Lijar en una caja

Lijar en una caja

Joined: December 20th, 2005, 7:23 pm

May 14th, 2017, 12:19 am #1

Hola:
Creo que ya era hora de que os colara un briconsejo para maquetistas con caladora.

Esto va a ser muy sencillo.
Me he fabricado una caja para lijar, que es una caja cerrada en la que se conecta la aspiradora por un lado y se lija encima. Pequeños agujeros en la parte superior permiten que la caja succione el polvo suelto.

Es una herramienta muy conocida. Yo me enorgullezco de haberla hecho totalmente con materiales reciclados. Restos de otros proyectos anteriores.

Ya hablé hace un tiempo de la eficaz sierra de banco Dremel Moto Saw, de la que me encanta la forma en que la aspiradora conectada al soporte elimina todas las virutas. Y mucho tiempo atrás elogié la eficacia del papel de lija grapado a una tabla, para conseguir acabados planos.
La caja de lijado es un artilugio que busca sumar aspectos positivos.

Parto de una humilde caja de madera para transporte de botellas de vino que llevo guardando años en mi garaje. No se fue a la basura por que le vi potencial para hacer "algo". Hace una semana supe qué era ese algo.



Comienzo retirando la tapa y el asa. La tapa es de muy baja calidad y está deformada. Hay que sustituirla. En cuanto al resto de la caja, la refuerzo con algunos clavitos.



Cierro todas las aberturas con masilla para madera. El aire debe entrar solo por donde nos interesa.



En uno de los laterales cortos, perforo un boquete del diámetro del brazo de mi aspiradora.
En realidad es un poco menor y hay que lijar a mano para darle una ligera conicidad y que la aspiradora quede bien encajada. Es fácil de conseguir y uno se ahorra un accesorio adaptador.



La tapa deslizante nueva la corto en contrachapado fino. Pero la base de lijado tiene que ser resistente y rígida, así que la corto en DM de 1 cm.



Simplemente pego ambos tableros con abundante cola blanca.



Aprovecho la tapa original para colocar una rampa interior que conduzca el polvillo hacia la boca de la aspiradora.



Por seguridad refuerzo las guías de la tapa con listones de madera pegados. Así tiene más superficie de apoyo.



Y mi habitual costumbre de ponerle tacos de fieltro adhesivo a todo.



Sobre la tapa de DM trazo y marco los puntos donde quiero abrir los agujeros de succión.
Yo he optado por una parrilla de 20x20 mm para la superficie de lijado.



Perforo con broca para madera de 4 mm.



Me puse creativo y al lado de la zona de lijado perforé una zona de corte, con los agujeros más próximos. Y al otro lado pegué una tira de goma para suelos, sobrante de mi fondo fotográfico.



Tras colocar una hoja nueva de papel de lija al agua del 180, la perforo a tientas con un punzón hecho con un viejo destornillador. Como tiene un diámetro de 3 mm, el punzón pasa por los agujeros de la tapa junto con el papel de lija deformado.



Sujeto el papel de lija por los bordes, con cuidado para que quede tenso. Las grapas no funcionaron bien con el DM. Mejor usar chinchetas, que incluso se quitan mejor.
Tras mucha experiencia con papel de lija montado sobre tableros, sé que éste no tendré que sustituirlo en años.



Y pasemos a la prueba del algodón. Primero he probado la caja sin conectar la aspiradora. Lija perfectamente y los agujeros ni se notan. Se puede apreciar la acumulación de polvo suelto en los bordes.



Con la aspiradora en marcha, no hay ese polvillo suelto porque es succionado por los agujeritos. Sorprende el aumento de velocidad a la que se lija, porque al eliminar ese excedente de polvo, el papel de lija no se sobrecarga y retiene mejor su abrasividad durante el trabajo.



Si se cepilla el papel con una brocha, casi todo el polvo es succionado por la caja, sin levantarse una polvareda.



Pero como queda totalmente limpio es con el accesorio cepillo. Es mi truco para conseguir que el papel de lija me dure años.



Como he dicho, la sierra Dremel es perfecta para cortes grandes, pero no me arriesgo a usarla para piezas pequeñas. No arriesgo las piezas ni mucho menos mis dedos.
Para esas piezas pequeñas pero no tanto como para no requerir una sierra, sirve esta zona que absorbe las virutas pero no las piezas.



En la parte flexible de goma puedo apoyar y sujetar con firmeza piezas grandes mientras sierro, sin miedo a dañarlas por deformación.



