bebido mucho. Faltaría ver su comportamiento, pero como estuviera ebrio del día anterior andaban apañados. A ver como se lo explicaban a los Liberian.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

3:22 PM - Mar 16, 2016 #2

Tras salir del pub comenzó a andar dirección a la plaza , el fresco aún atacaba así que necesitaba algo más de ropa, pasó antes de nada por una tienda a comprar unos guantes, blancos, desentonaban con su forma de vestir pero eran elegantes, también se hizo con un paquete de tabaco, la carne es débil y lo necesitaría para calmarse después de todas las cosas que tendría que hacer a lo largo del día. A una velocidad relativamente lenta caminaba calle abajo mientras se fumaba el primero del día, tenía que hacer tiempo para que los Liberians estuviesen preparados. Los Liberians. La palabra “Liberian” le recordó algo, había dejado a Fénix en el hostal y se había ido sin decir nada, la que le iba a caer no iba a ser pequeña, para su estatura, el zorro tenía muy mala leche. Apresuró el paso hasta que lo divisó en la plaza. Sonrió como un idiota al verle, mejor sonreír que tener cara de pena.

Se llevó una mano a la nuca mientras pensaba. “Mierda, la que me va a caer...”, redujo la velocidad mientras el otro se acercaba rápidamente echándole el sermón mientras se acercaba. Evadió la mayor parte del discurso mientras le inspeccionaba, “esa ropa le queda grande, no habría de su talla”. Soltó el humo de la última calada que había dado y se agachó para ponerse a su altura, sonriendo.

-Tranquilo, tranquilo, ví que estabas bien acompañado y fui a dar una vuelta, aproveché para desayunar en el pub y conocí a un explorador que me propuso acompañarle, pero era para esta mañana y tenemos que ir al cuartel Liberian, así que lo rechacé. Y no, no estoy borracho ni enfermo. ¿Algún día me dirás lo que es un gallifante? Acompaño sus palabras con su característica sonrisa y agitaba la mano para que olvidase el tema. Después agarró la manga de la chaqueta de Fénix. -Te queda un poco grande, ¿no había de tu talla? Bromeó tan feliz que olvidó todo lo que pasaba a su alrededor.

Una vez le soltó se irguió y buscó la calle de los Liberian, que estaba al lado y comenzó a caminar hacia ella, a un paso al que Fénix no tuviese que esforzarse en alcanzar.

-Vamos, no estaría bien hacerles esperar. Siguió fumando mientras caminaba mientras recordaba la escena que vio mientras salía del hostal. -Siento haberte preocupado, con los que estabas eran buena gente, ¿alguno Liberian por casualidad? No tardarían mucho en llegar al cuartel, solo se encontraba un par de edificios adentrado en la calle.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

4:08 PM - Mar 16, 2016 #3

Claro que sí. Hazle guasa al zorro cascarrabias con mala ostia en vena. Parecía que el mundo estaba dispuesto a tomarle en broma, así que se limitó a seguir enseñando los dientes mientras le cogían de la manga que le colgaba. Realmente no era la mejor ropa, sí, pero ahora mismo tampoco tenía con qué cambiarla de nuevo. Que la pela era la pela, así de claro.

Una cosa podía tachar por las palabras del orgánico: Había dormido en su habitación. Y eso descartaba que se hubiera ido de parranda con el temporal de la noche anterior. No obstante eso no evitó que moviera la enorme cola, efusivo, al encajar algunas piezas en su cabeza: Si ese hombre le había visto 'acompañado' eso quería decir que había sido justo cuando él bajó... ¿Y no le había dicho nada? ¿Qué costaba hacer una señal al menos? Posiblemente de haberle avisado se habría ahorrado un par de encontronazos como Doña Broncas y Don Arisco. Pero entonces tal vez no habría sabido nunca de Karn. Decisiones, decisiones...

Al cuerno. Que lo que había hecho Xiron no estaba bien

-¡Mrf -resopló, colocándose bien la chaqueta como pudo al tirar de la cremallera hacia adelante. Tras eso empezó a avanzar al lado del humano con una diferencia de altura considerable. Eso no quitaba que el mal humor del zorro fuera menor. Al contrario, era in crescendo.-No, no había ninguno. Sólo una mujer borde que se ha enfadado conmigo porque he considerado que su Lobo o lo que fuera era una amenaza para MI existencia, un hombre-gato perroflauta con aires de grandeza y prepotencia en lata y un huma que tiene de amigo un tío gigantesco hecho de metal con hombros del tamaño de melones. Esos últimos tenían los humos menos subidos… No como el jefe de la tienda de ropa.

Oh, sí, el de la ropa. Eso sí que había sido divertido. O más bien, no lo había sido para el gerente y para el animal, porque para el resto tal vez habían agradecido que alguien echara en cara el mal asunto de la moda actual en Bastión Hueco. Para las mujeres, sobre todo.

-Simplemente le dije “Oye, ¿Tienes alguna prenda de ropa que no sea del grosor de un papel de fumar y que no sea más feo que tu padre?” pero se puso hecho como un basilisco y me soltó esto en la cara. La gente se ofende con nada. –se alzó un brazo para ver como le colgaba la manga y suspiró. Menudo desastre. Se puso bien la pequeña mochila negra (Muy discreta ahora) donde guardaba las herramientas y añadió: - Espero que al menos hayas hecho los deberes Don Abrazos –porque “Don Tocón” sonaba como el culo. - ¿Has preguntado? ¿Cogido un periódico? ¿Leído un libro? –ojo a la siguiente pregunta: -¿Sabes leer? Porque yo no tengo tiempo para enseñarte ahora.

Fénix y su delicadeza. Una apariencia de zorro antropomórfico que condensaba más mala ostia que un Schnauzer en miniatura. Así, sin paños calientes.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

6:18 PM - Mar 16, 2016 #4

Parece que la mala leche venía de antes, menos mal que Xiron no era quien le había cabreado, eso lo agradecía pero que le den la bomba a punto de explotar no era bueno, sobretodo si se dirigían hacia donde se dirigían. ¿Hombre-gato había dicho? Eso es nuevo, el ex-soldado creía haberlo visto todo con Fénix pero parecía que había más. Parecía que Fénix no había tenido un buen despertar. Aunque lo de la tienda de ropa es algo que tenía que haberse controlado.

-Fénix, no puedes ir entrando a una tienda y soltar algo así, no quiero darte lecciones ni nada pero deberías autocontrolarte, es normal que alguien se ofenda cuando dices algo así. Su sonrisa seguía y su tono de voz era tranquilo pero algo severo. Paró en seco cuando le comenzó a preguntar, su cara se volvió sombría a pesar de seguir esgrimiendo su sonrisa habitual con los ojos cerrados, dio una larga calada al cigarro para rematarlo y lo lanzó a un charco con un gesto de desaprobación. Abrió el ojo derecho y miró al zorro que se encontraba a ese lado. El mote pasaba, lo de los deberes también, pero lo de llamarle analfabeto por toda la cara no era algo tan bueno.

-Conozco todos los lugares importantes de la ciudad, por eso salí sin decir nada. Reconozco que no te gustan las bromas pero estoy empezando a cansarme de tu actitud, eso de llamarme analfabeto a la cara no me gusta nada, no se que te habrán hecho esa mujer y el hombre-gato pero no es para que lo pagues ahora conmigo. Si tienes que decir algo de ese modo, cállate o dale un puño a la pared más cercana antes de entrar en el cuartel, no te toleraré que me dejes sin trabajo por una estupidez. Seremos compañeros pero aún no me dejas llamarte “amigo”. Explotó, quería mantener silencio para no ganar más gritos de Fénix pero debía decir algo antes de que la liase en el cuartel que se encontraba a un edificio de distancia. Aún no reanudó el paso para que el zorro dijese lo que tuviese que decir antes de llegar, para que no explotase allí mismo.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

7:11 PM - Mar 16, 2016 #5

Acababan de cruzar la línea, los dos. El zorro hacía tiempo, de hecho, con la primera advertencia que le dio la noche anterior. Cierto era, podría haberse largado con viento fresco, haber prescindido de él; pero dos cosas le retenían a su lado: La primera era causar una buena impresión. Si los Liberian eran tan ‘amiguetes’ aparecer sólo y decir que había dejado en la estacada a Xiron era una patada en dirección a la puerta. Esa era bien sabida, ya se había mencionado antes.

La segunda, también mencionada, era las leyes de la robótica. Podía ponerlas en juicio, pero hasta cierto punto. Y la primera le obligaba a colocarlo en situaciones de las que no quería saber nada, a relacionarse y a establecer un círculo de contactos. Ya le convenía, pero entraba en conflicto con los recuerdos de su huésped y ahí era un problema de los gordos.

Así fue como el zorro se llevó las manos a los bolsillos de su chaqueta (Al fin y al cabo, los tenía un poco más a mano que los del pantalón) y se quedó un buen rato mirando a su ‘socio’ compartiendo ese silencio. Lo curioso es que lo que iba a salir de su morro… Bueno, no era lo más habitual que se le iba a oír:

-Mira, ¿Quieres que seamos compañeros? Bien, en ese caso la próxima vez no desaparezcas. –a medida que hablaba las orejas se le movían, alzándose y bajándose, o incluso optando inclinaciones varias en todas direcciones. Hasta los bigotes parecían tener personalidad. Sacando la mano derecha del bolsillo, empezó a moverla a medida que iba diciendo lo suyo. - Ocho horas antes estabas calado hasta los huesos por la cabezonería de darme tu ropa y con la depresión de un caballo Frisón. Si vas a decirme algo calla y escucha primero. –relató, comparando indirectamente al huma con un caballo negro de porte elegante. -Me aseguré que tuvieras una habitación que, por cierto, invité yo a cambio de tu ayuda. Lo mínimo que podrías haber hecho, si realmente te consideras ‘compañero’ era haber dado una señal de vida o haber dejado una jodida nota, en vez de dejarme…

¿Iba a decirlo? Fénix se retuvo un momento. Esa palabra tenía muchas connotaciones. Si lo hacía, no había vuelta atrás. Sería un signo de debilidad muy grande e influiría en todo lo que ocurriera a continuación. Lo cierto es que era un detalle que hasta ahora ya se había notado por encima, pero nada lo dejaba tan evidente como una palabra bien escrita. Y ahí vino:

-… Preocupado porque te hubieras pasado a la bebida de nuevo.

Fue la primera vez que el zorro se sintió momentáneamente derrotado. Y frustrado, a decir verdad. Pero tenía la sensación que no iba a ser la última vez que vería a ese orgánico, que lo acabaría teniendo más cerca de lo que quería. Bien, en ese caso, tendría que conocer sus reglas. Y la primera, la más evidente: El zorro nunca mencionaba lo que sentía. En ese sentido, era críptico… Otra cosa era que sus acciones le delataran.

Decidió cambiar de tema. Necesitaba, al menos, recuperar un poco la dignidad que acababa de tirar por el suelo, así que recuperando energías como si nada hubiera ocurrido, volvió a enderezarse.

-Edward es portador de una llave-espada, y Lucy es la líder de los liberian, también portadora de otro tanto. Eso es todo en resumen de lo que he podido averiguar, amén de un árbol que parece ser repele lo que ellos llaman sincorazón. Pero no he podido saber exactamente de que se trata. –le resumió, haciéndole un gesto con la mano. -Mi pregunta venía para saber hasta que punto tenía que detallarte o no la información. Pero dado el punto en el que estamos, te la doy resumida y ya te apañarás en hacer las preguntas.

Fénix tenía toda la culpa, toda entera. Él se había buscado las castañas, él las sacaba del fuego. Pero eso no había impedido poner los puntos sobre las íes. Con una confianza rota según su huésped ya tenía suficiente. Si Xiron quería una, se la tendría que ganar, poco a poco, y no sería nada fácil que el zorro dejara de mirar todo el rato por sus espaldas.

-Ahora ya puedes entrar con la ventaja de tener esas cartas bajo tu manga y jugarlas en el momento oportuno para asegurarte un puesto y demostrar que te has informado por tu cuenta e interés. -no dejaba de ser estratégico. Y de pensar en Xiron. Increíble. -Pero te aseguro que un puñetazo en la pared sólo te romperá los nudillos, posiblemente te aplaste las uniones intertendinosas y, en resumen, estés una semana sin poder usar la espada al no ser que alguien te lo arregle como hice yo. Por lo que no vayas dando ese consejo a la gente, que no estamos para ir regalando el trabajo a los médicos. Bastante dinero gana un dentista privado.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

1:51 PM - Mar 17, 2016 #6

Suspiró con reticencia ante las palabras de Fénix, en si no le faltaba razón alguna, debería haber avisado, pero también merecía un poco de tiempo solo, aunque fue poco ya que se sentó con Reddo. Las siguientes palabras le hicieron sonrojar un poco, ¿dijo que estaba preocupado? ¿Fénix? Era difícil de creer pero parecía verdad. Sacó una pequeña sonrisa avergonzada mientras daba un par de pasos adelante.

-Ya dije que lo siento. Siento haberte preocupado. Lo dijo con un tono bajo, quería que no le escuchase pero con esas orejas como para no hacerlo. Avanzó a paso lento mientras el zorro le informaba, vaya, parecía que en esa mesa se enteró de muchas cosas podría haberse enterado igual si se hubiese sentado con el, pero lo de la mujer borde y el hombre-gato perroflauta y más que tenía le habría salido mal, ya que Xiron era todo lo contrario a esas descripciones. Le vino bien saber la parte de Ed y Lucy, ambos portadores, puede que por eso Ed se negó a mostrar el arma que solía usar.

-Creo que no deberíamos usar esa información como arma, deberíamos mostrarnos amigables, no agresivos. Y lo del puño a la pared solo era una forma de hablar, me refería a que te desahogues con algo que no fuese una persona. Comenzó a andar tras dejar las palabras en el aire. El cuartel ya se alzaba enfrente suya un edificio de aire austero, quien diría que era el cuartel de los Liberian, esperaba más ostentación, al menos algo que lo resaltase bien. -Hemos llegado, ¿preparado? Dijo la pregunta retórica algo nervioso, este era su momento, el de los dos. Ahora era todo o nada.

Avanzó sin mediar palabra hasta la puerta, golpeándola varias veces para llamar la atención de quien estuviese dentro, esperaba que no fuese demasiado temprano como para haber venido. También esperaba que la paliza que les dio Edward la noche anterior sirviese para algo y no solo para reventarles.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

11:49 AM - Mar 22, 2016 #7

El cuartel se encontraba en un silencio casi absoluto, una circunstancia que se había vuelto habitual desde el momento en el que los niños lo habían abandonado para irse a vivir bajo la protección de Hada Madrina. Esta mañana había un segundo motivo, el hecho de que los miembros estuviesen o bien emprendiendo sus tareas del simulacro en otro lugar, o leyendo en la biblioteca en busca de información que pudiese servir para prepararles ante lo que venía. Así que aun de querer, lo único que los nuevos reclutas podrían escuchar sería las suaves pisadas de alguien acercándose para contestar a su llamada.

Cuando la puerta se abriese, en el umbral aparecería una adolescente bastante menuda. Su estatura apenas si alcanzaría el metro cincuenta, haciendo que Fenix no tuviese que hacer demasiado esfuerzo para poder mirarla a la cara. Los ojos rojos de Mitsuko pasarían de uno a otro, dando por hecho que serían el par de personas que Ed había mencionado de pasada la noche anterior. Ahora que lo recordaba, ni siquiera había preguntado sobre ello, inmersa en otras preocupaciones más acuciantes.

-Buenos días - saludó con una voz cálida y comedida, esperando que ellos le confirmasen quienes eran, manteniendo una mano sobre la puerta y la otra colgando a su costado.

Como el frío no se había marchado del todo, Mitsuko llevaba puesta una chaqueta de lana gris que le llegaba hasta mitad del muslo, dejando ver solo un palmo del vestido blanco que llevaba debajo y cuya falda le llegaba por encima de las rodillas. Su juventud era obvia, y muchos la habrían subestimado por ello. Aunque quizás ellos ya habrían aprendido a no hacerlo, tras haber cruzado más que palabras con el otro adolescente que formaba parte de los Liberian. Pronto aprenderían que aquella apariencia inofensiva era tan habitual entre sus miembros como falsa.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

1:26 PM - Mar 22, 2016 #8

Salvar una situación a coste de pagar su independencia y mostrar debilidad ante otros. ¿Cómo de bajo había caído?

No era fácil para Fénix desahogarse. Básicamente porque él no le veía necesidad. Simplemente su problema residía, como bien había dejado Xiron claro, en cómo debía de tratar a la gente. Pasaría tiempo hasta que finalmente el zorro aprendiera a saber que decir y que no en cada momento. O tal vez simplemente aprendería a esquivar las ostias que le lloverían el día que pillara a alguien que no le hiciera ni puñetera gracia lo que salía de su morro.

Tal vez por eso ya no respondió a Xiron cuando preguntó por la preparación. A él tanto le daba. Aquello no era más que una puerta a un grupo de gente que trabajaba para mantener aquel lugar a salvo, así que no entendía realmente a que se refería el orgánico. Pero por esa vez prefirió directamente no hacer ninguna pregunta al respecto: Ya había picado y los pasos se acercaban. En cuanto se abrió la puerta la primera acción que hizo el zorro fue mantener la cabeza bien alta, ya por costumbre de tratar con gente que medía más que un armario. Pero le desconcertó totalmente que, por primera vez, menos de treinta centímetros de diferencia los separaban. Casi agradecía a quien fuera por los pequeños favores.

-Buenos días.

Si alguien se esperaba un comentario despectivo respecto al género de la chica, eso no iba a salir del morro del androide. Algo bueno que tenía era que sólo era una variable biológica más que rellenar en la base de datos.

-Esto... Creo que eres la tercera o cuarta persona que dice eso y sigo sin pillarlo. –argumentó Fénix, con los ojos entreabiertos y las orejas inclinadas hacia los lados, encogiéndose de hombros. - El sol está empezando a alzarse, aún no ha pasado ni medio día, ¿Y ya se consideran buenos días por adelantado? Voy a tener que alzar la vista para encontrar tu…

Pero hubo un detalle en el físico de la chica que llamó la atención y cortó de golpe la frase del zorro: El iris de sus ojos. Ese color rojizo lo asoció mentalmente a unas cuantas enfermedades que podían darse, pero entre ellas era la falta de melanina que, por extraño que pareciera, también podía darse en ese tipo de órganos. Lo confirmó del todo en cuanto cayó en el color de la piel de la chica y el de su pelo, así que inmediatamente todas las variables apuntaron a un solo resultado:

-... Albina. –alzó las orejas de golpe, atropellando el final de la palabra anterior y cambiando de tema como quien se pone unos guantes. ¿Cuántos albinos se conocían en su mundo? Era más raro que ver a un perro verde, o a un zorro que habla. -Tengo muy pocos casos documentados pero eres el primero en persona que conozco. ¡Si sumamos el mastodonte cachopan de antes tu eres la segunda sorpresa del día!

