Modelismo degenerado - JS-2 Tamiya 1/48 - Pasos 1 a 6

Modelismo degenerado - JS-2 Tamiya 1/48 - Pasos 1 a 6

Joined: December 20th, 2005, 7:23 pm

May 22nd, 2012, 2:49 pm #1

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
Quote
Like
Share

Alvaro Rodriguez
Alvaro Rodriguez

May 22nd, 2012, 3:25 pm #2

Hola!

Hombre, sí, yo alguna cosa de esas que reptan por el suelo, tuya, sí que recuerdo... un Crusader desértico con todo el interior hecho de plasticard. Sip. Ah, y el bonito tanque de "en busca del arca perdida", de plasticard enterito, por dentro y por fuera. Y, de premio, con un Kubelwagen empotrado en el cañón... sí, creo que esas eran tuyas!

El que tiene, retiene... la mano con los tanquecillos veo que no la has perdido, no!

Mira que eres... yo te sugerí un carro a 1/48 por lo sencillo del montaje! Pero, evidentemente, tanta avioneta te ha acentuado el síndrome del espacio vacío y, claro, a poner tornillos como loco! Yo sólo quería que te relajases y no que nos estresases a todos!!!!!

Espectacular!
Alvaro

PD Viendo cómo lo llevas, no te voy a negar que me encantará ver el día en que hagas un aeroplanillo a 1/144. Por aquello de las escalas bastardas y tal... :D
Quote
Share

Joined: March 11th, 2006, 1:27 pm

May 22nd, 2012, 5:08 pm #3

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
Quote
Like
Share

Alvaro Rodriguez
Alvaro Rodriguez

May 22nd, 2012, 5:20 pm #4

Hola!

Hombre, sí, yo alguna cosa de esas que reptan por el suelo, tuya, sí que recuerdo... un Crusader desértico con todo el interior hecho de plasticard. Sip. Ah, y el bonito tanque de "en busca del arca perdida", de plasticard enterito, por dentro y por fuera. Y, de premio, con un Kubelwagen empotrado en el cañón... sí, creo que esas eran tuyas!

El que tiene, retiene... la mano con los tanquecillos veo que no la has perdido, no!

Mira que eres... yo te sugerí un carro a 1/48 por lo sencillo del montaje! Pero, evidentemente, tanta avioneta te ha acentuado el síndrome del espacio vacío y, claro, a poner tornillos como loco! Yo sólo quería que te relajases y no que nos estresases a todos!!!!!

Espectacular!
Alvaro

PD Viendo cómo lo llevas, no te voy a negar que me encantará ver el día en que hagas un aeroplanillo a 1/144. Por aquello de las escalas bastardas y tal... :D
...olvidé aportar algo más sobre lo que comentas.

Si, es una masilla muy adherente -especialmente recien mezclada- y tiene la virtud de no disolverse, con lo que, como dices, siempre es conveniente utilizarla con agua. Ese es el modo de evitar que se quede pegada a todo. Dedos y herramientas incluidos!

Sin embargo, si después de mezclarla la dejas descansar unos minutos (no menos de 10 ó 15), ya puedes manejarla y amasarla con más facilidad y sin necesidad de que todo esté empapado. Prueba y lo verás. Hacer hilos tan finos como quieras no será un problema más!

Otra alternativa para reducir la adherencia es añadirle alguna carga como talco. Pero eso es más útil para hacer grandes telas -como una capota- que para trabajos de detalle. Recuerda que también mezcla estupendamente con la epoxy de Tamiya, lo que te proporciona diferentes consistencias. Sin embargo, al ser masillas con características y propiedades tan distintas, yo soy de los que prefieren usar cada una por separado y para un propósito concreto, aprovechando así sus cualidades.

El tiempo de trabajo de Kneadatite -antes de haber curado mucho- es tan amplio que también es una ventaja. Sin embargo, el principal inconveniente, para mi, es la dificultad del lijado -cuando es necesario-. Se supone que se suaviza con acetona es un disolvente tan agresivo que yo no me he arriesgado a probar sobre una maqueta por temor a los daños colaterales.

