PADRE MUGICA, "SENTENCIADO" x "MILITANCIA" DEL SEC DE DDHH EDUARDO LUIS DUHALDE

PADRE MUGICA, "SENTENCIADO" x "MILITANCIA" DEL SEC DE DDHH EDUARDO LUIS DUHALDE

CARLOS MUGICA PBRO.
CARLOS MUGICA PBRO.

April 7th, 2012, 1:17 pm #1




Poco antes del asesinato del Padre Carlos Mugica, la revista Militancia que dirigía el ahora fallecido Secretario de Derechos Humanos de la Argentina EDUARDO LUIS DUHALDE, ubicó a Mugica dentro de la Carcel del Pueblo, una columna periodística cuyo título era algo más que una metáfora, en la que en cada número se mencionaban a quienes se consideraba ENEMIGOS DEL PUEBLO y por ende, merecían el consabido castigo.
Luego llegó la metralla, la muerte y con ella los rumores y una incógnita jamás revelada. (C.MAcuña en Por Amor al Odio, Tomo I Pag. 176)





En la "carcel del pueblo" se encerraba a los GORILAS......
Quote
Share

Universidad Tomada
Universidad Tomada

April 7th, 2012, 1:37 pm #2






Cuando después del triunfo de la fórmula Cámpora Lima, la izquierda se hizo cargo de las universidades, Rodolfo Ortega Peña y Eduardo Luis Duhalde ocuparon varios cargos rentados. Entre ellos fueron designados profesores en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Entre otras cosas, allí organizaron un sistema de exámenes grupales que consistían en reuniones de alumnos donde uno o dos de ellos, previamente seleccionados, exponían sobre la materia; los restantes asentían o se limitaban a consignar administrativamente su presencia. De esa manera hubo casos en que algunos estudiantes aprobaron en el transcurso de un año más de treinta materias. (Gustavo Landivar, La universidad de la violencia. Cap.19, pág. 115. Colección Humanismo y Terror).

Quote
Share

J.B.Yofre
J.B.Yofre

April 7th, 2012, 2:32 pm #3




21/03
2010¿Eduardo Luis Duhalde o Damián? por Juan Bautista Yofre

"La jueza María José Sarmiento no puede negar que su padre estaba imputado en delitos de lesa humanidad", dijo el secretario de Derechos Humanos de la Nación. ¿Lo dijo como Eduardo Luis Duhalde, abogado y funcionario, o como 'Damián', su apodo en los días cuando frecuentaba a Montoneros y ERP? El cuerpo médico forense recomendó ayer por la tarde que el militar retirado Luis Alberto Sarmiento no sea trasladado a Misiones porque padece una "enfermedad degenerativa" y no está en condiciones físicas de afrontar el viaje. Buena ocasión de recordar quién fue Duhalde

Sigue






CIUDAD DE BUENOS AIRES (Volver a Matar). El 6 de septiembre de 1971, aproximadamente a las 15:40, un numeroso grupo de internos (14 de ellos subversivos y 4 comunes) se dio a la fuga de la unidad carcelaria, luego de agredir con armas de fuego al personal del penal.

Según los textos de los Autos y Vistos, firmados por el juez de la Cámara Federal actuante, César Black, y el secretario Martin Anzoátegui, más el telegrama inicial emitido por la Delegación de la Policía Federal a la Cafepe (Cámara Federal Penal), murieron 5 agentes y 3 resultaron gravemente heridos.

Todo comenzó al ingresar en el penal un camión cargado con garrafas destinadas a la granja de la cárcel, donde trabajaban varios de los presos del PRT-ERP. Concluida la descarga, el camión se dirigió a la salida donde detuvo su marcha por un aparente desperfecto, justo frente a la guardia.

Aqui, había algunos de los reclusos esperando el inicio de las acciones. Los presos estaban autorizados a vender los productos de la granja que ellos explotaban en las inmediaciones del portón de acceso. Otros se hallaban en el interior del local esperando entrevistarse con su letrado, que esta vez fue partícipe de los hechos.