Aunque, iiissshhh… No era tan estupendo como el anterior. Cachis. No se podía tener todo en esta vida.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

4:18 PM - Mar 24, 2016 #9

Su llamada no tardó en ser recibida, para sorpresa de Xiron, que miraba al frente, no vio a nadie a primera vista, la vio cuando bajó la cabeza, ahí estaba a unos cuarenta centímetros por debajo de su umbral de visión se encontraba la pequeña niña albina. “¿Pero qué? ¿Ésto qué es, una guardería?”, Xiron no era del tipo de persona de pensamientos negativos o del tipo de Fénix pero no pudo evitar pensarlo. Tras el encuentro con Edward, sabia que no debía subestimar a los pequeños, así pues, sacó una sonrisa para responder al saludo de la pequeña, tras la respuesta de Fénix al cual miró tras el comentario de “alzar la vista” al creer que se refería a él.

-Buenos días, mi nombre es Xiron, él es Fénix, Edward Teach nos dijo que viniésemos esta mañana supongo que os habrá informado de ello. Su voz grave pero calmada siempre dio una sensación de seguridad y confianza en si mismo, algo que ahora mismo le sobraba.

Examinó minuciosamente a la pequeña que se había posicionado al lado de la puerta y la custodiaba de que entrasen, puede que las palabras anteriores bastasen para que les dejase pasar o algo, el frío permanecía aún cuando pegaba el sol, albina de pelo corto y ojos rojos, muy extraño para un humano promedio, el pelo pasa pero esos ojos eran extraños, a causa del fresco y llevaba una chaqueta de lana que parecía quedarle grande o estaba así diseñada, la moda en su mundo era algo cuanto menos, extravagante. Así que no juzgaría la manera de vestir de otros cuando el llevaba un abrigo largo raído por la parte inferior. Llevaba la misma ropa del día anterior, todo cuanto variaba eran los guantes, seguía con su camisa blanca y sus pantalones vaqueros de color azul oscuro.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

7:32 AM - Apr 02, 2016 #10

La mirada rojiza se posaría en Fenix en cuanto este comenzase a hablar. Con una mezcla de curiosidad y paciencia, le observaría mientras él mostraba su confusión ante la forma de saludar más popular de este y otros mundos. Entonces, cuando ya estaba abriendo la boca para explicárselo, el término que tanto dolor le había traído en el pasado apareció en los labios del pequeño zorro. Cerró la boca de nuevo, apretándola mientras todo su cuerpo parecía tensarse, llegando incluso sus ojos a entrecerrarse un poco.

Sintió un inesperado deseo de replicarle, de señalarle la rudeza de mencionar su peculiaridad en voz alta, pero su educación terminó por volver a tomar el control y Mitsuko se obligó a sonreír de nuevo. No sabiendo como responder a Fenix, su mirada pasaría al hombre directamente, quién por fin le daría las respuestas que había estado esperando. Los nombres de ambos y, sobretodo, la confirmación de que venían allí en nombre de Edward. Pensar en él haría que su sonrisa se volviese algo más cálida, mientras se apartaba para invitarles a pasar.

-Si, os estaba esperando. Pasad, por favor. - una vez ambos estuviesen dentro, cerraría la puerta tras ellos y comenzaría a caminar hacia los sofás que podían ver desde la puerta. -Yo soy Mitsuko. Tengo que admitir que Edward no me habló mucho de vosotros. Quizás podríais hacerlo vosotros, mientras me preguntáis cualquier duda que pueda quedaros. - sus pasos se detendrían junto a los sillones, pero no se sentaría sino que mirando a uno y a otro haría la pregunta que cualquiera que la conociese vería venir. -¿Puedo ofreceros algo de beber? - preguntó con una sonrisa amable.

Decir que no le había hablado mucho era casi un eufemismo, pensó la chica, puesto que solo le había dicho que dos personas se pasarían. Ni siquiera les había descrito ni de la forma más amplia, y eso que una de ellas era cuanto menos peculiar, aun cuando no sería ella quién lo señalase. Suponía que al menos les había dicho a que se dedicaban y que recibirían a cambio. De lo contrario... Bueno, esperaba que fuese una de esas preguntas que les había invitado a hacer. Aunque su mirada se posaría un segundo sobre Fenix, internamente preocupada porque le fuese a preguntar por su condición.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

5:54 PM - Apr 02, 2016 #11

Fénix podía ser muy expresivo (Con esas orejas y esa cola, ¡Como no!) pero también podía captar algunos cambios en los rasgos faciales de los orgánicos. El problema venía cuando no comprendía a que venían y con Mitsuko la confusión fue sonora. Arqueó una ceja, dubitativo si la chica sufría de desdoble de personalidad o parecido. Con dos empalagosos al volante como era el soldado tenía suficiente como para tener que lidiar con un desdoble de personalidad.

Pero el esfuerzo de intentar seguir esa linea de pensamiento (Que posiblemente habría llevado a preguntas aún más ofensivas acerca de las condiciones mentales de la mitad de la gente de esa ciudad, Don Sonrisas incluido) se esfumó en el momento en que puso un pie dentro. El animal, con las manos en los bolsillos, alzó instintivamente las orejas al observar el interior. Y si antes ya se había quedado estúpidamente extraño por los súbditos cambios de humor de la Liberian, el lugar le dejó descolocado.

Alzó un pie descalzo al mismo tiempo que miraba el suelo de baldosas de color claro. Con la mirada puesta en el suelo, el pequeño ser puso las patas de nuevo en el suelo a la vez que iba alzando la cabeza para observar la mesa. A la izquierda, la puerta de cristal dejaba ver el jardín, iluminado parcialmente por la luz del sol que ya cubría buena parte de Bastión Hueco. Se acercó curiosamente y puso una mano en el marco, con la mirada perdida en el exterior.

La oreja izquierda se empezó a inclinar levemente mientras giraba la cabeza para observar como la muchacha se acercaba a unos sillones que había ahí. Fénix no pilló que tal vez lo más educado habría sido tomar asiento, y en vez de eso, siguió andando alrededor de la mesa sin dejar de perder detalle en el entorno. Se acercó a uno de los asientos al final pero solamente lo rozó con los dedos, como si comprobara si aquello era real. Y durante todo aquel rato, el rostro de consternación de Fénix fue notable.

-¿Puedo ofreceros algo de beber?

-¿Eh?

Fénix alzó las orejas de golpe y se dio la vuelta al momento para encararse a Mitsuko, momento en que sus miradas se cruzaron. Por la mirada del zorro quedaba bien claro que no había prestado atención a lo mencionado por Mitsuko. En cambio, su problema era más bien la duda que le generaba aquel lugar en general. El cuartel en sí.

-No. Creo. -se le notaba peculiarmente confundido desde que había entrado. -No sé, tal vez él quiera. Es… Muy… hogareño. La entrada. El lugar.

Vale, tiempo muerto. Cuando le habían dicho cuartel, con una batalla por medio y gente peleando, se había imaginado por momentos un auténtico bloque de artillería, un punto céntrico, una base militar donde se desarrollaba la inteligencia de toda misión. Soldados, gente que le informaría de lo que ocurría. Pero aquel lugar era muy distinto. Desde donde estaba podía ver a la perfección… ¿La cocina? ¿Eso era una cocina? Sí… Una… Demasiado casera. Cualquier bomba tiraría pared abajo aquel lugar. ¿Que coño de broma de mal gusto era ese sitio? ¿Estaban de guasa?

Y las palabras de Kaila de repente cobraron más sentido siquiera.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

10:31 AM - Apr 04, 2016 #12

Una vez Mitsuko les invitó a pasar dio dos zancadas para entrar y quedarse estupefacto mirando todo, era una verdadera ironía el llamar a esto cuartel, claro que podía serlo, pero parecía más una mansión que otra cosa. Mientras Mitsuko se dirigía a los asientos y Fénix hacia... lo que estuviera haciendo, Xiron fue a colgar el abrigo en el perchero de la entrada, pues tenía la necesidad de quitárselo de encima. Se dirigió a los asientos mientras miraba el jardín por la cristalera, se lo tenían bien montado. El jardín tenía su camino empedrado y estaba bien cuidado, las baldosas de la entrada no eran del todo de su agrado pero quien fuese el que diseñase este sitio, invirtió bastante tiempo y dinero. De ahí llegó el hilo de pensamientos, los Liberian debían tener dinero, él había visto ONGs cuyas sedes eran pisos pequeños o salas grandes, nunca llegar hasta este punto, parecía que había escogido bien. Se quedó mirando a Mitsuko después de la pregunta sin pensar nada.

-Estoy bien, no te preocupes. De mi no hay mucho que contar, solo era un soldado. Sonó un cierto tono nostálgico, pero recobró fuerzas con una sonrisa mientras apoyaba el sable-pistola contra la pared y se sentaba en un sillón. Recapacitó la expresión de Fénix, “hogareño”, no se alejaba mucho de lo que aparentaba.

-Yo si tengo un par preguntas, la primera es algo obvia pero exactamente lo que nos dijo Edward no fue una gran explicación. ¿Exactamente que hacen los Liberians? ¿Y que es eso del simulacro? Dio mayor énfasis a la pregunta del simulacro, pues es la que parecía más urgente, había leído sobre ella en un periódico y parecía importante, a él especialmente le preocupó, conocía casos en los que un simulacro no era más que una tapadera para ocultar un peligro inminente, si es que aún no se había desarrollado. Las respuestas, fuesen lo que fuesen no apartarían su mente de querer ser un Liberian, pero necesitaba más detalles aún, no le gustaba trabajar sin ningún detalle.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

9:43 AM - Apr 05, 2016 #13

Si bien notó las miradas que el interior del edificio recibió por parte de ambos, Mitsuko fingiría no hacerlo. No dejaba de ser habitual el desconcierto, la sorpresa incluso, en aquellos que pisaban el lugar por primera vez. La gente se esperaba algo parecido al actual cuartel de la Milicia. En su lugar, ante ellos tenían un hogar. La adolescente sabía que era la palabra adecuada y agradecía cada día que Aria les hubiese regalado con aquel lugar. A su entender, la imagen hablaba más que mil palabras, dejando claro que eran un grupo peculiar. Más que eso. Una familia.

Cuando Fenix volviese a hablar, encontrándose sus miradas, la peliblanca se sentiría aliviada de ver que su atención se había desviado por completo hacia el edificio. El término hogareño provocaría que su sonrisa se ampliase, asintiendo, dejando claro que aquello no era ninguna broma. No era ningún desliz, sino el efecto buscado. Cuanto antes lo aceptasen, antes podrían comprender en que tipo de organización estaban metiéndose. Pero, por lo pronto, cuando ambos negaron su deseo de tomar nada, la muchacha tomaría asiento en el sillón junto al que se había parado.

Sería desde allí que miraría a Xiron, asintiendo de nuevo mientras se planteaba como responder su pregunta. Sentada con la espalda recta y las manos enlazadas sobre su regazo, la menuda adolescente distaba mucho de parecer un guerrero. Era, como el lugar que la rodeaba, una incógnita. Con la misma sonrisa tranquila y educada que la había acompañado casi desde que había abierto la puerta, cogería aliento para hablar. Aun sin tener claro como enfrentar el tema del simulacro. Paso a paso, pensaría.

-Los Liberian somos una organización dedicada a la protección de cualquier mundo que solicite nuestra ayuda. Pero esto no es ningún ejército. - comentó, mirando a uno y otro, porque era importante marcar las diferencias respecto a la Milicia. -Aquí no recibiréis ningún sueldo, ni ninguna recompensa más allá de vuestra manutención. Tampoco existe una jerarquía, más allá del liderazgo de Lucy y del respeto por los miembros más antiguos. - su mirada volvió a pasar de uno a otro antes de continuar. -Si os quedáis, deberéis estar preparados para ir allá donde nos necesiten sin saber si volveréis. Si tenemos algo en común con los soldados... Es que estamos en guerra. En una constante e implacable, contra la Oscuridad. - dicho aquello, guardó silencio unos segundos.

No había olvidado la otra pregunta. Pero no sabía hasta que punto confiarles la verdad tras el simulacro. Por lo que habían dicho hasta ahora, ni sabían donde se estaban metiendo, por lo que existía la posibilidad de que diesen marcha atrás. Por otro lado, a diferencia de Ed o Lucy, ella no se sentía con la potestad de decidir quien debía estar alertado del peligro que se avecinaba. Una vez el pensamiento se dibujase en su mente, la decisión estaría tomada, y no tendría problemas para hablar de nuevo.

-Es por esa guerra que el alcalde ha decidido establecer unas medidas de protección y preparar un simulacro. Esta ciudad ya ha sido atacada en el pasado y puede volver a serlo en cualquier momento. Cuanto más preparados estemos, mejor. - sentenció, con seguridad. Pues, por suerte, no había ninguna mentira en sus palabras.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

11:57 AM - Apr 05, 2016 #14

Lo que se olía desde el principio. Una panda de Hippies.

De no ser por Edward, Fénix habría llegado a la conclusión que eran una panda de aficionados que se dedicaban a la guerra como si fuera un maldito juego de niños que se lanzan las piedras los unos a los otros. Nada más lejos de la verdad: El muchacho andaba muy preparado, así que podía deducir que el resto estarían al mismo nivel o parecido. Potencial tenían ¿A qué venía las pintas de ese lugar?

Con una jerarquía tan simple, ¿Cómo se aguantaba aquel grupo de pie? Ah, esperaba, empezaba a dislumbrar la palabra… Oh, dios, ¿En serio? ¿Por el poder de la amistad? El zorro sintió un escalofrío en la espalda sólo de pensarlo, el recuerdo de eventos de antaño de su huésped volviendo a la mente. Los Liberian eran un grupo de ‘amigos’ que se enfrentaban contra lo desconocido, simplemente por voluntad propia. Lo último era lo más parecido a él que podía encontrar. Claro que la diferencia era notable: Él lo hacía porque estaba programado para ayudar.

Pero si tenía que meterse en ese grupo haciendo amiguetes, estaba bien apañado. Miró a Xiron de reojo, serio, frio. Lo último que buscaba era entretenerse con ese tipo de relaciones. Era meterse en camisas de once varas y construir una débil organización que a la que fallara uno, todos se irían abajo como un castillo de naipes. Ya lo había experimentado antes, y no quería pasar por el mismo aro dos veces. Sufrir una puñalada por la espalda y que te llegue hasta lo más profundo del alma era un proceso del que sólo pasaría una vez en su vida.

Sin embargo, y a pesar de todos los problemas que preveía de quedarse allí… Que remedio, de perdidos al río. Era eso o montar una tienda, pero sabía que no podría centrarse en algo así. La acción era lo que le molaba más y las ansias de batalla le podían.

-Vamos, que sois un grupo de voluntarios de guerra que pelea contra la Oscuridad con ayuda de una cosa llamada “Llaves-Espada” que nos mencionó Edward y que esa tal Lucy también tiene. –resumió el zorro, arqueando una ceja. -Guau. Decidme que no lo hacéis con el poder de la amistad y la fe en uno mismo, porque yo sólo disparo a los enemigos con haz de luz y curo a la gente, no lanzo arcoíris y confeti con mi arco.

¿Arco? ¿Qué arco? Porque no parecía que llevara ninguno encima.

-Da lo mismo. Estáis en guerra y eso nos concierne a los tres, así que a mí me la sopla las recompensas: Sólo quiero poder participar para echaros un cable. Vamos a lo que importa: ¿Alguna prueba que pasar para entrar a formar parte de vuestro grupo? –comentó. -Supongo que alguna en la que el pobre Xiron no salga más apaleado que un bistec adobado. Que las artes de momento no me dan para más que curarle hasta cierto punto.

Bastante rabia le había dado descubrir que disponía de decenas de artes de las cuales la gran mayoría estaban bloqueadas por seguridad. Las podría ir usando poco a poco a medida que fuera conociendo el terreno de combate, pero hasta entonces el sistema operativo había tomado la precaución de no permitir su uso hasta que pudiese graduar su efecto en base a las condiciones de aquel universo. Le limitaba en cierta forma, pero también entendía que si ejecutaba algún movimiento sin conocer los efectos colaterales, podría matar a alguien por error.

O peor, autoinmolarse y provocar una fiesta de tornillos por doquier. ¡Metal pesado por todas direcciones a decenas de kilómetros por hora!

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

7:00 PM - Apr 05, 2016 #15

Las palabras de Mitsuko solo corroboraron la realidad que contó Edward, ayudar a los necesitados, aunque fuese en otro mundo. ¿No saber si volverás? Vamos, eso eran los gajes del oficio de un soldado, era algo a lo que estaría dispuesto. Aunque su contradicción de jerarquía no le acababa de cuadrar, ¿si no existe jerarquía por qué tener un líder? Eran palabras contradictorias en la mente de Xiron. Aunque si seguían en pie, es que funcionaba el método que estaban usando.

Parecía que el simulacro estaba bien pensado, ese alcalde pensaba para su gente, o eso le parecía. Aunque hubiese estado bien que Edward les hubiera avisado de algo así y no tener que haberse enterado mediante un periódico. Dijo que Bastión Hueco fue atacado en el pasado, eso alertó a Xiron, si pudiese volver a ser atacado pronto, podría ser que el simulacro en verdad fuera una tapadera, el ex-soldado ataba las ideas sueltas que iba teniendo, solo eran teorías pero en su cabeza todo parecía cobrar sentido. Tampoco diría nada sobre ellas, simplemente sujetó su mentón mientras firmaba haciendo entender que había escuchado todo con atención.

Lo peor llegó cuando Fénix abrió el morro. Aunque al principio iba bien dirigido, haciendo un resumen de las palabras de Mitsuko, que razón no le faltaba, eran prácticamente voluntarios peleando por la seguridad y con esa “llave-espada” tan famosa por el lugar, ¿si era tan útil por que era tan única? Tan especial, tan valorada, tan secreta por parte de Edward Teach, algo más había detrás de esos jóvenes, de la “oscuridad” y de los Liberian. Y ahora llegaba el problema, justo cuando Xiron vio que arqueaba una ceja. A medida que las palabras salían, la cara de Xiron torneaba una expresión cada vez más perpleja, hasta que decidió taparse la cara con las manos, aguantando las ganas de meter el brazo por la boca de Fénix y arrancarle el módulo de voz o lo que fuese que le permitiese hablar. A decir verdad temía por la reacción de Mitsuko, ¿al final venir aquí para nada o quedarse solo ahí dentro? Retiró las manos para mirar primero mirar a reojo con cierto toque de ira a Fénix, cuando volvió a la joven forzó una sonrisa con un leve tono de vergüenza e incredulidad, la verdad es que no esperaba que Fénix pudiese meter tanto la pata, o que al menos lo intentase.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

3:48 PM - Apr 11, 2016 #16

Si le hubiesen preguntado a Mitsuko que reacción esperaba de ellos jamás habría apostado por la que verían sus ojos. Si que se refiriese a la líder de los Liberian como "esa tal Lucy" ya haría aparecer una pequeña arruga en la frente de la adolescente, lo siguiente pondría a prueba su compostura, limitándose a mirar al zorro con los ojos muy abiertos. Muda de asombro en primer lugar y, después, de un sentimiento que pocos despertaban en ella: ofensa. Sería entonces cuando a la primera arruga le seguirían varias, llegando a entrecerrarse los ojos de la muchacha de una forma totalmente antinatural en ella.

