De visita al pueblo

El resto del mundo de Centra, desde el avanzado país de Esthar hasta las regiones frías de Trabia, pasando por la isla de Balamb, los bosques de Timber y la región de Galbadia. Cada país tiene sus problemas, y los Jardines patrullan incansables para prestar apoyo contra los monstruos y sincorazón.

De visita al pueblo

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

21 Mar 2017, 12:53 #1

Levantarse a veces era todo un problema para el joven cazador, cansado de sus correrías en días anteriores, el muchacho quería disfrutar de un buen sábado por la mañana tirado en la cama sin hacer nada hasta que sus instintos asesinos le llevaran a la zona de entrenamiento. O al menos, eso diría la loca de los monstruos, pero la única razón por la que se levantaba en estos días, era el hambre, otro instinto, pero esta vez de supervivencia que le llevaba hasta la cafetería y allí pudo ver algo que le llamó la atención mientras desayunaba.

El aviso de que habría un sistema de transporte especial y gratuito para este día, que además repercutiría positivamente en sus notas y le daría un ingreso extra si conseguía hacer un buen papel de SeeD con los Recién Llegados. La palabra tardo un poco en calarle como lo que realmente era, y es que se refería a esa gente que sin comerlo ni beberlo había llegado hasta Centra. Un buen ejemplo eran Lucien, o la gente de Bastión Hueco que por un tiempo vago por sus instalaciones. Engullo su desayuno para volver a su habitación y coger todo lo necesario para lo que debía ser un día de excursión y descubrimiento personal en Deiling.

Lo que venía a ser en buena parte sus instrumentos de trampería y bromista profesional, todo bien empacado en su mochila, junto a algo de comida para llevar, libreta para apuntar lo que necesitara y al final, lo más importante, sus herramientas de precisión para colarse donde quisiera. Con todo esto en su mochila de campaña (Que se la había facilitado el Jardín en su misión hace unos cuantos días y desde entonces se habían vuelto inseparables), cogió rumbo para dirigirse hacía la entrada, pero con calma, pues estaba a la caza de algún personaje nuevo por el Jardín que pudiera convencer para venir con él al pueblo. Donde quizás pudiera enseñarle algunos trucos y vivir unas pocas aventuras de pueblo, era una pena que Jäger no estuviera allí para ir juntos al pueblo, pero estando de misión con Moguel no debería volver hasta tarde por la noche, momento en que podría ir a molestarle todo lo que quisiera.

Pero ahora, necesitaba un nuevo compañero de travesuras, no importaba si era bajo, alto, azul, naranja o amarillo. Mientras estuviera dispuesto a tener un pequeño viaje, le valdría. Y por eso cuando lo vió, lo tuvo claro, un pequeño ser humanoide que se movía con algo de sigilo por las instalaciones sin querer ser visto capto inmediatamente su atención, provocando que se dirigiría hasta él sin pensarlo dos veces. Independientemente de que lo viera o no, el muchacho le saludaría alzando la mano y con un sonoro:

- ¡Hey! ¿Estas buscando algo? - su familiaridad y tranquilidad al ver al ser humanoide era digna de admirar, pero no tanto, pues el chico al verlo había considerado que debía ser familiar de uno de sus compañeros de clase, que también tenía forma animal.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

21 Mar 2017, 15:45 #2

El sol me había despertado al día siguiente, después de varias horas de sueño que me habían resultado ciertamente reconfortantes. No había contado cuantas exactamente, pero agradecía que mi cuerpo parecía otro, o al menos, que yo tenía control sobre él en vez de ir en modo automático. Lo primero que hice al abrir los ojos fue incorporarme y quedarme unos segundos sentado en el borde de la cama, intentando ordenar las ideas en mi cabeza mientras miraba mi alrededor.

“Caí en un abismo con mi hermano, luego desperté en el Jardín de Balamb; conocí a Rihendel y los dos fuimos a varios sitios: A comer, a que me curaran el morro…” ahí me lo toqué un momento, agradeciendo que ya no me sangraba ni me dolía. Esa cura había sido mano de santo “… y luego conocí a… Aeren, cierto. Y me quedé dormido en esta habitación…”

Era un resumen bastante aceptable que me permitiría cundir bien durante el día. Al incorporarme, sentí todo el pelaje pegado a mi cuerpo de lo sucio que estaba tras varios días de viaje, pero en ese instante no me resultó un detalle realmente muy importante (aunque admitía que apestaba un poco, algo que no me había dado cuenta hasta conocer a Rihendel, la verdad). De hecho me aproximé al cristal y apoyé una pata ahí, mirando al exterior. La vida transcurría para muchos, que empezaban a salir de sus habitaciones a hacer su día a día, una vida a la que me iba a tener que acostumbrar. Si lo que me había contado Rihendel era cierto, bueno… Ese iba a ser mi nuevo mundo.

En el cristal podía ver, también, reflejado, mi propio ser. Aparté la pata que había apoyado y me la quedé mirando, mientras deducía que nuestro viaje de encontrar al mago que nos había hechizado para que nos revirtiera al cuerpo que teníamos antes iba a tener que postergarse un tiempo. Pero no valía la pena apenarse por ello si no tenía solución: Por el momento tendría que aceptar que seguiría siendo un Sivalā durante mi estancia allí al menos que encontráramos a alguien que tuviera la cura.

Y de mientras, mi hermano seguía desaparecido.

Llevaba casi un día entero sin saber de él, y mi búsqueda inicial había sido un auténtico desastre. Pero no podía desistir ni esperarle. Tenía varias tareas a completar y no tenía tiempo de esperar a que finalizara una para empezar la otra; debía acostumbrarme a la vida en el jardín al mismo tiempo que miraba de encontrar a Demetiri. Con una mano en el pecho, cerca del pincho, cogí aire y sonreí, mirando de auto convencerme: Empezar de nuevo, más fresco, descansado, y con una visión más óptima de la vida. Ese debía de ser yo.

Lo primero que hice fue coger la libreta, el bolígrafo, y arrodillarme delante la mesita de noche para usarla de punto de apoyo al escribir. Tenía que crear varias páginas que sirvieran como frases “por defecto” para poder comunicarme sin problemas, así que empecé por pensar en unas cuantas respuestas que me fueran útiles. Y las iba a escribir con bastante cuidado para que se entendieran bien. Estas iban a ser las hojas mejor escritas de mi vida.











Era una buena carta de presentación. Pero podía buscar otras hojas que hacer:









Me revisé un momento los textos para ver si eran suficientes, pero el agotamiento de escribir con la pata tan rígida me pudo y lo dejé estar. De momento, se iba a quedar así, por lo que me incorporé y cogí aire, echando un vistazo a mi alrededor. Todo aquello era demasiado moderno para mí, pero tendría que apañármelas de la forma más estratégica y creativa posible. Lo primero de todo: Necesitaba bañarme y oler de forma parecida a como lo hacía Aether y los otros (Parecía que era una costumbre)… ¿Era posible? Bueno, tendría que comprobarlo. Anduve por la habitación con cuidado hasta llegar a la puerta y la abrí, echando un vistazo a la sala conjunta que tenía la minicocina, la mesa compartida y una sala que parecía… Era extraño. Tenía un plato en el suelo, una especie de cosa plateada, como un plato enorme, encima, y al lado había una especie de algo redondo y frío.

“Ok, Aether: Toca aprender. Veamos…”

Me acerqué con cuidado a la palangana, mirándola con curiosidad hasta que toqué una de las palancas, haciendo que saliera agua. ¡Guau! La apagué de nuevo y luego la volví a encender. Vale, había descubierto como hacer aparecer agua fría, pero no veía yo la utilidad. ¿Bañarme? Sí, pero eso era… muy pequeño. Me giré un momento, encontrando las mismas palancas reproducidas en el plato grande y arqueando una ceja, me acerqué hasta darle con cuidado. Di un respingo en cuando salió algo del plato de arriba y alcé rápidamente las orejas, con los ojos bien abiertos.

“¡Más agua!”

Tardé un buen rato en atreverme a meter una pata y apartarla de golpe al ver que estaba ardiendo. Miré entonces las palancas y la volví a cerrar, dejando que dejara de salir agua. Vale, agua caliente, la otra era agua fría… ¿Qué había hecho para que fueran tan distintos? Me acerqué otra vez a la palangana, la miré, volví a comparar… Y ahí vi la diferencia: La posición de la misma. Nuevamente regresé al baño grande y empecé a jugar con la palanca hasta que, finalmente, conseguí que saliera agua a una temperatura óptima. Bien, agua, iba a poder asearme.