Saludos!
alvaro
Quote
Share

Joined: May 5th, 2011, 8:17 am

May 22nd, 2012, 5:52 pm #5

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
......ay que me las veo venir......

Me dá igual lo que hagas mientras no dejes de lado el Yak-38, que tengo ganas de verlo...

Salu2.
Quote
Like
Share

Joined: August 9th, 2009, 7:20 am

May 22nd, 2012, 8:16 pm #6

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
...están locos estos romanos!

Que pasada de montaje, de detallado y que forma de explicarlo, no llego a esa fineza en esta vida.

Aqui me tienes, encargando palomitas para la siguiente entrega.

Enhorabuena por toda y no lo dejes.

Saludos.

JQN~

http://www.panzermodelling.com
Quote
Like
Share

Joined: December 25th, 2005, 10:40 am

May 22nd, 2012, 8:32 pm #7

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
...extremo,loco...ya no se ni como denominarlo,o quiza si,Hiper-Modelismo!!.Necesito ver un euro a modo de referencia para ver lo pequeñin que es,lo que le añade mas merito.
Uuuuffff...
Iñaki
Quote
Like
Share

alexis santana
alexis santana

May 22nd, 2012, 9:30 pm #8

...olvidé aportar algo más sobre lo que comentas.

Si, es una masilla muy adherente -especialmente recien mezclada- y tiene la virtud de no disolverse, con lo que, como dices, siempre es conveniente utilizarla con agua. Ese es el modo de evitar que se quede pegada a todo. Dedos y herramientas incluidos!

Sin embargo, si después de mezclarla la dejas descansar unos minutos (no menos de 10 ó 15), ya puedes manejarla y amasarla con más facilidad y sin necesidad de que todo esté empapado. Prueba y lo verás. Hacer hilos tan finos como quieras no será un problema más!

Otra alternativa para reducir la adherencia es añadirle alguna carga como talco. Pero eso es más útil para hacer grandes telas -como una capota- que para trabajos de detalle. Recuerda que también mezcla estupendamente con la epoxy de Tamiya, lo que te proporciona diferentes consistencias. Sin embargo, al ser masillas con características y propiedades tan distintas, yo soy de los que prefieren usar cada una por separado y para un propósito concreto, aprovechando así sus cualidades.

El tiempo de trabajo de Kneadatite -antes de haber curado mucho- es tan amplio que también es una ventaja. Sin embargo, el principal inconveniente, para mi, es la dificultad del lijado -cuando es necesario-. Se supone que se suaviza con acetona es un disolvente tan agresivo que yo no me he arriesgado a probar sobre una maqueta por temor a los daños colaterales.

Saludos!
alvaro
Prueba con quitaesmalte sin acetona del mercadoña, Sirve para suavizarlo y no ataca el plástico. Saludos
Quote
Share

javica66
javica66

May 23rd, 2012, 12:33 am #9

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
Joder macho, que pedazo de trabajo te mandas,por estos lugares(Montevideo), tenemos un dicho o frase,"en la casa no teienen Tv ni tiene mujer", tio que ustedes tienen materiales que nosotros ni savemos, es como que estamos en un agugero negro, esos remaches,arandelas,tuercas y coños, aca recien me entero, pero si a vosotros les salen un poco caro,por acá serian "incomprables".
Pregunto, "¿La crisis a vosotros no les pego?ja,ja,ja.
Abrazos Javier
Quote
Share

Joined: June 2nd, 2005, 9:13 pm

May 23rd, 2012, 8:50 am #10

Hola.
Hay que ver cómo está el patio. Los aviones que ponéis en el foro cada vez dan más miedo.
Yo me paso a los carros para vivir más tranquilo.

Es broma. Yo nunca he dejado los vehículos militares. De hecho pienso aumentar mi producción en este campo.