La persona frente a ella no solo estaba burlándose abiertamente de dos pilares fundamentales de aquella organización, que eran la amistad y la fe, sino que lo estaba haciendo en su entrevista de ingreso con una honestidad que rallaba la mala educación. No, no iba a excusarle o minimizarlo. Su contestación había sido de mal gusto en el peor de los casos y una falta de respeto terrible. Una que Mitsuko podría haber pasado para con su persona, pero hacía los Liberian... Un grave error que, dijese lo que dijese Fenix, no daría igual. Al menos a ella.

-No se si lo he entendido bien... ¿Te parece gracioso que seamos amigos? ¿Crees que por ello estamos menos preparados para la tarea que hemos decidido llevar a cabo? Porque si es así... No se si habéis llamado a la puerta adecuada. - la sonrisa amable se había desvanecido, siendo sustituida por un gesto serio. Su voz aun así seguía siendo amable y suave, aun a pesar de que Fenix la había ofendido, y no poco. -Me parece admirable que queráis luchar en esta guerra, que queráis ayudar. Pero no tenéis que hacerlo como uno de los nuestros si no creéis en nuestra forma de ver las cosas. La Milicia necesita cada guerrero disponible para defender este lugar. - añadió en el último momento, comenzando a levantarse.

Internamente estaba tan perpleja como ofendida. ¿Como podía Edward haber aceptado a alguien que se reía de lo que Jack había defendido durante años? Alguien que se creía que por ser amigos, con confiar el uno en el otro, eran motivo de mofa. Arco iris había dicho. Confeti... Ni Dash, que tampoco compartía su forma de ver el mundo, y que tenía más confianza con ella, había llegado nunca tan lejos en sus declaraciones. Y Fénix estaba allí para unirse a ellos, ni más ni menos.

Con un suspiro, su mirada se posaría sobre Xiron. Este parecía comprender la gravedad de las palabras de su acompañante y, aun así, no había dicho nada para excusarlas o explicarlas. Quizás todo aquello fuese un malentendido. Quizás realmente no quisiesen ser Liberian y solo hubieran llegado hasta allí porque se habían cruzado con Ed en lugar de con cualquier miliciano. Pero una cosa esta clara para la adolescente, no podían ser uno de ellos sin respetar su forma de hacer las cosas. Ni siquiera tenían que compartirla. Pero reírse de ella era ir demasiado lejos, pensó mientras su mirada regresaba al zorro, a la espera de una respuesta.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

5:53 PM - Apr 11, 2016 #17

Hay ocasiones en la vida en las que no debes abrir más de la cuenta la boca. No decir lo que se te ocurre por la cabeza, o decirlo pero con unas palabras un poco más suaves. En definitiva: pensar antes de actuar. Y por primera vez en el poco tiempo que permanecía ahí, Fénix había recibido el pago por sus actos. Lo cierto es que Mitsuko tenía toda la razón en su comportamiento y pensar, a pesar que Fénix jamás lo sabría. El zorro sólo estaría al tanto de tres detalles: Las palabras de la joven, directas y frías; sus gestos y el toque de advertencia de Xiron, que posiblemente no llegó a tiempo que el zorro rectificara. Daba igual, eran los ingredientes perfectos para ser consciente que había metido la gamba.

Pero como siempre el zorro no se alarmó tanto por ese detalle como por las palabras que usaba la adolescente: “queráis” “Tenéis” “habéis” metiendo a los dos en un mismo paquete. Un grave error que no podía tolerar ni de lejos y que debía subsanar antes de que todo se fuera al traste. El principio que en su momento alteró su forma de pensar cuando descubrió a Xiron helado volvió a hacer acto de presencia y actuó en consecuencia:

-Eh, eh, eh, un segundo.

El zorro se giró de golpe después de que Mitsuko se encarara a Xiron y por un momento, ambas miradas se cruzaron. El zorro parecía en cierta forma alarmado, por las orejas alzadas y el flequillo totalmente desmoronado, además de haber sacado las manos de los bolsillos y puestas delante suyo, en una clara señal de querer dejar las cosas claras.

-Para el carro. –exclamó. - Si soy yo la persona non-grata saldré por la puerta y jamás volverás a saber de mí, pero Xiron no tiene absolutamente nada que ver conmigo. Somos de dos mundos muy distintos que coincidimos ca… –no, no, rectifica, Fénix. Tienes que arreglarlo. ¿Cómo? ¿CÓMO? -Mira, ¡Da lo mismo! Xiron es uno, yo soy otro, ¿Vale? Pero si según tú esa es vuestra de ver las cosas, ¡Él las comparte! ¡No tan sólo tuvo la paciencia de soportarme si no también cuidó de mi ayer mientras nevaba! ¡A mí, a un total desconocido, a un zorro que habla! Es la clase de persona que buscáis. Yo… Yo no hice nada por él, excepto… Decir cosas que claramente le ofendieron y posiblemente jamás entenderé porqué.

Ahora empezaba a darse cuenta.

No tendría cabida ahí, pero tampoco la tendría en ningún lugar. Las relaciones sociales de los orgánicos se basaban en mutuos acuerdo a ciegas, intentos de ver si el acercamiento fluctuaba o no, riesgos que se corrían a cuenta de uno propio. Los resultados eran a largo plazo muchas veces, pero cerrar la puerta en banda no era la forma de funcionar de ellos. Y él estaba poniendo en peligro que Xiron quisiera entrar aquí.
Si tienes que decir algo de ese modo, cállate o dale un puño a la pared más cercana antes de entrar en el cuartel, no te toleraré que me dejes sin trabajo por una estupidez. Seremos compañeros pero aún no me dejas llamarte “amigo”.
Xiron había perdido un hogar, él no. Xiron se merecía un lugar donde dormir, comer, y relacionarse. Hacer amigos que le echaran un cable, conocer gente a la que tuviera que ayudar. Esa clase de cosas. Podía atender a cualquier con su capacidad de enrollarse como una persiana y de sonreírle a la vida, que por lo visto, era una condición para vivir en Bastión Hueco.

Él sólo necesitaba un enchufe eléctrico. Y eso no dejaba de ser una entrevista.

-Tienes razón. No creo en la amistad Mitsuko. Me han hecho mucho daño en mi vida, empezando por sitios como este cuartel, así que al menos puedo decir que tengo buenos motivos para ello. -se justificó. Al menos que quedara patente porque era capaz de ayudar, pero no era capaz de fraternizar con nadie. -Pero admitiré que le di a Xiron la oportunidad de demostrarme que podía fiarme de él a largo plazo. Sin embargo, lo que estáis buscando es gente que se fie ciegamente de vosotros a pesar de ni conoceros, y ese no es el tipo de persona que soy… Pero él sí. –resumió. -Así que me iré tal y como me estás pidiendo. Pero… A él… –le señaló. -Me quedaré más tranquilo si me dices que le darás una oportunidad cuando yo salga por la puerta. Él ni de lejos tiene mi forma de pensar.

Él jamás se salvaría el culo, pero, ¿Los demás? Si eso implicaba su integridad física y mental, estaba obligado a hacer algo. Aunque eso significara que, sin nadie a su alrededor, no podría combatir contra nadie.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

12:00 PM - Apr 16, 2016 #18

La reacción de Mitsuko fue la esperada, posiblemente la peor de todas o al menos se acercaría peligrosamente a ella. Esa expresión en su semblante lo decía todo antes de que articulase palabra alguna. No, espera, hablaba en plural, entonces era cierto, Fénix le había arrastrado al abismo con él. Xiron quería luchar, luchar junto a los Liberian como uno más. Los músculos de Xiron se tensaron con la rabia que comenzó a crecer en su interior, ¿entonces la pelea de la noche anterior fue en vano? ¿Solo para pasar el rato? Al final, la mirada de Mitsuko se posó en él, cuyo rostro comprendía todas sus palabras.

Y Fénix volvió a hablar, ¿le estaba intentando ayudar? Dijo la verdad, no le faltaba razón, intentaba salvarle de quedarse fuera, pero los dos había llegado ahí juntos, peleando juntos, incluso apoyándose el uno en el otro, aunque no mucho ya que Fénix no daba su brazo a torcer. Incluso él lo admitió, le dio la oportunidad aunque fuese a largo plazo.

-Así que me iré tal y como me estás pidiendo. Pero… A él… Me quedaré más tranquilo si me dices que le darás una oportunidad cuando yo salga por la puerta. Él ni de lejos tiene mi forma de pensar.

Esas palabras dieron el pensamiento justo para intentar salvar a los dos, era sencillo, solo tenía que hablar con ella, tenía una oportunidad y debía aprovecharla. Se giró hacía ella y tras un duro esfuerzo habló, tratando de frenar esa discusión que se estaba iniciando.

-Mitsuko, ¿podríamos hablar en privado un segundo? Su voz sonó tranquila, a pesar del esfuerzo de parar las palabras de los dos. En el caso en el que aceptara, apartaría a Mitsuko lo suficiente lejos para que Fénix no les escuchase, sabía como reaccionaría con las palabras que iba a decirle a la joven. En el caso en el que declinase la oferta, solo le quedaban dos opciones, decirlo ahí mismo y que Fénix tuviese la opción de abalanzarse sobre él para intentar matarle o despedirse y salir por la puerta con la cabeza alta.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

5:45 PM - Apr 22, 2016 #19

Al primer nuevo sonido emitido por Fenix, Mitsuko se tensaría sin poder evitarlo. Sus palabras, muy alejadas de las formalidades a las que estaba acostumbrada, no hicieron nada por relajarla o aplacarla, ganándose un nuevo suspiro. No sería hasta que fuese plenamente consciente de lo que el zorro estaba haciendo para proteger a su compañero que sus hombros se relajarían. Había pensado que su intención era entrar juntos en la organización. Si eran individuos independientes... Eso lo cambiaba todo, tanto como para que la peliblanca le dedicase una mirada de disculpa a Xiron.

Aunque las siguientes palabras del zorro recuperarían su atención, observándole con una empatía que este no llegaría a comprender. Ella tampoco había creído en la amistad al llegar a Bastion Hueco, pues no la había conocido en su mundo. Al igual que él, había sufrido mucho en el pasado, pero esa era otra historia. Abrió la boca para contestarle, cuando el moreno intentó llamar su atención. Ante su sugerencia se limitaría a asentir, aunque no sin hacerle una señal de que esperase un segundo, para poder contestar a Fenix en primer lugar. Su honestidad así lo exigía.

-Yo tampoco creía en la amistad hasta que los Liberian me la mostraron. Había sufrido mucho cuando llegué a este mundo pero ellos me acogieron sin preguntas. Cuidaron de mi aun cuando era demasiado joven para ser una de ellos... - suspiró, porque seguramente nada de aquello le interesase. -El problema no es que no creas aun en la amistad, porque creo que podrías llegar a hacerlo, sino que te burles de ella. Uno no tiene que compartir o creer en algo para respetarlo, Fenix. - le dijo con paciencia y volviendo a sonreírle. -Piénsalo mientras hablo con tu compañero... Y, Fenix, que crea que puedes ser más feliz en otro lugar no te convierte en persona non grata. - añadió, antes de hacerle una señal al moreno de que la siguiese hacia la biblioteca.

-Perdóname - fue lo primero que dijo la muchacha una vez estuvieron solos. -Al venir juntos pensé que eráis amigos, que queríais formar parte de la misma organización. Pero si dice la verdad, no hay razón para que tu no seas uno de los nuestros. - respondió, sonriéndole.

Ella no veía como Fénix podría ser uno de ellos ahora, no cuando era evidente que no sabía comportarse. Ellos eran un símbolo para los ciudadanos, no podían ir diciendo ni haciendo lo que quisiesen. Ni mucho menos si eso implicaba burlarse de los pilares de aquella organización. Pero escucharía todo lo que Xiron tuviese que decir, pues era lo justo.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

7:28 PM - Apr 22, 2016 #20

Aquella vez, Fénix no respondió a las palabras de Mitsuko. El animal sólo la siguió con la mirada mientras observaba como se llevaba a Xiron a otra parte, lejos de lo que su sistema auditivo podía captar. De haber tenido la opción habilitada en su sistema habría podido amplificar el espectro para saber que decían y cubrirse las espaldas ante cualquier posible tormenta (Ya había perdido una discusión contra Kaila y había quedado como un idiota. No quería repetir la jugada). Pero en vez de eso tenía que limitarse a lo que el oído huma daba de sí.

Al menos una parte de él estaba relativamente calmada. Estaba la mar de seguro que Xiron tendría un lugar allí a pesar de la situación dada y podía irse con total tranquilidad. No había querido preocuparse por nadie de aquella forma pero dada su programación no le quedaba otra. Sin embargo, saber que el soldado no era de aquel mundo y que asociarlo con otros le aportaría una relación favorable le bajaba las alarmas. El hombre se sentía como pez en el agua en un lugar donde todos parecían la mar de confiados los unos a los otros. Edward, sin ir más lejos, a pesar de todo les había dado la oportunidad de estar allí… el mismo día, en tan sólo quince minutos de charla. Estaban en guerra, claro, y toda mano era bienvenida. Teniendo en cuenta que Xiron era de su misma canalla y encajaría como una pieza más de aquel puzle, todo iba sobre ruedas.

El problema era, ¿Qué hacer ahora? ¿Qué quería esa chica de él? Primero le había dejado bien claro (¡O al menos le había dado la impresión a él) de que ahí no pintaba nada. Y ya tenía el billete de regreso a la puerta listo en la mano como quien decía.
Me parece admirable que queráis luchar en esta guerra, que queráis ayudar. Pero no tenéis que hacerlo como uno de los nuestros si no creéis en nuestra forma de ver las cosas. La Milicia necesita cada guerrero disponible para defender este lugar.
A él le quedaba más claro agua.
Fénix, que crea que puedes ser más feliz en otro lugar no te convierte en persona non grata.
No. Al carajo. A tomar viento el invento.

¿Qué cuernos costaba darle una orden sencilla? ¿Se quedaba o no se quedaba? ¿En qué quedaban? El zorro estaba casi al borde de un ataque de nervios. Él sólo quería coger su arma, lanzarse a la guerra, seguir unas órdenes, cubrir a la gente que tuviera que acompañar (Porque al fin y al cabo, era eso: Soporte a otros) y apoyar a aquellos que precisaban de la existencia de ese mundo. Ya está, no había más. Pensándolo fríamente, el zorro era una pieza que podía encajar en cualquier sitio. No era exigente, sólo pedía un mensaje claro a cambio y en vez de eso le tocaba leer entre líneas a Mitsuko. Y como odiaba tener que hacer eso: era jugar a una lotería de la que saldría perdiendo.

Para cuando se dio cuenta ya estaba decidido: ¿Decía que en la Milicia tendría sitio? Pues perfecto, ¡Pues se iría allí! A la mierda la amistad, ¡A tomar por saco todo lo de la confianza y el resto del mundo! Le importaban un pito las recompensas, si era más útil en otro lado ¡Pues mejor que mejor! ¡Ellos se lo perdían! Por la cabeza se le pasó la idea de dejarlos plantados, fruto de la frustración, el cabreo y el pensar que estaban perdiendo el tiempo los tres por algo tan sencillo como estar o no estar. Pero entonces se acordó del humano al cual acababa de ponerle entre la espada y la pared por sus palabras y acciones minutos antes. Eso estaba arreglado pero si otra de sus decisiones paralelas era traducido de forma colateral con una patada a Xiron por la falta de paciencia de la huma ahí acabarían hastiados los tres. Xiron, Mitsuko y él. Se llevó una mano a la frente, con un suspiro: Tocaría esperar a que acabaran de hablar para comunicarles los dos la decisión tomada.

¿Y qué podía hacer de mientras? El zorro miró a todos lados. Guau, no había cuadros ni fotografías de ningún tipo… Sólo pared y más pared. En otras ocasiones le habría importado un bledo pero ahora que necesitaba un método de entretenimiento le habría ido genial que hubiera una de esas imágenes como las del castillo que no aportaban absolutamente nada al intelecto. Así que su mirada acabó en el sofá: Podía ponerse a contar las juntas de las telas del mismo que le daban firmeza y segu-135 juntas en total sólo en los almohadones. Mierda, mente electrónica. Lo había olvidado.

Un segundo… ¿Esa era el arma de Xiron?

Con las orejas alzadas de motivación y la cola meneándose de lado a lado, el animal se acercó sin decoro al sable-pistola del huma. Medía entre un metro cincuenta y un metro sesenta de largo, entre azul y marrón, con unas formas serpenteantes en la parte inferior ornamentales. Con todo el descaro del mundo el zorro la cogió, pero lo hizo con bastante cuidado y profesionalidad para evitar cualquier tipo de rotura o daño y se sentó en el sofá con el arma en la falda, analizándola minuciosamente. Era lo que tenía que se le diera bien reparar máquinas... Al menos, en Athalasia.

Las piezas estaban hechas con materiales desconocidos para él, al menos en su mayor parte, y al final de la misma le colgaba un llavero… ¿Un recuerdo familiar? ¿Del mundo del que provenía Xiron? Era posible. Por lo pesada que era, el zorro se preguntó cómo era posible que un huma como aquel no se hiciera añicos manejando algo así. Luego recordó la batalla que habían tenido en conjunto y dedujo que lo más probable es que el soldado estuviera más cuadrado de lo que aparentaba. No sería él quién le planteara la idea de desnudarse. Era información que no necesitaba almacenar en su base de datos, a decir verdad. Que el espacio era limitado (Y eso que había cogido detalle de Karn el muy pillastre)
A pleno pulmón wrote:-Yo digo que sí. –soltó con firmeza. -Seguro que tiene un par de ases guardados bajo la manga, pero si le demostramos lo que podemos hacer tal vez tengamos una oportunidad de participar. Además…

Por primera vez desde que despertó, Fénix mostró una sonrisa. Pero una pícara, traviesa, de esas que un zorro muestra cuando de repente tiene el coto de caza servido en bandeja. Hasta movía la peluda cola de lado a lado, entusiasmado, aunque eso último significaba que alguien podía acabar comiéndose una silla, tropezarse o directamente recibir un montón de pelo en su cara.

-… Será divertido. ¡Oh! Ya lo creo que sí. ¡Venga, anímate! ¡Con esto te llevas otro gallifante!
Espera.
[+] Spoiler
Xiron me dio permiso para coger el arma y una imagen con algunos detalles sueltos. Por si alguien duda de donde me he sacado eso...

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

11:08 AM - Apr 24, 2016 #21

No pudo evitar sonreir para sí mismo cuando Mitsuko habló un poco sobre su pasado, era una familiar, prácticamente estaba viviendo lo mismo con Fénix. Puede que escogiendo las palabras adecuadas podría convencerla. El ex-soldado la siguió hacia la biblioteca contigua.

Sonrió cuando Mitsuko dijo lo de ser amigos, era gracioso porque él lo intentaba.

-Es gracioso que lo menciones, por mala suerte aún no lo somos, pero acabaré convenciéndole, no es la primera vez que me pasa esto. Acompañó sus palabras con una leve risa. Antes de volver a dirigirse a ella. No te falta razón, queríamos y seguimos queriendo entrar juntos. Suspiró mientras pensaba bien las siguientes palabras durante un par de segundos.

