El Dilema del Vigilante - The Maria Cookies Complex

El Dilema del Vigilante - The Maria Cookies Complex

Joined: December 20th, 2005, 7:23 pm

November 13th, 2011, 11:17 pm #1

Hola.
He concebido una nueva abominación de fin de semana.

Difícilmente no conoceréis el drama de los remaches de Trumpeter. Yo lo conocí con el RA-5C a 1/72.
Con qué ilusión acogí esta maqueta, años ha. Por fin un nuevo molde de este hermoso avión embarcado con paneles y remaches y todo.
Pero uno no tarda en percatarse de que algo no está a escala. Los remaches parecen hechos para la escala 1/24 y eso le da a las piezas un aspecto de recortable....inquietante.
Después resultó que esto se convertiría en la norma de las maquetas trompeteras remachadas. Las mejor remachadas eran las NO remachadas.

Si se observan de cerca los remaches del Vigilante, uno se da cuenta de que no sólo son grandes, sino también "redondeados". Los bordes de esos pozos insondables se curvan suavemente hacia afuera, como la campana de una trompeta. De ahí el nombre y el logo de la marca. Eso no lo sabíais.

Es como si los hubieran marcado sobre un material blando y elástico. Por eso parecen aún mayores y me recuerdan las marcas en una galleta "María". Y yo detesto esas galletas.

Primero pensé en pintar todo el avión de color amarillo dorado con matices tostados y lustrosos, como si todo el avión fuera de galleta al huevo. He abandonado el proyecto y cedo la idea gratis a cualquier espíritu emprendedor que quiera perder el respeto de sus colegas.



Para acabar con este problema lo lógico sería eliminar los remaches. A 1/72 se puede prescindir totalmente de la representación de estos detalles en este avión.
Pero el RA-5C de Trumpeter tiene la tríada mortal del remachador loco:
- Demasiado profundos
- Demasiado anchos
- Demasiados

En mi experiencia, las masillas líquidas aplicadas a pincel tienen grandes problemas para rellenar pequeños agujeros. Las burbujas de la resina son un ejemplo.
Es muy difícil que el material de relleno desplace el aire fuera de estas muescas.

Y la cantidad de remaches haría increíblemente tedioso taparlos uno a uno con cianoacrilato.

Yo quería un método que fuese más sencillo y sobre todo homogéneo, ya que la verdad es que no deseaba eliminar del todo los remaches; sólo hacerlos menos visibles.

Con el aerógrafo se puede conseguir homogeneizar mejor el espesor de la masilla e introducirla en los pequeños agujeros.

Para no perder el panelado hay no obstante que hacer un cierto trabajo de enmascaramiento.
Lo más complicado son las líneas de paneles y registros que se encuentran cerca de remaches por ambos lados. Ahí hay que utilizar tiras de cinta muy fina o recurrir al Maskol.



Utilicé imprimación MrBase White 1000. Esta clase de imprimación se aerografía bastante bien. La 1200 es aún mejor, claro.
Está a medio camino entre la masilla gris y una pintura de laca. Y se diluye maravillosamente con lacquer thinner de Gaianotes.

Apliqué 13 manos finas de MrBase bastante diluida, dejando un tiempo mínimo de secado entre capas. El asunto es cubrir de forma uniforme, no conseguir un buen acabado.
Esta imprimación es de secado rápido y aún lo es más con el disolvente de Gaianotes.

Vale. Reconozco que tantas manos de imprimación son un trabajo considerable y aburrido. Pero si se prepara toda la maqueta se podría hacer en un día, si los dedos aguantan.
Remachar toda la maqueta requeriría mucho más tiempo y hoy en día nadie lo consideraría un trabajo descabellado.



No tenía ninguna idea de cuándo debía parar. Sabía por experiencia que en estos casos el relieve parece mayor en la imprimación de lo que queda realmente después de lijar.
Cuando me detuve aún se veía el remachado bastante marcado pero ya se notaba la acumulación de masilla.

