El destino es un amante cruel

La vida del nuevo Bastión Hueco se desarrolla aquí, alejada de los peligros del exterior. Aquí podreis disfrutar de una copa en "El Agradable Reposo III", disfrutar de las comodidades del "Castillo de los Sueños" o descubrir lo que la forja moguri puede ofreceros.

El destino es un amante cruel

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: 31 Oct 2005, 16:29

29 Jan 2017, 18:01 #1

Viene de Algunos hombres buenos y de Mientras quede uno en pie

La cúpula estaba sellada. Jarek se encontraba en su interior, a solas con la abominación que pugnaba por destruir a Bastión Hueco en general, y cada uno de sus héroes en particular. Ya no había nada que ellos pudieran hacer, y solo quedaba observar el devenir de la batalla, decidir si confiaban en su amigo o si se preparaban para cuando llegara su turno.

Roland clavó su arma frente a él, que esta vez no se movió como si se hubiera introducido en un charco, si no que se clavó con dureza en la tierra. No parecía dispuesto a hacer otra cosa que no fuera cruzarse de brazos y observar el que, por otra parte, era un maravilloso espectáculo.

Si lo que tenía frente a él era real, si había recibido ayuda del último Mercuriano, de aquel héroe que había visto herir a Belial hacía ya lo que le parecía una eternidad, ¿entonces quién diablos era la persona que tenía frente a él? Las palabras de Dálibor se reprodujeron en su mente. Tal vez el anciano tuviera razón, o quizá jamás sabrían de que se trataba, pero entonces, ¿por qué había visto los últimos momentos de Mercuria? Solo había dos personas vivas en ese momento, en ese mundo, y ambos seguían vivos, por no hablar de que claramente eran una persona distinta del que cruzaba aceros con Belial.

- ... - se encontraba ante un verdadero quebradero de cabeza, pero, en realidad, ¿qué importaba? Así como su pasado no tenía importancia para la mayoría de los guerreros, el de Jarek no debería tenerlo para él. Lo que importaba es lo que estaba haciendo, que confiaba en él, que podía conseguirlo.

Postead al menos una vez para comentar vuestras impresiones acerca de lo que ha pasado desde que atacasteis a Belial el pasado turno, y entablad conversaciones sin miedo, incluso con Roland si así lo deseáis, teniendo siempre en cuenta lo que está ocurriendo en paralelo en el otro tema.

En cuanto el combate acabe, todo se verá interrumpido, así que no tengáis miedo ninguno.
Like

Feler
Con derecho a Apodo
Feler
Con derecho a Apodo
Joined: 08 Mar 2006, 21:34

31 Jan 2017, 22:19 #2

Aunque no estaba en plenas facultades físicas le daba rabia que Belial bloquease con tanta facilidad sus golpes como si nada, aunque en realidad se lo esperaba. Si era un enemigo tan poderoso como Ludovico/Roland decía debía de ser capaz de hacer por lo menos algo así y de mucho mas, sino seguramente podría ganarle el solo o no tendría que haber tramado un plan tan complicado. Además no todo era malo, al principio paraba sus golpes con facilidad pero poco a poco lo lograba por los pelos. Parecía que incluso para ella era complicado salir sin ni un rasguño cuando tantos guerreros de cierto nivel se lanzaban hacía ella. A lo mejor si su cuerpo le responde de forma normal y la pelea seguía así poco a poco la balanza de la victoria se inclinaría en su contra.

Cuando notó que su rival estaba a su espalda se le ocurrio una técnica suicida. Si se clavaba su espada en la barriga atravesándole le daría a Belial y seguramente eso no se lo esperaría, por lo tanto no lo podria parar. Contra alguien así había que buscar soluciones extremas y si consiguen ganarla con una sola baja se podría considerar una buena victoria. Por desgracia su enemigo llevaba una buena armadura y si hiciera eso seguramente ni lo notaria y tampoco era plan de auto herirse por nada.

Cuando decidió que lo mejor era retirarse y no estar tan cerca de ella, está la empujo por el impacto del ataque de Aria, aunque eso no hizo variar mucho sus planes. Simplemente rodo hacía el lado contrario para alejarse de ella y no comerse ataques de sus aliados. Cuando se recuperó vio como Ludovico/Roland parecía que conseguiría darle un golpe letal a la diablesa, pero de alguna forma lo paro en mitad del ataque y lo aprovecho para contratacarle de forma bastante contundente. Si era sincero no sintió demasiada pena al verle recibir una paliza, selo merecía, aunque tampoco sentía ninguna alegría. Era lo que pasaba cuando uno desde que le conoces solo te puteaba y hacía cosas malas, que cuando algo desagradable le pasaba no sentías pena por él.

Notaba que su cuerpo ya le respondía con normalidad, menos mal que los efectos nocivos que tenía eran pasajeros, ahora ya podía luchar a pleno rendimiento y ver si era tan dura como parecía. Seguramente este sea un combate de resistencia, caerían ellos con los ataques y trucos de Belial o ella antes se cansaría y cedería a los ataques que le lanzaban los portadores de las gemas. El mercenario se lanzaba al ataque pero notaba como algo le empujaba hacía atrás alejándose del enemigo. Por suerte esta vez consiguió aterrizar perfectamente síntoma de que ya se encontraba bien o por lo menos mucho mejor. Por desgracia estaba muy lejos y cuando estaba a mitad del camino para volver a la carga había una especie de campo de energía con Belial y Jarek dentro.

Eso hacía que cobrase más fuerza las suposiciones de Feler ¿Por qué eliminar de uno en uno a tus enemigos si teóricamente podías hacerlo con todos a la vez sin peligro? Pues seguramente porque si lo hacía con todos a la vez tenía el riesgo de perder. Aunque el peliblanco ya comento en su historia que estos diablos en general eran bastantes sádicos y a lo mejor utilizaba ese método solo para divertirse y disfrutar más. Porque si quería divertirse era mejor ir uno en uno pudiendo disfrutar tranquilamente que de todos a la vez con posibles interrupciones.

Fuera como fuera era evidente que si ahora la tónica del combate seria ir uno por uno las posibilidades de victoria bajarían mucho, si ya lo tenían difícil atacando todos a la vez para que ahora sea individualmente. Feler miro rápidamente a Ludovico/Roland, básicamente por dos motivos, perdiéndose como en el último momento entraba algo más en ese campo mágico. Esa cúpula tenía toda la pinta de ser algo mágico y seguramente el que más sabia de magia del grupo era él, además era el experto de Belial así que si alguien sabe cómo actuar o como romper esa cúpula era él. Vio cómo su espada hacía algo raro ya que se hundía en el suelo como si fuera agua, seguramente ya estaría en proceso de hacer algo aunque el campo de fuerza seguía igual, a lo mejor estaba ayudando a Jarek de forma indirecta o perjudicando a Belial… o simplemente de la paliza que le dio no podía ejecutar bien lo que quería hacer, porque no veía que pasara algo.

- ¿Qué tu plan maestro es mirar y rezar de que Jarek gane? Porque si es así yo de dioses no se mucho y si tienes algún plan creo que sería un buen momento para saberlo.

Feler tenía muchas preguntas que podría ser respondidas aprovechando el pequeño descanso, pero estaba preocupado por su amigo y esa era su prioridad. Rezar a los dioses para él no era una opción, solo conocía a dos, uno estaba “castigado” y aunque no lo estuviera dudaba mucho que viniera ayudar. El otro estaba “fuera de cobertura” y además por normas y burocracia dudaba que pudiera hacer algo. Por si acaso Ludovico no hacía nada mas Feler empezó a “examinar” la cúpula. Cogió una roca que había por allí y la lanzó a esta a ver si pasaba algo o simplemente impactaba de forma normal. Antes de lanzarse a lo loco a intentando romper esa barrera sería bueno saber si disponía de algún “sistema de seguridad”.

No sería raro que tuviera electricidad u otra cosa, que hiciera desistir a la gente de romper la cúpula o por lo menos que le costase más hacerlo. Aunque Feler era un hombre de recursos y si lo único que podía hacer era mirar y esperar antes se aseguraría que realmente fuera lo único que pudiera hacer. Por eso ahora mismo prestaba poca atención al combate y pensaba que hacer según lo que pase y diga Ludovico/Roland.
Like

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: 29 May 2007, 16:25

02 Feb 2017, 06:27 #3

¡Habían estado tan cerca! Tenían que volver a la carga, explotar los puntos flacos, acosarla hasta que no supiera de dónde venían los golpes. Eran un equipo, eso se notaba, incluso había podido ver la mejoría en la coordinación desde que habían comenzado a pelear hasta este mismo instante. Belial, al fin y al cabo, no era omnipotente, pero...

- ¡No! - exclamó, no habiendo tenido muy claro hacia qué camino se dirigía el monólogo de Belial hasta que fue demasiado tarde. El muchacho voló por los aires, pero en cuanto se acercó en lo más mínimo al suelo clavó ambas llaves espada en él y tomó tierra de nuevo, arrastrando polvo y frustración en el proceso, pues ya era demasiado tarde: Jarek estaba a solas con Belial.

Otros habrían preferido entablar conversación sin perder detalle a lo que ocurría en el interior de la cúpula. Algunos podrían haber querido acercarse a sus seres queridos para buscar algo de confort en mitad de aquel caos, consuelo, quizá. Edward no se mostraba de acuerdo ni con los unos ni con los otros. La vida de su amigo estaba en juego, y no podía despegar la mirada de lo que estaba ocurriendo allí dentro.

El chaval se apoyó sin miedo en la cúpula, con su antebrazo nada más, escondiendo la mitad inferior de su rostro tras este, conteniendo el deseo de mordisquear la propia manga de su chaqueta mientras observaba con ojos casi febriles el enfrenamiento. Evidentemente, momentos antes de que la cúpula se cerrara, Jarek había recibido ayuda.

¿Sería suficiente con aquel extraño guantelete y con la magia de apoyo de Roland? De momento, pareció que así era. Sin duda, estaba comiéndole terreno. Al menos hasta que Belial pasó a la ofensiva. Edward apoyó inmediatamente la mano libre en la barrera, con el instinto de empujar, pero evidentemente no consiguió nada más que observar con temor como la cabeza de su amigo casi se desprendía de su cuerpo.

Sabía que era un no-muerto, pero que pudiera sobrevivir a eso no significaba que no se tratara de una derrota sin remisión. Sin embargo... Cuando Jarek se recompuso, el chaval no pudo más que gritar un "¡Vamos!" mientras golpeaba con ambos puños la barrera, que retumbó suavemente mientras su amigo se abalanzaba contra Belial.
Like

Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Joined: 04 Feb 2007, 10:39

02 Feb 2017, 13:58 #4

Rodó por el suelo involuntariamente, reduciendo el daño del empuje aunque probablemente no hiciese falta, para levantarse usando el flujo del movimiento. Cuando pudo por fin ver lo que pasaba, en posición defensiva, ya era tarde para reaccionar. Belial les había dejado fuera de una cúpula mientras se encargaba en solitario de Jarek. Apretó los dientes, intentando normalizar su respiración aún agitada por la adrenalina del momento. Había notado que golpeaba algo cuando había intentado traspasar la armadura de su enemiga y ahora les estaba separando para encargarse de ellos uno por uno. Estaba desesperada, nerviosa y usaba tácticas diferentes. ¿Dónde estaba ahora esa arrogancia que mostraba antes? Sin quitar la mirada del combate, se dio cuenta de que, aunque probablemente no serviría de nada, nadie había intentado dar su mejor esfuerzo en una cosa crucial. Inspiró hondo y se concentró, uno nunca podía estar seguro hasta que lo intentaba...

-No pienso rendirme sin intentarlo. A un lado, Ed-advirtió primero, irradiando una confianza que no tenía realmente.

Empezó a correr, acelerando una velocidad vertiginosa, y no frenó en absoluto cuando llegó a estar cerca de la cúpula misteriosa. Pegó un pequeño salto, girando sobre su propio eje vertical y lanzó una patada con el empeine en el mismo momento exacto en el que el otro pie tocaba tierra. El golpe fue suficientemente contundente para producir un efecto sonoro sordo y significativo, mientras notaba un pequeño dolor en su pie que le informaba de que no había conseguido nada, incluso antes de retirar su pierna y mirar con los dientes apretados el combate a través de la barrera. Jarek seguía peleando por su vida y por la de los demás, ¡tenía que haber algo que pudiesen hacer! Se agarró su amuleto nuevo sin mirarlo, dio un paso atrás y volvió a girar sobre sí mismo. Esta vez, sin embargo, usó su brazo monstruoso, mientras su objeto mágico brillaba y convertía su energía corporal en espiritual. Lanzó un puñetazo hacia delante, que no conectó con la barrera sino con el aire, y un efecto de aire contundente golpeó tan fuerte que levantó algo de polvo alrededor. Jadeando por el gasto de energía, el peliblanco observó la futilidad de su nuevo intento. Ni la fuerza ni la magia parecían afectar a la barrera, o al menos no la pura energía destructiva.

Chasqueó la lengua, dejando su posición de guardia y poniendo su espalda recta, con sus puños cerrados a amos lados de su cuerpo, sin apartar la vista de la batalla. Había oído lo que había dicho Feler como algo lejano, pero ahora le venía más nítidamente a la mente. Aunque, igual que Edward, no quería apartar la vista del combate, se fijó en Ludovico un momento, con una pequeña esperanza. Un sentimiento que no le gustaba tener al pensar en él, desde luego. Pero el hombre tenía ciertos poderes, y uno que no paraba de utilizar constantemente que podía ayudarles en este caso, o al menos eso creía Chrysanthus. Chasqueó la lengua, molesto por lo que tenía que decir. Internamente, esperaba que alguien lo dijese por él, pero no podía perder el tiempo esperando mientras Jarek seguía sufriendo en solitario. Habían empezado aquello juntos y pretendía acabarlo juntos.

