CAPITULO 109

Joined: January 1st, 2005, 5:07 pm

March 3rd, 2004, 10:40 am #1


Aitor espera a su esposa en la cama. Espero que llegue el momento de intimidad necesario para que haya un acercamiento entre él y su esposa. Daniela sale del baño en camisón, Aitor la mira excitado. Ella, al ver la luz prendida la apaga. En silencio se mete en la cama, lo más alejada que puede de su marido y le da la espalda. Aitor se ha quedado de piedra. Se acerca a su esposa. La abraza muy cariñoso. Desea besarla pero ella lo rechaza.
Daniela: ¡no seas pesado, tengo sueño¡
Aitor: No quiero que nos vayamos a la cama enojados... yo te amo tanto... ¿por qué siempre tenemos que estar peleados?
Ella lo ignora. Él la acaricia con dulzura:
--mi amor, mírame. Hablemos un rato.
Daniela no se da la vuelta. Con rencor dice:
--¡no seas cínico... tú lo que menos quieres es hablar... a ti lo único que te interesa es hacer el amor conmigo... si te quieres desahogar pues hazlo con otra¡
Aitor: ¡perdona para la obsesionada con el sexo eras tú... no yo¡
Daniela: ¡sí claro porque tú te acostabas con todas las de la casa, incluida mi tía... lo tuyo es de medicación...¡
Aitor se levanta furioso y se pone al lado de Daniela.
--¡perdona pero aquí la única que está mal eres tú... tus celos son enfermizos¡
Daniela: ¡pues tranquilo, que no te pienso celar más... por mi puedas estar con las mujeres que quieras... eso sí... espero que sepas lo que son los profilácticos... No quiero tener esta casa llena de bastardos.
Aitor molesto: ¿eso es para ti mi hijo?¿un bastardo?¿así le vas a llamar cuando lo encontremos?
Daniela se siente culpable. Él vuelve a su lado. Se sienta de espalda a ella.
Aitor: ¿qué no está pasando? Antes al menos me hacías sentir deseado pero ahora... No se puede ser tan extremista...
Daniela: no seas exagerado. Además, yo no soy extremista... Simplemente quería tener un bebé contigo y había que practicar pero eso ahora ya no hace falta...
Aitor: Pues que bueno... ya que lo único que querías de mi era tener un hijo y ya no me necesitas pues tampoco tiene sentido que me quede a tu lado. Me vuelvo a México. ¿me acompañas?
Daniela: ¡ni loca... Yo no vuelvo a esa ciudad ni muerta¡
Aitor triste: pues iré yo solo...
Daniela: ¡¡no puedes abandonarme ahora que te voy a dar un hijo¡
Aitor: perdona, no te abandono... vuelvo a nuestra casa... tú misma si no me quieres seguir.
El hombre se levanta. Está totalmente desnudo. Agarra su maleta y empieza a poner la ropa.
Daniela: si esto es un truco para que me de pena y te deje hacerme el amor vas equivocado.
En el fondo la mujer desea que él insista, que casi la obligue. Le molesta que haya claudicado tan pronto.
Aitor: te equivocas, me voy en el primer avión.
Daniela con ironía: pues así como estás no llegarás muy lejos...
Aitor: pues como en todos cause la misma impresión que a ti que sólo te importa mi esperma...
Daniela: Aitor, no seas tonto. Si te vas no sé si voy a dejar que regreses a mi lado y te vas a perder otra vez estar con tu hijo desde el comienzo.
Aitor: lo siento pero creo que lo mejor es que estemos separados... y no te preocupes... me voy a vestir.
Daniela se preocupa al ver que su esposo se pone la ropa una vez ha hecho la maleta y se da cuenta que está hablando en serio y se angustia. Desea decirle que se quede con ella, que intentará cambiar pero su orgullo se lo pide. Aitor está deseando que su esposa lo pare pero no es así y él no se quiere echar atrás. Aitor se acerca a la puerta con su maleta. Daniela lo mira dolida.
--No te vayas, no te vayas, mi amor –dice para ella.
Desea hablar en voz alta pero no le salen las palabras. Su alma se rompe al ver salir a Aitor.
--No me hagas esto, Daniela. Dime que me amas, que quieres que me quede a tu lado o que vas a venir conmigo –piensa él.
Aitor no llega a salir y pone la maleta en el suelo. Ella sonríe feliz. Se muere de alegría pero no lo puede demostrar y con frialdad le dice:
--¡lo sabía, sabía que todo era una patraña para ablandarme y que me acueste contigo... eres patético¡
Aitor mira a su esposa lloroso. Había decidido echarse atrás pero ahora siente demasiada rabia. Con rencor dice:
--no, si no me quedo... sólo me quiero despedir de nuestro hijo.
Aitor se va de la recámara y ella lo sigue segura que le contó mentiras. Se queda en la puerta esperando. Se le hace un nudo en la garganta al ver como Aitor se despide a José Manuel. El niño se pone a llorar.
José Manuel: ¿nos abandonas?
Aitor lo acaricia con ternura. Le duele tener que irse pero está demasiado dolido con Daniela.
Aitor: No, no... esto es algo provisional... Yo es que tengo que viajar a México...
