Capítulo 100

Lucia
Lucia

February 18th, 2004, 11:08 pm #1

Capítulo 100



Malvina se prepara para su actuación y va a buscar a Daniela. Entra en su recámara llorando desconsoladamente.
Malvina: ¡Ay, Daniela, yo sé que esto será tan duro para ti como lo es para mí!
Daniela: ¿Qué cosa?
Malvina: Sé que nunca me creerás si te lo digo, por eso mejor ven conmigo así lo ves con tus propios ojos.
Daniela: ¿Qué es lo que tengo que ver?
Malvina: ¡¡Ven conmigo!!
Daniela: ¿Y cómo puedo estar segura de que no se trata de alguna de tus trampas?
Malvina: ¡Cuándo veas lo que te quiero mostrar te darás cuenta de que yo no tengo nada que ver en esto! Me acabo de enterar y no sabes cuanto me duele...
Daniela: ¿De qué hablas?
Malvina: ¡Es una aberración, si no lo ves no lo podrás creer! Ven conmigo...
Malvina toma del brazo a Daniela y la lleva a la recámara de su madre. Daniela está muy sorprendida.
Daniela: ¿Y qué se supone que haremos aquí?
Malvina: Recién pasé por aquí y escuché ruidos extraños... como si... bueno, tú me entiendes. Yo no quería creerlo pero como Aitor es el único hombre en la casa...
Daniela: Si tu madre está haciendo el amor no tiene por qué ser con mi marido.
Malvina: ¡Entremos ahora y seguro que los sorprendemos juntos!
Daniela: Ni loca... Yo sé que no está con Aitor.
Malvina: ¡Pero yo te digo que sí es él! ¡Los oí!
Daniela: Puede estar con cualquier otro.
Malvina: No, yo sé que es él... yo estuve con Aitor y sé como es. Estoy segura que al que oí era a él.
Daniela: Si lo que buscas es hacerme desconfiar de Aitor, no lo vas a conseguir.
Malvina, que no quiere que el plan salga mal, comienza a llorar más fuerte.
Malvina: ¿Crees que te diría esto si no estuviera completamente segura? ¡Yo también quería a Aitor y me duele que mi propia madre me lo quite!
Daniela no quiere creerle, da la vuelta para irse, pero Malvina no la deja. Abre la puerta y obliga a Daniela a mirar. Lo que ven es a Aitor y a Rosalía dormidos como si acabaran de hacer el amor.
Malvina a Daniela: ¿¡Ahora te convences!? ¿Cómo pudieron hacernos esto?
Rosalía hace como si se despertara:
--Ay, hija, ¿pero qué escándalo es este?
Malvina: ¡¡Cómo fuiste capaz!! ¡Tú sabías que yo quería a Aitor! ¡Te juro que jamás te voy a perdonar por esto!
Rosalía: Ni que fuera para tanto... yo también tengo derecho a estar con un hombre ¿no?
Malvina: ¡¡Sí, pero no con MI hombre!!
Mientras que Malvina y Rosalía fingen pelearse para hacer más creíble la escena, Daniela va hasta donde está Aitor, que todavía duerme por el efecto de la droga que le pusieron en la bebida.
Daniela, llorando: ¿Cómo pudiste, Aitor? Yo te amo tanto y tú eres incapaz de serme fiel... no mereces ni mi amor ni mis lágrimas... ¡¡Te odio y juro que te voy a destruir!! ¡Cretino, desgraciado, te odio!
Aunque ella le grita y lo golpea, él no se despierta. Luego de un rato, ella se da cuenta de que él no reacciona.
Daniela: ¿Qué te pasa, Aitor? ¡¡¡Aitor!!! -a Rosalía y Malvina- ¿¿Qué le hicieron a mi esposo?? Está... parece muerto...
Malvina mira horrorizada a su madre, que se da cuenta de que se le pasó la mano con el somnífero.

Valentino cada día sufre más al ver a su amada tendida en su cama y casi sin posibilidades de recuperarse. A medida que pasa el tiempo, los diagnósticos médicos se van haciendo más desalentadores. Él se la pasa a su lado, hablándole por si ella puede escucharlo, aunque ha perdido casi completamente las esperanzas de volver a verla bien. Su única alegría es la pequeña Rosalba, su hermanita, que se ha convertido en la razón de su vida, y él, aunque desea pasar el resto de su vida viéndola crecer, prefiere que Rosalba se reponga para ser ella quien críe a la pequeña, aunque eso signifique para él no volver a ver a ninguna de las dos.