Me metí dentro, con mucho cuidado de no resbalarme, y dejé que el agua corriera por mi cuerpo, sorprendido. Normalmente en mi casa tirábamos de una palangana, pero, ¡Eso era mucho mejor! Aunque pronto la detuve en cuando se me ocurrió que tal vez estaba malgastándola. Me quedé entonces mirando unos botes que había al lado y, con la mayor curiosidad que tuve, olfateé un poco hasta que me atreví a cogerlos, echando un vistazo a la etiqueta.

“Champú… de… baño… para… la… cabeza“ leí, mirando luego la parte de debajo “Deja… tu cabello… liso y sedoso…”

Mh… Bueno… Podía probar, ¿No?

Lo que tardé en averiguar como se abría el bote no tuvo nombre, y ya no digamos cómo se usaba. A medio enjabonarme (En cuando se me ocurrió que podía usarlo así, ¿En serio no había ni instrucciones para esto?) me quedé sorprendido de la cantidad de espuma que había salido por mi cuerpo, y asustado abrí el grifo de nuevo para acabar de aclararme, saliendo de la ducha inmediatamente después. Vale, eso había sido… Raro, muy raro. Entonces mi olfato me llamó la atención de nuevo y acabé oliendo mi propio pelaje. A menta. Curioso.

Suficientes experiencias raras por hoy.

Mirando de relajarme me agité hasta conseguir secarme a falta de tener nada a mano (Ni siquiera sabía que era una toalla) y salí de ahí encharcándolo todo, sintiendo un frescor recorrer todo el cuerpo. Casi medio temblando me acerqué a lo que había señalado Irvine que era una nevera y, tras mirarla un momento, la abrí. La cantidad de olores recibidos fueron tales que me aparté de repente. El estómago me rugió entonces de hambre y acabé soltando un suspiro al recordar que eso iba a ser un esfuerzo mental enorme: Mi instinto animal me pedía que me lo comiera TODO; mi lado humano me decía que fuera con cuidado. Y yo, no tenía ni idea que era comestible y que no.

Complicado que era todo.

Con cuidado fui olfateando, algo que, personalmente, odiaba hacer. No es que me gustara comportarme como un animal, pero en aquel instante era mi mejor baza. Tras un buen rato detecté algo comestible. ¿Embutido? Bueno, era útil. Me cogí la comida y me la coloqué en la mesa, empezando a zampar con cuidado hasta que no quedó mas. Ahí me quedé un buen rato pensativo, dándome cuenta de que al final había cedido y me lo había zampado todo. Lo peor es que además, aun me había quedado con algo de hambre, así que revisé la nevera para ver si encontraba que llevarme al morro… ¡Oh, queso! Mira, eso también para el buche, aunque decidí dejar una gran parte dentro por si las moscas. Era mejor ahorrar.. aunque a lo tonto, había dejado la nevera hecha un desastre, con un montón de botellas puestas de cualquier forma, alguna mordisqueada sin saber realmente cómo se abrían, y otros tantos productos abiertos que no sabía como cerrar (¿Quién cuernos inventó las latas?). Suspirando, me incorporé y volví a la habitación de Irvine, pensativo. Bueno, ¿Y ahora qué podía hacer?

Definitivamente, sólo una cosa: Explorar.

Me puse el gorro y mi pendiente dorado en mi oreja izquierda, en la parte superior de la misma. Luego redacté un par de papeles más para mi nuevo amigo y finalmente guardé la libreta y el bolígrafo en la bolsa, junto a mi armónica. Preparado, salí de la habitación, dejé los papeles por debajo de la puerta de Rihendel y suspiré. No esperaba tardar demasiado, pero de momento quería ponerme al día. Salí de aquella sala y empecé a andar por los pasillos. Era curioso como una buena siesta te ayudaba a ver las cosas de otra forma. Sonreía y me sentía animado, con la atención puesta en muchos detalles que ayer se me habían escapado. Miraba a la gente con curiosidad, deduciendo quienes estaban aquí por el traje y quienes no, y luego me dirigí hacia las escaleras, aunque me detuve en cuando escuché una voz.

Mi cabeza se volvió hacia donde había escuchado esa frase, pero incliné las orejas hacia atrás en cuando vi que se trataba, en apariencia, de un humano y tragué algo de saliva, agachando suavemente la cabeza y escondiendo mi mirada un poco con el gorro, que incliné hacia delante. Cogí aire entonces, cayendo en la cuenta que, si seguía así, mi proyecto de encontrar a Demetiri iba a fracasar antes de comenzar. Miré a mi alrededor y tras asegurarme que nadie más miraba, me aproximé con cierto cuidado al muchacho, saludando tímidamente con la pata.

Me estaba dejando algo… ¡Claro!

Rebusqué entonces en mi bolsa, saqué la libreta, y empecé a pasar unas cuantas hojas para presentarme, haciendo un esfuerzo enorme por no salir corriendo en dirección contraria.










Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

23 Mar 2017, 23:58 #3

Al acercarse al antropomorfo, lo primero que le llamó la atención fue su olor, el cual era fuerte incluso desde la distancia y a más se acercaba, más le costaba no rascarse la nariz. Aquel olor a fresco que te limpiaba las fosas nasales, era inconfundible. Aunque normalmente lo disfrutaba en forma de chicle o cuando se bañaba en su cabello. Aquel chico lo había usado con todo su pelaje, dando un fuerte olor a mentol que en un principio le hizo sentirse en la pradera de lo fresco que olía todo a su alrededor.

Perturbado y distraído por el aroma más propio de un ambientador de coche que de un zorro/perro azul, no fue capaz de percibir sus tímidos gestos iniciales, pero sí que vió como respondía a su saludo con su propia pata, antes de estirarla para coger una libreta y presentarsela. El joven cazador alzó una ceja curioso ante lo que le presentaba y puso a la altura de los ojos de Aether para poder verle su expresión bajo el sombrero conforme iba pasando las páginas y tener una conversación, si bien no hablada, si con sus expresiones.

El chico se llamaba Aether`Nil, un nombre muy extraño incluso para él que había visto mundo, pero no se quedó ahí, pues las páginas fueron pasando conforme le asentía con la cabeza para dar confirmación de que había leído. Trien era un lector rápido, por lo que cada página apenas le tardaba medio segundo en leerla, pero sus implicaciones le hacían perder uno o dos en lo que las iba pensando. ¿Un Sivalā? ¿Que demonios era un Sivalā? Nunca había oído hablar de ellos, y si su familia no tenía registros, ní el jardín, es que no eran propios de Centra.

Y no era el único del lugar, pues tenía un hermano llamado Demitiri, un nombre que ya le sonaba más y provoco un cambió en su expresión, de curiosidad a comprensión. Si estaba buscando a alguién, había dado con el hombre adecuado. Y como había imaginado, acababa de llegar, perfecto, pensó el muchacho. Tenía todas las cualidades necesarias para darle algo de emoción a ese día sin tener que buscar a nadie más para acompañarle:

- Encantado de conocerte Aether, yo soy Trien, Trien Exarch - le respondió chocando su puño con una de sus patas. Pues se imaginaba que no sería muy buena idea estrechar manos con aquellas púas en las manos. - Y resulta que si estas buscando a alguien, yo soy a quién debes acudir. Y es que verás, soy cazador y se me da muy bien seguir a la gente y encontrarla, aunque no quieran ser encontrados. Dices que tu hermano se llama Demitrí ¿Lo he dicho bien? - No estaba muy seguro de que hubiese puesto el acento donde iba o si lleva acento, pero en el futuro, y en cuanto se sintiera cómodo, acortaría sus nombres a Ether y Demi, mucho más sencillos. - Bueno, la cuestión es que eres el primer Sivalā que veo, y si llegastes hace poco tenemos que conseguir primero algunas pistas ¿Cuando os caisteis aquí como fue? ¿Os separasteis en el camino? Cuéntame, o dibujalo, tampoco hace falta que gastes muchas páginas.