Para el éxito del operativo fueron necesarios varios pasos:

reducir a los integrantes de la Sala de Guardia;
reducir al personal administrativo y cortar los teléfonos;
detener a una treintena de efectivos policiales que se encontraban en sus dormitorios y
controlar a los guardias de las garitas.
Se alcanzó la fuga de los terroristas pero no pudieron saquear la Sala de Armas, gracias a la férrea resistencia del jefe de Guardia y el oficial de Tiro y el sargento encargado de cuidar la sala.



Entre los evadidos más importantes se encontraban Benito Urteaga, Juan Manuel Carrizo, Manuel Negrín, Roberto Coppo, Juan Santiago Mangini, Luis Yñaez, Ramón Rosa Jiménez (a) 'Ricardo' o 'El Zurdo', Humberto 'Gerardo' Pedregosa (cuadro militar y miembro del Comité Central del PRT-ERP) y Carlos Benjamín Santillán (casado con la escribana María Cristina Lanzillotto, hermana de Ana María, esposa del 'Gringo' Menna.



La fuga del penal de Villa Urquiza fue un eslabón más de una serie de acontecimientos que manifestaban una violenta escalada subversiva en la Argentina. Asalto de bancos, ocupación de comisarías, asesinatos en plena vía pública de policías y empresarios, secuestro de diplomáticos extranjeros y atentados con bombas, conformaban un muestrario siniestro con el que los habitantes estaban obligados a convivir.



Cuando la Cámara Federal Penal (Cafepe), o el denominado 'fuero antisubversivo', comenzó a funcionar diligentemente, muchos de los autores materiales de los atentados y sus cómplices comenzaron a poblar las cárceles del país.

Coincidentemente, en este clima de 'guerra armada' revolucionaria, el viernes 3 de septiembre se constituyó la Asociación Gremial de Abogados, que se convertiría en la cantera de donde saldrían los defensores de los presos.



Muchos de los profesionales -por qué no decirlo- eran 'simpatizantes' o simplemente 'miembros' disfrazados de las organizaciones armadas.

Todos en el ambiente judicial lo sabían. Pero nadie de los integrantes de la Cafepe los descalificó.



En definitiva, la 'justicia burguesa', a la que las organizaciones armadas soñaban destruir si ganaban, les dio a todos la oportunidad de defenderse. Ésa fue la regla de juego, su fortaleza y su debilidad.

Basta recorrer las causas, observar las listas de los defensores, y se confirmará la repetición de los mismos nombres. Como no podía ser de otra forma, la lista la encabezaban Rodolfo Ortega Peña y su socio Eduardo Luis Duhalde, jocosamente llamados en el ambiente judicial 'Rómulo y Remo' o 'el íncubo y el súcubo'.



Atrás venían Rodolfo Mattarollo, Roberto Sinigaglia, Mario H. Hernández, Mario Kestelboim, Esteban Righi, Miguel Radrizani Goñi, Alejandro Teitelboim, Silvio Frondizi, Luis Cerrutti Costa, Gonález Gartland, Vicente Zito Lema, Mario Landaburu, Amilcar y Manuela Elmina Santucho, Isidro Ventura Mayoral, Alicia Beatriz Pierini, Hugo Vaya Narvaja Yofre, Martha Oyanaharte, Jorge de la Rúa, Gustavo Roca, Hipólito Solari Yrigoyen, Felipe Rodríguez Araya, Mario Amaya y varios más.



La asamblea constitutiva -presidida por Mario Hernández y los doctores Alejandro Teitelbaum y Rafael Lombardi, como secretarios- reunió a unas 150 personas. En su primera declaración pública reclamaron la libertad de "todos los presos políticos y gremiales como Ongaro, Doña, Avellaneda y Tosco. (...) La libertad del doctor Roberto Quiero, víctima de un procedimiento o detención que asombró a la ciudadanía toda por su estilo fuera de la práctica de países civilizados y cuya detención actual resulta una burla al derecho y la justicia".