Por último, la caja sin la tapa que al ser deslizante se puede retirar fácilmente, es un receptáculo excelente para trabajos en los que se generan cantidades ingentes de polvo y virutas. Por ejemplo, al fresar plástico o resina.
No es sólo por la contención de las paredes, sino porque con la aspiradora todo el polvo que flota en el aire desaparece. No llega a la cara ni sale de la caja. Sólo queda el que cubre el fondo de la caja y las manos.



Un ejemplo trivial de uso del fresado de esta prueba para modificar una pieza:



Ahuecar para poder deformar.



Así que los resultados de las pruebas me gustaron y el concepto de esta herramienta encaja en mi método de trabajo, en el que la aspiradora es un elemento esencial desde hace tiempo.
Tras el aprobado, varias manos de barniz brillante a la caja, especialmente al interior, para que dure muchos años y no se le incruste el polvo en el grano de la madera.



La caja me permite sustituir con ventaja los tableros de lijado, sin ocupar una superficie mayor.
Cierto es que tengo tableros con lijas de diferentes granos, pero otra ventaja de la tapa deslizante es que se pueden hacer tantas tapas como granos de lija queramos utilizar. Y teniendo la primera, sirve de plantilla para hacer otras.
Yo me haré otra con dos zonas de lija más gruesa y probaré contrachapado de 1 cm en lugar del difícil DM.

Espero que esta idea tan simple os pueda resultar interesante. La suciedad es inherente al modelismo, pero enemiga de la pintura. Y si el polvo es de resina de poliuretano, también es enemigo de los pulmones.

Ric.
Quote
Like
Share

Joined: December 30th, 2007, 7:19 pm

May 14th, 2017, 6:33 am #2

Genial Ricardo, muchas gracias.

Se agradecen un montón estos post que nos hacen la vida como modelistas un poco más sencilla, limpia y ordenada.

Un saludo.
Quote
Like
Share

Joined: June 26th, 2014, 11:10 am

May 14th, 2017, 10:31 am #3

Hola:
Creo que ya era hora de que os colara un briconsejo para maquetistas con caladora.

Esto va a ser muy sencillo.
Me he fabricado una caja para lijar, que es una caja cerrada en la que se conecta la aspiradora por un lado y se lija encima. Pequeños agujeros en la parte superior permiten que la caja succione el polvo suelto.

Es una herramienta muy conocida. Yo me enorgullezco de haberla hecho totalmente con materiales reciclados. Restos de otros proyectos anteriores.

Ya hablé hace un tiempo de la eficaz sierra de banco Dremel Moto Saw, de la que me encanta la forma en que la aspiradora conectada al soporte elimina todas las virutas. Y mucho tiempo atrás elogié la eficacia del papel de lija grapado a una tabla, para conseguir acabados planos.
La caja de lijado es un artilugio que busca sumar aspectos positivos.

Parto de una humilde caja de madera para transporte de botellas de vino que llevo guardando años en mi garaje. No se fue a la basura por que le vi potencial para hacer "algo". Hace una semana supe qué era ese algo.



Comienzo retirando la tapa y el asa. La tapa es de muy baja calidad y está deformada. Hay que sustituirla. En cuanto al resto de la caja, la refuerzo con algunos clavitos.



Cierro todas las aberturas con masilla para madera. El aire debe entrar solo por donde nos interesa.



En uno de los laterales cortos, perforo un boquete del diámetro del brazo de mi aspiradora.
En realidad es un poco menor y hay que lijar a mano para darle una ligera conicidad y que la aspiradora quede bien encajada. Es fácil de conseguir y uno se ahorra un accesorio adaptador.



La tapa deslizante nueva la corto en contrachapado fino. Pero la base de lijado tiene que ser resistente y rígida, así que la corto en DM de 1 cm.



Simplemente pego ambos tableros con abundante cola blanca.



Aprovecho la tapa original para colocar una rampa interior que conduzca el polvillo hacia la boca de la aspiradora.



Por seguridad refuerzo las guías de la tapa con listones de madera pegados. Así tiene más superficie de apoyo.



Y mi habitual costumbre de ponerle tacos de fieltro adhesivo a todo.



Sobre la tapa de DM trazo y marco los puntos donde quiero abrir los agujeros de succión.
Yo he optado por una parrilla de 20x20 mm para la superficie de lijado.



Perforo con broca para madera de 4 mm.