Lo que pretendía alargando la conversación era ganarse la confianza del chico y llevárselo con él al Deling. Así podría conseguir las calificaciones adicionales, la paga extra y quizás ayudar al muchacho a encontrar su hermano, si no estaba en el Jardín, la otra localización posible para su llegada era la ciudad próxima. No tenía mucha idea de como funcionaban esas cosas, pero oyendo a escondidas a los SeeD, decían que también en Deling había "caído gente de fuera", así que era posible que el hermano de Aether estuviera por allí, pero antes de llevárselo a ninguna parte, necesitaba saber sus condiciones.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

25 Mar 2017, 23:24 #4

Bien, me había entendido, eso era una buena señal, sin duda. Eso significaba que había escrito bien los mensajes, no como antes, que Rihendel había tenido en algunos casos problemas para comprenderme. Era normal. Por entonces me costaba muchísimo hacerme a la idea de como manejar un bolígrafo, y el cansancio y los nervios hacían el resto. Ahora me sentía un poco más despejado, y me había pensado bien las frases antes de escribirlas. Alcé levemente las orejas, que había echado antes atrás, mientras escuchaba con cuidado su respuesta. Me memoricé bien su nombre, repitiéndomelo tres veces internamente: Trien Exarch... El apellido se me iba a olvidar, lo tenía claro, pero el nombre se me quedaría.

¿Se le daba bien seguir a gente y encontrarla? Entonces... ¡Tal vez podía ayudarme! Asentí con la cabeza cuando preguntó por la pronuncia, ignorando si era el mismo acento o no. Lo mismo le había pasado a Rihendel, pero ni siquiera le había dado importancia. No era algo que me molestara, menos cuando yo mismo era una persona de "pocas palabras". Lo que comentó a continuación, por eso, me hizo plantearme que probablemente lo de apuntar la raza no tenía muchísimo sentido. Debería haberme esforzado más en dibujar, como sugería.

Me quedé un mirando la libreta, pensativo, y por segundos la emoción hizo que mi vergüenza se fuera. Asintiendo con la cabeza, pero sabiendo que iba a necesitar un tiempo para poder hacer todo lo que me pedía miré alrededor, pero al final decidí sentarme en el suelo, poner la libreta entre mis patas y sacar el bolígrafo de dentro de la bolsa. Bien, tocaba dibujar y escribir... No, no debía gastar muchas hojas, pero tampoco quería escatimar recursos si eso me ayudaba a encontrar a Demetiri.





... ¿negro? Hasta ahora había estado muy seguro de ello, pero me quedé un segundo quieto mientras entrecerraba los ojos, con la mirada perdida en el suelo. Miré de tirar atrás en mis recuerdos. Si no lo había hecho ayer, era por que mi dolor de cabeza me lo impedía, pero ahora que se había ido la jaqueca todo parecía un poco más claro. Recordaba una tormenta justo después de caer por el precipicio, el cielo, muchas rocas. Dolor, sangre... y luego otra vez la oscuridad, mientras mi hermano gritaba algo. No conseguía adivinar el qué.



¿Cuanto había tardado en dibujar aquello? Una barbaridad, pero al menos creía que me había salido mejor que la otra vez. Miré entonces a Thien: Ni siquiera tenía esperanza que se lo hubiera encontrado, pero al menos tendría una pista. ¡Y eso era una buena forma de comenzar! O eso creía...

Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

02 Apr 2017, 18:34 #5

Tras su petición, la extraña criatura se sentó en el suelo, no sin antes buscar un lugar adecuado para ponerse a trabajar. Al principio, el cazador pensó que igual a aquel ser lo que le hacía falta más que una libreta era un maletín de dibujo. Había visto algunos en ciudades que gustaban de llamarse "de arte", pero creía que a aquel chico le vendría seriamente bien una de esas.

Aun con este pensamiento en mente, se puso en cuclillas y miró al artista ponerse a trabajar. La descripción de como cayó no le dió nada con lo que trabajar sin embargo, sin saber si era demasiado general o demasiado escueta, el joven cazador se quedó pensando en lugares donde ese tipo de situaciones se pudieran dar y no le costó pensar en algunos bastante cercanos. Pero no sabía como funcionaban los portales de oscuridad por los que esos Recien llegados u Extranjeros llegaban. Si tuviera algún conocimiento al respecto se aventuraría a hacer conjeturas, pero por ahora, se contentaba en saber que no estaba en la cueva de Ifrit.

El chico zorro sin embargo siguió dibujando durante largo rato, mientras la mirada curiosa de Trien seguía los trazos que lograba realizar cada vez con mayor precisión a pesar de la falta de un pulgar oponible.

El dibujo final mostraba a lo que a todas luces era un rana humanoide, o mejor dicho, un hombre-rana pues había sido convertido en ello y no era producto de la Lágrima o la mutación. Al menos ahora tenía una mejor idea de donde poder buscar una criatura así, pero al mismo tiempo sabía que no había llegado nada semejante al Jardín o se habría enterado. Se acarició la barbilla durante un rato antes de dejar de preguntarse por los lugares posibles dentro del jardín:

- Una cosa es segura, yo no lo he visto, pero por la apariencia de tu hermano no debería estar en lugares secos... Y no sé ¿Tiene tanta pinta de ninja como lo has dibujado o es cosa mia? - su pregunta estaba mezclada con un poco de risa, pues una rana-ninja era algo totalmente ajeno para él. - Demetíri... Entonces lo pronuncie mal antes, pero bueno, creó que tengo una idea de por donde podemos empezar a buscar. Hay unos SeeD ahora mismo en la entrada preparando un viaje a Deling, si ellos no saben nada de tu hermano, sería buena idea empezar a buscar entre la población ¿Que me dices? ¿Me acompañas al pueblo a encontrar a tu hermano?.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

03 Apr 2017, 18:25 #6

Ninja. Otra palabra que no acababa de comprender y se sumaba a una ya de por sí larga lista. Me podía acordar perfectamente de todas las que me habían ido diciendo durante el día anterior, pero parecía que el presente iba a traer más sorpresas. Por fortuna no era algo que tuviera que ver demasiado con la conversación, y seguir el hilo con Trien era relativamente fácil si exceptuaba esa oración. El resto, de hecho, me trajo una serie de revelaciones en las que no había caído hasta ahora mientras mi mirada pasaba del muchacho al dibujo, y nuevamente a él, con los ojos entrecerrados.
-¿Tete?

Era complicado encontrar a Demetiri en medio del bosque que teníamos cerca del pueblo. La densidad del mismo no ayudaba, ni tampoco colaboraba que mi hermano fuera igual de silencioso que antes de la transformación. Desde siempre se había movido entre las sombras, esquivando muchas miradas cuando realmente quería conseguir algo y metiéndose en más de un problema porque, por desgracia, tampoco era tan bueno limpiando pistas. Ahora que tenía aquella forma desaparecía de casa muchas noches, pero sin que mamá ni yo nos diéramos cuenta.

Yo no era tan discreto. Entre el peso y mis enormes patas traseras, tenía que salir de allí con mucho cuidado. Quería descubrir realmente a donde iba, por lo que me llevó varios días encontrar el momento en que Demetiri se largaba para seguirlo. Lo que nunca me llegué a imaginar era que se metería ahí y que la oscuridad de la noche complicaría seguir su rastro. Con una pata en el pecho, mirando de evitar ponerme a temblar, avanzaba a un ritmo no muy seguro, mirando por detrás de cada árbol. Probablemente no estaríamos tan sólo él y yo, si no también otros del pueblo. Otros seguidores de otros astros. Nos darían caza.

Retrocedí al momento de escuchar un chapoteo y me sobraron segundos para acabar detrás de un matorral, arrodillado y con la respiración contenida, pero con las orejas bien alzadas, parando atención a más sonidos. El chapoteo se repetía, pero no parecía cesar. Era inconsistente, lo que significaba que no era una piedra o una rama que hubiera caído por error, si no un animal o una persona. Tanto uno como otro debía ir con mucho cuidado… por muy animal que fuera en apariencia, no sabía defenderme de otro animal.

Con mucha delicadeza y cuidado, fui subiendo poco a poco la cabeza, hasta que finalmente di con el río en cuestión. El chapoteo no había cesado, pero podía ver bien quién había sido el causante: Un ciervo, precioso, con unos cuernos enormes que se había plantado cerca del mismo. El reflejo de la luna en las olas iluminaba un poco la zona, pero tampoco es que me diera mucho más detalle. Lentamente comencé a incorporarme, tenso, y al final solté un suspiro, exhalando todo el aire que había contenido segundos antes.