-Telepórtanos dentro. ¿Puedes hacer eso, no? ¡Rápido, antes de que no podamos ayudarle!-no hubo un "por favor", sólo una mirada intensa. Todos morirían si perdían aquella batalla, no era tiempo para orgullos heridos.
Ficha
color=dodgerblue
Like

Aria
Con derecho a Apodo
Aria
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Jun 2007, 18:51

05 Feb 2017, 19:30 #5

Había funcionado, ¿no? Belial había salido disparado por el efecto del ataque, eso solo podía significar que... Una mierda, eso solo podía significar una puñetera mierda, pensé mientras apretaba los dientes, maldiciendo de nuevo para mi misma mientras recibía el empuje del ataque que, al haber conservado la distancia, fue bastante suave. Exceptuando la caída fue como un gran salto hacia atrás, y quitando el trastabillar final, ni tan siquiera tuve problemas para mantener el equilibrio.

Poco importaba. Ante la posibilidad de derrotarnos a todos uno por uno, había decidido ir sobre seguro. ¿Quién iba a culparla por ser precavida? Eso significaba que, pese a mostrarse tan prepotente y superior a nosotros, era pura fachada. Ante el más mínimo indicio de peligro recularía, y eso resultaba bastante desalentador.

Suspiré mientras veía a Edward apartarse para dejar a Chrysanthus intentar echar abajo la barrera, ajena a la conversación que estaba teniendo Feler con Roland. Así al menos me evitaría de intentarlo yo, pensé, mientras ninguno de los dos golpes surtía efecto. En una última comprobación desesperada me acerqué hasta el límite de la barrera y me puse en cuclillas, retirando parte de la tierra.

La barrera era un círculo perfecto, tal y como había imaginado. Me retiré de ella, sentándome en el suelo y abrazándome a mis rodillas mientras observaba la pelea. No me sentía especialmente optimista, pero sabía que Jarek no dejaría pasar la oportunidad de derrotarla, y Roland se había encargado de apoyarle en la medida de lo posible, por no hablar de aquella pieza de armadura tan extraña de la que ni me molesté por averiguar su origen. Hacía rato que estaba sobrepasada por las circunstancias.

Tendría que esforzarme por tener fe en Jarek y dejar todo lo demás pasar.
Like

Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Joined: 03 Jun 2007, 14:05

07 Feb 2017, 12:07 #6

Y mientras Rei retrocedía, Roland se lanzó a la ofensiva. La pelirroja no podía saber lo que Chry había sentido, pues su ataques no habían despertado crujido alguno, ni su enemiga había retrocedido ante ellos. Aun a pesar de su gran orgullo, no tendría problema en aceptar que sus golpes semejaban inútiles, una mera distracción para Belial. Como mucho, si quería ser optimista, una gota más en el largo camino por agotarla. Pero la rabia en la voz de la demonio, la ira dirigida a Roland, destacaría como una señal de que algo estaban haciendo bien. Al menos en conjunto.

-Quizás... - pensaría, mientras daba por instinto un paso al frente, para intentar detener la inminente paliza de la mujer al que había sido su acérrimo enemigo durante tanto tiempo. -Juntos podamos lograrlo.

Entonces Belial se detendría, separándose de Roland tras una despreciativa patada, volviendo su atención a los portadores. Paseándose ante ellos con toda la seguridad que un poder superior podía darle, alzando su arma para señalarlos uno a uno. Y, como era ya de esperar a esas alturas, comenzando la inevitable diatriba. Rei había alcanzado la conclusión de que no existía villano en el universo que no disfrutase por igual de esgrimir su lengua y aplastar a sus enemigos. Palabras vacías, elegidas para alterar el ánimo de algunos. Una táctica que todos habían sufrido ya, de manos de otro de los presentes.

Antes de que ninguno se plantease siquiera contestar, o volver a alzar sus armas contra ella, todos volverían a salir disparados hacia atrás. Rei se agacharía como lo había hecho antes, intentando reducir así el retroceso, tardando unos valiosos segundos en percatarse de que alguien había permanecido inamovible a escasa distancia de Belial. Solo ante su enemiga. Se incorporó todo lo rápido que pudo y comenzó a avanzar a la carrera hacia Jarek, pero su cuerpo sería detenido por una fuerza invisible. Una que la mantendría a raya mientras la barrera continuaba su descenso y dejaba a su capitán a merced de aquella criatura.

Sentiría en vez de ver, el poder de Roland atravesar a tiempo la cúpula para otorgar a Jarek algún poder. Incluso vería un guantelete surgir de la nada para llegar hasta el miliciano. Aun así, toda ayuda parecía en vano cuando el moreno debía vencer donde todos juntos apenas habían logrado nada. Con una tranquilidad admirable, Jarek se había vuelto hacia ellos con una sonrisa en los labios. Mientras se giraba hacia su enemiga, resuelto, sus palabras curvarían los labios de su comandante en una sonrisa triste. Si, aquella sería sin lugar a dudas la última vez que tuviese que enfrentarse a ella. La pregunta era... ¿Viviría acaso para recordarla?

El combate comenzó, tan cerca y tan lejos al mismo tiempo.

Desde su posición, con su katana apuntando al suelo, la pelirroja sería levemente consciente de lo que ocurría a su alrededor mientras dedicaba la mayor parte de su atención al destino de su compañero. Los intentos de atravesar la barrera llegarían, tan inevitables como infructuosos, y después lo harían las palabras. Dejaría escapar un suspiro ante la petición de Chry. Si pudiese hacerlo, si pudiese burlar aquella barrera, ya lo habría hecho. Hasta ese punto llegaba el pequeño grado de confianza que Roland se había ganado de cara a aquella batalla. Los juegos habían terminado y, lo creyesen los demás o no, ella estaba segura de que él haría todo lo posible para vencer. Sin necesidad de que nadie tuviese que pedirle nada.

Solo quedaba esperar, pensaría la miliciana mientras observaba el intercambio de golpes. Más palabras de las que habría esperado llegarían hasta ella, cuando la distancia y el sonido de la refriega lo fueran permitiendo. En cualquier otra circunstancias no habría entendido que Jarek desperdiciase ni un ápice de su concentración en mantener una conversación. Mas no podía juzgarle, no cuando aquella podía ser su última oportunidad de lograr alguna respuesta satisfactoria, algo que terminase de unir todos los puntos de las visiones que había estado sufriendo. Después de todo, aquello era doblemente personal para él. No luchaba solo por Bastion, como ellos, sino por uno de los mundos que ya había caído bajo las garras de Belial. Y se trataba de una batalla encarnizada.

La mirada rojiza de Rei volaba de un extremo a otro conforme la batalla se iba desplazando, respirando con suavidad a pesar de que su corazón latía acelerado en su pecho. Sus músculos se tensaban a cada golpe que Jarek debía esquivar, a cada impacto que recibía, llegando a contener su aliento cuando el tajo de Belial cercenó la garganta del no muerto. Cualquiera de los demás habría muerto ante un golpe así. Cualquiera que aun siguiese respirando. Una pequeña ventaja de haber perdido hace tiempo aquella necesidad, pensaría con pesar la miliciana. ¿Cuantos más golpes como aquel podría soportar Jarek antes de caer?

Empujado quizás por un pensamiento parecido, el mercenario reanudó la batalla con una fuerza y una intensidad todavía mayores. Aprovechando que su enemiga reía a carcajadas ante él, sus golpes parecían cogerla desprevenida. Parecían dejar huella en ella, en forma de aquellas finas líneas azules recorriendo la armadura. Su postura encorvada demostraba que la batalla le estaba pasando factura. La sangre oscura que manaba de su pecho dejaba en evidencia que podía caer, como cualquiera de ellos. La confirmación de que podía ser derrotada, aun si varios de ellos tenían que dar su vida para lograrlo. No parecía un precio tan elevado, no si con ello podían detener a un mal de aquel calibre, y ella no dudaría en pagarlo.
[+] spoiler
He interpretado la mayor parte de lo que ha pasado en el otro tema pero me voy a guardar a propósito, los dos últimos y los que queden por llegar, para mi siguiente post.
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 399">Zhang Rei, Comandante de la Milicia</a> - Memorias de una superviviente

[Firebrick]
Like

Madison
Con derecho a Apodo
Madison
Con derecho a Apodo
Joined: 16 Aug 2007, 15:50

12 Feb 2017, 12:27 #7

Viene de ¿Héroes y mártires? con una pequeña parada entremedias para descargar guerreras y meditar sus opciones.
Y mientras los que habían formado su grupo seguían luchando, decididos a dar su último aliento por aquel mundo, un portal de oscuridad se abriría en uno de los balcones del desfiladero. Sin saber que en el interior se ocultaban las riquezas que otro dragón había logrado acumular a escondidas desde su llegada a aquel mundo, los pasos de Madison la llevarían a uno de los costados de aquel agujero natural, resonando sus tacones sobre la piedra. Desde allí, oculta a simple vista, posaría su mirada sobre la batalla que tenía lugar en el fondo del desfiladero.

Las pequeñas figuras serían perfectamente reconocibles para la demonio, ya por haberlos conocido en persona o por ser lo bastante importantes para haber captado su interés en el pasado. Y luego estaba Ella. Ni siquiera habría necesitado verla para percibir su intensa e inquietante esencia, para que su corazón se acelerase en su pecho al recordar todo lo que había escuchado de ella. Al saber que, por muy bien que se ocultase, Belial podría saber que estaba allí. Ese pensamiento haría que, por un segundo, se plantease regresar por donde había llegado. Mas algo se lo impediría, el deseo que Roland había despertado en ella. Por eso, en su lugar, se llevaría una mano al lugar en el que aun guardaba la carta.

Al hacerlo sus ojos verdes se verían irremediablemente atraídos hacia la figura del autor de la misiva. Preguntándose, una vez más, cuales habrían sido sus intenciones al dársela. ¿Que esperaba de ella? La cuestión, que llevaba rondando su mente desde que Sakura la había tentado a incumplir su promesa y leerla, la haría suspirar. Debería darle igual lo que le ocurriese. Había sido él, de entre todos, el único que la había juzgado por ser lo que era. Aun recordaba sus manos sobre sus hombros, sus acusaciones y preguntas cuando había estallado en aquel callejón. El momento en el que se había creído con derecho a desmerecer su vida...

Pero también había sido el único, el primero tras el compañero que llevaba lo que parecía una eternidad acompañándola, en decir que confiaba en ella. Y estaban las palabras de la carta. Había perdido la cuenta de las veces que la había leído, buscando una respuesta que solo él podría darle. Lo siento, había escrito. Tengo miedo, había admitido, contando con que las palabras no llegasen a ella demasiado tarde. Era un sentimiento extraño viniendo de él, alguien que siempre había parecido fuerte, seguro de su victoria. Sus dudas le habían llegado más hondo que sus acusaciones. Más hondo incluso que la confianza que había llegado acompañada de una mentira.

Mas le había perdonado ya por eso, pues quedaba todavía una forma de conseguir aquella historia. Podía salvarle la vida. Esa que a él no le importaba conservar, que daba ya por perdida. Pero si aquel mundo iba a sobrevivir, si aquel era un mundo capaz de dar una segunda oportunidad a gente como ellos. ¿Por que iba a ser ella la única que se beneficiase de ella? ¿Por que, tras treinta años, no podía disfrutar de la victoria?. Y era esa intención lo que la había llevado hasta allí, dándole el valor de enfrentarse a uno de sus mayores miedos. La otra, la misión que él le había encomendado, todavía parecía escapar a sus posibilidades. ¿Que podría hacer ella por impedir lo que él tanto temía?

Allí de pie, sola en el pequeño balcón, sus ojos irían por fin de Roland a la batalla en la que Jarek luchaba por su vida. Ignorando a los demás para centrarse en el hombre del que se había aprovechado antes de que todas aquellas dudas, aquellas cuestiones morales, la volviesen capaz de arriesgar su propio pellejo por alguien más. Por algo más. Parecía que había pasado una eternidad y, en cambio, apenas habían sido un par de días. Una parte insignificante de su vida inmortal, que había venido aderezada de sorpresas. Que, cuando casi parecía imposible, había logrado un pequeño gran cambio en ella. Uno que quizás Bastion podría haber logrado a la larga, que habían empezado las personas que habían captado su interés.

Pero no iba a engañarse, ni a negar que tenía como principal culpable a Roland. A él podía maldecir o agradecer por las emociones que aun estaba intentando aceptar, por las decisiones que había tomado aquel día. Por los riesgos que no había hecho más que empezar a correr. No en su nombre, ni porque él lo pidiese o esperase, sino porque quería descubrir la diferencia entre vivir y sobrevivir. Tenía sobradas razones para estar donde estaba, admitió, porque no quería seguir huyendo. Quería verla caer, quería que Bastion sobreviviese junto a los que tan fieramente luchaban por ella y, le gustase o no a Roland, quería que él viviese para poder contar su historia.
Elainne - The Demon Diaries

[mediumpurple]
Like

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: 02 Nov 2005, 22:56

13 Feb 2017, 05:33 #8

-¿Qué tu plan maestro es mirar y rezar de que Jarek gane? Porque si es así yo de dioses no se mucho y si tienes algún plan creo que sería un buen momento para saberlo.

- Se llama fe, Feler. No se puede derrotar a algo tan malvado sin ella. - aseveró, sin reproche alguno en su voz, pero sin mencionar en lo absoluto si había algún plan o no. Si había tenido miedo de decirlo cuando Belial aún no había llegado a Bastión Hueco, ¿cómo esperaba que hablara ahora, que apenas si estaba a algunos metros de ellos? Roland siguió observando el combate, cruzado de brazos, sin haber siquiera desviado un segundo la mirada de Jarek.