Roberto Jorge Quieto Algañaraz estaba detenido desde el 7 de julio de 1971. Entrenado en Cuba (1968), era una de las cabezas más prominentes de las FAR y participó en la ocupación del pueblo de Garín (1970). Escapó del penal de Rawson (1972) y a su vuelta se convirtió en uno de los jefes de Montoneros (1973).

En diciembre de 1975 fue detenido por las fuerzas legales del gobierno de Isabel Perón y figura en los registros como desaparecido.

Los abogados defensores de los procesados fueron: César Calcagno, Amilcar Santucho, Manuela E. Santucho, Iván Federico Essen, Rodolfo Ortega Peña, Eduardo Luis Duhalde, Héctor L. Vidal Albarracín, José María Martinelli, Mario Hernández, Mario Landaburu, Alicia Beatriz Pierini, Adalberto Cavila y Miguel Radrizzani Goñi.



Dos cuestiones a destacar:


la mayoría de los evadidos fueron recapturados por la policía tucumana en forma casi inmediata y fue felicitada por el juez Black. Ocurre que se puso en evidencia que era una institución ya fogueada por haber estado operando en una 'zona caliente' elegida como teatro de guerra por la subversión;
los hechos tuvieron una limitada repercusión periodística a pesar de la enorme crueldad ejercida. Sólo mereció una atención especial en la prensa tucumana. La explicación debería hallarse en los tiempos que se vivían.


Quote
Share

Harrymagazine
Harrymagazine

April 7th, 2012, 9:22 pm #4

ULTIMAS NOTICIAS DE DUHALDE,EL BUENO.
Publicado en 04/07,2012


.Escribe Edgardo Arrivillaga sobre un trabajo preliminar de Agustín Laje.




Agustín Laje ha escrito una buena nota sobre las actividades revolucionarias del extinto Eduardo Luís Duhalde pero hay elementos que se le escapan simplemente por su juventud.

Eduardo Luís Duhalde comienza a vincularse fuertemente con organizaciones armadas irregulares a fines de los años 60, prestando sus servicios como abogado ad honorem no de presos políticos como se ha difundido hasta el cansancio, sino de asesinos y secuestradores, de unibomber profesionales de la extorsión y el sabotaje que ya pretendían superar el proyecto peronista y volcar a los jóvenes hacia el ala cubana.


Con el apoyo del colorado Padilla, jefe del G2 en la Habana y marido de la socióloga argentina Marta Horneker quien residía en Chile.


Entre otros casos, Duhalde defendió enérgicamente a terroristas del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) en la causa número 305, por el secuestro, tortura y asesinato del Dr. Oberdán Sallustro, un empresario italiano que resultó víctima de la inclemencia guerrillera pero también de una interna entre la llamada burguesía nacional y los antecedentes que rodearon a los casos Graiver y Revelli Beaumont. Fue también abogado de los máximos líderes de Montoneros y ERP que protagonizaron la fuga del penal de Rawson en 1972, hecho durante el cual Ana María Villarreal, esposa de Mario Roberto Santucho, asesinó al Ayudante de Segunda Juan Gregorio Valenzuela, del servicio penitenciario.La masacre de Trelew, con sobrevivientes fue denunciada por mi y el finado Oscar Raúl Cardozo y posteriormente mereció un romántico libro de Tomas Eloy Martínez. Para los observadores los guerrilleros eran funcionales a un golpe de estado colorado, enfrentado a todo pacto del Ejército con Perón pero sus sobrevivientes allende los Andes también complicaban las relaciones de Chile con Cuba, el lanussismo y los Estados Unidos.Eran objetivamente contrarrevolucionarios y jugaban a un billar de bandas anchas y simultaneas.


¿Fueron los asesinos de Sallustro o los fugados de Rawson presos políticos?


Desde ya que no. En efecto, no fueron perseguidos por una filiación política determinada, sino por emplear métodos terroristas de todo calibre que incluyeron el asesinato y la privación ilegítima de la libertad; no fueron perseguidos por lo que pensaban, sino por lo que hacían; una bala en la cabeza no es un argumento político.Aunque lo que mata de las balas y cercena el pensamiento es simplemente la velocidad.El posterior asesinato del contralmirante Hermes Quijada también fue obra de ellos.


