SOLO UNA VEZ HABLÉ CON EL BAMBY

EstebanCL
CAPITAN
CAPITAN
Joined: 6:25 PM - Feb 03, 2009

9:00 PM - May 23, 2018 #1








SOLO UNA VEZ HABLÉ CON EL BAMBY
Trabajaba como editor del periódico de tirada gratis “Nueva Prensa Libre”, una publicación que circuló en Montreal hasta principios de los años 2000 gracias al único aporte económico que justificaba su existencia, el realizado por Máximo Morales. Después apareció un superpatriota que jodió su existencia, como siempre sucede en el campo de batalla cubano, guerras de egos y protagonismos que destruyó su existencia cuando comenzaba a levantar cabeza.

Involucrado en esa tarea “políticamente incorrecta” de mi parte, me tocó entrevistar a un patriota llamado René Cruz Cruz que se encontraba de visita en Montreal. Solo había logrado entrevistar a pocas personas con un currículo relevante que pudiera despertar el interés del lector en un mundo, donde la gente muestra desinterés no solo por las letras, esquivan a toda costa un pasado que los puede comprometer y, condenar de paso. Creo que los mas interesantes mientras desarrollaba esta tarea ajena a mi profesión, lo fueron precisamente Rene Cruz Cruz y la hija de Fidel Castro en ocasión de su asistencia a un evento literario donde promovía su libro. En ambos casos conté con la colaboración y hospitalidad de ambos protagonistas. Tuve el intento de entrevistar a la actriz famosa de aquella época, me refiero a Yoani Sánchez, sin éxito alguno. Creo que no quizo rebajarse al nivel de un periodicucho (quizás de mierda para ella y que no pagaba) En el caso de Yoani, le envié un cuestionario de preguntas para que rechazara las que le resultaran incómodas, sin acuso de recibo hasta el sol de hoy.

En medio de la entrevista con René, marcó un número de teléfono y al instante me encontré hablando con uno de los hombres mas admirado y despreciado de la historia cubana. Posada Carriles se encontraba del otro lado de la línea y fue suficiente una corta presentación para establecer conversación con un ser enigmático del que tanto se escribiera. De hablar pausado y con cierta dificultad para expresarse, hubo fluidez en aquel inesperado intercambio de palabras. Dos generaciones se encontraban, la que identificaba cualquier acción violenta y sangrienta como una “acción revolucionaria” (de acuerdo con las enseñanzas recibidas), obligada si se quiere, a calificarlas como actos terroristas cuando las ejecutaban gente no identificada con el pensamiento “revolucionario”. De la otra parte y ahora en el teléfono, quien representaba y defendía esas acciones como método de lucha en contra de un régimen que asumió el poder usando las mismas armas y argumentos, un terrorista ante los ojos zurdos de este podrido mundo.

Yo escuchaba atentamente cada palabra de Posada, el héroe para unos, el criminal para otros, lo hice con respeto porque en el fondo no hay nada demostrado sobre culpabilidad suya en la voladura del avión de Barbados. Como tampoco ha podido demostrarse que Martí fuera el “autor intelectual” del asalto al cuartel Moncada. Como tampoco se ha juzgado al autor del crimen cometido en contra de las personas que pretendieron escapar en el remolcador “13 de Marzo”, donde murieron tantas criaturas. Como tampoco han condenado a quienes derribaron las avionetas de los “Hermanos al Rescate” en aguas internacionales. Como tampoco, los que adoran admiran y portan pullovers con la imagen de Ernesto Che Guevara, aclaran que fue un asesino y chacal en la Cabaña donde asesinó a tantos y tantos cubanos.

Corren tiempos de mucha confusión, donde para unos, aquellos que resultan ser asesinos, para otros pueden ser vendidos como héroes y alegres pagamos el precio de un tatuaje, pullover, medalla y hasta asistimos a un despreciable homenaje. Tiempos donde la dirección de un brazo puede cambiar el sentido de las mismas acciones hasta transformarlas en crímenes o actos terroristas ejecutadas por seres despreciables, individuos que pertenecen al ala derecha del cerebro, los peores criminales.

Corren tiempos difíciles donde los criminales gozan de simpatías y solidaridad, solo debes elegir de parte de quien estás. No hay muchas opciones, ¿el Che o Carriles?, ¿Castro o Carriles? ¿Quién te cae mejor suponiendo que lo sean? ¿Son más simpáticos o fotogeneos los asesinos de izquierda? ¿Quién vende mas en el mercado de la estupidez humana?

Estuve conversando con el Bamby y no pudo concederme una entrevista que pudiera ser publicada, se encontraba atravesando un juicio en aquellos momentos, quedó pendiente, solo que el periódico desapareció. Me acabo de enterar que este hombre, sacudido por el polvo de la mitología y transformado para una parte de los cubanos en el héroe imprescindible y ausente, convertido oficialmente en el asesino de turno, ha muerto. Debo elegir entre el mensaje póstumo o el acostumbrado ritual del “acto de repudio”, el aplauso y reconocimiento por su obra o la condena muy de moda para quienes no comulgan la religión zurda.

Deseo expresar a toda su familia, amigos y simpatizantes, valientes que abiertamente manifiestan acuerdo con su forma de actuar, cobardes seguidores faltos de testículos para apoyarlo en su última marcha y aplauden en silencio, para todos, mis sinceras condolencias, poco me importa si estuvo equivocado. Ha muerto un hombre que extraviado o no, tuvo los testículos de enfrentarse a una despiadada tiranía durante muchos años. Innegablemente valiente, como pocos, hoy se apaga una voz y deja huellas en el camino. El Bamby, solo hablé una vez con él y supe escucharlo. Si el Che era un héroe, ¿Por qué tú, no?

Esteban Casañas Lostal.
Montreal..Canadá
2018-05-23






"Y si tenéis por rey a un déspota, deberéis destronarlo, pero comprobad que el trono que erigiera en vuestro interior ha sido antes destruido".
Jalil Gibrán.
Quote
Like
Share