No todos tenían interés en increparle. Algunos simplemente observaban el combate, o trataban de animar a Jarek. Probablemente entendieran lo fútil de intentar sacarle información, o destruir la barrera. No era así con el peliblanco. ¿No entendía el significado de la solemnidad? ¿Era, acaso, un momento de corretear de un lado para otro como un muchacho impaciente? Puede que, al fin y al cabo, era parte de lo que fuera, que poseyera ese impulso juvenil, pero eso los hacía aún más distintos.

-Telepórtanos dentro. ¿Puedes hacer eso, no? ¡Rápido, antes de que no podamos ayudarle!

- No lo sé. Tampoco voy a intentarlo. Mírala. Es descuidada, la está provocando. Si entrásemos la pondríamos alerta de nuevo. Además, le debo esta oportunidad. - dijo, solemne, casi olvidando que estaba hablando con Chrysanthus y, por lo tanto, no escupiendo las palabras ni mostrándose agrio en el proceso. - Observad y callad, estáis contemplando algo importante, y apenas si durará unos segundos más.

Pese a mostrarse tranquilo, los nudillos de Roland se blanquearon al apretar con fuerza sus brazos y dio un paso al frente, arrugando la nariz y entrecerrando los ojos mientras Belial les denegaba la visión. La barrera retumbaba y el cruce de los filos se podía ver entre la nube de ceniza, oscuridad, y metal. Al menos hasta que un enorme destello apartó toda la oscuridad reinante para dejar ver el último movimiento de Jarek Larg, para bien o para mal.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like

Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Bot Heartless
Con derecho a Apodo
Joined: 31 Oct 2005, 16:29

15 Feb 2017, 20:02 #9

[Viene de: Mientras quede uno en pie]

Efectivamente, apenas si duró unos segundos más. Sin embargo, aún tuvieron que deleitarse un poco antes de que Belial decidiera bajar la barrera y echarse a un lado. Roland avanzó de inmediato, con paso firme y solemne, hacia Jarek. Ella quería que recogieran a los caídos, no por compasión, si no por regodearse, por dejar que sus ánimos se vieran mermados al tratar con el maltrecho miliciano, al ver cómo incluso se tomaba con calma aquella lenta tortura.

El peliblanco lo recogió, tomándolo en brazos, y volvió hacia los guerreros con la misma calma con la que había marchado mientras, a unos cuantos metros de él, Belial se mostraba sonriente, revisando sus bolsillos como si no supiera muy bien que esperar de ellos y recogiéndose los mechones de pelo rebeldes tras sus orejas.

- Bueeeno, ¿me vais a decir ya por qué no habéis traído a Jack y a Andrew? - la mujer alzó la mirada, observando suspicaz a sus, esperaba, interlocutores, frunciendo el ceño y ladeando ligeramente la cabeza - ¿Es que están en una misión secreta para encontrar mi punto debil o algo asi? Venga, cortad el rollo, no seáis gilipollas, decidles que vengan; yo no tengo de eso. - dijo, negando con la cabeza suavemente mientras se encogía de hombros con una sonrisa socarrona en los labios.

Mientras tanto, Roland, que había intentado sin éxito sanar las heridas de Jarek por todos los medios posibles, intentando incluso administrarle pócimas curativas sin éxito alguno, dejó al maltrecho no-muerto sentado, con la espalda apoyada contra una roca, a varios metros del campo de batalla, observando con cierto regocijo como las heridas sanaban muy poco a poco.

- Te he dado lo que te prometí, Jarek Larg. Ahora descansa y observa. Será duro, probablemente habrá sacrificios, pero has abierto la puerta y ahora nos queda a nosotros cruzarla. Con un poco de suerte, podrás hacerlo a nuestro lado. - dijo, en voz baja, antes de encaminarse de vuelta al grupo para ver a Belial recochinearse como una niña pequeña, sin mostrar señal alguna de que ello le afectase en lo más mínimo. Su rostro había adoptado una expresión neutra desde el principio, como si no pudiera sentir nada, aunque la historia por dentro, como solía decirse, estaba pintada de otros colores.

- Bueno, venga, que se nos hace tarde. Se me ha ocurrido que podemos jugar a una cosita que me gustaba mucho de pequeñito con mis hermanos. Apuñalad aquí... - dijo, señalándose el corazón con gesto concentrado mientras explicaba las reglas - todo lo fuerte que podáis. Luego, si sobrevivo, yo os hago lo mismo a vosotros. ¿Correcto? ¡Venga, a jugar! - dijo, dando una fuerte palmada que produjo ecos, como ligeros susurros, en el valle.

Podéis atacar a Belial con total libertad. Os concede el primer turno.
Like

Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Joined: 03 Jun 2007, 14:05

20 Feb 2017, 11:05 #10

Cuando una esfera apareciese en la mano de Belial, una clara provocación al mercenario, Rei solo podría preguntarse de que se trataba. ¿Que era aquello que el guerrero intentaría recuperar? Aquello que, por desgracia, desaparecería en el interior del demonio. Su mirada abandonaría un momento la escena, en la que la mujer volvía a la carga con sus palabras, para observar por un segundo a Roland. ¿Conocería él la naturaleza de aquella esfera? Mas no preguntó, no era el momento, y sus ojos regresaron a las figuras tras la cúpula.

Algunas partes del monólogo de Belial llegarían hasta ella. Destino. Labrarse un futuro. Ser especial. O, por la contra, ser uno más. Desde su lugar, muy quieta todavía, Rei se permitiría el lujo de dedicar unos segundos a aquellos conceptos. Ella no creía en lo primero, aunque había ido a Bastion Hueco en busca de lo segundo. No buscaba ni quería ser especial, simplemente libertad. Y ahora que lo tenía a su alcance, ahora que parecía posible, también ansiaba ser feliz. Eso era lo que aquel mundo le había dado, lo que le ofrecía a todos los que llegaban allí por una u otra razón. Una de las muchas razones por las que ella luchaba.

Sus pensamientos serían interrumpidos cuando el ataque de la demonio tiñese la cúpula de negro y rojo, ocultándoles por un momento de su público. Solo los sonidos y el brillo de los filos permitía seguir con dificultad el desarrollo de los acontecimientos. Los ojos rojos de la miliciana intentarían encontrar la figura de su capitán, buscándole entre la oscuridad y la ceniza, queriendo comprobar su estado. Su perseverancia sería recompensada cuando, tras un destello, el campo de batalla se revelase de nuevo. A tiempo de ver como Jarek arremetía contra ella un última vez.

Los golpes del miliciano no solo impactarían contra su enemiga sino que aquel último la haría tambalearse hacia atrás antes de detenerse en seco, Rei ni siquiera se daría cuenta de que había contenido el aliento. Solo cuando la armadura comenzase a brillar, cuando Belial explotase en una mezcla de hierro, sangre y oscuridad que impactaría contra la cúpula que les mantenía al margen de aquella batalla, sus pulmones clamarían en busca de aire. La cabeza pelirroja retrocedería, esperando que la barrera desapareciese también, pero esta resistiría. Una mala señal, pensaría la miliciana, mientras sus ojos volvían a buscar movimientos en la niebla.

Entonces la vería a Ella. La armadura había cambiado, revelando ahora el cuerpo esbelto de una mujer, dejando su rostro al descubierto. Rei no sería de las que reparase en su belleza, ni en el posible parecido con Roland. Su atención se centraría única y exclusivamente en aquella inquietante mirada. La que les recordaba, si es que alguno pudiese olvidarlo, que lo que tenían ante ellos era un monstruo. Quizás el peor que habían visto y, si aquel destino del que muchos hablaban era piadoso, el más terrible que llegarían a enfrentar.

Solo habría que seguir la mirada del demonio para encontrar lo que quedaba de Jarek. Parecía un milagro que siguiese en pie. Aunque esto no tardaría en cambiar, cuando Belial le empujase al suelo, montándose sobre él para protagonizar lo que a ojos de Rei era el acto de crueldad de un gato jugando con un ratón moribundo. La rabia se adueñaría de ella, invisible todavía, solo perceptible en el brillo de sus ojos entrecerrados. Verla regodearse en su victoria, inclinándose para verter más innecesarias palabras en los oídos del miliciano caído, la haría apretar su mano libre hasta que sus nudillos adquiriesen un color blanquecino.

Pero el espectáculo, el show del que ella tanto parecía disfrutar, no terminaría cuando su atención abandonase a Jarek. Belial se volvería de nuevo hacia ellos, satisfecha. Provocándoles con nuevas palabras antes de dejar caer la barrera. Algo, Rei no sabría decir el que, impediría que se lanzase contra ella en ese mismo instante. Quizás sería ver a Roland avanzar en dirección a Jarek. En un respetuoso silencio, le observaría recogerlo y regresar junto a ellos sin que su enemiga hiciese nada por impedírselo. No tenía prisa. ¿Y por que habría de tenerla? Al parecer, pensó Rei al escucharla hablar de nuevo, se lo estaba pasando en grande.

No reaccionaría al escuchar el nombre de Andrew de sus labios, aun cuando su corazón se aceleraría inquieto, alegrándose nuevamente de que el rubio no la hubiese acompañado. No parecía una señal alentadora que un ser como aquel conociese tu nombre, que esperase tu presencia. Ni siquiera cuando su información parecía estar un poco desactualizada. No sería ella la que se dignase a responderla, ni mucho menos a sacarla de su error. Era en cierta forma reconfortante que no supiese que Jack había caído, que no presumiese de saberlo todo. Bastante poderosa era ya, se recordó.

Al igual que Roland, la pelirroja colocaría su máscara de neutralidad en su sitio, preparándose para lo que estaba por venir. Su mano se cerraría con más fuerza sobre su katana mientras sus ojos, cargados de frialdad, se posaban sobre la mujer que volvía a enfrentarla. Aquel habría sido el momento de sentir temor, sabiendo que su frágil cuerpo humano no lograría soportar ni una pequeña parte de lo que el no muerto había sufrido. Pero él ya había hecho su parte y ahora les tocaba a ellos jugar el papel que les había sido encomendado. Plegarse al juego que podría llevarles directos a la muerte con la esperanza, con la fe, de que sus sacrificios serían suficientes para detenerla.

Con eso en mente, obligándose a no pensar en nada más, se lanzaría contra Belial sabiendo que todos la acompañarían en su avance, con su cabellera pelirroja suelta a su espalda tras todo lo ocurrido. No buscaría aun así su corazón, como ella les había retado hacer, sino que lanzaría un tajo ascendente en el momento en que sus pies se plantasen ante ella, sus manos ya unidas para otorgarle mayor fuerza a la acometida. Sus ojos buscarían aquella mirada inquietante, dispuesta a ser el receptáculo de su atención. No esperaba alcanzarla con aquel primer envite, sino darle la oportunidad a los demás de pillarla distraída.

Después, dejando su lugar al que viniese detrás, giraría alrededor de la demonio para descargar un golpe descendente dirigido a sus rodillas. Una vez realizado el movimiento, sus pies se moverían con agilidad, dejando hueco una vez más a los demás guerreros, buscando su propia oportunidad para dejar caer un último golpe. Este intentaría aprovechar la ventaja de que Belial tuviese que estar defendiéndose, de que todos estuviesen ya sobre ella, y colarse por el punto flaco que las armaduras solían dejar bajo el brazo. Aquella era la oportunidad que había deseado antes de que Jarek fuese separado del grupo, la de intentar tumbarla todos juntos. La que quería creer que les separaba por una razón y no solo como parte de aquel juego macabro.
[+] spoiler
-Adalid: cuando un aliado combina con el Lord suma la mitad de su propio Valor al ataque. Por cada aliado que esté por debajo del 50% de sus PVs, el Lord sumará, además, un cuarto de su Valor a todos sus ataques, hasta un máximo de su Valor total.

-Reflejos Rápidos (7 PX): Al inicio de un combate, tienes una acción adicional (no de combos).
-Entrenamiento concienzudo: Puede realizar una acción adicional por turno. Requiere Valor 18 y Poder 15.

-Kendoka (10 PX): Cuando uses una katana tus ataques hacen un 20% más de daño total (redondeando hacia arriba). Debes poder usar katanas para poder comprar ésta dote.

-Maestría con Armas Complejas (13 PX): Todos tus ataques con armas complejas cuestan la mitad de PM.

Habilidades del arma:

- Filo obstinado: Todos sus ataques reducirán en 4 puntos la resistencia física de su oponente. Además defenderse de sus ataques sigue costando 1 PM más mientras que los ataques y combos realizados con este arma le cuestan a ella 1 PM menos.

Activo:

-Guillotina: Gastando dos puntos de Corazón, todos tus ataques duplican su daño base durante todo el combate. Requiere Valor 7.
[+] spoiler

Acción Reflejos rápidos

- [A] Acometida (7/2) ataque físico que suma cinco PVs al daño total por cada aliado que combine con el Caballero. Requiere Valor y Poder 17. x2 (Guillotina) =14 + 12(Poderío físico) +25 (Arma) + 10 (kendoka)= 61 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

Acción Entrenamiento concienzudo

-Piernas: 2 PM. De hacer daño provoca que los siguientes ataques realizados por el enemigo cuesten más PM durante ese mismo turno. El gasto adicional de PM será igual a 1/4 del poderío físico del atacante y afectará a tantos ataques como Poderío físico/2.

- [A] Acometida (7/2) ataque físico que suma cinco PVs al daño total por cada aliado que combine con el Caballero. Requiere Valor y Poder 17. x2 (Guillotina) =14 + 12(Poderío físico) +25 (Arma) + 10 (kendoka)= 61 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques.