De poco se me para el corazón cuando noté una presencia detrás de mí.

Me giré tan rápido como pude con la cola del pelaje erizado y las orejas curvadas hacia atrás en gesto de amenaza, un movimiento instintivo que de nada reflejaba la realidad, una en la que estaba muy asustado. Mis ojos rojizos coincidieron con los de otros dos que conocía perfectamente y que, de no ser por la poca luz que atravesaba las hojas de los árboles y coincidía en su piel tampoco habría sabido quién era.

-¿Me has estado siguiendo?

Demetiri sonaba… enfadado. Pero no hasta el punto de odiarme, si no una mezcla entre miedo y molestia. Tragué saliva, pensando que probablemente iba a recibir una regañona y, de la tensión pasé a la frustración, bajando la mirada en un claro gesto de sumisión. No pasaron ni dos segundos que finalmente mi hermano pareció aflojar un poco y agachó también la cabeza.

-No es tu culpa… lo siento. –murmuró -. Tenía la piel seca. Puede que no me guste seguir instintos animales, pero… En ocasiones, no nos queda otra que asumir que ahora somos como ellos.

Miró entonces hacia el ciervo, que seguía bebiendo del rio, en total silencio. En su voz se notaba una clara frustración, pero yo tardaría en darme cuenta a qué se refería. Sólo cuando me fijara bien que tenía todo el cuerpo empapado de arriba abajo entendería sus palabras, unas en las que no estaba muy de acuerdo. Que me hubieran cambiado físicamente ya era muy doloroso de aceptar; que me hubieran quitado la voz también. Mi mente… Mi persona, eso era lo único que me quedaba, lo único que me diferenciaba a mi de ese ciervo.

Deseé no perder nunca ni la razón, ni la cordura. No hasta el punto que mi madre tuviera que poner fin a nuestra miserable vida.
Era cierto, mi hermano apreciaba el agua desde la transformación.

Parpadeé un par de veces tras la revelación que había supuesto su comentario. Claro, tenía sentido. De hecho, había estado mirando probablemente en los sitios equivocados. El Jardín era un lugar con bastante agua, al menos hasta donde había visto yo. Pero habíamos estado buscando precisamente en sitios más poblados, o donde había más gente cuando, realmente, de haber llegado aquí, mi hermano habría buscado una zona fresca corriendo. Observaba tan pasmado a Trien , que poco me quedaba para caer atrás de la sorpresa.

Si descartaba todas las fuentes que había visto por allí, y teniendo en cuenta que ignoraba el resto de zonas húmedas, era poco probable que estuviera en el jardín y que hubiera caído en alguna otra parte. Eso significaba que tenía que ampliar miras y que mi terreno de búsqueda se ampliaba de una forma muy, muy bruta.

Asentí con la cabeza energéticamente y, rápidamente, busqué entre las páginas de la libreta alguna de las frases que ya había escrito con antelación para enseñársela. Al final había sido buena idea; también me iría bien revisarme, por eso, el material que había redactado el día anterior. No había arrancado ninguna de las páginas, y dado que aprovechaba las dos caras tal y como me había enseñado Rihendel, aun podría repasar algunas frases anteriores para poder seguir hablando con Trien.



Me incorporé entonces, guardando la libreta y la bandolera por el camino, y tan buen punto se quedó todo a buen resguardo permanecí a la espera que me guiara, moviendo suavemente la cola de lado a lado, pero claramente emocionado. Si bien no debía excederme en optimismo, no podía estar nada más emocionado pensando que, tal vez con suerte, lo encontraría. Si no, no debía perder la esperanza y seguir insistiendo. Además, el viaje me iba a servir para algo importante: Quitarme la timidez.

Me daba corte hablar con otros, lo admitía. Pero en un mundo en el que estaba muy solo y que desconocía, ya no podía valerme por mi mismo. No hasta que diera con mi hermano… y por desgracia, hasta entonces podía pasar bastante tiempo, o poco. Dependiendo de la suerte que tuviera. Algo que esperaba que estuviera de mi lado. De nada servía rezar a Nilar si me encontraba en otro mundo: No creía ni de lejos que los astros ancestros estuvieran guiándonos.

Supongo que por eso nos dijeron que la hermandad nos haría más fuertes.

Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Rihendel
Combatiente medio
Rihendel
Combatiente medio
Joined: 12 Jun 2016, 19:01

15 Apr 2017, 18:15 #7

La noche pasó como si nada, ajeno a todo lo que pasaba fuera de mi habitación, si, sentí cuando Aeren en su forma de dragoncito se subió a la cama de un salto, ocupaba poco y bueno, no molestaba que estuviese ahí conmigo, nunca me molestaba la compañía. El problema fue cuando por la mañana no eramos solo un zorro de metro sesenta y un dragoncito que no ocupaba nada, ahora Aeren volvía a ser humano y en la cama estábamos más apretados.

Llegó el momento de que la luz del sol se filtrase por los resquicios de la persiana y me hiciera despertar, la cosa es que era de las pocas veces que quería permanecer dormido pero la claridad no ayudaba. Me incorporé poco a poco mientras bostezaba y miraba la habitación hasta acabar mirando a Aeren, era bueno volver a ver que era un humano y se podría comunicar conmigo.

Era temprano aún, así que supuse que tendría un poco de tiempo para asearme antes de salir y cuando llegué al baño, adivinad el pensamiento que vino por mi cabeza, “por aquí ha pasado Aether”, no podía culparle, era de un tiempo distinto y no podía pedirle mucho tampoco. Lo que peor llevaba de este cuerpo era peinar tanto pelo, porque no es recomendable ser un pompón, como el que tienen los moguris en la cabeza pero a lo bestia.

Cogí la ropa que tenía preparada y me la puse y me quedé mirando a Aeren.

-Aeren, hay una excursión a un pueblo de aquí al lado, ¿te vienes?

Cogí una pequeña bandolera y guardé un par de cuadernos en ella y el lápiz que me quedaba y salí por la puerta junto a él. Al salir del dormitorio, un fuerte aroma a menta azotó mi morro, era más intenso que en el baño, eso era que Aether no podía andar lejos, miré a ambos lados para buscarle y ahí estaba junto a otro chico, bueno, yo apenas había llegado y aún no conocía a nadie así que si era otro alumno no me vendría mal el conocerle. Así que tras hacerle un gesto a Aeren me acerqué a la pareja.

-Aether, ¿descansaste bien?

Entonces miré al otro chico y le tendí una mano.

-Hola, soy Rihendel y él es Aeren, llegué ayer a este jardín.
[+] spoiler
Ahora entra Aeren y seguimos con la fiesta ^^

Mi ficha Suelo escribir en Crimson
Reply
Like

Aeren
Aprendiz
Aeren
Aprendiz
Joined: 03 Jan 2017, 23:47

16 Apr 2017, 19:11 #8

[+] spoiler
Yaa estoooyyy
Hacia tiempo que no dormía en una cama, o al menos eso parecía. Al despertar de mi sueño note que ya volví a mi forma humanoide con la ropa que llevaba puesta, el abrigo negro.

Pero no pensé mucho en eso, es como si estuviera más alegre, como si me hubiese quitado un peso de encima, por lo menos el cansancio.

-Ahh, ¡buenos días! -Dije desperezándome de la cama y estirando mi cola roja. Me hubiese gustado también sacar las alas pero pensé que sería mejor que no, pues no quería romper nada.

De un salto me levanté y me frotaba los ojos con las manos quitándome las legañas.

-[color=EE6B00]Gracias, dormir era lo que necesitaba... y cumpliste con mi promesa.[/color] - le dije ruborizándome un poco. Me sentía más abierto con él en su habitación, sin ningún humano a la vista. Pero algo me dice que me tendré que acostumbrar a eso por algún tiempo. - [color=EE6B00]S-se que fui un tonto, y... gracias. [/color]-dije agachando la cabeza.

Al oírle que si quería ir con él a una excursión, le mire a los ojos y sonreí, con una leve carcajada.