Me puse creativo y al lado de la zona de lijado perforé una zona de corte, con los agujeros más próximos. Y al otro lado pegué una tira de goma para suelos, sobrante de mi fondo fotográfico.



Tras colocar una hoja nueva de papel de lija al agua del 180, la perforo a tientas con un punzón hecho con un viejo destornillador. Como tiene un diámetro de 3 mm, el punzón pasa por los agujeros de la tapa junto con el papel de lija deformado.



Sujeto el papel de lija por los bordes, con cuidado para que quede tenso. Las grapas no funcionaron bien con el DM. Mejor usar chinchetas, que incluso se quitan mejor.
Tras mucha experiencia con papel de lija montado sobre tableros, sé que éste no tendré que sustituirlo en años.



Y pasemos a la prueba del algodón. Primero he probado la caja sin conectar la aspiradora. Lija perfectamente y los agujeros ni se notan. Se puede apreciar la acumulación de polvo suelto en los bordes.



Con la aspiradora en marcha, no hay ese polvillo suelto porque es succionado por los agujeritos. Sorprende el aumento de velocidad a la que se lija, porque al eliminar ese excedente de polvo, el papel de lija no se sobrecarga y retiene mejor su abrasividad durante el trabajo.



Si se cepilla el papel con una brocha, casi todo el polvo es succionado por la caja, sin levantarse una polvareda.



Pero como queda totalmente limpio es con el accesorio cepillo. Es mi truco para conseguir que el papel de lija me dure años.



Como he dicho, la sierra Dremel es perfecta para cortes grandes, pero no me arriesgo a usarla para piezas pequeñas. No arriesgo las piezas ni mucho menos mis dedos.
Para esas piezas pequeñas pero no tanto como para no requerir una sierra, sirve esta zona que absorbe las virutas pero no las piezas.



En la parte flexible de goma puedo apoyar y sujetar con firmeza piezas grandes mientras sierro, sin miedo a dañarlas por deformación.



Por último, la caja sin la tapa que al ser deslizante se puede retirar fácilmente, es un receptáculo excelente para trabajos en los que se generan cantidades ingentes de polvo y virutas. Por ejemplo, al fresar plástico o resina.
No es sólo por la contención de las paredes, sino porque con la aspiradora todo el polvo que flota en el aire desaparece. No llega a la cara ni sale de la caja. Sólo queda el que cubre el fondo de la caja y las manos.



Un ejemplo trivial de uso del fresado de esta prueba para modificar una pieza:



Ahuecar para poder deformar.



Así que los resultados de las pruebas me gustaron y el concepto de esta herramienta encaja en mi método de trabajo, en el que la aspiradora es un elemento esencial desde hace tiempo.
Tras el aprobado, varias manos de barniz brillante a la caja, especialmente al interior, para que dure muchos años y no se le incruste el polvo en el grano de la madera.



La caja me permite sustituir con ventaja los tableros de lijado, sin ocupar una superficie mayor.
Cierto es que tengo tableros con lijas de diferentes granos, pero otra ventaja de la tapa deslizante es que se pueden hacer tantas tapas como granos de lija queramos utilizar. Y teniendo la primera, sirve de plantilla para hacer otras.
Yo me haré otra con dos zonas de lija más gruesa y probaré contrachapado de 1 cm en lugar del difícil DM.

Espero que esta idea tan simple os pueda resultar interesante. La suciedad es inherente al modelismo, pero enemiga de la pintura. Y si el polvo es de resina de poliuretano, también es enemigo de los pulmones.

Ric.
en el modelismo. Gracias por estos tutoriales!!
Quote
Like
Share

Joined: September 10th, 2013, 2:36 pm

May 15th, 2017, 5:35 pm #4

Hola:
Creo que ya era hora de que os colara un briconsejo para maquetistas con caladora.

Esto va a ser muy sencillo.
Me he fabricado una caja para lijar, que es una caja cerrada en la que se conecta la aspiradora por un lado y se lija encima. Pequeños agujeros en la parte superior permiten que la caja succione el polvo suelto.

Es una herramienta muy conocida. Yo me enorgullezco de haberla hecho totalmente con materiales reciclados. Restos de otros proyectos anteriores.

Ya hablé hace un tiempo de la eficaz sierra de banco Dremel Moto Saw, de la que me encanta la forma en que la aspiradora conectada al soporte elimina todas las virutas. Y mucho tiempo atrás elogié la eficacia del papel de lija grapado a una tabla, para conseguir acabados planos.
La caja de lijado es un artilugio que busca sumar aspectos positivos.