Tras dejar un día entero de secado encontré el MrBase muy duro.
Al retirar las mascarillas consideré que el grosor de la capa de masilla era aproximadamente como el de un folio de papel de 80gr/m2.



Lijar esta capa de masilla dura no es moco de pavo. Comencé con lija de #500 hasta dejar descubierto el plástico, trabajando siempre con mucha agua.
Después apliqué los números 800, 1000 y 1500 para dejar la superficie lisa, pero sin insistir mucho ya que una vez alcanzado el plástico no interesa seguir desgastándolo.

Aquí se puede ver por qué elegí la imprimación de color blanco.



La sorpresa llega al mirar los remaches de cerca. En efecto no los eliminé del todo, tal como deseaba. Pero en vez de ser únicamente menos profundos, son sobre todo menos gruesos. Se han encogido.

La razón está en la forma de aplicar la imprimación. El chorro de aire del aerógrafo presiona contra el material fresco en el fondo de los agujeros, forzándolo a subir por las paredes. El rápido secado del material evita que todo resbale de nuevo hasta el fondo. Así las paredes se van cubriendo de material y estrechando el agujero. Las múltiples capas hacen posible el truco.

El resultado parece a escala. Aún más fino que un panelado de Hasegawa. De hecho me hubiera gustado un poco más grueso. Con 10 capas hubiera bastado.
No quiero que nadie se guíe por el número de capas que comento. Es una variable irrelevante ya que la carga de material dependerá sobre todo del grosor de las capas y la dilución de la imprimación. Lo importante es ser consistente en el tratamiento de toda la maqueta. Y en acertar, o sea, tener suerte.



Y de paso ha desaparecido el efecto curvo de los bordes. Parece más la pasada de una remachadora después de lijarla.

Después de lijar lavé bien las piezas con agua y jabón, cepillé con un cepillo de dientes y pasé las piezas por un ciclo de limpiador ultrasónico. Todo para extraer el polvillo residual del fondo de los remaches.

Cuando apliqué el MrBase seguí las líneas de remaches con el aerógrafo. La verdad es que no se ahorra prácticamente nada, ni es más fácil lijar después. Lo que pasa es que en las intersecciones de remaches se acumula más imprimación y el resultado es desigual. Por tanto recomiendo cubrir las zonas de remaches uniformemente.



Y también hay que tener en cuenta el efecto que después tendrá la pintura, estrechando aún más los remaches. Quizá me he pasado en esta prueba. En tal caso creo que podría eliminar este trabajo sumergiendo la pieza un día en lacquer thinner de Tamiya, y volver a empezar de cero.

En todo caso no tenía ninguna intención de hacer esta maqueta AHORA. Me pica la curiosidad de ver cómo quedaría el efecto de reducción en toda la maqueta aplicando la experiencia aquí aprendida. Y ver el efecto final del remachado tras pintar. Pero me resistiré porque tengo proyectos mejores entrando por un extremo de la mesa. A ver si alguien se anima a continuar el experimento.

Saludos.
Quote
Like
Share

Joined: December 25th, 2005, 10:40 am

November 14th, 2011, 9:24 am #2

Me encanta ese titulo a lo Big Bang,jajaja!!.Exactamente es como lo has descrito.Estuvimos esperando esta maqueta como locos y cuando al final nos pudimos hacer con ella,no sabias si habias comprado un Viggie o un colador!!.Creo que los de Trumpeter,y alguna marca satelite,tienen mal calibrados los moldes ya que los remaches son siempre los de una escala mayor.Mi Vigilante volo,pero esta claro que este remedio servira para otros remaches trompeteros.Ya que has empezado,sigue con el,yo tambien tengo curiosidad de verlo corregido.
Un saludo!
Iñaki Hofstadter
Quote
Like
Share

Bolívar Iglesias
Bolívar Iglesias

November 14th, 2011, 9:48 am #3

Hola.
He concebido una nueva abominación de fin de semana.