Acción normal

- [A] Acometida (7/2) ataque físico que suma cinco PVs al daño total por cada aliado que combine con el Caballero. Requiere Valor y Poder 17. x2 (Guillotina) =14 + 12(Poderío físico) +25 (Arma) + 10 (kendoka)= 61 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

-PC 20/21
-PM: 39/43
-PV: 111/111
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 399">Zhang Rei, Comandante de la Milicia</a> - Memorias de una superviviente

[Firebrick]
Like

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: 29 May 2007, 16:25

21 Feb 2017, 13:33 #11

Con una serie de aspavientos, inequívocas expresiones faciales, y gritos ahogados, Edward siguió el combate, conteniéndose de golpear la barrera de pura frustración; nadie quería distraer a Jarek en un momento como aquel, pues, aunque conservara una gran cantidad de esperanza en su haber, no las tenía todas consigo para ganar.

Era duro ver como decapitaban a un amigo, pese al conocimiento previo de que debería sobrevivir a algo así, pero era más duro aún ver cómo jugaban con él, como alguien disfrutaba de la destrucción de un mundo. Los Sincorazón, por malvados que resultasen, solo eran animales salvajes que seguían su instinto, por otra parte, personas como Davy Jones o Belial...

Cuando Jarek venció, se mantuvo expectante. Ni siquiera sabía que estaba pasando, si había acabado, ajeno a las palabras intercambiados por las personas a su espalda. No había entendido mucho de lo que había pasado, y desde luego tuvo bastante claro que no le hubiera gustado estar en el lugar de su amigo, pero ahora tenía claro que había ganado.

Al menos hasta que la explosión lo hizo separarse bruscamente de la barrera a la que estaba literalmente pegado. Edward trastabilló, casi cayendo de culo, y al ver que la barrera cedía pero no desaparecía, se volvió a pegar a toda velocidad para intentar discernir algo. Cuando pudo ver a la mujer se quedó prendado de sus ojos.

Era como ese placer morboso que se obtenía al mirar algo incorrecto; una herida abierta, una escena privada... Resultaba difícil concentrarse en sus movimientos, pues, aunque bello, su cuerpo no significaba nada al lado de esos ojos. Eran un ente en si mismo, un embudo para su visión.

Pensó en increparla mientras se aproximaba a su amigo, ¿pero de qué serviría? Solo podían mirar, mirar y esperar. Desvió la mirada, esperando, deseando que no pasara lo que resultaba evidente. Y por una vez, su deseo se cumplió: Jarek sobrevivió, y Roland se acercó a recogerlo. Suspiró, mirándole al verle pasar y asintiendo, para transmitirle su confianza. Estaba desvalido, débil, pero se recuperaría, y no deberían olvidar lo que había hecho.

Edward apretó los dientes al escuchar el nombre de Jack. Al menos, se dijo, no parecía saber qué había sido de él. Quizá que lo esperara fuera un punto a su favor, ¿quién sabe? Lo que resultaba evidente es que debían aprovechar su prepotencia, su exceso de confianza, y por ello se lanzó al ataque.

En realidad no sabía muy bien por qué se esforzaba en ser imprevisible, en atacar allá dónde no se le esperara pero se dijo que, al menos, debía esforzarse por no meterse en la trayectoria de sus aliados, en atacar dando comodidades a los demás para hacer lo propio, dado que tan ágil como el que más, y de una talla que le permitía dichas concesiones.

Giros, barridos cortos, y golpes de baja altura se sucedieron. Tenía la impresión de que el enemigo frente a ellos era mucho más pequeño, y aunque en otro momento quizá su apariencia le hubiera resultado un problema, no iba a ser así en esta ocasión.
[+] spoiler
-Confianza: si gastas un punto de corazón, todos los ataques y defensas del próximo turno hacen el doble de su valor base. No es acumulable con otras habilidades que multipliquen el daño base.

Acción normal, Velocidad extrema y Reflejos rápidos:

-[A] Ataque normal: (4/0) +10 (Poderío físico) + 25 (Arma) + 5 (Acometida) + 10 (Adalid) = 54 (61 en el primero, por usar Movimiento furtivo) combinado con Rei.

Resumen de ataques:

*Ataque nº1: 122 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

*Ataque nº2: 115 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques.

*Ataque nº3: 115 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

PV: 100/100
PM: 40/40
PC: 20/20
Like

Feler
Con derecho a Apodo
Feler
Con derecho a Apodo
Joined: 08 Mar 2006, 21:34

26 Feb 2017, 11:46 #12

No podía negar que no esperaba una respuesta así de Ludovico. Hacía unos días era un maldito maniático-sádico muy frio y calculador, ahora era alguien que apoyaba a sus aliados y era algo místico por decirlo de alguna manera. Feler no creía en esa fe, pensaba que era el recurso de los débiles o de los que tenían poca autoestima para mantener alta la moral. Si alguien conseguía algo era por sus propios medios o ayuda de sus amigos, pero no porque hubiera alguna especie de divinidad que ayude o hubiera una especie de destino y todo lo que tuviera que pasar ya estuviera escrito. Por suerte no era ni el lugar ni el momento de hacer debates sobre la fe, así que se guardaría sus opiniones sobre el tema.

Tampoco le gustó mucho la respuesta que le dio al otro peliblanco. A lo mejor para Ludovico solo seamos simples piezas de ajedrez, que si se pierden no pasaba nada porque son perfectamente sacrificables para ganar la partida a la diablesa. Pero no le podía pedir tan tranquilamente que simplemente mirase el espectáculo, solo faltaba que teletrasportarse un sofá y unas palomitas, para estar cómodos mientras veían el espectáculo.

Igualmente no hizo nada más ya que como suponía Ludovico el “show” duró poco más y era demasiado llamativo los destellos para desviar la atención, aunque ahora invadía la oscuridad en la cúpula. Volvía a ver lo que pasaba dentro cuando Jarek daba los últimos golpes a su rival. Cuando la armadura brillaba Feler apartó un momento la vista por la luz que había aparecido creyendo por un momento que había ganado cuando hubo esa explosión. Pero cuando volvió a mirar la cúpula seguía en pie y otra vez no se veía nada dentro, eso le hacía suponer que Belial seguía viva ya que las cúpulas en general si el emisor estaba muerto o muy herido solía desaparecer, aunque más le preocupaba la situación de su amigo con esa explosión.

Cuando otra vez era visible lo que pasaba en el interior de la cúpula, vio que Belial había cambiado de forma, ya no llevaba esa armadura tan peligrosa, seguramente eso era lo que había explotado. Jarek estaba hecho polvo, parecía que estaba más vivo que muerto y no lo decía porque fuera un no-muerto. Parecía que Belial estaba algo molesta por la destrucción de su armadura. Le empujaba y después de tontear con él lo estrangulaba de manera muy fea, a lo mejor combinaba la tortura psicológica con eso tonteaba y parecer que le decía algo y luego con algo físico por eso de estrangularlo. Menos mal que era un no muerto sino eso le habría matado, aunque a este paso sería un muerto a secas.

Al desaparecer la barrera vio que Ludovico fue a por Jarek seguramente a curarle. De los presentes seguramente sea el único que supiera de magias curativas y además que funcionase en no-muertos, ya que la magia curativa y los zombis no suelen llevarse muy bien. Eso le tranquilizo bastante así que decidió seguirle un poco el juego a Belial, su fin era próximo y no le costaba cumplir esa clase de caprichos. Dio dos palmadas lentas y secas, las típicas que se hacía por cumplir o por desprecio ya que eso ya se podía considerar un aplauso.

- ¿Contenta? Aunque según como se mire el que ha ganado aquí es Jarek, no tú. En teoría y por desgracia siendo superior a Jarek en todos los aspectos te ha conseguido romper la armadura que tenías, algo muy humillante por lo que parece, ya que no te lo has tomado muy bien.

Feler también sabía jugar a eso de tocar la moral de los enemigos y si era tan agarrante como parecía seguramente eso le molestara, dudaba que se picara con tan poco, pero lo tenía que probar. Un rival enfadado era más peligroso pero también comete más errores y contra un rival así había que apostar fuerte. Lo otro simplemente era una mala interpretación de lo que había visto. Lo de Andrew y Jack no sabía si era otra de sus “bromas” o lo decía en serio, aunque si no fuera por la seriedad del momento se habría reído, pero no estaba para reírse.

- Si sales viva de esta cosa que dudo, te aconsejo que reemplaces tu equipo de espionaje ya que si no saben eso no deben de ser muy buenos. El “seleccionador” es nuestro querido peliblanco – refiriéndose a Ludovico- Así que es cosa suya que nosotros estemos aquí y no otros, así que pregúntaselo a él. No niego que no somos tan buenos como ellos y a lo mejor te sientes algo decepcionada, pero te tendrás que conformarte con lo que hay, pero tampoco te confíes, que no seamos tan buenos como ellos no significa que seamos malos ya que tampoco nos supera por mucho.

Lo de Jack si leyera los periódicos lo sabría ya que esa información era publica, pero si no lo sabía no iba a ser el que le revelase esa información, aunque sus espías de tenerlos no eran muy buenos si no leían el periódico que era lo más básico. Y aunque no lo supiera lo más lógico era que la gente que no estuviera luchando con ella estuviera en el Bastión defendiéndola de su ejército del mal. Luego solo ganaba algo de tiempo, no vaya ser que se aburriera y fuera a por Ludovico mientras estuviera atendiendo a Jarek. Pero tampoco se podía negar que Feler siempre había sido algo charlatán y seguramente la primera parte la hubiera dicho si o si y la segunda a lo mejor algo más resumida.

- Interesante juego, pero antes un poco de calentamiento que el parón ha sido algo largo y no me gustaría caer por un tirón en el momento menos oportuno.

Era evidente que Feler estaba sobreactuando pareciendo en pocas palabras y por decirlo de forma muy educada un enemigo poco peligroso, así se confiaría más y cuando viera que no era así le costaría más reaccionar. Igualmente calentaba y hacia unos estiramientos pero no demasiado ya que sus amigos se lanzaron enseguida al ataque.

Su espada volvía a ganar ese brillo blanco, no sabía si eso le haría daño extra como al sincorazon al que se enfrentaron pero solo había una forma de saberlo y era comprobándolo. Feler se lanzó al ataque y se concentraba en su zona media y en sus brazos cuando veía alguna abertura con los ataques de sus amigos. Era curioso ya que por cómo se movía parecía que estaba bailando o danzando y aunque no tenía un patrón definido se podía ver como giraba a su alrededor. Parecía que estaba dando golpes al azar aunque no era así, esperaba el momento oportuno para acabar su movimiento y solo Belial estuviera en su radio de acción. Cuando pasó Feler clavo sus espadas en el suelo provocando que su rival saliera disparada hacía arriba dando vueltas, provocando una pequeña explosión de color blanco.

La intención original del ataque aparte de intentar eliminar al rival era marearle y que quedase confundido. Dudaba mucho que una diablesa como ella le hiciera efecto un truco barato como este, pero al menos les daría una mejor oportunidad de ataque a sus aliados y aparte que el ataque no es que sea precisamente flojo. Había llegado la hora de la verdad y esperaba que fuera ya el combate final y que no hubiera más trasformaciones o interrupciones. Seguramente sea un combate con muchos trucos sucios por parte de su rival ya que parecía que era de esas que le gustaba debilitar poco a poco a sus rivales para matarles lentamente haciéndoles sufrir lo máximo posible. Solo esperaba que las gemas aun no hubieran mostrado todo su potencial y que Ludovico aun guardase algunos ases y que tuviera un plan a prueba de Beliales, que toda ayuda que pudieran tener sería bien recibida.

[+] spoiler
-Maestría con Armas Complejas (13 PX): Todos tus ataques con armas complejas cuestan la mitad de PM.

-Nito Seiho (12 PX): Puedes usar dos Katanas a la vez en combate, dándote una acción extra (no de combos) de hasta nivel 2 o sacrificando dicha acción para que todos tus ataques este turno sumen la fuerza de ambas armas al mismo tiempo. (sacrifico la acción)

-Preciso (8 PX): Puedes realizar dos ataques apuntados por 1 PM menos por turno, incluso si estos formaran parte de un combo.

-Senda crepuscular: al adquirir esta clase, el personaje obtendrá un nuevo recurso: los PB (Puntos de Bravura). Recibirá 2PB por cada PV de daño sufrido, y 1 por cada PV de daño infligido, hasta un límite del cuádruple del valor por turno mediante este método, y solo pudiendo obtener un máximo del valor íntegro del ataque del Filo del ocaso para ataques combinados. Estos puntos se usarán para realizar alguna de sus habilidades, pero verá potenciado sus ataques en un punto de daño final por cada 10 PB almacenados que tenga.
[+] spoiler
-Sobrecarga: gastando un PC puede imbuir, durante tres turnos, con el poder del elemento Sacro y aumentar en un 25% la Fuerza del arma. Se puede realizar durante la noche.

-Brazos: 2 PM. Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a tantos ataques como Poderío físico/2.

-[A] Tajo certero: (10/3) El enemigo no puede usar la resistencia Física para defenderse de este ataque. Se considera ataque a distancia. Requiere Poder 16. 10 + 10 de poderío físico + 24 de arma +18 de arma+ 5 (Acometida) + 10 (Adalid) = (77/2) + (20% de sangre de mi sangre) = (92/2) Apuntado a los brazos = (92/3) El enemigo no puede usar la resistencia Física para defenderse de este ataque. Se considera ataque a distancia. De daño sacro que Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a 5 ataques. Combinado con el ataque numero 2.