Como se ha difundido, Eduardo Luís Duhalde no era sólo abogado sino también periodista. Pero hay algo que nadie ha dicho en este sentido: que Duhalde también ofreció su experiencia en esta área a las organizaciones terroristas de los años `70.


La revista Liberación, medio a través del cual la facción del ERP llamada 22 de agosto (asesinos de los filósofos Carlos Sacheri y Jordán Bruno Genta, entre otros varios) difundía sus atentados y promovía el terrorismo como vía para la toma del poder, tuvo al ex Secretario de Derechos Humanos como miembro de su comité solidario a partir del segundo número en Marzo de 1973.


Su segundo trabajo periodístico fue como director de la revista Militancia ya en el marco de un gobierno democrático, entre 1973 y 1974. Militancia era órgano de prensa de la organización político militar más difusa y compleja que tuvo la Argentina: Montoneros. Desde allí, lejos de promover el respeto por los Derechos Humanos-las consignas eran simplemente no somos ***** ni faloperos, somos soldados de Perón- su trabajo se concentraba en estimular los atentados que perpetraban los guerrilleros, haciendo de estas páginas eficaces usinas de adoctrinamiento político-militar.


Vale citar algunos ejemplos tomados al azar de la línea editorial de la revista de Duhalde: calificó de ajusticiamiento el asesinato del general Juan Carlos Sánchez; festejó el secuestro del empresario norteamericano Mr. Víctor Samuelson burlándose en los siguientes términos: Servidor eficiente de una de las más grandes empresas multinacionales, el mentado Mr. Samuelson no pudo festejar, como acostumbran los ejecutivos extranjeros, este happy new year (nº 30, p. 14); se lamentó de que a dos terroristas montoneros les estallara en la mano una bomba que estaban prontos a colocar dado que quién sabe qué destinatario tendría ese caño traicionero que estalló en Barrio Las Flores [] seguramente, algún milico [] o algún burócrata traidor (nº 27, p. 16); reivindicó la brutal violencia en función de la necesidad de eliminar de estas tierras la raza de oligarcas explotadores (nº 33) puesto que sólo la guerra del pueblo salvará al pueblo (nº 28). Repetimos que estas publicaciones se daban en el marco de un gobierno democrático y peronista, filiación política que en sus últimos tiempos Eduardo Luís Duhalde, sin ruborizarse, dijo tener.


Militancia contaba con una sección llamada cárcel del pueblo, en referencia a aquellos huecos subterráneos donde los terroristas mantenían en cautiverio a sus secuestrados que habían aprendido de Vietnam antes que la experiencia se volviera sudamericana en Colombia.


En esta parte de la revista se escrachaba a algún personaje público considerado ideológicamente enemigo del terrorismo, y en no pocas oportunidades, a los pocos días, el escrachado terminaba siendo muerto a balazos. Tal fue la suerte del líder de la CGT José Ignacio Rucci, del dirigente radical Arturo Mor Roig y del sacerdote Carlos Mugica, todos ellos señalados en Militancia, y al poco tiempo liquidados por las organizaciones armadas.


El hecho de que la revista Militancia no haya contado con publicidad de ningún tipo en sus páginas, provocó la duda razonable de que dicho órgano de propaganda fuera financiado con el dinero de los robos y secuestros que sistemáticamente practicaban las bandas que Duhalde defendía, tanto sea prestando sus oficios jurídicos ad honorem como en su rol de apologista gráfico.


Concluido el conflicto armado de los años 70 y en pleno auge de la democracia alfonsinista de los años 80, el personaje en cuestión tuvo el papel de ser fundador del grupo MTP (Movimiento Todos por la Patria), el mismo que saltó a la fama por intentar efectuar un golpe de Estado a la democracia por medio de un poco esclarecido ataque terrorista contra los cuarteles de La Tablada en 1989.Era la época en Nosiglia tallaba fuerte ,Fanny Mandelbaum viajaba a Nicaragua y existía una paranoica sospecha de un golpe preventivo de la izquierda para cerrar el paso al inevitable golpe de la derecha.