- Sé que por su actitud parece que no quiere entrar o se cierra las puertas él mismo, pero algo le a hecho así, conozco a ese tipo de personas. Puede parecer que no cree en la amistad, pero lo hace, bajo esa dura capa. Acabas de ver como ha saltado a defenderme para que yo entre. Anoche en el combate que tuvimos contra Edward como "examen" para entrar en esta organización luchamos mano a mano, me curó cuando Ed me dejó el costado para el arrastre, que por cierto, deberíais dejar de darle café a ese chico. Añadió una pequeña broma para relajar el ambiente. - Se preocupó por mi salud anoche para que no me pasara con la bebida y para que no me resfriase cuando le tapé con mi abrigo para que él no se mojase. Echó la mirada hacia atrás antes de volver a clavar sus ojos en los de la chica.

-Te seré sincero, nuestro objetivo era entrar juntos, puede que el suyo haya variado simplemente a que yo entre, pero yo sigo teniendo el mismo. Sé que puede sonar extraño pero... Pero yo rechazaría esta oportunidad de ser un Liberian por él, me necesita, lo sé. Si podéis darnos una oportunidad a los dos, os lo agradecería y tomaría toda responsabilidad cuando Fénix haga algo mal. Aún conservaba media sonrisa pero hablaba totalmente serio, ahora que lo pensaba pudo haber omitido la parte de la bebida, pero tenía que ser totalmente sincero para tratar de tener esta oportunidad y realmente esperaba que Mitsuko se la tendiese. Aunque no pudo pensar también en que podía haber metido la pata.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

3:48 PM - May 01, 2016 #22

Ajena a lo que ocurría en la otra habitación, la adolescente enlazó sus manos frente a ella y se dispuso a escuchar con atención las palabras de Xiron. Sus ojos mostraban curiosidad y acompañaría con una sonrisa más amplia la risa del hombre, aun cuando sus palabras volviesen a sembrar la duda en ella. Que fuesen un equipo la colocaba a ella en una situación complicada, pero aun así guardaría silencio y esperaría a escuchar todo lo que el hombre tuviese que decir en defensa de su compañero.

Conforme este hablaba, ella no podía evitar pensar que le comprendía. Pero, por que por por desgracia existía un pero, quizás no era consciente de cual era el problema real a sus ojos. No se percataba de la gravedad de la ofensa de Fenix a ojos de la joven maga. Ella misma había tardado años en siquiera plantearse ser una Liberian, en considerarse digna y preparada para formar parte de aquella organización. Para ella ser un Liberian era un privilegio que debían ganarse, no algo que dependiese de que tuviesen o no buen corazón. Pues podía ver que ambos tenían buenas intenciones, podía ver que estaban dispuestos a cuidarse mutuamente pero... ¿Y el buen nombre de la organización?

-Es todo un detalle que estés dispuesto a dar la cara por él, Xiron, de verdad que lo es. - le contestó con suavidad, mirándole a los ojos cuando este hubo callado. - Pero... ¿como puedo confiar en que no dirá algo como lo que ya me ha dicho a mi a otros? ¿Que opinión crees que nos ganaríamos si ni nuestros propios compañeros no nos tomasen en serio? ¿Acaso puedes prometerme que no volverá a ocurrir? - la pregunta era sincera, aun cuando dudaba que alguien pudiese prometer tal cosa.

Quizás ella se estuviese propasando, tomándose una libertad que no le pertenecía. Quizás debiese dejar el asunto en manos de Lucy, o de Ed, pero ni aun así veía de más señalarles aquello contra lo que tendrían que luchar. Aquello que esperarían de ambos.

FDI: Siento el retraso
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

9:10 PM - May 01, 2016 #23

[+] Spoiler
It's fine. ;)
Mitsuko tenía razón. ¿Qué garantías tenía de que un zorro como Fénix no volviera a abrir ese enorme morro, cortesía de sus creadores que lo dejaron a medio montar?

Si en ese mismo instante alguien hubiese preguntado si se encontraba bien, probablemente no sabría que responder. Fénix siempre había sido (Técnicamente hablando, teniendo en cuenta que tenía pocas horas de rodaje) una criatura que había dicho lo primero que se le ocurría por la cabeza, para todo. En su corta estancia había salido airoso, pero no precisamente por él. En ese momento el zorro se preguntaba si por su actitud, tal y cómo se lo había puesto Mitsuko, Edward le habría dado una oportunidad. ¿Lo habría hecho? Tal vez no.

¿Dónde había salido perdiendo? En el castillo en el almuerzo, en la tienda de ropa (y lo estaba pagando con unas prendas de detalles horribles dos tallas más grande) y allí. En el resto de las situaciones, un elemento había sido claramente diferenciador: Xiron. Había involucrado al humano con la simple intención de conseguir demostrar que podía pelear. Que era un objeto útil. Eran ideas simples: Necesitaba como máquina tener una función y un lugar. Era la razón por la que había llegado a Bastión Hueco y, tal vez, las cosas no estaban saliendo como esperaba.

Posiblemente Xiron habría tenido muchos más números de entrar sólo. En ese sentido habría hablado con Mitsuko, habrían resuelto dudas y a partir de ahí, a saber. El pobre huma había puesto la confianza en él pero su forma de ser, sincera, directa pero arisca y borde había echado tierra por medio cualquier posibilidad de entrar. No había mentido de lo que opinaba él sobre ese tipo de relaciones, pero cada vez que sacaba el tema la gente se sentía ofendida y se apartaba. El zorro bajó cuidadosamente del sofá y volvió a dejar la espada en el mismo sitio donde se encontraba antes, pero permaneció un buen rato mirando el arma mientras su cabeza iba por otros derroteros. ¿Qué debía hacer?

Su cabeza se dictaba por lo que sabía: Lo prioritario era la seguridad de la gente, de los humas y de cualquier orgánico. Él era un elemento secundario, alguien que debía pasar desapercibido, dar apoyo pero nada más. Cualquier relación emocional podía poner en peligro una misión entera. Por supuesto, la seguridad implicaba que no se autodañaran. Xiron era un claro ejemplo, una muestra de lo que había estado haciendo para evitar que se autolesionara: Evitar que bebiera de más, que se constipara a causa de protegerle... Siguiendo esa regla de tres el resultado de la ecuación era clarísimo: Salir por la puerta, irse, y buscar otro lugar donde poder estar. Con lo aprendido y lo puesto, repetir operación y probar de nuevo: Ensayo y error hasta dar con la clave.

El problema era, claro, el huma.

Ahí era cuando entraba en conflicto todo lo demás. Había comenzado una extraña relación con el soldado que no era nada saludable según sus instrucciones. Cubrirle en batalla, sí. Entrar en un término más social, error. También había un problema: Si su viejo huésped estaba en lo cierto, si Xiron le traicionaba lo derrumbaría y no era algo que pudiera permitirse. Fénix estaba con la duda: Ese soldado se pasaba todo el rato sonriendo, se tomaba las cosas con calma, parecía que tuviera horchata en las venas. Maldita sea, era tan chill que ni siquiera se había despedido al irse del castillo. Le había puesto a la altura del betún dos veces o tres y él seguía dando oportunidades.

Pero cuando peleaban juntos..
- ¡Vais a tener que hacer algo más que no estorbaros ahí fuera! Debéis intentar atacar como uno solo, controlad los tiempos, ponédmelo difícil. Los Sincorazón no tienen piedad, y siempre atacan en grupo. ¡Tomad todas las ventajas que podáis! Vamos a la carga de nuevo.
… Maldita sea, ESO funcionaba.

”Esa es la clave.” murmuró. ”Sabe lo que soy y no le importa, le recrimino y sigue por las buenas. Nos salió bien la primera combinación a pesar de que no sabíamos que haría el otro. Esto puede ser clave para la batalla. Pero… ¿Por qué? ¿Por qué esta forma de actuar? ¿Qué sentido tiene?” ahí, el zorro se tocó una oreja, molesto y cansado de dar tantas vueltas al asunto. ”Hay una relación paralela entre la confianza ciega y el éxito de una pelea. Da igual donde vaya, si no entiendo eso, Edward tiene razón, caeremos miserablemente… “

De repente, en su cabeza, todo empezaba a encajar como una pieza de puzle sólida. Empezaba a soltar lastres, dudas, para dejar todos los problemas del pasado y encararlos en una sola dirección. Fénix se giró para mirar como los dos humas hablaban entre ellos. Si alguno de los dos le mirara, se encontraría con una cara de arrepentimiento como ninguna otra, de esas que demostraba lo dispuesto que estaba de bajarse del burro si hacía falta.

”Tengo que encontrar motivos por los que confiar en ellos… Y al mismo tiempo, razones por las que pueda creer ciegamente que no volverán a dejarme en la estacada. Si me envían a la Milicia tendré que empezar de nuevo con alguien distinto, pero con Xiron salgo ganando: Él sabe lo que soy y lo está ocultando a los demás. Tiene paciencia conmigo… Me comprende. Es un paso importante” –concluyó al final. ”Mitsuko pasó por lo mismo. Ella puede entenderme… Sólo tengo que tener motivos para contarlo todo.”

Apretó los puños, lleno de rabia. Iba a tener que tragarse su orgullo y sus ideales para ganar a toda costa y poder proteger esa ciudad como fuera. Agachó levemente el morro, el flequillo cayendo hacia delante y la cola inclinada hacia abajo con la punta hacia arriba.

"Mierda.” concluyó. "Si quiero vencer... Voy a tener que sobrevivir a todo este mundo de arcoiris y panfletos baratos. Definitivamente, me he equivocado de mundo... Pero no me queda otra. No voy a poder parar mientras sepa que hay un peligro allá fuera. Si me sugieren de quedarme aquí... Voy a tener que aprender a confiar en ellos. No hay otra."

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

1:50 PM - May 02, 2016 #24

Puede que la decisión de ser un Liberian pareciese haber sido escogida a la ligera pero Xiron creía que todo había pasado por una razón, si desapareció de su mundo y habló con Edward y Fénix, que tuvo que pelear junto a Fénix contra Edward y que ahora estuviese hablando en privado con Mitsuko para conseguir una oportunidad para su compañero, no todo eran coincidencias, el ex-soldado no era de los que creían que el destino estaba escrito, pero cada paso que daba le acercaba a una creencia similar.

Tornó una leve sonrisa mientras Mitsuko hablaba, no podía darle las respuestas que ella quería, pero si le daría las que el creía correctas y que podrían conseguir lo que él quería.

-Se que no puedo contestarte con un “no lo hará”, pero tu puedes entenderle más que nadie, yo nunca estuve en la misma situación pero ya tuve un compañero así, las personas más atormentadas son las que mejor corazón tienen. Su voz se tornó suave. -Sabes que no puedo prometerte nada, aunque lo desearía. Puede que se haya burlado de vuestros ideales, es algo que ha hecho mal, pero desde que le conocí, se que cuando comete un error, se da cuenta de ello y lo resuelve... aunque sea a su manera. Soltó un largo suspiro mientras pensaba que decir, hasta que se dio cuenta de que era posible que lo único que estaba haciendo por el pobre zorro era en vano.

En ese momento le gustaría saber que pensaba Fénix, como reaccionaría ante cualquier final de la conversación, si cualquier decisión que Xiron había tomado fue correcta o no, reprimir las ganas de golpearle o no, el ex-soldado era consciente de lo que hacía, de que estaba a punto de rechazar un trabajo por alguien que le trataba así, pero para guiar un alma perdida había que hacer algunos sacrificios. Fuese lo que fuese que le pasase a ese zorro, Xiron trataría de arreglarlo.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

10:42 AM - May 04, 2016 #25

Las siguientes palabras de Xiron hicieron que una pequeña arruga apareciese en la frente de la adolescente. Eran en parte verdad, pues podía comprender que no creyese, pero por otra parte... Ella jamás habría dicho nada semejante, jamás se habría burlado de los valores de otros, ni siquiera los habría cuestionado aun sin creer en ellos. Su educación y forma de ser podían ser casi opuestas a las del zorro, que parecía decir con libertad y sin remordimiento lo primero que se le pasaba por la cabeza. Para ella las intenciones y el buen corazón no eran suficiente.

-En ningún momento he dudado de su corazón. Conozco mucha gente de buen corazón, amigos míos incluso, que no comparten nuestros valores. Una cosa no tiene que ver con la otra. - comentó, suspirando, pues aquello no era lo que esperaba escuchar. No era lo que necesitaba escuchar. - Dices que se da cuenta de sus errores pero él no se ha retractado de sus palabras. Se ha limitado a protegerte, a señalar que tu no pensabas igual. - habló con suavidad pero mirándole a los ojos, con la seguridad de estar tratando un tema importante.

Aquella conversación privada había dejado de tener sentido, pues el moreno no podía hablar realmente por el zorro, y sería este quién tuviese quien hacer las promesas que la maga necesitaba. O que admitir, quizás, que no estaban todavía preparados para ser uno de ellos.

- Aunque entiendo tu intención... Creo que Fénix necesita participar en esta conversación. Nadie puede comprometerse por él, ni tampoco disculparse en su nombre. Debes dejar que él decida lo que quiere. - la maga soltó sus manos, solo para alargar una y posarla sobre el brazo del hombre, con timidez y atenta a cualquier gesto que indicase que él lo desaprobaba. - Y aunque no este preparado para nosotros hoy, podría estarlo en el futuro... Yo tardé años en considerarme apta para ser una Liberian. - la admisión salió de sus labios sin dudar, pues era importante para ella que comprendiesen como veía ella la organización. -Vayamos con él.

Al final le dedicaría una sonrisa a Xiron antes de separarse de él para darse la vuelta y comenzar a caminar de vuelta al salón, donde el zorro les esperaría. Ya solo quedaría en manos de Fénix ser sincero con lo que quería, con lo que pensaba. ¿Sería este capaz de comprometerse con unos ideales que no eran los suyos solo por tener idéntico objetivo? ¿O volvería a meter la pata?
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

2:03 PM - May 04, 2016 #26

No fue consciente del fallo hasta que vió la expresión de Mitsuko. Podría tratar de retractarse e intentar arreglarlo, pues en eso se diferenciaba de Fénix, quien estaba a lo suyo. Al menos Xiron esperaba que el zorro estuviese pensando en algo para disculparse por muy improbable que fuese o al menos en un plan alternativo para seguir adelante fuera de los Liberian.

Sus palabras tenían razón, Fénix no se había retractado, no se había disculpado, solo le protegió a él, como un mártir. Puede que hubiese sido una especie de señal para que se olvidase de él, en ningún momento el zorro se refirió a él como "amigo" ni incluso como compañero, es más, ni siquiera le gustaba la actitud del ex-soldado. Pero Xiron también era un cabezón y no lo abandonaría, y menos en ese momento.

Las siguientes palabras entraron hondas en su mente, el no podría comprometerse por él por mucho que lo intentase ni disculparse. Cuando la joven puso la mano en su brazo vió venir lo que iba a decir pero esperaría a que lo dijese.

Ahí estaban, no quedaba otra. Se llevo la mano libre a la nuca durante uno segundos antes de abrir la boca y hablar con una voz tranquila y baja. -Tienes razón, yo no puedo responder por él.

Se quedó espectando como la joven Liberian se alejaba dirección a Fénix. "Espero que Fénix lo haga bien" Comenzó su marcha tras ella cuando la joven ya estaba de vuelta con Fénix, Xiron se había centrado en sus pensamientos y en lo que quería, en el fondo había sido egoísta, quizá el zorro no quería entrar en la organización y Xiron le estaba obligando a ello. Cuando llegó junto a ellos se volvió a sentar en su lugar anterior con una ligera sonrisa pero con una mirada seria esperando a como seguiría la conversación, una parte de él no estaba orgullosa de lo que había hecho.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

3:07 PM - May 04, 2016 #27

La primera ley de la robótica dice que un robot nunca hará daño a un ser humano o, en su defecto, permitirá que un ser humano sufra daño. Era el principio de Fénix. Pero, ¿Hasta que punto lo había cumplido?

La criatura antropomórfica alzó las orejas curioso por la aproximación de Mitsuko y de Xiron. En aquel instante tal vez le habría ido bien haber podido escuchar para saber que respuesta buscaban de él, pero así, sin datos, sin información, ¿Qué podía decir? El zorro los miró en absoluto silencio: Primero a uno, luego a otro, buscando en sus rostros alguna pista, algún detalle. Pero por desgracia para él, eso no aportó nada en su vida.

Y aquello le cabreó, como muchas otras veces desde que había despertado. Estaban perdiendo el tiempo miserablemente de si podía o no entrar. Lo mismo habían malgastado minutos tras una conversación y todo se iba al traste. Esperaba que Mitsuko le diera un motivo para hablar, para soltarlo todo, aunque fuera sólo una declaración de intenciones. Un primer paso de confianza para poder poner él las cartas sobre la mesa. En cambio, la patata caliente recaía sobre sus manos y él con intenciones de permanecer, pero sin saber como expresarlo.

-Supongo que ahora viene mi turno, ¿No? Por las caras que ponéis, es a todo a lo que puedo llegar a deducir. No se me da nada bien, la verdad. –llegó a decir, con el ceño fruncido, como de costumbre en él–Pues pasarme el marrón no se si ha sido lo más inteligente. ¡No, no quería decir eso! ¡Arg!

Empezó a buscar en la memoria de su huésped ideas de cómo salir de aquella incómoda situación.

Volvió la vista al hombre. Habían pasado horas pero parecía que llevaran meses y aun así sabía poco o nada de él, salvo que había tenido una enorme y gigantesca paciencia que jamás se la podría pagar. Posiblemente el estallido en la calle había sido suficiente para indicar hasta que punto la frontera moral de Xiron podía llegar y, indudablemente, era mucho más lejana que la de Mitsuko. Si con todo eso le echaban no le preocupaba, siempre y cuando el hombre se quedara ahí. Pero nada le garantizaba que realmente siguieran juntos en aquello.

Xiron. Kaila. Yuuichi. Mitsuko. El chico de la tienda. Bueno, ese no, ese era un imbécil por darle la peor ropa que tenía. A ese que le dieran por saco.

-Lo siento.

Era la primera vez que llegaba a decir esa palabra de corazón. No sería una sorpresa para él si no fuera que no había sido premeditada si no del resultado de un cálculo exacto: No había hecho daño físicamente, pero sí verbalmente. Todos ellos se habían sentido dolorosamente ofendidos sin que él le pusiera freno alguno a sus palabras y se había largado con viento fresco sin tan siquiera dar su nombre. Puede que le diera igual lo que otros pensaran… Pero si su compromiso era que no sufrieran, estaba causando el efecto contrario.

-Mitsuko tiene razón. –afirmó. Su rostro cambió, más serio, casi apenado. –Soy un zorro desagradable. La gente me tiende la mano pero acostumbro no tan sólo a rechazarla si no a criticar sin pararme a pensar realmente que efecto tienen mis palabras en el resto de las personas. Hay quien las asumen mejor, hay quien peor, pero al final el resultado es el mismo: Hago daño a la gente, cuando soy yo el primero al que le han hecho daño desde bien joven. También soy egoísta. –declaró. A medida que hablaba, las orejas iban bajando poco a poco y la cola se colaba entre sus piernas (Difícil de lo grande que era). –Pedí a Xiron que me ayudara porque sólo no sirvo de nada. Se pelear a distancia pero mi función es cubrir a la gente en vez del combate directo. Ni siquiera se lo dije, le enredé en todo esto por beneficio propio y él en cambio debió de creer que lo hacía por compañerismo. ¡Que lo fue! Más adelante, hoy… Cuando yo lo quería negar. Y eso también me hace cobarde: Reconocer que nadie en este mundo realmente quiere quedarse sólo, inclusive yo. Nunca… Nunca he querido quedarme sólo.