-[color=EE6B00]Jeje, ¡claro! Me encantará ver los alrededores. [/color]-Sentía que faltaba algo, pero quería estar acompañado por alguien familiar... aunque no le conociese por más de un día.

Al ver a Rihendel preparar el equipaje, me di cuenta que yo no tenía nada conmigo...

Bueno, aparte de mi espada que no he desenvainado aún. No quiero estropearla. Recuerdo que relucía mucho y que me la regaló alguien por mi cumpleaños. No la he usado aún, pero seguro que me protegerá.

Seguí a Rihendel, intentando actuar con normalidad, como si estar rodeado de humanos fuese normal para mi, pero un fuerte olor penetra por mis fosas nasales. ¡Uf! Olía bien, pero me irritaba un poco. Parece que Rihendel siguió esa olor, y resulta que era Aether. ¿Qué demonios se ha puesto por su pelaje para que huela así?

Bueno, eso no importa, pues Aether estaba con un humano. La verdad, ese no era el problema, pero... ¿nos va a acompañar? Ugh, bueno, como decía, me tendré que acostumbrar y tratar de diferenciar a los humanos buenos... supongo que será obvio distinguirles, aún así, me mantuve en una distancia prudencial y ví que Rihendel me hacía una señal.

-[color=EE6B00]Jum... hola, yo soy Aeren, mucho gusto. [/color]-digo cruzandome de brazos y agachandome un poco en reverencia. Acto seguido, me incorporo. - [color=EE6B00]Bueno, supongo que vosotros también ireis a la excursión. Seguro que será divertido. [/color]- digo sonriendo.

Bah, soy un bobo, lo admito. Pero al decir esas palabras me las creí y olvidé porque estaba contrariado.
¡Lanzastes libra contra Aeren!
[color=EE6B00]-Drem yol lok! Hehe, eso significa Saludos en dragón.[/color]-dice Aeren cerrando los ojos y sonriendo.
Código de color : EE6B00
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

25 Apr 2017, 14:35 #9

- De nada hombre, vamos a ver si cogemos ese transporte - al levantarse para partir hacía el transporte, escucho una voz cerca que no le era familiar. Por lo que cuando se giró se sorprendió al ver al anaranjado zorro acercarse hacía ellos y saludar a Aether, parecía que había sido uno de sus primeros contactos en el Jardín y sin duda no pudo haber dado con ninguno mejor. No conocí a Rihendel de primera mano, pero sabía de su existencia, cuando llegaban personas así a tu instituto no tardabas mucho en enterarte. - Hey, encantado, Trien Exarch. Sabía que había llegado alguien peculiar al Jardín, pero no esperaba encontrarte tan pronto. No conozco a ninguna raza antropomorfa en Centra, así que debes ser un Recién llegado ¿Me equivoco?

El olor, el calor, el tacto e incluso la forma de moverse Rihendel le eran totalmente alienigenas. Sabía que en otros mundos de Squareworld había muchas razas pero... Aquella era demasiado diferente, no era un Bangaa, una coneja de aquellas o cualquier otra cosa, no, era un zorro alto y estirado. Aunque se le hacía extraordinariamente rara su presencia, mucho más que la de Aether ¿Sería por el brillo de su pelaje? Y este a su lado también llevaba a un chico, mucho más humano que los otros dos, salvo por las visibles escamas y la distancia de seguridad que mantuvo con él pese a presentarse.

Trien alzó una ceja ante su comentario antes de sonreír. Bien, pensó el provocador, ahora ya tenía toda una comitiva de compañeros con los que investigar Deiling y hacer trastadas por allí, con ellos como cobertura tenía una ventaja importante sobre cualquier otro follonero o agente de la ley:

- Sí, justo estaba hablando con Aether de ir a Deiling a buscar unas cosas, el transporte sale dentro de poco, así que si planeas ir ahora será mejor que nos pongamos en marcha. Hay trayecto así que podréis hablar si quereis mientras tanto. - Tras indicarles esto, se alejo del pequeño circulo que se había formado, con la plena intención de dirigirse hacía la entrada para hacer el papeleo e irse de allí cuanto antes. Por el bien de su plan necesitaba prontitud en sus acciones.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

01 May 2017, 11:23 #10

La mera idea de ir a buscar a mi hermano en otra tierra me había absorbido por completo. Tanto, que no había caído siquiera en que tal vez había más gente a mi alrededor. Con la libreta entre mis patas, sonreiría aun más cuando mencionó de coger el transporte, y ya estaba guardando todo en mi bolsa para poder partir con él cuando una de mis orejas se giraría hacia el lado contrario, captando una voz que me recordaría a alguien muy familiar, lo suficiente para que me detuviera y me volviera hacia atrás.

El carmesí de mis pupilas rasgadas se posaría entonces sobre Rihendel, y sentiría una extraña calidez en el cuerpo. El zoomorfo de zorro había sido (¡Y era!) el mejor amigo que había podido tener nada más llegar hasta allí, y estar con él me hacía sentirme algo más seguro. No era de extrañar: Teníamos historias parecidas, los dos no nos sentíamos muy a gusto con un cuerpo que teníamos que aceptar, y no se en su caso… en el mío con ciertos instintos que tenía que ignorar cada vez más. Algunos de ellos me habían salvado la vida, sí, pero… prefería repetirme cada día que era tan humano como Trien.

Así que, sonrisa en morro, asentí con la cabeza, ignorante del desastre que había dejado en la habitación. Mi mirada se pondría entonces en el otro chico y, por un momento dudaría de quién era, hasta que al final mi despejada mente me haría recordar el último encuentro que habíamos tenido. ¡Cierto, el chico que se transformaba! ¡Entonces… se encontraba bien! No recordaba mucho más allá de caer redondo en la cama. Lo cierto es que, cuanto más intentaba pensar en los sucesos del día anterior, más me daba cuenta que me costaba pensar con claridad. Probablemente porque ayer estaba totalmente roto, y hoy lo veía todo con una transparencia impresionante como el primer día.

Rebusqué entonces en mi bolsa, mientras andábamos siguiendo a Trien, y me apresuré a escribir en la libreta. Rihendel podría ver que había aprendido varias cosas desde el día anterior, como apresurar las hojas, o tener unos cuantos carteles preparados para no repetirme cada vez. Una vez redactado, se lo enseñé, contento.



Había remarcado “Tal vez”, dejando claro que no me quería hacer falsas esperanzas. Si no estaba, seguiría buscando. Por el momento me tenía que apañar yo solo… aunque eso último no era del todo cierto. Estaba conociendo a gente, y sorprendentemente, no me estaba costando tanto como en mi pueblo natal. No me señalaban diciendo que era un niño producto de una violación, o una criatura horrenda. Me veían como un igual… no podía estar más contento.

Tenía una sensación de amor correspondido que me hacía sentirme muy seguro de mí mismo. Y me gustaba.

Era curioso, pero hacíamos un cuarteto de lo más variopinto. Si Demetiri lo viera probablemente se reiría, o se llevaría la mano al rostro, una de dos.

Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Rihendel
Combatiente medio
Rihendel
Combatiente medio
Joined: 12 Jun 2016, 19:01

06 May 2017, 15:21 #11

Mira que me habían llamado cosas pero “peculiar” era la primera vez, sonreía a la pregunta, era simple curiosidad, claro, no se podía negar, si yo estuviese en su posición pues probablemente también preguntaría, sobre todo si no hay razas antropomorfas en Centra.

-Podría decirse, llegué ayer aquí, transferido desde Galbadia, llevo unos cuantos años en este mundo ya.

Aunque mi sonrisa pareciese lo contrario, estas presentaciones me dolían mucho porque yo aún así quería volver a mi mundo, ver a mis padres, que sepan que estoy vivo, que sigo aquí, pero otra parte de mi quería quedarse en Centra con todas las personas que estoy conociendo… Dolía pensar en esas cosas, pero ahora tenía que apartar todo eso y vivir el momento. Sonreí a lo que Aeren dijo, seguro que sería divertido.

Dejé que Trien nos llevase, que yo solo llevaba medio día y aún podía perderme un poco. Al ver lo que Aether me enseño, reí un poco y puse una mano en su hombro y con una sonrisa en el morro le respondí.

-Le buscaremos allí, no te preocupes.