Difícilmente no conoceréis el drama de los remaches de Trumpeter. Yo lo conocí con el RA-5C a 1/72.
Con qué ilusión acogí esta maqueta, años ha. Por fin un nuevo molde de este hermoso avión embarcado con paneles y remaches y todo.
Pero uno no tarda en percatarse de que algo no está a escala. Los remaches parecen hechos para la escala 1/24 y eso le da a las piezas un aspecto de recortable....inquietante.
Después resultó que esto se convertiría en la norma de las maquetas trompeteras remachadas. Las mejor remachadas eran las NO remachadas.

Si se observan de cerca los remaches del Vigilante, uno se da cuenta de que no sólo son grandes, sino también "redondeados". Los bordes de esos pozos insondables se curvan suavemente hacia afuera, como la campana de una trompeta. De ahí el nombre y el logo de la marca. Eso no lo sabíais.

Es como si los hubieran marcado sobre un material blando y elástico. Por eso parecen aún mayores y me recuerdan las marcas en una galleta "María". Y yo detesto esas galletas.

Primero pensé en pintar todo el avión de color amarillo dorado con matices tostados y lustrosos, como si todo el avión fuera de galleta al huevo. He abandonado el proyecto y cedo la idea gratis a cualquier espíritu emprendedor que quiera perder el respeto de sus colegas.



Para acabar con este problema lo lógico sería eliminar los remaches. A 1/72 se puede prescindir totalmente de la representación de estos detalles en este avión.
Pero el RA-5C de Trumpeter tiene la tríada mortal del remachador loco:
- Demasiado profundos
- Demasiado anchos
- Demasiados

En mi experiencia, las masillas líquidas aplicadas a pincel tienen grandes problemas para rellenar pequeños agujeros. Las burbujas de la resina son un ejemplo.
Es muy difícil que el material de relleno desplace el aire fuera de estas muescas.

Y la cantidad de remaches haría increíblemente tedioso taparlos uno a uno con cianoacrilato.

Yo quería un método que fuese más sencillo y sobre todo homogéneo, ya que la verdad es que no deseaba eliminar del todo los remaches; sólo hacerlos menos visibles.

Con el aerógrafo se puede conseguir homogeneizar mejor el espesor de la masilla e introducirla en los pequeños agujeros.

Para no perder el panelado hay no obstante que hacer un cierto trabajo de enmascaramiento.
Lo más complicado son las líneas de paneles y registros que se encuentran cerca de remaches por ambos lados. Ahí hay que utilizar tiras de cinta muy fina o recurrir al Maskol.



Utilicé imprimación MrBase White 1000. Esta clase de imprimación se aerografía bastante bien. La 1200 es aún mejor, claro.
Está a medio camino entre la masilla gris y una pintura de laca. Y se diluye maravillosamente con lacquer thinner de Gaianotes.

Apliqué 13 manos finas de MrBase bastante diluida, dejando un tiempo mínimo de secado entre capas. El asunto es cubrir de forma uniforme, no conseguir un buen acabado.
Esta imprimación es de secado rápido y aún lo es más con el disolvente de Gaianotes.

Vale. Reconozco que tantas manos de imprimación son un trabajo considerable y aburrido. Pero si se prepara toda la maqueta se podría hacer en un día, si los dedos aguantan.
Remachar toda la maqueta requeriría mucho más tiempo y hoy en día nadie lo consideraría un trabajo descabellado.



No tenía ninguna idea de cuándo debía parar. Sabía por experiencia que en estos casos el relieve parece mayor en la imprimación de lo que queda realmente después de lijar.
Cuando me detuve aún se veía el remachado bastante marcado pero ya se notaba la acumulación de masilla.