Buscando en la memoria de su viejo huésped encontró una porción de memoria entre muchas otras mezcladas que sin lugar a dudas tenía que encajar a antes de cuando consiguió los primeros amigos. Permanecía en el fondo, más allá de la mente, oculto en la misma oscuridad y envuelto en un dolor que hizo que el zorro se llevara instintivamente la mano en el pecho e hiciera un gesto de malestar. Por desgracia, Fénix sólo llegó a pensar que alguna pieza empezaba a ir mal en él.

Dios, odiaba sentirse tan mal. Pero ahora algo empujaba al zorro a seguir soltando verdades.

-Mirad: Me han dejado tirado y sólo muchas veces en mi vida: Los otros chicos cuando era joven apartándome porque era el bicho raro por ser un zorro que podía ver criaturas que otros no veían. –ese fragmento de su viejo huésped estaba aun difuso, pero era el origen de todo. -¿Sabéis que es eso? Es muy jodido cuando tienes acceso a cuentos sobre lo maravilloso y espléndido que es la amistad mientras a ti te tiran al barro y se burlan de ti. -a medida que hablaba, se le veía cada vez más furioso. No con ellos: Consigo mismo. Era una furia que no les había mostrado antes. -Y es más doloroso aún cuando encuentras, perdido en la inmensidad de la nada, a una persona que te quiere como un hermano para más tarde apuñalarte por la espalda y largarse. ¡Dos veces! –ese fue el punto en que todo empezó a ir cuesta abajo. -Y es más jodido aún cuando despiertas en tu planeta en una zona desértica sin un alma que te eche un cable y piensas “¡Bueno, me han vuelto a abandonar! ¡Que más da! ¡A tomar viento todo!” ¡Así que…!

Y ahí vino el derrumbe. De haber podido Fénix tal vez habría llorado. Por desgracia esa función no estaba habilitada. No tendría sentido que tuviera agua dentro de su maquinaria cuando precisamente era débil.

-… No puedo dañar a los demás por lo que me hicieron a mi. –ahí se relajó, bajando la voz. Por primera vez, en mucho tiempo. - Así que… me dejes quedarme o no, tienes razón. Gracias, a los dos, por dejarme claro en lo que me han convertido, en lo que soy ahora y darme el motivo y la motivación para… Cambiar. –confesó.

Habían sido crueles con su viejo huésped, varias veces y en varios sentidos. El muy idiota había sido demasiado cariñoso y había pagado las consecuencias. Al final, aquellos que lo dejaban tirado en su mundo habían conseguido el propósito: La historia lo había convertido en alguien horrible y en eso había comenzado a ser él. Podía parar a tiempo y ser mejor persona. Se miró las manos y las convirtió en puños, cabreado. ¿En qué clase de monstruo se había convertido?

Si Mitsuko le decía que no encajaba allí, lo aceptaría. Pero no iría a la milicia, ni a ningún otro sitio. Simplemente se quedaría vigilando la ciudad, un poco apartado. Escucharía a la gente, miraría las relaciones desde lejos. Tal vez incluso más tarde se atrevería a acercarse, pero al mismo tiempo miraría de ayudar a alguien. Pero no iría a ningún cuartel: Obtendría exactamente el mismo resultado en todos y cada uno de ellos; y eso sólo significaría una cosa: Que no estaba preparado para establecer relaciones con nadie.

Había algo cierto en todo eso: La máscara se había caído, parcialmente.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

5:24 PM - May 04, 2016 #28

Una vez en el salón, mientras Xiron tomaba asiento, Mitsuko dudó antes de hacer lo mismo. Incluso abrió la boca para decir algo, pero no podía ser ella la que señalase que había una disculpa que brillaba por su ausencia, así que la cerró sin decir nada y se sentó donde antes lo había estado haciendo. Desde allí, inclinada hacia delante, con las manos enlazadas sobre su regazo, observaría a Fénix. Esperando que hiciese lo correcto, deseando que sus palabras hubiesen sido una broma de mal gusto, un hecho aislado, algo que no volvería a repetirse...

Cuando las palabras finalmente llegaron, la adolescente no pudo evitar suspirar. Estas no solo no eran las esperadas, sino que el tono escogido tampoco era el que habría esperado de alguien que lamentaba sus actos. La agresividad la hizo tensarse y casi perder la esperanza. Incluso cerró los ojos, pensando en que decir, en como llevar la situación... Ni siquiera saber que él no había querido decir aquello la haría cambiar de opinión, pues era el principal problema. Que hablase sin pensar, sin valorar, sin control absoluto sobre lo que soltaba al mundo para que los demás lidiasen con ello, era lo que les había puesto en aquella delicada situación.

Y entonces llegó. La disculpa. Las pestañas de la peliblanca aletearon, alzándose para buscar el rostro del zorro, identificando la sincerad en sus palabras. Sus nudillos, que habían estado blancos por la fuerza con la que se había apretado las manos, volvieron a la normalidad mientras su cuerpo entero parecía relajarse. Eran solo dos palabras, si, pero al mismo tiempo eran un paso de gigante. Así que aguardó, conteniendo el aliento, a que él continuase, a que la convenciese de que se había equivocado.

Solo su propia educación la impediría interrumpirle, levantarse para señalar que ella no había dicho nada semejante, que jamás se le ocurriría decir que era desagradable ni aun si fuese cierto. Necesitó de todo su autocontrol para permanecer en su sitio, apretando los labios para evitar contradecirle, esperando en su lugar a que llegase su oportunidad para hacerlo. Además, por mucho que le doliese, sabía que detenerle sería un error. Con o sin razón, lo mejor que podían hacer ambos era dejar que se desahogase, que se explicase.

Asi que, aunque la tristeza empezaría a teñir sus ojos rojos, apagándose su sonrisa amable, Mitsuko no volvería a abrir la boca. No haría amago alguno de detenerle, limitándose a escucharle con más comprensión de la que muchos podrían entender. Era fácil tener empatía cuando, conforme la historia avanzaba, cuanto más se abría Fénix a ellos, tanto parecido le veía a lo vivido por ambos. La diferencia estaba en lo que ella había encontrado allí, en lo que la había hecho cambiar... y ahora podía ofrecerle eso mismo a alguien, la misma oportunidad. Exactamente la misma.

Ella conocía todas aquellas emociones. La soledad, con la que había vivido a diario a su mundo. El desprecio, que tantas noches la había hecho ahogarse en sus propias lágrimas. Y la traición de aquellos que deberían haberla querido incondicionalmente, que deberían haberla protegido en vez de temerla y abandonarla. Ella, que como él, siempre había sido un bicho raro, había encontrado su lugar en Bastion. Y él también lo haría, pensó mientras se levantaba, acercándose a él con timidez, queriendo ser para él lo que Jack y Ed habían sido para ella. Otro quizás le habría abrazado, pero la menuda adolescente se limitaría a tenderle una mano, ponerla en su línea de visión, y esperar que él la aceptaba si quería.

-Da miedo. - susurró, en voz tan baja que a Xiron le costaría escucharla desde su asiento, hablándole desde el corazón. Sus ojos rojos estaban empañados por lágrimas que no estaba dispuesta a derramar. -Volver a confiar cuando todos me habían traicionado, cuanto todos me habían apartado o mirado como un monstruo... Me aterraba. - confesó, manteniendo la mano frente a ella, aun si él no la aceptaba. -Pero los dos sabemos que la soledad es mucho peor. Y tu no tienes que estar solo, Fénix. Nunca más. Este puede ser tu hogar, si lo deseas. Pero debes hacerlo... Debes desearlo... Debes confiar, por mucho miedo que de.

Sus ojos abandonarían al zorro un segundo, solo un instante, lo suficiente como para cruzar miradas con Xiron antes de regresar a él para decir una última cosa más. Una importante, que quizás les hiciese comprender porque había reaccionado como lo había hecho.

-Y si lo haces... Deberás proteger nuestros valores. Porque es tan importante protegernos a nosotros como a lo que representamos, porque es lo que la gente necesita. La gente necesita héroes. La esperanza no es un chiste... es lo que mantiene Bastion Hueco en pie cada día. No son palabras vacías, no hay arcoiris, purpurina ni luces de colores, no es una pantomima de cara al público. Es tan real como tu o como yo. - y solo entonces guardó silencio y esperó, cruzando los dedos. Ni siquiera atreviéndose a sonreír.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

6:21 PM - May 04, 2016 #29

FDI: Con permiso de Xiron por otras vías, respondo yo again y retomamos el turno habitual.

A veces, el salto que hay que hacer es tan grande que la carrerilla que hay que coger no es suficiente. Necesitas fuerza y determinación para hacerlo. Pero eso sólo sale de uno de dentro y en ese instante, el zorro tenía el salto delante por dar.

El otro lado era tétrico. Era lo que su huésped había abandonado tiempo atrás, lo que había descartado. Si se metía dentro, no habría vuelta de tuerca… Pero él lo necesitaba. Necesitaba saber qué había hecho de esa persona, y de él al mismo tiempo, un monstruo. Se había convertido en lo que los demás siempre le habían dicho que era y la encrucijada en la que se había encontrado era enorme. Pero ahora Mitsuko le estaba dando la oportunidad de dar el paso.

El zorro mantuvo la mirada puesta en la muchacha, escuchando sus palabras, atento a lo que decía. Se notaba porque tenía las orejas alzadas y no parecía dispuesto a replicar. En el fondo, el zorro se preguntaba qué había llevado a esa situación y si habría forma de salir de ahí. Mitsuko parecía tener la respuesta, pero iba a llevar tiempo y sobre todo, esfuerzo por su parte. Luego se fijó en la mano, y la suya, la derecha, empezó a temblar. Contacto físico.

Una parte de él le pidió a gritos que retrocediera y no siguiera por ese camino, el que había marcado al llegar a Bastión Hueco, el que le protegía hasta ahora. Pero el gesto de Mitsuko significaba algo más para él. Nada cambiaría de la noche a la mañana, pero podía hacerlo. Sólo tenía que entender, que comprender, que ocurrió en el pasado. Qué hizo que dos personas que se querían tanto acabaran tan mal… Que hizo que un grupo como ese de allí se desmoronara y se fuera a pedazos. Ese gesto significaba algo más para él. Era el origen de todo. Igual que antaño, todo había comenzado igual. Pero eso no significaba que tuviera que acabar de la misma forma. Podía corregirlo.

Podía ser mejor persona. No más débil, no más frágil. Simplemente, mejor persona. Alguien que podría proteger mejor a los demás, alguien que podría aprender de otros. ¿Realmente había querido estar sólo? Recordaba la rabia que llevaba acumulada cuando llegó: Le habían despertado sin motivos, sin una personalidad, sin un objetivo, abandonado al azar en la arena. Y entonces llegaba a la conclusión que no, no quería estar sólo. Que quería rodearse de gente que, como Xiron y Mitsuko, le harían entender lo mejor y lo peor de cada uno. No se abriría a todo el mundo, pero tampoco se cerraría en balde… Aprendería a juzgar a la gente. Escuchando.
Y entonces, el zorro agarró la mano de Mitsuko con la suya.

-Lo haré. –le prometió, con la otra mano en el pecho, casi jurándolo. -Tu pudiste hacerlo. Yo puedo conseguirlo también.

Para Fénix, ese instante fue cuando cogió carrerilla y dio el salto. Mitsuko había pasado por una situación muy similar, pero ella estaba ahora ahí, contenta y capaz de todo. Si ella había podido, él podía también. Tal vez no se pasaría el día sonriendo como Xiron, pero oye, lo mismo con el tiempo sería capaz de abrirse mas. Por el momento, no se presionaría: Se esforzaría en hacer de aquel lugar un sitio importante para él, aunque en aquel momento no significara demasiado. Con el tiempo lo entendería.

No dijo nada más. No era necesario: Ya había hablado lo necesario. Pero sí que podía decir una cosa: Había conseguido por fin darse a entender a la gente.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

2:50 PM - May 06, 2016 #30

La tensión estaba en el aire y ninguno de los tras abría la boca, hasta que Fénix dió el paso, aunque fue a su manera, pero lo dió, tuvo el valor de hacerlo. Xiron estaba de lleno en sus pensamientos, esperaba que Mitsuko entendiese pero el miedo seguía en él, tenía fija la vista en sus manos, que estaban cruzadas en su regazo. Pero las próximas palabras le devolvieron a la realidad. "Lo siento", las últimas palabras que esperaba escuchar de Fénix. La sorpresa se dibujó en su semblante, había escuchado bien. Pero las siguientes hicieron el mismo efecto, "Mitsuko tiene razón", dios, ¿qué había hecho ese zorro en el rato en el que no estuvieron?

Era verdad, Fénix se estaba sincerando, decía que le estaba usando, pero Xiron no lo veía así, fue de su libre elección el entrar en los Liberian, aunque coincidiesen en la elecciones. Aún sabiendo lo que Fénix era, pero aún así hacía los gestos de un humano, podría ser parte de su programación o algo para que entendiesen como se "sentía". Pero después siguió, contándoles parte de su pasado. Se notaba en el ambiente lo mal que se sentía el zorro, prácticamente arrastrando la conciencia del hombre junto a él. Xiron le estaba prácticamente obligándole a hacer lo que no quería, bueno, sabía lo de no querer pero ahora era peor porque conocía los motivos.

Sus ánimos estaban cayendo, borrando la sonrisa y aguantando las lágrimas, era un tío sensible y los dramas le afectaban como a muchos, pero tenía fuerza de voluntad parar aguantarlo. Peor fue cuando Mitsuko habló también. Prácticamente le estaba abriendo las puertas para entrar, eso pensaba él, pero no de una forma poco dramática.

Giró la cabeza primero para mirarla a ella, cruzando sus miradas, y después a Fénix, que con sus palabras hizo que el hombre cayera. Las lágrimas brotaban de sus ojos y se las secaba con la manga de la camisa. Esas situaciones le superaban y esta era verdad, no una película ni nada.

-Oh, dios, es lo más triste que he oído en mi vida. Dijo algo avergonzado. - Perdonadme, de verdad. Una ligera sonrisa se abría paso entre los surcos que crearon las lágrimas. Ahora mismo le gustaría coger a los dos que le acompañaban y les abrazaría, pero con el poco tiempo que había pasado junto a Fénix, había aprendido a controlarse.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

11:42 AM - May 11, 2016 #31

Los segundos de silencio, con su mano aun alzada comenzando a pesarle, le parecieron eternos a la adolescente. Ni siquiera se había dado cuenta de que volvía a contener el aliento, hasta que un suspiro de alivio escapó de sus labios cuando la mano de Fénix se cerró sobre la suya. Su cuerpo se relajó mientras sus labios se curvaban en una sonrisa sincera y alegre, indiferente a la lágrima solitaria que se deslizó finalmente por una de sus mejillas. Su mano estrecharía con más fuerza la del zorro antes de soltarla, tras asentir, tras haber aceptado aquel improvisado juramento. Sin necesidad de palabras, sentía que ya estaba todo dicho.

Entonces, a su espalda Xiron sería el irremediable encargado de romper el silencio, haciendo que la muchacha se volviese hacia él con una sonrisa comprensiva. Algunos se habrían extrañado de la escena, de que fuese el hombre adulto, hecho y derecho, el que estuviese llorando tan abiertamente, pero Mitsuko podía comprenderlo. Para alguien con otra historia, con un pasado diferente, las suyas podían parecer demasiado trágicas. Ella, por desgracia,sabía que había historias tanto o más tristes que las suyas. Historias que, por desgracia, ya habían terminado. Pero no las suyas, se dijo para mantener la sonrisa, las suyas tenían mucho que contar todavía.

-Tranquilo. Estás en casa. - diría para quitarle importancia, antes de decir que era el momento de cambiar de tema, de centrarse en uno más positivo. -¿Por que no os enseño vuestro nuevo hogar? - preguntó, aunque era una cuestión retórica, pues tras mirar a uno y a otro se encaminaría hacia la puerta que llevaba a un pequeño jardín.

Se trataba del que se podía ver desde la calle, cuyo camino empedrado unía el salón con la cocina. Lo formaban apenas media docena de árboles, con algo de césped, pero aun así una de las partes favoritas de Mitsuko. Aquí o allá quedaban pequeños montones de nieve, pero la mayor parte se había derretido ya, conforme las temperaturas se habían ido suavizando desde la noche anterior. Los pasos de la adolescente no se detendrían allí, sino que se adentraría en la cocina que había al final del camino. Esta no tenía nada especial. Podía haber sido la de cualquier casa con una gran familia que, a fin de cuentas, era lo que querían crear allí.

-Aquí está la cocina, la despensa - señaló una puerta cerrada y luego otra que parecía llevar al exterior. -Y ese es el patio, no hay mucho que ver allí, a parte del tendal. - Detalles mundanos, pensó, pero que deberían conocer si iban a vivir allí. Aun así no saldría al patio, sino que cruzaría la cocina de vuelta al salón, encaminándose hacia una de las puertas del fondo.

Esta si solía llamar la atención de muchos, pues en lugar de varios dormitorios el cuartel contaba con uno común. Mitsuko se pararía tras cruzar el umbral, esperando que ellos hiciesen lo propio. Había numerosas literas, algunas claramente ocupadas, con objetos sobre sus colchas o sobre la mesilla que había junto a ellas. Otras muchas no parecían pertenecer a nadie, como la joven no tardaría en señalar.

-Todos los Liberian cuentan con una litera para ellos, aunque algunos eligen dormir en otro sitio. Si no es vuestro caso, podéis quedaros con cualquiera de las que veáis libres. Al fondo está el baño. - comentó.

Allí terminaba la parte del edificio que nada tenía que ver con la organización. Ahora quedaban las salas destinadas a ser más importantes: las dos bibliotecas, el cuarto de entrenamiento y la que había sido recientemente destinada a sala de reuniones, a falta de un apelativo mejor. Pero primero les dejaría asimilar aquello, asimilar que todo eso era ahora suyo para que lo usasen a voluntad. Dándoles tiempo también para hacer cualquier pregunta que se les pudiese pasar por la cabeza.
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

1:17 PM - May 11, 2016 #32

¿Qué podía decir Fénix a esas alturas?

El zorro agradeció mentalmente el cambio de aires que sugirió indirectamente Mitsuko en aquel instante. Lo último que necesitaba era que se cayeran esos dos muros. Habían sido fuertes y habían aguantado a su manera, aunque al final se derrumbaran poco a poco. No se lo esperaba de Mitsuko a decir verdad -hasta ahora la había señalado como "Doña de acero", calificativo que ya no serviría- aunque agradeció que la muchacha fuera lo suficiente fuerte y firme para no ponerse como Xiron, que había sido harina de otro costal.

