capitulo 99

Joined: January 1st, 2005, 5:07 pm

February 18th, 2004, 10:21 am #1


Daniela está muy alterada en su recámara. El odio y el rencor se pelean contra el amor y la pasión. Ama a Aitor pero siente que él no merece su amor. Está muy confundida.
Daniela: ¡Aitor es de lo peor... claro, cree el ladrón que todos somos de su misma condición... cómo él es un falso que se acuesta hasta con el gato pues cree que todas somos iguales... Juzgó de la peor manera a Eva que era una santa y a mi... ¡es que no tengo dignidad... la venganza ya se acabó pues me tendría que separar de él¡¡sí, sí... que Aitor se largue con sus amantes pero que a mi deje en paz...
La voz del amor la llama:
--Pero lo amo, lo amo y no quiero vivir sin él...
Su rostro se llena de lágrimas al recordar todos los malos momentos que vivieron.
--¡¡no, no... aunque lo ame... lo tengo que dejar, lo tengo que dejar... es un amor mal sano...¡¡¡está decidido... me separo de Aitor aunque me duele sé que a la larga será lo mejor... mi hijo me hará feliz...
De pronto siente un gran profundo dolor en el alma. El rostro se le desencaja.
--¿¿mi hijo?¡ ¡¡no, no... No me puedo separar de Aitor... En cualquier momento se puede descubrir la verdad y si Aitor ya no es mi marido no se va poner la mano en el corazón para sacármelo y mandarme a la cárcel... Mi única esperanza es estar embarazada cuando eso pase...¡¡
Daniela se desespera:
--¿¿pero cómo voy a tener un hijo si Aitor no me toca?¡

Aitor entra en ese momento con mucho cuidado.
--Mi amor ¿duermes?
Daniela sabe que está atada a Aitor y aunque le gustaría que eso la molestara ya que está furiosa con él, le gusta y no es ningún sacrificio hacer el amor con él. Daniela está muy ansiosa.
--¡Calma, Daniela –se dice—Aitor es un degenerado y no te va a rechazar... lo que pasa es que es un machista y no soporta que las mujeres tomemos la iniciativa... hazte la sumisa y así pronto tendrás el hijo que necesita para que Aitor nunca te pueda dejar...¡
Daniela no contesta, Aitor se acerca a ella y se sienta a su lado. La mira con mucho amor. La acaricia en la cabeza. Ella se mira con los ojos llenos de lágrimas. Él la mira con tristeza, tiene un nudo en la garganta.
Aitor: ¿qué te está pasando, chiquita? Con lo que yo te amo y con lo que tú me amas, podríamos ser muy felices y en cambio nos la pasamos peleando... ¿eh? ¿qué estamos haciendo con nuestra vida?
Las palabras llenas de amor, dulzura y ternura se le clavan en el corazón a la mujer. Él la acaricia en el rostro.
--¿es que no me vas a contestar? –dice él con la voz rota por la emoción.
Aitor se tumba en la cama y Daniela coloca la cabeza en el regazo de su apuesto marido. Él la acaricia con ternura.
Aitor: Yo te he contado todos mis miedos, mis errores... lo demás son imaginaciones tuyas... ¿será que ya no podemos ser felices?
Daniela está enmudecida por la emoción.
Aitor: es que no me amas... es que no quieres que seamos felices...
Daniela ahogada en lágrimas: Yo te amo, eres lo que más he amado...
Aitor: ¿y entonces? ¿por qué no puedes tener confianza en mi?¿por qué no podemos ser felices?
Daniela: No lo sé... te juro que lo que yo más quiero es ser feliz a tu lado, pero no sé como lograrlo... No puedo controlar mis emociones...
Aitor: ¿y porque no hablamos? Nunca lo hemos hecho... Háblame de tus miedos, de lo que te asusta... tal vez tienes un trauma interno, algo que me ocultas y que nos impide ser felices... ¿porqué?¿porqué esa obsesión tuya de tener un hijo? Tú ya tienes un hijo que quiero como mío... No necesito nada más... ¿temes que te deje por una mujer que me vaya a dar un hijo? Aunque tú nunca me dieras un hijo y otra mujer sí... te juro que yo nunca te dejaría... para mi el amor es lo más importante... Además te juro que si no me das tu un hijo no o voy a tener... Yo tuvo un hijo y lo voy a encontrar... Tu hijo no tiene padre y yo lo adopté... entonces... a mi me gustaría que cuando encontráramos a mi hijo tú lo adoptaras... Los dos seremos padres de dos niños... No importa no tener un hijo de nuestro, ese vendrá cuando menos no lo esperemos... Si te obsesionas con eso nunca quedarás embarazada y nos arruinarás la vida no sólo a ti, sino a mi y nuestro hijo...
Daniela está emocionada por las palabras de su esposa pero también tiene miedo.
Aitor: ¿qué es lo que te pasa?
Daniela: es tu hijo...
Aitor triste: ¿qué pasa con él? ¿Es que no vas a querer se la madre de mi hijo?
Daniela: ¿y si ese niño ya tiene una madre que lo ama, que lo adora?
Aitor: esa mujer se lo robó... No lo puede querer de verdad...
Daniela: ¡Aitor... tú no estabas... seguro que esa mujer se creyó que el bebé no tenía a nadie y ahora no puedes ir tú y sacárselo¡
Aitor: Lo siento pero mi hijo vivirá conmigo... Si esa mujer se portó bien tal vez no la mandaré a la cárcel y dejaré que se vean de vez en cuando...
Daniela: ¿¡pero es que eso no es justo?¡
Aitor: ¿¿pero que te pasa a ti? ¿es que tú sabes quien es esa mujer?¿tú sabes dónde está mi hijo?¡
Daniela lo mira muerta del susto.