Tras dejar un día entero de secado encontré el MrBase muy duro.
Al retirar las mascarillas consideré que el grosor de la capa de masilla era aproximadamente como el de un folio de papel de 80gr/m2.



Lijar esta capa de masilla dura no es moco de pavo. Comencé con lija de #500 hasta dejar descubierto el plástico, trabajando siempre con mucha agua.
Después apliqué los números 800, 1000 y 1500 para dejar la superficie lisa, pero sin insistir mucho ya que una vez alcanzado el plástico no interesa seguir desgastándolo.

Aquí se puede ver por qué elegí la imprimación de color blanco.



La sorpresa llega al mirar los remaches de cerca. En efecto no los eliminé del todo, tal como deseaba. Pero en vez de ser únicamente menos profundos, son sobre todo menos gruesos. Se han encogido.

La razón está en la forma de aplicar la imprimación. El chorro de aire del aerógrafo presiona contra el material fresco en el fondo de los agujeros, forzándolo a subir por las paredes. El rápido secado del material evita que todo resbale de nuevo hasta el fondo. Así las paredes se van cubriendo de material y estrechando el agujero. Las múltiples capas hacen posible el truco.

El resultado parece a escala. Aún más fino que un panelado de Hasegawa. De hecho me hubiera gustado un poco más grueso. Con 10 capas hubiera bastado.
No quiero que nadie se guíe por el número de capas que comento. Es una variable irrelevante ya que la carga de material dependerá sobre todo del grosor de las capas y la dilución de la imprimación. Lo importante es ser consistente en el tratamiento de toda la maqueta. Y en acertar, o sea, tener suerte.



Y de paso ha desaparecido el efecto curvo de los bordes. Parece más la pasada de una remachadora después de lijarla.

Después de lijar lavé bien las piezas con agua y jabón, cepillé con un cepillo de dientes y pasé las piezas por un ciclo de limpiador ultrasónico. Todo para extraer el polvillo residual del fondo de los remaches.

Cuando apliqué el MrBase seguí las líneas de remaches con el aerógrafo. La verdad es que no se ahorra prácticamente nada, ni es más fácil lijar después. Lo que pasa es que en las intersecciones de remaches se acumula más imprimación y el resultado es desigual. Por tanto recomiendo cubrir las zonas de remaches uniformemente.



Y también hay que tener en cuenta el efecto que después tendrá la pintura, estrechando aún más los remaches. Quizá me he pasado en esta prueba. En tal caso creo que podría eliminar este trabajo sumergiendo la pieza un día en lacquer thinner de Tamiya, y volver a empezar de cero.

En todo caso no tenía ninguna intención de hacer esta maqueta AHORA. Me pica la curiosidad de ver cómo quedaría el efecto de reducción en toda la maqueta aplicando la experiencia aquí aprendida. Y ver el efecto final del remachado tras pintar. Pero me resistiré porque tengo proyectos mejores entrando por un extremo de la mesa. A ver si alguien se anima a continuar el experimento.

Saludos.
a punto de comerme la maqueta.Ahora vislumbro luz al salir del tunel gracias a tu post, asi que mis 2 vigilantes de Trumpeter (a 1/72 y 1/48)saldrán del fondo del armario.Por cierto, ¿alguien a visto, tenido, o mejor incluso usado la estructura interna de madera de Nautilus para el vigilante a 1/48? ¿Es realmente necesaria? Gracias,
Bolívar
Quote
Share

Angel Expósito Glez.
Angel Expósito Glez.

November 14th, 2011, 10:13 am #4

Hola.
He concebido una nueva abominación de fin de semana.

Difícilmente no conoceréis el drama de los remaches de Trumpeter. Yo lo conocí con el RA-5C a 1/72.
Con qué ilusión acogí esta maqueta, años ha. Por fin un nuevo molde de este hermoso avión embarcado con paneles y remaches y todo.
Pero uno no tarda en percatarse de que algo no está a escala. Los remaches parecen hechos para la escala 1/24 y eso le da a las piezas un aspecto de recortable....inquietante.
Después resultó que esto se convertiría en la norma de las maquetas trompeteras remachadas. Las mejor remachadas eran las NO remachadas.