José Manuel: ¿volverás...?
Aitor: No, no creo...
José Manuel: entonces sí nos abandonas ¿por qué no regresamos todos?
Aitor tragándose sus lágrimas: porque tú tienes que ir a la escuela... cuando acabes el curso nos reencontraremos...
José Manuel: pero falta mucho para entonces y ya habrá nacido mi hermanito... no puedes dejar sola a mamá.
Aitor: ¿¡cómo?¡
José Manuel: mamá me dijo que no te lo dijera pero se supone que los papás sí lo saben... Ya sé que voy a tener un hermanito.
Aitor: ¿tu mamá te contó que vas a tener un hermanito?
El niño hace que sí con la cabeza. El hombre oculta su rabia. Da un beso al niño para tranquilizarlo. El niño lo abraza para que no se vaya. A Aitor se le llenan los ojos de lágrimas.
Aitor con la voz rota: muchos papás se tienen que ir de sus casas por trabajo, no es nada malo. Tienes que ser fuerte, campeón, tienes que cuidar a tu mamá. Ahora tú vas a ser el hombre de la casa. ¿Me lo prometes?
José Manuel: sí... te quiero mucho papá... vuelve pronto.
Aitor lo mira muy triste:
--te juro que siempre voy a pensar en ti y muy pronto vamos a estar juntos.
El llanto del niño destroza al hombre. Para que José Manuel no le vea hundirse se va rápidamente. José Manuel se queda muy triste. El hombre llora en la puerta amargamente. Se da cuenta que Daniela lo está mirando. Siente mucho dolor por la triste despedida de padre e hijo y también le duele que su amado se vaya pero no lo quiere demostrar.
Daniela molesta: ¡sí tanto quieres a mi hijo no veo porque lo abandonas¡
Aitor agarra a su esposa del brazo y la lleva con rabia al salón.
Daniela: ¡¡suéltame, eres un bruto... me estás haciendo daño¡¡¡esto es lo único que te faltaba agredirme.
Aitor está muy molesto. Mira a Daniela con rencor.
Aitor: ¿¡que te clase de persona eres tú?¡¿cómo haces estas cosas¡¡
Daniela: ¡¡¿se puede saber lo que te pasa ahora?¡
Aitor: ¡¡a mi¡¡¿¿qué te pasa a ti?¡¡¿cómo le dices a nuestro hijo que esperas un hijo si a ti nadie te ha dicho que estás embarazada¡¡
Daniela: ¡pero lo estoy, hay cosas que una madre siempre sabe¡
Aitor: ¡estás mal... muy mal y yo ya no sé como ayudarte¡
Daniela: ¡a ti te vale gorro que yo esté mal¡¡te importa los ojos de todos menos el mío¡¡¡Me quieres hacer sentir culpable, dejarme como la mala delante de mi hijo, que él crea que nos abandonas por mi culpa cuando en realidad lo haces para estar con tu amante¡
Aitor: ¿¡de que hablas ahora?¡
Daniela: ¡sé que está a punto de nacer tu hijo con Marciana... tú quieres estar en el parto como con Malvina... pero en mi parto no vas a estar¡
Aitor: ¡¡me vas a volver loco¡
Daniela: ¡¡tú eres un desgraciado... sólo un poco hombre abandona a su esposa embarazada¡¡
Aitor: sabes que no es seguro que estés embarazada.
Daniela bofetea a su marido con rabia:
--¡no vuelvas a decir eso¡¡tú te quieres ir y pretendes negar lo evidente para no tener inconveniente¡¡¿es que también vas a negar al hijo que te voy a dar como niegas el de todas tus amantes¡
Aitor: ¡sólo una mujer parió un hijo mío y no lo voy a negar¡
Daniela lo vuelve a golpear con mucho dolor y rencor.
Aitor: Definitivamente lo nuestro no funciona... Será mejor que no nos volvamos a ver...
El hombre se va a buscar su maleta. Daniela se queda muy atormentada.
--¡¡que estás haciendo... que estás haciendo¡¡es el hombre que tu amas y el padre de tus hijos¡¡¡no lo dejes ir¡¡no lo dejes ir...¡
Daniela se acaricia el vientre y dice:
--me ha humillado mucho... tal vez es mejor pasar el tiempo... yo tendré a su hijo y él volverá a mi y seremos felices... ya no debo temer que se descubra la verdad, ahora que estoy embarazada nunca me podrás dejar.
Aitor, que venia con la maleta, se ha quedado muy sorprendido por las palabras que le ha escuchado decir a su esposa.
Aitor: ¿qué verdad es esa de la que me hablas?
Daniela empalidece al ver a su marido. Se queda en blanco.
Aitor con dureza: estoy esperando.


[url=http://Abelardo_Behna.ar.gs]http://Abelardo_Behna.ar.gs[/url]
[url=http://guillermo_perez.ar.gs]http://guillermo_perez.ar.gs[/url]
[url=http://Juli_Fabregas.ar.gs]http://Juli_Fabregas.ar.gs[/url]
http://www.mauricioislasclub.ar.gs/
http://es.geocities.com/ebalaguer2002/m ... islas.html
http://es.geocities.com/emilibalaguer
DONA UN PLATO DE COMIDA GRATIS
http://www.porloschicos.com/
foro de novelas imaginarias
http://www.network54.com/Hide/Forum/246556
FORO MAURICIO ISLAS
http://www.network54.com/Hide/Forum/217068
FORO GRANDES GUAPOS
http://www.network54.com/Hide/Forum/243978
Quote
Like
Share

Rocío
Rocío

March 12th, 2004, 2:53 pm #2

¿Cómo va a arreglar ahora el desastre?
¡No creo que haya Santo que la salve ahora!
Quote
Share