Capítulo 98

Capítulo 98

Lucia
Lucia

February 16th, 2004, 11:04 pm #1

Capítulo 98



Daniela empuja a Aitor a la cama. Él no comprende la actitud de su esposa pero decide no caer en su juego, así que la rechaza.
Daniela: ¿Qué te pasa?
Aitor: ¿Qué te pasa a ti?
Daniela: Eres mi esposo ¿no? Tienes que cumplirme como hombre.
Aitor, dolido: ¿Eso es lo único que te importa?
Daniela: ¡Es que te necesito!
Aitor: ¡Pues de esta forma no vas a tenerme! ¡Así no!
Daniela: ¿Por qué no?
Aitor: ¡Porque yo no soy objeto sexual de nadie! A ti sólo te interesa tenerme en la cama y así ninguna relación puede funcionar.
Daniela: ¡Sólo te pido lo que le das a todas!
Aitor: ¿Qué es lo que crees que le doy a todas? ¿Sexo sin compromiso? ¡Si eso es lo único que querías de mí no tendrías que haberte casado conmigo! Podríamos haber sido amantes y nos la habríamos pasado muy bien...
Daniela: Pues no, no me refiero a eso... quiero que me des un hijo. Embarazaste hasta a Marciana... ¿por qué a mí no?
Aitor: ¡Ya te dije que entre Marciana y yo nunca hubo nada!
Daniela: No es lo que dice ella.
Aitor: ¿Nunca vas a confiar en mí?
Daniela: ¡No te lo mereces!
Aitor: ¡Es que no te entiendo! ¡Piensas que soy el peor de los hombres pero estás obsesionada con tener un hijo mío! ¡Pues déjame decirte una cosa, así nunca vamos a funcionar como pareja!
Daniela: ¿Qué tiene de malo desear que me des un hijo?
Aitor: ¿Para qué quieres traer un niño al mundo? ¿Para qué sufra con nuestras peleas? ¿Crees que sería feliz un niño con dos padres que no se tienen confianza? ¡Claro que no, Daniela! ¡Yo no pienso darte ese hijo hasta que hallamos solucionado nuestras diferencias!
Daniela: ¡Entonces vete de mi recámara!
Aitor: Creo que lo mejor será que hablemos...
Daniela: ¡No, yo no quiero hablar contigo! ¡Lárgate, no quiero verte!
Aitor: ¡Sí, me voy! ¡Ya me tienes harto!
Aitor se va, muy enojado. Daniela tiene ganas de decirle que se quede, pero no lo hace.

Rosalía está furiosa por haberse enterado de que Aitor no ha muerto. Malvina, en cambio, está alegre.
Rosalía: ¡Ese inútil no sirve ni siquiera para morirse! ¡Ya lo tenía todo planeado, por fin todo lo de Daniela iba a ser mío! Y ahora resulta que está vivo...
Malvina: Mejor, mamá, mejor.
Rosalía: ¿Cómo que mejor? ¡Con Aitor muerto teníamos todas las posibilidades de sacarle todo a la estúpida de tu prima! ¿Ahora que es lo que podríamos hacer?
Malvina: Tú déjame a mí... Aitor será mío y también todo lo suyo y lo de mi prima.
Rosalía: No seas tonta, ya estoy cansada de oír siempre lo mismo... Vienes diciendo lo mismo desde hace muchísimo tiempo y todavía no has logrado nada.
Malvina: Ya verás que pronto Aitor será para mí.
Rosalía: ¿Y para qué lo quieres? Yo pienso que lo mejor será que... que Aitor se muera. Así podríamos hacer mi plan...
Malvina: ¡Ni se te ocurra! ¡Qué yo no llegue a enterarme de que quieres hacerle algo a Aitor porque te va a ir muy mal!
Rosalía: ¿Me estás amenazando? ¿A mí, a tu madre?
Malvina: ¡Tómalo como una amenaza si quieres! Pero a Aitor no lo toques o verás de lo que soy capaz.
Rosalía y Malvina se miran desafiantes.