-[A] Aerolito: (12/1) + (12/1) ataque físico. Si el primer golpe hace daño el segundo causará Confusión de hacer daño, pero ambos deben ser dirigidos al mismo objetivo. Requiere Poder 20. 12 + 10 de poderío físico + 24 de arma +18 de arma + 5 (Acometida) + 10 (Adalid) = (79/1) + (20% de sangre de mi sangre) = (94/1) + (94/1) De daño sacro y si el primer golpe hace daño el segundo causará Confusión de hacer daño. El primero al ataque numero 1 y el segundo al ataque numero 3

Resumen de ataques:

*Ataque nº1: 216 (94 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

*Ataque nº2: 207 (92 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. El enemigo no puede usar la resistencia Física para defenderse de este ataque. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques y Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a 5.

*Ataque nº3: 209 (94 de sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. Si el ataque numero 1 hace daño este ataque causara confusión de hacer daño

De corazones gasto 1 pero lo recupero con la habilidad de Ludovico
De Pm gasto 5 (2 tajo certero + 1 de apuntar brazos + 2 de Aeolito)
-PC: 21/21
-PM: 46/51
-PV: 113/113
-PB: 0
Sobrecarga: 1/3
Like

Aria
Con derecho a Apodo
Aria
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Jun 2007, 18:51

28 Feb 2017, 19:26 #13

Cruzarse de brazos mientras Jarek ponía toda la carne en el asador. Incómodo, en parte porque casi resultaba gratificante deshacerse de la responsabilidad que conllevaba enfrentar a una destructora de mundos, pero mayormente porque no podía negar que Jarek me importaba, probablemente más que el 95% de la población restante de Bastión Hueco y ver cómo afrontaba todo esto, con más dolor que otra cosa, no hacía fácil olvidarlo.

Mis nudillos se blanquearon al ver el campo de batalla convertido en un nubarrón de ceniza. Ver era malo, no ver mucho peor. ¿Y si todo había acabado cuando volviera a poder ver algo? Suspiré aliviada al verle emerger, cargando contra Ella y atacándola sin compasión. Bien, bien, bien... hecho. ¿Era demasiado inocente pretender que eso era el final? Sí, sin duda.

No tardé en comprobarlo. Es fácil narrar los acontecimientos a posteriori con este tono de narrador indiferente, sin aportar sentimientos, sin describir lágrimas agolpándose tras los párpados cerrados, sin hablar del sonido de los nudillos crujiendo por la presión, sin mencionar la sangre golpeando mis sienes...

No había muerto. Poniéndome en pie me lo repetí una y otra vez, viendo a Roland avanzar hacia él para llevarlo a un lugar seguro. Fruncí el ceño, mirándole preocupada cuando pasó a mi lado, pero me forcé a cerrar los ojos, a suspirar, a ahogar el llanto de pura rabia, y a pelear. Todo se reducía a eso ahora. Belial no tenía su armadura, ahora debía ser más débil, y si no era así, mejor morir en pie, sobre todo porque salir corriendo no era una opción viable.

Cargué contra ella, con el cañón apareciendo de la nada en mi mano con un suave destello de luz azulada. Varios se me adelantaron, pero no pareció que ella arremetiera contra ellos. Me colé a un lado y cargué energía en la cámara del cañón, medio apuntándole a quemarropa, medio golpeándola para liberar en un fogonazo de luz blanca que se dispersó de forma irregular antes de desaparecer. Me eché hacia atrás, dejando descansar el cañón humeante.

Era fácil perderse en las conversaciones. Daba la impresión de que Belial sabía de qué hablaba todo el mundo pero el resto de nosotros no tenía muy claro a qué se referían los demás. Ya me había pasado antes con Jarek, y ahora con Feler. No tenía tiempo de reposar las ideas, de tratar de entenderlo, de distraerla.

Mayormente, porque yo saldría peor parada de un intercambio de palabras. Habían sido una de mis muchas taras durante el período en el que me había convertido en la niña favorita de Ludovico. Cualquier provocación sería fatal para mi, y esperaba que ella no se diera cuenta, así que guardé silencio, centrándome en el combate como lo hacía Rei. Sería fácil fingir que era como ella, ¿no?
[+] spoiler
-Reflejos Rápidos (7 PX): Al inicio de un combate, tienes una acción adicional (no de combos).

-[A] Nanomáquinas: (9/3) Anula la defensa enemiga. +20 (arma) +10 (Poderío físico) +5 (acometida) + 9 (Adalid) = 53 que anula la defensa combinado con el primer ataque.

- Furia: Puede que en un primer momento parezca una chica tranquila y simpática (con casi todos), pero no por ello cabrearla deja de ser un grave error. Gastando un punto de corazón Aria puede multiplicar su poderío físico por cinco para su siguiente ataque. Una vez cada 2 turnos.

-[A] Nanomáquinas: (9/3) Anula la defensa enemiga. +20 (Arma) + 50 (Poderío físico) +9 (adalid) +5 (acometida) = 93 que anula la defensa combinado con el siguiente ataque.

*Ataque nº1: 269 (94 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4 y anula la defensa. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

*Ataque nº2: 300 (92 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse, reduce la Resistencia física en 4 y anula la defensa. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. El enemigo no puede usar la resistencia Física para defenderse de este ataque. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques y Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a 5.

-PC: 18/18
-PM: 78/84
-PV: 96/96
Like

Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Joined: 04 Feb 2007, 10:39

01 Mar 2017, 19:54 #14

Chrysanthus respondió a Roland con un chasquido despreciativo. "Típico", pensó, pues la Oscuridad rara vez salvaba vidas y nunca sin un precio. No le dedicó más de su tiempo, pasando a mirar el combate en silencio. Había sido entrenado toda su vida para el combate y había puesto en riesgo su vida más veces de las que podía recordar, pero dejar que otro lo hiciese mientras él no podía hacer nada más que mirar estaba... mal. No encontraba palabras para describirlo en su mente, pero sentía que una norma no escrita estaba siendo rota. Intentó tranquilizarse cruzándose de brazos, fijándose en cada movimiento, en cada pequeña victoria y en cada derrota dentro de los golpes. Analizaba al enemigo, en espera de una oportunidad de ver algún punto débil. Belial era poderosa, podía admitirlo perfectamente... pero, en cierto modo, había algo que no le encajaba. Estaba constantemente tomándoselo todo como un juego, lo cual significaba que tenía un orgullo desmedido y poco realista o no se estaban enfrentando a la real. Quizás a un observador desde fuera de su cabeza le resultase sorprendente que el peliblanco no hiciese ningún gesto, manteniéndose estoico, pero el guerrero chino creía que le debía a Jarek Larg el beneficio de la duda. Era un no-muerto, lo cual significaba que sus heridas no le afectaban igual. Su capacidad combativa también era, aunque era difícil de medirlo para él debido a tanta tecnología, digna de respeto. No fue hasta el final donde un pequeño tick en su ojo mostró su preocupación, pero aún entonces guardó la compostura pensando fríamente. Había destrozado su armadura y ahora ante ellos había una mujer extraña, pero las apariencias no le engañaban. No se olvidaba de la gran figura oscura en el firmamento, ni el uso de aquel Sincorazón extraño, y desde luego no se olvidaría del dolor que había infligido en Jarek. Al menos esta vez no se escondía bajo placas de metal mágico, y eso ya era una victoria en sí misma. Tocaba tomar el relevo y honrar el sacrificio del capitán de la Milicia, y como guerrero pensaba darle todos los honores posibles.

A diferencia de los últimos momentos, Chrysanthus frunció el ceño y rompió su aspecto concentrado e impasible, dando un par de ligeros saltitos sin llegar a despegarse del suelo y abrir y cerrar un par de veces sus puños, intentando devolver la energía y la adrenalina a su cuerpo para dar lo mejor de sí. Tantas palabras empezaban a darle la sensación de carecer de sentido. Si pudiesen sacar hablando de Belial, a estas alturas ya lo habrían hecho. Por no decir que Feler parecía, como siempre, inclinado a llenar todo el espacio posiblemente reservado para hablar para él mismo. Era mejor así, se dijo a sí mismo, porque él mismo era bastante malo con las palabras. Sus puños hablaban mejor, creía. Al menos parecía que su enemiga no sabía del destino de Sir Jack, algo que no les valía de nada pero por lo menos daba a entender que no era omnisciente. De repente, su cuerpo se frenó en seco y se lanzó al ataque. En vez de deslizarse entre los ataques de sus compañeros, esta vez el peliblanco hizo todo lo posible por golpear una fracción de segundo más tarde después de Rei aprovechando al máximo el movimiento fluido de su compañera de armas, prácticamente una sombra de la mujer. Era mucho más fácil que buscar un hueco, y podía sorprender a un enemigo que aún estaba resentido por sus tajos golpeándole allí donde su defensa se había vuelto más débil. El primer golpe fue una patada frontal derecha al pecho, dejando que la inercia convirtiese su pie en un arma tan contundente como una maza pesada. El segundo, justo después del golpe a la rodillas, sería un molesto codazo en la sección de las costillas, acosando el flanco de nuevo. Pero, en el tercero, apretó los dientes y dejó de seguir a su amiga, pegando un salto que le hizo girar de forma oblicua, mientras mantenía sus brazos y piernas rectos para ocupar el menor espacio posible. Una pierna salió del borrón de movimiento en el que se había convertido, y se lanzó con toda su fuerza hacia el rostro de Belial. No aprobaba que los demonios anduviesen imitando a los seres humanos, así que era mejor darle un poco de humildad e intentar desfigurar aquel rostro. Incluso si perdían, por lo menos se llevaría un mal recuerdo. Recordando el poder de fuego de algunos de ellos, nada más aterrizar dio un salto mortal hacia atrás, posándose con las manos en el suelo en un movimiento acrobático para alejarse de las posibles deflagraciones.
[+] spoiler
-Preciso(8 PX): Puedes realizar dos ataques apuntados por 1 PM menos por turno, incluso si estos formaran parte de un combo.

-Alma salvaje (12 PX): Tu bonificación de Combatiente desarmado pasa a ser de 3/4 partes del Valor en lugar de 1/3. Además, una vez cada dos turnos podrás tener una acción (no de combos) adicional si pagas el doble de PM por dicho ataque. Solo Luchadores desarmados.

-Velocidad Antinatural: Puedes hacer una acción adicional por turno y convertir dos ataques cuerpo a cuerpo en ataques a distancia por turno. Requiere Poder 20 y Valor 15.

-Guillotina: Gastando dos puntos de Corazón, todos tus ataques duplican su daño base durante todo el combate. Requiere Valor 7.

*Primer Ataque:

-[A]Ultraesgrima: (10/0) Requiere Valor 12 y Poder 15.

10*2=20+12(alma salvaje)+10(pod fisico)+4(brazo)=46+8(Adalid)+5(Acometida)=59 PV, combinado con el primer ataque.

*Segundo Ataque:

-[A] Aerolito: (12/1) + (12/1) Ataque físico. Si el primer golpe hace daño el segundo causará Confusión de hacer daño, pero ambos deben ser dirigidos al mismo objetivo. Requiere Poder 20.

12*2=24+12(alma salvaje)+10(pod fisico)+4(brazo)=50+8(Adalid)+5(Acometida)=63 PV, ambos combinados con el segundo y tercer ataque. El segundo ataque es apuntado a la cabeza, lo que hace 5 PV extra de daño y me gasta 1 PM más.

Total:

*Ataque nº1: 328 (94 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4 y anula la defensa. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

*Ataque nº2: 363 (92 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse, reduce la Resistencia física en 4 y anula la defensa. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. El enemigo no puede usar la resistencia Física para defenderse de este ataque. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques y Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a 5. Finalmente, hace 5 PV más de daño si hace daño.

*Ataque nº3: 272 (94 de sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. Si el ataque numero 1 ó 2 hace daño este ataque causara confusión de hacer daño.


-PC: 11/17
-PM: 43/43
-PV: 114/114
-Estado: Guillotina
Ficha
color=dodgerblue
Like

Jarek Larg
Con derecho a Apodo
Jarek Larg
Con derecho a Apodo
Joined: 31 Jul 2007, 01:18

05 Mar 2017, 11:57 #15

Aun cuando el golpe acabó cayendo, aún cuando todo debería haber acabado ahí mismo, en algo privado que había escalado más allá de lo que nadie podía llegar a imaginar, no lo hizo. Su ataque final, cargado de todo lo que sabía, de todo lo que sentía, de todo lo que le habían dado para poder acabar con ella, solo consiguió pelarla de la primera defensa. Aunque era poco menos que asaltar un castillo con un solo hombre, lo había logrado y eso de por sí era un mérito que seguramente muy pocos podían tener en su historial.

Tras el golpe final de Athyros, aún con el calor de las lágrimas recorriendo sus mejillas sucias por la tierra y el humo, pudo ver que aquello no iba a acabar así. La luz que mostraba las heridas de la armadura de Belial se intensificó hasta que estalló, no se molestó en pensar lo que le estaba salpicando por todas partes. Al contrario, se protegió con sus escudos e intento mantener el tipo, no caer, no rendirse. Aunque aguantó gran parte del golpe, llegó un momento en que ni sus escudos, ni su voluntad, le permitieron defenderse de la rabia con la que Belial había explotado. Resto de su armadura pasaron por encima de sus escudos y llegaron a incrustarse en su cuerpo, piezas que de inmediato supo le iban a corromper infectando de oscuridad. Su cuerpo, en un último intento de protegerse, volvió toda su hambre hacía dentro, devorando la oscuridad que pugnaba por avanzar por todo su ser, pues el resto era incapaz de moverse mientras tuviera aquello dentro.

Intentó levantar su mirada, desafiar una vez a lo que hubiera debajo de la armadura, a ese monstruo cuya cara ya había visto en sus recuerdos y que no podía olvidar. Cuando la mujer le obligó a mirarla se perdió por un momento en los pozos de almas que tenía por ojos, los vivos podrían ver belleza en su cuerpo, pero él sólo veía la misma muerte que portaba consigo, y aquel azul de su mirada no eran sino lugares a los que ninguna mortal debía mirar mucho tiempo. Pero él lo hizo, sabiendo que ya había salido una vez de allí, apenas fue capaz de hablar cuando ella misma le reconoció su existencia.