El rol de Duhalde en esta organización armada ha sido aclarado por Enrique Gorriarán Merlo -jefe del grupo y ex miembro del ERP- en sus memorias predictadas en la confitería La Farmacia de Palermo , al destacar que la fundación del MTP culminó en una amplia reunión -realizada en Managua en el 86- en la que participamos alrededor de cincuenta compañeros. Ahí estuvieron [entre otros] Eduardo Luís Duhalde (Gorriarán Merlo, Enrique. Memorias. De los setenta a La Tablada. Buenos Aires, Planeta, 2003, p. 479).


El decidido ataque de La Tablada terminó con la vida de once soldados que descansaban en sus cuchetas en un relevo de francos y dejó sesenta heridos y mutilados.


La periodista Marita Schmidt, vecina y amiga familiar de la familia de Marcelo Stubrin y misionera como Nosiglia también ella cubrió detalladamente los combates.


Lo cierto es que finalmente murió Eduardo Luís Duhalde. No fue ni un filántropo ni un paladín de los Derechos HumanosLa Argentina perdió a su secretario de Derechos Humanos en esta curiosa retorsión de la historia inventada que nos propone el relato oficial


Para mas datos las oficinas de Duhalde y su socio jurídico González Gartland se encontraban en Corrientes y Talcahuano. Al lado de Oro Prueto.La compartían con el abogado sabatinista Horacio Ramiro Vivas, quien desapareció un sabado inclemente no por su labor legal sino por haber intentado coordinar una escuelita de armado de bombas para jóvenes entusiastas.


Una Pitman guerrillera que a Vivas le salio mal.


Gartland se pego a los tenientes Licastro y Fernández Valoni y eso le salvo la cabeza. Porque en la apreciación política de la época el movimiento obrero era la alternativa de izquierda laborista del peronismo y los montoneros y organizaciones de apoyo simplemente variables del fascismo soreliano o el aventurerismo tipo Roger Stephane que tanto gustaba a Horacio Vertbysky.


Otro detalle inesperado , mucho se habla en la Argentina de Francia como cerebro de la lucha contrarrevolucionaria pero mucho menos de Francia con gente como Henry Curiel y Pierre Lanzman como iniciadores revolucionarios y teóricos de las revoluciones en Argelia e Indochina.El almirante Alexander De Marenches sabia del asunto.


Esas son las últimas noticias de Duhalde.






Publicado por uv0471 en 14:28 Comentarios (0) Retroenlaces (0) General
Siguiente
Comentarios
Quote
Share

EDITORIAL
EDITORIAL

April 7th, 2012, 9:45 pm #5

La Nueva Provincia - 05-Abr-12 - Opinión

http://www.lanueva.com/edicion_impresa/ ... 45004.html

EDITORIAL
Duhalde


El difunto abogado Eduardo Luis Duhalde pasa hoy por haber sido un gran defensor de los derechos humanos. Lo fue, sin duda: de los derechos humanos de los terroristas del Ejército Revolucionario del Pueblo --de quienes resultó animoso defensor--, de los de otras organizaciones subversivas y de las víctimas de la represión de Estado.

Si con parejo empeño hubiese abrazado también la causa de las víctimas cobradas en los años `70 por la acción del terrorismo, elogiarlo ahora sería fácil. No sólo no lo hizo, sino que recordamos su documentada participación en órganos propagandísticos --la revista "Militancia" de la cual fue director-- y revolucionarios, que sirvieron y difundieron las consignas criminales del ERP. De esto nadie parece acordarse.

Para calibrar la catadura moral de Eduardo Luis Duhalde baste recordar que en la publicación antes citada existía, entre otras, una sección denominada "la cárcel del pueblo".

En la misma se colocaba a distintos personajes --todos ellos opositores a la subversión--, cuya eliminación se alentaba. No es sorprendente, entonces, que Duhalde haya sido secretario de Derechos Humanos del actual gobierno, cuyo sesgo ideológico en términos de la guerra que libró la Argentina en los años '70 todos conocemos.

Quote
Share