capitulo 91

capitulo 91

Joined: January 28th, 2004, 11:18 am

February 6th, 2004, 9:42 am #1



galeria:
http://es.geocities.com/lucem3/venganza91.html
Marciana tiene el rostro desencajado por la sorpresa.
doctor: tiene 5 semanas de embarazo... enhorabuena.
MArciana tiembla, no sabe si reir o llorar:
--Yo lo siento... pero su maquinita de sacar sangre se volvió loca... Yo tengo por lo menos cáncer... ¡no espero estar embarazada¡
doctor: usted va a ser mamá no hay error... ¿no está casada, verdad?
Marciana llorando escandalosamente: No, no señor... Nadie le ha propuesto nada así a este maravilloso cuerpo caribeño... ¿raro, no? pues cierto.
doctor: pues tendrá que hablar con el padre.
Marciana: ¿con que padre? uy... yo hace mucho que no voy a la iglesia.
doctor: nunca había tenido una pacienta tan simpática.
Marciana se ríe: ¿verdad que sí?
Luego llora.
Doctor: tiene que hablar con el padre de su hijo.
Marciana llora como una loca: pero si ya le dije que yo no estoy embarazada... si ni me acuerdo de la última vez que estuve con un hombre.
Doctor: pues haga memoria pues aquella vez se quedó embarazada.
Marciana iba a decir que hace años de su última vez cuando recuerda aquella noche que se despertó desnuda en su cama. Se levanta sorprendida:
--aquella noche que la Leopoldina se acostó con mi bombón¡¡¡

Rosalía es quien separa a Malvina y Daniela que se están peleando. Rosalía bofetea a su sobrina. Madre e hija se enfrentan a la dueña de la casa.
Daniela: ¡se me van ya mismo¡
Rosalía: ¡¡¿y cómo lo vas a hacer?¡ ¡mi hija y yo no nos marchamos de aquí si no es con una orden judicial¡
Madre e hija miran victoriosas a una furiosa Daniela que se va.
Rosalía: menos mal que volviste... juntas destruiremos a esa maldita...
MAlvina: ¡sí, sí... ya estoy harta de esa imbecil¡
Rosalía: ¿¿y que hiciste con tu bastardo?¡
MAlvina: se lo regalé al padre... estaba harta de los dos... espero no volver a verlos en mi vida.
Leopoldino, al saber del retorno de la hija pródigo, había subido corriendo para saber de ese niño. Oye lo que dicen.
--¿quién será ese hombre? Espero que sea mejor que la madre --dice con tristeza.

Mauricio tiene a su pequeño sobre la cama. Lo mira con orgullo. Su padre entra en la recámara. Está muy orgulloso que su primogénito le haya dado un nieto varón.
Gabriel: No esperaba menos de ti... El apellido Bertrán es demasiado grande para una hembra... sólo quiero hijos y nietos machos... necesitas una mujer que cuide del heredero.
Mauricio: alguna de las mucamas puede hacerlo...

Lejos de allá, Valentino disfruta día a día viendo crecer a su hija mientras que Rosalba sigue en su profundo sueño.
Valentino: tú eres lo más grande que tengo hija... Cuando Rosalba despierte yo me iré de vuestro lado ya que así lo prometí y espero que tu mamá encuentre un hombre que té dé todo su cariño... Todo el cariño que yo no te podré dar y que tu verdadero padre te negaría.
El guapo besa y acaricia a esa bebita que es su hija de corazón. Le duele en el alma pensar que algún día se tendrá que separar de ella pero desea que Díos escuche sus pregarias, su renuncia al amor a cambio de la vida de su amada.

Mauricio es muy amoroso con su hijito. Juega con él sobre la cama.
Mauricio: Nadie nos va a separar hijo... Eso te lo digo yo... Yo te voy a devolver a tu mamá... Daniela se muere hoy y tu, yo y tu mamá seremos la familia que te mereces.
Dice en una mezcla de cariño y odio.

Rafael y Rebeca están desnudos en la cama de ella. Se miran felices después de haber hecho el amor. Ella se aferra a su cuerpo.
Rebeca: No me dejes, no me dejes...
él la acaricia desconcertado, se siente comprometido con ella.
Rafael: No te dejaré... lo que menos pensaba hoy es que estaría en brazos de otra mujer...
Rebeca: Yo te juro que no soy así con todos... sólo un hombre antes me había enloquecido de esta manera pero me dejó después... creí que nunca lo superaría pero llegaste tu...
Rafael: podemos intentarlo si tu quieres.
Rebeca está feliz. A él le duele renunciar a Luciana pero le sabe mal dejar a la mujer después de usarla y disfrutar con ella. Él se levanta y se pone los pantalones.
Rebeca triste: ¿ya te vas?
Rafael: Te invito a comer.
Ella se pone bien guapa. Él la mira.
Rafael: La hermana de mi... --calla-- la hermana de una amiga tiene un bolso y un abrigo como el tuyo... Creí que era algo exclusivo...
Rebeca: No te creas que es barato... había pocos iguales, pero me quise dar el gusto.