Rosalía está en su cama pensando en cómo destruir a Daniela y a Aitor y de pronto se acuerda de la mujer a la que años atrás drogó y cómo la separó de Aitor... Sus ojos se le iluminan...
Rosalía: ¡claro... así vas a separar por una vez por todas a ese par¡
La mujer se levanta, se pone una bata y va a la recámara de su hija para compartir su plan con ella.

Aitor mira a Daniela con mucho cariño. Ella responde a la auto-defensiva.
Daniela: ¿¡cómo se te ocurre que yo iba a saber dónde está tu hijo y no te lo iba a decir?¡
Aitor: Perdón, es que me habría gustado tanto que tú me llevaras a mi hijo...
Daniela: Pero ¿¡me hubieras perdona que no te lo dijera antes?¡
Aitor: ¡por supuesto que no¡
Daniela está pálida y él le regala dulces caricias para intentar tranquilizarla.
Aitor: y ahora ¿me vas a decir que te pasa?
Daniela: es que te amo y desde que nos casamos casi no hemos estado juntos... y quiero un hijo tuyo tal y como todas las parejas... ¿qué tiene de raro? Muchas mujeres se obsesionan si no se quedan embarazadas en seguida... y cómo tú no me quieres hacer el amor.
Aitor la mira seductor y dice:
--eso no es cierto, yo sí quiero hacer el amor... pero con amor... No hacerlo por hacer...
él se coloca sobre ella y la empieza a desnudar y a acariciar:
--podemos hacer el amor, pero con suavidad...
Aitor disfruta de poder tener al fin un momento de ternura con su amada, ella sólo piensa en tener un hijo que la ate al hombre que ama.

Malvina no está muy de acuerdo en el plan de su madre.
Rosalía: Pero ya te conté lo que hice con la tal Eva... fue por ti y funcionó...
Malvina: claro... y si la cosa fuera con Daniela pues te aplaudiría... ¡pero porqué con Aitor¡
Rosalía: ¡porque Daniela sabría que es mentira y aunque él la dejara no sería lo mismo¡¡yo la quiero destruida y así poder hacer lo que queramos con ella¡
Malvina: ¡pues que Daniela encuentre a Aitor conmigo...¡
Rosalía: ¿¡ahora vas a tener celos de tu propia madre?¡ ¡para Daniela va a ser más brutal que crea que Aitor es mi amante... contigo no sería ninguna novedad.
Malvina: ¿seguro que no te gusta Aitor?
Rosalía: ¡hija... le vamos a poner tres somníferos... será una piedra¡
Malvina: ¿y si lo matamos?
Rosalía: ¡tú confía en mi¡¡A Aitor no le pasará nada y este golpe será brutal pero tú me tienes que ayudar...
Las dos mujeres sonríen con rabia. Rosalía, con un martillo deshace unas pastillas. Madre e hija ponen los polvos en una botella coñac:
Malvina: ¿y si no baja hoy?
Rosalía: Pues la guardamos... pero estaban discutiendo... vendrá como siempre...

Aitor aún no se ha sacado la ropa. Muy lentamente va desnudando a su amada mientras besa y acaricia su cuerpo. Ella está mu ansiosa, no soporta los preámbulos. Lo único que quiere es que su marido la haga suya para embarazarse. Él se da cuenta que su esposa no está gozando. Se desconcentra y se tumba al lado de su esposa sofocado.
Daniela: ¿¡que haces?¡
Aitor jadeando: lo siento, pero yo no soy una bestia... así no puedo... ¿¿qué te pasa?¡
Daniela: ¡¡te exijo ahora mismo que me hagas el amor¡¡
Él se envuelve en la sabana y con pena dice:
--¡lo siento pero yo así no quiero¡
El hombre sale de la recámara dejando a su esposa furiosa y gritando con histeria.

Aitor baja y frustrado agarra la botella de coñac, se tumba en el sofá y empieza a beber. Rosalía y Malvina sonríen con maldad. Aitor no tarda en dormirse. Rosalía esconde la botella en su bolso.
Rosalía: No hay que perder tiempo¡
Malvina: ¡él está muy pesado¡¡
Rosalía: ¡ni modo... no nos pueden ver¡¡hay que hacerlo rápido
Una por la cabeza y la otra por los pies arrastran al hombre hasta las habitaciones. Llegan a la recámara de Rosalía. Lo dejan sobre la cama. Están agotadas. Lo desnudan y lo meten en la cama. Luego Rosalía se desnuda y se tumba con él. Malvina está celosa.
Malvina: ¡No sé si es buena idea¡
Rosalía: ¡guarda esa rabia para Daniela... te tienes que ver afectada por lo que has visto... te tiene que doler que tu madre se está acostando con el hombre que tu amas, así Daniela caerá en la trampa... Ve a buscarla y convence para que venga a ver lo que pasa... Yo me haré la sorprendida...
Madre e hija se miran con maldad.


[url=http://Abelardo_Behna.ar.gs]http://Abelardo_Behna.ar.gs[/url]
[url=http://guillermo_perez.ar.gs]http://guillermo_perez.ar.gs[/url]
[url=http://Juli_Fabregas.ar.gs]http://Juli_Fabregas.ar.gs[/url]
http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/m ... islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
FORO MAURICIO ISLAS
http://www.network54.com/Hide/Forum/217068
FORO GRANDES GUAPOS
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978
Quote
Like
Share

Rocío
Rocío

February 21st, 2004, 11:15 pm #2

¡Lo que le faltaba a Daniela por ver!
¡Ya veremos que ocurrirá en el siguiente que es el capítulo cien!
Quote
Share