Si se observan de cerca los remaches del Vigilante, uno se da cuenta de que no sólo son grandes, sino también "redondeados". Los bordes de esos pozos insondables se curvan suavemente hacia afuera, como la campana de una trompeta. De ahí el nombre y el logo de la marca. Eso no lo sabíais.

Es como si los hubieran marcado sobre un material blando y elástico. Por eso parecen aún mayores y me recuerdan las marcas en una galleta "María". Y yo detesto esas galletas.

Primero pensé en pintar todo el avión de color amarillo dorado con matices tostados y lustrosos, como si todo el avión fuera de galleta al huevo. He abandonado el proyecto y cedo la idea gratis a cualquier espíritu emprendedor que quiera perder el respeto de sus colegas.



Para acabar con este problema lo lógico sería eliminar los remaches. A 1/72 se puede prescindir totalmente de la representación de estos detalles en este avión.
Pero el RA-5C de Trumpeter tiene la tríada mortal del remachador loco:
- Demasiado profundos
- Demasiado anchos
- Demasiados

En mi experiencia, las masillas líquidas aplicadas a pincel tienen grandes problemas para rellenar pequeños agujeros. Las burbujas de la resina son un ejemplo.
Es muy difícil que el material de relleno desplace el aire fuera de estas muescas.

Y la cantidad de remaches haría increíblemente tedioso taparlos uno a uno con cianoacrilato.

Yo quería un método que fuese más sencillo y sobre todo homogéneo, ya que la verdad es que no deseaba eliminar del todo los remaches; sólo hacerlos menos visibles.

Con el aerógrafo se puede conseguir homogeneizar mejor el espesor de la masilla e introducirla en los pequeños agujeros.

Para no perder el panelado hay no obstante que hacer un cierto trabajo de enmascaramiento.
Lo más complicado son las líneas de paneles y registros que se encuentran cerca de remaches por ambos lados. Ahí hay que utilizar tiras de cinta muy fina o recurrir al Maskol.



Utilicé imprimación MrBase White 1000. Esta clase de imprimación se aerografía bastante bien. La 1200 es aún mejor, claro.
Está a medio camino entre la masilla gris y una pintura de laca. Y se diluye maravillosamente con lacquer thinner de Gaianotes.

Apliqué 13 manos finas de MrBase bastante diluida, dejando un tiempo mínimo de secado entre capas. El asunto es cubrir de forma uniforme, no conseguir un buen acabado.
Esta imprimación es de secado rápido y aún lo es más con el disolvente de Gaianotes.

Vale. Reconozco que tantas manos de imprimación son un trabajo considerable y aburrido. Pero si se prepara toda la maqueta se podría hacer en un día, si los dedos aguantan.
Remachar toda la maqueta requeriría mucho más tiempo y hoy en día nadie lo consideraría un trabajo descabellado.



No tenía ninguna idea de cuándo debía parar. Sabía por experiencia que en estos casos el relieve parece mayor en la imprimación de lo que queda realmente después de lijar.
Cuando me detuve aún se veía el remachado bastante marcado pero ya se notaba la acumulación de masilla.

Tras dejar un día entero de secado encontré el MrBase muy duro.
Al retirar las mascarillas consideré que el grosor de la capa de masilla era aproximadamente como el de un folio de papel de 80gr/m2.



Lijar esta capa de masilla dura no es moco de pavo. Comencé con lija de #500 hasta dejar descubierto el plástico, trabajando siempre con mucha agua.
Después apliqué los números 800, 1000 y 1500 para dejar la superficie lisa, pero sin insistir mucho ya que una vez alcanzado el plástico no interesa seguir desgastándolo.