Al fín se había dado cuenta de que estaba allí con un propósito, pero está aún no había acabado, y se molesto de recordarle que no necesitaba su permiso para ser, pues siempre fue. Pero ella no lo entendió, como tantas otras cosas que le había dicho, aunque esto no fue lo peor. Lo peor fue cuando ella le empujó contra el suelo, sabiendo que no podía tenerse en pie y su cuerpo cayó sin resistencia contra este, aprovechando ella para montarle de forma provocativa y terrible, aseverando su posición de dominancia sobre el caído.

Nada salvo odio y rabia se acumularían en sus ojos azules mientras volviesen a un color grisáceo al tiempo que ella le contaba su pequeño secreto, provocando que aquellos orbes grises se abrieran tanto como podían llegar a hacer mientras la miraba, incrédulo. El juego sexual que había perpetrado mientras le contaba su mayor secreto era una tortura pues era la cos más inquietante que había sentido jamás, pues no estaba muy lejos de ser una violación. Al intentar coger aire para responderle, ella le agarró de la garganta. Un gesto inútil, pues la asfixia era la única cosa que sabía que jamás le podría matar, pero conforme ella apretaba se dió cuenta de que eso no era lo que buscaba, sino otra cosa.

Al escuchar el crujido en su garganta lo supo. Le había dejado mudo, incapaz de decirle a los demás lo que ella le había dicho. No podía apenas mover su cuerpo, solo sus labios y su mano mecánica, por lo que se molesto en articular con sus labios unas sencillas palabras finales para Belial.

"No te saldrás con la tuya"

Dijo el ahora mudo Jarek sin que nadie más lo pudiese ver. Ella se levantó entonces divertida por la situación, buscando al resto para proseguir la batalla. Quería levantarse y seguir luchando, pero era incapaz, la armadura de Belial quería consumirle por dentro y no le dejaba moverse en absoluto, su cuerpo estaba inútil. Y él se sentía más impotente que nunca. Más aún cuando Roland vino a alejarlo del campo de batalla, intentando curarlo y consolarlo por no poder forma parte de aquel tango final con Belial tras haber tenido su propio sólo del que había salido mucho mejor parado que nadie antes.

Pero antes de que Roland se pudiera marchar a luchar, el no-muerto se había esforzado por escribir algo en el suelo con su mano mecánica. Apenas tenía algo de movilidad, pero lo cierto era que no necesitaba más, pues una advertencia era todo lo que tenía para él.

"Cuidado. Vino. Por ti."

Su movilidad no le daba para más, los pedazos de la armadura de Belial llegaron hasta las conexiones neuronales y no pudo seguir escribiendo, miró el mensaje, incompleto, con rabia en sus ojos antes de volverlos a Roland. La oscuridad creba zarcillos en sus venas impidiendo mover la boca, pero esperaba, confiaba en que pudiera hacerle llegar el mensaje con la forma en que le miró de vuelta. Pues sabía que no podía dejarlo así y debía luchar por asegurar el futuro de Bastión Hueco, que no se aseguraría de forma limpia.

En cuanto el peliblanco se marchó, su último desafió al destino quedó allí, tejido por su mano metálica, mientras sus ojos grises se fijaban en cada golpe que iba y venía, rezando no por la victoria de sus compañeros, sino porque Roland hubiese entendido lo que le había dicho y que tenía razón cuando habían hablado en el CGM, aunque saber que todo estaba saliendo como ella planeaba no le dejaba tranquilo, por lo que se concentró en sus poderes regenerativos y comenzó a devorar toda la oscuridad de su interior. La usaría toda hasta que no quedase nada y volvería para matar a Belial de una vez por todas.
[+] spoiler

Jarek cae, pero como me puedo regenerar por los efectos de Delirio, Regeneración sigue activa. Recuperó 10 PV pues ya han pasado dos turnos de combate herido.

PV: 10/141
Like

Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Pepito Grillo
Con derecho a Apodo
Joined: 02 Nov 2005, 22:56

05 Mar 2017, 22:32 #16

Por un momento Belial se temió que nadie entrara al trapo, que guardaran un gélido silencio nada conveniente para su necesidad de intercambiar palabras futiles, su avidez de verborrea innecesaria, pero allí estaba el bueno de Feler para aumentar su disfrute. ¡Tanto mejor para ambos! Pensó. Ellos obtenían algo más de tiempo de sus, al parecer, valiosas vidas y ella más diversión.


- ¡No te creas! En realidad hacía un calor del carajo ahí dentro. Además, no hace falta llamar inferior a Jarek ¡Que se lo ha currado, coño! Pese a no ser nadie, y todos esos rollos. - dijo, hurgándose la nariz de nuevo y extrayendo un portentoso moco que alzó en la punta de su dedo índice, comenzando a examinarlo con detenimiento mientras Roland volvía de arropar a Jarek y darle un besito de buenas noches.

El peliblanco, con una mirada turba tras haber observado el mensaje incompleto de Jarek, seguía dándole vueltas. Vino por ti. No parecía haberle molestado demasiado la presencia de las gemas, apenas si reaccionando a su existencia. Pensó que eso la atraería, y después había pasado a pensar que se trataba de puro azar, que Bastión era un estandarte de la luz que debía derribar. Ahora las palabras no pronunciadas de Jarek lo atormentaban. Tenía que descubrir el plan de Belial si querían matarla. Era demasiado retorcida, demasiado peligrosa campando a sus anchas, por lo tanto, necesitaban tiempo, tirarle de la lengua.



- He preferido tratar con elementos más confiables y bueno... Con él también. - respondió el hombre a las aseveraciones de Feler, haciendo un gesto despreciativo hacia Chrysanthus. Gesto que se ganó una mirada brillante de Belial hacia el oriental. Los ojos de la mujer parecieron chispear de felicidad justo antes de que se lanzaran a la batalla.

Roland se mantuvo por esta vez lejos del rango habitual de su arma, no desapareciendo ni nada parecido. Simplemente alzó su arma al cielo mientras que los demás cargaban contra la mujer.

Esta pareció tener ojos solo para el peliblanco que se lanzó de cabeza a por ella. La patada directa contra el pecho fue detenida en seco con las dos manos, pero cuando ya alzaba un puño como un martillo para partirle la rodilla Aria se coló a un lado, descargando un fogonazo contra sus costillas y obligándole a soltar al peliblanco mientras se cubría la cara.

Belial no sangraba, por suerte. Era como un sincorazón, una masa de oscuridad. Parte de su torso desapareció abruptamente. Desde la herida comenzó a surgir oscuridad espesa, que llenó el vacío, tomando color en cuanto la forma estuvo hecha. El demonio observó la herida, de la que ya no había rastro, mientras sobre sus cabezas se formaban tres espadas de un blanco hueso reluciente, hechas de pura luz, que comenzaron a oscilar a su alrededor con la punta apuntando hacia el pecho de su enemigo.

En la fracción de segundo que le llevó a las dos primeras hojas caer, y a los guerreros golpear por segunda vez, el demonio de ojos azules chasqueó los dedos al aire sonoramente. El eco reverberó por toda la cuenca y absolutamente todos sus enemigos, todas sus argucias, chocaron contra una barrera invisible que había surgido de la nada, cubriendo todos los flancos de Belial por apenas tres centímetros.

Las espadas de luz desaparecieron, el estruendo fue sonoro, pero los guerreros no desistieron. No esperaban otra cosa, al fin y al cabo, y el tercer golpe volvió a tocar carne, u oscuridad, lo que fuera. La espada voló contra su pecho y ella alzó una mano con la palma extendida. El arma de luz se quedó a apenas dos centímetros y con un gesto hacia un lado del brazo desapareció. Lo cual no impidió que la patada de Chrysanthus hiciera que se arqueara para mirar directamente al suelo, desde donde vio como el ataque de Feler la obligaba a salir propulsada hacia atrás.

Cayó boca arriba a varios metros de ellos contra una piedra, quedando semi incorporada con los brazos extendidos y el rostro clamando al cielo. El brazo derecho se separó de su cuerpo y cayó aleteando a un lado, como el rabo de una lagartija. Durante varios segundos no se movió, pero solo estaba pidiendo paciencia al infierno para no matarlos en el acto.
[+] spoiler
- La larga historia de una venganza: Roland siempre poseerá una acción adicional (de combos), que no le podrá ser negada por ningún efecto adverso. Además, en presencia de Belial el efecto de esta habilidad se dobla, es decir, pasará a tener dos acciones adicionales (de combos).

- Sangre de mi sangre: todo efecto positivo en presencia de Roland dura un turno más, las sanaciones son un 25% más efectivas (provengan de objetos o magias) y el elemento Sacro hace un 20% más de daño. Además, todos menos Chrysanthus recuperarán 1 PC cada turno.

- Plegaria por los caídos: una vez por turno, Roland puede gastar una acción adicional para consumir un objeto, siempre y cuando el receptor no sea él mismo.

- Como si fuera tu último día: hoy puede ser el día en el que Belial muera, o al menos el último intento de Roland. Es el momento de poner toda la carne en el asador. Al activarla consumirá 3 PC, y uno más por turno durante todo el combate, añadiendo a partir de este momento el la mitad de su Valor a todas sus características. Utilizada

Balada distante
-Tipo de arma: Espadón
-Fuerza: 25
-Energia: 25
-Clase: Roland
-Tipo: Simple

- Descripción: Una espada corta comparada con la que usan otros guerreros de Bastión Hueco. De orígenes desconocidos, su aspecto poco tiene que ver con la tecnología armamentística de Bastión Hueco.

- Auge: cada vez que un ataque realizado con este arma impacta sobre el enemigo o una defensa a la que se le ha sumado la Fuerza de este arma tiene éxito aumenta su Fuerza y Energía en 1. El daño adicional no podrá superar el de la Fuerza actual del arma, y todos los bonificadores se perderán al final del combate.
[+] spoiler
- [A] Trino angelical (X/10)+(X/10)+(X/10): Ataque físico de elemento Sacro. Consume tres acciones de combos para poder ejecutarse. El daño base será igual a la suma de los PC de todos los aliados en combate. El primer ataque anulará la resistencia física, el segundo ataque anulará la armadura, y el tercero, la defensa.

El daño base sería: 20 (Rei) + 20 (Ed) + 21 (Feler) + 18 (Aria) +0 (No reconoce a Chrysanthus como aliado) = 79 +50 (Estadísticas) +20 (Adalid + Acometida) = 149 *1.2 (Sangre de mi sangre) = 178 tres veces.

Resumen final de ataques:

*Ataque nº1: 506 (272 Sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4, anula la defensa y la Resistencia física.

*Ataque nº2: 541 (270 sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse, reduce la Resistencia física en 4, anula defensa, resistencia física y armadura. De hacer daño, el gasto de PM extra será de 3 en sus próximos 6 ataques y Reduce en 1/3 del poderío físico del atacante los siguientes ataques del defensor si hace daño. Afectará a 5. Finalmente, hace 5 PV más de daño si hace daño.

*Ataque nº3: 450 (272 de sacro) que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Anula la defensa. Si el ataque numero 1 ó 2 hace daño este ataque causara confusión de hacer daño.

PV: 150/150
PM: 150/180
PC: 27/30
[+] spoiler
- ¡¿Matematicas?!: Belial obvia cualquier penalizador o bonificador a la defensa, el ataque, el consumo de PM o el gasto de PC/PO que no provenga de ella misma.

- Empatía cruenta: Cada vez que Belial o uno de los Sincorazón bajo su control causa daño a un enemigo adquirirá un recuerdo aleatorio del mismo. Al matarlo conseguirá todos sus recuerdos.

- Imparable: Cada vez que Belial sufre un estado alterado puede obviarlo a cambio de sufrir tantos PVs de daño directo como el Valor del atacante. Sufre 17 PVs de daño directo para obviar Confusión.

- Teoría del caos: Cada ataque contra un objetivo diferente causa 10 PVs adicionales, sin límite. Sin embargo, cada ataque consecutivo contra el mismo enemigo (aunque sea dentro de un ataque de área) causará 10 PVs menos hasta un mínimo del Valor de Belial.

- La Inefabilidad y todos esos rollos: una vez por turno Bealial puede decidir que pase una de las siguientes cosas, sin gasto de miscelánea o acción:
- Un ataque enemigo es ignorado sin más aunque no pudiera hacerlo, pudiendo además defenderse de los ataques de los que no pudiera hacerlo de manera normal.
- ???
- ???
- ???

Anula el segundo ataque.

*Ataque nº1: 506 (272 Sacro) cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4, anula la defensa y la Resistencia física.

*Ataque nº3: 450 (272 de sacro) cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Anula la defensa. Si el ataque numero 1 ó 2 hace daño este ataque causara confusión de hacer daño.

Ignora los penalizadores, excepto los anuladores, no es débil a Sacro, y sufre 17 PVs de daño directo para no sufrir Confusión así que se quedan en:

*Ataque nº1: 506 anula la defensa y la Resistencia física.

*Ataque nº3: 450 Anula la defensa.

-[D] Crítica constructiva (240/10): la segunda vez que se use en un turno reducirá a la mitad su base. Entran 266 PVs.

-[D] A lo mejor deja marca (350/15): Solo puede usarse una vez por turno, y solamente si se ha sufrido más daño que el Valor de Belial. Se añadirá a la base de la defensa una cantidad de puntos igual al número de PVs sufridos en los que supere el Valor de Belial. Añade 26 puntos, quedándose en 376. Entran 74 PVs +17 PVs por ignorar Confusión.

En total entran 357 PVs.