Mi ficha Suelo escribir en Crimson
Reply
Like

Aeren
Aprendiz
Aeren
Aprendiz
Joined: 03 Jan 2017, 23:47

07 May 2017, 18:07 #12

Observo a los tres con una sonrisa. Parece que esto se va a poner emocionante.
-[color=EE6B00]Y no os preocupeis, si algo malo fuese a pasar, ¡allí estaré para ayudaros![/color]-digo sonriendo y poso una mano sobre mi cintura. Si, llevaba mi espada encima. Aún no la he desenfundado y solo la desenfundaré cuando algo malo pase.

-[color=EE6B00]Así que... nos montaremos en ese tren eh. Supongo que será más rápido que volar.[/color]
Me rasco la cabeza pensando en como funcionaría esa maquina. Supongo que por magia, o por esa magia humana rara que llaman "electricidad".... bah, da igual, no me voy a romper la cabeza por cosas sin importancia como esa, si sigo así me voy a volver un filósofo... o un loco.

Me acerqué al transporte y posé una mano sobre el exterior. Era frío, y podía ver mi reflejo en la supercifie.
-[color=EE6B00]Hm... Ah.[/color]- me peino un poco el pelo y miro las escamas rojizas del cuello.
Pero no noto nada. No me hacen recordar nada. Es como si hubiese perdido algo y no me importase.
Cojo la espada enfundada y la empuño, mirando a mi reflejo. Pero nada, no hay reacción.
Suspiro levemente y vuelvo a colocar la espada en la cintura y... me doy cuenta de algo.
-[color=EE6B00]Ehh... ¿Por donde se entra? ¿O aún no se puede entrar? [/color]- pregunto al grupo, ya que es mi primera vez que veo una maquina así.
¡Lanzastes libra contra Aeren!
[color=EE6B00]-Drem yol lok! Hehe, eso significa Saludos en dragón.[/color]-dice Aeren cerrando los ojos y sonriendo.
Código de color : EE6B00
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

15 May 2017, 14:46 #13

El estudiante miró con una ceja arqueada a Aeren, algo confuso, pues lo que había dicho le demostraba que venía de un lugar muy diferente donde los pueblos eran sitios poco seguros:

- ¿Algo malo? Lo peor que te puede pasar en el pueblo es que se te caiga el dinero, y pierdas algo, o que te compres comida en mal estado. Deiling es muy pacífico, para estar en un mundo donde los monstruos caen del cielo claro. - Por supuesto, en Deiling nunca sucedía nada remarcable, era un sitio apacible y bien tranquilo. Y pensaba arreglar eso en cuanto tuviera ocasión, no había nada mejor que ir a un lugar y hacer lo que uno quisiera sabiendo que la gente no estaba acostumbrada a ese tipo de vandalismos. Sobretodo cuando él sería probablemente el primero que causara los problemas como tenía planeado.

Salieron al poco rato del interior del jardín para llegar al exterior, allí unos Microbus estaban esperando por estudiantes que decidieran subirse al mismo y viajar a la ciudad. Era una pequeña flota de seis, pero más que suficientes si iban y volvían con los mismos cargamentos de estudiantes. Aunque esto no sucedió sin que Aeren hiciera un número clásico de chico del campo que nunca había visto algo bien pulido pero... ¿No era eso demasiado? Su mundo debía ser muy]/i] primitivo para no tener siquiera superficies reflectantes más comunes que el agua.

Por suerte, mantuvo su espada en su cinturçon y los SeeD que lo habían visto se relajaron, dandose cuenta de la situación antes de que escalara a mayores. Trien se acercó a él, con la plena intención de darle una lección muy importante:

- Tio, no te exaltes así por un reflejo. Si algo te asusta, no vayas desenvainando a la primera de cambio, solo haras que la gente se ponga agresiva. - Le explicó mientras se colocaba frente a él con expresión preocupada. Si no sabía mantener la compostura lo iba a pasar muy mal en su compañía, pero que muy mal. - Se sube por la puerta, obviamente.

Toco en la puerta frontal que se abrió y dió paso al interior, el conductor estaba leyendo un periódico con el aire acondicionado puesto, así que les apresuro para montar en el bus. Por lo que vió al subir tenía pinta de que serían los únicos en ir en este viaje, había asientos para ocho personas, pero ya estaban casí todos completos con ellos y un par de chicas que no conocía de nada:

- ¡Ventana! - gritó de repente mientras se sentaba en uno de los sillones intermedios colocandose por el lado de la ventana. - ¡Venga! que esto sale en cualquier momento.

Estaba mucho más emocionado de lo que su tono de voz decía, pero su cara no mentía. La sonrisa de lado a lado y los ojos brillantes delataban a su tono tranquilo, que apenas lograba contener su exultante emoción ante la perspectiva de salir del jardín e ir de viaje.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

23 May 2017, 11:30 #14

Reconozco que hay bastantes detalles en el mundo exterior que, al ser desconocidos para mi -y sumando mi cierta inseguridad- me dan algo de miedo. Lanzarme a esta aventura fue toda una proeza, y tampoco es que hubiera obtenido un buen resultado dadas las circunstancias. De haberme encontrado solo en este mundo, no se cuan lejos habría llegado. Que Rihendel me transmitiera la esperanza que necesitaba para encontrar a mi hermano ahí me llenaba de alegría; ya eran dos los que tenían la creencia que probablemente estaría allí si no estaba en el Jardín. Movía la cola de un lado a otro, más animado, y andando con paso seguro hacia nuestro destino, siempre siguiendo a Trien.

"Para estar en un mundo donde los monstruos caen del cielo"

Podría avergonzarme, o podría incluso sentirme mal. Pero, ¿para qué negarlo a estas alturas?: soy un monstruo y tiene pinta que he caído del cielo. No podía ni siquiera enfadarme con un detalle así. Miré de tomármelo con mejor humor, procurando cambiar mi perspectiva en vez de añadir drama al asunto. De hecho, hacerlo tal vez ayudaría un poco a Trien, que parecía no tener demasiada paciencia. Montar un numerito en medio de la nada por una frase no venía a cuento, así que la asumí y tiré hacia adelante.

Permanecimos un rato andando hasta dar al exterior, donde alzaría una pata para cubrirme suavemente los ojos, esperando pacientemente a que se me habituaran a la luz. Sólo entonces conseguiría discernir la silueta de los vehículos que, dicho sea de paso, se alejaban bastante del concepto que tenía yo como tal. Aunque me paré un par de segundos con mi morro entreabierto, observando aquello con absorto e interés, no tardaría nada en retomar el camino hasta colocarme de nuevo al lado de los demás. Por la forma, me costaría bien saber qué eran, pero lejos de querer preguntar preferí volver a retomar mis intentos del día anterior para comparar lo que yo sabía de mi mundo con lo que había delante de mis ojos, y ver donde estaban las similitudes y diferencias.

Teniendo en cuenta que Trien había mencionado la palabra "transporte", me imaginé que debía ser la versión moderna de los carros. Por supuesto, me preguntaría donde estaban los caballos, pero al no encontrar ninguno deduje que tal vez estaban dentro, o abajo. O tal vez era un hechizo muy, muy poderoso que les permitía ir por su cuenta sin necesidad alguna de medio de arrastre. Debía parecer demasiado idiota para estar mirando aquello como si resultara toda una novedad. Con mi mente entretenida, al final a uno se le olvidaban los complejos.

Os he dicho que hay cosas en el mundo que me dan miedo, ¿Verdad? Bien, desenfundar una espada justo a mi lado es, precisamente, una de esas. Alzaría las orejas puntiagudas de sopetón sólo de ver la reacción de Aeren y discretamente daría un par de pasos atrás hasta colocarme al lado de Rihendel, con la mirada puesta en el muchacho sin comprender qué estaba pasando. Un detalle que no tardaría en adivinar cuando el humano confirmara que se había asustado de algo como un reflejo.

Parpadeé un poco, incrédulo. Reconocía que el espejo en este mundo se veía mucho más limpio y pulido que los que yo había visto. Poder ver tu propio reflejo con tanta nitidez era algo impresionante. Y admito que tampoco parezco tan feroz como solía verme en el río, así que o el espejo estaba hechizado, o el agua solía distorsionar bastante la imagen. De todas formas, mantendría la calma, y en cuanto el humano dio instrucciones de como subir, decidí aventurarme y poner una pata encima para ver lo estable que era.