Asimilando la idea de que ahora ya no había vuelta atrás procuró recuperar la compostura colocándose bien la chaqueta –o lo mejor que pudo- y con las manos en los bolsillos comenzó a seguir a Mitsuko, prestando atención a lo que les contaba y enseñaba mientras por otro lado iba asumiendo los últimos acontecimientos. En cuanto entraron en la cocina, el zorro observó el alrededor con las orejas bien alzadas y en silencio –signo inequívico que estaba prestando mucha atención a los detalles- mientras la Liberian hablaba. A medida que iba relatando la posición de todos los habitáculos importantes, Fénix se fue haciendo cada vez más a la idea de que más que un cuartel, eso era un hogar en grande. “Hogareño” era la palabra que había elegido antes y realmente no se equivocaba. Le resultaba extraño, chocante, a decir verdad hasta un poco frustrante. Pero asimilar que aquel iba a ser el lugar donde viviría ahora con gente extraña que tendría que conocer era un paso fundamental si quería seguir adelante. Agradeció que no los sacara fuera por el tema humedad, y en cuanto la muchacha cambió de tercio y cruzó el salón el zorro dio media vuelta, su enorme cola ondeando detrás de él para ir tras ellos y seguirlos hasta las… ¿Habitaciones?

No. Habitación, cuarto. Lo que fuera.

El zorro encontró en ese mismo instante un choque cultural sorprendente. Con el morro medio abierto y una ceja arqueada se preguntó qué sentido tenía ese momento: Por lo que sabía, muchos orgánicos dormían en habitaciones independientes, algunos tal vez en pareja... Pero una en común no le constaba. A decir verdad esa forma de dormir coincidía más con lo suyo, donde todas las unidades de soporte una vez finalizado su uso eran introducidos en cabinas hasta su siguiente requerimiento, pero con la diferencia de que aquí nadie se apagaba. Claro que pensándolo bien eso coincidía con todo lo que había explicado Mitsuko hasta entonces: Los Liberian se basaban en la confianza mutua así que secretos o eran pocos, o no los tenían ahí.

-Madre del amor hermoso, ¡Sois multitud! Bueno... ¡Al menos así no perderé de vista a Xiron mientras duerme! Que a la mínima no le encuentro y en esta ciudad el setenta y cinco por cientos de los hombres miden un metro ochenta o así. Debe de ser el tópico del lugar, porque me siento tapón a su lado. -Ya. Modales. Poco a poco, paso a paso. El zorro no podía cambiar en dos horas y ya había dejado bien claras sus intenciones. Ahora paciencia. -Y seguro que todos debéis estar al nivel de Edward o más. Fiu... Vamos a tener que ponernos las pilas para alcanzarles, Xiron. No podemos ser un estorbo si vamos a quedarnos aquí. Lo de anoche nos avergonzó bastante.

Lo inteligente era dormir en el castillo. Allí nadie le descubriría. Pero lo más inteligente aun era quedarse allí y comprobar que opinión tenían de criaturas como él. Cuanto menos tiempo tuviera que guardar el secreto, mejor se movería. A decir verdad...

-¿Cuántos... sois?

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

6:01 PM - May 11, 2016 #33

Xiron se secó los restos de lágrimas que quedaban marcados en su rostro, alzó la vista a la vez que sus manos y habló.

-Uf, vale, estoy bien, estoy bien, dios, no me había derrumbado desde que vi Tritanic. Acompañó sus palabras con una leve carcajada mientras miraba a sus compañeros. Con las palabras de Mitsuko se animó del todo y cuando ella empezó a dirigirse hacia el jardín, él se levantó de un salto, se colgó el sable-pistola a la espalda y la siguió, mirando a todos lados sin perder detalle. La verdad es que era un pequeño jardín en el que estaría bien relajarse un poco, pero con el tiempo que hacía, mejor no tumbarse por ahí.

Siguiendo el camino que iba trazando la joven liberian, entraron a la cocina, doble entrada, una por el jardín y otra por el hall, estaba bien, muy bien. Equipada con tecnología, no tan avanzada como en su mundo pero se iba acercando, aunque los colores eran un poco sosos para su gusto pero estaba muy bien. Xiron asentía ante cada palabra indicativa de la joven como si fuese el niño más interesado en una excursión, no perdía detalles a parte de que se lo apuntaba todo en su mente.

Después, sin ninguna interrupción, accedieron al dormitorio, que eso si era más propio de un cuartel, simplemente cruzó el umbral y se colocó al lado de Fénix, sin interponerse entre éste y la habitación ni Fénix y Mitsuko. Se giró para mirar a Mitsuko mientras hablaba. Bueno, él no tenía sitio donde caerse muerto, Fénix le pagó la habitación para una noche, no una semana, así que era buena idea lo de dormir en el cuartel.

Iba a abrir la boca cuando Fénix se le adelantó y mencionó el tema de la estatura, era el zorro el que decía siempre lo de complejo a los demás, pero parecía que era él quien lo tenía. Primero rió avergonzado del comentario de no perderle de vista cuando durmiese, era un comentario que daba miedo. Después rió de una forma fuerte cuando mencionó la pelea de anoche, chocó sus puños, sonriente.

-Ni te preocupes, la próxima no perderemos. Lo dijo sin tapujos, decidido, sonriente como siempre, las lágrimas de antes solo eran fruto de lo que le afectaban los dramones como las historias de sus compañeros, pero solo eso. Iba a volver a abrir la boca para preguntar, pero Fénix le quitó la pregunta de la boca, así que, una vez Mitsuko respondió, atacó con una pregunta que posiblemente también fuese importante y esperaba que no fuese malinterpretada.

-¿Existe un toque de queda? ¿Alguna hora a la que se cierren las puertas?
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

9:58 AM - May 12, 2016 #34

Tal y como había esperado, el dormitorio recibiría las reacciones que el resto de habitaciones no habían merecido. A ella misma le había chocado en su día, pero había tenido sentido entonces y al final se había acostumbrado. Las cosas habían cambiado mucho desde que eran solo Jack y ella bajo el mismo techo. Quizás no los habría considerado multitud, por usar la expresión de Fénix, pero los Liberian habían dejado de ser una organización formada por cuatro gatos. Ahora tenían un número a tener en cuenta, aunque no estuviese en ese momento segura de cual era este exactamente.

El resto de comentarios del zorro la harían sonreír. En cierta manera le recordaba a Vic, muy propenso también a decir lo que pensaba de la primera forma que se le ocurría. En realidad no tenía nada en contra de ello, no era tan estricta con los modales ajenos como con los propios. El problema surgía solo cuando las palabras incluían una falta de respeto hacia alguien o, en el caso reciente, algo importante. Ahí pintaba ella la línea entre tener un carácter excéntrico y ser un maleducado.

-Bueno... Cada uno lucha a su manera. - comentó, algo cohibida, ante aquella declaración de que todos debían ser tan fuertes como Edward. Sus ojos dejarían de mirar a uno y otro, entrelazando sus manos por miedo a una pregunta directa sobre sus capacidades. Conteniéndose a duras penas para no negarlo rotundamente.

Era de todas formas difícil comparar la fuerza de un guerrero con la de un mago, no era como si allí soliesen hacer ese tipo de comprobaciones. Que ella supiese, aquella era la primera vez que alguien había luchado como parte de su prueba de entrada a la organización. Se sentía tentada a recriminarlo... Pero habiéndolo hecho Edward se dijo que sin duda habría tenido sus razones. Quizás una costumbre que no había perdido de sus años como milicianos, pensó para justificarle. Fuera lo que fuera, le incomodaban un poco la referencia a lo ocurrido la noche anterior. Sonaba como si ambos hubiesen recibido una paliza.

Pero Ed no haría tal cosa.. - pensaría, aun cuando una parte de su cerebro le sugiriese no indagar al respecto.

Igual que decidiría mantener una expresión neutra ante la afirmación de Xiron, no mostrando lo dudoso de que sus deseos se fuesen a cumplir. Bastion Hueco estaba lleno de guerreros tanto o más fuertes que Edward y los recién llegados nunca parecían estar a la altura. Pero era un tema en el que no quería profundizar, por lo que lo dejaría pasar como si no hubiese escuchado nada, sonriendo antes de lanzarse a responder a las inofensivas preguntas que ambos habían formulado.

-Veamos... Están Lucy y Edward. Chrysanthus y Vic, que han regresado hace poco. X y Link llevan ya un tiempo con nosotros. Adonis se unió tras ayudar a Lucy en su última misión... - mientras los mencionaba, los iba enumerando mentalmente. -Y ayer Lucy aceptó a alguien, pero aun no he podido conocerlo. Y luego estoy yo, claro. Y vosotros. Casi una docena. - había cierto orgullo, mezclado con sorpresa, al hacer aquella última afirmación.

Ella misma había sido aceptada hacía poco, por lo que en cuestión de un par de días los Liberian habían pasado de tener cinco miembros activos a doce. Una cierta tristeza cruzaría su mirada al recordar la gran pérdida que habían sufrido entre medias, pensando en lo orgulloso que Jack podría haber estado de ver cuanta gente estaba interesada en luchar por aquella causa. Pero lo apartó, comenzando a caminar incluso antes de haber contestado a las preguntas de Xiron, haciéndolo de camino a la siguiente habitación.

-Y no hay toque de queda, esta es vuestra casa. Pero la Milicia no recomienda caminar solo por las calles tras el anochecer. - afirmó antes de detenerse, dubidativa junto al que había sido el cuarto de los niños, ahora una habitación vacía. -Tenemos dos bibliotecas en el cuartel. - añadió finalmente, pasando de largo y poniendo la mano sobre el picaporte de la primera de ellas. Esta guarda todos los libros pertenecientes a Merlín, un viejo conocido de la organización. - afirmó, mirándoles antes de adentrarse en el cuarto.

Era una habitación pequeña pero todas sus paredes estaban cubiertas de estanterias con libros. En el centro de la sala había tres sillones junto a un par de lámparas de pie, sobre uno de los cuales estaba sentado un joven peliblanco al que Mitsuko le dedicaría una sonrisa de disculpa antes de saludarle.

-Adonis, perdona la intromisión. Estos serán nuestros nuevos compañeros. Estoy enseñándoles el cuartel. Fénix y Xiron. - comentó, señalando a uno y a otro mientras realizaba las presentaciones de rigor.
Like
Share

Adonis
Con derecho a Apodo
Adonis
Con derecho a Apodo
Joined: 9:05 PM - Jun 24, 2011

10:55 AM - May 12, 2016 #35

Adonis había estado ocupado durante un buen rato con la tarea encomendada, la búsqueda de información. Como alguien acostumbrado a los libros de magia de la academia y a estudiar de ellos, el mago blanco se movía entre los archivos con práctica soltura, anotando cualquier detalle que le pareciese importante o pudiese ayudarle con la investigación. Lo único fuera de su época original eran la libreta y el bolígrafo que estaba usando para tomar apuntes. En cierto modo, extrañaba el roce de la pluma sobre hoja de pergamino, pero debía reconocer que aquello era mucho más cómodo y limpio. Aún así, pronto el albino se detuvo un momento, con un profundo suspiro en lo que se masajeó una sien con dos dedos, el ceño ligeramente fruncido.

- Esto no tiene sentido...

Murmuró para sí. Había encontrado alguna información útil sobre hechizos defensivos, que quizás podría incluso ayudarle con sus propias habilidades, pero... ¿Enemigos capaces de destruir mundos enteros? Demasiado vaga, demasiadas posibilidades. Tanto podrían enfrentarse a Sincorazón, como la Organización XIII de nuevo, una deidad todopoderosa... Sin datos más concretos, el abanico era demasiado amplio, y por tanto difícil de saber cómo actuar.

Aún así, no se dio por vencido, y pronto Adonis estaba de nuevo leyendo de un tomo antiguo, pasando páginas mientras sus ojos castaño-violáceos, ya cansados, recorrían rápidamente las letras e ilustraciones. Ni tan siquiera se dio cuenta de la apertura de la puerta, cuando de pronto la voz de Mitsuko le hizo sobresaltarse en el sitio. Nada grave, sin embargo, por lo que pronto se volvió hacia el origen de la voz, su mente todavía saturada con información. Aún así, asimiló las palabras a tiempo, mientras observaba las dos nuevas figuras, y reaccionó a tiempo para ponerse en pie, una sonrisa amable y cansada en sus finos labios.

- No pasa nada, Mitsuko -aseguró, pasando entonces a dedicarles una mirada curiosa a los nuevos reclutras antes de inclinarse a modo de saludo- . Bienvenidos. Es un placer recibir a nuevos reclutas en los Liberian.

Se enderezó entonces, sin borrar la sonrisa educada de sus labios. Acostumbrado como estaba ya a estar en otros mundos y a la variedad de razas, especialmente en Bastión Hueco, no mostró ninguna sorpresa ante el aspecto de Fénix o cualquier otra cosa que, en su mundo de origen, pudiese estar "fuera de lugar".
Ficha médica || Cronología

Adonis: [silver] || Herdeus: [LightSteelBlue]
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

12:16 PM - May 12, 2016 #36

Y Fénix casi que estaría agradecido. Decidido a mostrar que podía tener un buen comportamiento y no ofender a nadie, lo último que necesitaba era que la gente hiciera algún comentario despectivo sobre su aspecto y dar tener motivos para saltar, aunque la sonrisa sobraba un poco… Bueno, empezaba a ser la rutina habitual. Cada vez le afectaba menos esos gestos mientras respetaran su espacio personal. Sin embargo había otro detalle que le llamaba más la atención al igual que con Mitsuko y temía que también se volviera otro tópico en aquel lugar… De hecho: Esbelto, sonrisa,de pelo plateado y con pintas por la voz de ser la persona más “light” del planeta. Dios santo, ¿Había algo que no tuviera ese hombre que no deseara cualquier otro? Bueno, sí, tenía una estatura normal entre Xiron y Mitsuko.

Issssh, un poco más alto y Fénix lo habría llamado “Don Perfecto”

-¿Albino, tal vez? Por tu piel clara. –llegó a soltar. -No es nada malo, pero me sorprende. De donde vengo se cuentan con los dedos de la mano y, creedme, seríais la esperanza que necesitan si os encontraran. –relató, frotandose la cabeza. Bien, ahí estaba entonces la explicación de su reacción con Mitsuko. -¡Pero bueno! Tampoco te quería molestar y eso aunque… La madre del tanto… ¡Algo así buscaba yo, una biblioteca! Se lo quería preguntar a Devan, pero al final la conversación fue por otros derroteros.

Traducción: Apareció el mazizorro de Karn y se le fue el santo al cielo. Malditas distracciones.

Atraído por la curiosidad y el asombro el zorro se atrevió a dar un paso adelante y a contemplar toda la estancia. ¿Cuántos libros había ahí? Bastantes para saturar toda su base de datos y dejarlo totalmente inusable, así que tendría que ser un poco selectivo. ¿Encontraría ahí explicaciones a todas las preguntas que se había formulado por culpa del periódico?

-Veamos… –eligiendo una estantería al azar, empezó a leer unos cuantos tomos con tal de hacerse una idea del contenido que había por ahí, agachando las orejas hasta casi dejarlas planas y entrecerrando los ojos. - “La espada en la piedra”, “La piedra filosofal”, “Como engañar a una bruja” -fue diciendo, deteniéndose en uno que inmediatamente cogió con ambas manos, mirándolo fijamente. -“Cura en la magia”… Artes… ¡Ei, Xiron, es posible que con esto te pueda explicar como te curé ayer! Si funciona de forma parecida, claro.

Era otra conversación que había quedado colgada entre los dos la noche anterior. Sin embargo, el cansancio del soldado y la frustración del zorro habían terminado por dejarlo todo de lado para centrarse en reponer fuerzas. Fue a abrirlo, pero se detuvo al momento en cuanto otro pensamiento recorrió por su cabeza.

-¿Eres el bibliotecario, entonces? –le preguntó a Adonis. -¿Tenemos acceso a estos libros o sólo alguien específico puede leerlos? Ya, suena a pregunta estúpida, pero con todas las licencias que me he tomado hasta ahora y que han acabado en discusión, ¡casi prefiero preguntar y ahorrarme disgustos sin sentido!

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

11:45 AM - May 13, 2016 #37

Por suerte no vió la reacción de Mitsuko ante su afirmación para dar ánimos a Fénix, después de lo vivido había reaprendido a no subestimar al rival por muy inocente que pueda parecer. Fue contando con los dedos los nombres que iba mencionando la joven: Lucy, Edward, Chrysanthus,Vic, X, Link, Adonis, un desconocido y ellos tres. Un total de once personas,no parecía una organización muy grande pero parecía fuerte. Sonrió como un niño al notar la sorpresa en la voz de la joven, él no era una persona muy avispada pero esa vez lo notó enseguida. Soltó un pequeño “ja” cuando mencionó que no había toque de queda,tampoco volvería todos los días por la madrugada, pero así tendría algo de libertad, aunque se le quitó la sonrisa cuando mencionó que no era recomendable caminar solo tras el anochecer.

Siguió a Fénix y Mitsuko hasta la siguiente parada, dos bibliotecas, ¿por qué no una grande? Cosas de otros mundos. Pasó de largo las palabras sobre de quién eran los libros aunque si anotó el nombre, Merlín. Se adentró en la pequeña habitación que servía como biblioteca el último de todos, mirando a las amplias paredes llenas de libros, dedicó un pequeño silbido para demostrar su asombro y dió un par de pasos dentro, su vista acabó parando en el joven de pelo blanco al que habían interrumpido, como Adonis le presentó Mitsuko.

-Gracias, Adonis, siempre es y será un placer conocer a la gente con la que trabajaré. Soy Xiron. “Recluta”, hacía mucho que no se referían a él con esa palabra, en cierto modo le daba melancolía y recordaba cuando empezó en el ejército pero eso ya era agua pasada. Se representó con una sonrisa, característica en él.

Entonces Fénix habló, no era una forma agresiva como de costumbre cuando decía esas cosas pero era una alusión a su mundo, algo que pocas veces había mencionado delante suya. Atento a si se formaba una conversación se acercó a una estantería y empezó a leer los títulos de los lomos de los libros, le sorprendió que estuviesen en su mismo idioma o que al menos los entendía, la voz de Fénix le hizo alejarse de esos extraños pensamientos y girarse para mirarle. Le había quedado claro como funcionaba la cura que le hizo, era “magia” solo eso y aunque Fénix no fuese un l’cie parcialmente comprendía que no todo era como en su mundo, puede que él no pudiese hacer esas cosas pero los demás sí, porque procedían de otros mundos, cada ser funcionaba de manera diferente.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

10:58 AM - May 15, 2016 #38

Un largo suspiro se podría escuchar de labios de Mitsuko ante la primera pregunta de Fenix. No es que fuese malo, ni un insulto, pero seguía siendo un comentario incómodo, pues era una condición que le había causado muchos disgustos en el pasado. Aun así no dijo nada para recriminarle, comprendiendo su explicación, y manteniéndose en un silencioso segundo plano mientras ellos asimilaban aquella habitación. No pudo evitar sonreír ante la reacción de Fénix pues, después de todo, de las dos bibliotecas que tenían aquella era la de menor tamaño.

No sería hasta que llegasen las preguntas sobre los libros que la adolescente retornaría a la conversación, dispuesta a contestar a Fénix para ahorrarle a Adonis todas las molestias posibles. Cuanto antes terminasen, antes podrían volver ambos a la tarea que Lucy les había encomendado y de la que hasta ahora ella tampoco había sacado demasiado. Las interrupciones se habían sucedido, primero con la visita de Ludovico y ahora con todo aquello.