Parto de una humilde caja de madera para transporte de botellas de vino que llevo guardando años en mi garaje. No se fue a la basura por que le vi potencial para hacer "algo". Hace una semana supe qué era ese algo.



Comienzo retirando la tapa y el asa. La tapa es de muy baja calidad y está deformada. Hay que sustituirla. En cuanto al resto de la caja, la refuerzo con algunos clavitos.



Cierro todas las aberturas con masilla para madera. El aire debe entrar solo por donde nos interesa.



En uno de los laterales cortos, perforo un boquete del diámetro del brazo de mi aspiradora.
En realidad es un poco menor y hay que lijar a mano para darle una ligera conicidad y que la aspiradora quede bien encajada. Es fácil de conseguir y uno se ahorra un accesorio adaptador.



La tapa deslizante nueva la corto en contrachapado fino. Pero la base de lijado tiene que ser resistente y rígida, así que la corto en DM de 1 cm.



Simplemente pego ambos tableros con abundante cola blanca.



Aprovecho la tapa original para colocar una rampa interior que conduzca el polvillo hacia la boca de la aspiradora.



Por seguridad refuerzo las guías de la tapa con listones de madera pegados. Así tiene más superficie de apoyo.



Y mi habitual costumbre de ponerle tacos de fieltro adhesivo a todo.



Sobre la tapa de DM trazo y marco los puntos donde quiero abrir los agujeros de succión.
Yo he optado por una parrilla de 20x20 mm para la superficie de lijado.



Perforo con broca para madera de 4 mm.



Me puse creativo y al lado de la zona de lijado perforé una zona de corte, con los agujeros más próximos. Y al otro lado pegué una tira de goma para suelos, sobrante de mi fondo fotográfico.



Tras colocar una hoja nueva de papel de lija al agua del 180, la perforo a tientas con un punzón hecho con un viejo destornillador. Como tiene un diámetro de 3 mm, el punzón pasa por los agujeros de la tapa junto con el papel de lija deformado.



Sujeto el papel de lija por los bordes, con cuidado para que quede tenso. Las grapas no funcionaron bien con el DM. Mejor usar chinchetas, que incluso se quitan mejor.
Tras mucha experiencia con papel de lija montado sobre tableros, sé que éste no tendré que sustituirlo en años.



Y pasemos a la prueba del algodón. Primero he probado la caja sin conectar la aspiradora. Lija perfectamente y los agujeros ni se notan. Se puede apreciar la acumulación de polvo suelto en los bordes.



Con la aspiradora en marcha, no hay ese polvillo suelto porque es succionado por los agujeritos. Sorprende el aumento de velocidad a la que se lija, porque al eliminar ese excedente de polvo, el papel de lija no se sobrecarga y retiene mejor su abrasividad durante el trabajo.



Si se cepilla el papel con una brocha, casi todo el polvo es succionado por la caja, sin levantarse una polvareda.



Pero como queda totalmente limpio es con el accesorio cepillo. Es mi truco para conseguir que el papel de lija me dure años.



Como he dicho, la sierra Dremel es perfecta para cortes grandes, pero no me arriesgo a usarla para piezas pequeñas. No arriesgo las piezas ni mucho menos mis dedos.
Para esas piezas pequeñas pero no tanto como para no requerir una sierra, sirve esta zona que absorbe las virutas pero no las piezas.



En la parte flexible de goma puedo apoyar y sujetar con firmeza piezas grandes mientras sierro, sin miedo a dañarlas por deformación.



Por último, la caja sin la tapa que al ser deslizante se puede retirar fácilmente, es un receptáculo excelente para trabajos en los que se generan cantidades ingentes de polvo y virutas. Por ejemplo, al fresar plástico o resina.
No es sólo por la contención de las paredes, sino porque con la aspiradora todo el polvo que flota en el aire desaparece. No llega a la cara ni sale de la caja. Sólo queda el que cubre el fondo de la caja y las manos.



Un ejemplo trivial de uso del fresado de esta prueba para modificar una pieza:



Ahuecar para poder deformar.



Así que los resultados de las pruebas me gustaron y el concepto de esta herramienta encaja en mi método de trabajo, en el que la aspiradora es un elemento esencial desde hace tiempo.
Tras el aprobado, varias manos de barniz brillante a la caja, especialmente al interior, para que dure muchos años y no se le incruste el polvo en el grano de la madera.