¡Eh, ese interior lo reconocía! Vale, sí, era lo más parecido a un carro doble para transportar animales como cabras, ovejas o cerdos, pero adaptado para humanoides, más cómodo y olía bastante mejor. Avancé un poco más, con una sonrisa tonta en el morro, revisando el lugar. A medida que iba haciendo asociaciones, me iba familiarizando con el lugar y todo me resultaba menos violento. No sería fácil adaptarme, pero al final tampoco iba a ser una odisea si todo tenía tantas semejanzas con mi mundo.

Aunque reconozco que aquello tenía pinta que el aire iba a estar bastante cargado de aquí a un buen rato.

Me sentaría en el primer asiento que encontré, colocando mi cola a un lado, y la bolsa en mi falda. No se me quitaba la cara de tonto al ver toda aquella infraestructura, y aunque no estaba al lado de la ventana, sí podía ver a través de ella. Suficiente. Tenía el corazón acelerado, con el pulso a cien, emocionado sin saber porqué. De esas cosas que, al no conocer, estas al borde de un ataque de nervios porque tienes ganas de más. ¿Más? ¡Sí, más! ¡Ese mundo me estaba gustando! ¡Era desconocido, era demasiado avanzado para mi, era idílico! ¡Pero era genial! ¡Tantas cosas por descubrir!

Tenía trece años, la capacidad de atención de una mosca, y la incertidumbre de saber qué había más allá de los límites de mi imaginación.

Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Rihendel
Combatiente medio
Rihendel
Combatiente medio
Joined: 12 Jun 2016, 19:01

29 May 2017, 21:11 #15

Veía a Aeren muy animado, eso era bueno, igual que a los otros dos aunque no pude evitar el darme por aludido cuando dijo que los monstruos caen del cielo, literalmente yo no lo hice, solo aparecía en una playa aunque quizá si cayese del cielo, de todas formas lo importante es que ese día sobreviví y acabé haciendo una vida nueva aunque siempre añoraré mi hogar y buscaría la forma de volver.

No se si sería más rápido el ir en tren, de todas formas me daba igual, íbamos a acabar en el mismo sitio tarde o temprano y disfrutaría del viaje o… Lo intentaría, porque cuando Aeren desenvainó el arma, todos nos llevamos la sorpresa, Aether se acercó a mi, casi escondiéndose detrás mía y yo claramente me tensé, no es algo usual que alguien desenvaine así porque sí. Lo gracioso es que Trien fue el menos alarmado, era curioso como lidió con la situación así de una forma tan… ¿natural?

Esperé a que todos subieran al transporte para entrar yo, con el grito de “¡ventana!” por parte de Trien, alardeando de la juventud, se notaba la edad que teníamos, aun éramos niños. Preferí sentarme cerca de Aether por si necesitaba algo. Me senté poniendo mi cola sobre las piernas y cerrando los ojos a la vez que suspiraba. ¿Podría decir algo? Supongo pero no sabía que poder decir.

Íbamos a partir en cualquier momento, tenía ganas de llegar ya a Deiling y ver bien el lugar.

Mi ficha Suelo escribir en Crimson
Reply
Like

Aeren
Aprendiz
Aeren
Aprendiz
Joined: 03 Jan 2017, 23:47

05 Jun 2017, 15:41 #16

Vi a los demás asustados por lo que hice antes, supongo que era comprensible, quizás me excedí un poco, aún así, estaba un poco confundido, pero seguí al grupo olvidandome de aquello. Al entrar con el grupo, cada uno eligió su asiento. Yo me senté después de que los demás eligieran sitio, aunque me percaté que Rihendel me estaba esperando, así que me senté antes que él. Al sentarme recogí mi cola para no hacerme daño y miré a los demás.
Todos parecían listos para que este trasto se pusiese en marcha.

-[color=EE6B00]Bueno, ¿llegaremos pronto?[/color]- es lo que mi boca pudo pronunciar, pero quería decir más cosas. Como por ejemplo, "me gustaría hacer una carrera contra este trasto" aunque no se donde esta Deiling, así que mejor seguirles la corriente por ahora... También tuve la impresión que Rihendel quería romper el hielo también, asi que intenté pensar en un tema de conversación.

Y se me ocurrió una perfecta, o eso creía. Ya que eramos distintos en apariencia, seguro que todos tienen una habilidad especial, ¿no?

-[color=EE6B00]¿Sabeís hacer magia? Ya sabeis, ¡invocar fuego o otros monstruos! ¡Usar el poder de los elementos para hacer proezas! O para usarlos en la vida cotidiana.[/color] - digo sonriendo.-[color=EE6B00] Yo puedo lanzar fuego por la boca, así que puedo calentar la comida fría... o hacer otras cosas útiles. Aunque no lo puedo usar muy seguido o el que se quemará será mi garganta. [/color] - comento rascandome la cabeza. -[color=EE6B00]Vamos, seguro que, aunque alguien no pueda usar magía tiene alguna habilidad especial, ¿no? [/color]- digo preguntando a los demás, de verdad quería saber cuales eran sus habilidades, y a lo mejor, algún día, entrenar juntos o batirnos en duelo. ¡Eso suena muy divertido!

Pero primero lo primero, ¡a disfrutar de este día!
¡Lanzastes libra contra Aeren!
[color=EE6B00]-Drem yol lok! Hehe, eso significa Saludos en dragón.[/color]-dice Aeren cerrando los ojos y sonriendo.
Código de color : EE6B00
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

29 Jun 2017, 10:13 #17

- Todo lo pronto que se puede llegar cuando acabas de salir... Una hora y poco, es lo que creo que tardaremos, en un particular se puede reducir a tres cuartos. Pero yo no conduzco, así que nada de velocidades trepidantes. [/COLOR]- Al poco de decir esto, el vehiculo comenzó a moverse. Parece que con su presencia allí eran estudiantes más que suficientes para que el vehiculo saliera del aparcamiento y cogiera rumbo a Deiling. Como se esperaba Trien, el movimiento fue suave, lento en un principio y más rápido después.

En el camino, que se había vuelto bastante tranquilo, el chico Aeren rompió el hielo que se había formado en el grupo. Algo que Trien agradeció porque no podía ser él siempre quién tuviera la voz cantante o se olerían la tostada. Pero la pregunta del chico le sorprendió ¿Y ese interés repentino? Obviamente el chico venía de un lugar poco desarrollado, o al menos uno donde la tecnología era muy básica y simplona. Que poseyeran magia pura podía ser una de las razones para ello, no le costaba mucho racionalizar que un mundo con fuerte presencia mágica usara esta energía como los humanos de Centra habían aprendido a usar otras mucho más diversas.

Que el joven pudiera escupir llamas le hizo gracia, riendo suavemente, antes de levantarse del asiento para apoyarse sobre sus rodillas y poder hablar con ellos mejor:

- Eso también puedo hacerlo yo, mira. - Trien se coloco entonces su mano frente a su boca e hizo un cilindro con ella, soplando en este, al otro lado, una pequeña llama se asomo de no más de tres centímetros. - No puedo soplar muy fuerte o quemamos el sillón, pero mira esto también. - Extendió la mano, y en ella estaba la llama que había soplado antes ardiendo sin quemar su piel, rebelando que había solo una pequeña tomadura de pelo. Esta se extinguió y comenzó a formarse hielo, una fina capa de la que brotaba vaho se formo entre sus dedos. Esta se detuvo muy rápido para comenzar a caerse y convertirse en agua que si tocaban les daría un chispazo. Trien había cambiado a usar electricidad y en su mano se podían ver los rayos amarillos brotar de ella con suavidad en arcos desbalanceados y frenéticos. Su lentitud era testigo de su verdadera velocidad.