Lo que nunca había hecho era meterme en este perverso mundo de los carros a 1/48.
Hace diez años, puede que menos, 1/48 era una escala a la que habían unos pocos vehículos relacionados con la aviación y algunos fósiles. Y en el momento en que la escala 1/35 alcanzaba el cenit de su desarrollo técnico y artístico (y de complejidad y costes), Tamiya reinventó el género con una versión empobrecida y simplificada de lo que ya tenía, a 1/48.

Pues el invento comercial funcionó y ha sido un "boom". Yo lo entiendo porque cuando Álvaro me propuso que hiciera un vehículo de Tamiya a 1/48 yo pensé: algo diferente, barato y terminado en pocas semanas.
Pero sigo pensando que una escala a la que las figuras casi (pero sólo casi) se pueden pintar como es debido, es un camino desviado. También pienso lo mismo de otros "booms" como casi todo el 1/32, los cazas a 1/144, etc.

La otra razón por la que considero que éste es un proyecto depravado es el tema que voy a representar. Si queréis descubrirlo buscad en Google Images "Tank Prague". Es el que llama la atención.

La maqueta en cuestión es el JS-2 de Tamiya. Es muy reciente, de las últimas, y no trae la bañera en metal característica de las primeras maquetas de su serie.
Para mí esto era fundamental porque disfruto con las barcazas y suspensiones de los carros.



TORNILLOS Y REMACHES

Una de las cosas que me gustan de los vehículos militares es la facilidad con la que uno encuentra formas de mejorar la maqueta. Las mejoras en forma de tornillos, remaches y cordones de soldadura tienen su equivalente en aviación en el remachado y el panelado. Sin embargo, en los vehículos es un trabajo más divertido.

Los soportes de los rodillos de retorno carecen de sus tornillos de fijación. Hay un buen número de ellos.
Comencé marcando las posiciones con un compás de doble punta que permite espaciarlos a la perfección. Después perforé la posición de cada uno con la broca indicada.

Los tornillos con vástago en resina son mis favoritos y estos, de la marca MasterClub, ya sueltos y listos para usar son un lujo. Aunque son diminutos tienen la cabeza muy bien definida. Sin embargo la diversión es cara: 3,3 céntimos la unidad.



Para fijarlos basta con una aplicación de Future.
El Future no es un adhesivo, pero como fijador tiene grandes virtudes. Seca deprisa, es limpio y merma mucho sin dejar huella apreciable y se introduce por todas las ranuras con facilidad.



Alrededor de los huecos de los brazos de la suspensión faltan unos tornillos de cabeza hexagonal un poco mayores que los anteriores. Como no tenía tornillos de 0,6 mm en resina utilicé los de fotograbado de LionRoar. También son fáciles de usar ya que vienen separados y no hay que cortarlos.
Pero el borde tiene cierto escalón y hay que fijarlos a ojo.



En los topes de los brazos faltan unos tornillos muy prominentes. Como tienen una cabeza bastante alta utilicé el sacabocados. Salen redondos claro está, pero sólo se van a ver de lado y puedo elegir el grosor dependiendo del plástico.
Gracias a que se pueden soldar a la maqueta con el adhesivo por capilaridad, este tipo de tornillo es muy resistente.



Pero ni los fotograbados ni los sacabocados hacen remaches de cabeza semiesférica. Y no hay remaches en resina con cabeza de 0,2 mm. Para esto es insustituible The Nutter.
Se fijan igual que los de fotograbado, con un par de manos de Future.



TRANSFORMACIÓN

El montaje de la barcaza es muy simple. Tiene el encaje característico de Tamiya.
Los brazos independientes permiten adaptar la maqueta a terrenos irregulares, aunque entonces habría que buscar unas nuevas orugas.
Tienen una muesca para posicionarlas a la misma altura, pero recomiendo prestar mucha atención a la hora de pegarlas para que ningún brazo quede a una altura diferente al resto.

En los laterales eliminé un cordón de soldadura que parecía cualquier cosa menos eso.



En la parte baja del glacis frontal hice algunas modificaciones:
- 1. Con cianoacrilato añadí aristas a los bordes laterales que vienen redondeados.
- 2. En lugar de dos eslabones completos sin diente guía utilicé dos mitades, una de ellas colocada del revés.
- 3. En lugar de la pieza de 4 eslabones que proporciona la maqueta, monté cuatro eslabones individuales para que los cuatro tuviesen diente guía.