La caja me permite sustituir con ventaja los tableros de lijado, sin ocupar una superficie mayor.
Cierto es que tengo tableros con lijas de diferentes granos, pero otra ventaja de la tapa deslizante es que se pueden hacer tantas tapas como granos de lija queramos utilizar. Y teniendo la primera, sirve de plantilla para hacer otras.
Yo me haré otra con dos zonas de lija más gruesa y probaré contrachapado de 1 cm en lugar del difícil DM.

Espero que esta idea tan simple os pueda resultar interesante. La suciedad es inherente al modelismo, pero enemiga de la pintura. Y si el polvo es de resina de poliuretano, también es enemigo de los pulmones.

Ric.
esta idea, que siempre ando metido con resinas...y ya se sacarle partidos a las cajas de vino

Un saludo.
Quote
Like
Share

Joined: December 25th, 2005, 10:40 am

May 17th, 2017, 6:37 pm #5

Hola:
Creo que ya era hora de que os colara un briconsejo para maquetistas con caladora.

Esto va a ser muy sencillo.
Me he fabricado una caja para lijar, que es una caja cerrada en la que se conecta la aspiradora por un lado y se lija encima. Pequeños agujeros en la parte superior permiten que la caja succione el polvo suelto.

Es una herramienta muy conocida. Yo me enorgullezco de haberla hecho totalmente con materiales reciclados. Restos de otros proyectos anteriores.

Ya hablé hace un tiempo de la eficaz sierra de banco Dremel Moto Saw, de la que me encanta la forma en que la aspiradora conectada al soporte elimina todas las virutas. Y mucho tiempo atrás elogié la eficacia del papel de lija grapado a una tabla, para conseguir acabados planos.
La caja de lijado es un artilugio que busca sumar aspectos positivos.

Parto de una humilde caja de madera para transporte de botellas de vino que llevo guardando años en mi garaje. No se fue a la basura por que le vi potencial para hacer "algo". Hace una semana supe qué era ese algo.



Comienzo retirando la tapa y el asa. La tapa es de muy baja calidad y está deformada. Hay que sustituirla. En cuanto al resto de la caja, la refuerzo con algunos clavitos.



Cierro todas las aberturas con masilla para madera. El aire debe entrar solo por donde nos interesa.



En uno de los laterales cortos, perforo un boquete del diámetro del brazo de mi aspiradora.
En realidad es un poco menor y hay que lijar a mano para darle una ligera conicidad y que la aspiradora quede bien encajada. Es fácil de conseguir y uno se ahorra un accesorio adaptador.



La tapa deslizante nueva la corto en contrachapado fino. Pero la base de lijado tiene que ser resistente y rígida, así que la corto en DM de 1 cm.



Simplemente pego ambos tableros con abundante cola blanca.



Aprovecho la tapa original para colocar una rampa interior que conduzca el polvillo hacia la boca de la aspiradora.



Por seguridad refuerzo las guías de la tapa con listones de madera pegados. Así tiene más superficie de apoyo.



Y mi habitual costumbre de ponerle tacos de fieltro adhesivo a todo.



Sobre la tapa de DM trazo y marco los puntos donde quiero abrir los agujeros de succión.
Yo he optado por una parrilla de 20x20 mm para la superficie de lijado.



Perforo con broca para madera de 4 mm.



Me puse creativo y al lado de la zona de lijado perforé una zona de corte, con los agujeros más próximos. Y al otro lado pegué una tira de goma para suelos, sobrante de mi fondo fotográfico.



Tras colocar una hoja nueva de papel de lija al agua del 180, la perforo a tientas con un punzón hecho con un viejo destornillador. Como tiene un diámetro de 3 mm, el punzón pasa por los agujeros de la tapa junto con el papel de lija deformado.



Sujeto el papel de lija por los bordes, con cuidado para que quede tenso. Las grapas no funcionaron bien con el DM. Mejor usar chinchetas, que incluso se quitan mejor.
Tras mucha experiencia con papel de lija montado sobre tableros, sé que éste no tendré que sustituirlo en años.



Y pasemos a la prueba del algodón. Primero he probado la caja sin conectar la aspiradora. Lija perfectamente y los agujeros ni se notan. Se puede apreciar la acumulación de polvo suelto en los bordes.