- Aprensión: Belial siempre ha sido más de dar, por lo que no encaja muy bien el tema de recibir. Su tolerancia al castigo físico nace de su aprensión, tan desmedida, que está por encima del dolor que no puede sentir al ser un Sincorazón. Cuando sufre daño sus ataques durante este turno pasarán a hacer tantos PVs menos como un tercio de los PVs totales sufridos, acumulándose un máximo de 100 PVs de penalización cada turno, hasta que no reciba daño durante un turno completo, momento en el que el contador se reinicia.

Pierde 119 PVs de daño.

PV: 357/????
PM: 25/????
PC: 0/???????
PO: 0/???
Aprensión: 100
Finalmente usó la única mano que le quedaba para agarrar la otra y aguantarla cerca del muñón. Zarcillos de oscuridad salieron desde ambas partes y terminaron por unir al Sincorazón en un solo ser que se incorporó de un salto, mirándolos con desaprobación.

- Menuda panda de gilipollas. Me tenéis harta con vuestro trabajo en equipo. En Bastión lo hacemos todo juntos, hasta ir al baño, memememe. Me dais... verdadero... asco. - dijo, usando su mano para describir un parloteo juntando los cuadro dedos superiores con el pulgar repetidas veces mientras su expresión se volvía de desprecio absoluto. Aún se mesaba con la mano libre allá donde el brazo se había separado del resto del cuerpo.

- Belial jamás ha tenido mucho aguante. Sin esa armadura no llegará muy lejos, pero tened cuidado, es una hechi... - la explicación de Roland fue interrumpida hacia la mitad, cuando la voz enfurecida de Belial tronó por encima de la del guerrero.

- ¡Eso es verdad! Siempre he sido un poco enclenque, pero… - un acceso de tos impidió que siguiera hablando. Acabó por taparse la boca con la mano, pero comenzó a vomitar oscuridad que se coló entre las rendijas que formaban sus dedos. Sin embargo, la oscuridad no tardó en volver a ser asimilada por su cuerpo. - aighs. Si hay algo que me encanta de mi, es que siempre he sido una chica con recursos, ¿eh, Roland? ¿Te acuerdas del día de los tatuajes gratis? Oh, joder, ¿y esa cara? ¡No me jodas!¡No se los has enseñado! - dijo, echándose hacia adelante con entusiasmo, acercándose de nuevo a los guerreros hasta quedarse a cinco metros. Un simple gesto del brazo iracundo de Belial fue suficiente para que la armadura de Roland, de torso para arriba, se convirtiera en polvo que voló lejos de él impulsado por una oportuna racha de viento, casi con total seguridad creada por la propia diablesa.

Así pues Roland se quedó desnudo de cintura para arriba. Su cuerpo no era más musculoso que el de guerreros curtidos desde la infancia, como Chrysanthus, Feler o Jarek. Sin duda alguna, su espalda amplia y la ausencia de grasa denotaba fortaleza, pero era difícil que el cómputo global de su cuerpo lo hiciera en parte porque tenía una edad más avanzada, pero sobre todo por otro motivo. Su espalda, sus hombros, sus brazos, todo su torso... era lo más parecido a un mapa topográfico que la mayoría de ellos verían nunca, el de una zona especialmente interesante a nivel geográfico. Heridas y cicatrices mal curadas, escarificaciones tan largas que se perdían en la base de la espalda, todo ello formando intrincados dibujos de índole sobrenatural. Justo en el centro de su espalda, casi enmarcado por el resto de dibujos, letras puntiagudas y de muchísima peor calidad que el resto, como si se hubieran hecho a las prisas, rezaban "Belial estuvo aquí" en idioma demoníaco. Solo pudieron reconocer el nombre, pero era evidente que no iba a poner nada agradable. A Ludovico, indefenso y enfurecido, no le quedó más remedio que apretar los dientes, e intentar sobrellevar la vergüenza mientras redirigía toda su furia, incluida la que debía profesar en todo momento a Chrysanthus, en la mujer.

No fue muy difícil decir porque el peliblanco se lanzó a por ella. Más difícil de explicar resultó por qué tanto él como Feler y Ed salieron disparados en dirección contraria al Sincorazón sin que esta hiciera más que otro despectivo gesto con su mano, mucho más relajada, mucho más calmada tras la rabieta anterior.

- ¡Los Portadores no podéis jugar! Y tú, Feler. Bueno, chico, como se suele decir, "por hablar". Eso parece una constante en tu vida, ¿eh? No lo de hablar, si no lo de que te toque sieeempre la mejor parte del pastel.
[+] spoiler
Belial utiliza:

-[A] Defenestrar (X): hechizo que consume las piezas de armadura que no estén protegidas por la magia de su portador, que debe ser superior a la del lanzador del hechizo. Así pues, si el Poderío Mágico de Belial es superior a la Sabiduría del enemigo, este no podrá hacer nada para evitar que la diablesa paga 1 PM por cada punto de integridad o protección de la pieza de armadura para desintegrarlo por completo.

Paga 40 PM para destruir Fin de una era.

- [A] Siembra desesperación (X): Belial consume 5 PO por cada enemigo que quiera separar del grupo. En esta forma, la separación solo puede durar cinco turnos. No puede usarlo dos veces sobre el mismo enemigo.

Gasta 15 PO para separar a Feler por un lado, y a Ed y Roland por el otro. Se queda a solas con Chry, Aria y Rei.

Belial solo posee dos acciones, así que aquí se acaba su turno.
Feler dio con su cuerpo en la tierra. Justo cuando trató de levantarse el brillo característico de la barrera le dejó claro que estaba aislado. Al mirar al frente pudo ver las espaldas de Chry, Aria y Rei. Frente a ellos, Belial. A su derecha, separados por otra barrera, se encontraba Edward y Roland, que se levantaban al mismo tiempo que él.

Sin embargo, y ya que se encontraba solo, Belial consideró oportuno brindarle el don de la compañía.

- ¡Hoy es tu día de suerte, grandullón! ¡Demuéstranos que eres mucho más fuerte que antes, venga! ¡Seguro que Aria está deseando verlo! ¿A qué sí? ¡Estarás ardiendo por poder darle el sí quiero a este apuesto caballero! - escuchó Feler desde el otro lado de la barrera, aunque evidentemente el resto de guerreros también lo harían - En fin, vosotros tres no os cortéis, yo sigo rebuscando en los recuerdos de Feler. Esto tiene que ser algo... personal. - dijo, con expresión pensativa y la cabeza ligeramente ladeada.

Tres charcos de oscuridad se formaron alrededor del líder de los Exploradores. De su interior surgieron tres figuras bien conocidas por él, mas la forma de sus espadas le hicieron retomar un futuro mucho más lejano. Cada una de ellas era distinta, y brillaba con un color diferenciado también: rojo, verde y azul. Los Invisibles se mantuvieron cada uno a tres metros del guerrero, formando un triángulo y flotando un metro por encima del suelo, expectantes.

Aparece Tríada etérea. A la hora de atacarlos podemos considerarlos Etéreo A, B y C.
"El trabajo de la Voz de la Conciencia nunca termina..."
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 14">Reglas de juego</a>
Like

Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Zhang Rei
Con derecho a Apodo
Joined: 03 Jun 2007, 14:05

09 Mar 2017, 11:06 #17

Tal y como había esperado, todos la seguirían en sus ataques. Atrás quedaría el maltrecho Jarek y las palabras del que había buscado provocar a Belial, encontrando más burlas y gestos desagradables. Rei creía entender el propósito de estas, la intención de Feler de buscarle la lengua al enemigo, pero ni aun así se prestaría a participar en aquel juego. A sus ojos era más que evidente que era lo que Ella quería y había enfrentado demasiados enemigos que la habían buscado a ella como para animar a otra a hacer lo mismo. No, ella se centraría en distraerla a su manera. Quizás, con un poco de suerte, su silencio llegase incluso a molestarla. Sino, al menos habría ahorrado aliento.

Además, esta vez habían logrado lastimarla. Quizás no sangrase pero, para gente que había enfrentado a tantos sincorazón como los guerreros presentes, aquello no significaba nada. La oscuridad espesa saliendo de su interior sería suficiente para confirmarlo, aun cuando Belial volviese a mostrarse intacta ante ellos. Ni siquiera importó que parte de sus ataques topasen con una pared invisible pues el tercer envite la lanzaría por los aires, dejándola en el suelo a varios metros de distancia, habiendo perdido de nuevo una parte de su cuerpo. Que el brazo seccionado volviese a su sitio carecería a esas alturas de importancia y la desaprobación de Belial, acompañada de los clásicos insultos, sería como miel para oídos de la miliciana.

Arremeter de aquella manera contra el trabajo en equipo, la estrategia con la que indudablemente la habían lastimado, solo fortalecía la creencia de la pelirroja de que juntos podían derrotarla. Las palabras de Roland llegarían entonces, alentadoras en parte. Aun cuando Ella lograría acallarle con sus gritos, había dicho suficiente para que Rei supiese lo que iba a decir: hechicera. Necesitó de todo su control para mantener su expresión indiferente, aun cuando saber que también tenía la magia de su lado lo hacía todo más complicado. No era una sorpresa. Mas habría sido maravilloso si por una vez, solo por una vez, aquella baza no hubiese estado en manos del enemigo.

El acceso de tos de Belial no la reconfortaría esta vez, atenta a las palabras de la demonio, cuya atención se había prendado de Roland. Pero sus gestos serían mucho más impresionantes que ninguna de las palabras que pudiesen salir de sus labios. Un movimiento de su mano bastaría para volatilizar la armadura del peliblanco y dejarlo desnudo de cintura para arriba frente a sus aliados. Para consternación de la pelirroja, aunque se cuidará de demostrarlo, la visión no la dejaría indiferente. El cuerpo del hombre se encontraba completamente cubierto por cicatrices. No resultado de numerosas batallas, de golpes recibidos aquí y allá, sino que parecían el resultado de un trabajo mucho más minucioso, en el que la artista había dejado incluso su firma.

La tensión en el cuerpo del guerrero sería suficiente para que Rei intuyese que iba a volver al ataque, preparándose para seguirle. Entonces, mientras unas misteriosas palabras escapaban de labios de la demonio, tres personas salieron disparadas por los aires. Los ojos rojos buscarían al instante a Edward, comprobando que se encontraba bien, apartado junto a Roland. Feler, por su parte, también se había separado del grupo. Las barreras se alzaron y, para alivio de la miliciana, Belial seguía en su parte del tablero. Debía confiar en que Roland cumpliría lo prometido, protegiendo al portador, razón por la que durante unos segundos le miraría fijamente.

En cuanto al explorador, la mirada rojiza se posaría en él a tiempo de ver aparecer a los enemigos que habían sido traídos para entretenerle, las palabras de Belial llenando de nuevo el terreno de batalla. Feler era fuerte, se recordó. Sobreviviría. Tenía que creerlo, pues no se encontraba en posición de preocuparse por otros. Ni siquiera para darle vueltas al inquietante comentario sobre los recuerdos, que se asentaría aun así en un rincón de su mente. Tres contra una, era más de lo que Jarek había tenido, pensó dedicando una mirada rápida a sus acompañantes. ¿Podrían aun así lastimarla? Era imposible saberlo. Mas había algo que podían hacer, podían distraerla. Podían intentar agotarla. Quizás aquella barrera fuera un hechizo temporal y la oportunidad de volver a atacarla todos juntos les estuviese esperando.

Así que, ignorando las probabilidades, la pelirroja se lanzaría de nuevo al ataque. Esta vez, su primera acometida sería un tajo rápido a la altura del cuello de Belial, antes de cruzar a su espalda y dejar paso a su amigo. Aria mantendría las distancias, por lo que eso dejaba a los dos orientales bailando alrededor de la demonio. Con menos aliados de los que preocuparse, la libertad de movimiento era incluso mayor. La katana brillaría de nuevo, dejando caer dos rápidos golpes sobre la espalda de Belial, antes de volver a girar, sus ojos dividiendo su atención entre su enemiga y el peliblanco. Un último golpe sería descargado en dirección al abdomen de la mujer, antes de que Rei retrocediese un par de pasos, su arma alzada ante ella en posición defensiva.
[+] spoiler
-Adalid: cuando un aliado combina con el Lord suma la mitad de su propio Valor al ataque. Por c elada aliado que esté por debajo del 50% de sus PVs, el Lord sumará, además, un cuarto de su Valor a todos sus ataques, hasta un máximo de su Valor total.

-Kendoka (10 PX): Cuando uses una katana tus ataques hacen un 20% más de daño total (redondeando hacia arriba). Debes poder usar katanas para poder comprar ésta dote.

-Maestría con Armas Complejas (13 PX): Todos tus ataques con armas complejas cuestan la mitad de PM.

-Preciso(8 PX): Puedes realizar dos ataques apuntados por 1 PM menos por turno, incluso si estos formaran parte de un combo.

Habilidades del arma:

- Filo obstinado: Todos sus ataques reducirán en 4 puntos la resistencia física de su oponente. Además defenderse de sus ataques sigue costando 1 PM más mientras que los ataques y combos realizados con este arma le cuestan a ella 1 PM menos.

Activo:

-Guillotina: Gastando dos puntos de Corazón, todos tus ataques duplican su daño base durante todo el combate. Requiere Valor 7.
[+] spoiler

Acción normal

- [A] Acometida (7/2) ataque físico que suma cinco PVs al daño total por cada aliado que combine con el Caballero. Requiere Valor y Poder 17. x2 (Guillotina) =14 + 12(Poderío físico) +25 (Arma) + 10 (kendoka)= 61 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. Apuntado a la cabeza, hará 6 PV extra de daño de impactar.

Acción Entrenamiento concienzudo

-[C]Ragnarök: (10) Puedes combinar hasta cuatro ataques de hasta nivel 2 o hasta tres ataques de nivel 3 (no de combos). Requiere Valor 20.