Por suerte me sobraban eslabones de otros sitios.
También lijé la plancha de blindaje para quitarle el efecto rugoso de fundición.



Y en el glacis trasero experimenté con los cordones de soldadura hechos con masilla bicomponente Kneadatite.
La clave es conseguir unos churros extremadamente finos y de grosor constante, amasando la masilla entre dos placas de vidrio con mucha agua. El modelado del relieve lo hice con un palillo.
Es una masilla estupenda para esto por su adherencia y porque no se disuelve con agua.

También lijé los puntos de unión de los eslabones de repuesto traseros, (no los lleva) y añadí topes de bisagras con varilla cuadrada, y ojales con varilla circular.



Pero la transformación importante es la de sustituir el glacis frontal de una sola pieza de fundición, por el modelo tardío híbrido que combina una parte superior de fundición, entrelazada y soldada con una parte inferior de acero laminado.



Se trata de añadir el material que "falta" en los bordes redondeados sin superar las dimensiones, que son correctas. Lo más fácil es aplicar varias capas de cianoacrilato y acelerador hasta obtener volumen...



...y después lijar cuidadosamente con una buena lima plana hasta obtener las dimensiones, los ángulos y las aristas correctas, añadiendo más ciano donde falte o aparezca una burbuja.



En un paso posterior trabajaré la unión de ambas piezas llenando los huecos y grabando el entrelazado.



TREN DE RODAJE

Si hemos acertado con la colocación de los brazos, ninguna rueda quedará "flotando".
El JS-2 es largo y estrecho y curiosamente la rueda tensora es idéntica a las de apoyo. Eso me parece muy inusual.
Las ruedas tractoras son las únicas provistas con casquillo de goma interno y las he dejado sin pegar para poder girarlas. Intuyo que a la hora de montar las orugas será necesario poder jugar con su posición.



El JS-2 tiene suspensiones por barras de torsión transversales individuales. Eso siempre lleva a que el tren de rodaje izquierdo y el derecho sean diferentes porque los brazos de ambos lados no pueden coincidir en posición respecto al casco. Esto está bien reproducido y hay que tenerlo en cuenta cuando se llegue al montaje de las orugas.



Nota:
- 1. En contra de lo que auguraban las instrucciones y la experiencia, las ruedas tractoras se pueden quitar y poner sin problema, después de haber pegado la barra contra acumulación de barro.

Las ruedas tractoras están bien reproducidas aunque la limpieza de la línea del molde a lo largo de la corona es bastante tediosa. Añadí cabezas hexagonales sobre los tornillos redondos moldeados en la pieza. No es lo ideal pero algo es algo. Lástima que no tuviera tornillos de 0,5 mm para los tornillos exteriores.



Encuentro que la zona central de las ruedas de apoyo y de los rodillos de retorno de la maqueta son un poco más abultados que los reales. También tengo la sensación de que las ruedas deberían haber sido un pelín más grandes, pero puedo estar equivocado.

En líneas generales creo que esta parte de la maqueta está bien lograda, los encajes son buenos y no hay dificultades de limpieza destacables, si asumimos que las rebabas de inyección en el contorno de las ruedas son la norma, desde siempre.
Lo que le falta es el detalle fino y como veis, hoy en día hay recursos de sobra para detallar.



Y ahora a continuar. Una cosa buena de los carros es que si se montan siguiendo las instrucciones siempre se va de lo más laborioso a lo más agradecido.

Espero que a los más fanáticos del modelismo aeronáutico no os haya dado un derrame cerebral por ver tanto plástico verde oscuro.

Ric.
efectivamente, es una degeneración...sólo que esta me parece que va a ser para sentarse a verla tranquilamente.
Pillo sitio aquí para la próxima entrega.

Saludos
<a href="http://www.maquetasdeplastico.com" rel="nofollow">http://www.maquetasdeplastico.com</a>
Quote
Like
Share