Daniela sigue tratando de hacer reaccionar a Aitor, pero él sigue sin recobrar el conocimiento.
Daniela: Está vivo... pero no reacciona... ¿qué le hicieron?
Rosalía: Nada, sólo hicimos el amor, no sabía que se cansaría tanto. Menos mal que él es el joven...
Daniela la fulmina con la mirada. Malvina se acerca a Aitor para ver si puede despertarlo pero Daniela no se lo permite.
Daniela: ¡Tú no lo toques!
Malvina: ¡Sólo trataba de ayudar!
Daniela: Más lo puedes ayudar si te vas... Aitor necesita aire y ustedes se lo quitan. ¡Lárguense las dos!
Rosalía: ¡Pero esta es mi recámara!
Daniela: ¡Sí, pero esta es mi casa y si te digo que te vas, pues te vas!
Malvina: Oye, tú no tienes ningún derecho a...
Daniela: ¡¡Tú te callas!!
Malvina mira a Daniela con odio. Está a punto de pegarle y su madre se da cuenta. Antes de que arme un problema mayor, se la lleva.
Daniela mira angustiada a Aitor, que todavía no despierta.

Malvina está muy enojada con su madre. La mira con furia.
Malvina: ¿Te das cuenta de lo que hiciste? ¡Pudiste haberlo matado!
Rosalía: Ay, ¿cómo crees que se iba a morir por un poco de somnífero?... Tu prima creyó que estaba muerto porque es una exagerada y le gusta hacer teatro por cualquier cosa...
Malvina: Pero reconoce que te pasaste...
Rosalía: Está bien, se me fue la mano, pero tampoco era como para matarlo.
Malvina: ¡Pero por tu culpa el plan fracasó! ¡Ahora Daniela no se va a creer que te acostaste con Aitor!
Rosalía: ¿Y qué quieres que haga?
Malvina: ¡¡Eres una inútil!!
Rosalía la bofetea: ¡Tú a mí no me faltas el respeto, niña malcriada!
Malvina: Es la verdad... creí que sabías lo que hacías.
Rosalía: ¡Claro que lo sabía! Y el plan hubiera funcionado perfectamente si Aitor hubiera tomado una copa o dos... ¿Cómo iba yo a saber que iba a tomarse toda la botella?
Malvina: ¡Pues debiste imaginarlo! ¿Ahora qué vamos a hacer para separar a Aitor de la estúpida de mi prima?
Rosalía: No te preocupes, ya se nos ocurrirá algo...
La mujer sonríe con maldad, pero Malvina la mira incrédula.

Aitor por fin comienza a despertar.
Daniela: ¿Estás bien?
Aitor: Sí...
Aunque dice que está bien, se siente un poco aturdido. No entiende que hace desnudo en esa recámara.
Aitor: ¿Qué hacemos aquí?
Daniela: ¡Eso es algo que me gustaría que me expliques!
Aitor: ¿¿Qué?? Yo no tengo ni idea de donde estamos.
Daniela: Esta es la recámara de mi tía. ¿Me quieres explicar que hacías tú con ella en la cama?
Aitor se da cuenta en seguida de que le tendieron una trampa. Lo que no puede creer es que Daniela esté cayendo aunque todo indique lo contrario.
Aitor: ¿Tú no creerás qué yo...
Daniela: No lo sé, yo sólo te digo que te vi aquí con Rosalía. ¿Me engañas con ella?
Aitor: ¿Pero tú estás loca o qué te pasa? ¿No te das cuenta de como son las cosas? Yo no tengo ni idea de lo que pasó, seguro que me drogaron... ¡seguro que Malvina está detrás de todo esto!
Daniela: ¿Cómo sé que no me estás mintiendo?
Aitor: Per si estuve desmayado, no me acuerdo de nada... ¿no me viste tú misma?
Daniela: Sí, pero podías estar fingiendo.
Aitor: ¿Qué te pasa, Daniela? ¿No puedes creerme ni aunque todo te indique que lo que te digo es verdad? ¿Esa es la confianza que me tienes? ¡Se nota claramente que esto es una trampa y tú vas a caer como una tonta, sólo porque no puedes confiar en mí!
Daniela: ¡Tú también creíste que Eva te había engañado y era sólo una trampa! ¿Por qué tengo que confiar en ti si tú no pudiste confiar en ella?
Daniela habla sin pensar, pero luego se da cuenta de que dijo más de lo que debía decir. Aitor está sorprendido.
Aitor: ¿Pero por qué hablas así? ¿Por qué tanta rabia por lo qué le hice a Eva?
Daniela se pone muy nerviosa.
Aitor: ¿Acaso tú la conociste?
Daniela lo mira sin saber que decirle.
Quote
Share

Rocío
Rocío

February 21st, 2004, 11:28 pm #2

Se ha soltado de la lengua.
¡Haber si va a perder a su hijo!
Quote
Share