3 x - [A] Acometida (7/2) ataque físico que suma cinco PVs al daño total por cada aliado que combine con el Caballero. Requiere Valor y Poder 17. x2 (Guillotina) =14 + 12(Poderío físico) +25 (Arma) + 10 (kendoka)= 61 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid.

-PC 21/21
-PM: 25/43
-PV: 111/111
<a href="http://z14.invisionfree.com/Freakworld/ ... 399">Zhang Rei, Comandante de la Milicia</a> - Memorias de una superviviente

[Firebrick]
Like

Edward
Con derecho a Apodo
Edward
Con derecho a Apodo
Joined: 29 May 2007, 16:25

12 Mar 2017, 18:24 #18

Como los invisibles antes que Belial, que perdiera una extremidad, que la mitad de su torso desapareciera, no significaba absolutamente nada, más que iban por el buen camino. Era otro Sincorazón más, uno que aguantaría hasta el último instante sin dar muestras de estar cansada, de haber sufrido daño alguno.

El muchacho ya venía preparado para ello, no así para las réplicas de la mujer. Hirientes y desagradables, el muchacho no se cortó de mostrar todo su desprecio, pero prefirió no entrar al trapo. Se conocía, tenía paciencia, pero no tardaría demasiado en perder los estribos. Además, debía mantenerse al margen para poder rebuscar algo útil entre sus palabras. No daba la impresión de que se cortase de mencionar cosas importantes, y eso debía jugar en su contra.

Lo que no esperaba, lo que no quería esperar, era sentir compasión por Roland. El chico se había cuidado, y mucho, de sentir empatía por él. Se conocía, sabía que era proclive a la compasión, y no quería sentirla hacia una persona que había causado tanto dolor, fuera por el motivo que fuera, pero aquellas heridas, si es que aún se las podía llamar así, eran horribles, fruto de una mente retorcida.

No tuvo que morderse la lengua para responder antes de que, con un desganado gesto, Belial los volviera a separar. Tenían que volver a juntarse, no los quería apoyándose entre ellos, otra señal inequívoca de que el daño que había sufrido instantes antes era real, pero había algo más. ¿Los Portadores? Ed se levantó de un salto y se encaró a Roland, que tras dar un desgarrón al aire hizo surgir, por arte de magia, una camisa que comenzó a abotonarse con parsimonia, ignorando al muchacho.

- Ha dicho Portadores. ¿Qué significa todo esto, Roland? - espetó, molesto. No es que marcara ninguna diferencia, no es él hubiera preferido estar en otro lugar, pero a nadie le gustaba que lo engañaran, además, había algo... una sospecha creciente, de la que estaba cada vez más seguro. Si lo que había dicho Belial era cierto... pero eso era mucho suponer, pensó, al mirar hacia un lado y ver cómo de los tres charcos de oscuridad que rodeaban a Feler surgían tres Sincorazón.

Con cierto bochorno, observó el, debía reconocer aunque fuera su amigo, vergonzoso espectáculo del hombre. Aunque luego se excusó, hablando de ello como si fuera una estratagema, eso no obviaba el hecho de que había parecido más real de lo recomendado. En fin, así era Feler, y esos tres Sincorazón no eran nada para él.

El joven se cruzó de brazos, no pudiendo evitar mostrarse enfurruñado, observando alternativamente a Belial y sus tres contrincantes, y a Feler, y sus otros tres contrincantes. Curioso paralelismo.
Like

Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Chrysanthus
Con derecho a Apodo
Joined: 04 Feb 2007, 10:39

18 Mar 2017, 11:20 #19

Le habían hecho daño, de nuevo, pero se reformaba después de cada embestida. Ni siquiera se dignaba a sangrar, sino a rezumar oscuridad como cualquier Sincorazón vulgar. A estas alturas, Chrysanthus estaba ignorando las puyas de Roland porque, realmente, Belial estaba siendo suficientemente molesta y poderosa como para dividir su atención entre los dos. Además, la demonio empezó a centrarse en él, y el albino no pudo evitar la sensación de que pronto le tocaría entrar en sus estúpidos juegos. Más que darle miedo, se sentía molesto. No enfadado, sino molesto. Era extraño no sentir ira ante un ser tan claramente malvado que gustaba de jugar con sus vidas, pero el chino empezaba a pensar que, si no fuese por su capacidad para destruir el planeta, se parecía más a una niñata malcriada y consentida que a un adulto cruel y malévolo. Pero sus palabras, molestas, probablemente querían ocultar la verdad: estaban haciéndole daño. Seguía comportándose condescendientemente, como si todo fuese un juego, pero ellos seguían a la carga, atacando sin descanso, hiriéndola un poco más cada vez. Si quería seguir cometiendo el error de jugar con ellos, a él le parecía perfecto. Al final, le costaría su vida, si a ser un Sincorazón se le podía llamar vida.

Llegó el nuevo juego, esta vez dirigido a Roland. Belial le rompió la armadura y mostró unas escarificaciones en su cuerpo, que probablemente habrían dolido en su momento. Chrysanthus torció ligeramente el gesto un par de segundos, antes de ignorar aquella visión. Podría haber sentido compasión o pena por Roland, pero su odio incondicional hacia él le hizo simplemente pasar del espectáculo de mal gusto. Cada uno tenía su pasado, sus propios dolores, cicatrices físicas y mentales que superar y sanar, pero eso no era excusa para convertirse en alguien como Ludovico. Lo que sí le provocó una reacción fue la separación del grupo una segunda vez, aunque en este caso fue Feler el que se quedó solo, pero no con Belial. Chasqueando la lengua, vio cómo tres Invisibles con adornos extraños que sin duda significarían que tendrían diferentes poderes, posiblemente mayores, aparecían ante el mercenario. No dudó en que su amigo iba a ganar su combate personal, pero sí que lo hiciese a tiempo para ser útil después. Si lograba sobrevivir, y no tenía dudas al respecto, el albino se había provisto de medicinas con los moguris que lo dejarían como nuevo, si hacían falta.

Tuvo la decencia de no mirar hacia Aria cuando la diablesa comentó lo último, suspirando un poco cansado. Cada vez que estaban juntos, estaba claro que Belial acababa herida, así que era normal que, teniendo aquel poder, intentase separarlos lo máximo posible. Edward y Roland se habían quedado en un grupo, mientras él se quedó con las chicas frente al enemigo. La mirada de Rei se encontraría con la suya, sin necesidad de decir o hacer nada, pues todo estaba dicho sin intercambiar ni una sola palabra o gesto. Salió disparado como siempre, dando una zancada que le imbuía una velocidad repentina que a más de un Sincorazón le había costado la vida, golpeando con una patada en el lateral de la rodilla de Belial que a un ser humano se le hubiese roto irremediablemente. Con Rei posicionándose detrás, y sabiendo que Aria necesitaría línea de tiro, el albino dio un pequeño paso lateral para atacarla por el flanco contrario por el que se había metido Rei, con un golpe con la palma abierta directo a romper las costillas hacia dentro y un temible rodillazo en la línea de la cadera que cualquiera seguiría sintiendo en las frías noches de invierno, décadas después de haber sobrevivido al combate, cada vez que sentase o levantase. Para dejar paso a Rei para que atacase al abdomen del Sincorazón, Chrysanthus acabó por dar un paso atrás pero, usando todos los músculos de sus piernas como resorte, puso sus dos brazos pegados a su cuerpo con sus puños cerrados, y se lanzó instantáneamente hacia delante con un paso largo, inclinando su cuerpo para añadir más potencia y peso al golpe, y estiró sus dos brazos golpeando un doble puñetazo en dirección a la zona de los pulmones en la espalda de Belial. No se retiró tan rápido como de costumbre, pues toda su inercia acabó en el último golpe, pero dio un par de ágiles hacia atrás en zig zag, esperándose lo peor ahora que le tenía tan cerca.

-No eres para tanto. Vas a morir-soltó, no muy alto, casi sin pensárselo y sin siquiera mucha emoción. Ni siquiera lo había dicho para enfadarla o llamar la atención, simplemente había sido... un momento de claridad. Belial había estado tanto tiempo jugando, molestando, diciendo cosas personales, que Chrysanthus empezaba a no sentirse sorprendido. Podía indagar en sus mentes, resistía como una condenada, era molesta pero... Si no tuviese el poder de separarles, a lo mejor ya la habrían derrotado. Alzó una ceja, mirándola un par de segundos, a los ojos si se dignaba a girarse hacia él.

-Pero supongo que no lo entiendes--acabó añadiendo, casi con pena y negando con la cabeza, antes de volver a fruncir el ceño concentrado y atento a sus movimientos. Ella era, a pesar de todo, un Sincorazón. Alguien que había perdido su corazón, su alma, y se había convertido en un monstruo. La única solución conocida era acabar con ella y purificarla con la llave-espada de Edward, darle su descanso eterno.
[+] spoiler
*Acción Normal y Velocidad Antinatural:

x2-[A] Aerolito: (12/1) + (12/1) Ataque físico. Si el primer golpe hace daño el segundo causará Confusión de hacer daño, pero ambos deben ser dirigidos al mismo objetivo. Requiere Poder 20.

12*2=24+12(alma salvaje)+10(pod fisico)+4(brazo)=50+8(Adalid)+5(Acometida)=63 PV, combinados con los ataques de Rei.

Total de Ataques:

*4 ataques de 124 que suma 5 por cada aliado que combine, cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. Además, cada aliado deberá sumar a sus ataques el valor de Adalid. El primero apuntado a la cabeza, hará 6 PV extra de daño de impactar. El segundo y el cuarto harán Confusión si el primero o el tercero impactan (respectivamente).

Gasto 4 PM. No me había quitado los 3 PM del anterior turno, lo hago ahora.

-PC: 11/17
-PM: 36/43
-PV: 114/114
-Estado: Guillotina.
Ficha
color=dodgerblue
Like

Aria
Con derecho a Apodo
Aria
Con derecho a Apodo
Joined: 18 Jun 2007, 18:51

19 Mar 2017, 03:38 #20

No debía engañarme: era un Sincorazón a todos los efectos. Por algún motivo, parecía tener una variedad de sentimientos de la que carecía el resto de sus congéneres, pero al resto de efectos, no era más que eso; una masa de oscuridad con forma de humana. Por lo tanto, sería dura de matar, pues ya los Sincorazón eran ajenos al dolor, y a muchos otros sentimientos que trababan a la mayoría de los guerreros.

No sabríamos como de herida estaba hasta que muriera. Suspiré, adelantándome ligeramente. Ya estaba dispuesta a pelear, escuchando el lejano murmullo de Roland de fondo, cuando una reverberación en el aire me hizo mirar hacia atrás, sorprendida. "¡Joder, que cosa más asquerosa!" pensé inmediatamente, apartando la mirada y tapándome el rostro con mi mano libre.

No tardé en sentirme culpable, pero eso no haría que me dignara a mirar a Roland de nuevo, ni aún cuando se lanzó a la batalla, provocando que Belial nos separara de nuevo. Debía reconocer que el hecho de quedarme a solas con Belial me preocupaba bastante más que Feler se encontrara acompañado de un puñado de Sincorazón ahora.

Se las apañaría, no eran más que Invisibles al fin y al cabo. Suspiré, agarrando con fuerza mi arma, dispuesta a pelear, cuando escuché las palabras de Belial. ¿En qué momento me había salpicado la mierda a mi? No pude evitar sonrojarme, agachando ligeramente la cabeza. ¡Ni tan siquiera tenía sentido! No me creía que fuera capaz de leer la mente de nadie, ni por un momento.

Pero por si acaso, ya estaba ahí Feler para destapar sus vergüenzas. Desvié la mirada, avergonzada. ¿Era muy tarde para hacer cómo que no lo conocía? Maldita sea, ¿por qué no podía tomárselo en serio, como Jarek? Tan indignada como estaba, no me di cuenta de que estaba embelesada observando a mi... jefe.

Tardé varios segundos en reaccionar después de tan patético espectáculo, y cuando lo hice fue para ver como Chry y Rei se habían adelantado. Aún estupefacta, apunté con mi cañón, arrodillándome para ayudarme a apuntar (al fin y al cabo, los antigravedad eliminaban el retroceso, por lo que no había otro motivo para hacerlo).

Esperé pacientemente, engatillando a la demonio, y en cuanto los orientales se echaron a un lado abrí fuego, dos rápidísimos haces de energía directos contra su pecho. Dos segundos más, y en cuanto los movimientos de Chry resultaron evidentes, disparé otras dos veces, contra su cabeza y de nuevo contra su pecho con la esperanza de que el golpe del peliblanco la desequilibrara y no pudiera evitar las ráfagas de energía.

No sabía en qué momento había ocurrido, pero de repente tomar distancia y mantener la calma parecía lo más razonable. La verdad, era consciente de que a la hora de la verdad no supondría mucha diferencia.
[+] spoiler
-Velocidad Felina: Por cada punto de corazón que gastes, puedes hacer un ataque adicional (no de combos) hasta un máximo de tres por combate. Gasto las 3.

-[A] Nanomáquinas: (9/3) Anula la defensa enemiga. +10 (Poderío físico) +20 (Fuerza del arma) +5 (acometida) +9 (Adalid) +3 (fuerza Tecnoarmadura) = 56 que anula la defensa. Apunto el tercero a la cabeza, por lo que hará 5 PVs adicionales si hace daño.

*4 ataques de 180 anula defensas que cuesta 1 pm más defenderse y reduce la Resistencia física en 4. El primero apuntado a la cabeza, hará 6 PV extra de daño de impactar. El segundo y el cuarto harán Confusión si el primero o el tercero impactan (respectivamente). Y el tercero, además, hará 5 PVs adicionales de impactar.

-PC: 16/18
-PM: 65/84
-PV: 96/96
Like