Leopoldino entra en la cocina. Se sorprende al ver a Marciana llorando a moco tendido. Se acerca a ella muy preocupada.
Leooldino: ¿¡Te dijo algo malo el médico?¡
Marciana: he descubierto que la noche esa que tú te acoste con mi bombón y que a mi me violaron... ¡estoy embarazada¡
A Leopoldino se le desencaja el rostro al descubrir que va a ser padre. Le tiembla todo no sabe qué hacer.
Marciana: ¡te juro que voy a descubrir quien me hizo esa cochinada y espero que el que sea sea un bombón pues si no lo voy a refundir en la cárcel¡
Leopoldino se asusta.
Marciana está desesperada: ¡Aquí no pudo entrar nadie... tuvo que ser el señor Aitor... claro... es eso¡¡ ¡Mi bombón nunca se fijaría en ti... eso fue una tapadera para que yo no supiera que abusó de mi¡
Leopoldino no se esperaba esto, no sabe que hacer. Daniela se acerca a la cocina. Empieza a abrir la puerta en el momento que una emocionada Marciana dice:
--¡voy a tener un hijo del señor Aitor... ¿cómo la señora Malvina sepa que yo también me embaracé y de su marido? Aún va a estar más amargada.... ¡es que ahora sólo faltaría que la señora Rosalía saliera embarazada¡
Ninguno de los dos se da cuenta que Daniela lo ha oído todo y se va muy atormentada.
Leopoldino: ¡no, no... Aitor estuvo conmigo toda la noche... tú te fuiste con un camarero...entraría contigo, con tus llaves¡
Marciana lo mira con rencor:
--¡desgraciado... así que reconoces que te acostaste con mi bombón¡
Leopoldino: ¡yo no he dicho eso¡
MArciana: ¡no dijiste perro pero enseñaste el bozal, eres un depravado, un... gay de miercóles... ¡me das asco¡
Leopoldino lloroso la quiere acariciar pero ella lo bofetea furiosa:
--¡yo voy a averiguar quien es el padre de mi hijo y o se casa conmigo o se va a la cárcel... eso si es guapo... si es feo se va a la cárcel directamente¡
Marciana se va a su recámara llorando dramáticamente. Leopoldino está muy asustado.

Daniela irrumpe en su habitación en su habitación y bofetea a Aitor.
Aitor: ¿y esto?
Daniela: ¡por embarazar a Marciana¡
Aitor no sale de su asombro. No puede reaccionar ya que su esposa con la misma furia lo besa y lo tira a la cama. Hacen el amor como bestias. Después ella queda temblando en sus brazos. Él es muy dulce con ella.
Aitor: Yo no sé de donde has sacado estas tontería... Yo nunca estuve con MArciana...
Daniela: ella espera un hijo y cree que es tuyo...
Aitor acaricia a su esposa con mucha ternura:
--yo te juro, yo no soy el padre de ese hijo... ¿me crees verdad?
Daniela: ¿y no te lo he demostrado?
Aitor se levanta y se viste preocupado. Quiere hablar con Leopoldino. Se va tranquilo creyendo que todo está bien con Daniela. Cuando ella se queda sola rompe a llorar:
--Yo sé que tú eres el padre de ese hijo... que has buscando en otra el hijo que yo no te doy... nunca te lo perdonaré... te odio Aitor Mendoza... pero no te voy a dejar... Voy a seguir a tu lado... Yo te voy a dar ese hijo, no me voy a ir de tu lado para que me sacas a José Manuel... yo me quedó contigo aunque me muera del corage...
La mirada de Daniela está llena de amor y rencor.

Leopoldino está muy triste sentado en el jardín. Aitor se acerca a él. Le pone la manos en los hombros muy fraternalmente. Se sienta a su lado y para aliviar tensión dice muy simpático:
--ya me enteré, que puntería chico... ojalá yo tuviera tu puntería.
Leopoldino lo mira lloroso:
--No te burles que estoy hecho bola.
Aitor lo abraza:
--vas a ser padre... no puedes hacer como si no pasó nada... Ser padre es lo más grande del mundo. No puedes renunciar a tu hijo.
Leopoldino: pero es que no puedo llegar y decirle a Marciana... hola que tal soy el padre de tu hijo... Yo no soy como tú... yo no le gusto a Marciana... me va a mandar a la cárcel... TEngo miego...
Aitor lo mira con pena, trata de consolarlo.

Mauricio conduce por el centro. Piensa en la forma de matar a Daniela. De pronto ve a su hermano con una mujer. No le ve la cara pero reconoce el bolso y la chaqueta.
--¿¡que hace mi hermano con Daniela?¡
Rebeca quiere un helado, Rafael se lo va a comprar. Mientras lo espera, la joven cruce la carretera para mirar una botique. Mauricio no piensa las cosas. Decide actuar rápido para que nadie tenga tiempo a reconocerlo ni a apuntar la matricula. Rebeca grita al darse cuenta que un coche la va a arrollar. Su rostro se desencaja al reconocer a Mauricio. El hombre se da cuenta de su error pero no puede frenar. El carro pasa por encima de esa joven y desaparece. Todo es tan rápido que nadie ha podido reaccionar, nadie se ha dado cuenta de lo que pasa. Rafael oye que ha pasado algo. Se da cuenta que es Rebeca. Grita va corriendo hacia ella. Se horroriza al comprovar que está muerta.

http://es.geocities.com/lucem3/venganza73.html
http://www.vencor.narod.ru/fotos2/vivas.htm

http://es.geocities.com/lucem3
especial guillermo perez
[url=http://guillermo_perez.ar.gs]http://guillermo_perez.ar.gs[/url]
Quote
Like
Share

Rocío
Rocío

February 6th, 2004, 2:47 pm #2

Ya lo ha intentado varias veces y por suerte no ha podido cargarse a Daniela.
¡Lo malo es que va a matar a todo el mundo si sigue así.
Quote
Share