Aquí se puede ver por qué elegí la imprimación de color blanco.



La sorpresa llega al mirar los remaches de cerca. En efecto no los eliminé del todo, tal como deseaba. Pero en vez de ser únicamente menos profundos, son sobre todo menos gruesos. Se han encogido.

La razón está en la forma de aplicar la imprimación. El chorro de aire del aerógrafo presiona contra el material fresco en el fondo de los agujeros, forzándolo a subir por las paredes. El rápido secado del material evita que todo resbale de nuevo hasta el fondo. Así las paredes se van cubriendo de material y estrechando el agujero. Las múltiples capas hacen posible el truco.

El resultado parece a escala. Aún más fino que un panelado de Hasegawa. De hecho me hubiera gustado un poco más grueso. Con 10 capas hubiera bastado.
No quiero que nadie se guíe por el número de capas que comento. Es una variable irrelevante ya que la carga de material dependerá sobre todo del grosor de las capas y la dilución de la imprimación. Lo importante es ser consistente en el tratamiento de toda la maqueta. Y en acertar, o sea, tener suerte.



Y de paso ha desaparecido el efecto curvo de los bordes. Parece más la pasada de una remachadora después de lijarla.

Después de lijar lavé bien las piezas con agua y jabón, cepillé con un cepillo de dientes y pasé las piezas por un ciclo de limpiador ultrasónico. Todo para extraer el polvillo residual del fondo de los remaches.

Cuando apliqué el MrBase seguí las líneas de remaches con el aerógrafo. La verdad es que no se ahorra prácticamente nada, ni es más fácil lijar después. Lo que pasa es que en las intersecciones de remaches se acumula más imprimación y el resultado es desigual. Por tanto recomiendo cubrir las zonas de remaches uniformemente.



Y también hay que tener en cuenta el efecto que después tendrá la pintura, estrechando aún más los remaches. Quizá me he pasado en esta prueba. En tal caso creo que podría eliminar este trabajo sumergiendo la pieza un día en lacquer thinner de Tamiya, y volver a empezar de cero.

En todo caso no tenía ninguna intención de hacer esta maqueta AHORA. Me pica la curiosidad de ver cómo quedaría el efecto de reducción en toda la maqueta aplicando la experiencia aquí aprendida. Y ver el efecto final del remachado tras pintar. Pero me resistiré porque tengo proyectos mejores entrando por un extremo de la mesa. A ver si alguien se anima a continuar el experimento.

Saludos.
No hace mucho estuve a punto de empezarla, pero no tenía suficiente Surfacer.... Te me has adelantado, pero sí hay que tapar. De todas formas, todos sabemos lo de los remaches de esta gente. Recientemente me he pillado algunas de ICM (SB-2, MiG-25...), ¡qué diferencia!!! El Katiuska es impresionante. Algún fabricante debería ir a clases particulares. Gracias por el post, me olía algo parecido.
Quote
Share

Joined: July 22nd, 2008, 9:25 am

November 14th, 2011, 10:33 am #5

a punto de comerme la maqueta.Ahora vislumbro luz al salir del tunel gracias a tu post, asi que mis 2 vigilantes de Trumpeter (a 1/72 y 1/48)saldrán del fondo del armario.Por cierto, ¿alguien a visto, tenido, o mejor incluso usado la estructura interna de madera de Nautilus para el vigilante a 1/48? ¿Es realmente necesaria? Gracias,
Bolívar
...es poner algún tipo de estructura de soporte. Porque tal como está despiezado el fuselaje, éste cede bastante a la presión.

Ahora bien, que sea la estructura de madera de Nautilus, o un pequeño bastidor de grapas de plástico sobrante, no creo que importe. Yo personalmente tengo intención de apuntalarlo con cuatro cachos de plástico, y a correr.