-No tenemos bibliotecario y podéis leer tantos libros como queráis. - y, aun sabiendo que se repetía, miraría a Fénix con una sonrisa paciente antes de repetir. -Recuerda que este es tu hogar ahora, si hubiese algo que no pudieséis hacer os lo diríamos. Simplemente, tened en cuenta que todo es de todos, por lo que no lo acaparéis demasiado tiempo. - añadió, no dijo nada sobre cuidar las cosas, dando por hecho que iba implícito.

Entonces, como recordando el tema mencionado de las curas y la persona con la que estaba en la habitación, su atención pasaría del zorro a Adonis antes de mencionar una cosa más.

-Y si tenéis una duda sobre la curación...Adonis, al igual que Lucy, está especializado en ese tipo de magia. Quizás pueda resolvérosla. - comentó, no queriendo dar por sentado que el peliblanco conocería la respuesta, por no ponerle en un compromiso.

No sería hasta entonces que se diese cuenta que no sabía cuales eran sus puntos fuertes ni nada sobre su forma de combatir, o que podían aportar a la organización. En eso funcionaban diferente a las demás, lo único que allí importaba realmente era la intención. Aunque ahora sentía curiosidad sobretodo por lo que Fénix podría hacer.
Like
Share

Adonis
Con derecho a Apodo
Adonis
Con derecho a Apodo
Joined: 9:05 PM - Jun 24, 2011

12:54 PM - May 15, 2016 #39

Aunque Mitsuko ya había hecho las presentaciones de rigor, Adonis asintió y sonrió más ampliamente a Xiron cuando se introdujo, antes de que llegase de pronto la pregunta de Fénix. A diferencia de la otra albina, no obstante, el mago blanco no expresó malestar o incomodidad, sino sencillamente curiosidad. Tras ello, y su comentario, sonrió más tímidamente, instintivamente pasándose una mano por el pelo plateado.

- Bueno... En mi mundo de origen tampoco es algo común.

Ahí podía verse la diferencia entre Mitsuko y Adonis. La primera había sufrido demasiado debido a su naturaleza, mientras que el segundo nunca tuvo problemas al respecto. Al contrario, su aspecto y su carácter amable y gentil le habían valido no solo la simpatía de la inmensa mayoría de la gente de la academia militar, sino incluso el deseo de algunos. Aunque eso último era algo que al albino nunca le había preocupado.

En todo caso Adonis no ahondó en el tema, ni tampoco tendría opción, ya que pronto la atención del hombre-zorro se centró en la biblioteca en sí, sonriendo ante su innata curiosidad y al parecer la extroversión de alguien que decía lo que le pasaba por la cabeza. Cuando llegó la pregunta sin embargo parpadeó, pero Mitsuko se adelantó a responder antes de que Adonis tuviera tiempo. Después de todo, él también había llegado recientemente, y aunque se imaginaba la respuesta, no se había adaptado lo suficiente para poder responder con seguridad.

- Así es. De hecho sólo estoy realizando una pequeña investigación aquí. Por eso estoy haciendo uso de la biblioteca en estos momentos.

Ante las siguientes palabras de la muchacha, la sonrisa del peliplateado se volvió más tímida.

- Bueno, mi experiencia viene de mi mundo de origen, aunque los principios parecen ser similares, si no los mismos, en muchos otros, al menos en lo que se corresponde a la magia de curación. Os ayudaré en todo lo que me sea posible, aunque Lucy tiene más experiencia que yo.

De nuevo, Adonis no pudo evitar mostrarse humilde, a pesar de que ya había demostrado sus dotes con la magia blanca en ocasiones anteriores.
Ficha médica || Cronología

Adonis: [silver] || Herdeus: [LightSteelBlue]
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

4:27 PM - May 15, 2016 #40

O él tenía demasiada gasofa en su cuerpo, o esa gente tenía demasiada horchata en la sangre. Una de tres.

Fénix observó el libro a medida que Mitsuko iba hablando y explicando como iba toda la biblioteca. No, no lo acapararía demasiado tiempo pero dadas las circunstancias era conveniente saber que había una fuente de conocimiento que podía usar para ponerse al día de donde se encontraba y las costumbres de los mismos. Y que podía acceder a esa fuente de información en cualquier momento.

Pero en cuanto la muchacha hizo comentario alguno sobre curación y Adonis se sumó, las orejas del zorro volvieron a alzarse y se inclinaron hacia adelante, denotando suma atención a lo que explicaban. Por la desconfianza del zorro recurrir a ellos sería la segunda opción que tomaría si los libros no le ofrecían la información necesaria, pero por el trato hecho con Mitsuko descartala no era opción.

No obstante, tanta amabilidad empezaba a resultar asfixiante para una persona cuyo trato no estaba acostumbrado a recibir en años

-Vale… ¡Bien, bien, está bien saberlo! -en ese punto el zorro decidió cambiar radicalmente de tema antes de que siguieran poniéndose demasiado amables. Era una forma indirecta de marcar distancia poco habitual en él en vez de abrir la boca y soltar alguna de sus barbaridades. Pasando de nuevo al lado de Mitsuko volvió a dejar el libro en su lugar.

Aunque dudó.

-Pero si estas trabajando, seremos breves. -ahí Fénix se giró de golpe y se quedó cruzado de brazos, con su rostro de enfadado como de costumbre. -Xiron y yo venimos de sitios muy distintos. Edward nos hizo ayer dos pinceladas muy rápidas pero me han bastado una hora y una conversación en un desayuno para darme cuenta que ni siquiera sabemos a qué nos enfrentamos más allá de una palabra -alzó un dedo: -Sincorazón y -alzó otro dedo. -que sólo una "llave espada" puede derrotarlos.

Ahí el zorro se llevó las manos a los bolsillos, y alzó un poco el morro,

-Así que teniendo en cuenta que sólo otra persona tiene algo así y que todo esto lo he tenido que sacar de un periódico tan amarillo que brilla con luz propia, estaría bien ponernos al día de forma breve. -solicitó. -Veréis, me tomo muy en serio el combate y lo último que quiero es cometer un error ahí fuera, más... Si no voy a pelear sólo. -ahí miró a Mitsuko y luego a Xiron, para finalmente añadir: -Si hay un enemigo en común tenemos que saber quién es antes de que sea demasiado tarde. Y creedme... Lo de saberlo tarde no trae ninguna ventaja y arrastra un infierno en persona. De eso se un rato largo.

En temas sociales, Fénix podía ser inherente y borde... Pero en tema de combate, esa criatura se lo tomaba demasiado en serio. Con la cola casi tocando el suelo fue pasando la mirada de uno a otro, esperando respuestas.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

12:02 PM - May 17, 2016 #41

Poder leer tantos libros como quiera de la biblioteca, Xiron no era un apasionado de las letras pero de lo que más gustaba era la poesía y posiblemente en ese lugar hubiese bastante. Asintió cuando la joven mencionó que no acaparasen las cosas demasiado tiempo, pues como en cualquier biblioteca prácticamente. Ya lo de la curación le quitó la sonrisa durante unos segundos, más bien mencionar lo de la “magia”, parecía el único que no tenía ni idea sobre el tema, en ese aspecto se sentía inútil, pero lo que la magia no arregla, el acero puede intentarlo, incluso en la cura.

-En mi mundo la magia no es algo fácil, ni seguro. Todo a lo que llego a poder curar es tirando de lo poco que se de primeros auxilios. Soltó el comentario, simplemente dejándolo en el aire, creía que si lo soltaba se quedaría más cómodo.

Iba a hablar pero cerró la boca con fuerza escuchando cada palabra de la que no le faltaba razón alguna, no sabía si era una buena forma para hablar del tema pero era el estilo de Fénix y era totalmente directo, sin tapujos. Miró a Fénix a la vez que el otro hacía lo mismo. Cuando terminó, Xiron saltó como un resorte para apoyar las palabras de Fénix antes que Mitsuko o Adonis pudiese responder.

-Lo cierto es que Edward nos lo explicó pero no llegó a decirnos como son, simplemente se limitó a decir su origen por así decirlo. Hizo un gesto con ambas manos para remarcar un entrecomillado en la palabra “origen”. -Así que si podríais decirnos algo más útil nos sería de ayuda. Con sus palabras en un tono relajado trató de suavizar las de Fénix, que parecían sonar algo agresivas.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Mitsuko
Con derecho a Apodo
Mitsuko
Con derecho a Apodo
Joined: 10:35 PM - Jun 25, 2006

10:15 AM - May 25, 2016 #42

[+] Spoiler
Por unas cosas y otras me ha sido imposible contestar antes. Encima ahora me voy de viaje, así que espero que os parezca bien la solución a la que he llegado con Adonis :)
En contraste de nuevo con las respuestas tranquilas y suaves de los peliblancos, llegarían las palabras de Fénix. Estas estaban cargadas de energía y aunque su actitud seguía rozando para la adolescentes los límites de lo inapropiado, al menos ya no había hostilidad ni desdén en las palabras elegidos, sino la curiosidad de cualquiera que llevaba apenas un día en Bastion Hueco. Aquello sin duda podía dar para un rato y conforme más hablaba el zorro, más se convencía de que uno de los dos magos debería volver a su tarea.

Fue en ese momento en el que decidió que, a pesar de lo que había pensado hacía unos minutos, lo justo sería que fuese ella la que retomase la tediosa tarea y le diese un respiro a Adonis. Después de todo, ella llevaba un buen rato entreteniendo a los nuevos miembros, descansando la mente de alguna forma, aun a pesar de lo intensa que había sido la conversación en ciertos momentos puntuales. Así que intercambiaría una mirada con Adonis antes de tomar la palabra una vez más.

-Creo que esa sería una conversación para llevar con calma. Adonis, ¿Te importaría responderles mientras le enseñas lo poco que les queda por ver del cuartel? Solo quedan la otra biblioteca y la sala de entrenamiento. Si no te importa, yo continuaré la investigación y esperaré a Lucy, no creo que tarde en volver. - comentó con suavidad.

Era una petición que no esperaba que nadie replicase, pero aun así esperaría una confirmación del otro peliblanco antes de volverse hacia sus nuevos compañeros. Sus ojos se posarían primero sobre Fénix, pensativos. Por un segundo parecería que iba a decir algo, pero finalmente se limitaría a sonreírle antes de volverse hacia Xiron. Solo entonces este descubriría que aquel comentario lanzado al aire no había sido pasado por alto por la muchacha, que le miraría directamente a los ojos antes de hablar.

-Debes saber que la magia en este lugar es tan común como el arte de la espada. Ambas son difíciles y peligrosas... - comentó, con tranquilidad, haciendo una señal con la cabeza hacia el arma que él portaba. Algo en sus palabras le había hecho pensar que el hombre desconfiaba de la magia en particular, aunque quizás se equivocase. -La única diferencia es que es más difícil identificar a un mago que a un guerrero. - comentó, sonriendo, antes de despedirse con un gesto de los tres y volverse hacia la estantería. Había tanto que hacer...

Lo más curioso de todo era que ante ellos habían tenido una maga en todo momento. Una que, a diferencia de Adonis o Lucy, no centraba sus esfuerzos en la curación ni en la protección, sino en todo lo contrario. Allí donde la veían, tan menuda y serena, había logrado lo que nadie había esperado, llegar a la final del último torneo de la ciudad. Con su poder había logrado superar a guerreros experimentados y conocidos, que tampoco lo habían visto venir. Si, la magia podía ser muy peligrosa. Sobretodo si cometías el error de subestimarla.
[+] Spoiler
Con esto salgo del tema por el momento, aprovechando para dejaros libres durante las próximas dos semanas que estaré ausente. Portaros bien con Adonis ^^
Like
Share

Adonis
Con derecho a Apodo
Adonis
Con derecho a Apodo
Joined: 9:05 PM - Jun 24, 2011

10:34 AM - May 25, 2016 #43

Poco acostumbrado a tratar con alguien tan rudo como Fénix, Adonis disimuló una mueca contrariada, aunque sí le dirigió una breve mirada a Mitsuko, buscando confirmar si había hecho o dicho algo que no debía. Aún así, se mantuvo paciente y sereno, escuchando entonces las palabras de ambos novatos. Ahí el mago blanco frunció ligeramente el ceño, no enfadado pero sí confuso: Después de todo, todavía no conocía bien los métodos de Edward, no sabía cómo había reclutado a aquellos dos en primer lugar. Puede que no les hubiese dado más información por falta de tiempo, debido a las múltiples reuniones que estaban teniendo últimamente ambos él y Lucy. Posiblemente ya contaba con que en el cuartel pudiesen recibir explicaciones más concretas sobre los Sincorazón.

Después de intercambiar otra mirada a Mitsuko, parecía claro que sería el propio Adonis quién pasaría a atender a los novatos. En cierto modo, el albino agradecía poder tomarse un pequeño descanso, incluso si hablar demasiado en profundidad sobre los Sincorazón no le hacía gracia. Después de todo, los conocía demasiado bien, y no era algo de lo que se enorgullecía. Pero su amabilidad era superior, y le devolvió una suave sonrisa a la maga.

- Por supuesto. He dejado algunas notas en la libreta, puedes consultarlas para ver lo que he encontrado hasta el momento.

Adonis esperó entonces al intercambio de palabras entre los tres, antes de invitar a Fénix y a Xiron fuera de la biblioteca para que Mitsuko pudiese trabajar con más tranquilidad. En el poco tiempo que se tomaron para salir de allí, el mago blanco trató de relajar su mente todavía saturada y ordenar sus ideas.

- Aunque soy también nuevo en los Liberian, tengo más experiencia con los Sincorazón. Entiendo perfectamente vuestra intranquilidad, y coincido en que conocer a tu enemigo antes de combatirlo es crucial para vencerlo -Adonis comenzó, dándoles a entender que estaba de acuerdo en que sus dudas no eran descabelladas, antes de posar sus ojos primero sobre uno, después sobre el otro, y continuar- . Aún así, me gustaría saber qué es lo que habéis descubierto hasta ahora sobre los Sincorazón, aunque sea poco, para así saber por dónde empezar.

El mago blanco consideró que aquél era el paso adecuado, no sólo para descartar explicaciones innecesarias, sino incluso para corregir posibles errores y malentendidos, si es que los había. También le ayudaría, de nuevo, a ordenar mejor sus ideas y ser capaz de atenderles con más eficacia.
Ficha médica || Cronología

Adonis: [silver] || Herdeus: [LightSteelBlue]
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

12:03 PM - May 25, 2016 #44

Las últimas palabras de la muchacha habían hecho arquear al zorro una oreja mientras contemplaba a aquellos dos. No tardó nada en recordar precisamente la razón por la que a Xiron se le antojaba complicada la mera existencia de una energía que había decidido por su cuenta que las leyes básicas de la naturaleza no iban con ella, pero la decisión de contarlo o no residía en las manos del soldado. Él ya tenía demasiados cabos sueltos que atar y problemas que resolver para meterse en más asuntos.

Lo realmente sorprendente es que más gente tuviera capacidades parecidas. Se frotaba levemente la barbilla mientras meditaba con cuidado las palabras de Mitsuko. Si la magia era más común allí significaba que habían sido capaces de manipular la naturaleza a su antojo, algo que en su planeta natal era una habilidad cuanto menos inaccesible para los orgánicos. Era consciente que todo partía con reglas similares y cuya finalidad era la misma, pero empezaba a plantearse la idea de leer libros para ver hasta qué punto sus artes y la magia tenían más en común de lo que se llegaba a imaginar.

Asintiendo con la cabeza al gesto de despedida de Mitsuko, Fénix se centró totalmente en Adonis. Lo que pasó a continuación… Fue digno de la mayor de las sorpresas. El zorro llegó a plantearse si Don Cloroformo (Era la única forma de describir esa parsimonia de actitud, como si llevara cloroformo en vena) tenía ceras en las orejas o algo estaba impidiendo poder atender a sus palabras.

-Eh… ¿Nada? –la frase salió de su morro casi como una bala antes de que pudiera ni siquiera caer en la cuenta que estaba cometiendo el error de nuevo, peligrando todo el trabajo que había tenido con Mitsuko minutos antes. Cogiendo aire, el zorro se frotó el entrecejo y cerró levemente los ojos, mientras sus orejas bajaban y miraba de centrarse. –Está bien, está bien. No voy a pasar por esto de nuevo así que dejadme que recapitule a segundos antes.

Tampoco es que hubiera mentido. Fénix no sabía nada más que lo que también sabía Xiron así que estaban en la misma situación. Estaban en un punto en el que tenían las piezas del puzle en la mano y Adonis el resto del rompecabezas. Pero era tan irrisorio que malgastar saliva en aquel asunto no tenía demasiado sentido. Bien, si era lo que Don Cloroformo quería…

-Tenemos a enemigos llamados sincorazón que viven en la zona hueca, y cuyas armas convencionales no les hacen nada más que cosquillas. - Asunto que ya era un fastidio porque ya había pasado por eso en su planeta y el resultado había sido... Ese – Pero parece ser que tenéis una solución llamada Llave-Espada, en manos de Edward de hecho. Nombre irónico para un arma que parece ser la clave de todo este embrollo.

Sí, eso era todo lo que tenía. Se ahorraba el detalle de Pan porque… Bueno, seguía sin creerse demasiado aquel asunto y prefería verlo por sus propios ojos.

-Y ya está. En serio, ¿Soy el único que piensa que necesitáis un panfleto para los que aterrizan aquí? Del palo “Cinco cosas chungas de Bastión Hueco que debes saber” porque no tenemos ni tan siquiera una imagen clara de lo que es un Sincorazón. ¿Es un pájaro? ¿Un avión? ¿Una… enfermedad? No se, Xiron, ¿Tú tienes algo más?

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

5:18 PM - May 25, 2016 #45

No esbozaría ni una sonrisa falsa con el comentario de que aquí la magia era tan común como la espada, para él, la magia no podía tomarse a la ligera, si, te daba ventaja en combate, era útil y todo eso, pero la gente vivía con temor a esas personas y conocerlas es algo triste, en un momento les acabarías diciendo “adiós” y probablemente no les volverías a ver. ¿Que era más difícil identificar a un mago de un guerrero? No le faltaba nada de razón. No quería tener que volver a explicar como funcionaban las cosas en su mundo, tan solo se limitó a asentir cuando ésta se despidió y les dejó en manos de Adonis.

Xiron emprendió la marcha fuera de la biblioteca en cuanto el joven les hizo la señal. Les preguntó que sabían, bueno, Xiron no tenía ni idea del tema, solo lo que Edward les contó la noche anterior. Todo lo que dijo Fénix era lo mismo que el ex-soldado conocía, aunque creía que el comentario sarcástico sobraba, alzó un poco la mano cuando Fénix le preguntó, recapacitando la respuesta durante unos segundos para poder hacer memoria.

-Bueno… si mal no recuerdo, Ed nos dijo que eran seres nacidos de la oscuridad, de cuando devoran el corazón de un ser vivo, uf, no me gustaría ver esa escena. Y tampoco tienen conciencia, son peligrosos y salvajes. Nada más a partir de ahí, pero no entiendo. Si solo un arma puede acabar con ellos ¿por qué no se forjan más de esas? No entiendo nada. Acabó frustrado, con la mano en la frente, como si le doliese la cabeza, había demasiados cabos sueltos, teorías que reformular y sobre todo, hueco en las defensas de los ciudadanos de la ciudad.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Adonis
Con derecho a Apodo
Adonis
Con derecho a Apodo
Joined: 9:05 PM - Jun 24, 2011

5:53 PM - May 25, 2016 #46

Adonis frunció ligeramente el ceño con la primera respuesta de Fénix, de nuevo no por enfado, sino por escepticismo. Incluso arqueó una ceja, dando a entender que no se lo creía completamente. Con paciencia asintió a sus siguientes palabras, y pasó a escucharle, todavía con una mueca seria en su rostro. De hecho, en cuanto Fénix terminó con su resumen el mago blanco no pudo evitar preguntar, en casi una exhalación.