Con la aspiradora en marcha, no hay ese polvillo suelto porque es succionado por los agujeritos. Sorprende el aumento de velocidad a la que se lija, porque al eliminar ese excedente de polvo, el papel de lija no se sobrecarga y retiene mejor su abrasividad durante el trabajo.



Si se cepilla el papel con una brocha, casi todo el polvo es succionado por la caja, sin levantarse una polvareda.



Pero como queda totalmente limpio es con el accesorio cepillo. Es mi truco para conseguir que el papel de lija me dure años.



Como he dicho, la sierra Dremel es perfecta para cortes grandes, pero no me arriesgo a usarla para piezas pequeñas. No arriesgo las piezas ni mucho menos mis dedos.
Para esas piezas pequeñas pero no tanto como para no requerir una sierra, sirve esta zona que absorbe las virutas pero no las piezas.



En la parte flexible de goma puedo apoyar y sujetar con firmeza piezas grandes mientras sierro, sin miedo a dañarlas por deformación.



Por último, la caja sin la tapa que al ser deslizante se puede retirar fácilmente, es un receptáculo excelente para trabajos en los que se generan cantidades ingentes de polvo y virutas. Por ejemplo, al fresar plástico o resina.
No es sólo por la contención de las paredes, sino porque con la aspiradora todo el polvo que flota en el aire desaparece. No llega a la cara ni sale de la caja. Sólo queda el que cubre el fondo de la caja y las manos.



Un ejemplo trivial de uso del fresado de esta prueba para modificar una pieza:



Ahuecar para poder deformar.



Así que los resultados de las pruebas me gustaron y el concepto de esta herramienta encaja en mi método de trabajo, en el que la aspiradora es un elemento esencial desde hace tiempo.
Tras el aprobado, varias manos de barniz brillante a la caja, especialmente al interior, para que dure muchos años y no se le incruste el polvo en el grano de la madera.



La caja me permite sustituir con ventaja los tableros de lijado, sin ocupar una superficie mayor.
Cierto es que tengo tableros con lijas de diferentes granos, pero otra ventaja de la tapa deslizante es que se pueden hacer tantas tapas como granos de lija queramos utilizar. Y teniendo la primera, sirve de plantilla para hacer otras.
Yo me haré otra con dos zonas de lija más gruesa y probaré contrachapado de 1 cm en lugar del difícil DM.

Espero que esta idea tan simple os pueda resultar interesante. La suciedad es inherente al modelismo, pero enemiga de la pintura. Y si el polvo es de resina de poliuretano, también es enemigo de los pulmones.

Ric.
La verdad es que es una idea genial, para evitar que los restos acaben en la camiseta y pantalon!! Podia servir tambien para algun trabajo menor de pintura tambien....mm...

Un saludo.
Iñaki
Quote
Like
Share

Joined: September 15th, 2015, 5:20 pm

May 22nd, 2017, 1:06 am #6

Hola:
Creo que ya era hora de que os colara un briconsejo para maquetistas con caladora.

Esto va a ser muy sencillo.
Me he fabricado una caja para lijar, que es una caja cerrada en la que se conecta la aspiradora por un lado y se lija encima. Pequeños agujeros en la parte superior permiten que la caja succione el polvo suelto.

Es una herramienta muy conocida. Yo me enorgullezco de haberla hecho totalmente con materiales reciclados. Restos de otros proyectos anteriores.

Ya hablé hace un tiempo de la eficaz sierra de banco Dremel Moto Saw, de la que me encanta la forma en que la aspiradora conectada al soporte elimina todas las virutas. Y mucho tiempo atrás elogié la eficacia del papel de lija grapado a una tabla, para conseguir acabados planos.
La caja de lijado es un artilugio que busca sumar aspectos positivos.

Parto de una humilde caja de madera para transporte de botellas de vino que llevo guardando años en mi garaje. No se fue a la basura por que le vi potencial para hacer "algo". Hace una semana supe qué era ese algo.



Comienzo retirando la tapa y el asa. La tapa es de muy baja calidad y está deformada. Hay que sustituirla. En cuanto al resto de la caja, la refuerzo con algunos clavitos.



Cierro todas las aberturas con masilla para madera. El aire debe entrar solo por donde nos interesa.



En uno de los laterales cortos, perforo un boquete del diámetro del brazo de mi aspiradora.
En realidad es un poco menor y hay que lijar a mano para darle una ligera conicidad y que la aspiradora quede bien encajada. Es fácil de conseguir y uno se ahorra un accesorio adaptador.