"Hay 10 tipos de personas en el mundo. Los que saben binario y los que no"
01010000 01100101 01100100 01110010 01101111 00100000 01000001 01110010 01100101 01101110 01100001 01110011
Quote
Like
Share

Juan Carlos F. Casado
Juan Carlos F. Casado

November 14th, 2011, 3:35 pm #6

No hace mucho estuve a punto de empezarla, pero no tenía suficiente Surfacer.... Te me has adelantado, pero sí hay que tapar. De todas formas, todos sabemos lo de los remaches de esta gente. Recientemente me he pillado algunas de ICM (SB-2, MiG-25...), ¡qué diferencia!!! El Katiuska es impresionante. Algún fabricante debería ir a clases particulares. Gracias por el post, me olía algo parecido.
... es magnífico, sí, al igual que el Tu-2 o el Do-217 de la misma marca o, si me apuras, algunos más pequeños como el Su-2. Panelado inciso, relieves donde tiene que haberlos y un remachado finísimo y completo que causará algún quebradero de cabeza a la hora de lijar pero bendito problema.

Respecto del torneo de la Galleta, una explicación muy útil e interesante. Me pregunto si funcionará con otra imprimación menos fina que el Mr. Surfacer, supongo que sí si se diluye lo suficiente. Los de Trumpeter (qué risas con el origen del nombre) no sólo se pasan 3 pueblos con los remaches. Hace poco terminé un MiG-3 a 1/48 y la estructura de los alerones sobresalía tanto como los huesos de los protagonistas de The Walking Dead.

Saludos
Quote
Share

Joined: December 20th, 2005, 7:23 pm

November 14th, 2011, 3:48 pm #7

No hace mucho estuve a punto de empezarla, pero no tenía suficiente Surfacer.... Te me has adelantado, pero sí hay que tapar. De todas formas, todos sabemos lo de los remaches de esta gente. Recientemente me he pillado algunas de ICM (SB-2, MiG-25...), ¡qué diferencia!!! El Katiuska es impresionante. Algún fabricante debería ir a clases particulares. Gracias por el post, me olía algo parecido.
...que el SB-2 de ICM es una maqueta a la que vale la pena limpiarle las rebabas?!Excelente noticia!
Quote
Like
Share

Juan Carlos F. Casado
Juan Carlos F. Casado

November 14th, 2011, 4:18 pm #8

...esos son daños colaterales ICM, pero la única alternativa para hacerlo es ésta o coger el jurásico de ¿Novo?. Además, con las rebabas sobrantes yo no sabría qué hacer pero a tí seguro que se te ocurre algo, jaja. En serio, yo es que soy un bicho raro al que le gusta ICM, acabo de comprarme el TB-3, o sea que figúrate...
Quote
Share

Joined: September 18th, 2006, 8:26 am

November 14th, 2011, 4:21 pm #9

...que el SB-2 de ICM es una maqueta a la que vale la pena limpiarle las rebabas?!Excelente noticia!
Tienes otra opción, de la que también me he quedado flipando, el He-111B Pedro, de Roden.... ¡ACOJONANTE!!! Al igual que en el Katiuska, no sé cómo andará de encajes, pero el detallado impresiona. Trust on me.
Saludetes a tod@s.
Quote
Like
Share

Juan Carlos F. Casado
Juan Carlos F. Casado

November 14th, 2011, 4:33 pm #10

...¿en tu kit del Katiuska no viene ningún elemento extraño? Porque acabo de echarle un vistazo a la caja (hacia tiempo que no la miraba y quería ver lo de las rebabas que decía Ricardo, que es muy cierto) y resulta que en el mío las alas vienen fuera de la bolsa, aún cerrada, y en ésta vienen otras alas de un avión menor de tren de aterrizaje fijo (parece un japo). ¡ICM da 2 x1! Juas. Tendré que investigar.
De todos modos, los últimos ICM parecen venir más limpitos, el Hs-126 por ejemplo.
Saludos.
Quote
Share