- ¿Sólo?

De nuevo, no estaba molesto con ellos, a pesar de que la actitud de Fénix le... "intimidaba" un poco, sino con el hecho de que fuesen enviados a los Liberian sin siquiera saber contra qué estaban luchando. ¿En qué estaba pensando Edward? Aún así, Adonis continuó escuchando al zoomorfo de zorro, una mano en su mentón y una mueca concentrada, pasando después a escuchar a Xiron. Tras unos segundos de silencio, asintió para sí.

- Entiendo... -todavía con expresión concentrada, siguió ordenando sus ideas, apenas segundos después soltando un suspiro- . Veréis... Lo habitual en Bastión Hueco es que aquellos que llegan aquí es porque han perdido sus mundos de origen, a manos de los Sincorazón. Es evidente que no es vuestro caso. No es el único, pero es menos habitual. Quizás eso explique por qué no hay un protocolo claro de bienvenida y explicación de lo más importante. He oído rumores sobre que se está trabajando en ello. Yo también llegué recientemente a este mundo, así que... Siento no poder daros más detalles al respecto. Yo mismo los ignoro.

El mago blanco tan sólo se paró un momento para que fuesen asimilando lo que había dicho, aunque era todavía poca información, y no lo comprenderían del todo hasta que él continuase.

- Los Sincorazón son, efectivamente, criaturas nacidas de la oscuridad de los corazones de la gente. -en ese caso era prácticamente igual que las apariciones en su propio mundo de origen, aunque al mismo tiempo con algunas diferencias- . Xiron, cuando hablamos de corazón, no nos referimos al físico, sino a nuestra esencia, por así decirlo. Nuestros sentimientos, nuestra voluntad... Lo que indica si somos más fuertes o débiles ante la oscuridad. Es un concepto abstracto. Pero, efectivamente, es el alimento de los Sincorazón. Y, si ellos devoran tu corazón, te vuelves uno de ellos. Sin conciencia, sin cuerpo. Sólo oscuridad e instinto.

Adonis se abrazó a sí mismo. Ahondar en su propia memoria estaba siendo doloroso, pero se esforzó por concentrarse sólo en los hechos, no en el cómo los conocía.

- Sin embargo, incluso sin conciencia, los Sincorazón tienen un objetivo: Acceder al corazón de los mundos, pues éstos también lo tienen, y devorarlo. Cuando eso ocurre, dicho mundo es tragado por la oscuridad, y se pierde. Aquellos cuyo corazón es lo suficientemente fuerte logran a veces sobrevivir, llegando mediante portales de oscuridad a otros mundos. Como es el caso de la mayoría de los habitantes de Bastión Hueco. Los que no, acaban perdiéndolo, y ya os he dicho las consecuencias de ello.

"Aquí es donde la llave-espada juega un papel importante, incluso crucial. No sólo es más eficaz contra los Sincorazón, sino que tiene la propiedad de restaurar y sellar el corazón de un mundo si se llega a tiempo, antes de ser completamente devorado. Y por desgracia no se puede fabricar. No es un arma habitual. No entiendo bien cómo o por qué, pero en cierto modo la llave-espada tiene... algo así como voluntad propia. Es quién elige a su portador, no a la inversa. El hecho de que hayan vuelto a aparecer después de años es ya todo un logro.


Considerando que ya había dicho lo más importante, Adonis por fin guardó silencio, esperando a que ambos novatos asimilasen la explicación, y también que le preguntasen dudas más específicas, en caso de haberlos.
Ficha médica || Cronología

Adonis: [silver] || Herdeus: [LightSteelBlue]
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

6:58 PM - May 25, 2016 #47

Fénix podía dar gracias a que su cuerpo estaba totalmente cubierto de un pelaje naranja y blanco, sobre todo su rostro, o de lo contrario la palidez que habría adoptado su piel habría podido competir con el pelo de Adonis.

Al principio la reacción del zorro fue básicamente de puro aburrimiento. La explicación que le iba dando el muchacho era parecida a la que había dado el soldado así que estaban repitiendo datos de forma innecesaria y malgastando segundos valiosos. Pero aun así permaneció en silencio con las manos en los bolsillos y apoyado sobre su pierna izquierda por respeto y esperando que en algún punto Adonis mencionara algo de interés. Tampoco es que no prestara atención al detalle: En su cabeza iba recuperando todos los datos que Edward, Kaila y Devan le habían ofrecido, los contrastaba y los iba enlazando.

Una oreja se alzó cuando Adonis explicó a que se referían con corazón y una alarma leve sonó en su cabeza, pero en vez de detener un momento al hombre como de costumbre decidió dejar que prosiguiera. A medida que daba más detalles los ojos del zorro se abrían cada vez más, las orejas se alzaban y la cola se le metía entre las piernas. ¿Las máquinas también tenían esencia? Lo dudaba pero tampoco tenía ganas de lanzarse a comprobarlo.

Sin embargo, a medida que la explicación fue avanzando las alarmas en su cabeza fueron saltando. Por un lado, el zorro ataba cabos sueltos y les daba forma para entender la gravedad de la situación. No era un enemigo normal y corriente, uno de carne y hueso o parecido que pudieran pegar dos tiros y fin del combate. Era algo más abstracto, algo tal vez incluso etéreo que atacaba a partes de un ser vivo más allá de lo que la ciencia podía confirmar. Era ese punto en que uno saltaba de lo demostrable mediante números a la metafísica, de la biología a la filosofía. Pero al mismo tiempo, toda aquella historia empezaba a resultar aterradoramente familiar. A medida que explicaba la llave-espada Fénix miró de reojo la otra biblioteca. Su mano derecha temblaba un poco y en sus ojso se podía ver, si uno se fijaba, temor absoluto. Al final, cuando el hombre llegó a explicar del todo el arma, ya no aguantó más.

-Yo ya he vivido esto. –admitió.

Era de las pocas veces en que hablaba en serio, sin chistes ni sarcasmo, de la misma manera que lo había hecho en el castillo hasta que la conversación se fue de madre. Dando media vuelta Fénix avanzó hacia la otra biblioteca y miró a su alrededor para revisar todas las estanterías en busca de donde comenzaba la letra “S”, dando por supuesto que no categorizarían los artículos. Ahí centró todos sus esfuerzos para buscar el libro que necesitaba.

Esos Sincorazón… Su huésped los había visto. Su planeta entero. Y si eran los mismos, no eran ninguna broma.

El documento que le interesaba se encontraba un par de estantes más arriba de lo que él podía alcanzar, así que con un gruñido cogió una silla y se subió a ella, pasando totalmente de si eso estaba permitido o no por las prisas de querer contrastar datos. En cuanto lo tuvo en su mano el zorro bajó al suelo de un salto y, a medida que volvía con sus compañeros, fue revisando el libro. Se le veía muy nervioso. Temblando, casi.

En una página en concreto, el zorro se detuvo de inmediato. Reconocía esa figura porque su huésped las había visto en ocasiones y su mundo otras tantas. Con absoluta estupefacción por fin alzó la mirada a Adonis mientras le tendía el libro a Xiron. Dejaría que lo cogiera, si quería, por la página en la que se había limitado a no ver más allá.

-El asunto es más grave de lo que pensaba, Xiron. Muy grave.

¿Estaba aterrado? Sí, lo estaba. Porque su huésped lo había estado en cientos de ocasiones, porque lo que había detrás de esas criaturas era horrible y sacado de sus peores pesadillas. De poder soñar, sería lo último que querría en esa vida en aquel mismo instante. De reojo acabó mirando al soldado al cabo de unos segundos, por si Xiron dudaba acaso de lo temeroso que se encontraba.

-Y aquí tienen mucha suerte. –acabó de decir. -Otras catorce millones de personas habrían dado un brazo con tal de disponer de un arma como la que menciona Adonis.

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share

Xiron
Con derecho a Apodo
Xiron
Con derecho a Apodo
Joined: 8:10 AM - Dec 18, 2015

9:50 AM - May 26, 2016 #48

Esbozó media sonrisa mientras se encogía de hombros, cuando Adonis reaccionó, si, era extraño que tuviesen tan poca información y hubieran ido corriendo a alistarse a los Liberian, pero Xiron tenía una corazonada de que era ahí donde debían estar y no con la Milicia recibiendo órdenes ni con los Exploradores yendo de mundo en mundo.

A medida que el peliblanco hablaba, la cara del ex-soldado iba convirtiéndose en un cuadro, no esperaba que la cosa fuese de tal manera. Si los Sincorazón se alimentaban de la esencia, los sentimientos, voluntad y todo eso, Xiron tenía un problema y Fénix no tanto, la verdad. Apretó los puños cuando Adonis concluyó la explicación, el asunto era difícil, aun teniendo algunos la llave-espada, tenían todas las de perder, si solo unos pocos podían acabar con ellos de forma definitiva, no tendrían muchas posibilidades.

Fénix le sacó de su ensimismamiento cuando dijo que ya lo había vivido, algo le estaba ocultando y era importante ya que a pesar de que ya lo había vivido no conocía nada de la ciudad. Trató de detenerlo cuando fue a la biblioteca corriendo, lo peor fue cuando volvió, lleno de nervios y casi temblando, la cosa se ponía cada vez peor.

-Espera... ¿Qué? Cogió a toda prisa el libro cuando Fénix se lo tendió, mirando la imagen y leyendo por donde estaba abierto. Sus pupilas se dilataron, mientras en su semblante se dibujó una expresión de terror y asombro. Se echó el pelo hacia atrás, algo agobiado por el tema. En su mundo había criaturas colosales y extremadamente peligrosas, había visto a gente caer por ellas pero... No necesitabas un arma especial para acabar con ellas. Sin esa "llave" no habría una verdadera salvación.

-¿Y no hay otra manera? ¿Solo esa llave? Todo esto se está volviendo absurdo. Fénix le había pegado ahora los nervios, no le gustaba lo que estaba viendo en ese libro. -Al menos dime que tenemos un buen numero de llaves-espada, si no, creo que tenemos las de perder.
"Con una sonrisa, camino hacia mi destino, pues no hay vuelta atrás"

Expediente
Diario

¿Mi color? DarkMagenta
Like
Share

Adonis
Con derecho a Apodo
Adonis
Con derecho a Apodo
Joined: 9:05 PM - Jun 24, 2011

11:36 AM - May 26, 2016 #49

"Ay, dioses..."

Adonis había notado los nervios, incluso el terror en ambos novatos a medida que hablaba. Era definitivo: Se habían metido casi ciegamente en los Liberian, sin tan siquiera saber a qué clase de enemigo se enfrentaban. Quizás no había sido buena idea que Edward los hubiera mandado de ese modo a la sede, podrían arrepentirse y cambiar de idea... Aunque tampoco tendrían muchos sitios a donde ir.

- ... ¿Eh?

El mago parpadeó con las palabras de Fénix, y antes de poder decir o preguntar nada más el zoomorfo ya estaba caminando hacia la otra librería, buscando un tomo. Tan centrado y asustado estaba que Adonis ni siquiera le señaló una de las escaleras que habría podido usar en vez de la silla. Posiblemente eso sólo lo habría cabreado más, o quizás ni le escucharía. Una vez Fénix volvió con el libro se confirmaron las sospechas que tenía: Un artículo sobre los Sincorazón, que mostró a Xiron. Vistas sus reacciones, quizás el mago blanco debería haber intentado suavizar un poco su relato, pero... No era fácil. No era bueno tampoco que se confiasen demasiado. Lo que debía de hacer ahora Adonis, en vez de eso, era tranquilizarlos y darles esperanza.

- Son unos enemigos terribles, sí... Pero no es imposible luchar sin llave-espada. Es más difícil, sí, pero durante años los Liberian lograron salvar mundos sin ella, mantener la oscuridad en línea. Si entre todos pudieron hacer eso, ¡imaginad ahora que tenemos no a uno, sino a dos portadores con nosotros!

Tímidamente Adonis alzó una mano, y la apoyó sobre un brazo de Xiron, dándole apoyo. La segunda planearía hacer lo mismo con el hombro de Fénix, pero en el momento en que viese cualquier gesto que indicase su incomodidad, el albino se lo pensaría mejor y la relajaría de nuevo, sin llegar a su destino. Aún así, sus ojos iban pasando de uno a otro, a medida que hablaba, con un tono más seguro.

- Vuestro miedo no es en vano ni exagerado. Yo mismo sigo temiendo a los Sincorazón incluso tras haber ganado batallas contra ellos. Pero pueden ser vencidos, incluso por aquellos que no son portadores. Por eso ahora mismo la unión entre todos es lo más importante. Puede que ahora mismo sólo tengamos dos llaves-espada, pero por sí solas tampoco pueden hacer mucho. Nos necesitan, del mismo modo que nosotros a ellos.

En ese momento Adonis se separó y retrocedió un par de pasos, ahora una sonrisa tranquilizadora en sus finos labios.

- Nuestros enemigos son duros, sí. Pero no son invencibles. Por eso los Liberian debemos estar unidos, ya no sólo como una organización, sino como una familia. Un corazón más fuerte es más poderoso contra los Sincorazón. Y un grupo de ellos todavía más.

¿Lo habría conseguido? Adonis no estaba acostumbrado a inspirar a nadie. Sólo a Might, pero eso era diferente: Lo conocía desde que había sido prácticamente un bebé, sabía exactamente cómo pensaba y actuaba, cómo ayudarle y no. Pero esos dos eran desconocidos, y ni tan siquiera conocía sus motivaciones. Ayudar a la gente, suponía, o de lo contrario podrían haber ido perfectamente a la Milicia, los Exploradores o ir por su cuenta.
Ficha médica || Cronología

Adonis: [silver] || Herdeus: [LightSteelBlue]
Like
Share

Fénix
Con derecho a Apodo
Fénix
Con derecho a Apodo
Joined: 10:23 AM - Dec 10, 2015

1:15 PM - May 26, 2016 #50

Dos portadores con ellos. Guau. Que alivio, que notición que… Desastre. Las primeras palabras de Adonis no fueron reconfortantes para el zorro naranja que vestía con una chaqueta que curiosamente tenía el mismo color que el futuro que estaba viendo en aquel mismo instante: Negro. Si sólo habían aparecido dos armas definitivas estaban apañados si el problema era igual de grande que cómo lo había vivido su huésped. O tal vez aún no habían llegado a semejante punto y estaban de suerte para… Para nada, en realidad.

Fénix daría un paso atrás en cuanto viera la mano de Adonis acercarse a él. Posiblemente luego se plantearía si al otro le sabría mal o si había sido otro gesto de mala educación por su parte. Sin embargo también pensó que necesitaba marcar unos límites y definitivamente el contacto físico estaba en uno de ellos. Sospechó que el albino se había dado cuenta del motivo de su gesto cuando vio relajar su mano y, silenciosamente, exhaló el aire que había retenido en esos dos segundos, agradeciendo haber sabido marcar físicamente hasta que punto necesitaba su propio espacio personal.

Las siguientes palabras confirmaron lo que había llegado a deducir cuando Xiron se había ido a hablar con Mitsuko rato antes, lo que habían conseguido con Edward. Una unión. La filosofía de aquel cuartel, de aquella casa. Estar unidos, confiar los unos en los otros… Lo que a él le resultaba unos pasos de gigante. Adonis pintaba todo aquello como una luz de esperanza que brillaba al final del túnel aunque todo estuviera más negro que la ropa de Xiron. Ahí el zorro volvió la vista levemente al libro que había cogido, recordando el Sincorazón que había buscado y que había acabado de meter el miedo en su cuerpo.

Y en el de su compañero de batalla.

En todo aquel rato el robot había mantenido la mano en el pecho y había retenido levemente la respiración. Lo segundo lo supo cuando sus sistemas le informaron que necesitaban una renovación interna y al soltarlo, sintió como su pecho bajaba levemente. Bajó la mirada para mirarse la oscura extremidad con atención mientras recordaba todo lo que causó que tantas personas perecieran en su planeta mientras otras tantas asustadas intentaron escapar. Sólo unos pocos se atrevieron a dar el paso… Y ahí fue cuando crearon a criaturas como él.

Podía hacerse una idea de la razón por la cual Bastión Hueco fue el primer destino que le vino a la mente. Lo habían enviado allí, modificado, alterado y sólo. Esa era la misión que debía cumplir como unidad de apoyo, así que no podía hacerse atrás... O al menos, eso era lo que quería creer dado que tampoco tenía más datos para dar una verdad absoluta.

-¡Bien, no hay otra entonces! Que remedio. –apretó el puño con fuerza, haciendo de tripas… ¿Corazón? Miró primero a Adonis pero luego volvió su vista a Xiron. Nunca había visto al soldado en aquel estado y realmente no le resultaba nada reconfortante, pero tampoco podía mentir. Lo que le saldría a continuación volvería a ser una de sus frases que decía sin pensar como de costumbre. -La situación es chunga: Podrían haber sido Tethelias, Ametistas gigantes o licántropos. ¡Pero no! La guerra la tenemos contra la peor de las pesadillas: Seres que te quitan lo que eres y te vuelven uno de ellos. Fantástico, ¿Eh?.

Ahí el zorro miró de relajarse, negando con la cabeza y procurando calmar la voz un poco. Estaba aterrado, pero teniendo en cuenta que sus opciones eran mínimas, no había otra. Y además, estaba Mitsuko y Edward... Les había dejado bien claro que quería ayudar; tampoco podía elegir el enemigo... Y qué demonios, era un robot, no un ser vivo. Nadie lo echaría de menos, era reemplazable.

-Pero no me voy a echar atrás ahora. No te voy a mentir, estoy temblando. Ahora mismo soy un flan de chocolate. –para confirmarlo, se señaló entero. -He visto lo que hacen esas criaturas y no se lo deseo al peor de mis enemigos, pero… Echarme atrás sinceramente no está entre mis opciones. –para ser sinceros del todo. Entonces bajó la voz un poco y añadió: -Yo nací para combatir guerra tras guerra, no para abrir una tienda de chatarrería como pensé al principio. Aunque la idea sigue siendo tentadora como hobby al menos…

Por un momento tuvo el gesto de querer dar apoyo moral a Xiron como había hecho Adonis, pero tras acercar la mano se detuvo a medio camino y retrocedió. Si ya le costaba que le tocaran, hacerlo él le resultaba igual de difícil y angustioso. Y un poco inútil y bobo, ya para rematar.

-Si este mundo cae, tu y yo lo haremos. -no era la voz de la esperanza realmente el susodicho animal. -Pero si es así, quiero que sea ayudando a la gente que merece ver la luz del sol un día más. Yo no pienso irme. ¿Tú?

Mi ficha y mi diario. Las intrigas caninas siempre hablan en color=sandybrown. Cuando quieren.
Like
Share