La tapa deslizante nueva la corto en contrachapado fino. Pero la base de lijado tiene que ser resistente y rígida, así que la corto en DM de 1 cm.



Simplemente pego ambos tableros con abundante cola blanca.



Aprovecho la tapa original para colocar una rampa interior que conduzca el polvillo hacia la boca de la aspiradora.



Por seguridad refuerzo las guías de la tapa con listones de madera pegados. Así tiene más superficie de apoyo.



Y mi habitual costumbre de ponerle tacos de fieltro adhesivo a todo.



Sobre la tapa de DM trazo y marco los puntos donde quiero abrir los agujeros de succión.
Yo he optado por una parrilla de 20x20 mm para la superficie de lijado.



Perforo con broca para madera de 4 mm.



Me puse creativo y al lado de la zona de lijado perforé una zona de corte, con los agujeros más próximos. Y al otro lado pegué una tira de goma para suelos, sobrante de mi fondo fotográfico.



Tras colocar una hoja nueva de papel de lija al agua del 180, la perforo a tientas con un punzón hecho con un viejo destornillador. Como tiene un diámetro de 3 mm, el punzón pasa por los agujeros de la tapa junto con el papel de lija deformado.



Sujeto el papel de lija por los bordes, con cuidado para que quede tenso. Las grapas no funcionaron bien con el DM. Mejor usar chinchetas, que incluso se quitan mejor.
Tras mucha experiencia con papel de lija montado sobre tableros, sé que éste no tendré que sustituirlo en años.



Y pasemos a la prueba del algodón. Primero he probado la caja sin conectar la aspiradora. Lija perfectamente y los agujeros ni se notan. Se puede apreciar la acumulación de polvo suelto en los bordes.



Con la aspiradora en marcha, no hay ese polvillo suelto porque es succionado por los agujeritos. Sorprende el aumento de velocidad a la que se lija, porque al eliminar ese excedente de polvo, el papel de lija no se sobrecarga y retiene mejor su abrasividad durante el trabajo.



Si se cepilla el papel con una brocha, casi todo el polvo es succionado por la caja, sin levantarse una polvareda.



Pero como queda totalmente limpio es con el accesorio cepillo. Es mi truco para conseguir que el papel de lija me dure años.



Como he dicho, la sierra Dremel es perfecta para cortes grandes, pero no me arriesgo a usarla para piezas pequeñas. No arriesgo las piezas ni mucho menos mis dedos.
Para esas piezas pequeñas pero no tanto como para no requerir una sierra, sirve esta zona que absorbe las virutas pero no las piezas.



En la parte flexible de goma puedo apoyar y sujetar con firmeza piezas grandes mientras sierro, sin miedo a dañarlas por deformación.



Por último, la caja sin la tapa que al ser deslizante se puede retirar fácilmente, es un receptáculo excelente para trabajos en los que se generan cantidades ingentes de polvo y virutas. Por ejemplo, al fresar plástico o resina.
No es sólo por la contención de las paredes, sino porque con la aspiradora todo el polvo que flota en el aire desaparece. No llega a la cara ni sale de la caja. Sólo queda el que cubre el fondo de la caja y las manos.



Un ejemplo trivial de uso del fresado de esta prueba para modificar una pieza:



Ahuecar para poder deformar.



Así que los resultados de las pruebas me gustaron y el concepto de esta herramienta encaja en mi método de trabajo, en el que la aspiradora es un elemento esencial desde hace tiempo.
Tras el aprobado, varias manos de barniz brillante a la caja, especialmente al interior, para que dure muchos años y no se le incruste el polvo en el grano de la madera.



La caja me permite sustituir con ventaja los tableros de lijado, sin ocupar una superficie mayor.
Cierto es que tengo tableros con lijas de diferentes granos, pero otra ventaja de la tapa deslizante es que se pueden hacer tantas tapas como granos de lija queramos utilizar. Y teniendo la primera, sirve de plantilla para hacer otras.
Yo me haré otra con dos zonas de lija más gruesa y probaré contrachapado de 1 cm en lugar del difícil DM.

Espero que esta idea tan simple os pueda resultar interesante. La suciedad es inherente al modelismo, pero enemiga de la pintura. Y si el polvo es de resina de poliuretano, también es enemigo de los pulmones.

Ric.
...interesante.
Saludos.
Paco.
Quote
Like
Share