Trien era capaz de hacer este pequeño tipo de trucos, pero le faltaba mucho para ser tan hábil y diestro como Emma en la magia, pues realmente no era lo suyo. Él solo aprovechaba su herencia mágica para darle forma a estas energías y utilizarla en combinación con sus habilidades físicas. Y era por ello que era probablemente uno de los seres más cercanos a las brujas en todo el planeta, su capacidad para dominar la magia sin necesidad de absorberla de los monstruos lo volvía alguien totalmente al resto de habitantes del planeta, tal era su herencia y su poder:

- No es lo único que puedo hacer, puedo poner a la gente a dormir y escudarlos físicamente, mi madre en cambio sabe hacer más cosas, pero sin ella para que me enseñe, aprender nuevas formas de magia es complicado. - El muchacho se sincero con sus compañeros, sabía que podía dominar muchos más elementos, su madre lo hacía con facilidad, pero debido al currículum del Jardín no parecía que ese fuera a ser su destino.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like

Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Aether'Nil
Con derecho a Apodo
Joined: 24 Feb 2006, 22:28

04 Jul 2017, 18:40 #18

Que no me encontrara al lado de la ventana no impidió que mi curiosidad innata fuera suficiente para que echara un vistazo a través de los lejanos cristales, con mis ojos rojizos abiertos de par en par, observando con estupor como ese vehículo en el que nos encontrábamos comenzaba a desplazarse. No es que fuera toda una novedad para mi subirme a un carro conducido por caballos, si no la fluidez con la que se movía. No había animales de arrastre y aun así podía transitar silencioso. Con las orejas muy alzadas me paré a escuchar el ruido de ambiente que tampoco tenía nada que ver con lo que solía oír. Era todo mucho más pulcro, más elaborado, mejor trabajado. ¡Hasta los asientos eran más cómodos!

Minutos después, mi huroneo dejó a un lado la ventana para chafardear los alrededores, fijándome en pequeños detalles en el techo, el suelo o algunas de las paredes. De vez en cuando movía instintivamente una oreja, la alzaba o la torcía a un lado, captando sonidos que me llamaban la atención. Con las patas puestas encima de la bolsa, permanecí en total silencio, simplemente perdido por la maravilla de estar en un método de desplazamiento así. Mi oreja captaría el inicio de la conversación de Aeren, que no me dejaría indiferente.

La magia era algo que estaba a manos de unos pocos en mi mundo. A los brujo del clan, por supuesto. Solían ser poderosos y no eran pocas las leyendas que correteaban a su alrededor, coqueteando entre el misterio y la avaricia de poder. A mi memoria, la figura de aquel hombre con el rostro tapado me provocaría un escalofrío en la espalda, recordándome levemente que, antaño era humano. Así que no me costó nada creerme las palabras del muchacho, menos tras haber visto como me curaban con hechizos el día anterior.

A medida que iba describiendo sus habilidades fui desviando mi atención hacia su persona. ¿Sacar fuego por la boca? Aunque mi hermano, probablemente, le encontraría algunos usos y lo vería incluso útil -pese a que en el fondo también lo encontraría útil para algunas de sus numerosas trastadas- para mi resultaba maravilloso y peligroso al mismo tiempo. Sin embargo, si necesitaba una muestra de que eso podía realmente ocurrir, Trien me la iba a dar de pleno. Cuando asomó la pequeña llama, una parte de mi quiso apartarse, pero el raciocinio se interpuso para evitar montar un espectáculo que me habría impedido disfrutar que lo que venía a continuación.

Trien no tan solo podía hacer fuego: tenía otros elementos a su alcance, y cada uno de ellos era tan sorprendente como el anterior. Con las patas delanteras puestas en el borde de la silla, me incliné un poco hacia adelante para poder ver mejor, pero con la suficiente distancia para que mi presencia no fuera un incordio. Aunque el espectáculo de luces finalizaría, fue suficiente para que me creyera a pies juntillas el resto de habilidades que mencionó, dejándome sin palabras. En mi mundo, eso solo lo podía hacer un mago; en este, cualquiera tenía el poder de hacer saltar cualquier escenario por los aires.

Pero el detalle de Trien no pasó de largo.

No me quedaba realmente clara las condiciones en que se situaba su madre, pero tampoco quise incidir. Por un lado, llegué a la conclusión que o había fallecido o estaba indispuesta para enseñarle. Sea como fuere, ni el tono de voz ni su comportamiento llegaron a ayudar para discernir bien qué había pasado, por lo que agaché las orejas suavemente y evité hacer ningún “comentario”, apartándome con suavidad para volcar mi atención en Rihendel. Me picaba la curiosidad de ver si realmente también podía hacer algo así, en vista que dos de cuatro tenían esa habilidad. Por mi cuenta, estaba descartado. Con los conocimientos que tenía por entonces, ni de lejos podía hacer algo tan chulo como lo de Aeren o Trien. Y no sabía si en un futuro podría aprender.

Tampoco es que realmente me fuera necesario. No era ambicioso. Me gustaba ver esa magia en los demás, pero no la deseaba tener yo en mis manos. Al menos, por el clan, las voces decían que, quién tenía más poder tenía más ansia. No deseaba más alteraciones en mi persona.

Aether'Nil & Demetiri - Cuentos de Concordia (LightSteelBlue & Darkslategray)
Reply
Like

Rihendel
Combatiente medio
Rihendel
Combatiente medio
Joined: 12 Jun 2016, 19:01

10 Jul 2017, 20:24 #19

Cada día estaba más ciego, en serio, era la primera vez que me percataba en que Aeren tenía cola, supongo que con todo lo que pasó ayer con Aether e incluso con la llegada del propio Aeren no estaba como para fijarme en pequeños detalles, que encima coincidió con el día en el que llegué al Jardín de Balamb. Bueno, tampoco importaba, ahora ya estábamos sentados, me daba golpecitos en las piernas mientras esperaba a que arrancase o alguien soltase la primera cosa, que fue Aeren.

Moví las orejas y escuché la respuesta de Trien, hora y poco, bueno, íbamos en autobus y eso suponía que tardaríamos más pero así iríamos más gente, eso estaba genial. Ya la siguiente pregunta no pude responder de forma afirmativa, eso de la magia en mi mundo como que no funciona mucho, pero yo tenía la mejor de las magias, LA CIENCIA, vale, no, no es tanto pero tenía que hacerlo.

Me puse de rodillas en el asiento y me asomé por encima, apoyándome en el respaldo.

-Yo no puedo hacer magia como quien dice, pero todo está aquí. Me señalé la cabeza. -Los médicos decían que soy superdotado y la ciencia se me da genial así que puedo hacer un montón de cosas. Ah y soy muy fuerte

No pude evitar reírme, parecía que estaba ilusionado diciendo esas cosas, incluso movía la cola de lado a lado, pero con cuidado, que no quería darle a Aether con ella.

Mi ficha Suelo escribir en Crimson
Reply
Like

Trien
Con derecho a Apodo
Trien
Con derecho a Apodo
Joined: 30 Aug 2012, 22:39

09 Aug 2017, 17:29 #20

Tras su demostración, que obviamente dejó maravillados a sus compañeros peludos. El joven cazador estaba henchido de orgullo, con una enorme sonrisa de autosuficiencia estampada en su cara. El único que continuo la conversación sin embargo, fue Rihendel, Aether porque no podía, y Aeren seguramente porque no sabía que decir. Ante la demostración de sus artes arcanas para gente que no lo había visto nunca era una reacción bastante gratificante. El zorro comento que su mayor habilidad estaba en su forma de pensar, a lo que el joven cazador le observo unos momentos antes de abrir la boca para que se le escapara lo que le había pasado por la cabeza:

- ¿Como todos los zorros no? Es decir, se supone que sois el culmen de las estratagemas y los engaños... Aunque ahora que lo pienso, lo tuyo es muy raro, Aether me explicó un poco su condición, pero tu ¿De donde vienes Rihendel? Supongo que de otro mundo - Su pregunta iba dirigida un poco a exponer a Rihendel y hacer que participara un poco más en la conversación, parecía dispuesto a hablar y darle a la lengua, lo cual teniendo en cuenta que era un zorro humanoide debía de hacer que dijera algo inteligente.

No es que no le interesase la ciencia, su padre y su tío le habían enseñado las básicas de la química para hacer sus compuestos de caza, aunque esto solo lo supo cuando le explicaron lo que era realmente la química, para él había sido poco más que un juego de mezclar componentes con distintas propiedades, sacar y quitar compuestos, extraer esencias y luego ponerlas en acción. Así como lo que luego aprendería que se llamaba física, gravedad, y matemáticas. Aunque nunca le había parecido muy interesante enseñarlas con aquellas formulas, siempre tenía que plantearselo al final como un problema de campo para que pudiera sacarlo adelante. Así que en eso el zorro, seguro que le sacaba toda la ventaja del mundo.
You got the Trap
Fuente:#33F
Reply
Like