Paul va a la recámara de Julia. Le lleva la cena en una bandeja.
Paul: ¿Puedo pasar?
Julia: Sí, claro ¿necesitas algo?
Paul: No, pero te traigo algo de cenar. No has comido nada ni hoy ni ayer y eso no es bueno.
Julia: Es que no tengo hambre.
Paul: Sé que estás embarazada... ¿crees que tu bebé estará bien si no comes nada? Ándale, come un poco de esto que está bien rico.
Julia: De veras, no quiero.
Paul: Tú no quieres pero el bebé sí.
El joven le sonríe con fingida dulzura. Está decidido a ganarse su amor para quitarle todo. Ella también le sonríe, sin ni siquiera sospechar sus malvados planes.

Aitor, muy triste, va a buscar a Leopoldino.
Leopoldino: ¿Qué pasa? ¿No te quiso perdonar?
Aitor: Peor que eso, me di cuenta de que mi relación con Daniela nunca va a funcionar.
Leopoldino: No digas eso, ahora que has decidido confiar en ella todo va a salir bien.
Aitor: Pero ahora es ella la que no confía en mí.
Leopoldino: No sé ni que decirte, son un par de tontos. No puede ser que se amen tanto y que estén siempre discutiendo por tonterías. Ni como ayudarte, amigo.
Aitor: Cállate que tú estás igual o peor.
Leopoldino: Lo mío es diferente. Si Marciana me quisiera, yo nunca permitiría que nada ni nadie me separara de ella. En cambio tú si sabes que Daniela te quiere.
Aitor: No estoy tan seguro. Daniela sólo quiere estar conmigo para que la embarace.
Leopoldino: ¿Y tú no quieres tener un hijo con ella?
Aitor: No hasta solucionar nuestras broncas.
Leopoldino: Yo creo que sí sería una buena idea. Un bebé los uniría más.
Aitor: No lo sé... tampoco quiero traer al mundo a un niño para que sufra.
Leopoldino: No tiene porque sufrir... Tú amas a Daniela, habla con ella y arreglen sus problemas... Y luego hacen el intento para ver si logras hacerle el hijo que tanto desea...
Aitor: Tienes razón, Daniela tendrá que escucharme...
Leopoldino: ¿Entonces qué estás esperando?
Aitor va inmediatamente a buscar a Daniela, pero se cruza con Malvina. Él no le hace caso pero ella se le pone enfrente y no lo deja pasar.
Aitor: ¿Qué quieres, Malvina?
Malvina: A ti, a ti te quiero.
Aitor: No digas tonterías y déjame pasar.
Malvina: No es ninguna tontería, te deseo, te extraño... ¡Te necesito!
Aitor: Ya me has causado demasiados problemas... Además creí que ya no ibas a molestar... eso dijiste para que no te corriera de esta casa. ¿No que estabas muy arrepentida?
Malvina: Aitor, tu mujer no te merece... ella nunca te va a querer como te quiero yo.
Aitor: Tú no quieres a nadie, ni siquiera a tu propio hijo. Hasta los animales quieren a sus hijos, tú eres peor que ellos.
Malvina: ¡Es que ese niño me separó de ti! ¿Cómo pretendes que lo quiera si por su culpa te perdí?
Aitor: Te equivocas, tú no me perdiste, porque yo nunca fui tuyo, nunca hubo nada importante entre tú y yo. Y ahora, hazte a un lado. No te cruces en mi camino.
Malvina: ¿Por qué me tratas así?
Aitor: ¡Porque tú no entiendes que ya me tienes harto! ¡Si sigues molestando vas a tener que irte de esta casa!
Malvina todavía está frente a él, tapándole el paso. Él la aparta casi empujándola y va a la recámara de su esposa. Malvina se queda viéndolo con furia.
Malvina: ¡Tú serás para mí, no voy a permitir nunca que seas feliz con la estúpida de mi prima! ¡Antes los mato a los dos con mis propias manos!

Quote
Share

Rocío
Rocío

February 21st, 2004, 11:04 pm #2

A veces pienso que es estéril.
¡La que se va a liar como eso sea cierto!
¡Madre mía, eso no me lo pierdo!
Quote
Share